Page 1

CONTENIDO • Campeche tradición e historia • La PERLA DEL GOLFO… • Calakmul naturaleza y arqueología • El paraíso CHAMPOTO! • CANDELARIA • HECELCHAKÁN • Gastronomía • Campeche mítico • INNOVANDO Campeche

EDITORES

NOÉ MORALES ULISES ARELLANO RODRIGO PÉREZ ENRIQUE CASTANEDA


Campeche Ubicado en el tercio occidental de la península de Yucatán, el estado de Campeche abarca 56 mil 800 kilómetros cuadrados y, al igual que sus estados vecinos de Yucatán y Quintana Roo, es casi totalmente plano. Aquí, en la frontera oriental del estado, se asienta la Reserva de la Biósfera de  Calakmul, el área natural protegida más grande de México. Con apacibles playas que miran al Golfo de México,  Campeche  atrae a visitantes que buscan escapar de las multitudes turísticas. Su capital posee un encantador puerto colonial, varios centros ceremoniales mayas y reservas naturales.  El estado cuenta con muy pocos habitantes y, puesto que 40 por ciento de su territorio está ocupado por selva, es una opción ideal para los vacacionistas que desean vivir la experiencia de los “caminos secundarios” de México. La capital del estado es la ciudad costera, colonial. A tan solo dos horas y media al sur de Mérida,  Campeche  es un cautivador puerto lleno de historia naval,  arquitectura española barroca y añeja belleza.  Fue  declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, un evento que ha impulsado la restauración de los espléndidos tesoros arquitectónicos de la ciudad. La UNESCO mencionó concretamente a la ciudad de Campeche como un “modelo de la planificación de una ciudad barroca colonial. Más de mil edificios de valor histórico han sobrevivido como testimonio de cómo se superponían  el espacio y el tiempo en los distintos estados de importancia histórica en México desde el siglo XVI.


Después de casi un siglo durante el cual la ciudad fue aterrorizada por piratas franceses, holandeses e ingleses, los españoles construyeron una importante fortificación en 1686. Con el paso del tiempo, Campeche se convirtió en el principal puerto colonial de Yucatán, gracias a su formidable sistema de defensas, uno de los mejores en el hemisferio occidental. Los últimos años se han restaurado cientos de edificios coloniales en el centro histórico, por lo que se ha convertido en una de las ciudades más fotogénicas de todo México. A finales de los años noventa fueron restauradas unas mil 600 fachadas de edificios. Señoriales mansiones con techos altos, balcones bellamente ornamentados y puertas que ostentan majestuosos arcos se erigen a lo largo de las calles de la ciudad. Destacan los barrios residenciales de San Román, Guadalupe y San Francisco. En la bella ciudad de Campeche puedes pasear, patinar o trotar por el malecón, restaurado en el año 2000. Al atardecer puedes pasear entre silenciosos cañones oxidados, los cuales alguna vez defendieron al puerto. 


RECURSOS TANGIBLES

CAMPECHANOS CIUDAD DEL CARMEN

EL SABOR DE LA PERLA DEL GOLFO Una cálida y agradable brisa tropical te recibe... buen presagio. Ciudad del Carmen, a 210 kilómetros al suroeste de San Francisco de Campeche, es una bella isla entre dos costas, la del golfo de México y la de la laguna de Términos. Cuando en 1518 fue avistada por los españoles, la llamaron Isla de Términos, pensando que ahí terminaba la gran isla que creían era Yucatán. Conectada a tierra por dos soberbios puentes sobre las aguas de la Laguna, la que fue centro de operaciones de corsarios y piratas, ha conservado su pujanza económica, convirtiéndose en el mayor núcleo económico de Campeche. Al transitar por los puentes podrás observar manatíes o delfines que juegan y parecen saludar a nuestro paso. En su centro histórico de angostas calles, te impregnarás de historia, tradiciones y leyendas. Tienes que visitar la antigua calle del Comercio (ahora calle 22), donde durante más de 300 años se comerció con palo de tinte, maderas y chicle. Tampoco te puedes perder el mercado municipal rebosante de pescados, marisco, frutas y verduras; o alguna de sus muestras arquitectónicas como la Parroquia de la Virgen del Carmen, los templos y barrios de El Guanal y de Jesús, la Casa de la Cultura y el ex hospital Victoriano Nieves. Después dirígete hacia el oeste paseando por el malecón hasta el faro, un lugar auténtico y muy querido por los carmelitas. Y si te queda tiempo, pide a alguno de los barqueros que te de un paseo por la Laguna de Términos.


Calakmul

No es únicamente un impresionante sitio arqueológico, es la mayor reserva ecológica tropical de México y el segundo pulmón natural del continente. Ubicado en la frontera oriental de Campeche con el estado de Quintana Roo, esta enorme reserva (que cubre 15 por ciento del territorio de Campeche) es el lugar con la mayor extensión de selva tropical en México. Abarca 723 mil 185 hectáreas, y ofrece al visitante una de las mejores oportunidades eco arqueológicas del Mundo Maya. La reserva se encuentra a 360 kilómetros al sur y al este de la ciudad de Campeche.

En Calakmul, se han hallado cinco recintos naturales para la acumulación de agua, entre ellos uno que se encuentra situado a dos kilómetros al norte del centro de la ciudad. La distancia a la que se encuentra este recinto favoreció la creación de comunidades adyacentes las cuales se comunicaban con el centro a través de caminos y que, posiblemente, utilizaron canales  para el abastecimiento de agua. A semejanza de otras de las grandes culturas precolombinas, la construcción de caminos favorecía la comunicación y el traslado de  población, materiales, etc. La labor que cumplían estas aguadas era, sobre todo, doméstica aprovechándolo para las labores de siembra.


CHAMPOTÓN PARAISO NATURAL Y GASTRONÓMICO Si buscas la paz de un pequeño pueblo a orillas del mar, Champotón es tu destino. Chakan Putum o la Región de la Sabana fue fundada por los Itzaes, uno de los linajes más importantes de los mayas, cuando abandonaron ChichenItzá. En su bahía, conocida como La Mala Pelea, el cacique MochCouhó (primer héroe maya) proporcionó la primera derrota al ejército invasor. Champotón también es el nombre del río que recorre el municipio entre manglares, y que te recomendamos navegues, si te gusta la observación de aves o la pesca deportiva. Y es que si eres de los que cuidan su hábitat natural, a 15 kilómetros al sur de la cabecera municipal, en las hermosas playas de suave oleaje de Punta Xen y Chenkán, puedes disfrutar de campamentos y de la liberación de tortugas Carey que llegan hasta aquí a millares para depositar sus huevos. De vuelta a la ciudad te esperan bellas edificaciones de la época colonial, como la iglesia de Nuestra Señora de Las Mercedes, el baluarte de San Antonio o las parroquias franciscanas de Champotón y Seybaplaya. Más reciente es la iglesia de la Candelaria, de fines del XIX. Y en los alrededores de Champotón podrás conocer algunas ex-haciendas, muestras de la arquitectura civil de los siglos XIX y XX.


CANDELARIA NATURALEZA Y AVENTURA EN LAS ARTERIAS DEL MUNDO MAYA En el corazón de la selva tropical y surcado por el río más caudaloso de la región al que debe su nombre, Candelaria es uno de los destinos más prometedores para la práctica del ecoturismo en todo el Estado. Otras visitas interesantes a los manantiales de Pedro Baranda, un humedal de 200 hectáreas rodeado de exuberante vegetación y la Laguna Misteriosa repleta de islotes y cuya isla principal, dicen los lugareños, se mueve lentamente en la dirección que sopla el viento. Pero Candelaria también fue y es lugar de referencia para la cultura Maya. Puedes visitar el sitio arqueológico de El Tigre, una de las capitales mayas más poderosas. Esta importante ciudad, también conocida como Itzamkanak, fue capital del cacicazgo maya de Acalán.

HECELCHAKÁN GASTRONOMÍA Y TRADICIÓN ANCESTRAL El nombre de Hecelchakán está ligado desde siempre al descanso del viajero. En lengua maya significa “Sabana del Descanso” siendo muy descriptivo de lo que aún es su paisaje. Fundada entre 1500 y 1600, se dice que en tiempos antiguos los viajeros en sus largos recorridos se detenían aquí para proveerse del agua de su gran cenote, cuyos frondosos árboles les daban también sombra y fruta. Más tarde, en la época colonial, la pequeña ciudad volvió a brillar por su estratégica ubicación en donde convergían los caminos a las ciudades de Campeche y Mérida, ruta que hoy se conoce como “Camino Real”. Ubicada a casi 50 kilómetros al noreste de Campeche, en la ciudad de Hecelchakán verás una gran población indígena que todavía respeta muchas de sus tradiciones y cuyas casas que aún conservan las costumbres constructivas mayas se mezclan con hermosas fachadas de la época virreinal y su hermosa iglesia franciscana que hoy resguarda al muy venerado “Cristo de la Salud” En la plaza principal no puede perderse de degustar la cochinita pibil o el relleno negro, tradicional desayuno para todo aquel que transita o visita la región. Antiguos cascos de haciendas como Blanca Flor y Tzodzil muestran su magnificencia al visitante; y sorteando entre triciclos que sirven de taxi en la comunidad de Pomuch no puede dejar de visitar las panaderías tradicionales con sus hornos de piedra mientras escucha sus historias de las tradiciones de día de muertos, únicas en el mundo.


NO SÓLO DEL MAR COME CAMPECHE... tradicionales pibipollos. También actualmente el pozole sigue empleándose por los campesinos. El pozole es una masa de maíz cocido y quebrado que se bate en agua y se toma acompañado de chile seco, sal, azúcar o panela, según el gusto. Los indígenas entonces cazaban venados, liebres, perdices, tórtolas, pavos de monte, armadillos, pato silvestre y otros animales; todos esos alimentos fueron aprovechados por los españoles en su dieta, que posteriormente, durante el siglo XVI, fueron reproduciendo gallinas, ganado vacuno y ovejuno. Además se aprovechaba en la gastronomía la abundante existencia de peces como el esmedregal, mero sierra, robalo, pámpano, pargo, corvina, etc. Los artículos que venían de ultramar, como el aceite puro Campeche es famoso por su excelente gastronomía basada en pescados y mariscos lo que la hace única y original por su creatividad, sazón y gusto. Entre las comidas de pescados y mariscos destacan el pámpano empapelado, cherna en su jugo, pan de cazón, calamares en su tinta, camarones empanizados, pescado a la campechana, pargo o mero en mac-cun y las famosas manitas de cangrejo. De igual forma Campeche es rico en cocina tradicional prehispánica pues los mayas, que fueron sus principales pobladores, poseían una abundante cocina en maíz. De ahí se derivan los famosos panuchos, negritos, empanaditas de cazón, tobiles y los de oliva, las alcaparras, aceitunas, orégano, etc. enriquecieron la comida campechana que se volvió mestiza. Campeche también es rico en dulces y panes, por lo que es fácil encontrar mazapanes, pasta de guayaba, camote, ciricote, nance, tamarindo, marañon, buñuelitos, dulces de coco, merengues, frailes y frutas en conserva como el nance, ciricote y el mango. En panes destacan el de nata, de elote, panetela y los bizcochos y bizcotelas son los mejores. Respecto a bebidas, son muy ricas las de frutas tropicales como las de marañón, zapote, cebada, mango, pitahaya y la famosa horchata campechana hecha a base de arroz. Las panaderías elaboran pan de trigo, cocotazos, pan francés, pan dulce, roscas, turuletas, patas, bizcochos, hojaldras, costradas, panetelas, pan de huevo, bizcotelas y otras más. Cabe señalar que la cocina campechana es -en gran parte- común a la de toda la península de Yucatán. Así notamos que entre la población campechana es una tradición el comer el papad-dzul o huevo cocido y enrollado en una tortilla de maíz con salsa de tomate y de semilla de calabaza molida, la cochinita pibil, el pan de cazón (tikinpat), el pan de mero (tikin-xik), el chirmole, el pipian, el K’ol, los tamales de chaya, chocolomo, codzitos, pibipollos, frijol con puerco, bollitos de frijol negro, empanaditas, enfrijoladas de chicharrón, el pan de lisa, el elote cocido bajo tierra (pibil-nal), la yuca con miel, el pinole, las arepas, la tortilla de elote tierno (isuah) así como el puchero (con carne de res, gallina, jamón salchicha, plátano, varias legumbres y ajos), La cecina, los pescados en escabeche, el arroz con azafrán, el jamón envinado, el bacalao y muchos platillos más, sin faltar las salsas con tomate y ajos; o el cilantro con cebolla, chile habanero y vinagre, o jugos de naranja agria o limón. Todas estas comidas se acompañan con refrescos de frutas naturales de la región.


Campeche mítico Cabeza de Cochino.

Es un baile profano religioso. Puede ser una manda (promesa), por costumbre o por cualquier motivo, pero los "mestizos" y "mestizas" lucen airosos sus trajes y ejecutan vistosos giros, mientras que con las cintas de colores que llevan en las manos tejen y destejen figuras alrededor de un palo multicolor y una mesa altar que llevan cargando. En la mesita hay una cabeza de cochino pibil, que tiene en la boca un pan (y otros colgados). Por todos lados hay guirnaldas multicolores de papel de China. Un niño lleva maíz con el que llama al cerdo y conduce el bailable, entre un tronadero de "voladores" cohetes. Esta tradición se lleva a cabo en el santoral de la Candelaria, la Santa Cruz, San Isidro Labrador y todos los días que su devoción o pretexto les indique. Además de los habitantes del Camino Real y Los Chenes, los descendientes de los mayas de los municipios de Campeche, Champotón, Carmen, y Escárcega también acuden a observar estas costumbres. Los paliceños casi no las conocen, porque sus tradiciones reciben mayor influencia del estado de Tabasco.


Fiesta del Cristo Negro

Uno de los templos que más sobresale en Campeche, no por su belleza arquitectónica sino por la veneración que profesan los habitantes al Santo Patrono es la iglesia del Cristo Negro de San Román.
 Su historia se remonta a los primeros años de ser fundada la Villa de Campeche cuando siendo gobernados de Yucatán, Don Diego de Quijada, la península fue asolada por una plaga de langosta, sintiéndose más los estragos en Campeche que en Mérida. Juzgando aquella calamidad como un castigo del cielo, en desagravio y prevención de nuevas desgracias, los vecinos acordaron levantar un santuario dedicado al santo que resultare de echar suerte, saliendo elegido San Román Mártir. Inmediatamente (1565) se inició la construcción de una pequeña iglesia extramuros de la Villa. “...fue San Román Mártir a cuyo honor edificaron fuera de la villa una pequeña iglesia, su titular el glorioso santo donde todos los años van procesiones desde la parroquial el día de su festividad y se canta con sermón de sus alabanzas”. La imagen venerada por los habitantes fue un Cristo Negro de procedencia europea y encargado a un comerciante, que desde su arribo fue objeto de gran veneración por los fieles.Fue tan importante el desarrollo del culto que para el siglo XVII ya estaba totalmente afianzado en la vida religiosa de Campeche. La imagen fue trasladada a una pequeña ermita en 1565 año de su arribo, y es muy probable que haya sido una capilla abierta. Para 1570-1580 la iglesia estaba ya concluida y ocupaba una superficie de 330 mts 2 “La iglesia es de una sola nave con planta en forma de cruz latina de muros lisos con algunas habitaciones que la circundan. El edificio se encuentra almenado lo que le da un aspecto de solidez y fortaleza característica de las iglesias del siglo XVI” . El exterior del edificio es muy sobrio. La entrada principal está compuesta de un arco de medio punto , el balcón del coro y formando parte del edificio una esbelta torre de dos cuerpos que sirve de campanario, coronado con cúpula. El edificio presenta un pequeño remate. El techo está construido con vigas los llamados “rollizos” divididos en cuatro secciones que cubre todo el largo del edificio. El presbiterio está cubierto por una sección abovedada. Hasta principios de este siglo el acceso principal tuvo un pórtico techado a dos aguas con teja francesa y rodeado de un atrio. Posteriormente fue destruido. Actualmente solo conserva sus bancos de piedra a la entrada de la iglesia. Descripción del Altar: En el centro se encuentra un baldaquino compuesto por cuatro columnas en orden fenicio con doble capitel circular, fusta estriada y base redonda, todo cubierto de cristales, en él se encuentra depositado el Cristo Negro de San Román con su cruz de plata que data del siglo XVII. En 1638 se le colocó dentro de un relicario de plata. En el nicho de la izquierda se encuentra una Dolorosa y en el derecho San Juan Evangelista. Todo el retablo se encuentra adornado de motivos eucarísticos. A lo largo de la iglesia se encuentran varios altares sin ningún valor artístico de importancia. En 1965, se festejó con rumbosas fiestas el IV Centenario del arribo del Cristo Negro a playas campechanas, pues es definitivo que su figura forma parte de la historia de Campeche.


Tal vez has escuchado sobre la existencia de los piratas en siglos anteriores en Campeche, se han encontrado miles de objetos que pertenecieron a piratas en siglos anteriores, se dice que las murallas construidas en Campeche, fueron hechos con la intenci贸n de evitar que los piratas los pudiesen robar, Campeche es rodeado completamente por una enorme muralla que se construyo hace mas de 100 a帽os.


Pirates Festival Campeche Campeche convoca un gran y nuevo festival en el cual la esencia principal será la de los míticos y fascinantes piratas tematizando el fuerte de San José con una gran esencia de piratas y convocar a todo tipo de turista a conocer la historia detrás del mito en cuanto a Campeche y organizar una feria creando y convocando todo tipo de artesanías y recursos creados en Chiapas como su magnífica gastronomía acompañada de sus bailes.


Por otro lado estamos por lograr un convenio con uno de los grandes eventos musicales de música electrónica que también se realiza en las playas de Cancún llamado BPM, siglas de beats per minute. Evento realizado en Cancun, con los mejores DJ`s de todo el mundo. Evento al que asisten jóvenes de todas partes del mundo. El BPM es un evento realizado en lugares míticos y que mejor opción y aprovechar de Calakmul.

Estamos habalndo g r a n potencial ofrece Calakmul, y la gran oportunidad de negocio que este nos ofrece.

de q

el u

e

Carnaval de Campeche: danzas y tradiciones únicas

El carnaval más antiguo de México comienza con el paseo fúnebre y el entierro del mal humor. Éste es representado por un muñeco de trapo vestido como pirata, el cual es paseado por las calles y el malecón de la ciudad para posteriormente ser colocado en un ataúd y prendido fuego. Cuando el mal humor se ha ido comienza el festival de las flores, un desfile de carros alegóricos adornados con flores de papel, y se da inicio a bailes populares que duran día y noche (como El Baile del Sombrero y La Guaranducha). El “lunes de mojadera”, previo al miércoles de ceniza, los niños campechanos se arrojan globos llenos de agua. El “martes de pintadera”, los vecinos se reúnen y se pintan entre sí. Durante el carnaval tiene lugar una tradición muy singular llamada el “baile de la cabeza de cochino”. Esta danza es protagonizada por hombres y mujeres ataviados con trajes típicos; uno de ellos carga sobre la cabeza una charola donde se asienta la cabeza de un cerdo.

De la charola, adornada con banderas de papel picado y flores, cuelgan listones de colores cuyos extremos son sostenidos por los danzantes. La comitiva baila al ritmo de la música y se dirige a una plaza donde se desarrolla la fiesta. Se toca la jarana, baila y come durante toda la noche.

Campeche revista 1 1 2  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you