Issuu on Google+

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Volúmen I Regiones Paleártica, Etiópica, Neártica y Neotropical Bernardino León Díaz


Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra Volúmen I Regiones Paleártica, Eiópica, Neártica y Neotropical

Edita Bernardino León Díaz Autor de textos y dirección de la obra Bernardino León Díaz Diseño y maquetación Nítido Comunicación Visual www.nitido.es Impresión Imagraf impresores. Málaga. D.L.: Este libro no podrá ser reproducido ni total ni parcialmente sin el previo permiso del editor y del auor de textos y fotografías. “Image Copyright Nombre de Artista, 2008 Usado bajo licencia de Shutterstock.com”


ÍNDICE

Región Paleártica

7

Región Etiópica

77

Región Neártica

147

Región Neotropical

173


PRESENTACIÓN

U

n libro sobre la naturaleza, y sobre todo un libro de fotografías, nunca es una obra improvisada, ya que se requieren años de paciencia y dedicación

que no pueden reemplazarse. Este libro recupera imágenes y viajes que se extienden a lo largo de décadas; y está dedicado a especies que suelen quedar fuera de foco entre los naturalistas de la península ibérica por el mayor atractivo de la ornitología o la botánica en España. En el balance final, el autor se siente en deuda con su familia; unas veces, por su colaboración; otras, por los viajes hechos con su compañía. El libro tiene algo de ‘summa’ colectiva de la familia. Después de años de viajes, los hijos rehacen los viejos itinerarios o emprenden otros diferentes; ya en los parajes maravillosos en la taiga del Norte de Europa, en la curva del Níger, en las regiones neárticas de Canadá, en los lagos de Ayou, las rutas etiópicas de paquidermos y rinocerontes, la jungla ugandesa de los gorilas de montaña, en la niebla… en algunos casos mejoraron textos y fotografías y, en otros proporcionaron nuevas miradas a la diversidad del planeta que, como todo trabajo sobre la naturaleza, este libro se propone homenajear.

El Autor

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

5


REGIÓN PALEÁRTICA

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

7


Oso panda gigante

las especies, incluidos los mamíferos marinos que los conservan con carácter vestigial. Las glándulas sebáceas, que contribuyen a garantizar la permeabilidad de la piel y las sudoríparas, para las temperaturas, son también adaptaciones exclusivas de los mamíferos relacionadas con la homeotermia. El cerebro de los mamíferos, y especialmente el de los carnívoros, en relación con otros vertebrados, es más grande tanto en tamaño absoluto como en su relación con el peso del cuerpo. La memoria es fundamental, ya que les permite aprender de la experiencia y de la vida social, así como de la dependencia paterna, que desarrolla su cerebro. Imitando a los mayores, aprendemos a manejar herramientas, perfeccionar procedimientos y prescindir del tanteo y el error. La variedad de formas y tamaños caracteriza a este orden singular, así como los modos de vida, entre los que se incluyen las numerosas especies marinas. Más que ningún otro orden están especializados en la consecución de su alimento a través de la depredación.

L

os mamíferos surgieron hace 190 millones de años y desarrollaron un importante avance evolutivo, la homeotermia, mecanismo que regula la temperatura interna de los animales, que se mantiene constante, a pesar de las oscilaciones ambientales, y les permite controlar los diversos estadios de su actividad vital. El desarrollo del pelo, procede de la evolución de las escamas de los reptiles y es otra característica que comparten todas 8

Realizan la importante función de regular las poblaciones de los herbívoros, aves y otros animales en beneficio del equilibrio de la fauna. Los del suborden de los creodontos son todos fósiles; los fisípedos están conformados para la vida terrestre y los pinnípedos para la vida marina. El orden de los carnívoros presentan 10 familias con 285 especies, que ocupan todos los continentes, excepto Australia y las regiones Ártica y Antártida y todos los mares del globo. El suborden de los fisípedos comprende todos los carnívoros terrestres actuales, algunos semiacuícolas, como la nutria, otros omnívoros y un caso especial, el vegetariano panda, ese osezno de piel espesa, que come vegetales, es especie Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


muy bella, que ya desarrollan las llamadas vibrisas que tienen una importante función sensorial, sobre todo la del labio superior. Poseen glándulas anales que segregan productos olorosos, a veces desagradables, siempre útiles como reclamo entre los sexos, para la delimitación del territorio y la defensa.

SPITSBERGEN

A

medio camino entre Europa del Norte y el Polo, el archipiélago de Spitsbergen se mantiene bajo el dominio de los hielos. Sus picos aserrados anuncian las dificultades como lugar de paso para conquistar las tierras inundadas por los hielos. Se compone de seis islas y un gran número de islotes. El zócalo marino se extiende en paralelo con el de Groenlandia y la isla de los Osos.

Las diversas regiones zoogeográficas presentan una desigual distribución de los mamíferos en nuestro planeta, y ello por las distintas configuraciones de los continentes y la diversidad de condiciones climáticas que experimentaron los mismos, todo lo cual impulsó a los zoogeógrafos a dividir el mundo en seis regiones desiguales: Paleártica, Etiópica, Neártica, Neotropical, Oriental y Australiana.

as costas heladas del archipiélago presentan glaciares con paredes de treinta metros sobre el nivel del mar. En los grandes acantilados rocosos nidifican poblaciones de miles de gaviotas tridáctilas, araos de Brunnich, araos aliblancos, gaviotas hiperbóreas y págalos.

Por la dificultad de acceso a los territorios y las adversas condiciones climáticas excluímos los mamíferos de la Región Ártica y la Antártica, donde viven focas especialmente, como la comedora de cangrejos y la foca de Weddell, respectivamente.

En el capítulo de los mamíferos, se ha anotado la presencia de renos de una subespecie enana y el buey almizclado que fue introducido desde Groenlandia. Entre los grandes mamíferos, destaca la ballena de los vascos (Balaena glacialis), el

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Oso polar

Págalo grande

L

9


rorcual azul y la ballena groenlandesa, sin citar la ballena gris, que se extinguió en el Océano Atlántico.

S

e han citado varios tipos de focas a pesar de que la situación geográfica determina que no sea un país rico en pinnípedos. En las costa españolas, no obstante, llegan hasta el Cantábrico focas procedentes del Norte, de Gran Bretaña, las focas grises y moteadas. Del Ártico viene la foca de casco, la ocelada (Pusa hispida) y la barbuda (Erignathus barbatus). En cuanto a la morsa (Odobaenus rosmarus), se mantiene en este archipiélago una numerosa colonia, especies divagantes que permanecen durante algún tiempo en nuestras costas. No falta el oso polar, que tras so la situación geográfica de España determina que no sea un país rico en pinnípedos, lo que queda de manifiesto al comprobar que una sola foca ha criado de forma habitual en nuestras costas, la foca monje, que se encuentra en la actualidad casi a punto de extinción.

Frailecillo

Por último el zorro ártico, que se alimenta de bayas y líquenes y completa su dieta con huevos y polluelos de gaviotas y de otras aves marinas. Cuando el oso polar deja restos de carroña el astuto raposo se ocupa de aprovecharlas en su provecho. Otro carnívoro de la familia de los mustélidos es el glotón (Gulo gulo) muy robusto, ya que devora aves, roedores y crías de reno, y es capaz de competir con linces y osos hasta que abandonen su presa.. La marta es el mamífero predador mejor adaptado a la vida en los árboles, capaz de perseguir a una ardilla por las ramas gracias a los fuertes músculos que estiran su columna vertebral. Consume carroña y lagópodos que esconde en diversos lugares de almacenamiento. En su proceso reproductor se produce la implantación diferida, en la que el embrión permanece en letargo sin implantarse en el útero hasta meses después, con el consiguiente retraso del parto.

Zorro ártico 10

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


El halcón gerifalte es la rapaz más impresionante de cuantas vuelan en Sarek. Está dotada para capturar piezas en el aire y en el suelo, si bien es menos maniobrable que el peregrino. El ratonero calzado nidifica en los riscos montanos y suele planear sobre los matorrales de las cumbres. En

el

dominio

paleártico

podemos

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

distinguir biomas como la tundra, zona llana abierta y helada, de clima subglacial y subsuelo helado. El suelo se cubre de líquenes y musgos y es pantanoso en algunas zonas, falto de vegetación arbórea y extendido por Siberia y Alaska.

Foca barbuda

En este hábitat inhóspito difícilmente se asientan las comunidades faunísticas, salvo en los periodos climáticos favorables. 11


SAREK, TIERRA DE LAPONES

S

arek es uno de los lugares más inaccesibles de la Península escandinava, enclavado en el valle del río Rapa y las colinas circundantes. Glaciares, llanuras alpinas, ríos y lagos componen un bello espacio natural de más de 800.000 hectáreas, que acoge a un conjunto de numerosas y variadas zonas naturales, con una extensión diez veces mayor que Doñana.

Glotón

El abedular es el bosque de montaña más característico de Sarek, acompañado

por serbal de cazadores, tilos, alisos y álamos temblones. Inexplicablemente, a escasa distancia de las rocas alpinas y de las nieves, crece una flora singular de ranúnculos (R. acer), violetas (Viola biflora), calderones (Trollius europaeus) y acónitos (Aconitum septentrionale) y otras especies que se conservan en los valles de montaña, que actúan durante el verano como verdaderos invernaderos. Abundan osos pardos, alces, renos, pigargos, águilas reales, halcones gerifaltes y cisnes cantores. En el Parque el pico de Sarektjakka se destaca como uno de los más altos de Suecia, que con otras cimas de 1900 metros de altitud lleva consigo los más grandes glaciares. A principios de verano, ascienden las temperaturas y el deshielo aporta agua a los ríos excavados en los profundos valles, conocidos como vaggen. Gran parte de esas aguas descienden por el valle de Rapa. El recorrido en canoa por el lago de Laitaure, nos permite observar un rica avifauna representada por el pigargo (Haliaeetus albicilla), el águila real, el halcón peregrino y algunos ejemplares de la colonia de cisnes cantores.

E Lince boreal (Lynx lynx)

n el crudo invierno, el glotón y el lince boreal (Lynx lynx) descienden a las cotas bajas para procurarse el alimento. En verano podemos ver volar el aguilucho y la lechuza campestre en busca de ratones y otras presas. Centenares de anátidas y grandes grupos de limícolos ocupan los nichos lagunares, como ánade rabudo, pato cuchara, cerceta común, porrón moñudo. Entre los limícolos, abunda la agachadiza común, el chorlitejo grande, y chorlito dorado común, con algunas especies de interés por su rareza: el falaropo picofino. Los osos pardos duermen profundamente durante el invierno y cuando el hambre les despierta tienen que salir en la estación más fría a cobrarse algún reno. En primavera se alimentan de frutos, huevos de aves y micromamíferos. Durante el verano buscan lechugas alpinas,en otoño arándanos y otras plantas del abedular para acumular una gruesa capa de grasa que les aísle del frío.

12

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


L

as mayores poblaciones de alces de Europa se encuentran en Sarek. Las lechugas y las hojas de sauce les proporciona el necesario alimento durante el verano. En invierno descienden de altura para buscar brotes, cortezas de coníferas y mimbreras con las que podrán saciarse. En otoño, los machos se disputan los favores de las hembras con las que se aparean una tras otra. En esta época muestran su gran cornamenta y se vuelven muy agresivos.

E

n el Parque podemos ver el zorro rojo (Vulpes vulpes) que aún siendo la misma especie que la que medra en las tierras de España, presenta un pelaje de color más vivo, y un brillo que deja patente su capacidad de adaptación al medio. El lobo desapareció de Sarek y en Suecia quedan sólo unos cincuenta ejemplares, a punto de extinción. El lince boreal es otra historia de pérdida de ejemplares por causas achacables al hombre; el zorro polar está muy adaptado a los ambientes fríos. Con el paso de las estaciones cambia

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Zorro rojo joven

Alce de medio cuerpo

13


Renos o Caribús

la tonalidad y el espesor de su pelaje, hasta volverse casi totalmente blanco a comienzos del invierno.Sobrevive gracias a los lemmings y en años de poblaciones abundantes del roedor mejora su éxito reproductor.

Chorlitejo grande

Hay mustélidos, pequeños y ágiles predadores, todos ellos muy voraces. Cada vez abunda menos el glotón o carcayú (Gulo gulo), que devora aves de gran tamaño, grandes roedores y crías de renos. Es un gran carroñero que logra que abandone un cadáver cualquier otro carnívoro, aunque sea de mayor tamaño, como osos o linces. La marta es el mamífero predador mejor adaptado para la vida arborícola. Puede perseguir a a las ágiles ardillas rojas, debido a su flexible columna vertebral.

14

Consume grandes cantidades de carroña y abundantes lagópodos, que esconden en algún lugar en previsión de que les llegue a faltar y han llegado a encontrarse hasta cien piezas almacenadas. Como en la mayoría de los mustélidos, se produce en el proceso reproductor de la marta la implantación diferida, que consiste en dejar el embrión en letargo en sus primeras fases y meses después se implanta en el útero con el consiguiente retraso en el parto. Miles de hectáreas de bosques de coníferas, con un clima frío característico de interminables inviernos, ocupan la taiga, que impide que muchas especies animales puedan adaptarse para vivir en este medio forestal.Los bosques caducifolios ocupan grandes extensiones de hayas y robles y presentan una característica fauna. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


A BERGEN POR LA ALTIPLANICIE DEL HARDANGERVIDDA

A

pesar de su crudeza, la vastedad de la altiplanice noruega de Hardangervidda, un perfecto desierto nórdico, atrae e intimida con su vida vegetal y animal. La ruta asciende por parajes desolados hasta una región donde los hielos y las nieves lamen los angostos fiordos sudoccidentales. Una vez que se llega al fiordo de Hardanger, el clima se suaviza y aparecen los primeros núcleos urbanos. Los mamíferos de la Noruega meridional son casi los mismos que los de cualquier país de Europa central: liebres, zorros, martas, ciervos y corzos junto a otros propios de estos países septentrionales: alces, almizcleros y renos. El itinerario se inicia en Kristiansand, a través de una región agrícola en la que abundan los cursos de agua y escasean las poblaciones. En las orillas del lago de Breifla, el pueblo de Hornnes es lugar de atracción para los interesados en la mineralogía, por su museo. Tras unos 60 kilómetros de recorrido, se alcanza la población de Evje, enclavada entre dos cascadas. Más adelante, la ruta bordea el río Otra, a través de un valle estrecho y profundo moteado de aldeas hasta llegar a Valle.

Desde el lago Hartevandt numerosas sendas conducen a lugares naturales de gran belleza, con los paisajes más característicos de la Noruega meridional. Después de recorrer alrededor de 120 kilómetros se llega a la puerta de acceso al Parque Nacional Handargervidda. Luego baja hasta el pueblo de Roldal, conocido por su iglesia de madera, así como por su cementerio de 34 sepulturas de la época comprendida entre el siglo IV y el XI. Más adelante, el recorrido rodea las cascadas de Latefoss y Vidfoss y llega a Odda, localidad turística situada en el extremo meridional del fiordo del Sor, brazo de el Hardanger, en cuya costa oriental se disfruta de las magníficas vistas del glaciar de Folgefonn, a 1660 metros. El compositor Grieg disfrutaba sus vacaciones en una zona de árboles frutales, Lofthus, y Kin sarvik, de donde sale un desvío a la derecha que conduce al Parque Nacional, con espléndidas cascadas. El itinerario principal se dirige a Ulvik y atraviesa el largo túnel de Vallavik. El recorrido pasa por la hermosa cascada de Skjervefoss, hasta Voss; después gira a la izquierda, discurre por lagos y bosques hasta llegar al fiordo de Vea y más adelante se suceden los túneles por los que se llega a los barrios de la periferia de Bergen. Cascada A4

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

15


Fiordo de Geiranger

16

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra


Glaciar

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra

17


HOHE TAUERN Partimos de la zona oriental de Los Alpes, cadena montañosa que forma un arco de 1500 kilómetros de longitud y unos 200 de ancho, que alimentan con sus nieves eternas grandes ríos que vierten sus aguas en el Adriático, el Mar Negro, el Mediterráneo y el Mar del Norte. En la vertiente oriental destacan las rocas calcáreas de cordilleras tan importantes como los Dolomitas, los Alpes Julianos y Hohe Tauern, todas ellas altas montañas como queda de manifiesto en su nombre de origen celta. En su vertiente occidental predominan las rocas graníticas con numerosos picos de más de 4000 metros de altitud, como el impresionante Mont Blanc (4.087 metros). Un acuerdo entre los gobiernos provinciales del Tirol, Carintia y Salzburgo permitió la creación del soberbio Parque Nacional Hohe Tauern, de 189.000 hectáreas de superficie, enclavado desde Salzburgo a Innsbruck, entre los que se yergue el pico más alto de Austria, el Grossglocner, con 3797 metros de altitud. El naturalista deja Salzburgo y se dirige a la región de Salzkammergert regada por los lagos de Mondsee y Fuschlsee y, a través de numerosas formaciones de caducifolios, se asoma al lago Traunsee y en Steyr contempla la confluencia del río del mismo nombre con el Enns y a la hora del crepúsculo, con el sigiloso Danubio.

LOS ALPES Tartana de caballos en Briksdale

L

a impresionante cadena montañosa de los Alpes, con sus 300.000 kilómetros cuadrados de extensión y sus casi 1.800 kilómetros de longitud, ocupa parte del territorio de seis naciones: Italia, Francia, Suiza, Austria, Hungría y Yugoslavia. Al margen de su delicada ubicación geográfica, sus numerosas cumbres superan los 4.000 metros de altura, como el Mont Blanc (4.807 m.), el Rosa (4.638 m.), el Cervino (4.478 m.), el Finsteraarhorn (4.275 m.) y la Jungfrau (4.166 m.), quedando agrupados en tres secciones principales: Alpes Occidentales, Centrales y Orientales.

E

l lago Grundlsee se une con el Toplitzsee, rodeado también de especies de hoja caduca y cascadas en sus márgenes, al igual que en el Kammersee. Pronto acomete el camino que lleva al Dachsteing, desde las alturas contempla el lago Hallstatt y vuelve a extasiarse con la vista desde el lago Gosan de los bosques y roquedos del Dachsteing, con 2108 metros de altitud.

Toplitzee 18

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Edelweiss

E

l naturalista escruta los márgenes de las sendas y con la atención debida, busca en los caminos, en las orillas bañadas por los arroyos de montaña y en otros rincones de la naturaleza, las curiosas flores de las nieves o edelweiss (Leontopodium alpinum), curiosa especie de las laderas herbosas y rocosas de las zonas situadas por encima de los 1000 metros de altitud, con tallos floríferos simples de unos 30 centímetros de alto, hojas de hasta 4 centímetros; salientes las que sostienen la inflorescencia; lanceeoladas y con densa lanosidad blanca. Los capítulos son casi globosos, sentados, con entre 30 y 60 flores tubulares, verdes las femeninas y amarillas las masculinas. El involucro mide entre 4 y 6 milímetros; las brácteas externas puntiagudas, lanosas, en estrella con ápice de margen papiráceo pardo. Tampoco dejará de ver las cuevas del mismo nombre en cuyo interior se mantienen estalactitas y estalagmitas de hielo y contempla desde el lago Zeller la cordilllera del Grossglockner y las crestas del Sonnenwelleck y el Breitkoptf, con 3154 metros de altitud.

altitud, el glaciar Pasterze y las cumbres del impresionante Grossglockner. Las sendas poco holladas por el hombre le conducirá a rincones donde puede conocer plantas propias de los pastos secos y los lugares rocosos de las laderas alpinas como el Aster alpino, modesta fanerógama parecida a la zamárraga de Sierra Nevada, con entre 5 y 50 centímetros de alto, tallo lanoso, pubescente o casi lampiño, hojas enteras, las inferiores espatuladas o casi elipsoides, con peciolo ancho y tres nervios pubescentes. Las otras son casi lanceoladas, sentadas y con un nervio. El capítulo es grande, de hasta 5 centímetros de diámetro, solitario, con casi 40 lígulas azul-violeta, a veces blancas o rosadas, y otras veces ausentes. Florecitas amarillas, brácteas involucrales pelosas o lampiñas.

Aster alpino

M

ás adelante, asciende por la impresionante carretera que le lleva hasta la zona donde se extasía con la vista del Johannisberg, con sus 3460 metros de Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

19


Ascenso al Grossglocknerr

20

L

a rica fauna de Hohe Tauern cuenta con numerosos ciervos que pastan sosegadamente en las zonas más bajas del Parque Natural, cerca de los refugios de montaña. En las partes más elevadas se ven rebecos, visones europeos y nutrias. Entre los grandes herbívoros, además del ciervo común se encuentran por doquier, el corzo y el íbice (Capra ibex) y las aves más frecuentes, los martines pescadores de los ríos. La creación de un área protegida en los Alpes austriacos proviene de 1909, coincidiendo con la corriente proteccionista que recorrió toda Europa a principios de siglo, sin duda tras la senda de los Parques Nacionales norteamericanos. En 1912 se creó la Asociación del Parque Natural, que al año siguiente tomó bajo su responsabilidad algunas zonas de particular interés, como el valle de Stubach.

provinciales de Carintia, Salzburgo y Tirol permitiera su creación, con una notable extensión de 189.000 hectáreas. Dista apenas unos 60 kilómetros de las ciudades de Salzburgo e Innsbruck, y se incluye en un espléndido macizo alpino, que tiene su máximo exponente en la cumbre del Grossglockner, que con sus 3.797 metros es la montaña más alta de Austria. Incluye también el Grossvenediger, de 3.674 metros, de difícil acceso, que debe su nombre a estar situado a la misma altura que Venecia, y las famosas cascadas de Krimmler, que se hicieron meritorias en 1967 del Diploma Europeo para la Conservación de la Naturaleza, otorgado por el Consejo de Europa. Pero, lo mejor es disfrutar cuanto antes de un paseo por este sugestivo entorno montañoso, de amplios glaciares, profundos valles, nieblas espesas, cerrados bosques y los altos picos que pronto serán nuestros inseparables acompañantes.

Habría que esperar hasta el año 1971 para que un acuerdo entre los Gobiernos

E

l Parque Nacional Hohe Tauern está dividido de Oeste a Este por una gran Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


cuerda montañosa, que separa los abruptos y pendientes valles de Salzburgo, al Norte, y de las más sosegadas y dulces tierras de Carintia y Tirol, al Sur. El gran conjunto del país tirolés se encuentra dividido desde finales de la gran guerra en el Tirol Occidental austriaco, el Tirol italiano y el Osttirol. Este último, aún dependiendo de Innsbruck, no tiene frontera común con el Tirol Occidental. Limita con Italia y con las provincias austriacas de Carintia y Salzburgo, y comprende todo el sector suroccidental del Parque, incluido el Grossglockner. Esta gran cresta alpina a la que nos hemos referido está coronada de numerosos picos y presenta sus máximas alturas en el sector centraloccidental. Hacia el Este, las montañas van perdiendo gradualmente importancia, pero sin abandonar nunca la cota de los tres mil metros.

E

l Grossglockner se alcanza a través de una espléndida carretera. Apenas iniciada la subida, el viajero descubre con facilidad la plataforma que se extiende bajo el glaciar de Pasterze, con cerca de 10 kilómetros, que se prolonga en la blancura del ventisquero y termina en una loma, a la derecha de la carretera, desde donde se divisa la doble cima de la cresta. Si se acomete una ramificación que hay antes de llegar a la cumbre, seguramente nos conducirá hasta Ferleiten y Zelí am See. Es un camino que recorre pendientes extensas y despejadas, aunque abruptas, pedregosas y desnudas, hasta llegar al túnel del Hochtor. El clima de Austria es marcadamente continental, modificado en el norte y oeste del país por las influencias atlánticas. Las lluvias son menos frecuentes en el Sur y en el Este. En los Alpes austriacos los inviernos son extraordinariamente severos, sobre todo en las zonas altas. No es inusual que en el invierno muchas poblaciones situadas en el fondo de los valles experimenten las clásicas inversiones térmicas asociadas a la presencia de un potente anticiclón seco y estable, por debajo del cual se producen nieblas persistentes aplastadas por ese aire más caliente que está por encima del aire frío y denso pegado al suelo del valle. Por encima de los 1.500 ó 1.700 m. el fenómeno se invierte, originándose períodos de insolación elevada que permitirá al caminante disfrutar del espectáculo que brindan los mares de brumas y nubes que cubren los valles inferiores. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Desde la lejanía se divisan cumbres escarpadas no obstante de gran belleza como los Picos Sonnenwellec y Breiktopf, a veces ocultas por las nieblas, que quizás sean las que permiten el crecimiento y desarrollo del ancho cinturón de coníferas que rodea las altas cumbres, tanto en la cara septentrional como en la meridional. Es el momento de fijar nuestra atención en este apasionante mundo siempre verde.

Cataratas Krimmler Waserfalle

Tras contemplar la vertiginosa caída de las cataratas más altas del mundo, los picos Sonnenwellec y Breiktopf se elevan a más de 3154 metros de altura, ante la mirada del embelesado viajero. Por último, el íbice alpino, cuya reducida presencia actual en el Parque es el resultado de un sinfín de avatares históricos, desapareció en esta región alpina francesa al igual que en las restantes allá por 1760, salvo las que habitaban el Mont Blanc, que 21


Íbice El íbice de los Alpes es una cabra montés (Capra ibex) que habita entre los 2000 y 3000 metros de altitud, de mayor corpulencia y con enormes cuernos en forma de cimitarra y con anillos de crecimiento anual muy conspicuos. Los íbices, parientes muy cercanos de nuestras cabras monteses, viven sólo en la Gran Cordillera de los Alpes, donde prosperan al amparo de leyes proteccionistas muy eficaces. Algunos autores abogan por la unidad específica de todas las formas del género Capra, pues la hibridación con descendencia fértil se da según parece entre todas ellas y con la cabra doméstica. Entre las especies de los caprinos tiene especial importancia el rebeco o íbice de los Alpes, que frecuenta más allá de la vegetación arbórea, manteniéndose en invierno de forma generalizada sobre los 2000 metros de altitud. Se alimenta de la hierba de los altos pastizales y en invierno de musgos y de líquenes. Se distribuye por Europa, Asia y Norteamérica y solamente hay dos representantes africanos de este grupo, confinadas en las montañas rocosas de carácter más o menos desértico.

22

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Armiño (Mustela erminea) es un mustélido muy parecido a la comadreja, pero de mayor tamaño y con la cola relativamente más larga y negra en su último tercio. Es pequeño y alargado y con patas cortas. El dorso es de color pardo rojizo y blanco por la parte ventral. En invierno adquiere un colorido blanco, menos en el último tercio de la cola. Los machos miden entre 24 y 31 centímtros de largo, y la cola entre 10 y 14 centímetros, un 50% mayores que las hembras. Se alimenta de topillos, ratas de agua y otras especies en túneles. Suelen matar más presas de las que pueden consumir. En países de clima frío se han reconocido “despensas” con más de 150 lemmings. Los armiños son solitarios y entre abril y junio en Europa, se reúnen para aparearse. Las hembras paren entre 6 y 12 crías ciegas y casi desnudas. Una hembra de 18 días y 17 gramos de peso, a pesar de que tenía los ojos cerrados y estaba casi inmóvil, se quedó preñada por un macho y 11 meses más tarde parió 13 cachorros. El éxito reproductor citado está estrechamente ligado a la disponibilidad de presas. En Suecia la esperanza de vida de los jóvenes no llega a un año y medio. En los países templados los individuos silvestres pueden alcanzar los seis u ocho años.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

23


Glaciar Pasterzee

Mont Blanc

lo hicieron en 1870. Posteriormente, ya en el presente siglo, fueron reintroducidas por orden de los organismos encargados de velar por la Naturaleza, alcanzando su máximo esplendor poblacional en el vecino Parque Nacional de La Vanoise.

En el Parque Nacional de Los Ecrins, no existen osos polares pero los mamíferos menores están representados por nueve especies, seis mustélidos, y el resto, un cánido, un vivérrido y un felino. La gineta (Genetta genetta) y el gato montés (Felix sylvestris) son respectivamente el vivérrido y el felino que completan el grupo de mamíferos predadores a los que nos referíamos. El águila real sobrevuela las más altas cimas o los valles más profundos, siempre al acecho de los animales descuidados, tarados o moribundos sobre los que prefiere actuar. Los roedores son bocados preferidos y si es necesario, lagartos y crías de grandes ungulados, sin desdeñar la carroña y las aves de tamaño medio. Su técnica de caza se basa en volar a baja altura, formando una V obtusa con las alas y observando de cerca los perfiles del terreno para sorprender así a sus presas arrebatándoles la oportunidad de huir.

E

n La Vanoise, se han citado las mismas especies de mamíferos que las de los Ecrins, a los que hay que añadir la ardilla roja, lo que constituye una riqueza natural parecida a la de las tierras hispanas.

24

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


L ‘OISANS REGIÓN NATURAL DE LOS ECRINS

E

l Macizo de los Ecrins, con sus 100 km2 de glaciares, cimas impresionantes que superan los 4000 metros de altitud, bosques inmensos, lagos plácidos y cascadas que se derraman por doquier, resulta algo misterioso y en cierto modo aislado de las grandes rutas turísticas, es seguir el curso de los ríos Veneon y Romanche, que conforman la Región natural de L ‘Oisans. Las rutas para explorar los Valles parten de Bourg d´Oisan, animado pueblecito, capital montañera de la zona. Enclavado en una planicie de origen glaciar, en las cercanías de la confluencia del Veneon y el Romanche, es en sí mismo lugar ideal para iniciar el contacto con L’Oisans. Basta con asomarse a alguno de los miradores que rodean al Valle, para admirar la grandiosidad de esta zona, en gran parte no exenta de pintoresquismo. La subida a Villard de Notre Dame, por ejemplo, a través de una carretera de infernal trazado, depara en cada curva un panorama nuevo y sorprendente: en lugar destacado el Macizo de Belledonne al fondo, Les Roussees enfrente y por último el bajo valle del Veneon, con el torrente que descendiendo de Villard de Notre Dame, forma una inmensidad de pequeñas cascadas. Es preciso dedicar una jornada a recorrer los alrededores: bosques caducifolios cercanos al Bourg d´Oisan, donde abundan especialmente los páridos. Carboneros y herrerillos se afanan por entre la umbría junto a los mosquiteros, currucas capirotadas y otras aves más escondidizas, o escudriñar los márgenes de los ríos, en los que nos sorprende la presencia del milano negro oteando los cursos de agua, o las gráciles lavanderas y el andarríos chico, que explora cada palmo de terreno, y es muy visible en los remansos y en las charcas.

EL VALLE DEL VENEON

E

s hora ya de entrar en el corazón del Macizo: En el Valle del Veneon la ruta, una vez pasada la confluencia con el Romanche, llanea siguiendo el bajo valle del río, entre cascajales y gleras, y una sensación incómoda por la presencia en la zona de alguna pequeña industria, Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

que nos produce un ligero sobresalto, que pronto se atenuará al sumergirse la senda en un espeso bosque de coníferas.

Pic La Meije

La ruta se desvía de la principal y se eleva y estrecha hasta llegar al Hotel de Lauvitel, con una vegetación lujuriante, igual que el camino de herradura que lleva hasta el Lago del mismo nombre. Desde el puerto se divisa el lago de Lauvitel a nuestras espaldas y de frente el Macizo de La Meije, con su Gran Pico, de 3983 metros de altitud, el Glaciar de Tabucet a la izquierda; por la derecha asoma el Glaciar de La Meije y el pico más elevado, el Rateau, de 3809 metros. Las pendientes pronunciadas, quedan pronto compensadas por un refrescante arbolado, típico de los márgenes. El agua, que desciende desde la montaña se desparrama por las laderas sin curso fijo, y borbotonea entre la variedad exultante de florecillas silvestres. El Lago, de aguas profundas, se halla enclavado en una fosa glaciar, rodeado en uno de sus márgenes por un pedregal inmenso, y, por el resto, de laderas empinadas pobladas de abetos. El glaciar, al fondo, se sumerge en el mismo lago. En el roquedo circundante se ven marmotas, fáciles de observar en los atardeceres serenos, o en las frescas mañanas del verano, soleándose en las entradas de sus huras y jugueteando por entre sus mil bocanas. 25


LA BERARDE

S

iguiendo de nuevo el curso del Veneon y tras pasar por Le Bourg d ‘Aroud la ruta se eleva en cornisa, en tanto divaga el río como un torrente por el fondo del valle. Al principio, la cascada de Lanchatra es un hilillo de plata, que se despeña desde la montaña.

Valle del Veneon

Tras una serie de curvas cerradas se llega al puente sobre el torrente del Diablo, en un umbrío lugar antes de entrar en el pueblo de los guías de montaña del Delfinado: St. Christophe, con apenas 80 habitantes que no alcanzan la treintena en el duro invierno. En este pueblecito tan rudo como el valle mismo nació el celebre Gaspard, quien en 1877 junto a su hijo, guió a Boileau de Castelnau hasta la cumbre del Grand Pic del Meije, despues de 17 tentativas infructuosas. La ruta sigue en cornisa, estrechándose y ascendiendo, flanqueada por florecillas malvas y amarillas: adelfillas alpinas y umbelíferas diversas. La cascada confluye con el Veneon en una caída preciosa, ante la cima del Vallon y el pico de Oisan, que le sirven de fondo. Después de un pequeño túnel, las gargantas desoladas y la vegetacion pujante, permiten adivinar, más que ver el dominio de las nieves de los Ecrins y enseguida se llega a la Berarde, lugar de

“berards”, es decir, pastores de ovejas, adonde confluyen el Veneon y el torrente de los Etançons. Hay una gran animación montañera en la caseta de información de los guías de montaña, e incluso una carrera entre los que optan al premio. En un ambiente pintoresco y algo zafio pero genuino, en este lugar se contratan los guías que te han de llevar al Meije si se ataca por el flanco Sur, o al Dome des Neiges des Ecrins. A sus 14 años soñaba Gaston de Reboufat ascender a todos los “primeras” del Delfinado que, más tarde se ampliarían a todos los de la Tierra. En los prados que rodean la Berarde, las salvias de vistosas f lores azules, los acónitos y las gencianas, inician la carrera contra el tiempo, pues es necesario culminar el ciclo vital cuanto antes, ya que por Noviembre, un manto de nieve cubrirá los prados hasta la primavera. E igual frenesí se apodera de las mariposas y los insectos, que se afanan en la f lora espléndida y a los que espantan a veces los gorriones alpinos, que parecen urgidos también por idéntica premura. Las colias, Erebia ligera, Arycia Agestis, Agrodiadetus amanda y la ubicua Macaon, se mezclan con los saltamontes, abejorros y otros insectos alpinos de intenso colorido.

Calderones

26

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


EL PLAN DU CARRELET Y EL CHATELLERET

Glaciar y Jardín Botánico Alpino de Lautaret

D

esde la Berarde, se puede optar por ascender al Plan du Carrelet, siguiendo la senda derecha del Veneon, o bien al Refugio de Chatelleret, desde donde se domina la cara Sur de la Meije, apenas nevado, con el glaciar Carrelet que comparte con el mismo nombre la brecha y el pico de Zsigmondi, y abajo el glaciar de Etançons. El duro trayecto queda de sobra compensado por la Naturaleza que se expresa en su más hondo significado: la roca escarpada, los derrubios y las aristas dulcificados sólo por los neveros que cambian la fisonomía del paisaje, o por el hielo y la nieve en las cimas. Y las mil fanerógamas que adornan el paisaje: escabiosas, clavellinas (Dianthus deltoides) en los herbazales y,en los prados adelfillas (Epilobium angustifolium y Epilobium alpinum), acónitos (Aconitum variegatum y Aconitum pavonium), calderones( Trollius europeus), Crocus vernus, Soldanella alpina y con suerte Ranunculus glacialis en las morrenas glaciares y en las deyecciones rocosas. La avifauna, apenas visible en las alturas, salvo que en un golpe de suerte nos sobrevuele el águila real, que cría en la zona, reaparece de nuevo en la Berarde y más aún si de regreso dedicamos algún tiempo a los bosques del bajo valle, donde abunda el azor, la paloma torcaz, y el cárabo. En las colinas despejadas no son difíciles de contemplar las currucas, fringílidos, escribanos, montesinos, collalbas y páridos.

EL VALLE DEL ROMANCHE

G

astón de Reboufat decía que “Un glaciar es una superficie extraña y maravillosa. Imperceptiblemente se forman y se abren las grietas, se delinean las barreras de seracs, de líneas puras y netas, las torres de hielo, majestuosas y grandiosas pero, al mismo tiempo, efímeras y amenazadas porque el glaciar que las conduce está siempre en movimiento y se desliza imperceptiblemente”. La ruta parte de nuevo de Bourg d’Oisans y se interna de improviso en el rudo reino de la roca escarpada. Las gargantas ásperas Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

27


del antiguo valle glaciar del Romanche, acogen al viajero en sus laderas umbrosas. Cerca del pantano de Chambon la escena cambia: sobre la barandilla de la presa, el paisaje alpino cautiva al visitante; un lago sereno ante nuestros ojos en el que los abetos, que se reflejan en el agua, lo cubren todo. La carretera bordea el lago y ofrece vistas hermosas por los balcones excavados en la roca, después se eleva en cornisa hacia la cumbre de Malaval. Los alerces del bosque de Freaux rompen la agria pendiente de las montañas cercanas, el Romanche se oye no muy lejos y el glaciar del Monte preludia la mas grande zona glaciar de los Alpes Occidentales, y la llegada a la Grave y el de las cimas más fieras. Los montañeros dedican un culto autentico a los Ecrins, por la indescriptible belleza de sus cimas y sus glaciares. Apenas puede la cámara fotográfica revelar la inmensidad de 4000 metros de nieve y de hielo, que descienden por el valle, festoneadas las cumbres de abetos. Desde puntos de vista más elevados contemplamos una preciosa iglesia de piedra, que se diría desproporcionada para un pueblo tan pequeño, enmarca entre su porche bien trazado y las cercanas casas, el maravilloso fondo montañero. Igual que el Oratorio de Chazelet, al coronar el puerto. Desde la mesa de orientación intentamos reconocer las distintas cimas, o la flora de los prados cercanos, todo ello en un intento vano. El Meije emborracha y aturde, su Grand Pic y la brecha Zsismondi, el Pic Central y los impresionantes glaciares de Tabuchet, y L´Homme impiden atender otra cosa que no sea sumergirse en sus nevadas faldas.

ÚLTIMA ETAPA: EL JARDÍN ALPINO

L

os últimos kilómetros llevan hasta el Col de Lautaret, situado a 2100 metros de altitud, donde convergen las influencias climáticas atlánticas y mediterráneas por entre los distintos valles. La variedad climática y geológica proporciona las bases de una flora extremadamente variada. El duro clima del Col se acrecienta por la acción del viento. La expedición del 28

Capitán Scott, que conquistó en 1912 el Polo Sur, probó su material en los inviernos de Lautaret. Aquí se fund6 a principios de siglo el Jardín Alpino, con el fin de fomentar la investigación y la enseñanza botánica. Cientos de plantas de todo el mundo se cultivan traídas desde las Montañas Rocosas hasta el Himalaya, sirviendo de lugar de prácticas y estudio para los estudiantes de Biología Alpina de la Universidad de Grenoble. El primer plano de las distintas especies florísticas destacándose sobre el Glaciar de L Homme, constituyen el final adecuado para despedir la zona natural de los Ecrins que se abandona con la sensación de haber dejado mucho por ver y estudiar y con la esperanza de que, tal vez algún día, alguno de nuestros hijos decida abordarlo en profundidad.

CEVENNES

A

la izquierda de la mancha blanca que en un mapa representa la inmensa cordillera de los Alpes, con sus cotas que sobrepasan los 4000 metros de altitud, sus glaciares y sus ríos caudalosos, surgen como por ensalmo los tonos pardorojizos del Macizo Central, tierra quebrada, agreste y monumental, al sur de la cual se disponen montañas rodeadas de otros promontorios de baja altitud, entre los que destacan los montes del Forez, Aubrac, de la Margeride, del Velay, del Lyonesado y finalmente de los Cevennes, que adquirió la figura de Parque Nacional en 1970 con más de 90.000 hectáreas de superficie. El Parque es una sucesión interminable de entradas y salidas, de caminos vecinales que unen los pueblos del entorno y los de las 236.000 hectáreas del Preparque. La cordillera de los Cevennes nació hace 600 millones de años, en la Era Primaria, cuando todo el territorio francés se hallaba cubierto por las aguas y emergió por el empuje cenital que supuso el plegamiento herciniano. Su sólida estructura de rocas cristalinas y graníticas le prestaba una soberbia apariencia de moles desafiantes elevándose sobre el suelo. En la Era Secundaria, hace 200 millones de años, los bosques ya habían desaparecido por la implacable acción Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


erosiva de los vientos, las lluvias y los hielos y fueron sustituídos por coníferas y caducifolios que poblaron una meseta apenas ondulada. Las aves y los mamíferos hicieron su aparición y tras el hundimiento de la ladera oeste, el mar penetró y formó el golfo de Les Causses depositando capas superpuestas de arcillas y yesos, así como restos calcáreos de animales muertos. Por su parte, el hombre de la Edad Media esquilmó montes y bosques, como el de hayas y el de castaños, para hacer carbón vegetal con el que pensaba abastecer la incipiente industria. Las ancestrales creencias en seres malignos alimentó tradiciones arcanas, como la de la “bestia de Gevaudan” que no era otra cosa que un formidable lobo que acabó siendo abatido en una de las maniobras de desmonte de bosques. Precisamente aquellas operaciones de aclarado vegetal fueron la causa de la desaparición de muchos mamíferos salvajes y el pastoreo complementó la desaparición de importantes especies arbustivas, como el lentisco, la cornicabra, madroño, aladierno y labiérnago. En 1875 los gobernantes vieron la necesidad de recuperar los bosques Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

perdidos y comenzaron a plantar robles melojos, carballos, abetos y varias especies de coníferas. Siguiendo las reforestaciones hicieron su aparición aves y mamíferos pequeños, zorros y especialmente mustélidos. Con el apoyo de las autoridades internacionales para la conservación de la Naturaleza, se pusieron en marcha programas de reintroducción de la fauna de importancia y de gran trascendencia: el gamo, la marmota, el castor, el lobo y el bisonte.

Cevennes

El muflón y el ciervo fueron reintroducidos y el corzo y el jabalí en fechas posteriores han contribuído a incrementar las poblaciones. En 1971 comenzó la reintroducción del buitre común, con la colaboración de España. Se construyó un enorme jaulón en el que podían ejercitar sus vuelos y después de algunos fracasos el proyecto triunfó y se liberaron 5 parejas en 1981. Tejones, comadrejas, martas, garduñas, nutrias y turones de las orillas y de los riachuelos enmarañados completan la nómina de esta zona de mamíferos de Cevennes. Algunos micromamíferos como la musaraña de cola cuadrada puede verse en las partes más elevadas del Parque. 29


LA CAMARGUE

L

a Camarga (Camargue en francés, Camarga en occitano provenzal según la norma clásica y Camargo según la norma mistralenca) es una región natural del Sur de Francia, en el oeste de Provenza. Se extiende entre los dos brazos principales del delta del Ródano y la costa mediterránea. Abarca unos 750 km2. El territorio, formado por arenas y grava, está salpicado de lagunas. Actualmente es un terreno fértil, gracias a la construcción de diques e instalaciones de regadío. Viticultura; cultivo de frutales y arroz. Ganadería caballar y de reses bravas, y un parque natural con una importante población de flamencos.

LOS PIRINEOS

E

n los Pirineos franceses de Gavarnie y los españoles del Parque Nacional de Ordesa, vuela el quebrantahuesos, el águila real y otras especies aladas, y se reúnen pequeñas poblaciones de cabras monteses (Capra pyrenaica) y de sarrios (Rupicapra rupicapra pyrenaica),

MAMÍFEROS DE LOS PIRINEOS

L

a mastofauna de la región de Banyuls y el macizo de Carlit se consideró en tiempos representativa de los mamíferos del dominio pirenaico. En altitud se encuentran las siguientes especies: Insectívoros: Hasta los 2400 metros, Talpa europea, Galemys pyrenaicus, musarañas colicuadrada, enana, patiblanca de agua, de arroyo y la musaraña común.

Marmota alpina La marmota de los Alpes (Marmota marmota), representa la forma más perfectamente adaptada a la vida de montaña. Vive en las zonas abiertas, generalmente rocosas, entre los 1500 y los 3000 metros, en colonias de hasta 12 individuos. Excava una madriguera donde duerme en verano y utiliza como refugio en caso de necesidad, así como lugar de letargo en el que pasa varios meses durante el invierno. Mide unos 70 centímetros de largo más 20 de cola. 30

Entre los roedores: Lirón careto, ratillas agreste, campesina, nival, de agua, rata de agua norteña, topillo oscuro, ratón de campo, ratón leonado, ardilla común y Marmota. Los lagomorfos no necesitan presentación: el conejo y la liebre española. Los ungulados ostentan jabalíes, ciervo común, muflón y sarrio. En los bosques medran los carnívoros: gato montés, marta y gineta y entre los insectívoros el musgaño de Cabrera, el topo y la musaraña. No existen Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


insectívoros meridionales, esto es, ninguna musarañita, y las especies termófilas no suben muy arriba, como la musaraña bicolor. El erizo tampoco llega tan alto. La evolución de los mamíferos de mediana y gran talla dependen del comportamiento humano: los sarrios, osos y jabalíes porque eran objeto de caza. El zorro, tejón, gatos salvajes y martas, garduña, turón, y nutria han dejado de capturarse desde el momento en que se abarataron las pieles de los animales salvajes. Por desgracia, no se ha logrado el poder contemplar a los cánidos, los félidos y los mustélidos pululando por nuestras montañas, lo cual sólo ha ocurrido con los zorros, el tejón y los gatos monteses.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

EL VALLE DE GAVARNIE

Ratoncillo de campo

E

l Valle de Gavarnie y el circo que lo encierra son afamados en todo el mundo. El paisaje austero impresionó a George Sand que advirtió, no sin cierta exageración, que “de Luz a Gavarnie es el caos primitivo”. La aldea de Gavarnie, situada a 1350 metros de altitud, se ha transformado en una estación turística llena de ruido. A principios del siglo XX, J. Pitard ya indicaba que “allí se dan cita los naturalistas, porque Gavarnie tiene sus pájaros, sus insectos, sus mariposas especiales”, sin olvidar sus plantas endémicas… y los cazadores de sarrios, de quebrantahuesos y de perdices nivales, que también se encuentran...

El bosque de coníferas con el Circo de Gavarnie y la Gran cascada de fondo

31


crecen maravillas naturales como Ramondya pirenaica, Saxifraga longifolia y otras especies notables, propias de un lugar como Gavarnie que ha sufrido herborizaciones abusivas llevadas a cabo por los comerciantes de rarezas. La obra humana de destrucción ha afectado seriamente a las comunidades silváticas: haya, abeto y otras, pero nos sorprende la exigüidad de los islotes forestales. Antes, los bosques de los grandes pinos y abetos se elevaban hasta los 2000 metros en el valle Pouy-Espée y de los Espessiers y por desgracia los viejos guías de Gavarnie colaboraron en la tala de los últimos abetos para fabricar las vigas de sus bordas. En su lugar encontraremos hierbas rasas en los lugares en que las ovejas pastan en verano.

Camino desde la aldea de Gavarnie al Circo

Al pie de la cascada de 422 metros de altura, que vomita el glaciar del Marboré desde la cumbre del gran cantil lleno de resaltes, nos encontramos con una zona llana aluvial. La visita botánica reside en la riqueza de especies alpinas y subalpinas que descienden de las cumbres circundantes. Muchas son las especies notables que podemos descubrir aquí. En los cantiles muy húmedos del sector, en el seno de una comunidad higrófila o de megaforbios

En el fondo del Circo localizamos una especie vegetal de notable interés: Geranium cinereum, gerianácea propia de los sitios rocosos o herbosos de las montañas del Pirineo, de la misma estirpe que el geranio de Cazorla, con hojas basales no mayores de 4 centímetros de anchura, verdes por arriba y con segmentos anchamente oblongos o redondeados. El rizoma vertical es muy robusto, hojas pubescentes por ambas caras, a veces con sedosidad grisácea por el envés. Los pedúnculos son de 5 a 10 centímetros de largo y los pétalos de unos 15 milímetros.

Geranium cinereun

Cascada y nevero en el Circo de Gavarnie 32

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Ordesa. Cola de Caballo

EL VALLE DE ORDESA

L

a región de los cañones aragoneses nos permite recorrer valles rocosos, vertiginosas entalladuras y pasos estrechos en la vertiente sur pirenaica. Después de remontar el río Gállego, el valle de Tena y tras alcanzar Linás de Broto, situado al pie del puerto de Cotefablo, llegamos al valle del río Ara. El pueblo de Torla nos ofrece la bella imagen de un pueblecito aragonés y un fantástico espectáculo geológico como telón de fondo. Desde el fondo del valle debemos ascender hasta el Circo de Soaso y acometer a media altura la Faja de Pelay para regresar por la Senda de los Cazadores y poder valorar la belleza del bosque higrófilo del abeto o del haya. Cerca de las marmitas de gigante en rosario domina una lujuriante vegetación de garganta, asociada a las comunidades rupestres higrófilas de Ramondia pyrenaica que tapiza los extraplomos salpicados por los estallidos de las cascadas.

cabrían en las páginas de este modesto libro. Un impulso de gran magnitud dio lugar a un efecto cuña que penetró en los estratos de la cordillera Pirenaica, por debajo del material calizo, y elevaron aún más la antigua cordillera granítica. El conjunto de los tres picos corresponde al Monte Perdido, el Cilindro de Marboré y el Sum de Ramond, que son conocidos popularmente como las “Tres Sorores”.

Las tres Sorores Hierba tosera (Ramondia pirenaica)

El camino nos lleva hasta una escalera rocosa monumental: las Gradas de Soaso, por donde ruge el torrente, que nos señala el umbral del alto circo de Soaso decorado por millares de lirios de la especie Iris xiphioides. Alcanzamos la Cola de Caballo, en cuyo pie se pueden estudiar aluviones de todo calibre: endemismos notables y una variedad apabullante de merenderas, linarias y otras especies alpinas de gran belleza, cuya descripción e ilustración no Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Torla con el telón de fondo del pliegue tumbado del mismo nombre 33


LAS SOLEDADES DEL MONTE PERDIDO

L

as montañas del alto valle del Gave de Pau y las de los circos de Gavarnie y Troumouse muestran paisajes suntuosos formados por pliegues tumbados con cascadas, pitones blancos en forma de almenas y largos chirlos que generan pedrizas de todos los tamaños. El Monte Perdido y sus soledades nos invitan a descubrir el misterio de la tectónica del macizo calizo. La cumbre fue alcanzada por Ramond, el genial pireneísta, el 10 de agosto de 1802. Descubrió grandes bancos de piedra caliza compacta, negruzca, llena de grandes riñones de silex del mismo color.

Monte perdido

Del macizo calcáreo del Monte Perdido descienden los Valles de Añisclo, Pineta, Garganta de Escuain y el Valle de Ordesa, que hemos recorrido recientemente y que, sin duda, es el más bello de todo el Pirineo. Estos cañones en forma de U han sido erosionados por la acción de antiguos glaciares y no por la del río Arazas que discurre por allí. El bellísimo Valle de Ordesa, admirado por cuantos lo visitan persuadió a las autoridades para que fuera declarado el Parque Nacional. Al contrario de los demás valles, éste tiene una orientación paralela al eje principal de la Cadena pirenaica. Desde el pueblo de Torla se contempla el magnífico Tozal del Mallo, recio paredón objeto del deseo de los montañeros que, sobre sus rocas han trazado los más bellos itinerarios de escalada. La característica vegetación arbórea comienza a desaparecer conforme se asciende por el cauce del río, en tanto que las praderías alpinas dejan paso al árido pedregal calizo que, en los lugares más elevados, se convierte en escaleras pedregosas como la de Soaso, no demasiado alejada de la Cola de Caballo, pequeña catarata que constituyó en tiempos el límite del parque. Un mustélido notable, el armiño, suele ser alimentado por los montañeros y, sobre todo, por los excursionistas, que dejan sus restos abandonados y atraen a nuevos comensales, como el ratón de las nieves (Microtus nivalis). La vertiente española

34

es mucho más árida que la vertiente francesa, como ha quedado de manifiesto en la zona de Gavarnie, donde los osos pardos se sienten muy a su gusto. La flora de las zonas orientadas al norte, a veces muy cerca de los neveros que se mantienen a lo largo de la estación seca facilitan la floración de especies alpinas como Potentilla alpina y Silene acaulis El Pirineo supone un lugar único para la contemplación de diversas especies animales, principalmentepor lo escarpado del terreno, que por fortuna ha impedido hasta ahora la masificación humana y ha podido evitar que se ponga en peligro la biodiversidad. Entre las casi 200 especies animales que sobreviven en la cordillera, destaca sobre todas la presencia del mítico Oso pardo, aun perseguido y esquilmado, que parece recuperarse muy lentamente de su declive poblacional que ha hecho que apenas alcancen los 20-25 ejemplares en la zona. Otra especie de interés en el reino de los mamíferos ungulados es el rebeco, que pasó de encontrarse al borde de la extinción a comienzos del siglo XIX, hasta alcanzar los 45.000 ejemplares actuales, historia igualmente repetida en el caso del ciervo o el corzo, extendidos todos ellos por todo el monte bajo, así como el omnipresente jabalí. El muflón fue introducido en el valle del Lanoux, al noroeste del Carlit, y el sarrio. No ocurre igual con el bucardo o cabra montesa de los Pirineos españoles, que se extinguió en el año 2000 entre la desidia y el abandono de los responsables medioambientales. Los carnívoros son legión en las montañas del Pirineo español. Además del citado oso pardo hemos anotado el zorro, tejón, nutria, marta, armiño, comadreja, turón, gineta, lince y gato montés. No podían faltar los lagomorfos, representados por liebres y los imprescindibles conejos. La interminable relación de roedores incluye el lirón careto, inquilino de los bosques; la ratilla agreste, y la campesina, muy abundante en las estivas del Canigou, en altitudes cercanas a los 1700 metros, la ratilla nival, rata de agua y rata de agua norteña, topillo oscuro, Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Gradas de Soaso

ratón de campo, que puede capturarse en los bordes del bosque, el ratón leonado, la ardilla común y la curiosa marmota, fácil de ver, por su constante situación de alerta a la entrada de las madrigueras y de los roquedos y sus escapadas a los pastizales alpinos. En total existen unas 42 especies de mamíferos en el Pirineo. Los insectívoros están representados por el topo europeo (Talpa europea) que se encuentra hasta los 2400 metros de altitud, el topo de río (Galemys pyrenaicus) encontrado en una gruta del Aude). La colicuadrada junto a la enana, la patiblanca del agua, la de arroyo y la común cierran la nómina de las musarañas de interés.

E

ntre las aves, el rey indiscutible, el quebrantahuesos, está extinguido en casi toda Europa, y es en el Pirineo donde la especie ha encontrado su último refugio, actualmente en expansión y proveyendo ejemplares para proyectos de cria y recuperación en los Alpes. Se cree que unas 90-95 parejas y 500-600 quebrantahuesos hoyan nuestros cielos. El gran depredador de los aires pirenacios es el águila real, seguido de una amalgama de especies nocturnas y diurnas como son los abejeros, milanos reales o negros, halcones, cernícalos, búhos reales o el rarísimo mochuelo boreal que pasó de considerarse extinto a ofrecer una población en torno a las 80 parejas, así como aves necrófagas, como el buitre leonado, el alimoche y últimamente un recién llegado en expansión, el buitre negro. En el bosque el urogallo, en claro peligro de extinción y muy afectado por el turismo masivo, parece en retroceso cuando se Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

habla de la vertiente española (4 machos en Navarra - 75 en Aragón y unos 450 en Cataluña) y muy bien conservado en la francesa (en torno a los 3.500 machos). Junto a él, unas 120 especies de pequeñas aves entre las que destacan el pito negro, pito real, pico dorsiblanco, torcecuello y treparriscos. En la alta montaña vive una de las grandes joyas pirenaicas, la perdiz blanca o lagópodo alpino. Las 700 parejas de este prodigioso y esquivo animal demuestras que todavía nos encontramos ante una de las últimas regiones vírgenes de Europa Occidental. En el Portillón de Benasque, en las inmediaciones de la frontera francesa nos cautivan las aguas serenas de los ibones pirenaicos

Acebo Las aves y la casi totalidad de los hervíboros solo pueden sobrevivir en el bosque invernal bajo la capa de nieve, como hacen los roedores, que se alimentan de las plantas enterradas, o como las perdices, que aprovechan las zonas limpias de nieves, en los alrededores de los cursos de agua. El 50% de los fitófgaos cantábricos viven del acebo, en el que aprovechan el alimento y el refugio térmico, pues en el acebal la tempertura es de 3º C, superior a la del exterior y además ofrece cobertura contra el mal tiempo, gracias a la densa muralla de espinas del acebal.

35


Oso pardo

36

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra


Rebeco, sarrio y gamuza Con éstos nombres se conoce el rumiante mitad cabra, mitad antílope que se desenvuelve en las altas montañas del Sur de Europa. Se trata de un bóvido de aspecto caprino, más pequeño y esbelto que la cabra montés. Ambos sexos tienen cuernos pequeños, finos, negros y curvados en forma de garfio. La cabeza y la garganta son claras y una mancha oscura cubre el ojo como si fuera un antifaz. El nombre científico es Rupicapra rupicapra. El sarrio, es una subespecie pirenaica, por lo que se conoce científicamente como R.r.pyrenaica. La otra subespecie del rebeco peninsular es el R.r.parva, el cual habita la Cordillera Cantábrica, donde muestra un tamaño algo menor, un pelaje estival más rojizo y garganta más clara. Los caracteres comunes son en primer lugar la forma de cabra más esbelta que la montés, patas proporcionalmente más largas, color del cuerpo casi uniforme, con una raya longitudinal en el lomo, algo más oscura. La cabeza tiene asímismo unas manchas oscuras que como si fuera un antifaz parten del hocico y terminan en la base de los cuernos, los cuales son negros, abiertos ligeramente y curvados hacia atrás. La gamuza es una especie alpina más corpulenta, y su peso puede alcanza rlos 50 kilos en tanto que nuestros rebecos y sarrios no superan los 35. La especie (R.r, pyrenaica ) incluyen los de estas montañas, los cantábricos y los de los Apeninos. Todos ellos, se alimentan de plantas herbáceas y gramíneas. En invierno, plantas leñosas que ramonean en los árboles y en la cordillera Cantábrica, herbáceas de Festuca, Carex y Nardus y enebros y acebos.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

37


PICOS DE EUROPA Y COVADONGA

L

a montaña de Covadonga se enriquece con una fauna propia del bosque, en el que abunda el jabalí, los corzos y las martas. Las aves están sobradamente representadas por el trepador azul, el agateador común y pájaros carpinteros entre los que destaca el pito negro, casi del tamaño de una corneja. El urogallo (Tetrao urogallus) completa esta nómina de especies notables. En los Picos de Europa, además de el rebeco, el topillo nival, y las chovas piquirroja y piquigualda no es impensable observar el llamado pájaro alpinista, es decir, el raro treparriscos (Tichodroma muraria).

Lago desde el Portillón de Benasque

38

El bosque mediterráneo ocupa una importante extensión en buena parte de

nuestro país, enriquecido con unas suaves temperaturas y un importante régimen de lluvias. La rica avifauna, compuesta por especies propias y muchas que invernan aquí, así como una riqueza de mamíferos muy abundantes en Andalucía, quizás más que en el resto de España, gracias a su mayor extensión superficial y a su situación privilegiada entre Europa y el África. La fauna macaronésica es muy limitada. En lo que concierne a los mamíferos podemos citar al conejo y el ratón de campo. El erizo ha sido citado, probablemente el moruno y el muflón ha sido introducido por el hombre, al igual que la rata común y el ratón doméstico. Según parece hubo un tiempo en que se vieron cabras salvajes en las cumbres del Teide. Hasta el mismo Humboldt aseguró verlas, si bien no pudo demostrar que fueran autóctonas, aunque probablemente debió de tratarse de una cabra asilvestrada.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


MAMÍFEROS DE ESPAÑA

E

n nuestro país, el conocimiento y el cuidado de nuestros mamíferos ha progresado de tal manera que hemos superado al que tienen muchos de los países de nuestro entorno. Por fortuna, en Iberia se encuentran algunos de los mamíferos más escasos de Europa y del resto del mundo, como ocurre con el visón europeo y americano y con el lince ibérico, y otras especies tales como el desmán o el topillo de Cabrera, exclusivas de nuestro país las cuales, si se pierden, desaparecerán para siempre. El desarrollo del cerebro, más grande en tamaño absoluto en relación con el de otros vertebrados, y el citado don de la memoria, el aprendizaje bajo la tutela paterna, la imitación del comportamiento de los mayores y otros ha dotado a esos animales de una capacidad superior a la del resto de los seres vivos naturales.

ERINACEIDOS Insectívoros

E

l erizo, la musaraña y el topo son los representantes más conocidos del grupo de euterios que ha transmitido hasta hoy el tipo más arcaico de mamíferos placentarios: los insectívoros. Parecen existir diversos hábitos característicos que se corresponden con los modos de vida: por ejemplo, los soricoides, de cuerpo alargado, cola larga, patas cortas, manto aterciopelado, como en las musarañas. Los talpoides excavadores, con tronco macizo, cilindroide, extremidades anteriores aptas para excavar, hocico puntiagudo, ojos y orejas pequeños, cola cortísima y piel suave y aterciopelada. Ericanoides, con cuerpo macizo cubierto con aguijones en las partes superiores y en los costados, como nuestro erizo común. Es muy amplia la distribución del orden de los Insectívoros, salvo en las tierras árticas, en Australia y en gran parte de América meridional, donde los insectívoros sólo están representados por el género Cryptotis, de los sorícidos. En conjunto el orden tiene 370 especies. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

L

os topos dorados africanos pertenecen a la familia de los crisoclóridos, uno de los grupos más arcaicos de los insectívoros. Se parecen a los verdaderos topos (tálpidos) por haberse adaptado a un género de vida, aunque su origen y conformación anatómica es diferente.

Erizo común

El erizo moruno ocupa la franja costera oriental de la Península, desde el Estrecho hasta Cataluña. En las islas mayores de las Baleares se rastreaban con perros y los comían, y en las Canarias reside en Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife. En Valencia ha desaparecido, víctima de los atropellos. 39


Sorícidos

E

l musgaño de Cabrera (Neomys anomalus) es frecuente en las sierras andaluzas como Sierra Nevada, Sierra Morena y en las Subbéticas. En Baleares y Canarias no aparece ni el musgaño patiblanco ni el de Cabrera. El musgaño enano (Suscus etruscus) es el mamífero más pequeño del mundo con sus 5 centímetros de largo y su peso de menos de 3 gramos. La cabeza y el hocico son bien visibles así como las orejas. Es común en encinares y alcornocales y en las terrazas de olivares, almendros y viñas de todas las tierras de Andalucía. No supera los 1000 metros de altitud. La musaraña gris (Crocidura russula) se asocia a todos los muros de piedra de toda la Península, a los majanosy linderos de cultivos, pastizales y en las afueras de los pueblos. En Sierra Nevada alcanza los 2000 metros pero en la Cordillera Cantábrica no supera los 900 metros. La musaraña enana reside en la cornisa cantábrica, desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de altitud. El nombre vulgar le viene por su minúsculo porte. Su atuendo es pardo uniforme. El pelaje invernal es más oscuro que el de estío. Reside en los Pirineos, el Montseny, Sistema Ibérico septentrional, Guadarrama y Gredos. La musaraña tricolor reside en el norte peninsular desde Lugo al borde occidental del Pirineo catalán, en el valle de Arán.

Topo ibérico

40

En el norte peninsular también vive el musgaño patiblanco y descendiendo

hasta el sur, desde Galicia al Pirineo oscense, con núcleos aislados en las montañas catalanas.En los encinares y en los alcornocales, así como en las terrazas de olivares, almendros y viñas vive el musgaño enano, el mamífero más pequeño del mundo. El lomo es gris pardusco y algo más claro en la zona ventral. Vive hasta los 1000 metros de altitud máxima, en una buena parte del territorio peninsular, y falta en una franja norteña. La musaraña gris, sin embargo, ocupa todo el territorio peninsular: en Sierra Nevada hasta los 2000 metros y en la Cordillera cantábrica no sobrepasa los 900.

Topos y desmanes

E

n la familia de los Tálpidos el topo europeo se distribuye por el nordeste peninsular, conformando una cuña que desde Asturias y Cantabria, se acerca a Burgos y La Rioja hasta alcanzar las tierras catalanas. El topo ibérico, de menor tamaño que el europeo, es siempre ciego. Se trata de una especie endémica que ocupa la Península Ibérica, aunque está ausente en el cuadrante nororiental sin ocupar Navarra, Aragón, Cataluña y parte de Castellón, querenciosa de prados, cultivos, cultivos frescos y regados. Reside también en bosques, más abundante en olmedas, fresnedas y choperas. Se reconoce como especie insuficientemente conocida. El desmán ibérico es exclusivo del sur de Francia, España y Portugal. Ocupa el Pirineo, la región cantábrica y los Montes Universales. En las sierras de Guadarrama, Gredos y Béjar persisten nucleos aislados, si bien parece haberse comprobado la extinción definitiva de la población del Sistema Central

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Murciélagos ratoneros

Quirópteros

L

os murciélagos emiten sonidos de alta frecuencia por la boca o por la nariz, ultrasonidos que al chocar contra los objetos provocan ecos que se recogen y permiten identificar al autor de los mismos. Los residentes en las zonas frías se regulan térmicamente mediante la hibernación a baja temperatura corporal y su metabolismo les permite estar más de seis meses sin comer gracias a las reservas de grasas. Se refugian durante el invierno en grutas, casas abandonadas y otros lugares con condiciones térmicas adecuadas por su temperatura y grado de humedad, como Canarias, Baleares y Andalucía, aunque en lugares más fríos, como las bocas de las cuevas, reducen de forma considerable el consumo de grasa. Habitualmente se desplazan a largas distancias, a veces de más de 1000 kilómetros. El ciclo reproductivo es bastante peculiar. En otoño, tras el celo y el consiguiente apareamiento, se difiere la implantación hasta después de la hibernación y se retiene el semen en tracto femenino durante la estación desfavorable. Las hembras ocupan los espacios de cría Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

más cálidos y los machos se alojan en refugios más frescos. Las crías tienen potentes dientes de leche, que les permite agarrarse al pecho de la madre y en los siguientes días se cuelgan de las patas. En sus poblaciones inciden de forma negativa las molestias y perturbaciones que generan los espeleólogos y los turistas. Sorprende la capacidad de los mamíferos para adaptarse a las condiciones del medio y para medrar en los diversos estadios de la biosfera, como los cetáceos, adaptados a la vida en el mar y los quirópteros, para el dominio del aire, con vuelo activo y verdadero, contrariamente a los grupos mal llamados “voladores”, pues en realidad son “planeadores”. Al permanecer activos durante el crepúsculo y las horas nocturnas, reposan durante el día en árboles, grutas y ruinas de edificios. Se alimentan de insectos, si bien hay quirópteros frugívoros (comedores de frutas) y carnívoros que capturan peces en la superficie del agua. Los llamados vampiros, se alimentan de la sangre de los vertebrados homeotermos. El murciélago ratonero pardo tiene una talla mediana y el pelaje superior rojizo, más claro en el vientre. Los pelos dorsales 41


con relación a los actuales fisípedos, cuyo tamaño varía desde los 35 centímetros de longitud del fenec del desierto hasta el metro y medio del lobo. Presentan un cuerpo musculoso, hocico prominente, patas largas y firmes, orejas grandes, extremidades anteriores con cinco dedos y cuatro en las posteriores. Los lobos cazan a la carrera, a veces en manadas, y son capaces de mantener el trote durante trayectos muy largos y el galope, a toda velocidad, cuando sea necesario Las hembras de los cánidos paren entre dos y una docena de pequeños ciegos e ineptos, una o dos veces al año. La gestación dura entre 50 y 70 días y el amamantamiento de 6 a 10 semanas.

E

l lobo es uno de los mamíferos de difícil localización en las tierras andaluzas orientales, en las que fue frecuente en el pasado y en la actualidad sólo se ve en tierras de Ciudad Real y Jaén. Las poblaciones más importantes, a nivel nacional, son las de la Sierra de la Culebra en Zamora.

Lobo ibérico Se encuentra en la Península Ibérica, en los Apeninos italianos, en la Península Escandinava y en la Europa oriental. Entre finales de enero y mediados de marzo se forman las parejas y proceden a delimitar los terrenos mediante marcas de deposiciones de excrementos, una vez se hayan expulsado los individuos indeseados. Cuando se termina la época de reproducción algunas parejas permanecen unidas y si abunda el alimento, las poblaciones son más densas y los grupos tienden a mantenerse unidos. A finales de abril o a principios de mayo la loba pare entre cinco y siete cachorros en algún lugar recóndito solitario, en abrigos rocosos.

42

son tricolores: la base gris, la zona media amarilla y las puntas rojizas. Las orejas presentan un margen profundo en su borde externo, casi en ángulo recto. La diferencia con el ratonero gris es que carece de la emarginación antes mencionada. Habita en arboledas sobre sierras, refugiándose en desvanes, altillos de iglesias y cortijos, y también en cuevas y minas. Existen tres especies de murciélagos de Canarias seguramente introducidas por los españoles, que también introdujeron ciervos y cerdos asilvestrados en las islas afortunadas. Se conocen casos de gatos asilvestrados y perros cimarrones. La flora relicta del Terciario presenta una impresionante nómina de fabulosas especies endémicas. Los cánidos son principalmente conocidos por el lobo y el zorro, ambos de aspecto muy homogéneo y caracteres más primitivos

El lobo es un animal muy esbelto, con hocico alargado, ojos con pupila redonda, orejas erectas de gran tamaño, patas más bien cortas. Se desenvuelve muy bien tanto en las sierras como en los llanos, donde se alimenta con una dieta variable de presas. Es algo más pequeño que el perro pastor alemán, y se diferencia de éste por tener una cabeza más grande y redonda, con ojos oblicuos dorados o de color del ámbar. Presentan un colorido más oscuro en el cuello, en el lomo y en la cola. Mide más de un metro de largo, los adultos pesan más de 30 kilos y se han visto ejemplares hispanos de casi 50. En invierno se viste con un espeso pelaje, contrariamente a lo que sucede en verano, en que su estampa es menos majestuosa. Además de las marcas que deja mediante la orina y las heces, posee distintas glándulas olorosas, como sacos anales y otras. Por las mismas, puede reconocer el sexo, la edad y el estado en que se encuentra cualquier miembro de la prole o de la pareja, en lo relativo a la reproducción. Para el pueblo, fue en tiempos un ente diabólico y motivo central para la celebración de ritos que deberían Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


propiciar fecundos ganados y lobos más respetuosos con los hombres. Los ungulados en estado salvaje fueron perseguidos por el lobo además de por el hombre. El ciervo y el gamo en nuestras latitudes y el alce, el reno y el caribú en las septentrionales, fueron presas preferentes en la dieta del cánido. Además de la predación sobre ovejas y otras especies de ganado doméstico, el lobo consume cérvidos donde pueda encontrarlos, sin desdeñar algunos mustélidos, como el tejón. Pero la lista no se agota aquí, ya que incluye además anfibios y reptiles, liebres, castores, pequeños roedores y carroña. Entre finales de enero y mediados de marzo se forman las parejas y proceden a delimitar los terrenos mediante marcas de deposiciones de excrementos, una vez se hayan expulsado los individuos indeseados. Cuando se termina la época de reproducción algunas parejas permanecen unidas y si abunda el alimento, las poblaciones son más densas y los grupos tienden a mantenerse unidos. A finales de abril o a principios de mayo la loba pare entre cinco y siete cachorros en algún lugar recóndito y solitario, o

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

en abrigos rocosos. Los lobeznos nacen vestidos con un pelo suave de color uniformemente negruzco.

E

l zorro ocupa ya toda clase de terrenos, siempre que en ellos encuentre refugio y alimento, lo cual está garantizado dado su alto grado de aclimatación. Se encuadra en la familia de los cánidos y los estudios más avanzados señalan que en Europa no existen subespecies descritas, si bien parece evidente la diferencia morfológica, (tamaño y pelaje), entre los zorros ibéricos meridionales y los septentrionales. El incremento de la población de zorros parece haber inquietado a los cazadores, que los persiguen por el daño que dicen que infringen sobre las especies cinegéticas, pero generalmente los que no hacemos uso de la escopeta nos alegramos al contemplar su soberbia estampa, su mansedumbre y nos rendimos admirados ante su astucia. Por encima de todo, nos alegra saber que el zorro español se ha librado de la sarna y de la rabia silvática que se extendieron por toda Europa, desde los años cuarenta del pasado siglo y más aún si conocemos que, por fortuna, ya se prevé el final de dichas epidemias.

Zorro rojo adulto

43


Chacales africanos Los chacales son diferentes de los lobos por su corpulencia más modesta y la frente menos realzada. Se han descrito 4 especies africanas y eurasiáticas, las cuales se alimentan de de mamíferos pequeños, como pájaros y otros animalillos, así como de huevos, vegetales, carroña y restos abandonados por los grandes carnívoros. Se reúnen en pequeños grupos para cazar en parejas, y también aislados. Es muy importante el chacal común o dorado (Canis aureus) que con su forma de pequeño pastor alemán y su pelaje gris amarillento y su altura de unos 50 centímetros se difunde por la Europa sudoriental, en África septentrional y oriental, Arabia, Asia Menor y por buena parte de Asia central y Occidental, llegando hasta la India y Tailandia. Prefiere para vivir los terrenos semiabiertos, estepas y zonas pantanosas, pues es realmente un buen corredor y también nadador. Deja su actividad hasta la noche, aunque su voz se oye normalmente por la tarde, con sus gritos y ladridos. Vive con su pareja durante toda su vida. Por marzo y abril entra en celo, la gestación es de alrededor de dos meses, cría entre abril y mayo entre 3 y 8 cachorros ciegos y lanudos. También son muy conocidos los chacales africanos estriados y el característico chacal de dorso negro (C. mesomelas), de manto amarillo –rojizo, que se adorna con una franja ancha de pelo más largo, gris plateado, con abundantes manchas negras.

44

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Mapache Dentro de la familia de los Prociámidos destaca el mapache, también llamado osito lavador, de costumbres nocturnas. Nada y trepa con faciliad en las orilla de los ríos en las que suele lavar los moluscos, peces, crustáceos y otros alimentos que ingiere.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

45


E

l astuto raposo sabe siempre dónde y cuándo debe de cazar, valiéndose para ello de una vista, un oído y un olfato excepcional. Apenas tiene competencia: su amplia jornada de trabajo nocturno le ocupa más de la mitad de su recorrido de campeo. El resto, durante el día, consiste en aprovechar los lugares donde el hombre deposita sus basuras y en ellas encuentra alimentación suplementaria.

Posee cinco dedos en las patas delanteras y cuatro en las traseras, uñas no retráctiles en ambas, y unas pocas glándulas sudoríparas en la piel, lo que le obliga a regularse por las vías respiratorias y por la lengua.

En cuanto se pone el sol, inicia su imparable actividad, para satisfacer a una gran familia que se compone de tres o cuatro hembras, una de ellas la dominante y las otras dependientes, que suelen dedicarse al cuidado de los pequeños. En diciembre tiene lugar el celo, que se prolonga hasta febrero y la carnada de cinco o seis zorreznos nace entre marzo y abril. Las hembras de segundo orden ayudan en el periodo de cría e incluso contribuyen con su trabajo para complementar el alimento si el cabeza de familia lo considera estrictamente necesario. En años de escasez, se mantienen los territorios, pero las hembras subordinadas son expulsadas y hasta obligadas a dispersarse.

De menor tamaño, existen cuatro especies de chacales africanos y eurasiáticos. Se alimentan de pájaros, mamíferos pequeños, huevos, carroña y restos abandonados por otros carnívoros, sobre todo los de gran envergadura. El chacal de dorso negro se caracteriza por el manto oscuro y por su mayor tamaño. A cierta distancia presenta brillos plateados en contraste con los flancos rufos. El extremo de la cola es negro.

El éxito reproductor del zorro está ligado directamente a la disponibilidad de alimentos y a la mortalidad causada por el hombre o las epidemias. El estratega valora en cada momento el tamaño de las camadas y el grado de la proporción de hembras que debe criar en ese año. Las poblaciones de topillos influyen, así mismo, en el tamaño de las camadas del raposo, dándose el caso de tener que reducir en algunas ocasiones las mismas a menos de la mitad. Cuando por el contrario las poblaciones andan muy mermadas los zorros arrasan los nidos de las terreras, cogujadas montesinas y otras especies que crían en el suelo, lo que facilita el que engullan tanto los huevos como los indefensos pollos.

Mapache

46

Tiene el tamaño de un perro mediano que presenta un cráneo alargado, hocico muy puntiagudo y las orejas grandes y triangulares. La cola es un jopo largo y densamente cubierto de pelo, con la punta blanca. Su pelaje es suave y espeso, de coloración entre el amarillo y el pardorojizo en sus partes superiores y blanca en las inferiores, que suele mudar una vez al año, entre la primavera y el otoño. La parte anterior de las patas y pies son negros.

Durante la época de mixomatosis el zorro se alimenta en gran parte de conejos, y en otoño e invierno suele consumir abundantes raciones de frutos y bayas.

Habita en África oriental, sobre todo en lugares arenosos, a lo largo de los ríos y en las orillas del mar, donde caza pequeños mamíferos. Entre los carnívoros se incluye una curiosa y extraña familia que presentan afinidades con los úrsidos y los cánidos, los prociónidos, que constituyen un grupo de cierta heterogenenidad en lo que respecta a su especie más importante, el panda gigante, que fue descubierto por el padre David en las montañas de China en 1869 y pasados unos sesenta de años llegó a Inglaterra y posteriormente a otros países europeos, entre ellos España. Miden entre 30 centímetros y un metro de longitud, extremidades de cinco dedos y se alimentan de vegetales y a veces con dieta cárnica. Viven en el suelo al igual que en los árboles, con una gran diversidad de comportamientos: uno entre los asiáticos y dos en las dos Américas. La familia cuenta con 17 especies. La más interesante y popular es el mapache u osito lavador, de color gris amarillento jaspeado de negro. Prefiere costumbres nocturnas y nada y trepa con facilidad, en las orillas de los ríos y los lagos donde puede lavar los alimentos que ingiere: moluscos, peces, crustáceos etc. Vive sólo en la América septentrional y central. En América Central y del Sur son de gran interés los potos kinkajú, de las selvas Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


mejicanas y brasileñas, donde tiene una gran difusión el coatí rojo, que vive en diversas zonas de América meridional. Marchan trotando y a saltos, la cola es anillada y la luce elevada verticalmente y el hocico es puntiagudo hacia abajo, para localizar cualquier animalillo que le agrade.

LOS ALPES FRANCESES E ITALIANOS

L

os Alpes franceses, con sus impresionantes cumbres de Mont Blanc, La Vanoise y otras, como los italianos de Gran Paradiso y Stelvio y otros Parques Nacionales y otras áreas similares, se han convertido en auténticos reservorios de fauna, tanto la amenazada por la caza, como la que ha sufrido enfermedades y epidemias, colaborando con los responsables de los mismos y en otros casos tratando de detener la reducción de las poblaciones y la extinción de las más importantes especies. El lince boreal, el hermano septentrional del ibérico, el íbice, rebecos, corzos, marmotas, osos pardos y polares, zorros comunes y árticos y otros más que tienen una deuda de gratitud con muchas personas que contribuyen, bien por ser su modo de vida o de manera puramente altruista.

Mustélidos

entre los que destacamos la comadreja, nuestro carnívoro más pequeño. Su cuerpo alargado y cilíndrico y su forma de moverse como reptando, junto a sus cortas patas, le confiere un aspecto algo reptiliano. El cuerpo mide como máximo 24 centímetros en los machos y un 30% menos en las hembras. La cola mide unos 8 centímetros. El dorso y la cola son de color pardo claro y blanco por debajo, desde el labio inferior hasta el ano. Se distribuye por toda la Península con el nombre científico Mustela numidica vulgaris, salvo en el sur, donde se ha descrito la subespecie iberica que es más grande que la septentrional y se distingue por tener sus cuatro patas blancas y recta la línea de separación entre el suave color pardo del dorso y el blanco del vientre, que en la especie vulgaris suele ser sinuosa o dentada. Sus reducidas dimensiones y su forma alargada le permiten cazar en estrechos túneles. En cuanto captura un roedor ocupa su madriguera. Diariamente necesita una cantidad de alimento cercano a un tercio de su peso, esto es, lo equivalente a unos 600 roedores al año. Tan importante es su alimento diario que muere si no come a lo largo de todo un día. Para evitar los riesgos, en los períodos de escasez, suelen almacenar presas muertas. Comadreja

L

a luz se extingue en las tierras de Andalucía, las dos Castillas y otras zonas boscosas y montañosas de España. Nuestros 9 mustélidos comienzan su febril actividad, con representantes en todos los hábitats, incluyendo las aguas continentales y las marinas, y todos los continentes, excepto Australia y la Antártida. Consta de 26 géneros y 67 especies, entre los cuales se incluyen los carnívoros más pequeños, de un peso de menos de un kilo los más pequeños. Los mustélidos presentan cuerpos alargados y patas cortas, y muchos de ellos son excelentes trepadores, con una actividad que se prolongará durante toda la noche, hasta que el alba indique el camino a las madrigueras. Representan la familia más numerosa de los fisípedos y, sobre todo, la más importante en las tierras europeas ya que encuadra en ella la fauna de los carnívoros españoles, Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

47


En Sierra Nevada se ha citado una subespecie, propia de las altas montañas, Mustela nivalis ibérica, que sobrevive al frío invierno alimentándose tras cazar topillos en las galerías bajo la capa de nieve. Permanecen activas tanto de día como de noche. Alternan periodos de actividad de entre diez y cuarenta y cinco minutos con otros de descanso. Otros dos o tres periodos de descanso se prolongan unas cuatro horas cada día. En primavera las hembras ahorran energías, para afrontar el período de cría sin problemas. Los machos necesitan alimentarse sin descanso, ya que tienen que cubrir un gran número de hembras. Entre febrero y septiembre se aparean y la gestación dura algo más de un mes. Entre abril y mayo nace la primera camada, compuesta por entre cuatro y ocho cachorros, en función de la disponibilidad de alimento. A las tres o cuatro semanas destetan a los pequeños que, a las 8 semanas, ya son capaces de matar presas de forma instintiva, y entre las 9 y las 12 semanas se rompe el grupo familiar.

L

as comadrejas son particularmente solitarias: sólo se reúnen con algún congénere para aparearse. Si a principios del verano los micromamíferos son muy abundantes, las hembras adultas

se deciden a criar de nuevo, y hasta lo intentan las jóvenes hembras que nacieron en primavera, ya que la madurez sexual se alcanza a los tres o cuatro meses. Las camadas tardías, sin embargo, se desarrollan más despacio que las de primavera. La posibilidad de criar en camadas tardías es un fenómeno único que se da en los carnívoros. Cuando las poblaciones de roedores presentan una baja densidad, las comadrejas deciden no criar y cuando la densidad es alta se producen fluctuaciones en las poblaciones de comadrejas. Las de los topillos agrestes en Gran Bretaña dispara la densidad de comadrejas y lo mismo sucede cuando se reduce el número de roedores. No se conocen casos de comadrejas con más de tres años de vida. Las poblaciones de comadrejas, por su parte, suelen ser presas fáciles para las rapaces de gran tamaño y buenas competidoras con otros carnívoros para conseguir el alimento. Cuando aparece la mixomatosis se reducen las poblaciones de conejos y aumentan las de las comadrejas. En casi todos los espacios naturales de la geografía andaluza podemos observar comadrejas: especialmente en las sierras calizas, donde abundan las surgencias de agua y las madrigueras. En la

Garduña durante el día

48

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Desembocadura del río Guadalhorce la hemos visto bajo los tarays de las orillas, en oquedades en los Montes de Málaga y en las zonas con tuberías secas que utilizan como madrigueras.

L

a garduña (Martes foina) es uno de los carnívoros de mediano tamaño y de difícil localización: su cuerpo alargado, sus patas cortas y la cola larga y poblada le permiten pasar bastante inadvertida. El pelaje es pardo rojizo, más claro en la cabeza y más oscuro en las patas y la cola. Debajo del cuello presenta un babero de puro pelo blanco, a diferencia del que ostenta la marta, especie muy parecida, que no se ve por Andalucía, que es amarillo-anaranjado. Generalmente, permanece fuera de sus refugios durante el crepúsculo y sobre todo a lo largo de toda la noche, desde la puesta del sol hasta el alba. Es una especie solitaria que se aparea frecuentemente cuando entra en celo. Su vida es de 10 12 años, a veces 15. Defiende sus territorios de los individuos del mismo sexo que pretenden ocuparlos y marca los límites territoriales mediante secreciones de sus glándulas anales. Se refugia en árboles, en los huecos entre las rocas, en las pilas de troncos en el bosque, y en lugares cálidos. Suele mantener varias madrigueras, que ocupa indistintamente Durante el invierno se instala en pajares, graneros, corrales y otras construcciones humanas. Según parece, en los países de la Europa fría, se guarecen en los motores de los vehículos de motor estacionados en las calles, lo cual puede provocar accidentes y averías pues mordisquean los cables y destruyen los circuitos. Desconocemos si existe constancia de daños similares en los vehículos de la Península Ibérica. Se alimenta de insectos, miel, frutos y hasta de carroña, con preferencia por los micromamíferos y los frutos: higos en verano y moras en otoño. En Sierra Morena (Huelva) se estudiaron los excrementos y se detectaron los alimentos más frecuentemente ingeridos, entre los que ocuparon un lugar destacado los insectos y los reptiles. Los roedores e insectívoros más frecuentes encontrados en los excrementos y en los estómagos de las garduñas fueron topos, ratas, lirones, topillos, conejos y reptiles, así como aves y huevos. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

En enero se produce una especie de falso celo, en el que suelen comportarse como en el verdadero celo de julio y agosto. La hembra atrae entonces a los machos con un grito y sobre todo con los efluvios de sus secreciones, incitándolos a copular en numerosas ocasiones. El celo de verano dura unos 15 días, tras los cuales la hembra prepara una cama tapizada con maleza y musgo entre piedras, o en un tronco de árbol. La gestación dura 56 días, pero pueden transcurrir ocho o nueve meses desde la cópula hasta el parto. La implantación se retrasa durante un par de meses aproximadamente y tras la gestación real, por marzo o abril, nacen las dos o tres crías de la camada, que pueden llegar a ser excepcionalmente hasta ocho. Las crías nacen sin pelo y ciegas; la lactancia entre un mes y mes y medio, con el problema de si la camada es grande las crías tienen que alternarse para conseguir mamar de las dos únicas tetillas que posee. Las crías toman alimentos sólidos a las cinco o seis semanas; la madre sólo deja el cubil durante la noche en dos o tres ocasiones con objeto de aportar alimento a las crías.

Garduña durante la noche

Podemos encontrar garduñas en bosques de todo tipo, preferiblemente roquedos donde puedan refugiarse y en zonas agrícolas. Sus excrementos presentan una forma y color diferente según los alimentos ingeridos: Presentan una punta roma y otra puntiaguda, con una longitud de entre 5 y 10 centímetros y suele depositarlos en lugares elevados emplazados en los caminos que frecuenta. Las huellas son entre 4,5 centímetros y 3,5, presentan una almohadilla de la planta y cuatro de los dedos con sus uñas y no se marca la del quinto dedo. 49


Vivérridos y herpéstidos

L

os vivérridos deben de vincularse con los félidos y los hiénidos, por ser fisípedos de tamaño pequeño o medio, cuerpo generalmente delgado, flexible y ágil, con extremidades cortas y larga cola. Suelen ser muy vistosos, con su anillado y el manto manchado o estriado. Los vivérridos son verdaderos carnívoros, que trepan con facilidad por los árboles y a veces establecen allí sus madrigueras. La familia agrupa unas 75 especies difundidas por la Europa del suroeste, África y Madagascar. En la familia de los herpéstidos se encuadró nuestro simpático meloncillo que ya engrosa el citado grupo.

La ´bicha pelúa´, hilera de meloncillos

E

n los días soleados y frescos cercanos al comienzo del invierno, suelen verse en el bosque mediterráneo grupos de meloncillos (Herpestes ichneumon), uno de los escasos mamíferos diurnos del sur peninsular ibérico. Fue localizado y estudiado por Haenseler, el boticario de Carratraca, naturalista y estudioso de la flora malacitana y en el siglo XIX Gray describió la subespecie española (H.i. widdringtonii), distinta a la norteafricana por su mayor tamaño y sus dientes más grandes. Esta mangosta andaluza es muy parecida a la de la India, aunque su pelaje es oscuro, con mechones de pelo claro, cola gruesa

en la base y en el extremo, punta de lanza con un vistoso mechón muy oscuro. El hocico es negro y la pupila vertical, lo que es excepcional entre los mamíferos. Vive en grupos familiares que suelen caminar pegados uno tras otro, conformando lo que se conoce en Andalucía como la “bicha pelúa”, que causa verdadero pavor a muchos de los que se topan con ella. Habita en zonas fluviales y en arboledas. Se alimenta de pequeños vertebrados y de insectos, crustáceos, frutas y setas. Su principal fuente de nutrientes consiste en gazapos pequeños, que aún no han salido del refugio y son capturados en él. Tiene el tamaño de una marta, cuerpo robusto de ocho kilos de peso y 45 a 65 centímetros de largo y más de 30 de cola. La cabeza es afilada y las patas cortas. Las huellas son semiplantígradas, en las que se marcan los cinco dedos y las uñas, que no son retráctiles. Los excrementos, de 10 a 15 centímetros de largo y hasta de dos centímetros y medio de diámetro, suelen deponerlos en cagarruteros, caminos, zarzales y zonas de vegetación enmarañada. Es especie netamente africana, que se reparte por el continente, excepto por el desierto del Sahara. Por el norte llega hasta Asia Menor y Palestina. En la Península Ibérica, se encuentra al sur del Tajo, donde destaca entre los carnívoros de tamaño medio y en España, abunda en Sierra Morena y más aún en las serranías de las provincias de Cádiz y Málaga, expandiéndose a Extremadura. Es muy común en el Parque Nacional de Doñana, en el Parque Natural de Grazalema y en

Meloncillo adulto con jóvenes

50

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


La Sauceda y Montes de Cortes. Evitan el bosque mediterráneo por temor a ser capturado por los linces. Fue introducido por los árabes para controlar las poblaciones de serpientes; durante la noche se encaman en madrigueras subterráneas de tejón o de conejo y, en menor medida, entre la vegetación y en agujeros arbóreos. No trepa con facilidad por los árboles por lo que visita las lagunas donde captura aves acuáticas y anfibios y aunque consume carroña no frecuenta los basureros. Se despierta con el alba, aunque despliega su mayor actividad una o dos horas más tarde, en una charca de poco fondo o en una laguna somera, donde captura ranas y culebras de agua. Después se van incorporando hembras y jóvenes y se forman las hileras de la “bicha pelúa” tras el macho dominante.

Gineta foto principal

El grupo de las mangostas o icneumones, en sentido lato, constituyen la subfamilia de los herpestinos, la más numerosa, con unas 30 especies, difundidas en África y en Asia. Los meloncillos tienen un tamaño modesto y un manto sin manchas y sin rayas en la cola.

L

a gineta mide medio metro de largo, posee una cola de unos cuarenta centímetros y un peso de unos dos kilogramos, siendo los machos más grandes y algo más pesados que las hembras. El incremento de la población de ginetas en Andalucía ha propiciado que sea el carnívoro más frecuente en esta región, después del zorro, que habita en serranías, alcornoques, encinares y olivares. Se alimenta de pequeños mamíferos, ratones de campo, estorninos, zorzales, petirrojos y pajarillos de similar tamaño. Los anfibios, reptiles, peces, huevos y desperdicios humanos completan su dieta. Se han registrado consumos de pequeños conejos y liebres, lo que sin duda tranquilizará a los cazadores, así como el que en los registros no se citen perdices, lo que garantiza un mínimo impacto en las especies cinegéticas. Comienzan su actividad nocturna a la puesta del sol y se encaman cuatro horas antes del alba, lo que explica el que sea difícil de observar, aunque hemos visto ejemplares a plena luz del día. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Por febrero y marzo las solitarias ginetas comienzan a buscar compañero. En los caminos se incrementan notablemente las deyecciones y las señales olfativas mediante la orina. La gestación dura más de dos meses, por lo que ya entre abril y junio nacen hasta 4 cachorros, de una única camada. Sólo las que han nacido a principios de año o han perdido los retoños suelen parir en otoño. Los cachorros salen del cubil tras cuarenta o cincuenta días lo abandonan cuando comienzan a manifestar aptitudes cazadoras, confirmadas hasta en condiciones especiales como es la cría en cautividad.

Gineta trepando por una rama

51


Turón

E

l turón es un carnívoro de la familia de los mustélidos, que habita en bosques, monte espeso bajo y a veces, en las proximidades del hombre. Se distribuye por el territorio europeo hasta el sur de Finlandia y Suecia. Posee un pelaje áspero y largo, con un color pardo oscuro por encima, que oculta una densa capa amarillenta, y es negro por debajo. También son negras las cortas patas y la poblada cola. El cuerpo es cilíndrico y el cuello bastante largo. Expele un desagradable olor, por la secreción de las glándulas anales. El color varía considerablemente entre formas pálidas y otras más rojizas. La hembra es algo menor que el macho, con un peso que sobrepasa ligeramente la mitad del suyo. La longitud de la cabeza y el cuerpo de éste es de más de 40 centímetros, a lo que hay que añadir 18 centímetros de cola. Se aparea en marzo o abril y la gestación dura alrededor de 6 semanas. Lo normal es es que críen una sóla camada al año, con 5 o 6 cachorros ciegos y totalmente blancos que, con el paso del tiempo, adquirirán manchas y tonos pardos coloreados de formas diversas, y hasta el otoño no se separan de la madre.

52

Félidos

E

stamos ante una familia de 35 especies solitarias, huidizas y trepadoras que habitan las apartadas zonas forestales y se distribuyen por todo el mundo, salvo por Australia, Madagascar y la Antártida. En ellos destacan especialmente sus ojos grandes con visión binocular en color. Con luz de día su visión es la misma que la del hombre, pero cuando la luz decae ven hasta seis veces más que los humanos. Poseen un oído perfectamente dotado para las zonas boscosas y un olfato bueno. En España viven dos especies salvajes: el lince ibérico y el gato montés”.

E

l lince ibérico es un félido de tamaño mediano, con unas patas proporcionalmente largas y una cola muy corta, reducida a un muñón, negra en su extremo. Tiene unas orejas grandes, terminadas en un característico pincel de pelos negros. La cara está rodeada por pelos muy largos, formando unas grandes patillas terminadas en punta, más desarrolladas en los ejemplares adultos. El pelaje es leonado y está moteado de manchas negruzcas, y la cola mide sólo 14 centímetros, características que unidas al mayor tamaño corporal le distinguen del gato montés. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Las huellas suelen encontrarse en sendas y caminos, son redondeadas, con cuatro dedos alineados en arco abierto y no marcan las uñas. Son casi idénticas a las de los gatos —monteses o domésticos— lo que dificulta su correcta identificación. Los excrementos aparecen con frecuencia en cruces de caminos y veredas, a veces en grupos, y suelen presentar un aspecto satinado y color gris ceniza cuando están secos. Miden unos 22 mm de diámetro y, si son frescos, despiden un característico olor acre.

En 1988 el lince desapareció en el 80% del área que ocupaba en 1960, lo que indica la enorme regresión experimentada. Entre 1996 y 1998, con ayuda de un proyecto LIFE financiado por la Unión Europea, se han actualizado los estudios sobre la situación del lince en todas las comunidades autónomas menos Andalucía. Los resultados generales muestran una reducción notable de su número y área de distribución con respecto a 1988. En 1998 se baraja una cifra aproximada de unos seiscientos linces para España y Portugal.

Se ha considerado a veces como una subespecie del lince europeo (Lynx Iynx), pero se sabe que tiene una historia evolutiva distinta y, hasta épocas recientes, ambos han convivido en ciertas áreas de Europa sin hibridarse. Además, recientes investigaciones genéticas prueban sin lugar a dudas la identidad específica del lince ibérico.

Habita en el matorral y el monte mediterráneo, siempre que se dé abundancia de conejos, grandes extensiones con densa cobertura vegetal y un grado bajo de molestias humanas. La combinación de matas espesas —para el encame y la reproducción— y de extensiones herbáceas o maquis abiertos que permitan la caza y el desplazamiento parece esencial. Sólo se han encontrado linces establecidos en áreas con cobertura superior al 60%, alejadas de núcleos urbanos importantes y poco visitadas. La estructura de la vegetación en mosaico, que parece favorecer la abundancia de conejos, es muy importante. Salvo en Doñana, vive en la actualidad en sierras mediterráneas, entre los 400 y 1 300 m de altitud y se ha podido observar en medios llanos, casi al nivel del mar, en el monte mediterráneo o en la marisma y algún individuo, en particular jóvenes en dispersión, puede desplazarse por áreas cultivadas o plantaciones de eucaliptos.

En las poblaciones ibéricas se distinguen dos patrones de diseño en las manchas de la piel: uno con manchas pequeñas y numerosas, y otro con un menor número de manchas pero más grandes y ordenadas en líneas interrumpidas. Los ejemplares de Doñana muestran el segundo tipo de librea; los de los montes de Toledo y sierra Morena muestran ambos patrones. En la Península Ibérica sobreviven menos de 50 individuos en Portugal y en España, localízados fundamentalmente en el cuadrante suroccidental, se distribuía en 1988 con 48 núcleos estables y 1100 ejemplares, ocupando una superficie total de unos 11 000 km2. Más de la mitad de los linces españoles se concentran en la zona oriental de sierra Morena (provincias de Jaén. Ciudad Real y Córdoba) y en los montes de Toledo (Ciudad Real y Toledo). Otras poblaciones menores se encuentran en la mitad occidental del sistema Central (sur de Salamanca, Ávila y Madrid), en la provincia de Cáceres y en otros puntos de Castilla La Mancha y Andalucía, incluyendo el Parque Nacional de Doñana y su entorno, donde viven unos cincuenta ejemplares. Además, podrían sobrevivir todavía algunos individuos en la cordíllera Cantábrica y en los Pirineos, pero tal posibilidad parece cada vez más remota.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Lince ibérico

Lince ibérico

En lo relativo al uso del espacio, se podido comprobar en Doñana que los individuos adultos residentes utilizan áreas exclusivas en las que no permiten asentarse a los adultos del mismo sexo. Estos territorios apenas se solapan y su extensión es menor cuanto mayor es la densidad de conejos. Así, los territorios de machos y hembras con escasez de conejos son de menor extensión. En épocas muy calurosas buscan los lugares más húmedos y umbríos y en la Vera de Doñana aprovechan las abundantes poblaciones de conejos y gamos. 53


Parece existir una fuerte competencia por los hábítats de mayor calidad entre los individuos del mismo sexo. Probablemente, el marcaje olfativo, por medio de excrementos y quizá de orina, es importante para delimitar los territorios, cuyos límites suelen coincidir con rasgos notables del terreno, como pistas forestales o cortafuegos. En Doñana se conocen casos de machos y hembras que se establecieron en áreas previamente ocupadas por residentes, todos los cuales abandonaron la zona y comenzaron movimientos dispersivos similares a los de los subadultos. En ambos sexos, el reemplazamiento del territorio estuvo precedido por violentos combates, en los que los linces derrotados sufrieron graves lesiones o murieron. Los machos adquieren territorios al dispersarse por nuevas zonas, ocupando territorios de machos muertos o expulsando a sus propietarios. Las hembras, además, pueden heredar los territorios maternos. Cuatro machos de Doñana adquirieron sus propios territorios entre los veinticuatro y veintinueve meses de edad, y tres hembras, a los veinticuatro o veinticinco meses.

E

n todos los puntos de España donde se ha estudiado la alimentación, el conejo es la presa fundamental del lince, lo que representa el 80-90 % de la biomasa consumida. Es probable que el lince ibérico haya evolucionado con el conejo, lo que explicaría la reducción de su talla y el que sus necesidades energéticas (673-912 kilocalorías diarias, es decir, unos 650900 gramos de carne cada día) coincidan con el peso medio de un conejo silvestre. Hasta tal punto es así que la densidad de linces y su éxito reproductor están ligados a la abundancia de conejos, y la diaria actividad de ambos en Doñana parece estar sincronizada. Cuando el conejo escasea, los linces cazan presas de sustitución, que en Doñana son sobre todo cérvidos y ánsares comunes. En los montes de Toledo, perdices y mícromamiferos. En Doñana. los cérvidos son cazados sobre todo en otoño-invierno, cuando es mínima la abundancia de conejos. Los linces prefieren los gamos a los ciervos, y las crías antes que los adultos. Los gansos son cazados durante la invernada, sobre todo en los años de sequía, cuando son más vulnerables.

54

El lince caza al rececho y a la espera, y si el primer intento resulta fallido no persigue a sus presas. Mata a los conejos de un mordisco en la nuca y a los cérvidos por asfixia tras ser mordidos en la garganta. por delante de la laringe. En Doñana, en períodos de gran abundancia de alimento, se ha visto a linces atrapar conejos vivos, jugar con ellos y luego dejarlos escapar. En una ocasión, una hembra adulta radiomarcada dejó un conejo en una pista para vehículos y se retiró a dos metros de distancia, capturándolo cada vez que intentaba escapar. Cuando la presa permanecía inmóvil, la hembra la empujaba con la zarpa y continuaba jugando. Al cabo de treinta y un minutos, dejó huir al conejo. Diez minutos después capturó otro, jugó con él durante cinco minutos y al final se lo comió. Una vez muerta, la presa es transportada hasta un lugar protegido para devorarla. Los conejos se los empiezan a comer por la cabeza y los consumen en su totalidad; de los cérvidos sólo aprovechan las masas musculares de las patas y el cuello. Los linces cubren los restos con ramaje y tierra, y pueden volver a comer varias veces del mismo cadáver, pero no comen carroña ni restos de animales no capturados por ellos. El impacto de la depredación sobre los conejos se considera moderado; dado que los linces acostumbran a atacar a otros carnívoros más pequeños, excluyéndolos de su área de campeo, protegen parcialmente a las poblaciones del lagomorfo de esta presión adicional. En Doñana, los linces son responsables de al menos el 50% de la mortalidad natural de los gamos jóvenes. No obstante, considerando la superpoblación de herbívoros en el parque. el impacto real sobre la población total debe de ser mínimo. Al contrario que el lince europeo, el ibérico nunca ataca al ganado, aunque excepcionalmente podría capturar aves de corral. La actividad del lince es fundamentalmente crepuscular y nocturna, siendo más diurnas durante el invierno. No obstante, no parecen existir patrones muy definidos. Los linces menores de un año muestran una actividad mucho más diurna que los adultos. Cincuenta y tres linces marcados en Doñana pasaron una de 10,2 horas diarias descansando

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Lince con cría

Los linces de Doñana viven en solitario, excepto en temporadas de celo y cría. No obstante, se han constatado dos casos en los que una hembra adulta compartió un conejo que había cazado con sus hjjos de ocho y veintiún meses que, aunque no vivían dentro del área de campeo de madre, eran ya independientes. Se ha observado la coexistencia de hijos adultos con su madre Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

y la camada posterior en la misma área de campeo, aunque se desconoce el grado estas familias. La reproducción de los linces está insuficientemente conocida El celo debe de comenzar en enero o principios de febrero, aunque en ciertos casos podría iníciarse ya en noviembre. La gestación podría durar 55


de sesenta y tres a setenta y tres días, y la fecha normal de los partos se sitúa entre marzo y abril, aunque pueden producirse en cualquier momento del año. El macho no coopera en la cría. La camada puede constar de una a cuatro crías, pero suele ser de tres. En Doñana. las parideras se sitúan normalmente en brezales, zarzales y otros matorrales espesos, aunque también se han encontrado en agujeros de alcornoques, madrigueras subterráneas y nidos de cigúeña situados en pinos de 6 a 8 m. En las sierras andaluzas y manchegas suelen criar en risqueras inaccesibles o zonas de vegetación muy espesa.

En Doñana, la dispersión dura desde unas pocas semanas hasta dieciocho meses. Los dispersantes se establecen entre 3 y 30 km (la medía son 16 km) de su territorio natal. Durante la dispersión, prefieren medios con densa cobertura y raramente entran más de 2 km en campo abierto. Sin embargo, atraviesan zonas despejadas de hasta 5 km si hay elementos lineales del terreno con vegetación, como arroyos, setos, etc. La mortalidad es muy alta durante la dispersión, y en Doñana sólo doce de treinta y cinco jóvenes dispersantes radiomarcados sobrevivieron hasta establecerse en nuevos territorios.

A los cuatro meses, las crías empiezan a acompañar a la madre, a los siete meses permanecen el 60% del tiempo con ella y desde los diez u once meses suelen vivir independientes en el territorio natal. La mayoría de los jóvenes se dispersan entre los ocho y los veintitrés meses de edad.

En los espacios con suficiente cobertura vegetal y escasa presencia humana, las poblaciones de linces parecen estar reguladas por la abundancia de conejos. La disminución del lagópodo en Doñana en la década de los ochenta fue la causante del descenso del número de linces. En los años con fuerte sequía —que reduce la abundancia de conejos— no suelen criar las hembras. En las áreas óptimas del norte de Doñana, las densidades de linces alcanzan 0,8 adultos/km2. pero en otras zonas del parque nacional con densidades moderadas de conejos, hay de 0,1 a 0.2 adultos/km2. En el área de Andújar (Jaén) se han estimado densidades superiores a 0,2 linces/km2 y la densidad absoluta en la mayor parte de su área de distribución fluctúa alrededor de 0.08 linces/km2.

Las hembras quizá empiezan a reproducirse al segundo año, pero en Doñana no suelen hacerlo antes del tercero. probablemente por la competencia con otras hembras. No todos los años se reproducen. e incluso en los medios con mayores densidades de conejos la tasa reproductiva es de 0,8 camadas por hembra y año. Los machos se dispersan antes y más lejos que las hembras. Algunas hembras heredan el territorio materno, o parte de él, o se establecen en un territorio contiguo. Los machos jóvenes nunca se asientan cerca de sus territorios natales. 56

Las principales causas de mortalidad antropógena, deducidas de 1 215 casos recopilados en toda España desde 1958. a Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Liebre europea

1988, fueron los cepos y lazos de conejos y zorros (54,8%), la caza en monterías (25,4 %) y los atropellos (7.0%). El lince más viejo de todos los conocidos fue de 13 años, incapaz de reproducirse. El lince ibérico es, de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el félido más amenazado del mundo, y se encuentra “En peligro de extinción” en España y en el resto del mundo.

LAGOMORFOS O DUPLICIDENTADOS

E

l orden de los lagomorfos y los duplicidentados fue incluído en el pasado junto a los roedores en un sólo orden. Comprenden conejos y formas afines, más un pequeño grupo de fisonomía bastante diferente: los ocotónidos de las regiones montañosas, conocidos como liebres silbadoras o picas, que estudiaremos con cierto detalle cuando nos adentremos en las Montañas Rocosas del Canadá.

Lepóridos

L

os miembros de esta familia comprenden liebres y conejos, que se caracterizan por sus largas y estrechas orejas, así como por sus extremidades posteriores más largas y robustas que las anteriores y por la cola corta. Son mamíferos adaptados a la carrera y el salto, por lo menos en una buena parte de las especies. Su distribución es idéntica a la del orden, frecuentando hábitats similares, Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

como bosques, zonas de matorrales, tundras y regiones montañosas. El género Lepus es importantísimo por sus 26 especies entre las que destacaremos la liebre europea o común, de una longitud de entre 50 y 70 centímetros, frecuente en los terrenos llanos y de colinas, bosques y cultivos. Es prefrentemente nocturna y de costumbres sedentarias. Vive en su seco cubil abrigado. Realiza saltos muy largos y tiene mucha resistencia para la carrera y para las bruscas desviaciones de las que se vale. Las hembras dan a luz de uno a cuatro pequeños entre dos y cuatro veces al año. Otra especie que le es especialmente afín es la liebre mediterránea (L.capensis), que se difunde por África, Italia y Cerdeña. La liebre blanca o alpina (Lepus timidus) cubre los Alpes italianos y tiene formas menos esbeltas, orejas y cola más cortas y en invierno presenta un manto blanco con puntas negras en las orejas. Vive por encima de los 1200 metros de altitud. De gran importancia es el género Oryctolagus,con el conejo O. cuniculus, originario de la Europa meridional y del África mediterránea, introducido en varias partes del mundo, sobre todo en Australia y fue tan desmesurada la introducción que se convirtió en una verdadera plaga. Es de gran importancia económica y cinegética, así como pieza clave para la conservación de los grandes vertebrados. 57


El conejo silvestre

E

l monte mediterráneo ha perdido la vivacidad que tuvo en tiempos pasados, desde la época en que se redujeron drásticamente las poblaciones de conejos silvestres, esos mamíferos de gran importancia en nuestro país. Por un lado, porque es clave para la conservación de las comunidades de vertebrados, que lo consumen de forma habitual y, por otro lado, por su importancia económica y cinegética.

Conejo silvestre río Vélez

58

Sus poblaciones y su conservación constituyen un asunto prioritario a nivel nacional, por lo que se están restaurando los hábitats, se están construyendo vivares y refugios artificiales, repoblando zonas, evitando en lo posible el transporte de cepas y parásitos de virus nuevos a unas poblaciones no adaptadas a ellos.

Su importancia y la magnitud de sus poblaciones fueron apreciadas en tiempos por los fenicios, que denominaron a nuestro país I-Shap-haim, Hispania, o lo que es lo mismo: tierra de conejos, animales que supusieron un inagotable recurso de importancia vital en la alimentación de los mamíferos carnívoros y de los seres humanos. Por desgracia, ha sufrido el azote de tremendas enfermedades víricas: la mixomatosis y la neumonía hemorrágica vírica. La primera es una enfermedad que se transmite de los conejos salvajes a los domésticos, a través de la pulga del conejo. Tras un periodo de incubación que dura entre 2 y 8 días, comienzan los síntomas por una conjuntivitis purulenta con inflamación de los párpados y tejidos adyacentes, que puede hacer que se cierren los ojos. Posteriormente se inflama el

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Conejo cuerpo completo

tejido subcutáneo de la cabeza, cuello y cloaca, produciéndose la muerte en la mayoría de los casos, entre 11 y 18 días tras la aparición de los primeros síntomas. Es una enfermedad muy grave que puede ser prevenida mediante la vacunación anual. La neumonía vírica hemorrágica se transmite por contacto directo, probablemente por vía orofecal, y también por los bebederos, comederos y por las ropas de los propietarios. La mayoría de los conejos adultos enferman tras un corto periodo de incubación, de 1 a 2 días, y mueren de forma aguda, a menudo sin mostrar antes síntomas como fiebre, depresión, anorexia y también dificultad respiratoria, abdomen distendido, cianosis (coloración azulada de las mucosas), diarrea o por el contrario, estreñimiento. Al final sangran por la nariz, pueden tener convulsiones u otros síntomas neurológicos, entran en coma y mueren a causa de un problema de coagulación que produce hemorragias en distintos órganos. El diagnóstico de esta enfermedad se hace una vez muerto el animal, y no existe tratamiento efectivo para la misma, por lo que la vacunación semestral o anual es imprescindible para prevenirla. El conejo se alimenta de plantas herbáceas: gramíneas silvestres y especies compuestas. En la época de reproducción consumen las especies más ricas en proteínas y las más suculentas durante la lactancia. También frecuentan cultivos de hortalizas y cereales. La densidad de la población del conejo silvestre presenta máximos a finales de la primavera, por Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

mayo y por junio, y cae en picado en verano, cuando irrumpe la mixomatosis y llegan a producirse mortantades de hasta el 40 y el 50%. En los años de calor y lluvia abundante aumenta la tasa de mortalidad, pues son condiciones que favorecen la proliferación de garrapatas, pulgas y mosquitos, que constituyen los vectores de la enfermedad. En la actualidad ocupa la Europa occidental, incluída Gran Bretaña e Irlanda. Falta en casi toda Italia, la península Balcánica y el sur de Escandinavia. Se introdujo con éxito en Australia, Nueva Zelanda y Chile, desde donde ha ocupado la región argentina suroccidental. La reproducción se inicia cuando las condiciones son favorables: la duración de la luz, el comienzo de las lluvias y la disponibilidad de hierba. Suele durar de octubre a junio, con un máximo de febrero a abril. Los machos presentan en esta época testículos de gran tamaño y las hembras están preñadas o amamantando. La gestación dura 30 días y en cuanto pare, la hembra entra en celo y se reproducen entre 3 y 5 veces y el número medio de gazapos oscila entre 3 y 4. Hasta 1989, las poblaciones de conejos se incrementaban de forma progresiva desde el otoño hasta el comienzo del verano y desde 1989 la abundancia de conejos sufre un descenso muy importante provocado por la enfermedad hemorrágica vírica (EHV), que causa mortandades de aproximadamente el 60%. 59


Gato montés

Los “guarreos” del gato montés

E

n los primeros días del mes de enero ya se oyen por los alcornocales, los encinares, los espesos matorrales, los vallejos, así como los bosques de galería en la orilla de los ríos, huertas y prados, sonidos resquebrajados y roncos, conocidos por el pueblo como ‘guarreos’, seguramente por ser muy parecidos a los gruñidos de los jabalíes. Son los gatos monteses, que abandonan sus hábitos solitarios durante el periodo del celo, entre diciembre y junio, y convocan a las hembras. El montés es como un gato doméstico gris, de cabeza mayor que la del tamaño normal, cola muy gruesa, que recuerda la del zorro, acabada en forma de porra, con anillos negros, incluso el del extremo que es muy visible. El pelaje ligeramente rayado, ojos de color ámbar y huellas redondeadas, parecidas aunque de mayor tamaño que las de la gineta. Las manos son muy robustas, con dos bandas negras muy anchas y tres o cuatro más estrechas en los muslos. Habita en bosques de baja y media montaña y en matorrales con escasa presencia de los humanos, a los que rehúye en cuanto advierte su cercanía. Es un típico predador de roedores, que caza al acecho, y el conejo es una de sus presas preferidas, con un porcentaje del 27% de su dieta. Los micromamíferos suponen el 48%; las aves el 18%; los anfibios y reptiles el 3% y los insectos el

60

2%. El ratón de campo constituye un 40% aproximadamente de las presas, así como liebres y también perdices. Se desplazan en zigzag y hacen esperas de larga duración sentados o echados en el suelo, donde cazan al rececho y matan a sus presas con un mordisco en la base del cráneo. Solo crían una camada al año, salvo que se produzca la pérdida prematura de los gatillos. La gestación se prolonga durante algo más de dos meses y las crías nacen entre marzo y mayo. Paren en un cubil sobre un montón de ramas o en un tronco seco y menos frecuentemente en madrigueras subterráneas. Los cachorros abren los ojos en la segunda semana; a los tres meses siguen a su madre para cazar y a los cinco se independizan y establecen sus áreas de campeo. Las hembras toleran mejor la presencia de otras hembras en la zona que la de los jóvenes machos. En las zonas rurales andaluzas hemos encontrado gatos domésticos atigrados, muy parecidos al gato montés, tanto en el dibujo facial, el colorido de pelaje como en su cola de menor diámetro que en los ejemplares salvajes. Algunos autores europeos consideran que prácticamente ya no existe el auténtico gato montés salvaje, sobre todo en nuestro país, donde abundan los gatos domésticos, salvo en las regiones remotas. El riesgo de la hibridación es que puede llevar a la desaparición de la especie, aunque afortunadamente un estudio realizado en Extremadura y Andalucía ha Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


demostrado que eran puros un 80% de los gatos andaluces y extremeños analizados. En Cataluña, asimismo, se ha comprobado que los riesgos de la hibridación se reducen considerablemente en zonas con densidad de población por debajo de los veinticinco habitantes por kilómetro cuadrado. En Italia, los científicos dudan

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

de que se mantenga el flujo entre gatos domésticos y monteses. Se atribuyen al gato montés la captura de presas de gran tamaño: ciervos jóvenes, corzos y jabalíes. Sus agudos sentidos como la vista y el oído así como sus garras y dientes le facilitan la labor.

Tejón

61


(Enhydra lutris), el único fisípedo marino que vivía hace tiempo a lo largo de las costas del Pacífico septentrional,desde las Kuriles a Kamchatka, Alaska y Califormia meridional. Como consecuencia de la caza practicada para obtener su piel, muy apreciada por su belleza, la especie sufrió un gran decrecimiento numérico, desapareciendo de las zonas de su área y corriendo el riesgo de extinguirse del todo.

Nutria de mar

L

a nutria presenta un cuerpo fusiforme, las patas cortas, los pies palmeados y el pelaje denso e impermeable, propio de su adaptación a la vida en el agua. La larga cola es muy gruesa en la base y estrecha en el extremo. El hocico es ancho y las orejas pequeñas; el pelaje es corto, compacto y lustroso, de color pardo, gris sucio en las partes inferiores, casi blanco en la garganta. Los machos pesan de media unos 10 kilos y las hembras unos 7. La nutria es mucho más grande que un gato doméstico y los visones son más pequeños y de color más claro. También se diferencian en la forma de nadar, con el cuerpo hundido y afuera toda la cabeza, la nutria. En cambio, los visones sacan medio cuerpo fuera del agua y son más ruidosos.

Nutria común

Como conclusión de la totalidad de los mustélidos hemos de mencionar ineludiblemente la gran nutria marina

El tejón es un mamífero inconfundible que visto desde lejos parece gris por poseer pelo blanco en la base y una banda negra en el centro. La subespecie ibérica (Meles meles marianensis) es más pálida en el pelaje de dorso y flancos que las formas de otras regiones europeas. Las patas y el vientre están cubiertos por pelo negro. En algunas zonas se han observado ejemplares albinos, melánicos y rojizosEs un mamífero de altura en la cruz de 30 centímetros y un peso de 10 a 16 kilos. La cabeza blanca con una franja negraa modo de antifaz. El hocico es promienente y largo y la cabeza es chica, ojos pequeños, orejas cortas con borde blanco, paticorto, rabón y cola blanca. Los sexos no son fáciles de distinguir, salvo por pequeños detalles como el grosor de la cabeza o la supuesta esbeltez de la hembra. Es especie crepuscular y nocturna. Entre mayo y agosto sale de su cubil antes de que anochezca. En invierno es poco activo, si bien no es esepcie hibernante. Es muy chillón y ejecuta un amplio catálogo de gritos, gruñidos, aullidos, chillidos y castañeteo de dientes. Su huella es inconfundible ya que marca los cinco dedos y su pisada es la mayor de todos los mustélidos. La tejonera tiene varias bocas y una complicada red de galerías y cámaras. Se diferencia de las zorrreras por verse fuera montones de tierra y restos vegetales, con los que usualmente renueva las camas y el heno, la paja, helechos y musgo. Es omnívoro que durante la primavera y el verano se comporta como carnívoro y durante el final del verano y el otoño como un granívoro de cereales, maíz, frutos carnosos y secos. Se distribuye por toda la Península Ibérica, a pesar de lo cual es insuficientemente conocida. En las islas Canarias y las Baleares es especie ausente.

62

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


EL ÁFRICA SEPTENTRIONAL

L

imita al norte por el mar Mediterráneo a lo largo de toda su costa y por el árido Sahara al sur. Esta región refleja las influencias de los invasores europeos y los árabes, que le imprimieron un modo de vida islámico y una lengua común. El Magreb, en el que Marruecos y Argelia explotan su cultura y su paisaje para el turismo y en Argelia y Libia para el gas natural y el petróleo. Egipto, es la nación más poblada. El Atlas forma parte del sistema de plegamiento montañoso que atraviesa gran parte de la Europa meridional y en el este y el sur se convierte en un paisaje de estepa, antes de llegar al Sahara, que ocupa más del 90% de la región. La especie animal más notable es la mona de Berbería, que vive en Marruecos, en la zona del Atlas Medio y en Argelia en las gargantas de Chiffa, en las inmediaciones de Argel. Las tierras que separan Tetuán de Chauen parecen una réplica casi exacta de los cambiantes paisajes del sur de España. Jean Potocki lo señaló acertadamente: “He tenido ocasión de observar cuanto se parece a Andalucía…Si África empieza en el Estrecho según la geografía, para el naturalista lo hace al otro lado del Atlas.”. La carretera hacia Chauen discurre por el puente que salva el río Martín, desde el que se tiene una magnífica panorámica de la ciudad que se derrama por la ladera del monte Dersa y en el lecho los chopos de la ribera. La carretera se adentra después por los aduares de la Yebala, zona de fronteras indefinidas, limítrofe con el Rif, del que se distingue apenas por su lengua y por algunas de sus arraigadas tradiciones. En tiempos, estas tierras estaban fuera de la autoridad del sultán –bled es sisba, es decir, insumisas- y el teniente Foucauld, que después sería el padre Foucauld que fue asesinado por los tuaregs argelinos, se las vió y se las deseó para viajar hasta Chauen. Ocho días debió aguardar en Tetuán hasta encontrar alguien que osara acompañarle, pues ni los correos ni los religiosos se atrevían a cruzarlas. Los yebala se instalaron entre los ríos Lukos y Uerga, y alcanzaron una alta Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

densidad demográfica por la fertilidad de unas tierras bendecidas con las lluvias anuales de entre 500 y 800 litros por metro cuadrado. Las masas de aire húmedo del Mediterráneo chocan contra las cumbres de la cordillera litoral que baja de Ceuta a Ketama y descargan las beneficiosas lluvias sobre el país yebala, en tanto que en el Rif se acusan diferencias que se reflejan en los bellos bosques de cedros y castaños del oeste de Targuist y la pobreza y aridez extrema de los páramos orientales. La carretera salva valles y colinas adaptándose con fidelidad a la textura de la montaña, en la que abundan simas y farallones rocosos de esa caliza secundaria que se ve por la Serranía de Ronda. Al pasar por Zinat, la tierra del Raisuni, rememora el viajero algunos episodios de la vida del bandido en la que no faltaron comportamientos de honor, venganza y sangre, que se mantienen en este país, medieval en muchos aspectos. El Raisuni era un jerife, es decir, un descendiente directo del Profeta, a través de su hija Fátima. A pesar de su buena crianza, se inclinó por la aventura y se hizo cuatrero, que asesinó y exhibió su saña y regresó de la cárcel tras dos años de prisión, con sus posesiones confiscadas, que le llevaron de nuevo a su profesión de bandido.

Xauen, tierra fronteriza

Calles de Xauen

Gentes de Xauen

E

l viajero llega a Xauen donde se siente como en su casa. Las miradas de las viejas matronas, el griterío de los niños, las risas y confidencias de las muchachas, la raza y el gesto son antiguos conocidos. Y eso que anda cerca del “muro desnudo, escarpado y de aspecto salvaje” que describiera Rohlfs refiriéndose al Rif. Pero Xauen es tierra fronteriza que no sabe si es yebala, gomara o rifeña. Las casas pintadas de añil de la antigua medina, y los roblones de teja moruna no están muy alejados de los que se conservan en los pueblos de Andalucía. Las costanas conducen a los manantiales, allí donde se represa el río y nacen las alfagras. Ras el Ma se llama el nacimiento y casi al final del pueblo, bajo dos paredones calizos que caen a plomo desde el Yebel Tisaka y el Yebel Megú. El viajero prueba el agua que mana directamente del manantial de la sierra. 63


La plaza de Uta el Hamman tiene una fuente seca, una araucaria, cafetines de té a la menta, muñones de moreras podadas y rejas de hierro forjado. Los jóvenes suelen consumir el kif en los altillos, con su pipa de arcilla.

En las márgenes del Rif

E

l naturalista ha hecho una escapada desde Xauen al río Laú, breve incursión en la tierra de los gomara. Muy temprano baja las severas pendientes hasta llegar al río, con un horizonte de telón de fondo donde se eleva el Yebel Kelti. Los campesinos se dirigen a sus tierras y los pastores agrupan a sus ovejas. Hace fresco. De las montañas que rodean Xauen, y aún desde más lejos, nacen arroyos de aguas claras que, junto a los aportes de ríos secundarios de color vinoso, conforman la cabecera del río Laú. Una vez que se toma la desviación en el camino la calzada angosta bordea el cauce que se remansa en una presa que toma su nombre de aquél. La carretera serpentea y se eleva para sortear cortados y retornar al nivel del río, que a veces se adentra por un cañon de paredes verticales : la rocas es ocre y la vegetación espesa, de porte arbóreo, y aquí y allá matas de alhucema moruna, esa lavanda que se ve medrar en nuestras sierras andaluzas y levantinas.

El país de las alcazabas

E

n la ruta que lleva a Uarzazat, una parte de Marraquech y los palmerales de las afueras recuerdan las estepas sahelianas del Senegal. Después se inicia el ascenso al puerto de Tichka, hasta alcanzar 2600 metros de altitud, con un panorama de profundos y encajados valles pelados y por el oeste se enseñorean las cumbres nevadas del macizo del Tubkal. A partir de allí se inicia un descenso vertiginoso hasta el llano. Se atraviesan pintorescos y animados poblados beréberes asomados al río y aldeas casi alpujarreñas. Los aduares, de color pajado, el mismo tono de la tierra que han apisonado para su construcción. Un grupo de campesinos reparten el agua de riego en las márgenes de un río mediante el uso de técnicas primitivas. La targa, para asegurar los

64

cultivos en verano bajo un sistema de derechos adquiridos. En los grandes valles, profundos y bien irrigados, sobre todo en la vertiente septentrional, se cortan los torrentes con presas de derivación, hechas de piedra y llamadas uggug. Cada año, por abril o por mayo, tanto la targa como los uggug se ponen al servicio de todos los usuarios, en un sistema de turnos que se conocen con el nombre de tauala.

Entre el valle del Draa y el paso de Tichka

L

a vida no se detiene. Además de niños a los que hay que premiar con una moneda por llevarte adonde se divisan los poblados, las muchachas quinceañeras se detienen a descansar un rato dejando al lado los enomes fardos de leña que transportan a sus casas. Cuando la carretera desciende vertiginosamente desde las tierras frías se adentra en el país de las alcazabas, aldeas rojizas, casbas, en mejor o peor estado de conservación.

La vida en los oasis

L

a desolada carretera en dirección a los valles del Todra y del Dades conduce a la zona de los oasis, cuya arquitectura está representada en todos los palmerales que hay entre el Atlas Medio y la desembocadura del Draa, aunque con diversas variantes. Las casbas se hacen muy numerosas en las inmediaciones de Skura, donde se ha hecho famoso el perfume llamado “agua de rosas del Dades”. Hay alcázares de dimensiones inusuales, como el de Amridil, que se parece a un palacio de la antigua Caldea, construido a las orillas de un río que en verano no es más que un lecho de caracoles. De madrugada, los viajeros se desperezan con la voz de los almuédanos y el runruneo de los vehículos que transportan sus productos al mercado. La travesía en primavera es muy pintoresca. Sobre las alamedas se han posado jirones de bruma. A lo largo del Dades, que corre paralelo a las colinas, se ven las mil casbas, alineadas en el río para defender su independencia y la seguridad de sus tribus y sus predios. El camino de regreso permite revisar y admirar de nuevo las alcazabas y tighrems Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


más famosos de estos oasis. Tras cruzar Uarzazat, toma la carretera del paso del Tichka. Antes de llegar a Taouda, se desvía sin demora hacia Ait Benhadu, una alcazaba que parece fabricada de cartón piedra, tal es la cuidada perfección de sus edificios. Aquí se han rodado diversas películas, como “Jesús de Nazaret” y “La última tentación de Cristo”. La casba, ubicada junto al río Ounilia que baja del Atlas, un día fue lugar de descanso de las caravanas que venían de Marraquech. El naturalista desciende a la llanura aluvial, donde los comunes varasetos andaluces deslindan modestas hazas de hortalizas. Atraviesa el río y penetra en la alcazaba de Ait Benhadu. con sus muchos alcázares de color avinado, en la zona más baja, como el resto de viviendas que ocupan las partes más elevadas. Desde uno de los miradores más cercanos al Tichka, la última visión de la inmensa llanura anuncia la llegada a las tierras del desierto. La carretera que lleva hasta Urika se bifurca en una ruta que conduce hacia el valle del rio y la otra prosigue hasta Imlil.

A la vera del Urika

T

ras las últimas lluvias, el torrente desciende con tal intensidad que le ha guiado hasta sus mismas orillas. En los rostros de los paisanos se advierte el gozo que les produce la bendición del agua que viene de la montaña. Finalmente se decide a explorar esta bonita zona irrigada con numerosas caídas de agua y pequeños caños que los campesinos han preprado para recibirla en sus campos.

Los oasis del desierto tunecino

P

oblado inicialmente por los beréberes, Túnez pronto se convirtió en un mosaico de etnias y civilizaciones. La colonización de hecho tuvo lugar cuando se asentó en la Península de Cartago, con un puerto comercial y otro de guerra. Los vándalos vinieron de España y los guerreros de Alá penetraron en el país y fundaron Kairuán. Una sucesión de dinastías: fatimíes, los zirí, hafsíes, turcos y los bey dieron paso a los franceses, que se habían instalado en Argelia y pronto establecieron buenas relaciones con Túnez. Túnez, contrariamente a Marruecos y Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Argelia tiene una altitud media de 300 metros sobre el nivel del mar, con colinas redondeadas y cubiertas de bosques. Una especie de espina dorsal climática divide a Túnez de sur a oeste y de norte a este. Las tierras del norte disfrutan de un clima mediterráneo y paisajes semejantes a los de Sicilia, dedicados al cultivo de cereales y pastos, mientras que en el sur comienza un mundo de barrancos, espartales y los colores rojos tostados de África. En tanto que en el norte disfrutan de unos 400 litros anuales por metro cuadrado y tras atravesar la Dorsal, no llega a los 150.

Casbas a orillas del Dades

Cerca de Túnez merece la pena ver el pintoresco pueblecito de Sidi-Bu-Said, con sus puertas y balcones pintadas de azul celeste. Los aledaños cafetines contribuyen a hacer más popular al pueblo. En las tierras esteparias del Sur se han construido importantes obras de regadío que han permitido cultivos extensivos de almendros y olivos. El Sahara se anuncia en cuanto se desciende los montes de Gafsa y el golfo de Gabes. Los hálitos marinos parece que suavizan el efecto del desierto. La isla de Djerba y la región de Zarzis parece que estuvieran ubicados en el Sahel. 65


Pastor marroquí con ovejas

Los zocos de la medina son en buena parte apasionantes, menos los viernes que cierran durante todo el día. La mañana es el mejor momento del día. El zoco el Attarine con sus callejones, tiendas y construcciones que rodean por el lado derecho la Gran Mezquita y por la izquierda el zoco el Attarine de los perfumistas.

El chot el Djerid

D

esde Tozeur parte una carretera que conduce a Gabés, siguiendo unas indicaciones que advierten que debe tomarse la bifurcación hacia la derecha.

El desierto empieza más al sur, desde los montes de Matamata hasta la frontera libia. Un gran terreno llano separa el desierto de dunas del Gran Erg y la llanura aluvial de la Djeffara. La fauna se compone de rebaños de cabras, ovejas, ovinos y asnos. En los macizos boscosos de la región Ain Draham viven linces, gatos monteses, así como abundantes poblaciones de jabalíes y ciervos. Entre los artiodáctilos, con suerte se puede ver la gacela dorca y el antílope Addax. En el sur más profundo aparece el dromedario, utilizado por los beréberes para dar un paseo por las zonas dunares a los clientes de los hoteles. En un lugar cercano al hotel los dromedarios descansan hasta que llegan los turistas. Con la ayuda de los camelleros se montan a horcajadas y cuando están prácticamente todos dispuestos, los llevan a paso lento y cansino hasta la zona de dunas. 66

La travesía del chot llama poderosamente la atención por su formidable extensión superficial, pero antes de seguir la ruta del lago es preciso contemplar dos oasis: Degache, con 6500 habitantes, que bajo las palmeras cultivan árboles frutales y a 15 kilómetro Kriz, situda al pie del Yebel Sidi Bou Hellal. Si pasamos cerca de la hora del mediodía por el chot, veremos espejismos al fondo de la gran planicie. El Gran Sur tunecino alberga tres tipos de desiertos: rocosos, batidos por el viento que se lleva las partículas más finas y deja la roca al desnudo. El arenoso, es el que comprende los campos de dunas y el tercero, el arcilloso. El desierto arcilloso, es normalmente llano con algunas depresiones en su superficie y cargados de accidentes. Estos desiertos cuando llueve forman lagos salados. Los chotts, como el – Djerid, que pasa por ser de los más bellos de cuanto existen y sin ningún indicio de vida. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


EL DESIERTO DEL SAHARA El Tassili del Hoggar y el Assekrem

N

os adentramos en el Sahara a través del Tassili del Hoggar y el Assekrem, asesorados por Kherrazi y su equipo, que compone su hermano Sheik, Bud Jema y el cocinero, Abd el Kader, que viaja por el Hoggar desde hace 17 años.. Salimos por la carretera que coincide en parte con la llamada Línea del Hoggar, la pista más grandiosa y singular del mundo. Se inicia en Argel y llega a Laguat por el Atlas telliano; a Gardaia por la Chebja y tambien a El-Golea. Por el Hoggar a Tamanrasset y por el mortífero Tanezruft al Sudán. Por Ziner a Kano, en Nigeria y a Fort Lamy, al sur del lago de Tchad. Kherrazzi afirma que la pista que más le gusta es la que pasa por su pueblo, Adrar. La del Tanezrouft, sale del sur de Orán, y llega por Colom-Béchar a Adrar, aunque luego sigue por un reg completamente llano de más de 700 kilómetros. Hacia la mitad del camino se encuentra el pequeño puesto de abastecimiento «Bidón 5» antes de encarar el sur. La avenida Emir Abdelkader y el ladrillo de pisé marrón-rojizo, constituye todavía el material de construcción más utilizado en Tamanrraset. En la gran calle se eleva el fuerte (bordj) de muros pesados, construido por el padre Foucauld para proteger a la población local contra los merodeadores. Aquí acabó siendo asesinado, y a pesar de todo los tipos humanos son formidables. Hay ambiente de fiesta, mucha gente por la calle y alegría; despues sabremos por qué. Salimos hacia el desierto, cortamos leña y después de cenar y charlar un rato, nos vamos al saco cero grados. Dentro hace un calor terrible, pero no se debe salir del saco, porque se corre el peligro de helarte. Como las incomodidades superan a la magia de la noche en el desierto, nos dedicamos a mirar las estrellas, pero las estrellas no se ven bien con la luna creciente y su luz las difumina.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Despertamos en una mañana espléndida; el sol no ha salido aún. Nos aseamos con el agua que se oculta en la guelta y a los que todavía duermen al despertarse les avisamos que tengan cuidado al ponerse las botas, no vaya a haber sido ocupada por algún insolente escorpión. Después de desayunar huevos escalfados volvemos a la cascada donde algunos se duchan con un cubo de agua fría. La roca es de granito rosa y verde, y las cascadas se desploman por doquier. Abandonamos el oued Indalah y entramos en el Futest, más ancho y con un paisaje más sahariano. Se ven muchos camellos pastando y montañas más altas que las que hemos visto hasta ahora, que recuerdan a las de Sierra Nevada. Es diferente; mucho más sahariano. Los camellos pastan por montañas más altas que las vistas hasta ahora; y así mismo diferentes. Recolectamos las acacias, cada vez más escasas, de modo que acabarán por desaparecer o serán muy escasas, pues los tuaregs no hacen caso y están destruyendo las pocas que quedan. En la zona de los tassili el paisaje es espectacular: montañas volcánicas cercadas y ocupadas por las dunas. Súbitamente, aparece una gacela, tal vez una dorca, a la cual persiguen en los todosterreno y a la que perdonan la vida cuando se detienen agotadas por el esfuerzo. Consiguen leña echando un cable a la acacia tirando con el todoterreno y cortando la leña con un hacha muy burda y un mango de tubo de hierro. Astillan la leña más que cortarla. Llenan una baca de uno de coches, junto a varias petacas de gasoil, una pala para los atascos en la arena y una plancha metálica. Algo después comprobamos que tienen toda la razón cuando ensalzan estos maravillosos paisajes. Yufut Hakit es una zona impresionante; en tamacheq significa “roca que es mejor que una jaima”. La fusión de la roca con la arena es de lo más imaginativo, pero sobre todo la propia roca es pura fantasía para una familia que cuenta con 17 especies.

67


E

l fenec o zorro del desierto (Fennecus zerda) es un cánido del norte de África y de la Península de Arabia. Se trata de un mamífero ágil y gracioso, que vive en ambientes puramente desérticos, en los que excava con rapidez su madriguera bajo la arena. Es propio de África septentrional, de la región de El Sinaí y Arabia

Macroscélidos

L

a última familia de los insectívoros comprende especies de corpulencia variada, con el hocico prolongado en una probóscide de pequeño tamaño y muy móvil, por lo que también se conocen como musarañas elefante. Se difunden por toda África y viven en zonas abiertas y desérticas y a veces en las selvas. El Macroscelides proboscideus tiene unos 11 centímetros de largo, el cuerpo de rata, las orejas y los ojos grandes y la cola de 12 centímetros de longitud.

Dermópteros Dos especies constituyen el orden de los Dermópteros, dentro del género Cynocephalus. El de las Filipinas es el C. volans y el variegatusde la Península Indochina y del archipiélago de la Sonda, nuevo ejemplo de arborícola planeador, exclusivamente arborícola y nocturno. Acampamos en las dunas donde extendemos los sacos cero grados, pues aprieta el frío en la noche del desierto. Algunas noches se hacen interminables y después de amanecer es preciso salir de los sacos para combatir el calor. El sol sale muy temprano y suelen despertarnos los ayudantes con sus oraciones. Gacela dorca

Fenec o zorro del desierto

68

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Los pozos, anou, se encuentran en las partes bajas de los valles y son cavados en su lecho. Su profundidad apenas sobrepasa los ocho metros. Los sumideros, o tilmas, son simples cavidades horadadas en el lecho de los ríos. Los guelmas, en fin, son reservorios de agua naturales, cavados en la roca, cuyos diámetros pueden ser de unos pocos metros a algunos cientos, formando verdaderos lagos.

Dunas infinitas

Halcón borní

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Guelta

69


Las serpientes más comunes son la de Moila y la de las arenas, pero la más temida es la víbora cornuda. La alondra ibis es de las aves más notables, junto al camachuelo trompetero y el halcón borní (Falco biarmicus).

Nos buscan acomodo en el refugio de montaña, en una sala grande, una especie de gran almacén para pasar la noche. No hay luz y hay que dormir en el suelo, lo que facilita a los gerbos pasarnos por la cara y librarse del frío glacial de la montaña.

Los mamíferos están representados por la gacela dorca, que ya hemos podido ver, y pequeños roedores como el gerbo y el gerbillo que ejecutan grandes saltos, y otro ungulado además de la gacela, el arruí, o muflón de Berbería, que pasa el día entre las rocas y las zonas con sombra y tranquilidad.

Las largas patas posteriores le protegen del excesivo calor del desierto y las patas anteriores, que esconde bajo la barbilla tienen cinco dedos, los cuatro más largos llevan uñas afiladas y un pulgar que carece de ellas. Unos 100 gerbílidos, roedores del tamaño de un ratón, se han descrito y son inconfudibles por su extraordinario parecido a un canguro diminuto

Regreso a Tamanrasset

A

ntes de dar por teminado el viaje al Tassili nos dirigimos al Hoggar, donde el padre Foucauld pasó gran parte de su vida. Aquí estudió su lengua, e incluso redactó un diccionario tuareg. Él los describió así: Sus rostros, cuando pertenecen a individuos de raza pura, son los de los antiguos egipcios. Tez muy clara, cara delgada y larga, rasgos regulares, grandes ojos. Piernas y brazos algo largos y delgados. Nos adentramos por una zona en que el paisaje se disloca y presenta domos inmensos, dientes de sierra, aristas vivas, paredes lamidas por el tiempo, cráteres, agujas, campos de lava. Una de esas formaciones rocosas, de color y formas impresionantes son los cortados meteorizados. El Iwelan, con estrías verticales casi homogéneas, arañazos meteorizados que el paso del tiempo ha dejado en la roca. Por la zona se ven más tuareg y sobre todo camellos que ramonean a su aire, aprovechando la vegetación abundante. Se asustan mucho del coche y huyen como si fueran salvajes. Las acetosellas pintan las colinas de un vivo color rojo. Al fin se ve la ermita en lo alto del Assekrem; y más abajo el refugio de montaña. En el Hoggar, el padre Foucauld hizo todo cuanto pudo para ayudar a los tuareg. La célebre ermita del Assekrem se construyó, según su diseño, en 1910. Por desgracia, unos pillos ignorando sus obras le asesinaron en 1916. Su corazón está enterrado en Tamanrasset, pero el resto de sus despojos reposan en el Golea.

70

Al sexto día de viaje, antes de las 6 de la madrugada, nos llaman para ver el amanecer. Salimos escapados hacia la cumbre y nos ahoga la falta del oxigeno (estamos a casi tres mil metros de altitud), pero nos lo tomamos con calma y pronto aparece la hermana monja que nos pidió volver a Tamarrasset con nosotros.

SAHARA

E

l desierto del Sahara es un inmenso territorio, el más grande del mundo, 5000 kilómetros de largo y 2000 de ancho, terra incognita aún, que encanta a los que lo conocen y a los que saben descubrir los espacios libres al alba y el crepúsculo, esas horas en los que el aire parece más ligero y se viste el cielo de tonos dorados, rosa anaranjado y violeta, sin que puedan sustraerse a su influjo. Las noches de invierno son claras y glaciales, con diez veces más estrellas que en cualquier otra parte del mundo. El desierto de dunas ocupa sólo una séptima parte del territorio. El resto, piedras y desolación, arena y sed. El desierto atrapa con su silencio, su grandiosa soledad, su orgía de luz. En tiempos pretéritos estuvo muy poblado y su fauna fue similar a la que se encuentra en las actuales sabanas africanas. Existieron numerosos ríos y un medio muy húmedo, a juzgar por el carácter acuático de esa fauna. Los chotts al sur de Biskra, a treinta metros por debajo del nivel del mar, fueron creados por un poderoso río del Hoggar que fluyó en la Era Cuaternaria. Para muchos, el Sahara fue un mar desecado y para otros, fue siempre el desierto jamás habitado.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Hombre azul

El Atakor es el nombre con el que denominan los tuaregs a la altiplanicie que se eleva en el centro del Ahaggar, es decir, el Hoggar: campos de lava, restos de antiguos volcanes, rocas verticales como pulgares que se levantan en el seno de la meseta, cumbres que cubren de nieve, y muchas más sorpresas que nos esperan en este mundo ignoto. Bled el Yif, por el contrario es la tierra de la sed, del miedo, de los tuaregs que, en 1875, asesinaban a los primeros misioneros franceses, osados bandoleros que vivían de la rapiña y de los tributos que exigían a los árabes que tenían que pasar el Hoggar. En el siglo V antes de Cristo, Herodoto mencionó dunas, oasis, regiones deshabitadas y cerros de sal. Estrabón, confirmó cuatro siglos más tarde, la sequedad de la zona. Plinio el Viejo, en los primeros años de la era de Cristo, confirmó una visión del Sahara casi idéntica a la que podemos ver ahora. Henri Lothe estimó que la desecación del Sahara debió de comenzar entre 2000 y 4000 años antes de Cristo, “hasta el periodo del caballo –marcado por la aparición del carro de combate no se observa un cambio sensible: las especies grandes, como el hipopótamo, el rinoceronte y el elefante desaparecen de los frescos, en tanto que se mantiene la jirafa, el antílope y el avestruz. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Los ergs

S

on extensiones de dunas como mares de arena, cuyas alturas superan los 200 metros en el Sahara central. Algunas dunas pueden ser fósiles (también llamadas muertas) o activas, que se desplazan varios metros al mes. El Gran Erg de Libia, por ejemplo, es mayor que Francia; los de Argelia, oriental y occidental, más grandes que Suiza. Constituyen la morada del viento, que reina con toda su plenitud: modela dunas, acumula arenas, conforma montañas de más de 200 metros de altura, con arena de un hermoso cuarzo rojizo. Los pasos entre cadenas de dunas se llaman gassi. Al sur de Uargla, se extiende el gassi Tuil, con 250 kilómetros de largo. Las dunas móviles amenazan oasis y sepultan casas, como sucedió en In-Salah. El erg oriental tiene al menos 150 kilómetros de anchura por 350 de longitud y según Lothe es un verdadero mar de arena con olas agitadas por los vientos, lo que constituye la más vasta acumulación de arenas del Globo. En pleno erg del Teneré encontró restos de campamentos de pescadores con enormes montículos de raspas, junto a huesos de hipopótamo y de elefante, entremezclados con cenizas de los hogares y utensilios de piedra.

71


Los regs

S

on grandes extensiones lisas, arenosas, pedregosas o rocosas, como las de Tanezrouft en Argelia y el Teneré de Tafassasset en Níger, el Tademaït entre El Golea e In-Salah, con 250 kilómetros de pista, sin una sóla curva, más temible para un jefe de caravana que cualquier otro lugar del desierto, los llanos de la sed, ya que en centenares de kilómetros no se encuentra un solo pozo. La superficie del reg aparece siempre recubierta de piedrecitas redondeadas.

La hamada

E

spacio de enormes superficies rocosas, escombros de plataformas calcáreas o bancos de areniscas, llanas graderías, campos detríticos y desiertos de piedras. A veces se producen fracturas, se excavan gargantas y con la acción del agua se forman las estructuras más fantásticas, verdaderos laberintos con grotescas torres de roca. El viento sopla a veces durante varios días sin interrupción, hasta la llegada de la noche. Febrero, Marzo y Abril son los meses no recomendables; de mayo a septiembre los mejores y los peores desde octubre hasta final del año.

Los habitantes del Sahara

S

on generalmente nómadas, que se dedican a la cría de ganado, las caravanas y las razzias. También los hay sedentarios, como los que cultivan los oasis. Los chaamba son de origen beréber, asentados en Metlili, junto a Ghardaia y también en el Gourara, los alrededores de El Golea y el Oued. Los hausa son negros de origen diverso. Se asientan en Tchad, Nigeria, Burkina Faso y Níger. Los kanuris son llamados beriberi por los hausa. Viven en los oasis de Kaouar, en Níger, dedicados a la agricultura. Los mozabitas son beréberes dedicados al comercio, que cumplen estrictamente las leyes coránicas.

72

Los peules son nómadas pastores de bóvidos, de los zebús con cuernos en forma de lira. Viven en una franja que se extiende desde Tchad al Senegal. Tienen la piel clara, finos rasgos y figura esbelta. Se da por cierto que provienen de Egipto y están constantemente en movimiento buscando pastos para sus bueyes. Los tuaregs, en fin, son nómadas beréberes, que han sido identificados con los garamantes de que hablaba Herodoto en el siglo V antes de Cristo. Se denomina la Ligne du Hoggar la pista más grandiosa y singular del mundo. Parte de Argel y se dirige a Laguat por el Atlas telliano. A Ghardaia por la Chebja y también a El Golea. Por el Hoggar a Tamanrasset y por el mortífero Tanezruft al Sudán. Por Ziner a Kano, en Nigeria y a Fort Lamy, al sur del lago de Tchad. La fauna del Sahara presenta especies de gran interés como el fenec, o zorro del desierto, las garcelas dorcas, etc. Los beduínos trasladan sus rebaños de corderos, cabras y camellos en busca de pastos. Pequeñas poblaciones de asnos núbicos sobreviven mal que bien en el desierto.

Los lagos de Plitvice

U

na de las bellezas naturales de la Península Balcánica, en la zona noroccidental croata, son los lagos de Plitvice. Entre un magnífico bosque de pinos, abetos y hayas, escalonados de aproximadamente 400 a 600 metros de altitud se encuentra esta reserva donde el agua se despeña en bellísimas cascadas que lamen las rocas y esquivan la arboleda. Los ríos Crna Rijeka, Bijela Rijeka, Rjecica y el torrente Plitvice conforman 90 cascadas con unos 80 metros de altura y ocupan un valle de unos 8 kilómetros de largo. Otros espacios naturales son los lagos Kozjak, Galovac y Proscán y los arroyuelos y bosques contribuyen a realzar este espléndido paraje tan bien conservado como pocos lugares de la Vieja Europa. Los ríos y los arroyos socavaron las distintas calizas, abriendo una red de túneles verticales y horizontales. Los cambios del flujo de las aguas iba cambiando las galerías y abovedando el subsuelo. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Plivitce Cascada pequeña

Las típicas aves mediterráneas también ocupan los roquedos, como el treparriscos, que se distribuye por las cordilleras cantábrica, Alpes, Pirineos, Apeninos y Balcanes. En los prados y espacios abiertos se encuentra la perdiz griega (Alectoris graeca) de distribución restringida a los Balcanes.

Entre los mamíferos destacan medio centenar de osos pardos entre los dosmil ejemplares en Bosnia Herzegovina. También hay lobos, alrededor de 50 linces europeos y nutrias distribuídas por todo el país. Entre los ungulados el corzo, jabalíes en aumento, escasos ciervos, por estar prácticamente extinguido en la región por el uso y abuso de la escopeta. Cascada grande de Plivitce

Perdiz griega descansando

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

73


ORIENTE MEDIO: PETRA

L

a rosada capital del reino nabateo se ha mantenido incólume durante los siglos. Posiblemente, el hecho de que ese pueblo era esencialmente nómada, no se han encontrado casas de sus habitantes, que aprovecharon las rutas comerciales que enlazaban China, India y Arabia del Sur con Egipto, Grecia y Roma. Los primeros monumentos nabateos que se ven en el inicio del recorrido son unos edificios denominados los “Bloques fantasmas”, que se supone son de carácter funerario. A la entrada de es-Siq, el famoso cañon serpenteante que conduce a la zona monumental, se construyó una presa apara evitar los efectos de las riadas. A lo largo del Siq se pueden apreciar dos canalizaciones de agua; una de ellas excavada en la roca y la otra hecha de cerámica. Cuando estamos a punto de llegar al Tesoro, el monumento más famoso de Petra, el Siq se estrecha más y con suerte se puede verlo brillar cuando los rayos de sol se proyectan en su fachada. Portada de Petra

Desde el Tesoro, el Siq exterior nos conduce hacia el centro de la ciudad. En las paredes se advierten los nichos funerarios. Más adelante aparece el Teatro, tallado en la roca, capaz de albergar más de 3000 espectadores. Le sigue el ascenso a las tumbas reales, a través de una reconstruída escalera nabatea. En primer lugar encontramos la Tumba de la Urna; después la Tumba de la Seda; un poco más al norte surge la Tumba corintia y enseguida se encuentra la Tumba de Palacio El ascenso de una media hora de duración merece la pena. Al alcanzar la cima, encontramos dos obeliscos de 7 metros de altura, construídos excavando la roca. Representan a Dushara y Al Uzza. En la otra cima se encuentra el lugar de sacirficio, probablemente nabateo. SE sacrificaban animales para utilizar la sangre como renovación y símbolo de la vida. El Monasterio está excavado en la ladera de la montaña. Se supone que podría albergar una tumba, si bien pudo estar dedicado al rey Obodes. Parte alta de Petra

74

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


WADI RAM

E

l Ram es un país de montañas de arenisca y de granito, separadas por dunas de un color rojo, moteadas de arbustos y de yerbas glaucas. Los beduínos de Ramm pertenecen en su mayoría a la tribu howeitat, emparentada directamente con el Profeta, a través de su hija Fátima. Los beduínos mantienen que el Ramm fue citado en el Corán, en el capítulo llamado El Alba, en donde se menciona el pueblo de la ciudad de muchas columnas de Irán que, en su opinión, no es otra cosa que las montañas de Ramm. Lawrence de Arabia mencionó “gigantescos edificios de riscos, oscuros callejones de cincuenta pies de ancho, alisados por el tiempo en enormes ábsides y bahías”. “Los riscos están cubiertos de redes de cúpulas, de un color rojo menos cálido que el del cuerpo de la montaña…Los ejércitos árabes se podrían haber perdido en su largura y su anchura, y dentro de sus paredes, un escuadrón de aeroplanos podrían haber rodado en formación”. “Los paisajes, en los sueños de niñez eran tan vastos y silenciosos. Escudriñamos nuestra memoria para encontrar el prototipo que mueve a todos los hombres de esas paredes a la abierta plaza en donde parece acabar este camino. Después, cuando a menudo cabalgábamos dentro de la isla, mi mente me llevaba desde el camino directo, para aclarar mis sentidos, por una noche en el Ramm y una cabalgada por el amanecer hacia las llanuras brillantes, o por su valle en la puesta del sol hacia la oscura plaza que mi tímida anticipación nunca me dejó alcanzar. Yo preguntaría: “¿Puedo cabalgar ahora, por detrás del Khazali, y saber todo esto?. De verdad que amé muchísimo el Ramm”.

Seis tribus diferentes viven aquí, entre las que destaca Beni Sakhr, Sirhan y Howeitat.

Pinturas sobre la roca: animales y personas

La huella del hombre permanece inalterada en el roquedo del Ram. El hombre primitivo y su corte de mamíferos han sido reproducidos por artistas ingenuos y profundos. Los grandes cuernos curvados del íbice, los trompudos elefantes, peces y órices han sido dibujados con extraordinaria maestría. Camellos en Wadi Ram

No es raro ver animales salvajes: zorros y damanes roqueros (Procavia capensis). El oryx y las gacelas han sido esquilmadas. En las altas cumbres sobrevive el íbice (Íbex), el chacal y el gato de las arenas (Felix margarita). La víbora cornuda y la araña viuda negra, de veneno mortal, son muy temidas por los beduínos.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

75


76

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra


REGIÓN ETIÓPICA

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

77


y los franceses fundaron Saint Louis. En el siglo XVI tomó cuerpo una “conciencia nacional” y en los siglos posteriores se fue produciendo la unificación territorial, la afirmación del Islam, los siniestros episodios esclavistas y la conquista colonial bajo los franceses. Las tribus ulof, serere, tucuror, diola, balante, mandingo, basari y, sakarole se reunieron bajo un mismo gobierno. En 1960 se produjo la independencia del país. Leopold Sédar Senghor fue elegido Presidente de la República, a pesar de los cambios constitucionales que se produjeron en los que la Unión Progresista Senegalesa (UPN) se convirtió en el partido único.

NIOKOLO KOBA Senegal Niokolo Koba

T

ras recorrer las tierras septentrionales del Magreb y las del bajo Sahara, nos adentramos en el África profunda. Este inmenso territorio, al igual que la casi totalidad del continente africano atrajo al hombre blanco, que ambicionaba poseer los abundantes herbívoros que le permitirían garantizar la supervivencia de los carnívoros y la del propio hombre. A mediados del siglo XV los portugueses ocuparon la costa; los holandeses la isla de Gorée, los ingleses ocuparon Gambia

Los alisios marinos suelen soplar, frescos y húmedos, contrariamente al harmattan del verano, seco y extremadamente caluroso. La administración francesa durante el periodo de la independencia amplió hasta cuatro veces la superficie protegida hasta alcanzar las 913.000 hectáreas que se extienden a uno y otro lado del río Gambia. El Parque es uno de los refugios de los antílopes derbianos que se incorporó a los países defensores de la Naturaleza creando Parques nacionales como Niokolo Koba, el pionero en las orillas del Gambia, en el que confluye el río con el que se conoce el Parque Nacional.

Leona echada de frente

78

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Elan africano recortado

E

l Gran Élan o Antílope derbiano (Taurotragus derbianus), presenta una altura en las agujas de hasta 175 centímetros y un peso entre los 450 y 900 kilogramos, esto es, un antílope muy grande, con el volumen de un buey y apariencia bovina. Muestra una coloración general pardo rojiza amarillenta pálida, o color castaño, que se torna gris azulada con la edad. Los flancos del cuerpo están marcados con 14 rayas blancas y el dorso surcado con una línea negra. En la frente, los adultos ostentan un copete de pelos ensortijados de color chocolate; el cuello, cubierto con pelos negruzcos, bordeados por un collar blanco en su parte inferior. Los cuernos son asimismo muy grandes, de entre 90 y 120 centímetros, macizos, divergentes desde la base y rectos, con una espiral apretada como la de un tornillo. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Paisaje con termitero

La raza occidental ocupa desde el Senegal hasta Nigeria septentrional. La raza de África central, desde los Camerunes hasta Bahr el Gazal, Sudán y el Parque Nacional Garamba, en el Congo, es algo mayor, el color de fondo es arenoso y presenta sólo 12 rayas verticales. Es gregario, con rebaños de hasta 60 individuos, si bien suele oscilar entre 15 y 25. Su alimento favorito son las hojas del árbol del género Isoberlinea que come durante la noche. La caza incontrolada le ha hecho mucho daño y es susceptible a contraer la peste bovina. La abundancia de herbívoros que supuestamente garantizaban la alimentación de los carnívoros y parecía inagotable, comenzó a disminuir, por lo 79


seco los árboles amarillean como en otoño. Y otros han desarrollado defensas contra la desecación, lo que les capacita para afrontar las situaciones más extremas: como los baobabs, de la familia de las bombáceas, llamadas así por el tronco abombado que poseen como reserva de agua durante el periodo seco. Las acacias soportan también las épocas de sequía y como la acacia blanca (A. albida) se cubren de hojas durante el periodo seco, que acabarán por perderse con la llegada de las lluvias.

Cobo Lichi de las llanuras Kafue entre la arboleda

que fue necesaria la creación de áreas protegidas. Niokolo Koba fue el primer parque del Senegal, lo que ha permitido que se mantengan las poblaciones de los antílopes derbianos, especie en extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Así mismo, sobreviven en Senegal los leones, linces caracales, elefantes, chimpancés y otras especies notables. La sabana, superficie herbácea ecológicamente homogénea, con plantas leñosas dispersas, se despliega como un manto que rodea la vegetación de la selva. Cuando las lluvias oscilan entre 500 y 1500 litros por metro cuadrado, la sabana se denomina sudanesa, en la que las ricas praderas se inundan estacionalmente y forman un hábitat favorable para la vida.

Baobabs

La época húmeda abarca de junio a octubre y la seca, de noviembre a mayo. Durante el tiempo

Más de 1.500 especies vegetales han sido registradas en el Parque. Sobre la sabana arbolada aparecen torres de hasta 10 metros de altura: los termiteros, que a pesar de albergar insectos que parecen hormigas nada tienen que ver con ellas, pues pertenecen al orden de los isópteros. Los aparentemente inaccesibles termiteros constituyen el alimento de los pangolines gigantes (Manis gigantea) y del cerdo hormiguero (Orycteropus afer). Ambos se dedican durante la noche a la localización y saqueo de termiteros. Unos pocos centenares de elefantes deambulan por el Parque, así como millares de búfalos que, a pesar de su mala fama de animales malhumorados y de extremada brutalidad, pasan los días paciendo sosegadamente entre la vegetación de las orillas de los cursos de agua. En las riberas del Gambia y otros afluentes viven numerosos hipopótamos. El antílope derbiano ha reducido sus poblaciones de forma alarmante; no sólo por el riesgo de contraer la peste bovina, sino por su falta de agresividad, lo que le hace ser presa fácil de los carnívoros, que aquí son menos abundantes que los del África oriental: leones, guepardos y leopardos. El cánido licaón posee el tamaño de un lobo y, como éste, caza en jaurías corporativas. Los chacales listados y las hienas consumen cadáveres y las sobras de los otros depredadores.

N

umerosos cobos se han descrito de este Parque Nacional: el defasa, nialas, impalas, y Cobos lichi, antílopes de tamaño mediano, coloración leonado castaña o negruzco, cuernos largos de casi un metro, en forma de lira. La hembra es similar al macho, de constitución más ligera y sin cuernos. 80

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Otros antílopes son así mismo muy frecuentes en este privilegiado espacio junto a los facóqueros, papiones y las carnívoras hienas manchadas. Seguimos la pista terriza que rodea el Parque Nacional. Un lince caracal nos aguarda en un recodo. Nos sorprende su gran tamaño, sus largas patas y sus orejas apuntadas con un largo pincel negro, todo ello en un cuerpo uniformemente teñido de un color pardo amarillento y rojizo pálido. Adaptado a vivir en las sabanas más secas, su cuerpo es más esbelto y los tarsos más largos que los de sus parientes nórdicos, lo que le convierte en un excelente corredor tan veloz como el guepardo.

E

l cudú mayor impresiona por sus dimensiones: una altura en la cruz de un metro y sesenta centímetros y un peso que oscila entre los 275 y los 320 kilogramos. Es un esbelto antílope grande y elegante. Tiene grandes orejas y su coloración general va desde el gris azulado hasta el pardo grisáceo. Ostenta en sus costados de 6 a 10 rayas verticales y una cabeza más oscura con una mancha blanca entre los ojos y otras tres en la mejilla. Carece de manchas en la garganta, aunque presenta un f leco de pelos desde la barbilla hasta el cuello. Desde el occipucio hasta el arranque de la cola lleva una cresta parda y larga en la cruz y en el cuello, mneos desarrollada y más blanca en el dorso.

Desde la pista terriza descendemos hasta el nivel del río, donde se ven los hipopótamos y los cocodrilos y sus profundas pisadas en la senda que utilizan todas las noches para procurarse el alimento. En las charcas de Simenti hay desde muy temprano miles de aves. Conforme se eleva el sol en el horizonte comienzan a elevarse bandadas de buitres, entre los que se ve el de Ruppel y otros más vulgares. Los kobos no se ocultan demasiado, los córvidos se sitúan en las perchas de los árboles cercanos y se ven hienas, papiones y facóqueros. En una zona al oeste de Simenti vemos el antílope derbiano y el antílope caballo (Hipotrague equinus) oculto entre la vegetación de ribera, con el tamaño de una cebra. El regreso a Dakar, pasando por Tambacunda, permite ver otros espacios naturales protegidos del Senegal, de gran interés, como el Parque Nacional de las aves de Djudj y la Langue de Berberie

Los cuernos del cudú son largos e impresionantes casi de dos metros de largo, en dos o tres espirales abiertas El Parque, con casi un millón de hectáreas, está cubierto de una vegetación enmarañada donde se oculta la fauna para pasar desapercibida. Las jirafas hace mucho que desaparecieron, como los elefantes, ya que los cazadores furtivos no les daban tregua. La guardería del Parque es según qué épocas meramente testimonial. En las épocas difíciles carecían de efectivos y de armamento adecuado. Por las tardes, cuando refresca, se ven bandadas no muy numerosas de búfalos cafre. La vegetación arbórea se compone de caoba del Senegal, tamarindos y palmeras fénix. Cudú mayor en Niokolo koba Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

81


PARQUE NACIONAL DE LAS AVES DE DJOUDJ

L

as numerosas poblaciones de aves procedentes del Banco de Argüin y de otras zonas húmedas cercanas, persuadieron a las autoridades senegalesas de la necesidad de crear el Parque Nacional de las Aves de Djoudj. La ruta que parte de Dakar hasta San Luis es de un colorido y una belleza inesperada. Miles de personas se agrupan en los puestecillos de fruta, en las huertas no faltan cuidadosos agricultores que cultivan la tierra con esmero y nada tienen que envidiar a los de los países supuestamente más civilizados. Probablemente proceden de la región de los serere, una etnia de agricultores que se unieron a la de los ganaderos, para utilizar el estiércol. Los jóvenes llevan la clásica gandora con turbantes o chamarretas de cuero, algunos parecen sudaneses vestidos de blanco, otros, gorros de lana y las mujeres vestidos largos de colores brillantes, alguna con una bolsa de viaje en la cabeza de la que cuelga una cacerola, y a la espalda un niño dormido. Todas se mecen al andar, se cubren con un echarpe etéreo y, al igual que las de Costa Oro y las soninke, llevan grandes aretes metálicos que a veces le desgarran los lóbulos de las orejas. Abundan los tenderetes de vasijas de

cerámica, cada 200 o 300 metros un policía armado custodia la carretera, carpinteros en las cunetas fabricando camas de madera, transportistas de colchones, acarreadores de hierba en enormes sacos y los “car rapide” atestados de gente que se cuelgan en la parte trasera o de las mismas puertas y del techo. El paisaje de pronto se torna más saheliano, con enormes baobabs deshojados y lustrosas palmeras.

M

uy temprano salimos hacia el Parque y alrededor de las 9 de la mañana llegamos al embarcadero donde nos aguarda una gran barcaza desde la que podremos avistar las aves de las grandes charcas. Antes de salir ya se ven numerosos cormoranes y algunos pelícanos blancos (Pelecanus onocrotalus) en la laguna. Pasados algunos lagunazos comenzamos a ver grandes concentraciones de aves, que ocupan los deshojados árboles de la ribera. Los pelícanos adultos se apretujan junto a los inmaduros, de color gris negruzco.

L

os pelícanos vuelan muy bajo sobre la barcazas, lo que nos sorprende sobremanera. Planean tan bien y tan cerca del agua que la tocan con las puntas de sus alas y, más adelante, forman círculos donde encierran y empujan a los peces hasta las charcas someras, donde serán engullidos.

Lechwe del Nilo Este cobo vive en grandes manadas de 50 o mas individuos. Los machos forman a menudo grupos separados del rebaño principal. Habita pantanos y zonas anegadas que atraviesan el Nilo Blanco y sus tributarios. Es un antílope con pelaje largo y basto de color chocolate negrusco. La hembra es mas clara en sus partes inferiores.

82

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


E

n la cercanía de los islotes nos acercamos a las orillas de matorral, donde se solea una pareja de varanos y un cocodrilo, inmóvil, de espaldas a la charca.

Pelícano

Colonia de cormoranes con fondo de pelicanos en el agua

Otras aves interesantes hacen su aparición: anhingas, águilas pescadoras, garzas reales e imperiales, garcetas y polluelas saltando por la vegetación acuática. Los chacales nos siguen desde lejos y una bandada de grullas coronadas nos sobrevuelan. El cielo se nubla con la arena del desierto, que arrastra el viento. En esta zona, por debajo del Trópico de Cáncer el mes de marzo es el periodo de verano y la temporada de lluvias tiene lugar de junio a diciembre. Soleándose sobre la vegetación riparia descubrimos un varano, probablemente de Malasia (Varanus salvator) reptil fiero, fuerte y agresivo que se defiende cuando intentan cazarlo por su preciada piel, empleada en la fabricación de zapatos, carteras, bolsos y otros usos con la etiqueta errónea de “piel de lagarto”. Es un óptimo nadador y trepador, que pasa su vida entre los árboles de la jungla y el agua de los ríos.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

83


Langue de Berberie

LA LANGUE DE BERBERIE

La Región Etiópica : La Sabana

E

L

s un banco de mucha menor entidad que el de Argüin, en el que reponen fuerzas también las numerosas aves propias de la zona de Djudj.

a sabana que bordea el extremo sur del Sahara se extiende a lo largo de varios miles de kilómetros desde el Senegal, en la costa atlántica, hasta Etiopía, pasando por Mali, Guinea, Alto Volta, Dahomey, Níger, Nigeria y Chad. La población humana es de una diversidad apasionante, con tipos raciales casi todos ellos negroides y en algunos casos mezclados con los nubios, cuyos antiguos representantes eran racialmente como los egipcios predinásticos. Al tratarse de una zona de transición entre dos mundos tan diferenciados aflora un mestizaje maravilloso, tanto físico como cultural. Las tierras septentrionales de Namibia estuvieron cubiertas de agua hace doce millones de años y en esa época se inició el proceso de desecación. Hoy quedan numerosos humedales cuyo núcleo es el lago de Etosha, que en la estación seca puede reducir su extensión al mínimo. De igual manera, en la estación de las lluvias puede anegar 6000 kilómetros cuadrados de superficie.

Elefantes grupo en la sabana

84

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


La riqueza natural de la zona alberga una fauna que puede cumplir sus códigos vitales y, sobre todo, sobrevivir en el caso de producirse la extinción definitiva. Muy pocos elefantes se conservan en la zona. Por las sabanas de Niokolo Koba se censaron en tiempos más de 300 ejemplares y una treintena en la zona del río Senegal, de los que se pueden avistar tan sólo unos pocos. Los elefantes que fueron desapareciendo en el Parque Nacional, han debido de mezclarse con las poblaciones del lago de Etosha y de otros espacios naturales cercanos. El parque Nacional Virunga, con una banda de más de 300 kilómetros de longitud y unos 50 de anchura, se halla en la parte nororiental del Zaire, en la frontera de Uganda y al norte el lago Kivu. Su fundación data de 1925 y sólo incluía los volcanes apagados, al norte del Kivu, uno de los pocos santuarios del gorila de montaña. En 1929 se ampliaron con la inclusión de los volcanes activos y la llanura que se extiende al sur del lago Idi Amin y la cadena montañosa del Ruwenzori.

Paisaje Sudáfrica

El Parque Nacional Virunga alberga la mayor concentracion de hipopótamos del mundo. En los cursos de agua, superan las 20.000 cabezas, que realizan la doble función de abrir las rutas hacia el agua de otras especies y facilitar con sus excrementos al desarrollo de las algas verdes, base de alimentación de muchos peces. Un parque excepcional es el Kruger, con 21.000 kilómetros cuadrados de tierras situadas entre los ríos Limpopo y Crocodile por el sur. Una eficaz guardería ha conseguido controlar las poblaciones de herbívoros.

Búfalos orilla cercana

E

n la zona abundan los ganados de búfalos cafre y otras especies notables. La tenacidad de Paul Kruger, hombre de Estado y también agricultor y soldado permitió impulsar este parque Nacional. Cuando en 1884 fue elegido Presidente logró convencer al resto de los dirigentes de la ineludible necesidad de preservar la flora y la fauna, así como establecer medidas conservacionistas para el que pudo ser el 2º Parque nacional del mundo, después de Yellowstone. En sus dos millones de hectáreas los animales se encuentran a salvo de los cazadores furtivos. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Búfalos otra orilla 85


Leopardo joven

D

entro de los límites del Parque están representados la mayoría de los mamíferos y las aves de interés del continente africano: leones que predan sobre los asustadizos herbívoros, a los que aguardan agazapados entre la vegetación dispuestos a saltar a los cuellos de las víctimas.

Los búfalos son una especie de bovinos con rasgos de buey de constitución pesada. Se agrupan en grandes rebaños cuando en la estación seca escasea el agua y se fragmentan en pequeños núcleos para saciar su sed asì como para revolcarse en el fango y evitar el ataque de los parásitos. Los búfalos tienen una coloración negruzca generalmente. Los de las selvas llegan a pesar 320 kilos y 800 los búfalos de las sabanas. La gran variabilidad de especies se compone de búfalos selváticos enanos, cafre, llamados también negros y del Cabo.Es un espectáculo hermoso contemplar en las sabanas del P.N. Kruger el avance de los grandes rebaños de búfalos cafre. En su centro se reúnen las hembras con sus becerros y en los flancos los jóvenes machos que las rodean y garantizan su protección. Los viejos machos caminan solitarios sin atreverse a acercarse a los jóvenes que suelen tratarlosy aislarlos con malos modos. Cuando atacan los leones el rebaño adopta una posición defensiva en la que la totalidad de los machos rodean a los becerros y a las hembras. 86

Los búfalos son principalmente nocturnos, se esconden en la vegetación durante las horas más calurosas y cerca del agua. Habitan desde las selva densas hasta las llanuras abiertas y salpicadas de arbustos. La vista es pobre y el oído también, pero el olfato está muy desarrollado. Tiene fama de brutos y si se les acorrala o se les hiere pueden ser muy peligrosos. Los machos cuando están en celo son muy bravos. Su enemigo natural más importante es el león y también el cocodrilo, que los ataca cuando cruzan los ríos.

O

tro predador notable de Kruger es el leopardo, con su pelaje moteado sobre un fondo pardo amarillento. Contrariamente al comportamiento del león es una especie solitaria que sólo se reúne con su pareja cuando llega la época del celo. Caza durante la noche, ocultándose entre la vegetación y siguiendo las huellas de los herbívoros. Ataca mordiendo la yugular de la presa y le rompe las vértebras cervicales. Bebe con avidez la sangre de la víctima, engulle las partes más blandas y suele depositar las carcasas en las bifurcaciones de las ramas de los árboles. Los guepardos son de actividad netamente diurna que realizan la caza en grupo y se acercan a los herbívoros a la espera de que alguno se arranque y se separen los más tímidos para perseguirlos y derribarlos a una increíble velocidad. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Carnívoros

E

l guepardo u onza africana (Acinonyx jubatus) es un bellísimo carnívoro cuya altura en la cruz es de 75 centímetros; 127 centímetros de longitud con la cola y un peso que oscila entre los 45 y los 65 kilos. Es un gran félido de dorso cóncavo con rasgos caninos y apariencia esbeltísima, patas extremadamente largas y delgadas y una pequeña cabeza redondeada. El pelaje está adornado de manchas negras oceladas, contrariamente al del leopardo, que lo tiene en forma de rosetas. Habita en las sabanas abiertas y semiáridas, a veces en los bordes de la sabana de Guinea y nunca en las zonas boscosas. Se difundió en tiempos por Asia, desde el Turkmenistán e Irán hasta Arabia. Antiguamente también existió en la India, de donde está actualmente extinguido. Vive en solitario o en grupos de no más de 6 individuos, que recorren el terreno en busca de presas que capturan por la mañana y al atardecer, así como en las noches de luna. No acostumbra a esconderse en las cercanías de bebederos o a lo largo de los rastros de caza. Se acerca quedamente a su presa y arranca en su persecución a 120 kilómetros por hora.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Ronronean como los gatos y gruñen cuando están encolerizados.Sus uñas romas, ligeramente curvadas y parcialmente retráctiles, parecen estar diseñadas para la carrera rápida. El guepardo, fue domesticado en Asia y usado para la caza gracias a su condición poco feroz.

Ginetas

T

odas las ginetas son muy similares en sus hábitos, aunque muestran variadas preferencias respecto a los habitats que deciden elegir.Unas son arbóreas y otras terrestres. Sus movimientos son elegantes y suelen llevar la cola recta detrás del cuerpo. En su mayor parte son nocturnas y pasan el día entre roquedos o en madrigueras excavadas por otros animales, en árboles huecos y en grandes ramas. Son carnívoros sedientos de sangre. Cazan algunas presas en los árboles y otras en el suelo. Habitualmente cazan mucho más de lo que necesitan y son tan destructivas que a menudo comen solo la cabeza y el cuello de la presa. Las culebras, insectos, lagartos y otras especies constituyen el alimento de las ginetas.

Guepardo descansando

87


Mangostas

E

l Grupo de las mangostas o icneumones constituye la familia de los herpestinos, la más numerosa con unas 30 especies difundidas en su mayor parte por África y algunas también en Asia. El meloncillo vive también en la Península Ibérica (Herpestes ichneumon).

Mangosta de los pantanos

Gineta de perfil entre las hojas

La gineta común, notable mamífero ya descrito en el capítulo delos mamíferos de Andalucía, es la única gineta que ha sabido superar en la Península Ibérica las condiciones mediambientales de su hábitat originario de secas sabanas secas. Entre las diversas ginetas de las zonas de matorral, zonas boscosas y en las selvas no muy altas es posible contemplar la gineta tigrina. En las selvas densas de África medra la gineta servalina especie de patas largas y cara alargada. La gineta gigante tiene una longitud de 60 centímetros de largo y en las tierras altas la gineta de Etiopía.

En África es de gran interés el suricato, de unos 30 centímetros de largo, de costumbres gregarias y hábil excavador, difundido desde el África del Sur, en terrenos áridos y rocosos. Depreda sobre ratas, jerbos y ardillas de tierra. Suele colocarse en posición erecta, sentado sobre sus patas posteriores, de forma parecida a la que adoptan las marmotas. Es altamente sociable, vive en conejeras, en asociación a veces con la mangosta amarilla, o incluso con ardillas terrestres y pequeños roedores. Se aprovechan de las ardillas para hacer la excavación de la que acabarán por tomar plena posesión. Son completamente diurnos y se reúnen formando bandas sobre los montones de tierra a la entrada de las madrigueras, tomando el sol o vigilando a los intrusos, con su vista prodigiosa. Se alimenta de insectos, gusanos, arañas, larvas y otros que pululan por los alrededores de las madrigueras. También captura pájaros, roedores, reptiles, caracoles y raíces bulbosas El periodo de gestación suele durar unas 11 semanas y las camadas oscilan entre 2 y 4 crías. Es presa frecuente de las grandes rapaces y es tan manso y sociable que se puede domesticar fácilmente y, a pesar de ser un carnívoro, tenerlo como animal de compañía. Entre las mangostas mayores, además del meloncillo y la mangosta de los pantanos son notables la mangosta coliblanca, de pelaje híspido, color gris pardusco y notable cola blanca. La patinegra es maciza, cabeza ancha, pelaje gris por encima y por debajo negro en su mayor parte, al igual que las patas.

88

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


La mangosta de Meller es la más atractiva, por su larga y poblada cola negra en su mayor parte que destaca sobre el bonito pelaje de color pardo leonado uniforme. Entre las verdaderas marmotas está la mangosta gris (Herpestes edwardsii), ampliamente difundida por la India, Ceilán y Asia sudoccidental que ha sido introducida en algunas islas dálmatas y en otros lugares para combatir las serpientes, incluso venenosas, cobras y otras. Para cumplir sus objetivos, en los lugares de delicado equilibrio han provocado profundos daños en el ecosistema de las aves y de los mamíferos indígenas. La mangosta de los pantanos (Atilax paludinosus) es de 60 centímetros de largo, sin contar la cola, peso de 2 a 3 kilos, constitución robusta, paticorta, con coloración uniforme que a los lejos parece negra. El pelaje áspero, las partes inferiores más claras y las patas más oscuras. Habita en las sabanas y selvas, en el matorral denso de los pantanos, cerca del agua, por lo que suelen confundirla con la nutria. Es nocturna y a veces se reúnen en pequeños grupos de 3 o 4 individuos, anfibia, excelente nadadora que captura ranas, cangrejos, peces y avecillas, roedores, insectos y gusanos. Es de gran utilidad para controlar las poblaciones de cocodrilos, de los que comen los huevos, e incluso producen daños en las aves de corral. Las crías se cobijan en madrigueras excavadas en los marjales que sobresalen del agua o en las manchas de vegteación. La voz es un ladrido de alto tono.

Suricato ocultándose en su madriguera

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Suricato erguido sobre sus patas

89


Hiénidos

L

os hiénidos constituyen la familia más pequeña de los carnívoros fisípedos, que se caracterizan por su notable tamaño, corpulencia, cabeza ancha y maciza, parte anterior más alta y robusta y la posterior con largas extremidades y uñas no retráctiles. En Asia y África se difunden cuatro especies, siendo tres de ellas autéticas hienas, con potente dentadura capaz de quebrantar los huesos más duros. La hiena manchada (Crocuta crocuta) mide entre 130 y 160 centímetros de largo, 90 centímetros de altura hasta la cruz y un peso de unos 8 kilos. La piel es gris amarillenta, moteada de manchas oscuras redondeadas. Es especie nocturna, que vive en madrigueras excavadas en el suelo, en las sinuosidades de los roquedos y en los espesos matorrales. Se alimenta de la carroña de los grandes animales. También es conocida la hiena rayada (Hyaena hyaena) difundida desde la India al Asia occidental y en el África septentrional y oriental. Otras hienas de interés son la hiena parda, de color pardo uniforme, pelaje híspido, y orejas largas y puntiagudas.

De corpulencia y costumbres muy diferentes, el lobo de tierra, o protelo (Proteles cristatus) es un bello animal insectívoro y nocturno, de débil dentadura, que vive solitario o en parejas y permanece escondido en las madrigueras de los oricteropos.

Félidos

A

manece en las tierras de Andalucía y los depredadores por excelencia, los félidos, la familia más evolucionada de los fisípedos permanecen en sus huras hasta el crepúsculo. El lince caracal deambula ya por los carriles terrizos de Niokolo koba y se apresta a capturar y devorar presas de cualquier talla, incluídos los ungulados de gran tamaño. Tienen la cabeza redondeada, el hocico corto, y el arco zigomático bastante desarrollado, mandíbula corta y robusta, capaz de realizar solamente movimientos verticales y accionada por formidables músculos masticatorios. Las extremidades están provistas de cinco dedos las anteriores y de cuatro dedos las posteriores, con garras arqueadas, retráctiles y cortantes, a excepción del guepardo. Viven en ambientes diversos, con cuatro géneros: Lynx, Felis, Panthera y Acinox. El lince boreal o europeo (Lynx lynx) presenta una bella piel gris-rojiza, manchada débilmente en el cuello y en la cabeza. Este activo depredador tiene una altura de hasta

Hiena manchada del Serengeti

90

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


73 centímetros y vive en el bosque, ejecuta batidas en los árboles y en el suelo. Estuvo difundido hace tiempo y actualmente está confinado en zonas restringidas europeas: Rusia, Cárpatos y Escandinavia.

Guepardo a la sombra de un árbol tras capturar una gacela

León con restos de carroña

En el mundo natural, los carnívoros representan el orden más variado en cuanto a formas, tamaños, y géneros de vida de todos los mamíferos. Cerca de 240 especies de carnívoros terrestres, agrupados en 8 familias diferentes componen ese mundo en el que queremos profundizar. Constituyen el grupo de vertebrados tetrápodos que se afanan por realizar lo que en el fondo es su principal vocación: ejercer la depredación, un ejercicio vital que desempeñan en la economía de la Naturaleza, limitando y seleccionando las poblaciones de herbívoros, aves y otros animales terrestres, con el objetivo de garantizar el equilibrio faunístico de las tierras emergidas. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

91


Lince africano por excelencia, que frecuenta las zonas áridas y subdesérticas del Asia meridional y occidental, así como gran parte de África. Lo hemos visto por los senderos del P.N. Niokolo Koba. Además de lince del desierto se conoce también como lince de los matorrales de las regiones áridas de toda África, especialmente de Eritrea, Somalia y del Asia meridional. Entre los numerosos félidos, que presentan por sus formas aspecto y género de vida con notables semejanzas, el caracal es de aspecto elegantísimo con sus largos cabellos y su gran velocidad, como corresponde a tan velocísimo corredor. Es también un hábil trepador. Entre sus víctimas, figuran los hiracos arbóreos.

92

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Hiena a la sombra

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra

93


Hemos decidido iniciar esta incursión en la Naturaleza estudiando el guepardo, uno de los carnívoros más elegante del mundo, que se suele incluir entre los félidos, pues carece de uñas retráctiles y las proporciones de su cuerpo y de las extremidades se alejan del plano organizativo de su actual familia.

Leona mostrando sus incisivos

Habita en las sabanas abiertas y semiáridas, a veces en los bordes de las sabanas de Guinea y nunca en las zonas boscosas. Se difundió en tiempos por Asia, desde Turkmenistán e Irán hasta Arabia. Antiguamente también existió en la India, de donde está actualmente extinguido. Vive en solitario o en grupos de no más de 6 individuos. No acostumbra a esconderse en las cercanías de los bebederos ni a lo largo de los rastros de caza. Se acerca quedamente a su presa y arranca en su persecución a casi 120 kilómetros por hora, lo que justifica que se distancie de los demás félidos en la caza a la carrera, pudiendo batir a los más veloces antílopes y gacelas.

L

a gacela de Thomson habita en herbazales y llanuras abiertas, evitando las hierbas altas y los matorrales espesos. Es una gacela de constitución muy grácil, altura en la cruz de 66 centímetros y entre 20 y 28 kilos de peso. Presenta una banda lateral negra muy ancha, que contrasta con las partes claras. Cabeza rufa con una banda mediana en la cara.

Gacela de Thomson

Son las gacelas más comunes en el África oriental, relativamente silenciosa, lo que contrasta con la gacela de Grant. No parece tener ninguna llamada de alarma, tal vez por poseer los sentidos muy desarrollados, como el oído, la vista y el olfato. El género Panthera agrupa a todos los félidos de gran tamaño, si se exceptúa el puma y el guepardo, seis especies en total, ampliamente conocidos. Comenzaremos por el popularmente conocido león (Panthera leo), o Rey de la Selva. Presenta una altura en la cruz de 1 metro y casi 3 metros de largo y más de 200 kilos de peso. El pelaje es corto y uniforme y varía entre en gris plateado hasta el pardo ocre oscuro, con la cabeza más oscura. Las partes inferiores son más claras y en la parte inferior de las orejas se aprecian marcas negras. Sólo los machos tienen

94

una melena en el cuello y en los hombros, de extensión muy variable, aunque muchos leones no tienen melena o la tienen reducida. Mechones de largos pelos en los codos, cola larga con borla negra que oculta un curioso espolón córneo. La hembra es notablemente menor y de constitución más ligera, sin melena y las partes inferiores casi blancas, desde la garganta hasta el abdomen. Los cachorros tienen manchas abigarradas y rayas, el pelaje más lanudo que los adultos y orejas proporcionalmente mucho mayores. La melena de los jóvenes leones muestra mechones en el cuello y en los hombros. La melena tarda 4 o 5 años en desarrollarse completamente. Los leones habitaron África del Norte y Asia Menor hasta la India y, aún hoy, está limitado a la selva de Gir, en la India. Habitan en praderas boscosas y abiertas y en praderas montanas hasta 3000 metros de altitud y, a veces, en parajes subdesérticos y, en densas selvas de forma excepcional. Es muy sociable y vive junto a sus grupos familiares en manadas con uno o varios machos adultos, hembras y una mayoría de subadultos y jóvenes. En una noche es capaz de recorrer 30 kilómetros o más. Son sin duda más diurnos que otros félidos, aunque sean cazadores nocturnos. Las horas de calor duermen bajo los árboles y los matorrales y son muy perezosos. Su sentido del olfato, de la vista y del oído es excepcional. Su tremendo rugido puede oirse a más de 8 kilómetros de distancia. Cazan antílopes e impalas e incluso hipopótamos, jóvenes elefantes y cebras, alcéfalos, ñus, cocodrilos y serpientes. Los leones viejos cazan facóqueros y mamíferos pequeños, aves y ratas y algunos leones, incluso hombres. Nunca corren tras sus presas pues alcanza como máximo una velocidad de 60 kilómetros por hora. Las leonas matan más que los machos, alrededor de unas 20 presas al año. Es polígamo y las leonas entran en celo cada pocas semanas. La gestación suele durar 105 días y la camada es normalmente de 2 a 4 cachorros. Cuando tienen un año se independizan. No son completamente adultos hasta los tres años y pueden llegar a vivir hasta los 30. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


El leopardo (Panthera pardus) es un félido de constitución elegante y robusta, que tiene una altura en la cruz de 70 centímetros y una longitud de un metro y 30 centímetros. Las patas son cortas y vigorosas, el pelaje denso y suave, manchado de rosetas sobre un color de fondo amarillo apagado o pardo amarillento. A través del pecho se ven manchas interrumpidas. Visto a cierta distancia el color se funde en un gris liso. Las partes inferiores y las internas de las patas son de un blanco puro y la cola es larga sin borla terminal. Se dan casos de ejemplares totalmente negros. Sus hábitats son muy variados, desde las selvas densas hasta zonas densas y abiertas, incluso en el borde del Sahara y las grandes altitudes del este de África, lo que quedó de manifiesto cuando se descubrió el

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

cadáver de un leopardo congelado en las cumbres del Kilimanjaro. Abunda en las zonas rocosas y en las de matorral espeso. También se encuentra en el norte de África y en Asia. Cazan durante la noche y se esconden en la espesura durante el día así como en madrigueras de facóquero y en ramas de árboles de gran tamaño, a unos 5 metros de altura sobre el suelo. Se alimentan de pintadas de Guinea, liebres, tortugas, damanes y antílopes como impalas en el P.N. Kruger, antílopes de agua, ñus, duiqueros, y raficeros. El periodo de gestación es de 3 meses, al final del cual nacen 2 o 3 cachorros. Aunque matan animales domésticos prestan buenos servicios al hombre pues son adictos a cazar animales perjudiciales para los cultivos, sobre todo papiones.

Gacela de Thomson

95


Leopardo en árbol patas colgando

Cetáceos

S

egún parece 80 son el número de Cetáceos aceptados tras la agrupación realizada en una sola de variedades geográficas que originalmente fueron descritas como especies independientes. Esta aparente variedad morfológica se debe a las numerosas subespecies registradas, lo cual explica los numerosos casos de híbridos entre especies bien diferenciadas. Las ballenas, los misticetos o ballenas poseen pequeños dientes cuando se encuentran en estado fetal, los cuales se pierden en su vida extrauterina. En su lugar, en el maxilar superior presentan láminas a las que llaman “barbas” con las que filtran el agua y capturan pececillos y crustáceos.

96

En nuestras aguas encontramos dos familias de misticetos: balénidos y balenoptéridos que han perseguido ampliar la capacidad bucal para almacenar mucha agua. Los balénidos tienen el paladar fuertemente arqueado lo que hace que la boca sea abovedada y de dimensiones gigantescas, con barbas de 2 metros de largo. Los balenopéridos tienen un cráneo de silueta aplanada, pero la región ventral de la boca puede dilatarse, gracias a sus pliegues gulares, algo parecido a los pelícanos.

Yubarta o ballena jorobada

A

diferencia de los rorcuales la yubarta es una ballena con un cuerpo robusto y poco hidrodinámico. Los machos llegan a medir 16 metros y medio de longitud y las hembras sólo 16. Su cabeza es ancha y redonda y en su parte superior presenta Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


una cresta central. La región cefálica y el borde de las aletas pectorales poseen unas protuberancias semiesféricas con funciones táctiles. La aleta dorsal tiene forma muy variable pero, en general, es triangular y baja, y está situada sobre un abultamiento localizado en el tercio posterior del cuerpo. Las aletas pectorales son desproporcionadamente largas, de hasta 4 metros de longitud.

que en las aguas ibéricas oscila entre los 2,2 metros y los 2,6. La cabeza es pequeña y el morro largo y delgado, la aleta dorsal alta y situada en el centro del cuerpo; las pectorales, sin embargo, acaban en punta y sin ninguna característica especial.

Yubarta o Ballena jorobada

Delfín mular o tursión

La presencia de esta ballena en el Mediterráneo es excepcional, con sólo dos citas confirmadas en aguas ibéricas: en las cercanías de las islas Baleares una de ellas y otra en la Costa Brava catalana.

Delfínidos En la familia de los delfínidos se incluyen los delfines, las orcas y los calderones. El delfín común es un odontoceto pequeño Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

97


Es abundante en la cuenca occidental del Mediterráneo y su presencia se reduce al mar de Alborán y a la franja costera de Gibraltar a Murcia. Se alimentan de presas que capturan al atardecer y las horas oscuras. En el Atlántico se alimenta de peces pelágicos, como sardinas, bacaladillas, arenques o anchoas. Orca Cortesía de Wild Whales Vancouver

Al igual que otras especies aprovecha los peces de descarte de los cerqueros y arrastreros y los desechos de las industrias del pescado. El delfín listado es más pequeño aún que el común. El dorso y la cabeza son de color gris azulado y los flancos del vientre, blancos. A la altura de la base de la aleta dorsal surge una franja ancha y curvada y de color claro que parte de los flancos y una oscura e invertida que nace en el extremo posterior de la aleta dorsal y que penetra en la coloración clara de los flancos.

Orca con cría

98

Ocupa las aguas templadas y tropicales de todos los océanos del mundo. En el Atlántico norte su presencia se extiende hasta las islas Feroe. En el Mediterráneo occidental se calculó en 1991 que la población era de 118.000 individuos.

Siguiendo el movimiento que marcan las presas pueden efectuar desplazamientos estacionales de cierta amplitud. Se alimenta de cefalópodos, peces y crustáceos. El delfín mular o tursión presenta una talla mediana, de 3 - 4 metros en los machos y unos 3 metros las hembras.El cuerpo es robusto y la cabeza presenta un melón algo prominente y acabado en un morro corto y grueso. La aleta dorsal es grande, curvada y acabada en punta. Está situda en el centro del cuerpo. Este delfín es muy familiar y popularizado en películas y en los acuarios de todo el mundo. La cabeza y el dorso son de color gris oscuro que se aclara a medida que penetra en los flancos, hasta llegar al blanco, o incluso rosado de la zona ventral. Ocupa los mares templados y tropiclaes del mundo. En el Pacífico se distribuye desde los 45º Norte hasta los 40º Sur y en el Atlántico desde los 60º Norte hasta los 35º Sur. En las aguas españolas atlánticas está presente, incluyendo las Canarias, las islas Baleares y la costa mediterránea.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Las orcas (Orcinus orca)

S

on odontocetos de gran tamaño: los machos alcanzan una talla de entre 8 y 9 metros y las hembras de 7 a 8. Poseen un cuerpo robusto y una cabeza redondeada con hocico cónico poco aparente. La aleta dorsal está situada en la mitad del dorso; la de los machos tienen forma de triángulo isósceles y puede llegar a medir hasta 2 metros de alto. En las hembras y en los machos jóvenes es falciforme, es decir, que tiene forma de hoz y es más pequeña: 1 metro de alto. Las aletas pectorales son anchas y ovaladas, con forma de pala. Tiene una coloración muy atractiva: una combinación de negro y blanco. Los flancos negro puro, excepto una mancha grisácea detrás de la aleta dorsal, con forma que recuerda la de una silla de montar. Sobre cada ojo existe una mancha blanca alargada y el mentón y la garganta blanca estrechándose bajo las aletas pectorales.Detrás del ombligo, el color blanco se ramifica en tres partes, dos que entran en los flancos y la otra continúa hasta la zona genital. Es un cetáceo muy cosmopolita que vive en nuestras aguas templadas y tropicales al igual que en los océanos subártico y subántártico. En Canarias es ocasional y así mismo restringe su presencia en el Cantábrico y, en especial, en las aguas cercanas al Estrecho de Gibraltar donde, en la época de captura de túnidos, se dejan ver en las almadrabas. Se dan dos tipos de manadas: las de “residentes”, con una distribución predecible y territorios reducidos y otras en las que realizan movimientos de largo alcance, a menudo estacionales y muchas veces al azar, en busca de presas y que constituyen las manadas llamadas “transeúntes”. Cualquier ser vivo puede ser una presa apetecida por este hermoso cetáceo: focas, sirénidos, peces, cefalópodos, aves marinas y hasta tortugas de mar. Su comportamiento social funciona a las mil maravillas: suelen formar grupos de hasta 50 individuos, tan cohesionados que cooperan entre sí, en los momentos de peligro. La reproducción se extiende a lo largo de todo el año, con picos en primavera y verano. La gestación dura entre catorce y dieciséis meses y nace una cría entre 2 y 2,5 metros de largo y 130 kilos de peso. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Según parece la lactancia puede durar al menos un año y medio. Las hembras inician sus actividades sexuales con diez años y con unos 5 metros de largo. Los machos, a su vez, lo hacen con dieseis años y 6 metros de envergadura.

Orca hembra sumergiéndose

En las costas españolas no han sufrido persecución ni capturas comerciales, algo que según parece es frecuente en Noruega, Islandia, Canadá o Japón. Tan sólo algunos ejemplares quedan atrapados en las redes de las almadrabas y tienen que ser sacrificados. También han de recibir elevadas dosis de contaminantes químicos, compuestos organoclorados y metales pesados.

Artiodáctilos

L

os herbívoros terrestres con pezuñas son los ungulados, divididos en dos órdenes: perisodáctilos, con un número impar de pezuñas, como los asnos, caballos, cebras, rinocerontes y tapires y los artiodáctilos cuyas 190 especies presentan un par de pezuñas. Comprende 3 subórdenes: Suiformes, con jabalíes, pécaris e hipopótamos, Tilópodos,con camellos y llamas y Rumiantes, con muchas especies como ciervos, carneros y las antílopes y jirafas africanas. El modo de vida condiciona los variados géneros de vida de estos animales: arborícolas elegantes, como las ardillas, excavadores, con formas muy pesadas y recogidas, y los saltadores con extremidades muy desarrolladas, en especial las posteriores y finalmente los corredores. La dentadura es muy importante y se adapta a la particular función de roer y, así mismo, al tipo de alimentación propio de cada uno de ellos. Los incisivos son uno arriba y otro abajo, están muy desarrollados, son fuertes y carecen de raíces. Sobresalen fuera de los labios lo que confiere una fisonomía muy típica al hocico. 99


Capibara

Los verracos buscan las piaras matriarcales

L

os verracos de jabalí superan las frías noches del invierno atiborrándose de bellotas y buscando incesantemente las numerosas piaras matriarcales del bosque. Una vez halladas seleccionarán las hembras fértiles a las que cubrirán tras vencer los encuentros con otros machos a los que dispersarán hasta que queden cubiertas todas las hembras y el verraco regresará a su vida en solitario.

Pareja de jabalíes en la Sierra de Cazorla

Como todos los mamíferos nocturnos es de difícil observación. En las zonas naturales, en las que no son perseguidos, y las huellas señalan su presencia podremos verlos a plena luz del día. En Doñana, es mucho más fácil, pues está habituado

a la presencia humana. Las especies salvajes son los antepasados de los cerdos domésticos, con los que comparten cuerpo, cuello, patas y colas parecidas, salvo el estar cubiertas de cerdas oscuras que le confieren un sucio color pardo. Las crías se denominan rayones, debido a las conspicuas rayas dibujadas sobre su piel pardo amarillenta que, a los tres o cuatro meses de vida, desaparecen. Los machos son de mayor tamaño que las hembras y poseen una cabeza más ancha y masiva, dotada de unas armas denominadas “navajas”, a ambos lados de la trompa, que no son otra cosa que unos caninos cortantes curvados hacia arriba. El tamaño del jabalí europeo es menor conforme nos desplacemos desde el norte hacia el oeste y el sur, lo que queda de manifiesto después de que comprobemos que los jabalíes rusos son más corpulentos que los polacos y éstos más que los franceses y los españoles. Su presencia y sus recorridos habituales se reconocen por sus huellas: dos pezuñas principales y detrás otras dos, secundarias, así como por los numerosos surcos que dejan al hozar en los prados. Los excrementos son negruzcos y brillantes mientras que se mantengan frescos. Se rebozan en barro, formando “bañas” o cavidades de más de un metro de largo y una profundidad de 70 centímetros, que

100

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


suelen situar cerca de un árbol en el que se restriegan hasta dejarlos descortezados. Los encames son emplazamientos de forma oval, rellenos de hierbas y vegetales, parecidos a los de los osos. A principios del pasado siglo se describieron dos subespescies: la castellana y la bética, siendo la primera coincidente con la europea y la segunda propia de Andalucía. La raza salvaje europea fue introducida en California, Carolina del Norte, Centroamérica y Argentina.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Abunda en Marruecos, es rara en el Atlas y ha desaparecido de Egipto. Su alimentación es omnívora, con abundantes vegetales: bellotas, castañas, hayucos, patatas, trigo, cebada, piñones, maíz, yerbas y setas. En Doñana, el 60% del alimento es de bulbos de castañuela y una gramínea, la grama. El viajero que se dirige a Mali no sabe a ciencia cierta si se va a encontrar un país desértico integrado en el Sahara, o si por el contrario, forma parte del África negra subtropical.

Gamos pastando en el encinar

101


Cérvidos

L

a familia de los cérvidos es tan amplia que acoge a especies como el pudú meridional, con 8 kilos de peso, hasta el del alce, que llega a pesar 800 kilos. Son animales gráciles y esbeltos, patas y cuello alargados, cola corta y ojos grandes y redondeados. Las orejas son triangulares u ovales, y se yerguen en la parte superior de la cabeza. Los cuernos que ostentan los machos son un rasgo distintivo, con la excepción del reno, especie en la que que ambos sexos tienen astas que se renuevan cada año. La cuerna se utiliza en la defensa y en las exhibiciones del celo. A diferencia de los gamos, los cuernos de los ciervos son siempre ramificados y no planos. Las astas de los cérvidos se cubren de un “terciopelo” durante su crecimiento. Entre marzo y abril tiene lugar la caída de la cuerna y hacia finales de junio y julio y tras varias semanas se produce la caída del “terciopelo”.

Corzo

Baobabs

En Europa, el tamaño es mayor cuanto más bajas sean las temperaturas. En los

Cárpatos un buen macho puede llegar a pesar 300 kilos; en Alemania se acerca a los 200, en Bélgica y Francia 180 y en España 140. El hecho de que las bajas temperaturas sean determinantes para el tamaño del ciervo, queda probado en los ciervos de Doñana, en el sur de España, en que los machos medios pesan unos 80 kilos y aproximadamente 60 las hembras. La mancha de la grupa distingue a las ciervas de las hembras de los gamos y los corzos. En el ciervo la mancha es color crema y se extiende por el dorso encima de la cola de color castaño claro. Las crías de cervatos y gabatos presentan manchas desparramadas. Los ciervos a veces toman baños de barro revolcándose en los llamados “bañiles”y después se restriegan en los árboles dejando huellas indelebres de su presencia más altas que las de los jabalíes. En otoño, durante el celo, durante la berrea o brama, los machos emiten una especie de mugido parecido al de un toro. Nuestro ciervo puede alcanzar un peso de hasta 450 kilos, como el huapiti de Canadá. En España, la presión humana desalojó al ciervo de forma progresiva. En nuestro país ocupó estepas y medios abiertos, peo la presión humana lo desalojó de forma progresiva. A principios de siglo era común en Extremadura, los Montes de Toledo y Sierra Morena. Jaén, Córdoba, Ciudad Real y Toledo son las provincias donde más venados se encuentran. Sus mayores densidades se concentran en las zonas de bosque o matorral mediterráneo con praderas herbosas y con amplios espacios adehesados. Se alimenta de hierbas y especies arbustivas y arbóreas. En otoño un 50% se compone de bellotas y el 30% de hierba y ya en invierno la hierba suele ser alrededor del 70% de su alimento. El celo tiene lugar entre septiembre y octubre; los machos permanecen activos durante todo el periodo, un mes, y las hembras tiene ciclos de 18 días que coinciden con las ovulaciones. Los machos dejan su grupo y se trasladan a las zonas de berrea. Unas veces siguen a los grupos de hembras sin permitir el acercamiento de otros machos y otras veces deciden defender

102

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


un terreno de hasta 2 hectáreas de superficie con hierba de buena calidad cortejando a las hebras para que lo utilicen. El corzo es el menor de los cérvidos españoles, esbelto con patas largas y finas, pelaje leonado en verano y pardo grisáceo en invierno. Su hocico negro contrasta con el blanco de los labios y la barbilla. Parece como si careciera de cola y el escudo anal es casi blanco por lo que cuando está asustado resulta muy conspicuo. Los machos tienen una cuerna pequeña de tres puntas que está plenamente desarrollado por mayo y cae a principios del invierno. La cría es el llamado corcino y su pelaje rojizo tiene un tachonado de tres filas de manchas blancas a lo largo del dorso. Su menor tamaño le distingue de las crías de los otros cérvidos. Los adultos miden entre un metro y veinte centímetros y la altura en la cruz de 65 a 75. Su peso tanto en Inglaterra y en Cantabria o Cádiz es de 23 a 36 kilos. Las hembras carecen de cuerna y de similar peso que los machos de la misma zona. El escudo anal tiene forma de corazón invertido y es de color blanco puro. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Se distribuye por toda Europa y en Asia central en una franja que llega hasta el Pacífico. En Europa oriental y Central es muy abundante, especialmente en Dinamarca, Austria y Alemania. Las poblaciones meridionales ibéricas e italianas se recluyen en los macizos montañosos.

Cobo defasa hembra

En los Pirineos sorprendentemente está muy poco extendido y alcanza las mayores densidades en la Cordillera Cantábrica, en los Montes de León, Sierra de la Demanda, Urbión, Soria y Cameros, Sierra de Grazalema y Ronda. El cobo defasa es grande, pardo grisáceo, de pelaje híspido, amplio manchón blanco en la grupa; cuernos con curva sencilla de forma creciente. Habita en zonas boscosas, llanuras inundadas y en colinas pedregosas incluso. No es un animal completamente acuático, como el antílope de agua. Los defasa son gregarios y viven en pequeño rebaños. Son silenciosos y tienen poco desarrollado el sentido del olfato, como en el Lichi y en el Pucú. 103


Gamos hembra pastando

vegetarianos: hierbas, bayas, cortezas, líquenes y hojas. Beben muy poco y a veces tienen que hacer recorridos de más de 500 metros para buscar el agua.

Damán roquero pareja

Damanes o hirácidos

P

equeños y robustos animales del tamaño aproximado de las Marmotas y con alguno de sus rasgos, de un enorme cobayo o de un gran conejo, como el de las rocas. Las plantas de los pies están muy adaptadas para trepar, gracias a las formas de almohadillas que mantienen continuamente húmedas mediante una secreción glandular. A pesar de su figura y apariencia de roedores están más estrechamente emparentados con los elefantes que con cualquier otro ungulado. El damán roquero, el gris y otros damanes están afincados en África, de donde son originarios, con un solo género (Procavia) que se encuentra también en el Próximo Oriente. Son extremadamente sociables, con colonias de hasta 60 individuos, establecidas en promontorios rocosos o entre peñascos. Existe un solo macho adulto, hembras y jóvenes. Son completamente diurnos y salen a veces por la noche cuando hay luna. Exclusivamente 104

El periodo de gestación es de 7 meses. Dos o tres crías, algunas veces hasta 6. Son presa común para los leopardos, los perros salvajes y las águilas. Es especie forestal por antonomasia, se alimenta en los bosques jóvenes de zarzamoras y prefiere los bosques caducifolios a los de coníferas. En los Montes de Toledo, Sierra Morena y en las sierras de Cádiz y Málaga ocupa los bosques de alcornoques, encinas y quejigos donde el sotobosque es rico en madroños, jaras, lentisco jaguarzo y brezo. El celo comienza a mediados de julio hasta finales de agosto. No se comportan como los otros cérvidos, pues cubren a unas pocas hembras. Son los únicos artiodáctilos de implantación diferida.

E

l muflón recuerda con su aspecto rechoncho a las ovejas y los carneros domésticos. El pelaje es de color pardo chocolate, manchas blancas en los flancos de los machos, las patas, la cara y la región caudal. En verano son muchos más claros que en invierno y las manchas blancas desaparecen casi por completo, a excepción de la “silla de montar” de los machos. La grupa es clara y la cola es oscura y corta. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Los machos son mucho más grandes y oscuros que las hembras, y tienen una chorrera de pelo en el cuello y el pecho. Los cuernos son como los de los carneros, con un círculo de entre 80 y 90 centímetros y los de las hembras son más pequeños, de 3 a 18 centímetros. El muflón como el gamo era frecuente en Europa durante el Paleolítico y fue extinguido por los cazadores prehistóricos. Las primeras ovejas fueron domesticadas hace 9000 años en Asia Menor y los muflones de Córcega, Cerdeña y Chipre parecen ser descendientes de las ovejas cimarronas de las islas del Mediterráneo. En Europa se introdujo en el siglo XVIII el muflón de Córcega. Actualmente hay poblaciones asentadas en 17 países europeos y en América del Norte y Oceanía.

Para la adaptación de los animales al nuevo medio se trasladaron a las instalaciones preparadas al efecto en el paraje de la Carrasca, procediéndose también a cercar con malla cinegética gran parte de la actual reserva de Caza.En el año 1973 se crea la Reserva Nacional de Caza de Sierra Espuña por la Ley 2/1973, de 17 de marzo, sobre creación de 13 Reservas Nacionales, publicada en el B.O.E. n. 69, de 21 de marzo de 1973, donde se establece la ubicación de la Reserva en la Región de Murcia, así como los límites y especies cazables. La Reserva abarca una superficie de 14.183 hectáreas y tiene un perímetro de 76 kilómetros, encontrándose físicamente ubicada en la zona centro-sur de la Región de Murcia, y comprende, dentro de la misma, la zona noroeste de los términos municipales de Alhama de Murcia y Totana, así como una pequeña parte de la zona sur del término de Mula.

Muflón

La reproducción, como sucede con los ungulados, corresponde a los machos, que acaparan a las hembras, y aun en celo dedican el mismo tiempo a comer, contrariamente a los ciervos y los gamos, que apenas comen durante la época de la reproducción. El arruí es originario de África, donde se distribuye de forma natural por zonas escarpadas y montañosas de las regiones desérticas y semidesérticas del norte del continente, desde las costas septentrionales hasta las sierras centrales de Mali, Níger, Chad y Sudán. Está introducida como especie de caza mayor en Tejas, Nuevo Méjico y California (E.U.A.) desde el año 1900 y en España, se introdujo en la Región de Murcia, concretamente en Sierra Espuña, en el año 1970. El 5 de mayo de este mismo llegaron los primeros arruís, 5 machos y 4 hembras, desde Quintos de Mora (Toledo), procedentes de Marruecos, en concreto del zoológico de Casablanca. El segundo grupo llegó el 10 de julio de 1970, procedente del zoológico de Frankfurt (Alemania), estando constituido por 8 machos y 12 hembras. Tres de las hembras estaban preñadas, teniendo lugar los partos durante los días 11 y 12 de julio, de los que nacieron 6 crías, de las que solamente sobrevivió una. (A partir de esta nueva población de Sierra Espuña se creó en 1972 otra población estable en la isla de La Palma). Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

105


Arrui macho

conocer la edad y los cuernos de la hembra son cortos, cilíndricos, con forma de lira. El peso medio de los machos adultos es de 58 kilos en Gredos, 51 en Cazorla; los cuernos tienen una longitud media de 75 y 67 centímetros respectivamente, medidos por la curvatura externa y las hembras adultas presentan pesos y longitudes de algo más del 50% de los machos. Se polemiza sobre la posición taxonómica de la cabra montés española, pues algunos autores la incluyen en la misma especie que el íbice de los Alpes. Capra pirenaica es una especie exclusivamente española. El bucardo del Pirineo ha vivido en un enclave del valle de Arazas (P.N. de Ordesa y Monte Perdido de Huesca) y en 1998 se le dió por extinguido.

Arrui

L

a aclimatación y adaptación de los arruis a las características ecológicas de los sistemas montañosos de Sierra Espuña fue todo un éxito, tal y como se demostró en los distintos conteos realizados en los años 80 por la guardería forestal y celadores de caza., de los cuales se exponen algunos datos a continuación: el 27 de mayo de 1981 había 144 machos, 445 hembras y 174 crías, y el 20 de mayo de 1988 eran 23 machos de más de 5 años, 34 machos nuevos, 416 hembras y 173 crías.

L

a cabra montés (Capra pyrenaica) tiene la apariencia típica de un caprino robusto, patas cortas, cola roma, cuello musculoso, orejas cortas, y ojos ambarinos. El pelaje es pardo o canela en verano y, en invierno, se torna gris. El macho es de mayor tamaño que el de la hembra y tiene una crin y una barba características. Posee cuernos largos, gruesos y nudosos que en los adultos tiene forma de “S”. El número de nudos, llamados medrones, permite 106

Hasta 1987 la epidemia de la sarna redujo las poblaciones de forma drástica. La alimentación es similar a la de sus parientes domésticos, que comen casi todos los vegetales que encuentran en su medio: hierbas, hojas, líquenes etc. En Gredos, más del 80% consume Festuca indigesta y en Sierra Nevada, cervuno (Nardus stricta). En Cazorla y Segura se encontraron en los estómagos de las cabras más de 300 especies vegetales. La época del celo se extiende desde noviembre y marzo y la de partos entre abril y julio.

E

l rebeco (Rupicapra pirenaica) es un bóvido de aspecto caprino, más pequeño y esbelto que la cabra montés. Ambos sexos tienen cuernos pequeños, finos, negros y curvados en forma de garfio. La cabeza y la garganta son claras y una mancha oscura cubre el ojo como si fuera un antifaz. El color del cuerpo es casi uniforme, con una línea longitudinal más oscura en el lomo. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Los rebecos pirenaicos (R. pyreniaca) incluyen los de estas montañas y los cantábricos y los de los Apeninos. Los rebecos se alimentan de plantas herbáceas y gramíneas. En invierno, plantas leñosas que ramonean en los árboles. En la cordillera Cantábrica, herbáceas de Festuca, Carex y Nardus y enebros y acebos en invierno.

El reino de Mali

E

l viajero acaba de pisar tierra de Mali, en Bamako, principio del maravilloso país del África profunda que vamos a recorrer. En 1977 Koulikoro se convirtió en la segunda región de Mali, que geográficamente, incluye las áreas de la primera región de Bamako, como Kangaba y Nara, cerca de la frontera mauritana, aunque no la propia ciudad de Bamako. Su centro administrativo es la ciudad de Koulikoro, a 57 kilómetros de la capital y, después de Mopti, el puerto fluvial más importante del país. En realidad, el río es lo que atrae a los visitantes y desde aquí salen los barcos de COMANAV en sus viajes semanales corriente abajo hasta Gao. De cualquier manera, es una ciudad industrial dominada por Huicoma, la cual procesa algodón, aceite y el jabón más famoso de Koulikoro. El río, las playas arenosas y algunos edificos coloniales (el comisariado y la estación de tren) son lo más atractivo. Mopti comenzó su transición desde la pequeña ciudad pesquera Bozo hasta la ciudad comercial del centro de Mali y capital de la 5ª región del país a principios del siglo XIX. La importancia de Djenné ha ido declinando de forma gradual y Mopti ha sido considerado como el emplazamiento ideal en primer lugar por el emperador Peul, Sékou Amadou, que fue inteligente para desarrollar el potencial de la ciudad, entonces por Francia, que transfirió a Mopti las funciones de Djenné en 1893 cuando ellos llegaron a la región. Inicialmente, lo que nosotros conocemos como Mopti estaba repartido en varias islas en la confluencia de los ríos Níger y Bani. Las islas fueron reducidas a tres piezas de tierra firme por medio de diques y toneladas de tierra. También se conect�� Mopti con la pista a Sevaré, haciéndolo accesible tanto por río como por carretera. La población oficial se compone de bonzos y peuls, también incluye dogones, tuaregs, songhay y bambara. Gamuza Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

107


Cabra montés macho Es una especie discutida por su origen montañoso o posiblemente por haber sido relegada a este medio por la intervención humana. Es especie exclusiva de España, con los distintos tipos como el de la Sierra de Gredos (Capra pyrenaica victoriae), la cual ha sido introducida recientemente en Batuecas (Salamanca), la Pedriza de Madrid sin éxito, Riaño en León y la Sierra de Invernadeiro. Por su parte, la Capra pyrenaica hispanica ocupa la franja oriental o suroriental de España: puertos de Tortosa y Beceite (Tarragona, Teruel y Castellón), muela de Cortes (Valencia), Serranía de Cuenca, Sierra Madrona (Ciudad Real), Sierra de Alcaraz (Albacete) y algunas sierras de Murcia. En Andalucía, Sierra Mágina, Cazorla, Segura y las Villas, en Jaen. En Almería, la Sierra de los Filabres, en Granada, Sierra Nevada y en Málaga, la Sierra de las Nieves y finalmente la Sierra de Grazalema y otras sierras de Cádiz. Cuando comenzó la epidemia de la sarna, que diezmó las poblaciones, los mayores núcleos eran Cazorla 10.000 cabezas, Sierra Nevada 5000, Sierra de las Nieves 3500, y las poblaciones restantes, 4000 individuos.

108

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Cabra montés hembra

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

109


adaptados, debido a su capacidad de vivir sin agua, un grupo de antílopes medra en África y se extienden por Arabia y por Asia Noroccidental y Central hasta la India.

E

l gerenuc es uno de ellos, gacela de alta estatura, altura en la cruz de 89 a 104 centímetros y peso de 35 a 70 kilos. El cuello es excepcionalmente largo así como las patas. Presenta una coloración pardo rojiza en la parte superior del dorso. La parte media de la cara es más rufa, carece de rayas faciales, salvo un anillo blanco alrededor de los ojos. En las rodillas lleva unos mechones de pelos largos; la cola es más bien corta, ensanchada y suele llevarla enroscada alrededor del cuerpo o entre las piernas. El dibatag se confunde fácilmente con el gerenuc, siendo aquél de cuello más esbelto y la cola más larga. Para evitar la confusión es preciso observar las marcas de la cara. Vive solitario y a veces en grupos de 3 a 5 individuos y hasta 9 cabezas.

Gerenuc

En parajes secos y abiertos, nunca en hábitats cerrados y algunos en verdaderos desiertos a los que están plenamente

Los dibatags son muy tímidos. Se les da caza por sus pieles y el exceso de ganado doméstico es una seria amenaza para su supervivencia.

Gerenuc es en realidad el Dibatag

110

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


E

l impala es un antílope de tamaño mediano, grácil y ligero. La coloración es un bello pelaje pardo amarillento rufo brillante, más pálido en los flancos. A lo largo de la mitad de la grupa hasta la cola, una línea estrecha llega hasta la mitad de la misma. Las partes inferiores y las nalgas son blancas, cuernos muy gráciles en forma de lira, en “S”, convexos en su mitad basal.

zanahorias, pepinos, tomates, coliflores, lechugas y otros vegetales comestibles. La Gran Mezquita fue construida por los saudíes en un estilo que tiene más que ver con la Meca que con Mali. Aunque no es muy atractiva interesa más al visitante, ya que se permite la visita a los extranjeros.

Impala

Habita en la sabana con acacias, a veces cerca del agua. Son altamente gregarios y cada macho tiene un harem de 15 a 20 hembras, pudiendo llegar a 100. Durante la época del celo luchan con gran bravura. Los machos jóvenes y viejos forman rebaños de solteros. Ramonean en las acacias y arbustos. Ejecutan saltos de 9 metros de longitud y 3 de altura y sus enemigos comunes son los leopardos y el león a veces.

E

n las zonas boscosas y en los claros, nunca lejos del agua, encontramos cobos acuáticos, o antílopes de agua, que así también se llaman estos antílopes de gran tamaño, parecido al cobo defasa y de coloración gris amarillenta entreverada de pardo, casi negruzco por el dorso y más pálido en los flancos, raya blanca superciliar y extremo de los belfos blanco, collar blanco debajo de la garganta y un único anillo en forma decreciente muy conspicuo alrededor de la grupa. Los cuernos son largos, de 76 centímetros a un metro de largo. La hembra sin cuernos y pelaje más claro que el del macho.

Antílope de agua

Al caer la noche le acompañan al naturalista viejos amigos a las orillas del Níger a conocer de cerca a los cocodrilos. Apenas exhala unos extraños ruidos guturales los reptiles comienzan a salir del agua y pasado un rato, se concentran en la orilla. El viajero ya debe de estar meditando para decidirse por el tipo de viaje que habrá que elegir. El Níger llama su atención, mucho más que utilizar el avión, el tren o la carretera para visitar las ciudades vecinas. Entretanto, puede admirar la flora que adorna los jardines del espacio intermedio entre los dos nuevos puentes: buganvillas, poinciana, árboles de mango, y notables ejemplares chinos con flores amarillas. Así mismo, en algunas parcelas cercanas al río cultivan patatas, cebollas, Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

111


Puerto fluvial de Mopti

112

O

tros lugares de interés son los mercados, especialmente el Mercado Rosa que fue quemado en 1993, sustituído por uno nuevo construido con el mismo estilo neosudánico, aunque permanece vacío y sin paredes, en tanto que los puestos ocupan las calles adyacentes.

sur de la región administrativa de Mopti. En los riscos de Bandiagara construyeron sus viviendas de palos y barro en los acantilados próximos por razones defensivas. Los graneros de los dogones rodean la vivienda, aunque son estructuras independientes y deben adaptarse a la desigualdad del suelo.

En el Bulevar del Pueblo, cerca de la Gran Mezquita, los artesanos exponen sus trabajos en hierro, madera, cuero, etc. En la Plaza de la República, hay un mercado especializado en productos medicinales tradicionales que tiene una mórbida fascinación. Resulta triste ver pieles de animales, huesos de monos, caimanes, hienas, camaleones secos, serpientes y otras partes de animales que se venden para curar enfermedades.

Los dogones cultivaban sus tierras de labor, almacenaban el grano en los graneros que rodeaban las viviendas, a pesar de ser estructuras independientes, construídas a base de palos y barro, debiéndose adaptar a la desigualdad del suelo. Los riscos de Bandiagara parecen inaccesibles pero en realidad sigue, el relieve de calles y callejuelas entre cortes y erosiones de las rocas, trabajadas formando abruptos pasos y escaleras.

El País Dogon es la zona de Mali más visitada. Hay 350.000 dogones viviendo en la llanura, en un área al

También eran cazadores, como se puede apreciar en muchas de las imágenes antiguas que se conservan. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


En el río reina una quietud que invita a surcarlo cerca de las orillas, donde el pueblo tiende sus ropas en los arbustos, se detiene a comprar los productos que ofrecen los campesinos o contemplan los juegos de los niños. A la altura del puerto fluvial de Mopti, crece el bullicio entre mercaderes y paisanos que buscan el medio más económico para transportar sus mercancías. Los medios fluviales, ríos y lagos africanos atesoran la más rica fauna de reptiles de todo el mundo. A los animales acuáticos se le unen los espléndidos bosques de ribera. Los guepardos son de actividad netamente diurna que realizan la caza en grupo y se acercan a los herbívoros a la espera de que alguno se arranque y se separen los más tímidos para perseguirlos y derribarlos a una increíble velocidad.

E

l saltarrocas, también llamado oreotrago,es un pequeño antílope, con rasgos compactos y morro corto que da a la cabeza forma triangular y cónica. Su peso no llega a los 18 kilos. Las patas son fuertes y cortas. El pelaje es espeso con cerdas largas, de contextura áspera. La coloración es generalmente amarillo oliváceo, el morro pardusco y la coronilla a veces negra. Habita en colinas rocosas, y en montañas de hasta 4000 metros de altitud en Etiopía, por las que suele trepar sobre precarios puntos de apoyo, por sus `pezuñas con la consistencia de la goma dura. A pesar de no ser gregario re reúne con otros congéneres para controlar a los posibles enemigos. Se alimenta de hierba, arbustos y yerbajos y en las horas en que aprieta el calor se guarecen en las sombras de arbustos o rocas. Su llamada es un resoplido corto y abrupto, que recuerda el de una trompeta de juguete.

Saltarrocas o Oreotrago

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

113


Niño en barco en lago Morogoro

DESEMBARCO EN TANZANIA

Serengeti

E

Amanece en la inmensa llanura del Serengeti. El leopardo hace muy poco ha trepado por su árbol preferido y ha arrastrado una porción de carne de una pintada de Guinea, aún caliente y sanguinolenta, o un damán, una liebre, alguna tortuga, un impala o incluso un facóquero, que debe ocultar entre el follaje, a más de cinco metros de altura sobre el suelo.

l naturalista toma tierra en Bagamoyo, de donde partieron Stanley, Speke y Burton en busca de Livingstone. En la ruta, encontrará el Lago Tanganika, escuelas al aire libre y niños apenas impúberes desplazándose en barquillos de troncos huecos, pescando tal vez en el lago de Morogoro. La curiosidad de las gentes les hace permanecer atentos a los vestidos de los europeos que contrastan con los pobres aunque coloristas trapos de los africanos. Las tierras tanzanas, no obstante, parecen haber resurgido de la miseria que vieron hace años.

Es uno de los grandes félidos, de constitución robusta; sin la cola mide un metro y treinta centímetros de largo y, tras pasar la noche cazando, con las claras del día comienza su periodo de descanso que, además de en los árboles, tiene lugar en cuevas, rocas o en madrigueras de otras especies. Las jirafas llevan ramoneando en las acacias desde las primeras horas de la madrugada, a pesar de la luz escasa. Por el fondo de la inmensa llanura el sol hace acto de presencia y ya se ven los leones, menos silenciosos y arteros que el gran gato. Todos son mamíferos, surgieron hace 190 millones de años y desarrollaron un importante avance evolutivo, con respecto a los reptiles, como la homeotermia, mecanismo que regula la temperatura interna de los animales, que se mantiene constante, a pesar de las oscilaciones ambientales, y les permite desarrollar una gran actividad. El desarrollo del pelo, procede de la evolución de las escamas de los reptiles y es otra característica que comparten todas las especies, incluídos los mamíferos marinos que los tienen con carácter vestigial. Las glándulas sebáceas, que contribuyen a mantener la permeabilidad de la piel y las sudoríparas, para mantener la temperatura, son también adaptaciones exclusivas de los mamíferos relacionadas con la homeotermia.

E

l cerebro de los mamíferos, y especialmente el de los carnívoros, en relación con otros vertebrados, es más grande tanto en tamaño absoluto como en su relación con el peso del cuerpo. La memoria es fundamental, ya que les permite aprender de la experiencia y de

114

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Serengeti Acacias y cebras

la vida social, así como la dependencia paterna, que desarrolla su cerebro. Imitando a los mayores, aprendemos a manejar herramientas, perfeccionar procedimientos y prescindir del tanteo y el error.

Al mediodía observamos a un guepardo persiguiendo y devorando a una gacela a toda velocidad, pues nos ha visto a lo lejos y cunde la alarma cuando nos acercamos al lugar de los hechos. Tras ir en su búsqueda, descubrimos al superpredador digiriendo a su presa bajo un árbol.

Flamencos en Ngorongoro

El leopardo es muy beneficioso para el hombre, pues es muy adicto a la caza de monos y papiones, aunque a veces se cobre alguna cabra o una oveja. Como todos los carnívoros, bebe a diario. Sus poblaciones han mermado de forma considerable, por las matanzas crueles y desmesuradas de uno de los predadores más eficaces y bellos gatos de el África. El horizonte se mueve a paso lento. Las cebras comunes, que se alimentan de follaje e hierbas, además de los pastos ocultan la línea, sin ninguna prisa, atendiendo sólo a la peligrosa proximidad de las sufridas leonas, que trabajan mientras descansa el macho dominante. Una especie de calima se eleva con rizos rubios y sinuosos; las jirafas han abandonado los árboles de la madrugada y ahora se ocultan bajo las acacias, guardando las distancias con los carnívoros de la llanura. Los ñúes aprovechan los pastizales del Serengeti, que consumen tanto de día como de noche. Durante la estación seca se desplazan en busca de agua y pastos verdes, que constituyen el 90% de su dieta. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

115


Rinoceronte en Ngorongoro

El cráter de Ngorongoro

D

escendemos al cráter del Ngorogoro, a través de un carril terrizo,donde enseguida localizamos un hermoso rinoceronte negro entre la alta hierba. La aparente coloración de la piel se debe a a la capa de polvo más o menos oscura que cubra el cuerpo del animal en cuestión. Tiene más de un metro y medio de altura en la agujas y puede llegar a pesar 1400 kilos. Es una especie de corta cabeza y estrecho hocico. Orejas relativamente pequeñas, dos cuernos, alguno de más de un metro de largo. Es sedentario y usualmente solitario. Su

vista es muy pobre y su olfato y su oído son excelentes. Comen por la mañana temprano y al oscurecer. Hay que ser muy cuidadoso en su cercanía, pues arremete contra cualquiera sin razón aparente. Ramonea ramillas, hojas de árboles. Al igual que los demás rinocerontes, está seriamente amenazado. La supervivencia de un animal tan corpulento es casi incompatible con las transformaciones del hábitat y el desarrollo de los países africanos. Los facóqueros o jabalís verrugosos son de costumbres gregarias, aunque los viejos machos viven solos.

Facóquero

116

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Antílopes diversos

E

l Oryx de cuerno de cimitarra es uno de los grandes antílopes dehasta 180 kilos de peso, coloración pálida y con los cuernos muy desarrollados, que ambos sexos llevan y son casi rectos o curvados hacia atrás, con excepción del Adax que los tiene retorcidos en espiral. Habita en el Sahel y en semidesiertos, aunque nunca llega a penetrar en los auténticos desiertos ni en la zona del Sudán. Antiguamente se extendía sobre la mayor parte del Norte de África, desde el norte al sur de Túnez. Vive en rebaños que oscilan desde una docena de ejemplares hasta 60. Muy pocas veces se le ven en solitario. Los machos viejos se reúnen con rebaños de Gacela dama.

Cuando llueve se concentran en enormes rebaños de centenares de individuos. Vagan a lo largo de grandes distancias por territorios con movimientos que parecen migraciones, siempre en busca de los pastos. Se alimenta de leguminosas, hierbas, vainas de acacias, plantas suculentas y frutos.

Oryx de cuerno de cimitarra

León del Ngorongoro

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

117


El ruano es el más grande de los antílopes, después del Elán y el Cudú, los mayores antílopes africanos.

Antílope ruano hembra

Antílope ruano macho

E

l Antílope ruano (Hippotragus equinus) se reúne en pequeños rebaños de 20 a 50 cabezas cuando escasean el agua y la comida. Los machos en celo son solitarios y en esa época separan a las hembras. Las parejas viven juntas durante algún tiempo y después de parir las hembras forman un rebaño de su sexo y más tarde vuelven a sus territorios acompañadas por los machos. Durante la estación seca se suelen formar grandes concentraciones por la reunión de varios rebaños. Los antílopes ruanos, muy pendencieros y agresivos, luchan desde edades muy tempranas. Los hábitats que prefieren son zonas abiertas o ligeramente boscosas, en suelos quebrados y fragosos, así como en valles herbosos no demasiado alejados y, en cualquier caso, nunca lejos del agua.

La altura en la cruz es de 127 a 160 centímetros y el peso puede oscilar entre 230 y 275 kilos.Tiene marcas blancas y negras en la cara, orejas muy largas, puntiagudas, con mechones en la punta y cuernos moderadamente largos, fuertemente curvados hacia atrás. La coloración de rufo oscuro hasta rojizoamarillento pardusco claro. Partes inferiores claras. Lados de la cara negros, con una ancha raya blanca que parte de la base de los cuernos, delante de los ojos hasta la mejilla. Desde la nuca a la cruz, una crin bien desarrollada de pelos tiesos y color atezado con los extremos oscuros. Las patas son parduscas, con manchas negras, cuernos fuertes y divergentes, con gruesos anillos en la base, relativamente cortos de 76 a 100 centímetros. La hembra es similar al macho, aunque con cuernos menores y menos alomados. En los 300 kilómetros cuadrados de superficie del Ngrongoro, nos da la bienvenida una manada de tranquilos ñues en el pastizal. Las aguas del lago muestran las señales rojas y blancas que envían los flamencos. Las cebras rebañan las hierbecillas mientras duerme un león en sus inmediaciones, cerca de la zona donde trasiegan los secretarios. Sin que lo esperáramos, un enorme rinoceronte negro apenas se mueve del lugar que ocupa entre la hierba seca y crecida. Cuando nos acercamos hace un amago de arrancarse y atacarnos, pero se detiene y displicentemente cambia de lugar. Apenas alcanzada la inmensa llanura del cráter, se distinguen los llamados leones del Ngorongoro, no se sabe si porque habitan en él o porque se hayan descubierto ciertos caracteres que les acrediten como diferentes a los demás. La variedad de formas y tamaños caracteriza a este orden singular, así como los modos de vida, entre los que se incluyen las numerosas especies marinas. Más que ningún otro orden están especializados en la consecución de su alimento a través de la depredación.

118

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Realizan la importante función de regular las poblaciones de los herbívoros, aves y otros animales en beneficio del equilibrio de la fauna.

Ó

rice del Cabo o recticorne es el nombre con el que se conoce el Oryx gazella, muy atractivo por sus rectos cuernos, como se deduce de su nombre vulgar. Las bandas negras a lo largo de los flancos, los manchones oscuros en la grupa y en las patas y los cuernos casi rectos y más bien divergentes contribuyen a hacerlo mucho más atractivo.

Alcélafo buselafo

E

ste antílope habita en parajes abiertos y en matorral, a veces en parajes ondulados y en sabanas altas arbóreas, nunca en malezas. Se reúnen en grupos de 4 a 15 cabezas y a veces hasta 30 ejemplares. En el África oriental se asocia con las cebras. Principalmente son animales de pasto, especialmente aficionados a los brotes que nacen en las zonas quemadas. Aunque beben con regularidad cuando hay agua disponible, pueden pasar si ella durante largos periodos. La llamada es un bufido nasal y son presa preferida por los leones.

La parte inferior de las patas son pardoanaranjadas, los cuernos gruesos, alomados en forma de lira, que salen verticales yse curvan hacia atrás de forma suave y con las puntas ligeramente recurvadas hacia arriba. Se reconocen varias razas, algunas como el corriguro desde el Senegal hasta el Sudán occidental. En ciertas estaciones se congregan en aglomeraciones de hasta 12000 individuos.

Órice del Cabo o recticorne

Topi

Llegan a pesar más de 200 kilos y sus rasgos son inconfundibles: cabeza extremadamente larga y estrecha. Coloración variable entre el pardoamarillo arenoso hasta el rojizo brillante, más intenso en el lomo y más claro en los cuartos traseros. Cuernos muy variables en cuanto a forma y desarrollo, con doble curvatura, creciendo primero hacia afuera o hacia atrás y después curvados hacia adelante.

Topi

E

n la abierta sabana y en las zonas boscosas, a veces en zonas y secos parajes es posible ver un antílope especial : el topi o corriguro. Su peso medio es de unos 130 kilos y su coloración general pardo rojiza hasta rojo purpúreo, iridiscente a plena luz del sol. Presenta unos manchones oscuros en la cara y la parte superior de las patas delanteras, caderas y muslos sin ninguna marca blanca. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

119


Panda gigante

vegetariano panda, ese osezno de piel espesa, generalmente muy bella, que ya desarrollan las llamadas vibrisas tienen una importante función sensorial, sobre todo la del labio superior. Poseen glándulas anales que segregan productos olorosos, a veces desagradables, siempre útiles como reclamo entre los sexos, delimitación del territorio y defensa.

E

l suborden de los creodontos son todos fósiles; los fisípedos están conformados para la vida terrestre y los pinnípedos para la vida marina. El orden de los carnívoros presentan 10 familias con 285 especies, que ocupan todos los continentes, excepto Australia y la Antártida y todos los mares del globo. El suborden de los fisípedos comprende todos los carnívoros terrestres actuales, algunos semiacuícolas, como la nutria, otros omnívoros y un caso especial, el

Jirafa sola

Jirafa ramoneando

De menor tamaño, existen cuatro especies de chacales africanos y eurasiáticos. Se alimentan de pájaros, mamíferos pequeños, huevos, carroña y restos abandonados por otros carnívoros, sobre todo los de gran envergadura. El chacal de dorso negro se caracteriza por el manto oscuro y por su mayor tamaño. Habita en África oriental, sobre todo en lugares arenosos, a lo largo de ríos y en las orillas del mar, donde caza pequeños mamíferos. Entre los carnívoros se incluye una curiosa y extraña familia que presentan afinidades con los úrsidos y los cánidos, son los prociónidos, que constituyen un grupo de cierta heterogenenidad en lo que respecta a su especie más importante, el panda gigante, que fue descubierto por el padre David en las montañas de China en 1869 y pasados unos sesenta de años llegó a Inglaterra y posteriormente a otros países europeos, entre ellos España. Miden entre 30 centímetros y un metro de longitud, extremidades de cinco dedos y se alimentan de vegetales y a veces con dieta cárnica. Viven en el suelo al igual que en los árboles, con una gran diversidad de comportamientos: uno entre los asiáticos y dos en las dos Américas.

Jiráfidos

S

on un grupo de mamíferos provistos de pezuñas muy peculiar con caracteres morfológicos y anatómicos. Los pies son de dos dedos provistos de pezuñas y sin pezuñas secundarias. Los cuernos poco definidos pues carecen de vaina córnea y van cubiertos de piel y pelo. El cuello es muy largo, con 7 vértebras cervicales, como los demás Mamíferos, pero todas ellas muy alargadas. 120

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Prociónidos

L

os Prociónidos constituyen una de las familias más extrañas y características dentro de los Carnívoros, con numerosas afinidades con los úrsidos y los cánidos, bajo un aspecto que conviene a los vivérridos, mustélidos e incluso a los félidos. El oso blanco es el carnívoro más destacado entre los osos, como se revela en su dentadura, con molares más estrechos que en las demás especies y con el borde superior cortante. Es un hábil nadador y se desplaza `por las aguas polares a velocidad de 5 kilómertros por hora durante decenas de kilómetros. Este simpático grupo de mamíferos tropicales casi todos, se configura dentro del orden con caracteres bien definidos. Tienen un régimen alimenticio mixto, a veces con preferencia de la dieta cárnica y, sin embargo,otros pefieren la dieta exclusivamente vegetariana, como es el caso del Panda gigante.

L

a jirafa es inconfundible, al igual que el okapi. Tiene una altura en la cruz de 3 a 3,65 metros y de 4 metros y medio aproximadamente hasta la altura de los cuernos. La cola es larga con bola. Se distribuye el color mediante parches de color pardo castaña recortados por una red de líneas amarillo pálidas, muy variables en forma y tamaño. La hembra es más pequeña, más clara que el macho y de cuernos más pequeños. En su amplia área de distribución se han descrito muchas subespecies como son las Jirafas del Norte, de patas blancas más o menos manchadas, aunque no lo están por debajo de las rodillas. Desde el Este al Oeste hay un cambio pues se hacen las manchas menos definidas. La jirafa reticulada del Noroeste de África, Somalia y Norte de Kenia tiene un color castaña profundo, marcado con una red de líneas blancas bien definidas delimitando grandes parches geométricos. Las jirafas del Sur tienen en el sur del Ecuador en África Oriental patas y las cañas con coloración más oscura (pardo amarillento o tezado). El cuerno central está reducido o ausente. Las poblaciones Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

de Kenia y Tanzania tienen irregulares manchas con los contornos dentados.

Pareja de Okapis

Las poblaciones de Sudáfrica muestran clara tendencia hacia los reticulados o manchados de parches grandes y cuadrangulares y de contornos bien definidos. Son de costumbres gregarias, que viven en manadas de 2 o 3 cabezas, hasta 40 e incluso 70. Los machos viejos son solitarios y a veces reúnen un grupo de jóvenes. Las jirafas galopan a buena velocidad, a unos 56 kilómetros por hora lanzando los pies traseros por detrás y por fuera de los delanteros. Ramonea las hojas de los árboles de leguminosas. Gustan de comer a las primeras horas del día y de la noche. Los machos hacen a lo largo del año combates fingidos y en otras ocasiones golpean muy duro la cabeza y el cuerpo del presunto inocente. No suelen hacer comportamiento de cortejo, pues lo normal es probar la orina de la hembra con la boca o la lengua. Durante todo el año nacen las crías, tras un periodo de gestación de 450 días. Cuando son atacadas por los leones mientras beben o comen en el suelo se defienden con sus patas delanteras. 121


Ñu taurino

E

n las llanuras herbosas abiertas, con arbustos espinosos, y en áreas relativamente secas, los ñues taurinos son antílopes grandes de 130 a 140 centímetros de largo y un peso que oscila entre los 150 y los 275 kilos. Se trata de un animal robustamente constituído, algo desmañado, patas delgadas, cabeza maciza y cara cubierta de pelos tiesos, blancos o negros. La cola es negra y peluda y tan larga que toca el suelo.

Ñu taurino

122

Se agrupan en manadas grandes, a veces por millares, y los machos defienden una zona alrededor de la manada y al final de la

época del celo, los rebaños de cría quedan absorbidos por otros mayores sin que en ellos reine estructura social alguna. En sus desplazamientos buscan las condiciones favorables de agua y alimento, siendo estos movimientos de hasta 1600 kilómetros que, aparentemente, suponen migraciones anuales en algunas áreas. En la época de lluvias se disgregan y se concentran durante la estación seca alrededor de charcas o de corrientes que puedan proporcionarles las apetecidas hierbas. Su voz es un sonoro resoplido y un gruñido o quejido, pues son enormemente ruidosos. El olfato es su forma de comunicarse.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


PRIMATES

L

os Mamíferos se han desarrollado según un vasto y complejo proceso evolutivo que los ha llevado hasta niveles de especialización avanzados. Uno de los vértices de la máxima evolución está representado por los Perisodáctilos y más aún por los Artiodáctilos que, en los modernos sistemas de clasificación, se colocan al término de todos los órdenes. Los primates se sitúan en un nivel menos especializado por los caracteres primitivos que conservan en su anatomía, especialmente por su esqueleto apendicular pero, su enorme inteligencia y sus manifestaciones psíquicas con grados inigualados de la inteligencia animal los ha situado en su justo puesto. El orden de los primates comprende a los prosimios y los simios y a él pertenece biológicamente el hombre Comprende este importante orden simios y prosimios, animales placentarios, plantígrados, conformados para la vida en los árboles. Gracias a la progresiva emancipación de las extremidades anteriores ha desarrollado el uso de la mano, con el propósito de aprehender objetos, ha enderezado el tronco y ha alcanzado la posición erecta, se ha alargado el tórax y reducido el tronco y, por encima de todo, ha desarrollado la inteligencia. La vida arborícola, con sus peculiares condicionamientos ambientales y sus riquísimos estímulos, ha favorecido la evolución nerviosa y psíquica de estos animales. La vida arborícola, desde el punto de vista de la anatomía del esqueleto se armoniza mejor con la conformación primitiva de los mamíferos, contrariamente a lo que sucede en el caso de otros géneros de vida, que han traído consigo profundas mutaciones en la anatomía de las extremidades, que se ha manifestado en los cetáceos, los quirópteros y los ungulados. En casi todos los primates, el cráneo muestra un notable desarrollo y las órbitas están vueltas más o menos hacia adelante, con la adquisición de la visión esteoroscópica y se ha perfeccionado la función visual, que en la vida en los Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

árboles desempeña un papel enormemente importante. Los primates se difunden por las zonas cálidas de la Tierra, salvo por Australia. Durante el Terciario ocuparon las tierras europeas y de América del Norte. Hoy, las 196 especies vivientes se distribuyen en tres subórdenes: lemuroideos, tarsioideos y antropoideos.

Lemuroideos

C

omprende a los primates más primitivos, o sea, la casi totalidad de los prosimios, estando excluídos los társidos, que representan un grupo muy diferente. Son de tamaño medio, como máximo alrededor de 70 centímetros de longitud. Presentan tronco y hocicos alargados, cola desarrollada no prensil, ojos voluminosos, sobre todo en las especies nocturnas, que están en mayoría Arborícolas y de costumbres preferentemente crepusculares y nocturnas, los lemurideos se distribuyen por las regiones tropicales del Viejo Mundo. Tres familias son exclusivas de Madagascar: lemúridos, indridos y daubentónidos.

Tupaíidos

S

e consideran como primates muy primitivos y un tanto aberrantes. No son la expresión genuina del tronco primitivo de los insectívoros de la que se originaron los primates, sino más bien como una rama lateral que evolucionó de forma independiente. Tienen un aspecto semejante al de las pequeñas ardillas, con hociquillo largo y agudo, orejas pequeñas, cuerpo ágil y extremidades con cinco dedos con uñas curvas. Los tupaíidos son óptimos trepadores, veloces corredores, y buscadores de frutos, insectos y huevos de cualquier otro animal en la selva. La familia está distribuída desde la India a China meridional, Filipinas y el archipiélago de la Sonda. El tupaia glis parece una ardilla. El ptilocercus lowi sobrepasa el metro de largo y presenta una larga cola desnuda excepto en la parte terminal donde lleva un penacho de pelos dispuestos como las barbas de las plumas de las aves. 123


Aye aye (Daubentonia madagascariensis)

Los lemúridos. Son los más típicos y numerosos prosimios de la Región Malgache. Oscilan entre 12 y 44 centímetros de longitud. El hocico es más o menos prominente, ojos con variable desarrollo, cortas orejas, y larga y espesa cola. La piel es suave y tupida. Generalmente viven en las tupidas copas de los árboles. Casi todos son nocturnos, salvo el catta que desarrolla alguna actividad durante el día. Los nativos han inventado leyendas extrañas basadas en los gritos y lúgubres voces que exhalan los grupos familiares de los lemúridos. Entre los lémures propiamente dichos es preciso citar el catta (Lemur catta), bellísima especie de cola larga y anillada en blanco y negro. Tiene la cabeza gris oscuro con sendos vistosos anillos negros alrededor de los ojos: Las partes superiores del cuerpo son gris ceniza, con una delicada tonalidad rojiza, en tanto que la partes inferiores son de un notorio tinte muy claro. Al ser de costumbres diurnas vive en tierra, roquedos y zonas áridas. Se alimenta de frutos. Otro lemúrido notable es el vari o maki manchado (Lemur variegatus), uno de los más característicos lemúridos de Madagascar, que vive en la espesura de la selva y se alimenta de hojas y frutos. 124

Al contrario que el catta, es nocturno y arborícola y su voz es tan poderosa que recuerda al rugido del león. Otros makis son el Lemur mongoz y el maki macaco (Lemur macaco). Su longitud es de unos 50 centímetros y los machos son enteramente negros y las hembras entre rojo herrumbre y amarillo rojizo.

Indridos

S

on los prosimios de mayor tamaño: unos 70 centímetros de longitud. El hocico es más corto que el de los lemúridos, orejas pequeñas, ojos grandes, tórax aplastado, extremidades anteriores más cortas que las posteriores. En la mano, el pulgar es reducido y de escasa funcionalidad, mientras que el pie es perfectamente oponible. En conjunto estos prosimios tienen un aspecto más simiesco que todos los demás. Su cerebro es voluminoso, hacen su vida en los árboles y son lentos en sus movimientos. Viven en las selvas agrupados en bandas de una docena de individuos. Se alimentan de hojas, brotes y flores. Comprenden cuatro especies limitadas a Madagascar. El Género Propitecus es muy importante, pues agrupa al propiteco diadema y el de Verraux, con cuerpo de medio metro de largo y otro tanto en la cola. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


POTOS Y GÁLAGOS Simios (Papiones, Mandril y Dril)

S

on grandes primates con una cabeza característica, parecida a la de un perro, de morro desnudo saliente con las fosas nasales en su mismo extremo (salvo en el caso del Gelada) y caninos largos y afilados. Los hombros más altos que la grupa y los pelos del cuello y de los hombros tan largos que forman una especie de esclavina alrededor de la cabeza. Todos ellos son terrestres, aunque trepan a los árboles. Los verdaderos Papiones o Babuinos están confinados en las sabanas e incluso en las zonas semidesérticas. Algunos habitan en roquedales y los Mandriles y los Driles están confinados en las altas selvas.

Mona de Gibraltar o de Berbería (Macaca sylvanus)

La familia de cercopitécidos es la más numerosa e importante. Comprende unas 60 especies difundidas por África y Asia, con una sola presente también en Europa, en el Peñon de Gibraltar. Tiene la cabeza redondeada, cara sin pelo, un verdadero hocico que es más pronunciado en los babuinos, papiones y mandriles etc.

Hamadríadas

N

otable especie (Papio hamadryas) de unos 80 centímetros de largo sin contar la cola. Presenta formas macizas con un pronunciado declive del lomo. Cabeza rosa, morro muy largo, patillas largas y densas y pelaje que en los machos es gris ceniciento algo teñido de pardusco. Destacan en su anatomía las callosidades muy desarrolladas y de color rosa rojizo brillante.

Hamadriada joven

La hembra y los jóvenes carecen de melena y son pardos leonados. Habita en parajes rocosos secos y en el antiguo Egipto era considerado como el Mono o Papión Sagrado El hamadríada (Papio hamadryas) vive en bandas de manera usual. La imagen de la izquierda muestra a los ejemplares macho, cuya labor consiste en defender a las hembras y a la prole.

Hamadriada inmaduro Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

125


HamadrĂ­adas: Uno de los miembros de la prole

126

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra


Hamadríada

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

127


BABUINOS

L

os babuinos (género Papio), con una longitud de hasta 1,10 metros son los mayores cercopitécidos, de piel áspera y color pardo, a veces pardo oliváceo, con variantes amarillas. Las manos y los pies y la cola son negros. Los hemos visto en Senegal formando grandes bandas, que se nutren de insectos, vegetales y gusanos y escapan en estampida en cuanto advierten la presencia de algún enemigo, incluído el hombre.

Babuíno

Son los mayores cercopitécidos, de más de un metro de altura, piel áspera, color pardo o pardo violáceo, con variantes en amarillo y las manos, los pies y la cola negruzcos. Viven en grandes bandas, en zonas rocosas o de sabana o en terrenos densamente arbolados. Se nutren de diversos alimentos: animales como pequeños vertebrados, insectos y gusanos, y diversos vegetales. Sienten mucho la necesidad del agua. A pesar de que su principal enemigo sea el leopardo, los adultos se reúnen y logran amedrentarlo como terribles adversarios. El babuino más común es el amarillento: P. cynocephalus, del África oriental y centromeridional.

Antropoideos o Simioideos Póngidos y Antropoformos Grupo de chimpancés

Representan a los primates que mayores afinidades tienen con el hombre

Chimpancés

S

on más altos y más delgados que los orangutanes y sus extremidades son más proporcionadas. La cabeza es redondeada y las orejas bastante desarrolladas. La piel es oscura, negruzca, y conforme aumenta la edad tiende a convertirse en gris y el pelo es abundante. Muestra unas excepcionales aptitudes arborícolas, pero suele bajar a tierra. Frecuenta principalmente las grandes selvas y las selvas de galería en los ríos africanos centrooccidentales. Un macho adulto lidera bandadas de hasta 20 individuos, generalmente vegetarianos.

Chimpancé 128

El tamaño y el peso de los chimpancés (Pan troglodytes) adultos varía con el sexo Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


y la edad. Los machos de pie miden algo más de un metro de alto y las hembras algo más bajas. El peso medio anda por los 50 kilos y las hembras por 40. El cuerpo es robusto, más ligeros que los gorilas, las patas poderosas, y los brazos largos. El pelaje es negro y ralo, pero la coloración y la distribución del mismo varía según el ambiente, el sexo y la edad. Los pequeños están cubiertos de pelos negros y la piel es rosada en la cara. Conforme pasan los años, aparece la pigmentación pardooscura y negruzca en las caras. Más adelante, los pelos escasean en la frente y en la parte superior de la cabeza, de hecho muchos individuos son bastante calvos. Se reconocen cuatro subespecies de chimpancés: el de África occidental (P.t. verus), de cara siempre de color claro. El de los que pierden el pelo en la cabeza y las barbas se reducen en los machos (P.t. troglodytes), desde los Camerunes hasta los ríos Congo y Ubangi. Desde los ríos Congo y Ubangui hasta los grandes lagos la cara se considera oscura y el pelo muy denso (P.t. schweinfurthi) y, por último, el chimpancé pigmeo, de piel y pelaje muy oscuro, casi negro (orilla izquierda del río Congo), en pluriselvas perennes sin una estación seca.

“hombre de la selva”. Vive en Sumatra y en Borneo, donde son perseguidos por los responsables de los zoos.

La selva ecuatorial

E

s la patria de los gorilas, chimpancés y, en general, de la mayor parte de los primates del mundo. En el dosel forestal viven un buen número de especies desde duiqueros hasta elefantes, junto a herbívoros como búfalos y bongos, frugívoros como el jabalí rojo de río y el jabalí gigante africano y, sobre todo, carnívoros como el leopardo. En los árboles viven gorilas y chimpancés así como cercopitecos, colobos y cercocebos. Los gorilas desarrollan su actividad y rara vez traspasan las fronteras de su mundo conocido. Su comportamiento no es territorial, es decir, un macho no suele defender una zona frente a otros machos.

Los chimpancés y los gorilas son los grandes protagonistas de la selva, si bien un mono, el de Brazza, despierta un gran interés, pues se desconoce gran parte de las facetas de su vida.

Tota en árbol

Los chimpancés pueden andar de 3 a 5 kilómetros a través de praderas despejadas y por el norte se adentran hasta la mitad de camino de la Franja de Vegetación Sudanesa, por ejemplo en el P.N. NiokoloKoba, en Senegal.

Totas

S

on monos cercopitecinos de cara negra, mejillas blancas y una franja blanca en la cara. Suele conocerse como Mona verde. Mide entre 46 y 66 centímetros y su peso apenas sobrepasa los 4 kilos. Presenta cola bastante larga, tiesa, que lleva por encima del lomo y arqueada en el extremo cuando anda. La cara es del todo negra. La subfamilia Ponginae incluye las tres especies de monos antropomorfos en su sentido estricto. Nos referimos a los chimpancés, los orangutanes y los gorilas. Son simios casi todos arborícolas, conformados también para la marcha a cuatro patas por el suelo. El orangután es el nombre de una especie propia del territorio malayo, cuyo nombre indica que se trata de un Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

129


Colobo rojo de Zanzíbar

Colobo rojo de Zanzíbar

Gorilas

L

a segunda subfamilia de los cercopitécidos son los colobinos, que comprenden especies arborícolas y asiáticas casi en su totalidad. Estos simios tienen la cara poco o nada prominente, el tronco delgado generalmente, las extremidades anteriores más cortas que las posteriores, manos y pies más estrechos y más largos que los de los cercopitecinos. El régimen alimenticio es filófago con cierto parecido al de los rumiantes.

L

a tercera especie exclusivamente africana, es el gorila, cuyos adultos machos son de gran corpulencia: dos metros de altura, con un perímetro torácico de 1,75 metros y 275 kilos de peso. Su fuerza es extraordinaria, la hembra es mucho más pequeña y no posee la gran cresta ósea del cráneo de los machos. El manto es de color negruzco o negrogrisáceo, con zonas blanquecinas en los individuos más ancianos.

Mono de Brazza

Viven en las selvas pluviales del África centroccidental, con dos formas diferentes: gorilas de llanura o de costa, y gorilas de montaña, limitado al Congo oriental y a la región de los lagos Kivu y de los volcanes Virunga. En conjunto se supone que los efectivos en la actualidad son bastante inferiores a los 10.000 individuos.

E

Mono de Brazza

130

l cercopithecus neglectus es un primate de las selvas pantanosas y ribereñas,de unos 60 centímetros sin la cola y un peso de 8 kilos. Es de constitución vigorosa y pesada, con aparaciencia rechoncha. E lomo es descendiente hacia adelante y la grupa parece entamente más alta que los hombros. En la frenete lleva una diadema ancha de color ocre rojizo brillante, con una banda negro azabache transversa por encima. La barba es de color blanco puro, patillas superiores y flancos de color gris aceitunado y las partes inferiores negruzcas. Una notoria banda blanca oblicua atraviesa el muslo. Las nalgas son blancas y la cola negra

Los gorilas de montaña en los volcanes Virunga de Ruanda

C

omenzamos el ascenso a la montaña hasta que las fuerzas comiencen a flaquear. Tras una dura ascensión de unos 4000 metros, aguardamos con ansiedad el momento en el que nos comuniquen la gran noticia, la localización de un “silverback”

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Era el tercer día en contacto con los gorilas de montaña, impresionante especie de la familia de los grandes simios y en serio peligro de extinción: los últimos centenares de miembros de esta especie viven en estado salvaje en los volcanes Virungas, en la frontera entre Ruanda, Uganda y el Congo, migrando libremente entre los 3 países. Es el único lugar del planeta donde podemos encontrarlos pues todas las experiencias desarrolladas para reubicarlos o mantenerlos en cautiverio han sido nefastas: sólo pudieron sobrevivir en esta situación durante un pequeño lapso de tiempo. Su población ha sido diezmada por la deforestación, la transmisión de enfermedades humanas y la caza furtiva, actividad que había desaparecido hacía años pero que lamentablemente ha retornado últimamente motivada por caprichos criminales de coleccionistas privados de la región de Asia – Pacífico. Muy difíciles y complicados son los preparativos previos a las visitas soñadas de Ruanda y Uganda donde habremos de encontrarnos con los gorilas de montaña. Por fortuna Ruanda y sus países vecinos actualmente viven en paz tras una década de conflictos y genocidios. La economía se está reconstruyendo y se tiene un cuidado especial con los visitantes turistas, a los que se proporciona seguridad y protección, a veces exagerada. Nuestro recorrido comenzó pasadas las 4 de la madrugada por el camino desde el albergue Virungas Volcanoes hasta la central del parque. Nuestro guía local nos recogió en un todoterreno, que supuso una bendición para nuestros cansados miembros y un mayor acicate que propiciara el que los guardaparques nos asignaran al Grupo Susa, el que tiene la familia más numerosa, con 38 miembros, el mayor número de bebés e infantes, entre ellos los famosos mellizos, la más compleja de hallar, la que más se desplaza día a día y la que se encuentra a mayor altura (entre 2000 y 4000 metros). Al llegar al parque, fuimos los primeros de los que visitarían ese día a las 5 familias de Gorilas existentes en Ruanda (cada día sólo 8 personas son asignadas a cada familia con un permiso estricto de una duración máxima de 1 hora a partir de que se los encuentra). Aunque no hay garantías de que el encuentro se produzca, Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

la experiencia de los trackers hace que sea prácticamente imposible que se frustre nuestra visita.

Niños subiendo por la ladera

El lenguaje oficial de Ruanda es kinyarwanda aunque por fortuna, la mayoría habla en francés. El jefe del parque nos asignó al grupo Susa, lo que nos llenó de alegría y esperanza de tomar contacto con el grupo. Nos acompañaron dos guías avezados, miembros armados del ejército de Ruanda y varios porteadores que completaban nuestro equipo. Antes de comenzar, los guías describieron a los componentes de la familia y a sus respectivas personalidades. Los gorilas se identifican por su “huella nasal”, pues sus narices son tan únicas como nuestras huellas dactilares. Cinco familias que pueden ser visitadas habitan la selva de Ruanda; la más pequeña, el grupo Sabinyo tiene 9 miembros, el Grupo 13 tiene 10 miembros, los Grupos Amahoro A y B con 15 y el grupo Susa con 38 miembros, que fue estudiado por Dian Fossey, después de haber comprobado que había sido aceptada por un gorila. Los gorilas respetan la estricta jerarquía definida por la edad, el sexo y la dominancia. Cada uno tiene un rango dentro del grupo familiar, comenzando por el macho dominante que se desplaza en la selva, y caminan ordenados según su rango. En el grupo Susa, el macho dominante de la familia dirige la marcha seguido por el segundo jefe. El tercer macho cierra el 131


grupo con los machos 3 y 4; las hembras y los pequeños, en el centro. Las hembras tienen una jerarquía paralela: la mas anciana es la única sobreviviente del grupo de la época de Dian Fossey que trabajó con esta familia.Mientras las otras familias estaban relativamente cerca del cuartel general del parque, el grupo Susa estaba a muchos kilometros de allí y tuvimos que ascender con el todoterreno casi una hora hasta llegar al lugar del inicio de nuestro trekking. Echamos a andar sobre las 8 de la mañana, a unos 2500 metros de altitud, y el clima cambiante nos obsequió con una variedad de calor sofocante, frío, humedad, niebla, rocío, lluvia torrencial y hasta tormentas de granizo. Los gorilas viven a una altitud donde pueden encontrar gran cantidad de su dieta favorita, bambú, apio salvaje, ortigas y menta (un adulto tiene el tamaño de un automóvil pequeño y consume entre 15 y 20 kilos por día). Ellos duermen 12 horas de 7 a 7, comen durante 4 horas, descansan por 2, y pasan el resto de su día en caminata diaria buscando siempre lugares con plentiud de alimento. Debido a estos movimientos permanentes, encontrarlos depende exclusivamente de la pericia extrema de los trackers, quienes los rastrean a través de las ramas rotas y las heces que dejan en su travesía.

D Paisaje con niebla

132

espués de 3 horas de ascenso una vez sobrepasados los 3000 metros, algunos comenzaron a sentir los problemas típicos de la altura, con dolores de cabeza, sensaciones “extrañas”, leves mareos, ahogos

y pulsaciones aceleradas. Después de casi 6 horas extenuantes de ascenso, las palabras mágicas: “los encontramos” disiparon el cansancio y hasta pudimos sonreir cuando nuestro guía confirmó con su GPS que habíamos alcanzado los 4000 metros. De repente nos vimos rodeados por toda la familia Susa. Aunque no se trataba del primer intento para observar gorilas, la sensación inicial al encontrar una familia es una combinación muy especial de emoción, excitación y perplejidad. Aún más, encontrar una treintena de gorilas pertenecientes a una única familia es tan díficil de transcribir en palabras como de poder transferir la experiencia; es realmente una de las sensaciones más impactantes y sobrecogedoras posibles: son esos momentos que uno percibe como únicos e irrepetibles en toda la vida. Hacia donde mirábamos, nuestra vista encontraba gorilas de todos los tamaños y edades; comiendo, descansando, trepado a los árboles y jugando entre ellos. Aunque la regla de no acercarnos a más de 7 metros intentó ser cumplida por nosotros, ellos la rompieron permanentemente acercándose a distancias mínimas. En otra visita tuvimos que hacer un esfuerzo enorme para no tomarle la mano a una hembra adulta que insistentemente nos ofrecía la suya hasta llegar a tenerla a menos de 5 centimetros de la mía. Aunque sé que hice lo correcto retirándola (podría transmitirle bacterias muy nocivas para ellos). Los gorilas son gigantes aunque con una personalidad muy pacífica. Sólo agreden si se sienten amenazados, batiendo su pecho y rompiendo árboles para mostrar su poder, aunque no son conocidos por atacar a personas. Durante nuestra visita los guías y trackers se comunicaban con ellos a través de distintos gritos, rugidos, carraspeos y ruidos diversos. Habíamos sido previamente instruídos en el caso de ser atacados por un macho adulto: debíamos arrodillarnos suavemente, bajar la mirada para evitar sus ojos y simular que comíamos hojas y vegetales como signo de sumisión. Aunque nunca debimos usar técnica alguna de defensa y pueda sonar un tanto absurdo, no nos hubiera molestado tener que ponerla en práctica al menos por unos instantes. Aunque parezca extraño, ninguno de nosotros jamas sintió la más mínima sensación de miedo en presencia de los Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Viajero dándole la mano a la gorila

gorilas; al contrario, sólo transmiten paz y tranquilidad. Una vez realizadas las fotos del grupo y transcurrida una hora exacta, nuestro guía marcó el final del encuentro y el inicio de nuestro regreso. Aunque uno querría permanecer allí indefinidamente, el mensaje es muy claro: imaginemos que, a través de los años, con humanos interactuando con gorilas por una hora exacta por día, la regularidad de las visitas se ha transformado en un patrón de conducta diario en sus vidas.

lagartos, aves y raíces de vegetales. Cuando encuentra agua bebe generosamente y puede subsistir sin agua durante largos períodos. En cada camada nacen de 2 a 5 cachorros. Es de unos 40 centímetros de largo sin contar la cola. Pelaje lanoso y suave, muy pálido todo él. Las orejas son pardo amarillentas, la cabeza blanquecina, patas casi blancas, cola proporcionalmente corta, poblada y gruesa, rufa, a menudo con una macha negruzca.

Feneco

El trayecto de vuelta era casi siempre igual, todos volvíamos en silencio disfrutando muy internamente de una combinación muy personal de alegría, emoción y respeto. Cuando vimos el todoterreno nos apercibimos de que habían pasado casi 10 horas desde nuestra salida. La cena compartida con nuestros amigos estuvo impregnada de algo mágico y emocionante, algo que ni siquiera el diploma recibido lograría superar, especialmente el recuerdo de aquellos hermanos que habíamos dejado unas horas antes.

E

l feneco es habitante de las regiones desérticas principalmente en dunas de arena. Vive en pequeños grupos de hasta 10 individuos, escondiéndose en madrigueras excavadas en la arena. Es nocturno, como todos los zorros, se alimenta de insectos (langostas), roedores, Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

133


Úrsidos

C

omprende la familia de los mamíferos más grandes, los osos, con siete especies en el mundo, con longitudes que van desde el metro y veinte centímetros del oso malayo (Helarctos malayanus) a los tres metros de largo del oso de Alaska (Ursus arctos). El peso es en proporción de 30 a 800 kilos. Los machos son algo más grandes que las hembras. En su aspecto destaca la cabeza grande y ancha, el cuello musculoso, tronco robusto, extremidades cortas y fuertes y cola muy reducida y escondida entre el pelo. De los siete osos, tres son asiáticos, uno sudamericano, uno norteamericano, uno circumpolar y el oso pardo. Los osos polares son los carnívoros terrestres más grandes del mundo. Con sus pies planos, anchos, con cinco garras curvas que usan para comer y ascender por los árboles. El único carnívoro es el polar y los otros, son vegetarianos. Presentan implantación diferida y paren entre una y tres crías desvalidas y muy pequeñas, que dependen de la madre durante bastante tiempo. El único español es el pardo, que está en serio peligro de extinción.

El oso pardo

E

s inconfundible por su gran tamaño, sus orejas pequeñas y redondeadas, cola corta, pelaje crema pálido hasta pardo oscuro. Los oseznos muestran un collar muy claro que acaba por desaparecer con el tiempo.

Osos pardos bañándose

134

Los excrementos son muy variables: si en su dieta predomina la carne, se parecen a los del lobo, pero si es en mayoría de hierba, parecen boñigas de vaca.

Se distribuye por Norteamérica, Europa y Asia. En Norteamérica se distinguen dos subespecies: el agresivo grizzli (arctos horribilis) y el de las islas de Kodiak, en Alaska. Actualmente quedan unos 200.000 osos en el mundo. Se ha extinguido en el Pirineo, desde las poblaciones de unos 200 osos a principios de siglo hasta la actualidad que, en 1991 se reducía a 11 ejemplares. En 1997 se reintrodujeron en la parte francesa dos hembras, una de las cuales parió dos oseznos, y un macho esloveno. Una de las hembras fue abatida por un cazador. La protección del oso contra el hombre es fundamental, por lo que suele ocupar los espacios escarpados e inaccesibles. En la Cordillera cantábrica el hábitat ideal es el matorral de brezos y piornos y en el bosque de hayedos, robledales y abedulares, medios situados a más de 1100 metros de altitudhasta los 1400, donde no existe actividad agrícola ni ganadera y no alcanza la zona alpina. En la avanzada primavera y en los primeros días del verano, ascienden hasta los lugares más escarpados de las praderías alpinas, en las que abundan tiernas plantas herbáceas. A finales de verano, frecuentan las arandaneras y durante el otoño se atiborran de hayucos, bellotas y otros frutos del bosque. En invierno, en fin, suelen hibernar en el interior de una cueva. A pesar de su tamaño, el oso pardo es muy ágil e incansable durante la marcha. Trepa fácilmente y parece muy torpe al andar, pues bambolea el cuerpo al levantar simultáneamente las dos extremidades del mismo lado. A veces se sienta para comer y utiliza las dos extremidades anteriores para coger la comida. Es el omnívoro perfecto, vegetariano de joven y también en la edad adulta, hasta hacerse carnívoro con el paso de los años. Se alimenta también con insectos pequeños que saca de debajo de las piedras, disfruta con la miel y las frutas del bosque, especialmente fresas, frambuesas y bayas. El bosque umbrío es su lugar preferido: los hayedos y los abetales son muy importantes en su hábitat. Los machos adultos son solitarios y la hembra es la que convive con los cachorros del años anterior y los del presente.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


En invierno experimentan ambos miembros de la pareja una especie de letargo, con sueño profundo con intervalos de vigía. No comen ni beben agua si bien presentan estado de hipotermia y las funciones fisiológicas dado el estado de inactividad permenecen inalteradas. Durante el periodo invernal, la hembra da a luz y amamanta a sus crías.

Los perisodáctilos actuales representan tan sólo una pequeña parte de todo el orden, ya que muchos se extinguieron. Los arcaicos brontoterios, los colicoteros y los baluqiteros oligocénicos de Asia eran los mayores mamíferos terrestres que hayan existido nunca, con talla de más de 5 metros y emparentados con los rinocerontes.

El oso grizzli

Las especies supervivientes son la única familia de los équidos y las familias de los tapíridos y los rinocerótidos.

E

l bonito y a la vez temido oso americano preda sobre los caribúes y los alces. El europeo, entre tanto, es muy aficionado a la carroña y cuando caza ungulados silvestres lo hace de forma esporádica o accidental. En León y en Palencia matan vacas, caballos, ovejas y cabras. En el Pirineo, los ataques se limitan a las ovejas. El oso se muestra activo durante unas ocho horas al día. Sólo cuando consumen frutos energéticos y acumulan grasas, su actividad máxima es casi de 12 horas. En diciembre y enero, su actividad se reduce a unas seis horas en enero. Las formas son macizas y pesadas y el pelaje pardo con manto gris hierro y reflejos plateados. Se difunde desde Alaska a California septentrional. Sus poblaciones fueron numerosas y ahora es muy raro, excepto en determinadas zonas montañosas, donde vive gracias a la protección que se le dispensa. Es más pesado y macizo que el pardo y vive en bosques de montaña.

Desdentados

L

a fauna de América del Sur presenta aspectos muy singulares, ya que tienen grupos de mamíferos exclusivos, con fisonomía bastante diferenciada de los del Viejo Mundo. En la moderna clasificación los hormigueros, los perezosos, los armadillos tienen gran interés que será detallado en la descripción de la Región Neotropical.

Perisodáctilos

C

onstituyen un orden de ungulados mesoaxones, es decir, que el eje de las extremidades pasa por un dedo más desarrollado, el tercero, que es donde gravita principalmente el peso del cuerpo. Se trata de animales de gran tamaño, como el rinoceronte, de cuerpo pesado y piel gruesa como los paquidermos y más elegante y ligero que los équidos. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Las especies vivientes de la familia Equidae están adscritas al género Equus, dada su homogeneidad: caballos, asnos y cebras. Los équidos son animales muy elegantes, apacibles e inofensivos, amantes de las estepas y las llanuras herbosas. La única reliquia de caballo salvaje es el de Przewalski. El tarpán suele considerarse como el progenitor de los caballos domésticos y el de Przewalski vive en montañas y semidesiertos hasta que sea recuperado por la centena de individuos que hay en zoos y parques. Los asnos africanos o verdaderos asnos tienen las orejas más anchas y la cabeza más grande. Existe una subespecie de Somalia y el asno de Nubia, probablemente extinguido. Las cebras son los últimos representantes del género Equus Tienen aspecto de asnos adornados con un atractivo rayado. Las dos formas más comunes entre las existentes en la actualidad son la cebra de Grevy o cebra real, y la cebra de Burchell. La primera pesa alrededor de unos 400 kilogramos, orejas amplias y prominentes, peludas en su interior. A lo largo del cuello lleva una crin de pelos tiesos. Es de coloración generalmente blanca, con rayado negro y verticales en la grupa. Habita en zonas áridas de matorral y en la estepa subdesértica. Es una cebra sociable que se reúne en grupos de unos 14 individuos. Los garañones pueden ser solitarios y se agrupan en manadas mixtas cuando coinciden con las cebras de Grant La cebra de Burchell es muy común en África oriental y sudoriental. Se trata de una especie algo caballuna, con orejas cortas y de menor peso que la cebra de Grevy.

135


Rata parda común

Homo sapiens

E

l ser humano es el mamífero que ocupa la totalidad de la Tierra. Es el más desarrollado entre los seres vivos, por lo que está obligado a colaborar en las tareas de organizar el espacio natural y defender a ultranza la supervivencia de los mamíferos animales, proteger las especies vegetales y cuidar de mantener los niveles de CO2 para preservar el mundo que heredarán nuestros hijos. Como un animal más, el ser humano podría tener una influencia mínima sobre el clima por la manipulación de la energía, la cual está produciendo un cambio más rápido que el que se produjo por las variaciones energéticas recibidas del sol. La dependencia del petróleo y del carbón nos hace vulnerables como si se tratara de una droga cuya adición somos incapaces de superar y en vez de capturar la energía solar, estamos dilapidando en 400 años la que se almacenó en forma de petróleo o de carbón. Al final del Devónico, hace de 410 a 370 millones de años, se produjo una desaparición masiva de animales, especialmente marinos, corales, braquiópodos, trilobites y los peces primitivos, que carecían de mandíbulas. En el Pérmico, hace de 290 a 250 millones de años disminuyeron las especies de forma considerable, aunque volvieron a aumentar en los siguientes 180 millones de años: dinosaurios, mamíferos, anfibios, pájaros y plantas con flores.

136

Al final del Cretáceo, hace entre 145 y 65 millones de años, un volcanismo exacerbado y el impacto de un meteorito gigante hicieron desaparecer de la faz de la tierra a los dinosaurios, reptiles marinos, moluscos, equinodermos y peces. La catástrofe no afectó a los mamíferos, tortugas, pájaros, lagartos, serpientes y anfibios. En consecuencia, parece ser que los animales se adaptan a las condiciones ambientales originadas por el clima de la Tierra y, sin embargo, son incapaces de soportar un cambio prolongado de esas condiciones. El mamífero humano debe asumir la protección de su especie y la del resto de los animales irracionales.

Roedores

E

l orden Rodentia acoge muchos de los mamíferos más numerosos y comunes. Son generalmente de tamaño pequeño y y su régimen alimenticio ampliamente vegetariano, con poderosos dientes incisivos, lo que contrasta con la ausencia de caninos. Ratas, ratones, ardillas, marmotas, castores, puercoespines, cobayos, liebres y conejos forman parte de esta cohorte de placentarios, sistemáticamente considerados con dos órdenes distintos: el de los roedores propiamente dichos (ratas, ratones, ardillas, todos ellos provistos de un sólo par de incisivos superiores, por lo que se les conoce como simplicidentados y el de los lagomorfos, o duplicidentados Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Cebra de Grevy

(liebres y conejos), que poseen dos pares de incisivos superiores en posición particular. Los roedores o simplicidentados es el más vasto de los mamíferos, pues cuenta con 1900 especies distribuídas en 35 familias. El tamaño es pequeño, salvo en el roedor más grande del mundo: el capibara, que puede llegar a medir un metro y 20 centímetros de largo y un peso de 50 kilos. En la mayoría de las especies se observa una elevada fecundidad con gestación de poca duración y varios partos al año. Rata negra o campestre

Las familias más notables son los haplodóntidos, que constituye un grupo muy arcaico, con 22 dientes, representada por el castor de montaña, de formas maciza, cabeza aplastada, orejas cortísimas y cola reducida. Vive en la parte occidental de América del Norte y sus madrigueras son galerías de decenas de metros. El puercoespín crestado con 3 especies distribuídas por toda África, desde el Senegal hasta el Cabo son todos reconocibles por su talla más grande, con cabeza y cuerpo menor de hasta 84 centímetros, y unos 20 kilos de peso, cuerpo robusto y patas largas. Sobre la cabeza y el cuello una cresta enhiesta de largas púas, curvadas hacia atrás; dorso, ancas y cola cubierta de largas púas con bandas negras, pardas y blancas. La cola es corta y queda escondida entre las púas. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Puercoespín 137


Esciúridos Ardilla común

I

mportante familia de unas 300 especies, que se difunde por todo el mundo excepto por Australia y Madagascar. Sus representantes tipo son las ardillas, arborícolas, y las marmotas, especies excavadoras que tienen entre 20 y 22 dientes, ojos grandes y cola larga y espesa. Las extremidades anteriores tienen 4 dedos y las posteriores cinco. Nuestra ardilla común (Sciurus vulgaris) es de color castaño rojizo y en América del Norte, se encuentra la ardilla gris oriental (S. carolinensis) que vive en la parte suroriental del subcontinente, frecuentando ciudades y parques como los de Nueva York. Estos animales viven en los árboles y se alimentan generalmente de frutos, brotes y otros. Desde los días de finales del verano ya se anuncia el inicio del otoño, suelen dispararse las poblaciones de ardillas comunes, también conocidas como ardillas rojas (Sciurus vulgaris), en nuestros bosques y pinares. Los jóvenes emancipados se han mezclado con los adultos y ya se nota la abundante presencia de tan confiado y simpático animalillo, que

138

perdurará hasta que en la primavera se reduzcan al mínimo las poblaciones, como consecuencia de la excesiva mortandad juvenil soportada en el invierno recién superado. Desde que clarea el día no cesa en sus correrías: asciende y desciende por el árbol elegido; visita el aguadero más próximo para saciar su sed, se desplaza por el bosque y los parques y jardines públicos como en los privados, en busca de frutos, granos, semillas, nueces, avellanas o algún otro componente de su amplia dieta. Almacena piñones, bellotas y otros alimentos vegetales en las despensas improvisadas en las grietas de los árboles e incluso en los agujeros que horada en el suelo, con la intención de, guiándose por el olfato, volverlas a encontrar en las épocas más frías y cuando más necesarias sean para su alimentación, actividad ésta que ha sido constatada en muchos lugares de algunos países europeos y puesta en duda en los recientes estudios realizados en España. Es el animal diurno arborícola de entre mamíferos. Visita los donde por primavera

y solitario más todos nuestros árboles cercanos saquea nidos y

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


huevos. Vive en bosques de coníferas y especies caducifolias, donde construye un nido esférico con hojas y ramas en un agujero o en la copa de un árbol, tapizado en su interior con pelos y musgo. Su vida media se estima en uno unos seis meses y sólo llegan al año siguiente un 15 o un 20% de la población. No hibernan, si bien permanecen inactivas durante los días más crudos y lluviosos. La ardilla roja es de tamaño medio, con un peso de unos 300 gramos. Presenta variaciones en su colorido, que siendo rojo en las zonas mediterráneas meridionales se vuelven más pardas y oscuras en las zonas peninsulares más húmedas y frías. Emite un chirrido estridente, seguido de una voz ronca o una especie de gemido. Los pequeños producen chillidos agudos. Son más activos durante la madrugada y antes de anochecer y, al mediodía su actividad se reduce de modo considerable. Su presencia se constata por las piñas que abandonan después de haber extraído los ansiados piñones. Las poblaciones andaluzas deben de estar comprendidas en los grupos infuscatius hoffmani; los grupos alpinus son propios de los bosques frondosos del norte peninsular y en una posición intermedia se encuentran los grupos numantius-segurae.

E

En Sierra Nevada la ardilla roja frecuenta los pinares homogéneos con árboles de 6 u 8 metros de porte, así como las alamedas y los bosques mixtos de pinos y encinas. Los pinares de pequeño porte se utilizan si se mezclan con encinas viejas. La colonización tuvo lugar desde la zona almeriense de Laujar de Andarax, por la costumbre de estos animales de realizar movimientos dispersivos que facilitan la expansión de la especie. A pesar de su carácter eminentemente solitario, durante gran parte de su existencia, se reúnen en primavera e invierno y forman nidos comunales en las ramas de los árboles, voluminosas estructuras de hebras, tiras de cortezas y hojas, con o forma de domo o cúpula y abertura frontal. A veces utilizan para dormir nidos abandonados por los cuervos. En las zonas donde viven las urracas, también se aprovechan sus nidos por las poblaciones de ardillas. El período de actividad sexual se prolonga Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

desde enero hasta abril y desde finales de mayo hasta agosto, épocas en las que se producen encuentros agresivos entre machos que buscan pareja. La gestación dura alrededor de 40 días. En el periodo de cría las hembras se ocultan en la floresta y en los lugares más intrincados del bosque. Paren de tres a cuatro crías desnudas, ciegas y sordas. Pasados otros cu cuarenta días los jóvenes abandonan el nido, pues ya son capaces de ingerir alimentos sólidos.

Ratón de campo

Entre los roedores se citan familias que viven en África o en Asia, como los Chinchíllidos y otros. Las ardillas arborícolas se caracterizan por su pelaje suave y sus curvadas uñas y para encontrarlas hay que frecuentar las zonas boscosas y las selvas. Se suelen distinguir varios tipos: la ardilla gigante de la selva, que vive en las sabanas de Guinea, en las selvas ribereñas (desde Sierra Leona hasta Kenia, Tanzania y Angola) y es capaz de triturar cocos de palmera aceitera. Las ardillas de las palmeras, de color rojizo y negro, viven en las altas selvas de Sierra Leona hasta Ghana.

L

as ardillas listadas (Funisciurus sp.) son muy atractivas y su tamaño oscila entre los 15 y 20 centímetros de largo. Existen dos ardillas de cuatro bandas negras, las cuales contrastan con el verde pardusco o aceituna terroso del dorso. 139


Ardilla terrestre pálida de pie

A veces algunas ardillas arborícolas bajan al suelo a buscar comida: frutos, nueces, cocos de Palmera aceitera, hojas y brotes jóvenes. Una parte de su dieta es carnívora que consta de huevos, lagartijas e insectos. Las ardillas terrestres se diferencian de sus congéneres arbóreos por su áspero, hirsuto y ralo pelaje, poco pelo en las partes inferiores y un vientre casi desnudo. Sus uñas son largas y fuertes lo que les facilita sus costumbres cavadoras. Todas las ardillas terrestres africanas pertenecen al género Xerus. La ardilla terrestre pálida (Xerus rutilus)se distribuye por el Este, desde Etiopía y Somalia, Kenia y Uganda. Como todas estas ardillas, son diurnas y sociables, no se ocultan y viven junto a las mangostas. Se alimentan de materia vegetal, frutos, raíces y bulbos. Almacenan alimentos para superar la estación seca. Pueden causar muchos destrozos en las cosechas, especialmente en el maíz, la mandioca, los cacahuetes y el ñame. En algunas zonas las consideran como verdaderas plagas. Las crías, 3 o 4 por camada, nacen en madrigueras. Los africanos las consideran venenosas, creencia acertada pues lo cierto es que sus glándulas salivares están invadidas por estreptobacilos y cuando muerden pueden causar la septicemia.

Ardilla terrestre de 4 bandas

140

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Hipopotámidos

E

xclusiva de África, de la que constituye uno de los elementos zoogeográficos más característicos, la familia de los hipopotámidos cuenta con el coloso de los artiodáctilos, el hipopótamo, de cuerpo muy macizo y pesado, tronco muy voluminoso, casi de tonel, sostenido por extremidades cortas y gruesas, de tipo columnar. Son animales acuáticos con la cabeza maciza, el hocico largo, y los órganos de los sentidos como periscopios, de forma que les permita permanecer sumergidos en los ríos y en los lagos, con sólo manteniendo fuera la parte superior y las orejas y las narices y los ojos libres. La familia presenta dos géneros: el hipopótamo anfibio (Hippopotamus anphibius) que sale a las orillas por la noche para adentrarse en tierra firme y pastar en las zonas herbosas. El tamaño de este paquidermo es impresionante, de 4 a 4,5 metros de largo y de 140 a 165 centímetros de alto y un peso de casi 5 toneladas. La piel tiene un espesor de 5 centímetros, un estómago enorme, con una gran curvatura de unos 4 metros de longitud.

Hipopótamo en tierra

El otro género es el del hipopótamo enano (Choeropsis liberiensis), de 1,6 metros de largo y una altura de menos de un metro. Vive en las selvas espesas y se acerca al agua para bañarse. Es poco conocido y se difunde por las selvas de Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Sierra leona y parte de Nigeria. En el Zambeze, cerca de Livingstone se enseña a los niños a respetar a la fauna salvaje. Los ruidosos hipopótamos se oyen fuera del agua. Bajo el líquido elemento se desplazan gracias a los minutos que pueden aguantar sin respirar. Suelen salir a defender sus parcelas acuáticas. Los cazadores casi borraron la especie en el siglo XIX y el ántrax y la sequía redujo drásticamente las poblaciones. Hoy viven en 30 países y todavía en Gambia se concentran las mayores poblaciones de hipopótamos de África, con cerca de un millar en el río Gambia y en sus afluentes.´Se alimentan durante la noche moviéndose hacia los comederos situados a veces a varios kilómetros de sus querencias. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Hipopótamos en el Gambia

Hipopótamos solitarios en el Gambia 141


ULTIMOS DÍAS EN MALI

A

ntes de abandonar Mali se hace imprescindible volver al río Níger. Elegimos de nuevo Mopti, donde se inicia su famosa curva, formada además por Tombuctú y Gao, y recorremos en pinaza un tramo en dirección al lago Debó. Desde la Avenue de fleuve, donde está el agradable hotel Kanaga nos dirigimos hacia el puerto, y observamos en el Río Bani las escenas pintorescas de unos niños bañándose y mujeres que lavan la ropa de los camioneros o motoristas que con sus vehículos literalmente se adentran en el agua y los limpian con esmero. Llegamos al puerto, y nos abordan cientos de personas para vendernos las cosas más variopintas; más que un puerto aquello nos parece un gran mercado principalmente de artesanía. Lo rodeamos hasta el Bar Bozo y desde allí, con una vista privilegiada del Puerto y el río, partimos.

Pinazas en el Níger

E

Pinazas en el Níger

l paseo resulta maravilloso, con cientos de pinazas, que pescan o que recorren el río aguas arriba y abajo, con cargas variadas pero en todos los casos aprovechadas hasta el extremo. El sol aprieta y nos detenemos en una aldea Bambara de la ribera para descansar, donde nos acogen con alborozo. Vemos los cultivos de arroz y nos cuentan las ayudas que la Unión Europea les presta para traer el agua desde el río y regar los campos.

Nos preparan un pez capitán con arroz y después nos enseñan con orgullo su coqueta mezquita de adobe. Nos despedimos muy agradecidos y regresamos a Mopti. El atardecer sobre el río resulta una estampa inolvidable para quien viaje por Malí.

Puesta de sol

D

ecidimos dejar de ver la falla de Bandiagara para el día siguiente. La carretera desde Mopti hasta Songo resulta razonablemente buena. Nos detenemos en un poblado turístico en exceso, con su aparcamiento a la entrada, y una vez solos decidimos subir a la montaña y observar desde allí una preciosa estampa de la localidad y de la meseta. Un anciano nos cuenta que cada 3 años se lleva allí a cabo la ceremonia de circuncisión para todos los niños de la zona de 11 ó 12 años. Nos enseña una hoja para decirnos que con ella curan los niños sus heridas. Ahora entendemos los extraños dibujos que cubren toda la roca. De vuelta al coche nos acompañan muchos niños que nos cogen las manos con gestos de cariño y nos llevan a la toguna, también llamada casa de la palabra donde se reúnen los ancianos del pueblo. Tiene 8 pilares tallados con motivos relativos a sus antepasados y apenas superan el metro de altura.

D

esde Songo a Bandiagara el camino todavía resulta razonable aunque el calor es sofocante. Pasamos de largo esta localidad y cogemos dirección Sanga. La carretera resulta tan dura como bonita. Nos cuentan con orgullo cómo se niegan a que la arreglen pensando que con ello preservan su particular modo de vida y su cultura ancestral. Al llegar a Sanga y charlar con los lugareños muchos de ellos afirman que conocen a Miquel Barceló y Puesta de sol

142

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


es más, algunos de ellos nos comentan que tienen cuadros suyos. Conseguimos reprimir el impulso de ofrecerles alguna suma por ellos. Ellos nos insisten en llevarnos a su casa, algo que declinamos.

Pared Rocosa

D

esde Sanga iniciamos el descenso hacia Banani. Nos había advertido de la dureza del camino pero no resulta tanto, quizás por la grandiosidad de lo que nos encontramos. Banani es una pequeña aldea cuyas casas y graneros cuelgan literalmente de las paredes. Continuamos impresionados hacia Ireli y Yaye, también poblados dogones de la falla, donde desgraciadamente decidimos regresar pues se hace tarde. De vuelta a la carretera principal, entre Bamako y Mopti y después de no pocas tentativas, conseguimos dar con la carretera a una aldea cercana a Borko, a la que llegamos muy tarde. Nos habían

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

contado que un anciano de la localidad llamaba a los cocodrilos con un grito gutural muy curioso y no nos resistimos a visitarla a pesar de la dureza del acceso. Nos recibe todo el pueblo y tras interesarnos por el asunto se nos acerca un anciano que nos confirma que va a convocar a los cocodrilos pero que habremos de pagar la carne que estos consumirán. Después de hacerlo y de dar algo de dinero al anciano, nos dirigimos hacia una especie de marisma. Allí, desde una roca el anciano comienza a emitir unos curiosos sonidos guturales y notamos con enorme asombro como algo se mueve entre el agua. Y en efecto, estupefactos contemplamos seis o siete cocodrilos rodean sumisamente al anciano, que con un cuchillo en la mano parece hipnotizarlos, Afortunadamente después de que hayan comido, nos ofrece tocarlos y lo hacemos con la confianza de ver el absoluto control que ejerce sobre ellos.

Falla de Bandiagara

143


Hombre llevando comida a los caimanes

Korioumé, el puerto de Tombuctú, desde donde nos dirigimos a la ciudad.

D

Nos presentan a la mujer de Ismael, un maliense que da clases en la universidad de Granada, y que vive en la sede del fondo Kati. De Tombuctú visitamos la Mezquita de Djingareiber y de Sankoré. La primera de ellas, mucho más interesante, fue realizada por el arquitecto granadino que sirvó al famoso rey Moussa.

espués de ver este curioso espectáculo, conseguimos llegar a Douentza, donde hacemos noche. Hay una Reserva en esta ciudad donde custodian elefantes en determinadas épocas. Por la mañana visitamos Hombori, desde donde observamos una bonita vista del Tondo, el pico más alto de Mali que encontramos más tarde en la carretera que se dirige a Tombuctú. Visitamos el Museo dogón de Fombori y desde ellí su responsable nos acompaña a una montaña junto al pueblo en la que visitamos algunas tumbas dogon donde aún se pueden ver los esqueletos. Desde alli disfrutamos además de una bonita vista de Hombori y del Hombori Tondo.

La llanura del río

L

a carretera a Tombuctú resulta ser un infierno. Tardamos unas 6 horas desde la carretera principal y no encontramos a nadie en todo el trayecto, más que algún puesto de policía y chozas dispersas. Cuando llegamos al río Níger nuestro chófer se mete en el mismo para determinar la zona donde podremos cruzarlo. Más tarde, un Ferry nos lleva a

La mezquita de Djingareiber

E

n las inmediaciones de Costa de Marfil, la sabana arbustiva deja paso a un bosque subtropical, con especies de gran interés tanto silvestres como cultivadas con árboles de tamarindos y mangos. Como en los restantes países del África occidental la fauna salvaje no es excesivamente cuantiosa, aunque es relativamente variada con abundantes reptiles entre los que destacan los caimanes y los poderosos cocodrilos del Nilo. Los mamíferos presentan pequeñas concentraciones de babuinos, antílopes, hipopótamos, leones y elefantes de Goruma, procedentes de Mali de donde realizan la migración anual que les mantiene en tránsito entre los dos países durante todas las temporadas.

Hombre llevando comida a los cocodrilos

144

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Homborí, con Homborí tondo en la lejanía

Pequeña ermita de barro de Es Saheli

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

145


Mezquita Djingarcirber

Gente en una pinaza (las barquitas del rio Níger) 146

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


REGIÓN NEÁRTICA

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

147


AMÉRICA DEL NORTE

N

os encontramos en la taiga del Canadá, nombre con el que los yakutos bautizaron a sus bosques inmensos cuajados de lagunas y a los espacios naturales ocupados por una fauna singular que anima las aguas, los claros del bosque y hasta las altas copas de las coníferas: los castores, linces canadienses, osos grizzli, alces, piquituertos, glotones, azores, ardillas grises y rojas, gallos del bosque y martas americanas. Cuando llega la hora de perpetuar las especies, defender los dominios vitales y obtener el alimento los animales se comunican entre si. El bosque frío se extiende a lo largo de unos 25.000 kilómetros incluyendo las Regiones Paleártica y Neártica y hace 14 o 15.000 años se estabilizó la retirada de los hielos: los animales se vieron empujados hacia el sur y perecieron los que no pudieron emigrar. Al aparato glaciar debemos la enorme cantidad de lagos que salpican esta región. Finlandia cuenta con 55.000 lagos, el estado norteamericano de Minnesotta está moteado por más de 10.000 y Canadá aproximadamente por medio millón. Todos ellos modificaron el aspecto del norte de Canadá, y el del norte de los Estados Unidos, muchos de los cuales se colmataron y otros se multiplicaron varias veces y sólo la roca pulida y arañada por los hielos y el agua sin un solo ser viviente se ofrecían al empuje colonizador de la vida hace unos diez o doce mil años. El proceso hizo que aparecieran los líquenes que producen leves suelos que Marta americana

pueden ser aprovechados por plantas con semillas y con la aparición de vegetales superiores tanto en los bordes de ríos y lagos, así como sobre la roca desnuda y el proceso culminó con la aparición de los árboles y los animales, muchas de cuyas especies desaparecieron y otras sufrieron considerables transformaciones. En lo más intrincado del bosque de coníferas canadienses medran los fitófagos, con varias especies de ciervos, como el de cola blanca, o el wapití, mastodóntico cérvido que hemos podido contemplar. La inquieta mirada del naturalista pudo asimismo admirar la nerviosa actividad de las ardillas grises y la acuática parsimonia de los castores. Los alces son los animales más recientes en la zona, aunque hay ciervos, osos, águilas y cisnes trompeteros. La flora es la propia de estas praderas: lupinus sp.y unas trompetillas rojo butano, que desconocemos. Enseguida aparecen las ardillas terrestres, del tamaño de una rata. El guía dice que son damanes, aunque desconocemos si tienen relación con los roedores africanos del mismo nombre que vimos en Tanzania. El alce, el mayor cérvido del mundo, dado su carácter confiado accede frecuentemente a tolerar la presencia humana, sin aparatosas ni perturbadoras huídas. Su acción sobre las formaciones vegetales resulta de gran trascendencia, pues consume grandes cantidades de pasto, vegetación acuática e incluso árboles jóvenes y cortezas de las grandes coníferas, lo que, por otro lado, despierta como fitófago la incuestionable apetencia de los consumidores de carne de la taiga, hasta el punto de que en muchos lugares los lobos, los osos y los aborígenes humanos dependen de esos entre 500 y 800 kilogramos de proteínas que los alces llevan a cuestas. Este coloso del Gran Norte, que se parece a los ciervos, a los cuales supera en tamaño como en las dimensiones de los cuernos, se aventurarán en esbozar algunas facetas de su conducta. Supera por lo general los 600 kilogramos de peso y los dos metros de altura en la cruz y la subespecie de Alaska ostenta records de más de tres metros de longitud y la cornamenta los dos metros de envergadura, careciendo las hembras de la misma y siendo más pequeñas que las de los machos.

148

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


CANADÁ Jasper y Banff

J

asper y Banff nos hace evocar la imagen de la auténtica naturaleza salvaje y de los verdaderos paraísos con los que el naturalista sueña reencontrar ese mundo a veces ignoto, pero siempre reparador, que en estas montañas podemos encontrar en tanto que dejemos correr el mundo natural bajo sus propias leyes. Los colonizadores exploraron estos espacios de naturaleza salvaje sin alterar los lagos, arroyos y montañas que les cerraban el paso, la imponente cadena de las Montañas Rocosas, diez mil kilómetros que han estudiado y descrito multitud de especialistas para valorar su exacta magnitud. Por un lado, geógrafos, cartógrafos, topógrafos y geólogos para analizar todos los aspectos físicos; y por otro, naturalistas, ecólogos, zoólogos y botánicos, para los relacionados con la vida natural. Tras el Himalaya y los Andes, es el sistema montañoso más dilatado del mundo, que se extiende al oeste del continente norteamericano con 1.800 kilómetros de anchura en su tramo central. Su edad biológica es relativamente corta, lo que se aprecia en sus escarpadas cumbres, escasamente erosionadas y, por otra parte, según los expertos en la materia, su formación data de hace tan sólo unos 60 millones de años; edad geológica relati­v amente corta que justifica la existencia de numerosas y escarpadas cumbres —algunas superiores a los 6.000 metros de altitud— y el escaso desgaste producido por los agentes erosivos sobre la superficie de las mismas. En cuanto a los aspectos biológicos y ecológicos, es preciso detenerse ante los múltiples ecosistemas que podemos contemplar, cada uno con una serie de especies animales y vegetales típicas, desde el desierto, en las Rocosas de Arizona y Nuevo México a la tundra, en el norte de Canadá, muchos de ellos perfectamente conservados a pesar de que hoy alcanzan los más altos niveles de desarrollo e industrialización. La grandeza paisajística de estas montañas, como la riqueza faunística y botánica que Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

en ellas se encierra, queda ampliamente de manifiesto en el inmaculado conjunto formado por los Parques Nacionales Jasper y Banff —en la porción de las Rocosas del sudoeste canadiense.

Alce en la nieve

149


E

n 1887, se creó en primer lugar el Parque Nacional Banff, con 648.000 hectáreas. Dentro de sus límites, que se situa­ban entre las provincias de Alberta y la Columbia Británica, quedaban encerrados algunos de los valles generosamente bañados por las aguas de ríos impolutos, como el Saskatchewan del Norte, el Red Deer y el Saskatchewan del Sur, así como los numerosos lagos originados por la fusión de los hielos de las montañas circundantes. Apar­te de elevadas cumbre que sobrepasan los 5.000 metros de altitud y poblaciones como Banff, que presta su nombre al Parque, no podemos olvidar otros lugares notables como Field, Lac-Louise y Leanchoil. La conciencia proteccionista desata­da con la creación del Parque Nacional Yellowstone, favoreció el que unos años más tarde, en 1907, se establecían las fronteras de un nuevo enclave protegido, al noroeste del anterior Parque Nacional canadiense y sin dejar la provincia de Alberta, la trayec­toria de las gigantescas moles pétreas de las Montañas Roco­sas. El Parque Nacional Jasper ocupa­ba una superficie de 1.113.750 hectáreas, en cuyo interior, aparte de instaurarse unas normas que regulasen la actividad expansiva de la población de Jasper, no sólo se pretendía preservar otra canti­d ad sustancial de bosques de coníferas propios de la taiga — entre los cuales discurre el río Athabasca, que cruza el Par­que en su totalidad de sur a norte, y se aloja el impar lago Maligne—, sino, además, evitar la destrucción de algunos de los mejores representantes de los todavía ancestrales ecosis­temas zonales originados, según la altitud, en las laderas de los picos más altos. En la parte baja, por valles y gargantas discurren los ríos y se albergan los lagos que crean a su alrede­dor densas masas de arbustos o abigarradas praderas, en las que predominan la hierba búfalo (Buchloe dactyloides), la hierba de aguja (Sílpa spartea), la grama azul (Bouteloua gracilis) y la hierba india (Sorghastrum nutans). Si ascendemos por las laderas, aparecerán los bosques de hoja caduca, en los que predomina el álamo temblón (Populus tremuloides) y el abedul (Betula pendula) y si ganamos altura veremos los bosques boreales de coníferas o táiga que designaban los bosques más norteños de Eurasia y que actualmente se ha universalizado para 150

apodar también a los de Alaska y Canadá). En este singular ecosistema, que llama poderosamente la atención por la cantidad de árboles que se apiñan en cada hectárea —mil y pico de media—, predominan el pino lodgepole (Pinus contorta) y el abeto de Engelmann (Picea engelmannil) sobre el abeto de Douglas (Pseudotsuga menziesil), el abeto negro (Picea mariana) y el abeto blanco (Pícea glauca),aunque las cinco especies están igualmente adaptadas a las duras condiciones ambientales imperantes a lo largo de gran parte del año. Aparte de estas coníferas, y pese a que el sotobosque es muy pobre —debido a la acidez del suelo, a la nieve y a la escasa luz que penetra—, es digno de resaltar la presencia de exuberantes tapices vegetales —integrados por musgos, líquenes y, sobre todo, arándanos (Vaccinicum sp.)— que, a modo de mullida alfombra, cubren extensas parcelas, princi­palmente en las laderas más soleadas. El estrato siguiente, una vez que se deja atrás a la taiga, lo conforman las praderías alpinas. Aquí, entre las plantas herbáceas más comunes: Heuchera glabra, Lupinus nootka­tensis, Galium palustre y Dryopteris phegopteris, destacan algunas especies árticas como el brezo (Cassíope tetragona) y la avena de montaña (Dryas integrifolia), además de conta­dos ejemplares de sauce (Salix artica) localizados en el límite inferior del estrato. Cerca ya del piso nival, desaparecido casi por completo el elemento terroso, la pradería deja su puesto a los musgos y líquenes resistentes, quienes no sólo prosperan sin aparente dificultad sobre la superficie de las desnudas rocas, sino que, además, contribuyen a disgregarlas — efectiva pero imperceptiblemente— para que siga su curso el importante ciclo de formación del suelo. Finalmente, sobre estas cotas —que se sitúan alrededorde los 3.000 metros de altitud dependiendo de estar a la solana o a la umbría—, y hasta la misma cima de las montañas, domi­nan las nieves y los hielos y la ausencia total de cualquier tipo de manifestaciones vitales.

Carnívoros y omnívoros

R

esulta sorprendente al caminante que se adentra por las sendas que conducen Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


a las zonas de tan grandiosos parajes de las Montañas Rocosas, la escasa presencia de mamíferos a primera vista, aunque enseguida el viajero aprende cómo, dónde y, cuándo observar, la montaña se transforma en auténticos manantiales de vida. En las zonas bajas, con lagos o bosques —todavía mejor si son caducifolios—, es donde resulta más aconsejable y fructífera la observación de notables aves y mucho más la presencia de esas especies ani­m ales que representan la otra riqueza de los Parques Nacio­nales Jasper y Banff: Los osos en primer lugar, por ocupar la cúspide de la pirámide ecológica de ambos Parques Nacio­nales, es decir, por ser los superpredadores por excelencia; y la segunda, por erigirse en el único peligro de origen ani­m al que puede afectar a la integridad física del hombre. Están represen­t ados por dos especies: el oso negro americano (Ursus ameri­c anus), de hábitos nocturnos y solitarios, y el oso grizli (Ursus arctos horribilís), de mayor tamaño que el anterior, llegando con facilidad a superar los 300 kilogramos de peso y los dos metros y medio de longitud. Tanto uno como otro, al margen de ser los predadores más poderosos de aquellas latitudes, denotan una portentosa capacidad para aprovechar todo tipo de recursos alimenticios que sus territorios les brinden, desde animales vivos hasta desperdicios de excursionistas, pasando por frutos, huevos de aves, peces o carroñas; lo que no sólo les otorga los merecidos distintivos de omnívoros y oportunistas, sino que, además, les obliga a desarrollar una amplia gama de conductas muy interesantes desde el punto de vista ecológico.

lobo timber (Canis lupus), principal perseguidor de grandes ungulados; y el versátil y abundante coyote (Canis latrans), todos ellos hábi­les cazadores que no dudan en seguir a sus presas habituales en sus periódicas correrías a lo largo de cientos o miles de kilómetros.

Mamíferos

S

i bien es cierto que los carnívoros anteriores son capaces de cautivar la atención del observador por méritos propios, no lo es menos el que, a medida que se profundiza en el conoci­m iento de nuevas especies, rápidamente puedan aparecer nuevos animales asimismo interesantes. Un buen ejemplo lo constituyen los famosos carneros bighonn (Ovis canadensis) —también conocidos como muflones o carneros de las Roco­sas—, cuya espectacularidad radica en los acalorados combates jerárquicos que, durante la época de celo, inundan con sus estrepitosos estruendos la soledad y la calma de las tardes otoñales. Su habitat característico en los Parques Nacionales Jasper y Banff lo conforman las praderas alpinas, por encima del límite de los árboles, resultando verdaderamente abun­d ante y exhibiendo una estructura social perfectamente ordenada: machos adultos por un lado y hembras con crías por otro; agrupaciones variables, en cuanto a número de individuos, que sólo se conectan para las ceremonias nupcia­les a finales del otoño o en los

La cabra de las Rocosas

Aparte de los osos, que no se dejan ver fuera de la prima­vera o el verano, ya que con las primeras nieves buscan un cubil donde caer en letargo y pasar el período adverso, por los diversos ecosistemas de los dos Parques también pueden observarse los siguientes carnívoros: la marta americana (Martes americana), presente únicamente en los bosques; el tejón (Taxidea taxus), poco conocido dado sus hábitos típi­c amente nocturnos; el glotón (Gulo gulo luscus), ágil depre­d ador a pesar de su tosca apariencia; el puma (Felís conco­Ior), morador de zonas rocosas; el lince (Felis lynx canaden­sis), constante azote para los roedores; el Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

151


albores de invierno. Pero, aparte de estas costumbres acreedoras de mención, existe otra posiblemente más llamativa y, sobre todo, más vital. Se trata, en efecto, de la migración o peregrinación anual hacia los cuarteles de invernada. En esta actividad, las poblaciones que habitan los altos y ahora inhóspitos macizos rocosos, uti­l izan año tras año las mismas rutas, al parecer transmitidas por tradición visual de generación en generación a través de los siglos, de manera que se ha comprobado la práctica imposibilidad de reintroducirlos en zonas donde antiguamen­te habían existido, al no poder enseñarles el itinerario de via­je que les permitiera alcanzar parajes donde sobrevivir a las duras inclemencias atmosféricas.

Castor

Hombre llevando comida a los cocodrilos

La cabra de montaña o rebeco blanco (Oneamnos ameri­c anus) es otro ungulado asimismo impresionante. Su habitat típico se sitúa por encima del que ocupan los muflones o car­neros de las Rocosas, justamente en el estrato — inmediata­mente superior— que precede a los hielos perpetuos. Allí, gracias a la incomparable adaptación —anatómica y fisiológi­c a— de su organismo, se mueve con extraordinaria soltura por las afiladas escarpaduras, buscando los líquenes que

cre­cen al abrigo de cualquier hendidura entre dos rocas y poniéndose a salvo de los depredadores que pudieran aca­r rearles algún contratiempo. Al igual que su anterior parien­te, llegados los primeros días del invierno, se desplaza —en grupos reducidos— hacia aquellas zonas más bajas en las que aguardar la llegada de la próxima primavera. Aún más impresionante que el rebeco blanco puede resul­t ar el alce (Alces alces), tanto por su colosal tamaño —pasa de los 600 kilogramos de peso y rebasa lo 2 metros de altura has­t a la cruz—, como por su apariencia desgarbada y casi ridícu­la. Por último, es preciso citar al ciervo muía (Odocoileus hemionus) y al wuapití (Cervus canadensis), quienes, con sus contingentes actuales muy reducidos, depositan en estas enormes extensiones protegidas —incluyendo, claro está, a los otros Parques Nacionales del resto del territorio nortea­mericano— sus vagas esperanzas de vencer a la temida extinción.

N

uestro periplo a través de los Parques Nacionales Jasper y Banff, y para completar la visión global de la clase de los mamíferos, nos ha de llevar a la observación difícil, si no imposible, de los roedores, habitantes de todos los ecosistemas comprendidos entre los más bajos cauces fluviales y las altas praderías que preceden a las nieves perennes. Así, en los ríos caudalosos y en los grandes lagos se puede sor­prender al castor (Castor canadensis), animal inconfundible por su curioso aspecto —cuerpo macizo y rechoncho, con la cola desnuda y aplanada— y por la archiconocida y exclusiva «manía» de construir monumentales presas con la vegeta­c ión ribereña. Su densidad —baja en los Parques Nacionales que nos ocupan— se mantiene alta en Canadá, ya que la tenaz labor de los tramperos ha sido cómodamente contra­r restada por la buena capacidad reproductiva de la especie. En los bosques de coníferas, y también en los menos corrientes caducifolios, se alojan las ardillas grises (Sciu­r us carolinensís), cuya boyante situación se debe, sin duda, a los piñones: importantísima fuente alimenticia.

152

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Ballena vasca

E

l glaciar Bow ha retrocedido de forma considerable desde 1918 en que se encontraba en plena nivación. El cambio climático ha influído en el dramático deslizamiento que se ha comprobado tras realizar las correspondientes mediciones. Desde el glaciar Bow fluyen dos ríos. Uno de ellos, se puede apreciar irrumpiendo en las cataratas del glaciar y el otro no es más que un río invisible de aire frío, que al ser más pesado que el aire caliente fluye hacia Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

abajo hasta alcanzar el valle.

El Lago Bow

El Parque Nacional de Jasper es el más grande de los Parques nacionales de las Rocosas, con sus casi 11.000 km2 se fundó en 1907 como Parque Forestal y tras el éxito obtenido con el Banff N.P. quedó demostrado que la combinación de ferrocarril, el turismo y la conservación podría funcionar, lo que sirvió de modelo cuando el Grand Trunk Pacific comenzó a tender las vías de una segunda línea transcontinental por las montañas. 153


E

l lago Maligne, con sus 22 kilómetros de largo y sus 95 metros de profundidad, es alimentado por el deshielo de los glaciares de su extremo meridional. El Valle de Athabasca que rodea la localidad de Jasper es mucho más ancho que el de Bow, que rodea Banff, así que las montañas forman un telón de fondo relativamente cercano. El nombre de Maligne lo puso un misionero francés que lo consideró como algo maligno por las dificultades que tuvo al cruzar el río en su confluencia con el Athabasca.

El lago Maligne

El Cañon Maligne de 54 metros de profundidad fue labrado por la corriente de agua en la roca caliza y el círculo de montañas nevadas que rodea el lago es bellísimo, más aún cuando las aguas adquieren un color verde turquesa, a medida que aumenta la cantidad de polvo rocoso en suspensión.

L

os osos negros son de color variable: los hay azules, marrones, rubios blancos y negros. Muchos biólogos prefieren prefieren llamar a nuestro oso “oso americano” u otra denominación que no mencione el color. Cada año los visitantes del de los parques nacionales del Oeste los confunden con los osos grizzli, aunque estos tienen un color menos variable que el de los osos negros. Los osos recién nacidos tienen el tamaño de un hamster grande. Ciegos y desnudos, los pequeños pasan tres o cuatro partes de su vida con su madre hibernante y crecen rápidamente gracias a la rica leche materna.

L

as cabras de las nieves o de las montañas (Oreamnos americanus) están perfectamente adaptadas a la vida en la Montaña. Son inconfundibles por su largo pelaje blanco y su cabeza baja y alargada, si bien se han encontrado eje ejemplares con un color asalmonado. Los ojos están muy próximos a la inserción de los cuernos, el dorso más alto en la cruz que en grupa, por una espesa crin. Habita en las partes septentrionales de las cadenas montañosas occidentales de América del Norte, aproximadamente hasta el paralelo 65º. Oso negro americano alimentándose 154

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Osito negro

Cabra de las nieves

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra

155


Montañas reflejándose en el agua

156

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


El Lago Peyto

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra

157


Hacia el Parque Nacional Yellowstone Grand Tetons

E Grand tetons con sus dos picos

n la ruta hacia Yellowstone es obligado detenerse a contemplar este espacio natural de bellísimas montañas nevadas que se asoman a los numerosos lagos, con altitudes impresionantes y rodeados de especies animales y vegetales protegidos, con unos 80 kilómetros de Parque. Los descubridores fueron los tramperos franceses, que les pusieron el nombre de “grandes tetas”. Hay 3 lagos: el Jackson, con 2000 metros de profundidad, el más grande; después el lago Jenny, con 80 metros de profundidad. En la zona se está perdiendo el 30% de superficie boscosa, principalmente de coníferas. Posteriormente pasamos por el lago Leigh, que es un poco más pequeño que el Jenny, con 6 variedades de trucha: arco iris, rosada y la trucha salvaje de montaña, más pequeña pero más sabrosa.

por el vapor de agua que se eleva; después la Fountain Paint y someras lagunas de colores azules celestes, a los que llaman de porcelana china, con ocres y marrones ferruginosos. Los géiseres suelen cambiar de situación, y nos muestra el guía uno de ellos que se formó hace dos meses.

H

acemos una parada en Gibbon Falls, donde hay muchos damanes, numerosos troncos quemados, rocas ennegrecidas, y el río Yellowstone que desciende con fuerza, lo cual no inquieta a los bisontes que andan por las carreteras. Los géiseres Norris son los más hermosos, pues el agua toma colores azules claros y verdes, por la acción del óxido de cobre. Las fumarolas completan una bonita visión del paisaje. Lobo aullando en los roquedos de Grand Tetons

D

Grand Tetons reflejándose en el Lago

e nuevo en ruta, nos adentramos en el P.N. Yellowstone y enseguida vemos el Lewis Lake; pasamos por los cañones del rio Snake (“del serpiento” en boca de los angloparlantes). Las águilas calvas nos siguen en paralelo por la ruta que nos conduce al parque Nacional. Los paisajes que de pronto nos reciben son espléndidos, con fenómenos vulcánicos y geiserismos (termas). El célebre Old Faithful (Viejo Fiel) se adivina enseguida

Águila calva volando a ras del agua

158

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


E

n el primer Parque Nacional del Mundo, Yellowstone, los seres humanos iniciaron la defensa de los mamíferos, así como la de los vegetales y de cualesquiera otras manifestaciones de la Naturaleza. El resto de los humanos siguieron la misma senda y secundaron la creación de nuevos Parques Nacionales a lo largo y lo ancho del país.

L

os primeros colonizadores europeos contemplaron atónitos los escarpados contrafuertes de las Montañas Rocosas, con sus altas cumbres nevadas, en su larga pere­g rinación hacia el lejano Oeste, aunque no osaron hollar sus empinadas laderas boscosas, ocultando así las riquezas naturales de los espacios surcados por el río Yellowstone, en cuya alta montaña emergían manantiales y cascadas, y se precipitaban descendiendo por entre grandes extensiones de pinos y abetales, así como fuentes de agua caliente que brotaban de las rocas y caldeaban la atmósfera glacial del invierno, levantando al mismo tiempo inesperados surtidores de géiseres y repentinas nubes de aguas hir­v ientes. Hasta 10.000 formaciones termales se contaron en la región, sin duda la mayor concentración de todo el Planeta, destacando entre ellas los más de doscientos géiseres de este espacio. Los riscos amarillentos, los volcanes de lodo, los troncos enhiestos fosilizados, los tajos y cañones y las fulgurantes montañas de cristal junto a la singular fauna montaraz ilustrada por el rebeco blan­co, el carnero, los osos y el cisne trompetero, además del alce, ciervos, berrendo y bisonte de las laderas y pisos infe­r iores conforman un maravilloso panorama natural.

Yellowstone cascada de cabecera Barnacla canadiense

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

159


E

nseguida nos desplazamos al Gran Cañón del río Yellowstone, donde es una maravilla contemplar el paisaje en tres localizaciones impresionantes: 1 - Inspiration point El río se despeña con gran rudeza, amarillo sucio, de ahí el nombre de Yellowstone, con árboles dispersos y una corriente que desciende con una fuerza inesperada. 2 - Lookout point Descendemos hasta la cabecera de la Gran Cascada.El río arrastra cuanto se pone en su cauce, incluso árboles. En la Región Neártica es preciso citar la presencia del lince rojo americano o bobcat. Numerosos gatos salvajes se pueden encontrar en Asia, África y Sudamérica, como el serval, de aspecto elegante y líneas esbeltas, que vive en gran parte de África, donde preda sobre los hiracos arbóreos.

Yellowstone. Old faithfully (Viejo fiel)

3 - Artist Point Desde la cabecera el río se remansa hasta el valle por el que fluye plácidamente.

El primer Parque Nacional del mundo

L

os relatos de tramperos y guías sobre las maravillas naturales de Yellowstone no fueron capaces de persuadir a los más desconfiados para iniciar exploraciones científicas en el maravilloso espacio natural, a pesar de estar perfectamente organizadas.. Hubo que aguardar hasta el fin de la Guerra Civil americana para que los ciudadanos del Este del país se animaran a incorporarse a las citadas exploraciones. Tan impresionados quedaron los miembros que se decidieron a participar en las dos expediciones que tuvieron lugar por estas tierras que, firmemente persuadidos de la necesidad de proteger y preservar este espléndido santuario natural, urdieron un proyecto audaz y pionero para su época y que se hizo realidad muy poco tiem­p o después. La idea de crear el Parque Nacional Yellowstone tras la expedición dirigida en 1870 por el Supervisor General del Territorio de Montana, se fraguó un año des­pués de la primera partida exploratoria y fue acogida con tanto entusiasmo por el Gobierno que en un plazo record el Parque quedó oficialmente constituido. El área preservada, con sus 8.957 kilómetros cuadrados, resultaba un botón de muestra representativo del submacizo norte de las Rocosas que fue dedicado para beneficio y disfrute del pueblo. Muy pronto, el recién creado Parque Yellowstone, iba a dar prueba de su utilidad, como reserva genética de especies amenazadas de extinción, como el cisne trompetero o el bisonte americano, cuyo declive fue particularmente espectacular, pues este soberbio bóvi­do, muy abundante en la pradera en tiempos precolombinos, fue tan cruelmente masacrado por los criollos europeos en la última mitad del siglo XIX que apenas algunas docenas de cabezas sobrevivieron en los albores del siglo XX. El Congreso de los Estados Unidos aprobó en 1902 una subvención para un proyecto de conser­v ación en el Parque de un pequeño rebaño, lo que supuso la posterior reintroducción de la especie en otras regiones salvajes. El Parque se enmarca en la vertiente

160

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


nororiental de. las Montañas Rocosas, cadena montañosa que se formó hace unos 70 millones de años durante el movimiento orogénico alpino, el mismo que conformó a los Andes, ambos con altos picos y cresterías aserradas. En el nivel polar, o sea, el de las nieves perpetuas, es donde se localizan las gigantescas cubetas o circos en los que la nieve se acumula y compacta formando los glaciares de tipo alpino que crecen en grosor durante el invierno y se desplazan imperceptiblemente ladera abajo por su propio peso, a través de los valles y de las quebradas. La presión de esta ingente masa gélida en movimiento y su efecto erosivo sobre la roca son enormes. Si se tiene en cuenta que estas montañas arrostraron este desgaste de forma multiplicada durante las sucesivas glaciaciones pleistocénicas, compren­deremos el porqué de las angulosas y cortantes aristas de sus picachos. Con la primavera, el hielo comienza a fundirse y conforma los ríos Yellowstone, Madison, Snake y Missouri. Tras su nacimiento, los arroyos fluyen por terrenos anfractuosos y acci­dentados, salvando numerosas pendientes y cantiles, precipitándose por rápidos y saltos de agua, algunos como el de las Cataratas Inferiores, en el río Yellowstone, con casi cien metros de caí­d a, con un ímpetu que llega a socavar la roca madre y abre profundas zanjas y bellos tajos, como el del Gran Cañón del Yellowstone y el lago del mismo nombre, el de mayor exten­sión de los lagos montanos de Norteamérica.

Las termas y los géiseres

L

as termas y géiseres son parte de las convulsiones ígneas de las entrañas de las Rocosas, muy apreciadas por el pueblo por su espectacularidad. Las emanaciones de vapor y agua caliente de los géiseres se originan en las bolsas de agua aprisionadas en el subsuelo, que son recalentadas por el magma que alcanza temperaturas superiores a los 2000º C. Al entrar en ebullición, los vapores escapan violentamente por las fisuras o chimeneas, buscan la luz del exterior y empujan a su paso el agua caliente estacionada inmediatamente por encima. Tras elevarse a algunos metros sobre el pequeño cráter calizo que hace de orificio de salida, el Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

chorro se extingue y las aguas subterráneas vuelven a remansarse sobre el lecho de magma, antes de entrar nue­vamente en ebullición y repetir el ciclo. El más célebre de estos géiseres de Yellowstone es el Old Faithful, «Viejo Fiel», con impresionantes paroxismos que se suceden cada hora aproximadamente y en los que el surtidor de agua hirviendo llega a remontarse más allá de cincuenta metros. En los alrededores de este geiser, auténtico volcán de agua, pueden advertirse las concreciones calizas que, dispuestas a modo de cráter o terrazas superpuestas, son el resultado de la decantación de los minerales disueltos en el chorro.

Yellowstone Aguas termales varias lagunas

Estas montañas nunca fueron ocupadas por el hombre blan­co, más preocupado por conquistarlas para su ganado y para sus ricos pastizales de la llanura, ni tampoco por los pieles rojas, salvo por los Shoshones y los Cuervos que permitieron la presencia de guerreros y tribus expulsadas de las praderas. Hace unos 10.000 años las zonas bajas de la re­gión estuvieron ya habitadas por hordas mesolíticas portado­ras de una cultura singular, que compartían con otras exten­didas por todo el Occidente norteamericano, desde Canadá a Méjico, la llamada Cultura del Desierto, pues sería en los desier­tos de Arizona donde se manifiestaría con mayor vigor. La sen­cilla economía de esta gente, que no conocía la agricultura ni el pastoreo, se basaba fundamentalmente en la recolección intensiva de productos silvestres. Por tal motivo, son denomi­nados por los antropólogos «forrajeadores», en un intento de diferenciarlos de los pueblos «caza-recolectores», éstos con un sis­tema de subsistencia algo más primitivo y con la caza como componente económico predominante.

Yellowstone. Cuáqueros presenciando el Old Faithfull

Los pueblos de la Cultura del Desierto no se extinguieron y dejaron descendientes que de vez en cuando se asomaron por las laderas del Parque. Los Hopis y los Sho­shones, en la parte oriental y en las llanuras los Cheyennes. También fueron ocupadas por los Cuervos, Dakotas, Kio­w as, Comanches y Apaches, entre otros aborígenes. El Parque se enclava en pleno corazón de la subregión Neártica. Dentro de esta subregión, el bos­que de coníferas o taiga

Yellowstone rio desde la cabecera 161


Lobo en la nieve

aparece como un ancho cinturón forestal, que ocupa gran parte de Canadá y el borde septen­t rional de los Estados Unidos. Los inviernos son extremadamente fríos en Yellowstone y las precipitaciones caen casi siempre en forma nieves moderadas. En verano el clima resulta mucho más atemperado, si bien se mantienen relativamen­te bajas y en las cumbres reinan condiciones árticas. En con­junto, puede hablarse de una temporada estival de creci­m iento que varía de tres a seis meses según los años. A estas rigurosas condiciones locales se ha adaptado, más al Norte en la taiga canadiense, una vida vegetal relativamente pobre en especies, que se estratifica a modo de bandas o pisos altitudinales. El bosque montano inferior se extiende desde los 200 a los 300 metros sobre el nivel del mar. En su parte más baja se encuentran los extensos pinares de Pinus contor­t a, predominando más arriba los característicos bosques de abetos de Picea engelmanníi y Pseudotsuga douglassi. El sustrato herbáceo de este piso, fuente de alimento de los herbí­voros, lo configuran géneros como Carex, Vaccinium, Gilia y Haplopappus. La mayor parte del Parque se sitúa por encima de este nivel y contiene el bosque montano superior, que trepa por las laderas hasta los 3.500 m. Este bosque está dominado exclusivamente por altos abetos que sobrepasan fácilmente los 60 m. de altura (P. engelmannií y Abies lasiocarpa), siendo lo suficientemente laxo como para que se desarrolle un 162

matorral compuesto, entre otras especies de Shepherdía canadensis, Astragalus alpinus y Geranium richardsonii. La mancha forestal del abetal no es continua, y pequeños claros herbáceos salpican el paisaje y preludian el piso alpi­no. Este piso predomina de los 3.500 a los 4.000 metros don­de, tachonado de pedrizas, da paso al desierto blanco de las nieves perpetuas. La rica fauna de montaña agrupa los animales más representativos y populares de estos ríos, donde los salmones (Oncorhynchus sp.) son los más codiciados trofeos de pesca cuando acuden todas las primave­ras a los ríos del Parque para desovar y, encon­t rar la muerte, ya que sólo son capaces de reproducirse en las frías corrientes de agua dulce de los torrentes y arroyos de alta montaña, tras una larga travesía de más de 3.000 kilómetros, agotados y exánimes por la corriente.

L

a especie más destacada de la ornitofauna del Parque es el raro cisne trompetero (Cygnus buccínator),bellísima especie, casi enteramente blanco y de gran tamaño, que ha encontrado en Yellowstone un último baluarte de supervi­vencia. La ornitofauna, con ser variada y ascender a las 240 espe­c ies, no es un grupo a destacar en el Parque, lo cual no es comparable con el mundo de los mamíferos, si bien vale la pena resaltar el valor geoestratégico de las Montañas Rocosas en el estudio de la migración de las aves. Efectivamente, este espinazo montañoso separa dos de las Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Rebaño de Anthilocapras americanas

cuatro grandes rutas aéreas migratorias en Norteamérica (la del Pacifico y la Central) establecidas por los ornitólogos, con la cordillera del Pacífico y la Gran Pradera respectiva­mente como telón de fondo. Los mamíferos que hoy encontramos en las Montañas Rocosas son de origen muy recien­te, en realidad son modernos invasores de la Eurasia paleártica, desde la que penetraron aprovechando los sucesivos puentes de tierra que pusieron al des­c ubierto las glaciaciones. Hace sólo unos 30.000 años, por ejemplo, que entraron en Norteamérica los ciervos, alces, renos, carneros, rebecos y osos que hoy se enseñorean en la taiga. Esta es la misma megafauna que suplantara, pro­bablemente por desplazamiento competitivo, a aquella otra anterior y extinta integrada por mastodontes, mamuts, pere­zosos, camellos y caballos, que en algunos casos (como ocu­r rió con el mastodonte) fueron cazados por los primeros amerindios. Siendo estos ungulados los animales más sobresalientes de Yellowstone, vamos a intentar descubrirlos uno a uno en el orden en que los encontraremos a lo largo de nuestro recorrido ascendente por las faldas de la montaña hasta las cumbres, partiendo de los pastizales al borde mismo de la Gran Pradera. Casi a nivel del mar, el ciervo de cola blanca (Odocoileus virginianus) es el cérvido más común en todo el país, y sus cuernas, curiosamente orientadas hacia delante, son uno de los trofeos de caza Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

más preciados, razón por la que ha sido per­seguido y extinguido en grandes áreas. Este pequeño venado, bastante tímido, acostumbra a huir en ágil trote con la blanca cola graciosamente levantada sobre el amplio lunar blanco de las ancas. Algo mayor es el ciervo mulo (O. hemionus), de cola más corta con la punta negra y largas orejas. Este ciervo está más circunscrito a las sierras occidentales, ocupando habitats más altos. La anthilocapra americana, vulgarmente conocida como berrendo se reúne en pequeños rebaños en las planicies del Neártico, en las que llama poderosamente la atención con su morfología en la que se conjugan caracteres tan significativos como los de los cérvidos, jiráfidos y bóvidos. Los cuernos están emparentados con los de los rebecos y los corzos. Las extremidades son casi idénicas a las de la jirafa y su grupa recuerda las de las gacelas y las cabras monteses. Tienen una altura en la cruz de casi un metro; la cola de unos 20 centímetros de largo y sunpeso oscila entre los 33 y los 58 kilos. Se alimentan de artemisas de la mitad occidental nortemaericana.

E

n tiempos sufrieron la presión cinegética, que los arrinconó en unos pocos parajes conocidos. Otro elemento característico de la llanura es el berrendo (Anhilocapra americana) una veloz especie de una familia —antilocápridos— verdaderamente aberrante. Ciertamente, el berrendo exhibe

Berrendo (Anthilocapra americana) 163


tal extraña mezcolanza de rasgos propios de bóvidos y cérvidos que su estudio ha hecho las delicias de los expertos en anatomía comparada. Estos animales, por otra parte extraordinariamente abundantes en la Gran Pra­dera antes de la expansión de los colonos, poseen mamellas como las cabras, perfil de cabeza de rebeco y cuernos inter­medios entre las cuernas de los ciervos y las astas de los toros.

Cervus elaphus canadensis (Wapití o Huapití)

Los cuernos del berrendo, a la sazón, han puesto a los evo­lucionistas sobre la pista del probable proceso evolutivo de la caída de las cuernas en los ciervos, que constan de un vástago interior óseo, como en el toro, cubierto por un estuche cór­neo que, sin embargo, es caedizo como en el ciervo.

L

a cuarta pezuña que nos es posible rastrear en el suelo de estas tierras bajas, pertenecen al legendario bisonte americano (Bison bison), una especie muy abundante antaño que ocu­paba, en un número superior a los 50 millones de cabezas, las praderas y llanuras norteamericanas. En equilibrio con las poblaciones de indios, lobos y otros predadores naturales, el contingente de bisontes, búfalos para los colonos, se mantu­vo estable hasta la campaña de exterminio sistemático emprendida por el hombre blanco en el siglo pasado. Esta campaña no fue en esencia sino una burda maniobra militar a medio plazo dirigida contra los núcleos de resistencia de indios de las praderas, a los que se esperaba doblegar por hambre. Actualmente algunas pequeñas manadas totalizan­do unos 250.000 individuos sobreviven en un número de reservas distribuidas por todo el país y Canadá. Los bisontes vivían en manadas enormes, integradas en invierno por rebaños de dos tipos de tamaño. Los mayores eran los formados por hembras con crías y los menores los integrados por machos exclusivamente, en tanto que los machos muy viejos llevaban una existencia solitaria. En esta época realizaban largos movimientos migratorios hacia el Sur, a menudo de más de 500 km., siempre siguiendo fiel­mente los senderos abiertos por otras generaciones en el nomadeo secular de la especie. Estos senderos se ajustaban tan perfectamente a la topografía del terreno que, más tarde, fueron utilizados para el trazado de carreteras y vías férreas. Ya en la estación reproductora, y con la vuelta a los pasti­zales veraniegos, los rebaños de distinto sexo se fundían for­m ando grandes manadas mixtas. Al eco del mugido del galán en celo, las hembras elegían a sus machos, siempre grandes ejemplares de casi la tonelada de peso. A veces dos o más machos de tamaño parecido se disputan a la misma hembra y es entonces cuando la Naturaleza, que naturalmente ha previsto esta eventualidad, nos sorpren­de con ese sencillo mecanismo de selección genética, que en este caso resultaba también uno de los espectáculos más impresionantes que el afortunado indio precolombino podía contemplar: la pelea. Las dos moles

164

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


de hasta 1.300 kilos se situaban frente a frente, blandiendo amenazadoramente los cuernos y amagando cargas entre mugidos, mientras las poderosas pezuñas arañaban una y otra vez el suelo, levan­t ando el polvo y la hierba. Por fin, el impetuoso ataque, con los lomos ligeramente encorvados y la cola levantada, antes de escucharse el estrépito final que acompaña al tremendo tes­t arazo. Las luchas eran cortas y los machos victoriosos obtenían sobre sus hembras el derecho en exclusiva al aco­plamiento. Los machos enfrentados no sufren daño alguno en la cabeza, debido sobre todo al mullido colchón de pelo sobre la frente, que amortigua el golpe. Es éste un rasgo preventivo inducido por la selección natural sin el cual la pelea, tal como aquí se manifiesta, dejaría de ser un mecanismo eugenésico adaptativo.

P

or encima de estos moradores de tierras bajas vive el huapiti (Cervus canadensís), un gigantesco venado de costumbres muy gregarias. Sometido a las migraciones altitudinales comunes a otros ungulados, este ciervo pasa el verano en las manchas de prado alpino del bosque montano superior, para descender en invierno en grandes rebaños hacia los valles. El alce o anta (Alces alces) es un típico habitante de la tai­ga canadiense, de donde es un invasor. También de gran tamaño y

costumbres gregarias, esta especie tiene predilec­c ión por las zonas húmedas y lacustres, las cuales gusta vadear buscando algas y plantas acuáticas.

E

n la zona alpina del Parque habita el carnero de las Rocosas (Ovis canadensis), con rebaños de unos 300 ejemplares. Como otros caprinos, ejecutan increíbles piruetas al borde mismo del precipicio. De octubre a diciembre durante el celo, se entregan durante horas al ejercicio ciclópeo de la pelea a testarazos, al filo mismo del abismo. El señor de las cumbres es, sin embargo, el rebeco blanco o cabra de las nieves (Oreamnos americana), una bellísima gamuza de espeso pelaje blanco y barba de chivo que sobre­v ive entre las pedrizas del nivel alpino, del que nunca des­c iende.

Cabra de las Rocosas

N

o faltan los carnívoros en Yellowstone, desde la marta (Martes ameri­c ana) al oso grizli, pasando por el oportunista coyote (Canis latrans), el lince (Lynx rufus) y el escaso puma (Felis conco­lor). Los osos son carnívoros estrechamente emparen­t ados con los perros y los lobos. Hace unos 20 millones de años se separaron de los cánidos, renunciando a las largas persecuciones y optando por frutas y carroñas. Este mayor omnivorismo se debe a su pesada comple­x ión y a su inteligencia, un arma que no ha duda­do en emplear en Yellowstone, haciéndose alimentar por los visitantes hasta parasitarIos. Bisonte americano

Coyote (Canis latrans)

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

165


La fascinación del hombre hacia el oso viene de lejos. También omnívoro e inteligente, pero mucho más débil, el hombre ha visto siempre en el oso, con el que compitió por alimento y refugio, al símbolo de la fuerza. No extraña, pues, que al acomodado ciudadano americano le gustara cebar desde la seguridad de su automóvil a los osos del Parque y experimentar esa visceral excitación que se apodera de nues­t ro cuerpo cuando éste reconoce al enemigo ancestral, a un palmo de nuestras narices. De aquí, quizá, la impopularidad con que fue acogida la resolución de la dirección del Parque de cortar radicalmente el pordioseo de los osos.

Chacal de lomo negro

De las dos especies de osos que viven en el Parque, el negro (Ursus americanus), de controvertida posición sis­temática, es el de menor tamaño y, mucho mayor,

de unos 400 kilos, el grizli (Ursus arcios horribilis), de tonalidades par­d as y más claras que el anterior. Este pacífico vagabundo de costumbres crepusculares, come todo tipo de carne y materia vegetal y como la especie ante­r ior, pasa los meses más fríos del invierno adormilado en gru­t as hasta que llega la primavera. Los úrsidos, gracias a su fuerza, son capaces de matar ciervos, alces y en Yellowstone algunos hombres, incau­tos provocadores. La cadena de Parques Nacionales de las Montañas Roco­sas muestran bellos paisajes y una fauna de excepcional.. Si la trágica historia vivida por el bisonte puede ser la vergüenza de los primeros ciudadanos norteamericanos, la pionera iniciativa proteccionista que representa el Parque Nacional Yellowstone también es su orgullo. El lobo está también presente en América del Norte, con diferentes formas, como el lobo gris (Grey wolf) y el timber wolf. Junto a las razas de lobo también vive en América del Norte el lobo rojizo (Canis niger) que presenta un manto gris negruzco y está difundido por los Estados Unidos sudorientales.

Chacales

S

e diferencian de los lobos por su modesta corpulencia y frente menos realzada. Se alimentan de pequeños mamíferos y de pájaros. Chacal de lomo plateado

El chacal común o dorado es amarillento, con partes negruzcas en el lomo y negro en la punta de la cola. Habita en la sabana abierta y boscosa. También en el sur de Europa y de Asia hasta la India y la Península de Indochina. Aunque es usualmente nocturno no es difícil de ver durante el día, sobre todo en los días frescos. Vive solitario o en parejas, algunas veces en pequeñas jaurías. Se alimenta de animales de un tamaño similar al de las liebres, o las gallinas domésticas, roedores, insectos y frutos. Es un carroñero, que se siente atraído por las víctimas muertas de otros animales. A menudo se adapta a la presencia humana y penetra en las aldeas e incluso en las ciudades mayores durante la noche.

166

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Parque Nacional de Yosemite

E

n la Sierra Nevada de California, una pequeña tribu de indios —que se deno­m inan a sí mismos Yosemite o Grizzly bear— ocuparon afinales de 1800 los valles encajonados entre paredes que pronto se convertirán en el objetivo de los mineros buscadores de oro. Alarmados por la súbita invasión de sus tranquilos bosques, los Yosemite, al mando de su jefe Tenaya atacan a un puñado de buscadores de oro, firmando de esta manera su sentencia de muerte. Efectivamente, en 1851, el Batallón Mariposa se adentra en los cañones de Sie­r ra Nevada con la intención de recluir a los indios en la Reserva de Reno, objetivo que nunca conseguirán, pues los Yosemite prefirieron morir antes de abandonar las tierras donde habían vivido desde tiempos inmemoriales. De ellos sólo queda hoy el nombre, con el que actualmente se conoce uno de los valles más espectaculares que la obstinada acción de los hielos haya sido capaz de socavar: el valle de Yosemite. Tras la entrada de los primeros blancos, comenza­ron a correr relatos sobre barrancos tan enormes que nadie se atrevía a calcular su altura, sequoias tan viejas que altera­ban los conceptos del tiempo y una naturaleza tan salvaje como ningún hombre pudo nunca contemplar. Gracias a John Muir, que dedicó su vida a descubrir los más ignotos rincones, defendiendo piedra a piedra, montaña a montaña, luchando incansable para proteger los más mínimos detalles, así como a las sequoias gravemente amenazadas por los madereros que se aferraban a la ayuda divina para salvar a estos imponentes árboles de la sequía, de las enfermedades, los aludes, las tempestades, los diluvios y la locura humana, aunque tuvo que aceptar que “sólo el Tío Sam puede hacerlo”. El 30 de junio de 1864 el Congreso de los Estados Unidos declaró Parque Estatal la zona del valle de Yosemite y Mariposa Grove, ampliando sucesivamente el terreno protegido hasta llegar a las 308.300 hectáreas que hoy mantiene. El Parque Nacional Yosemite se encuentra situado en el estado de California, en plena Sierra Nevada, entre los 370 30’ y 380 13’ de latitud norte —aproximadamente al mis­mo nivel de la parte septentrional de Andalucía—. La Autopis­t a 41 es el principal acceso al Parque, cuya entrada Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

dista menos de 90 km. de la ciudad de Fresno. Yosemite atrae anualmente a dos millones y medio de personas procedentes de todos los rincones de Estados Unidos y del extranjero; en un fin de semana de verano pueden congregarse hasta 40.000 turistas, lo que origina problemas de saturación de los que hablaremos más adelante.

Carneros de Yosemite

Los atractivos que hacen de Yosemite uno de los parques nacionales más visitados de todo el mundo se resumen en el espectáculo estético difícil de olvidar. Los viajeros que se adentran por estos espacios se maravillan ante las formaciones graníticas de Tuo­lumne Meadows, o ante las paredes y cascadas de El Capitán y el Half Dome, en el mismo valle de Yosemite. Otros natura­l istas recorren a pie las sendas más apartadas de Burro Pass, Jack Main Canyon o Pate Valley, donde sin duda encontrarán más serpientes de cascabel que personas. Estos no dejan escapar la oportunidad de contemplar cualquiera de las 220 especies de pájaros que habitan el Parque, se emo­c ionan ante la carrera espantada de algún mamífero del Parque y al encontrar y medir con todo cuidado las huellas que los osos han dejado impre­sas en el barro. El Parque Nacional Yosemite es un lugar de grandes con­t rastes, por el gran desnivel existente entre las zonas más altas y los valles más profundos desde los 3.964 m. 167


Mofeta

de la cumbre del Monte Lyell, en el extremo oriental del Parque, hasta las zonas más bajas del valle de San Joaquín. Unas 1.400 especies distintas de plantas circundan los bosques donde crece la sequoia gigante, con centenares de años de vida. Casi la mitad de la superficie del Parque se encuentra localizada en altitudes que oscilan entre los 1.800 y 2.700 metros, donde prosperan pinos y otras coníferas de las partes más bajas, entre las cuales destaca el enebro del Oeste (Juniperus occidentalis) que crece en los lugares más expuestos al viento y las incle­mencias atmosféricas; tallado por el rayo y las avalanchas de nieve, adquiere normalmente formas atormentadas que lo diferencian de sus congénres.

Sequoia gigante vertical

América es la patria y el área de difusión de un grupo de mustélidos muy característico, las mofetas, de formas muy robustas, que han desarrollado sus glándulas odoríferas anales de foma que pueden salpicar con insólita precisión a un eventual agresor.

L

a mofeta mide unos 45 centímetros de largocon dos anchas bandas dorsales de color blanco sobre su bella piel negra.

Yosemite cascadas entre bosques 168

Según John Muir, el hemlock de montaña (Tsuga mertensiana) es la más hermosa de todas las coníferas de California, por su aspecto estilizado y armonioso que contrasta notablemente con la especie anterior. En medio de la vegetación enana que frecuentemente encontra­mos

en las zonas altas, destaca el pino blanco occidental (Pinus monticola) representado en Yosemite por ejemplares que alcanzan los 40 m. de altura y superan los 2 m. de diáme­t ro; esta especie presenta en ocasiones una copa abrumado­ramente rectangular que nos puede servir como sello de identidad para distinguirlo con certeza de las demás conífe­ras del Parque, pero otras veces su caracterización llega a ser tan compleja que es preciso acudir a los botánicos con expe­r iencia antes de decir la última palabra. Antes de terminar nuestro rapidísimo paseo por la vegeta­c ión de Yosemite queremos mencionar el cedro de incienso (Libocedrus decurrens), que bien merece un comentario por ocupar el segundo lugar en abundancia entre las coníferas del valle de Yosemite y por tener unas características que le hacen especialmente interesante. El cedro de incienso es el único representante del género Libo cedrus existente en Nor­teamérica y ha elegido para vivir los valles que se encuentran entre 900 y 1.600 m. de altitud. Su nombre proviene del característico olor acre que despide su madera, del cual son responsables las pequeñas glándulas que perforan cada una de sus hojas. La belleza de este árbol, unida al enorme tamaño que puede alcanzar, hace que su popularidad sólo sea sobrepasada por una especie: la sequoia gigante. Las sequoias pue­den vivir indefinidamente, pues las células nunca pierden la capacidad de crecimiento y reproducción. Sólo así es explicable que estos patriarcas del bosque lleguen a alcanzar los 90 metros de altura y un grosor de 9. Si tomamos los anillos de cre­c imiento por años, hay sequoias que vivieron durante 3.100 años antes de ser cortadas para utilizar su madera en la construcción. En el Bosque Nacional Ynyo de California a un pino se le ha estimado una edad de 4.600 años. Por otra parte, la longitud que ostenta la sequoia gigante, ha sido superada por un ejemplar de sequoia costera (Sequoia.sempervi­rens) con 112 metros. de altura, con lo que ha pasadoa encabezar la relación de árboles colosos. Hoy en día la sequoia gigante es una reliquia que sólo apa­rece formando bosques aislados en la vertiente occidental de la Sierra Nevada de California, en lugares cuyas característi­c as climáticas reúnen las condiciones que este árbol necesita Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


para su crecimiento y reproducción. Tres de estos bosques están localizados en Yosemite: Tuolumne, Merced y Man­p osa Grove. Este último, ubicado junto a la entrada sur del Parque por la Autopista.41, es el más espectacular, ya que es aquí donde se levanta Grizzly Giant, la más grande de las sequoias de la región, que ha permanecido en pie durante 2.700 años y en el pasado su longitud era aún mayor que en la actualidad.

Un oso en la basura

L

os grandes carnívoros de Yosemite no han tenido un desti­no envidiable. El temible oso grizli (Ursus arctos horribilis), cuya fuerza y fiereza sirviera de modelo a los indios que habi­t aban el valle y del cual tomaron su nombre, desapareció hace muchos años y la misma suerte corrieron los lobos, que en otros tiempos fueron aquí abundantes. El puma (Felis concolor) todavía deja grabado en el barro sus huellas, si bien no es seguro que aún perviva o probablemente la población sea muy escasa. El oso negro ha prosperado de forma espectacular debido seguramente a las golosinas que le proporcionan los visitantes del Parque y su población se ha cuadriplicado. A principios de primavera comienza la época del celo. Las peleas se repiten por conseguir a las hembras. Durante el otoño, los bosques se llenan de frutos y se produce una explosión de pequeños mamíferos. La hembra pare dos o tres oseznos de pequeño tamaño, para no agotar la leche materna. El coyote es otro mamífero de Yosemite que por la noche deja oir su triste aullido. Aprovecha su alta tasa de reproducción y se ha adueñado de los nichos ecológicos de otros animales, si bien es cierto que el c el oyote prefiere las praderas y desierto para su mejor desenvolvimiento. El glotón, fiel a su voracidad, compite con los ciervos por el alimento. La marta americana es otra huésped poco visible, por estar encaramada en los árboles y para evitar los fríos invernales no implanta el óvulo en la matriz sino difiere la implantación, como hacen muchos otros mustélidos.

Utah: El país de los Cañones

E

l Estado de Utah está considerado como el país de los Cañones y de los paisajes más bellos de toda Norteamérica: mesas, llanuras y monumentos naturales de piedra rojiza. En el sureste de Utah se concentran 5 Parque Nacionales. Los 220.000 kilómetros cuadrados limita al norte con Idaho y Wyoming, al Este con Colorado, en su esquina surete con Nuevo México y al Oeste con Nevada. Su orografía abrca tres regiones: las Montañas Rocosas, la Meseta del Colorado y la Gran Cuenca. Además de estar su territorio cubierto de bosques de pinos, álamos y abetos y de una riquísima flora con 4000 especies posee una fauna de ciervos, antílopes, alces, osos negros, muflones, castores, tejones, martas, zorros y, en el Sur, de pumas, linces y coyotes. Los principales pobladores de estas tierras fueron los indios paiutes, los navajos y utahs que, en 1776 enviaron varios misioneros desde Nuevo México. El P.N. del Cañón del Bryce, en el suroeste de Utah y cerca del P.N. de Zion, se caracteriza por sus acantilados de de fantásticos tonos rojizos y rosados, que se formaron hace unos 60 millones de años. La erosión ha actuado aquí creando maravillosas obras de arte de la Naturaleza como anfiteatros de piedra, acantilados y otras maravillas pétreas. Para disfrutar de tanta belleza con calma es muy recomendable la acampada libre, tras obtener el permiso en el Centro de Visitantes, en el sendero Under the Rim. Durante la noche es una maravilla contemplar el cielo de Utah y con un telescopio la inmensidad de estrellas pues, debido a la limpieza de sus cielos Bryce Canyon es uno de los lugares preferidos por los astrónomos. Bryce Canyon

El carnero de las Rocosas es una especie en extinción que a duras penas se mantiene en los valles de sus montañas rocosas. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

169


Monument Valley se encuentra en su totalidad dentro de la Reserva de los Indios Navajos, en la frontera de los estados de Utah y Arizona, cerca del sureste de Utah. La línea estatal pasa a través de los más famosos lugares que se concentran cerca del pequeño pueblo de Goulding. Estos asentamientos aislados se establecieron en 1923 donde pudieran comerciar los ndios pero ahora tiene una completa variedad de servicios para los visitantes. El pueblo está a 250 km (175 millas) de Flagstaff, Arizona, la ciudad más cercana.

Monument Valley sin visitantes

E

l Monumento Nacional Navajo se encuentra en el oeste de la Reserva, cerca de la población de Kayenta. Desde allí hemos de dirigirnos a Monument Valley. El valle es realmente un paisaje ancho y plano y algunas veces desolado e interrumpido por las formaciones rocosas que se elevan cientos de metros en el aire, últimos residuos de las capas de roca arenisca que en tiempos cubría toda la región.

Solo hay una carretera principal, que enlaza a Kayenta con la de Utah. En la franja que se aproxima a la frontera de Utah con Arizona desde el norte, encontramos la imagen más conocida del valle, un camino largo, recto y vacío que a través del desierto se dirige hacia los altos arrecifes rojos de 300 metros de altura que se ven por el horizonte. A pesar de lo mucho que se puede apreciar desde la carretera principal, muchos paisajes permanecen escondidos detrás de las mesas de Mitchell y Wetherill, al este del camino. Encontramos más escenas para admirar dentro del Parque Tribal de los Navajos de Monument Valley, situado junto al camino del lado opuesto de la vuelta a Goulding. La vista que hay desde el centro de visitantes es extraordinariamente espectacular, pero la mayor parte del parque puede ser visto solo desde el Valley Drive, un camino terrrizo de unos 27 kilómetros. Comienza en el centro de visitantes y va alrededor de altos arrecifes y mesas incluyendo el Totem Pole una torre de roca de 100 metros de alto pero solo unos cuantos metros de ancho. Desafortunadamente, sin un vehículo todoterreno el camino es muy irregular y difícil. Como alternativa hay muchos guías Navajo y lugares de alquiler de estos vehículos y también pueden visitar el valle a caballo.E l área de Monument Valley y la reservade los Navajos proporcionan excelentes oportunidades para admirar la cultura Nativa Americana y obsevar cómo algunos artesanos navajos elaboran sus artículos hechos a mano.

Monument Valley 170

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Cañon del Colorado

P

robablemente estamos ante el Parque Nacional más visitado de todo el mundo (5 millones de turistas al año). Es un cañón enormemente profundo formado por la erosión del río Colorado a lo largo de 350 kilómetros de longitud y 1,5 de profundidad. La parte de mayor belleza es la que se ha conservado como Parque nacional dividida por el río en dos bordes o Rim Norte y Rim Sur siendo este último el más visitado y saturado de turistas, entre otras razones por su mayor accesibilidad. Entre mediados de mayo y octubre el Rim Norte, al estar situado a una altitud de entre 2400 y 2600 metros se cubre de nieve por lo que parece que lo obligado es visitarlo a finales de la primavera. El cañón se ha formado recientemente geológicamente hablando, lo que tuvo lugar hace unos seis millones de años.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Sus paredes sin embargo son rocas mucho más antiguas y constituyeron en su día el fondo de un profundo mar. Los numerosos senderos, perfectamente conservados, permiten recorrer un hermosos itinerario en el que pararse a contemplar el Rim Norte e incluso descender hasta el lecho del río. En las Montañas Rocosas, la población actual se estima en unas 2000 cabezas de rebeco blanco, que es marcadamente sedentario y extremadamente ágil, realizando saltos muy largos hacia abajo y corriendo por las pendientes escarpadas en las condiciones de mayor riesgo. Los osos negros prefieren los bosques con espacios vacíos. Son vegetarianos en su mayor parte y aprovechan la sombra de mu muchas especies vegetales del bosque. Se alimentan de hormigas y otros insectos en un 50% de los casos, pájaros y uun un 3% de granos de especies agrícolas el 5%.

Cañon del Colorado2 al atardecer

Ciervo H de cola blanca con cría

171


En primavera legumbres, yerbas y césped; en verano insectos y frutos y en oto otoño también frutos propios de la estación y granos de cereales. El Oso negro o baribal (Euarctos americanus) presenta una cabeza más larga y estrecha que la del oso pardo y un manto generalmente negro, aunque también pardo-negruzco o pardo-rojizo. Es un animal salvaje por excelencia, que trepa con facilidad por los árboles. La curiosidad ha sido desastrosa para estos animales inteligentes, hambrientos perpetuamente y tolerados por los humanos. Huyen de los espacios abiertos y escasamente arbolados de las grandes llanuras, las altas montañas y de las tundras árticas.

Ardilla terrestre con flores

Este úrsido sólo se siente seguro donde haya árboles en los que pueda ascender por sus troncos para escapar de los otros osos: grizzlis y polares, que cazan a sus parientes de forma agresiva. Cuando los europeos arribaron al continente abrieron espacios en los bosques orientales para crear granjas y obtener madera. Ocuparon el Norte de América. Nunca habitaron Ohio, Kentuchy, Illinois o Alabama, en los que en tiempos fueron abundantes. En

Canadá, donde los bosques y las granjas se mezclaron, los osos negros soportaron una alta mortalidad y la inmigración de jóvenes osos desde áreas más remotas sustentaron largamente sus poblaciones. Por el contrario, las poblaciones de osos negros en el oeste de Canadá han cambiado poco desde que el flujo de asentamientos europeos ocuparon las llanuras. Las poblaciones de osos negros son aún abundantes en las Montañas Riding en Manitoba y las montañas feudo de los holandeses en Sasakatchwan donde los osos negros permanecen dispersos, y son los más frecuentemente conocidos en Norteamérica. En En los taludes corretean las graciosas ardillas terrestres de Columbia, que se atreven a ser vistas y se exponen a ser ont capturadas diferenciándose por su hirsuto y ralo pelaje, la escasez de pelo en las partes bajas y el vientre casi desnudo. Las uñas son largas y fuertes y las orejas muy cortas. Raramente ascienden a los árboles pues, en su lugar, dedican la ma mayor parte de su actividad en cavar madrigueras y túneles.

Histrícidos

L

a familia Hystricidae comprende a los puercoespines del Viejo Mundo (Europa, África y Asia), de una longitud variable de 40 a 70 centímetros, de cuerpo macizo, con extremidades cortas y robustas, piel ricamente provista de pelos y cerdas espiniformes y largos aguijones. Estos roedores comprenden formas excavadoras. Nuestro típico puerco coespín (Hystrix cristata) presentan las partes posteriores y superiores del dorso recubiertas de largas y fuertes espinas de 30 centímetros de largo, negruzcas, con estrías y anillos blanquecinos. Es un formidable rodor de cortezas, que frecuenta el matorral.

172

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


REGIÓN NEOTROPICAL

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

173


Méjico

A

pesar de que Méjico está más industrializado que la mayoría de países del Tercer Mundo, cuenta con una gran población en relación con la superficie cultivable, si bien hay grandes extensiones por las que pueden vagar los animales salvajes. Este es un país maravilloso para los amantes de la Naturaleza, con 2896 especies de vertebrados, entre los cuales hay 520 mamíferos y algunas aves y reptiles. La ballena patagónica es el mamífero más espectacular, que emigra anualmente a la bahía de la Baja California, en el Océano Pacífico. En la gran bahía conocida como Ojo de Liebre en 1975 hubo 18.000 ballenas grises. En las islas de Guadalupe y San Benito, situadas al sur de la Baja California, hay un refugio para manatíes, animales que pueden llegar a medir 6 metros de largo y pesan casi 4 toneladas.

Ballena patagónica

174

En el Parque Nacional de San Pedro Mártir, se pueden ver muflones y en el de las cumbres de Monterrey hay osos negros y osos pardos en las montañas de

Sierra Madre Occidental. Las tierras bajas costeras de Sudamérica poseen hábitats fascinantes, entre los que destaca la marisma de mangles, árboles que crecen en el agua y disponen de un sistema de raíces entrelazadas que les permite sostenerse. Diversos peces, moluscos y crustáceos viven en el manglar y otros animales anidan en las ramas.

La ruta Maya

E

n las tierras mayas del Yucatán, Guatemala y Belize se desarrolló una civilización impresionante y antigua. El legado maya es algo más que una cultura olvidada y no debemos olvidar que esos descendientes de los antiguos mayas conducen autobuses, capturan animales y trabajan en bancos. Es cierto que el Imperio maya está muerto, pero sus dos millones de mayas siguen vivos en su tierra. Desde la plana meseta caliza del Yucatán hasta las frías montañas de Chiapas y Guatemala y desde las selvas del Petén, ricas por su riqueza de aves tropicales, hasta las marismas de Belize, todo se encuentra amenazado por la presión de una creciente población que puede poner en peligro todo el sistema y causar un desastre ecológico.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Las selvas tropicales desaparecen con alarmante velocidad debido a que los campesinos y ganaderos talan e incendian tierras para poner en servicio una agricultura de subsistencia o pastos para el ganado. Estas selvas tropicales de que hablamos han sido calificadas como el “pulmón del Planeta” pues al transformar el dióxido de carbono en oxígeno purifican y enriquecen el aire que respiramos. Por otro lado, en esos bosques se contienen sustancias capaces de curar enfermedades y se pueden desarrollar nuevas formas de vida. En Palenque ya se ha confirmado cuanto estamos diciendo: grandes extensiones de tierra desbrozada y quemada su materia vegetal todavía humea. Por fortuna, en Méjico, Guatemala y Belize se han preservado vastas extensiones de bosque Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

y selva tropical creando reservas para la Biosfera y en general se ha prohibido la tala del bosque y la caza de los animales que los habitan.

Jaguar cuerpo entero

Por otro lado, la cultura maya no puede ser separada del jaguar. Este hermoso animal, símbolo del poder, todavía recorre las selvas de la Ruta Maya.

Flora y fauna

L

as frondosas selvas de Chiapas, Guatemala y Belize están pobladas con fascinantes animales y una flora extraordinaria con un sorprendente número de especies. Las aves están muy bien representadas con especies como tucanes, pájaros carpinteros, guanes, aras, aves cantoras y acuáticas. 175


El jaguar se alimenta de venados, pecaríes y tapires. El ocelote y el puma también habitan estas selvas y son tan difíciles de ver como los jaguares. Entre los reptiles de esta zona, la iguana es el animal que más se puede ver en los yacimientos arqueológicos del Yucatán. Se trata de un lagarto con aspecto primitivo, que no ofrece peligro alguno y que toma el sol sobre las cálidas piedras de los templosy se alejan cuando ven al hombre.

E

Puma tumbado de lado

El guajalote es el actual “faisán”, conocido como pavo en España, que forma parte de las comidas navideñas españolas. En el Yucatán habitan ciertas aves en las áreas septentrionales, entre ellas los flamencos blancos o rosados en las zonas cercanas a Río Lagartos y Celestún. También abundan garzas, garcetas, Ibis blanco y garcetas blancas. La cultura maya no puede separarse del jaguar, símbolo del poder. Con su sigilo y derramamiento de sangre, los jaguares recorren las selvas de la Ruta Maya, si bien no son fáciles de ver.

La fauna de las selvas

A Armadillos

lbergan muchos mamíferos de origen norteamericano, como jaguares, tapires y ciervos, pero hay otros de origen sudamericano desde tiempos inmemoriales: perezosos, osos hormigueros y armadillos.

l puma, conocido también como león de América (Felis concolor) es la especie del género Felis de mayor tamaño, con una longitud de unos dos metros y un peso de alrededor de 100 kilos. Su librea es de color pardo amarillento, por arriba y por los costados, y blanca por debajo. Su a´rea de distribución es espectacular, ya que incluye la Columbia británica de Canadá hasta la Patagonia, amplitud única de latitudes entre los mamíferos, en una variedad de hábitats diversos, desde las montañas canadienses y del Oeste de los Estados Unidos hasta las selvas tropicales. En tiempos fue numeroso, mientras que ahora se ve tan sólo cuando la presencia del hombre es menos perturbadora. El puma, también conocido como león de América (Felis concolor) es la especie del género de mayor tamaño. Con unos dos metros de largo y unos 100 kilos de peso. Tiene una piel pardo amarillenta por arriba y blanca por debajo. Su enorme área de distribución es enorme entre tantos mamíferos, con una amplitud que va desde la Columbia Británica del Canadá hasta la Patagonia. Ocupa una amplia variedad de hábitats desde las montañas canadienses hasta el Oeste de los estados Unidos, incluyendo también selvas tropicales. En la actualidad, la presencia del puma sólo se deja sentir en los lugares alejados del hombre.

E

l armadillo, de la familia de los dasipódidos, es diferente en su aspecto del que tienen los hormigueros y los perezosos. El nombre vulgar les viene de la coraza que recubre su cuerpo (pequeños armados), aunque algunos lleguen a medir un metro de largo. Están provistos de unas robustísimas uñas, con las que horadan amplias excavaciones.

176

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Estos habilísimos excavadores viven en solitario o en pequeños grupos, alimentándose de insectos. Se difunden por los estados Unidos meridionales, hasta casi toda América del Sur. Existe un armadillo gigante, de un metro de longitud y 50 centímetros de cola, común en las selvas del Gran Chaco y Mato Grosso

Armadillos y Osos hormigueros

L

os armadillos tiene un tamaño que oscila entre los 25 y los 30 centímetros de largo, con las orejas, el hocico y la cola. El nombre vulgar le viene de su endurecida coraza. Es un animalillo inerme que sólo resulta peligrosos para los insectos, pues de ellos se alimenta. Para buscar gusanos gordos y sabrosos hace uso de sus afiladas garras y también las utiliza para cavar sus madrigueras. Por desgracia se les ve con frecuencia aplastados en las carreteras por los vehículos de motor.

Oso hormiguero

Perezoso de Amazonia (Brasil)

La familia de los Myrmecophagidae comprende los osos hormigueros, el tamandúa y el hormiguero enano. A pesar de su variable tamaño, todos tienen el cuerpo alargado, con las extremidades bien desarrolladas, uñas largas y curvas, especialmente en el oso hormiguero. La cabeza se prolonga en un largo hocico tubular, con una lengua larguísima. La cola es muy tupida. Los hormigueros viven en las selvas tropicales americanas, desde M´jico hasta la Argentina septentrional. Las dos restantes especies, arborícolas, se alimentan también de insectos.

Los perezosos

S

on animales extravagantes, que recuerdan a los prosimios, con su cabeza redondeada, corto hocico y ojos vueltos hacia adelante. Son premiosos y apáticos, lo que le ha valido el nombre vulgar con que se les conoce. Se alimentan de hojas, defecan una vez a la semana. Entre las diversas especies el tridáctilo posee tres fuertes garras, tanto en las extremdidaes anteriores como en las posteriores. Son tan perezosos que en 168 horas de observación empleó 11 horas para comer, 18 horas trepando a la velocidad de 3 metros por minuto, 10 para descansar y 129 para dormir.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

177


Tapires y pecaríes

E

l tapir tiene las patas cortas y el cuerpo robusto. Carece de inteligencia y el oído y la vista le resultan cortos. Suele hacerse presente en los senderos y caminos, en los que se alimenta de plantas, o busca charcas donde chapotear para darse un baño. El pecari es una especie de jabalí de unos 30 kilos y es también ruidoso, sobre todo cuando se junta con sus congéneres.

Chiapas

E Pecarí

n el zoo de Tuxtla los animales viven en recintos grandes situados en un bosque que ocupa la ladera de una colina que hay en el sur de la ciudad y está todavía en estado natural.

S

e pueden ver ocelotes, jaguares, pumas, turones y tapires entre los mamíferos. También hay boas constrictor, el águila arpía, y otros. Guatemala Los Altos de Guatemala, que se extienden desde Antigua hasta la frontera mexicana, es la región más hermosa de Guatemala. Las verdes colinas cubiertas de una alfombra de hierba, los campos de ámbar del maíz y las grandes extensiones cubiertas de pinares son, en la época de lluvias, de una gran belleza. Las principales atracciones de la región son la curiosa y bella ciudad de Antigua, la más bella ciudad colonial de Guatemala. Ocelote

Belize Aunque hay monos aulladores por todos los territorios mayas, en Belize existe la variedad de mono aullador de color negro y al igual que está sucediendo en otros territorios corren el peligro de extinción. En 1985, unos granjeros locales se organizaron para proteger esta variedad y a sus hábitats al intentar armonizar los interesesde ambas comunidades.

Mono araña negro 178

Se han dejado libres los bosques de la ribera del río Belize, donde los monos araña negros se alimentan, duermen y gritan sin descanso. En el Visitors Centre podrá conocer los hábitos de este simio y de las 200 especies de animales y aves que habitan en la Reserva. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Jaguares

H

ay una Reserva de jaguares fundada en 1984 donde un denso bosque tropical es un lugar perefecto para observar la vida animal. Dentro de los límites de la Reserva hay felinos, como ocelotes, jaguar y el puma. Así mismo los animales que son presas de los felinos abundan en la zona: oso hormiguero, armadillo, tapir, tejón, coatí, nutria y pecarí.

cabeza desciende hasta una pequeña cueva, donde se ofrecían sacrificios y se recogía la sangre en una cavidad inferior.

Tapir brasileño

PERÚ Llamas en Machu Pichu

E

l viajero ha ascendido hasta Machu Pichu, donde se conservan en muy buen estado las llamas, mamíferos de la América meridional, rumiantes domesticados por los hombres a partir de los guanacos, de los que se diferencian por su menor tamaño. Las llamas de las regiones andinas se encuentran comprendidas en dos especies del género: en estado salvaje el guanaco que en tiempos se difundió desde Perú hasta la Patagonia, aunque su población se limita hasta ciertas zonas andinas hasta los 4000 metros de altitud. La otra especie es la vicuña. Ambas son especies que se agrupan en rebaños de veinte cabezas como máximo que prefieren las regiones áridas.

Tucán

Para llegar a Machu Pichu hay que recorrer el camino Inca o tomar algún vehículo motorizado. La zona se encuentra a 1000 metros de altitud, por debajo de Cuzco, y su vegetación es semitropical. La frondosa vegetación de las terrazas de Machu Pichu parece vigilar la ciudad. Estuvo habitada por sacerdotes, funcionarios, artesanos y sirvientes, además de las mujeres vírgenes y las ancianas, al servicio de los templos incaicos.

Llamas en Machu Picchu

En Machu Picchu no existía la pobreza, en sus calles y en sus acueductos circulaba el agua alimentando fuentes y paseos. Los habitantes de esta ciudad murieron víctima de alguna epidemia o fueron desterrados tras la desintegración política que asoló el Imperio antes de su ocaso. Cementerio, calabozos, las pequeñas viviendas y los templos. Delante de la ciudad se encuentra la calle que en cuesta conduce hasta la Piedra Cóndor, con un altar plano con la forma de la cabezay el cuerpo de un ave. Un orificio en la parte delantera de la Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

179


El camino escarpado conduce hasta la cima del Huayana Picchu. La exuberante vegetación de este pico vecino cubre los peldaños y las terrazas, aunque el sendero permite el ascenso con cierta facilidad. En la falda del Huayna Picchu se encuentra el Palacio de la Luna y desde la cima se disfruta de una vista espléndida sobre las minas y el Valle del Urabamba.

Selvas tropicales de América Central y del Sur

U

na de las cosas que llama poderosamente la atención de los visitantes de estas selvas son unas preciosas aves multicolores que ocupan las partes más elevadas de los árboles. Son los tucanes, arborícolas que ostentan un pico grande, ligero y multicolor que atraen nuestra atención, entre otras razones, por su temperamento alegre y social.

GLaciar Perito Moreno con fondo de montañas

180

La lengua es larga y plana, con franjas marginales y una especie de plumero en su ápice. Tienen alas redondas, colas

largas y pies robustos. Gregarios, se agrupan en docenas de individuos para cazar insectos al vuelo. Sus reclamos son ruidosos y monótonos. Son de temperamento alegre, completan su dieta con frutas y pequeños vertebrados. Nidifican en los huecos de los árboles. Ponen de dos a cuatro huevos, de la que nacen pollos ciegos y desnudos. Pasadas tres semanas, abren los ojos y han de trasncurrir más de cuarenta días para completar el periodo de nidificación. El tucán arcoíris llega a ser de 50 centímetros de largo, el rabudo unos 33 centímetros y el tucán toco 75 centímetros, extendido desde la Guayana al Paraguay.

BRASIL

L

as visitas continuas que los naturalistas brasileños realizaron en 1984 al Pantanal Matogrosense se vieron enriquecidas con las aportaciones de los numerosos amantes de la naturaleza de la zona. La expedición fluvial en el

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Coatí

barco Igarassu, partió de Cuiabá con el objetivo de recorrer 1000 kilómetros de navegación por el pantanal. Los miembros de la expedición eran en su totalidad conocedores de la región. La primera impresión fue su topografía singular, en la que destaca una extensa planicie donde predominan los ríos que en su mayor parte están alimentados por el río de la Plata, por los bajos cerrados y por los pastos. En las tierras del Pantanal sobreviven muchos animales salvajes, principalmente en las proximidades de las zonas fluviales. El género Panthera agrupa a todos los félidos de gran tamaño, si se exceptúan el guepardo y el puma. El león (Panthera leo), esencialmente africano, hace algún tiempo se difundió por gran parte del Asia occidental y se sabe que antiguamente lo había en amplias zonas de la cuenca mediterránea. El jaguar (Panthera onça) presenta formas macizas y membrudas y se distingue del leopardo por tener las manchas distribuídas como en rosetas más amplias. Se difunde por los Estados Unidos sudoccidentales hasta los 40º de latitud Sur. Desde Calafate nos dirigimos a la zona de los Glaciares, en especial El Perito Moreno y otros asimismo de gran interés. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Con 717.800 hectáreas fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y dentro de los 356 glaciares que se encuentran dentro del Parque, es el más importante a nivel mundial. También son muy notables los glaciares Marconi, Viedma, Moyano, Upsala, Agassiz y otros. El Perito Moreno es un impresionante río de hielo que hunde sus grandes bloques en las profundidades del lago Así mismo ante el Upsala no se debe pasar de largo sin admirarse al contemplar sus dimensiones importantes. Regresamos hacia las tierras brasileñas y argentinas de Iguassu. En la zona nos detenemos a contemplar la belleza de las Cataratas, en ambos lados.

Las Cataratas de Iguassu

E

l descubrimiento de las Cataratas de Iguassu se debe a la gesta impresionante de Don Alvar Núñez Cabeza de Vaca que en 1541, acompañado con 280 hombres realizó una larga caminata para auxiliar a los hombres de Asunción, la capital del Paraguay. El premio para los que realizaron tan fatigoso viaje fue el descubrimiento de unas cataratas donde “el río da un salto por unas peñas abajo muy altas, y da el agua en lo bajo de la tierra tan grande golpe, que de muy lejos se oye; y la espuma del agua, como cae con tanta fuerza, sube en alto dos lanzas y más”. 181


Iguassu lado de argentino

Alvar Nuñez bautizó las cataratas como Saltos de Santa María, aunque el nombre perdió vigencia ante el lenguaje guaraní, que les llamó “agua grande”, (I = “agua” y guazú =” grande”).

Iguassu Lado Brasil

En América Central y del Sur son de gran interés los potos kinkajú, de las selvas mejicanas y brasileñas, donde tiene una gran difusión el coatí rojo, que vive en diversas zonas de América meridional. Marchan trotando y a saltos, la cola es anillada, la cual luce elevada verticalmente y el hocico es puntiagudo hacia abajo, para localizar cualquier animalillo que le agrade. Viven en grandes bandas, llevando vida diurna. Su hábitat característico es la selva.

Entre las especies americanas, la más interesante y popular es el mapache u osito lavador, de unos 60 centímetros de largo, más 40 centímetros de cola.El manto es de color gris amarillento jaspeado de negro. De costumbres preferentemente nocturnas, nada y trepa con agilidad, en las orillas de los ríos y los lagos donde puede lavar los alimentos que ingiere: moluscos, peces, crustáceos etc., lo que justifica su nombre de “lavador”.Vive sólo en la América septentrional y central. El río Iguazú nace en la Serra do Mar, a 1300 metros de altura y cerca de la costa atlántica. Lleva un curso sinuoso de más de 500 kilómetros, desembocando en el río Paraná, a sólo 90 metros sobre el nivel del mar. A lo largo de tan espectacular trayecto forma diversos saltos y abundantes y ruidosas correderas. Es preciso citar como última especie de la familia el oso de anteojos (Tremarctos ornatus), hoy raro, propio de las montañas de hasta 3000 metros de altitud, en la parte septentrional de los Andes, cuyo nombre le viene del cerco blanco que tiene alrededor de los ojos Una de las familias de los carnívoros, que presenta afinidades con cánidos y úrsidos, puede convenir a los vivérridos, a los mustélidos y hasta a los félidos: los Prociónidos que constituyen un grupo bastante variado y heterogéneo, en especial lo que respecta tal vez a su especie más ilustre, el panda gigante, cuya posición sistemática no llega a convencer a todos.

182

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Península de Valdés

ARGENTINA Península de Valdés

L

a Patagonia argentina es un territorio aislado y virgen situado en el extremo Sur de América, que fue bautizado por Magallanes y su cronista Pigafetta cuando en 1520 encallaron en una de sus costas desoladas. El viaje de la Patagonia comienza con la llegada a Trelew, la verdadera puerta de entrada a la Península Valdés. El vuelo dura algo menos de dos horas y las temperaturas son más suaves que en la capital. La fauna patagónica se integra con especies adaptadas al medio hostil, con la seuqedad como el factor más adverso, con animales como el choique, la liebre patagónica (mara) y la martineta común.

y arbustos bajos y un suelo pedregoso asoma entre la cubierta de ralos pastizales y arbustos espinosos. Los vientos marinos dulcifican el clima y lo hacen menos seco, lo que permite que en la Península Valdés se disfrute de una mayor riqueza de flora y de fauna. De los mamíferos, aparte de los guanacos y los leones y lobos marinos que se instalan en las restingas, plataformas de arena arcillosa compacta que quedan al descubierto en cuanto bajan las mareas, los armadillos se mantienen vivos a pesar de pertenecer a una de las familias de mamíferos más antiguas de Sudamérica.

El guanaco no pasa desapercibido, pues se acompaña de una tropa de hembras y crías que le siguen con fidelidad. El macho dominante se sitúa en el punto más elevado y vigila cualquier movimiento inesperado, en tanto que el grupo ramonea por los alrededores, y emite un relincho que dispara la alarma. Cuando están en celo, a principios de primavera, se disputan el territorio con combates violentos, escupiéndose en la cara, golpeándose con las rodillas anteriores e intentan morderse el cuello y las patas. Los lobos marinos se solean en los roquedos. El paisaje de la Península Valdés no difiere del que hayamos recorrido desde Puerto Madryn. Una sensación de desolación nos acompaña, por la árida estepa de pastos Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Leones marinos 183


Lobos marinos patagónicos

Las ballenas francas del Sur buscan las aguas tranquilas donde poder dar a luz a su enorme cría de 6 metros de largo, por lo que se dirigen al golfo de San José, desde julio hasta noviembre. Las restingas son lenguas de tierra en las que descansan los leones y los lobos marinos.

La Patagonia Lobo marino descansando en una restinga

U

na furgoneta nos llevó a Puerto Madryn donde nos embarcamos para salir hacia alta mar a encontrarnos con los primeros mamíferos de este espacio natural. Ansiábamos ver cetáceos y las colonias de elefantes y leones marinos de Punta Loma. Vemos muchos delfines y numerosos págalos que sobrevolaban nuestra embarcación. Nos acercan a la colonia de lobos marinos, los cormoranes imperiales (Phalacrocorax atriceps), curiosamente con ojos azules y dos protuberancias en la base del pico. En la Península Valdés se concentran numerosos mamíferos, entre los que

184

destaca la ballena franca o ballena de los vascos, que la cazaban ya en la Edad Media. En tanto que las colonias de elefantes y lobos marinos descansan en las plataformas de Punta Lobera, en Punta Tombo miles de pingüinos de Magallanes ocupan las playas y se adentran en el mar. Otros mamíferos importantes son los delfines, que se avistan en las embarcaciones que salen de Puerto Madryn. En Puerto Pirámide no es época de ballenas, aunque no faltan los lobos marinos y en los cortados crían los cormoranes roqueros (Ph. Magellanicus), y deambula por el aire la gaviota cocinera (Larus dominicanus), el gaviotín suramericano y el petrel grande. Una bonita y colorida ave es la loica común (Sturnella loyca), que se posa sin inquietarse en los vehículos de motor y se deja fotografiar sin problemas. El 12 de enero salimos hacia la Península Valdés, donde vemos por primera vez las restingas y los lobos marinos descansando Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


en ellas. Al regreso hacia Puerto Madryn vemos los primeros guánacos. Entre las especies que habitan en la Patagonia hay muchas en peligro de extinción, que necesitan protección. La fauna de la estepa patagónica se integra con especies adaptadas a vivir en este ambiente hostil. El choique, la mara, la martineta común y el guánaco son animales corredores y cavícolas, que basan su supervivencia en la velocidad, pues no pueden buscar refugios bajo tierra. El guánaco macho dominante se sitúa en un punto estratégico y elevado, desde donde observa la zona y cuando detecta algo anormal emite un relincho estridente que pone en marcha al alarmado grupo. A finales de primavera, los machos se disputan el territorio en combates violentos. Se escupen en las caras, se alzan sobre las patas y se golpean copn las rodillas anteriores y tratan de morderse el cuello y las patas.

El guanaco tiene una forma peculiar de ramonear y de pisar el suelo con sus pies almohadillados con pezuñas. Vive en campos llanos y hasta en las zonas marítimas y en las elevaciones montañosas. Las hembras paren un único chulengo por vez y por año. El tuco- tuco patagónico es un roedor que debe su nombre al sonido particular que prodcue bajo el suelo, cavando con sus dientes galerías subterráneas que llegan a medir entre 13 y 90 metros de largo, tratando de que las bocas de entrada se orienten contsrarimanete a los vientos dominantes. Nunca beben agua, sino que aprovechan la humedad de diversas plantas y la de sus raíces. La vizcacha serrana y el chinchillón anaranjado viven en grupos pequeños sobre paredones rocosos precordilleranos desde los 1500 a los 4500 metros sobre el nivel del mar. Entre los mamíferos predadores se encuentra el puma, de hábitos nocturnos, muy silencioso y rápido en sus movimientos y desplazamientos, recorriendo grandes distancias en busca de sus presas. Pinguinos de Magallanes en Punta Tombo

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

185


Guanacos

La fauna del bosque andino patagónico cuenta con especies en peligro de extinción, como el huemul, el pudú, el gato huiña y el huillín. El huemul es un ciervo autóctono, que vive en pedreros y lengales, en regiones de la Cordillera desde los 500 metros hasta los 2500. En verano busca su alimento en las alturas y en invierno se oculta en los bosques. El pudú es un ciervo enano, con 9 kilogramos de peso y 40 centímetros de largo. Es muy difícil de ver por hallarse adaptado a la vida del espeso sotobosque y el intrincado cañaveral de la Selva Valdiviana. El huillín es un mamífero pescador, del grupo de los mustélidos. Cercano a la desaparición, es parecido a un lobito de río. Nada bien, se zambulle y hace piruetas en el agua. En tierra se comporta torpemente. Las dos o tres crías que pare la hembra nadan con facilidad apenas unas horas después de ver la luz. Se alimenta de peces, moluscos, pichones de aves, peces, culebras y ranas. Sitúa sus madrigueras cerca del agua, donde dejar pasar el día pues es un anfibio nocturno, lo mismo que el coipo, otro mamífero acuático de la región.

186

E

l hurón menor y el zorrino patagónico, ostentan una mejor situación cuantitiva. De hábitos trepadores y nocturnos, en las oquedades de la profundidad de la masa boscosa, que es su ambiente preferido, se puede encontrar un marsupial poco conocido: el monito del bosque o kongoy. Es de pelaje sedoso y corto, hiberna durante la estación fría y su letargo es muy profundo y su tamaño ínfimo: 12, 5 centímetros de largo y cola 10 centímetros. Al atardecer llegamos a Ushuaia, la Tierra del Fin del Mundo donde hace frío, a pesar de ser verano austral. La naturaleza recién estrenada nos recibe calurosamente. Al día siguiente vemos árboles notables como la lenga y setas conocidas como pan de indio. El sotobosque se compone dechaura, calafate y michay. También hay mamíferos, como el zorro fueguino y el conejo, introducido por el hombre. La planta denominada calafate muestra sus hojas coriáceas y sus frutos apetitosos. Con la chaura y el michay, constituyen el sotobosque. Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


Pingüino de Magallanes de medio cuerpo

Zorro patagónico Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

187


ÍNDICE DE ESPECIES Y ESPACIOS

A Bergen por la Altiplanicie de Hardangervidda, 15 Acebo, 35 Águila calva volando a ras del agua, 158 Alce, 13 Alce en la nieve, 149 Alpes Franceses e Italianos, 47 Antílope de agua, 111 // Ruano M y H, 118 Ardilla común, 138 Ardilla rayada, 172 Ardilla terrestre de 4 bandas, 140 Ardilla terrestre pálida, 140 Armadillo, 176 Armiño, 23 Arrui macho y hembra, 106 Artiodáctilos, 99 Ascenso al Grossglockner, 20 Aster alpino, 19 Aye aye, 124 Babuíno, 128 Ballena Patagónica, 174 Baobabs, 80 Barnacla canadiense, 159 Berrendo (Anthilocapra americana), 163 Bisonte americano, 165 Bryce Canyon, 169 Búfalos en la orilla cercana, 85 Búfalos en la otra orilla, 85 Cabaña y Pic La Meije, 25 Cabra de las nieves, 155 Cabra de las Rocosas, 151 Cabra de las Rocosas, 165 Cabra montés, 108, 109 Calderones, 26 Calles de Xauen, 63 Camellos en Wadi Ram, 75 Camino del Circo desde la aldea, 25 Camino desde la aldea de Gavarnie al circo, 32 Cañon del Colorado al atardecer, 171 188

Cañon del Colorado, 171 Capibara, 100 Caribús, 14 Carneros de Yosemite, 167 Casbas a las orillas del Dades, 65 Cascada A4, 15 Cascada grande de Plivitce, 73 Cascada pequeña de Plivitce, 73 Cascada y nevero de Gavarnie, 32 Castor, 152 Cataratas Krimler Wasserfalle, 21 Catedrales rocosas, 63 Cebra de Grevy, 137 Cevennes, 28, 29 Chacal de lomo negro, 166 Chacal de lomo plateado, 166 Chimpancés 128 Chorlitejo grande, 14 Ciervo H de cola blanca con cría, 171 Coatí, 181 Cobo defasa hembra, 103 Cobo lichi de las llanuras Kafue, 80 Cobo lichi del Nilo, 82 Colobo rojo de Zanzíbar, 130 Colonia de cormoranes con fondo de pelícanos, 83 Comadreja, 47 Conejo cuerpo completo,50 Conejo cuerpo entero, 59 Conejo silvestre medio cuerpo, 49 Conejo silvestre río Vélez, 58, 59 Corzo, 102 Coyote, 165 Cudú mayor macho, 81 Damán roquero pareja, 104 Damanes roqueros, 73 Delfín mular, 97 Dunas infinitas, 69 Edelweiss, 19 El África septentrional, 55 El África Septentrional, 63

El bosque de coníferas de Gavarnie, 24 El Circo de Gavarnie y la Gran cascada al fondo, 31 El desierto de Sahara, 60 El Desierto de Sahara, 67 El Lago Bow, 153 El Lago Maligne, 154 El Lago Peyto, 157 El lince ibérico, 44 El lince recorriendo el matorral, 46 El Plan du Carrelet y el Chatelleret, 27 El primer Parque Nacional del mundo, 160 El reino de Mali, 107 El tejón, 53 El turón, 43 El Valle de Gavarnie, 24 El Valle de Gavarnie, 31 El Valle de Ordesa, 26 Elan africano, 79 Elefantes grupo en la sabana, 84 Ergs, regs y hamada, 67 Erináceos, Erizo comun, 39 Facóquero, 116 Félidos, 52 Fenec o zorro del desierto, 61 Fenec o zorro del desierto, 68 Feneco, 133 Fiordo de Geiranger, 16 Flamencos en Ngorogoro, 115 Foca barbuda, 4 Frailecillo, 5 Gacela dama, 61 Gacela de Thomson, 94, 95 Gacela dorca, 68 Gamos pastando en el bosque, 101 Gamuza, 37, 107 Garduña de día, 48 Garduña de noche, 49 Garduña, 39 Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


ÍNDICE DE ESPECIES Y ESPACIOS

Gato montés, 60, 60 Gentes de Xauen, 63 Geranium cireneum, 26 Geraniun cinereum, 32 Gerenucs, 110 Gineta de perfil entre las hojas, 88 Gineta foto principal, 51 Gineta trepando por una rama, 51 Glaciar 1, 9 Glaciar Pasterzee, 16 Glaciar Pasterzee, 24 Glaciar Perito Moreno con fondo de montañas, 180 Glaciar y Jardin alpino de Lautaret, 21 Glaciar y Jardin alpino de Lautaret, 27 Glaciar, 17 Glaciar1, 15 Glotón, 12 Gorilas de montaña, 130, 131, 132, 133 Gradas de Soaso, 35 Grand Tetons con sus dos picos, 158 Grand Tetons reflejándose en el lago, 158 Guanacos, 186 Guelmas, 61,62 Guelta, 69 Guepardo a la sombra de un arbol tras injerir una gacela, 99 Guepardo descansando, 87 Habitantes del Sahara, 67 Halcón borní (Falco biarmicus), 69 Hamadriada joven, inmaduro etc. 125, 126, 127 Hiena a la sombra, 93 Hiena manchada del Serengeti, 90 Hierba tosera (Ramondya miconi), 27 Hipopótamo en tierra y en el rio Gambia, 141 Hohe Tauern, 11 Hombre azul, 71 Huapití, 164 Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

Íbice, 22 Iguassu, Lado argentino, 182 Iguassu, Lado Brasil, 182 Impala, 111 Jaguar cuerpo entero, 175 Jirafa, 120 L´Oisans región natural de Los Ecrins, 25 La Berarde, 26 Lago desde El Portillon de Benasque, 38 Lagomorfos o Duplicidentados, 57 Lagos de Plivitce, 68 Langue de Berberie, 84 Las cataratas de Iguassu, 181 Las soledades del Monte Perdido, 34 Las termas y los géiseres, 161 Las tres Sorores, 33 León con restos de carroña, 99 León de Ngorongoro, 116 Leona echada de frente, 78 Leona mostrando sus incisivos, 94 Leones marinos, 183, 184 Leopardo en árbol con patas colgando, 96 Leopardo joven, 86 Leopardo, 77 Lepóridos, 48 Lepóridos, 57 Liebre europea, 48 Lince boreal (Lynx lynx), 6 Lince caracal o africano, 92 Lince ibérico, 52, 53 Lobo aullando en los roquedos de Grand Tetons, 158 Lobo en la nieve, 162 Lobo ibérico, 42, 42 Los Alpes Franceses e Italianos, 47 Los cánidos: el lobo, 35 Los guarreos del gato montés, 50 Los oasis del desierto tunecino, 58 Mamíferos de Andalucía, 32

Mamíferos de Cevennes, 22 Mamíferos de España, 39 Mamíferos de los Pirineos, 23 Mamíferos de Los Pirineos, 30 Mangosta de los pantanos, 88 Mapache, 44, 45 Marmota alpina, 23 Marmota de los Alpes, 30 Marta americana 148 Meloncillo con jóvenes en hilera, 50 Mofeta, 168 Mona de Gibraltar o Berbería, 125 Mono araña negro, 178 Mono de Brazza, 130 Mont Blanc, 47 Montañas reflejándose en el agua, 156 Monte Perdido, 29 Monte Perdido, 34 Monument Valley, 170 Muflón, 105 Mujer con roquedos al fondo, 75 Murciélagos planeadores, 41 Murciélagos ratoneros, 41 Mustélidos, 38 Navajo muestra sus trabajos, 170 Niño en barco Lago Morogoro, 114 Nutria común, 52 Nutria común, 62 Nutria de mar, 62 Nutria de mar,53 Ñu taurino, 122 Ocelote, 178 Okapis, 121 Orca descansando y otra con cría, 98 Orca hembra sumergiéndose, 99 Ordesa, cola de caballo, 28 Ordesa, cola de caballo, 33 Órice del cabo o recticorne, 119 Oriente medio: Petra, 71 Oryx cuernos de cimitarra, 117 Osito negro, 155 189


ÍNDICE ÍNDICE DE DE ESPECIES ESPECIES Y ESPACIOS Y ESPACIOS

Oso hormiguero, 177 Oso negro americano, 154 Oso panda gigante, 2, 120 Oso pardo, 36 Oso polar, 3 Osos pardos bañándose, 134 P.N. de las aves de Djoudj, 82 Págalo grande Patagonia, 4 Paisaje con termitero, 79 Paisaje Sudáfrica, 85 Pareja jabalíes de Sierra Cazorla, 100 Parte alta de Petra, 74 Pastor marroquí con ovejas, 66 Pecarí, 178 Pelícano en el agua, 83 Península Valdés, 183 Perdiz griega descansando, 73 Perezoso de Amazonía (Brasil), 177 Perú, llamas en Machu Pichu, 179 Pic La Meije, 25 Pinaza Níger, Puesta de sol, Bandiagara etc. 143,4,5, 6 Pingüinos de Magallanes, 185, 187 Pinturas sobre rocas: animales y personas, 75 Portada de Petra, 74 Primates, 123 Puercoespín, 137 Puerto fluvial de Mopti, 112 Puma tumbado de lado, 176 Quirópteros, 41 Rata parda común, negra 136 Ratón de campo, 139 Ratoncillo de campo, 31 Rebaño de Anthilocapras americanas, 163 Rebeco o Sarrio, 30 REGIÓN ETIÓPICA, 77 REGIÓN NEÁRTICA, 147 // Ciervos tierras altas 147 REGIÓN NEOTROPICAL, 173 190

Renos, 14 Rinoceronte en Ngorongoro, 116 Sahara, 70 Saltarrocas u Oreotrago, 113 Sarek, tierra de lapones, 12 Senegal, Niokolo koba, 78 Sequoia gigante vertical, 168 Serengeti, acacias y cebras, 115 Sorícidos, 40 Spitbergen, 3 Suricato erguido sobre sus patas, 89 Suricato ocultándose en su madriguera, 89 Tapir brasileño, 179 Tapires y Pecaríes, 178 Tartana de caballos en Briksdale, 18 Tejón, 53 Tejón, 62 Topi, 119 Toplitzee, 18 Topo ibérico, 40 Topos y desmanes, 40 Torla con pliegue tumbado al fondo, 33 Tota en árbol, 129, 129 Tucán, 179 Turón, 52, 52 Última etapa: El jardín Alpino, 28 Últimos días en Mali, 142 Un oso en la basura, 169 Utah, el país de los cañones, 169 Valle del Romanche, 27 Valle del Veneon, 25, 26 Vivérridos y Herpéstidos, 50 Wadi Ram, 72 Xauen, tierra fronteriza, 63 Yellowstone varias lagunas aguas termales, 161 Yellowstone, cascada de cabecera, 159 Yellowstone, cuáqueros presenciando Old Faithfull, 161 Yellowstone, Old faithfully

(Viejo fiel), 160 Yellowstone, río desde la cabecera, 161 Yosemite cascadas entre bosques, 168 Yubarta, o ballena jorobada, 97 Zorro adulto, 43 Zorro ártico, 4 Zorro de las arenas o Zorro pálido, 68 Zorro patagónico, 187 Zorro rojo joven, 13

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


AGRADECIMIENTOS

Fotografías cedidas Familia Leon Gross, Ebee, 34. Jorge, 18 (inf.), 20, 21, 24(sup.), 78(inf.), 85, 91, 112, 114, 115. Jorge. Fotos de Mali, Desde la página 142 a la 146, ambas inclusive. Teo, 15, 16, 17, 18 (sup), 63. Bernardino, 130(sup), 132, 133. Berna, León Reyes 33(sup.izqda.), 97. Andrés Podadera Valenzuela, 24. Consejería Medio Ambiente Junta Andalucía, 55.

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra

191


ORIENTE MEDIO: PETRA

L

a rosada capital del reino nabateo se ha mantenido incólume durante los siglos. Posiblemente, el hecho de que ese pueblo era esencialmente nómada, no se han encontrado casas de sus habitantes, que aprovecharon las rutas comerciales que enlazaban China, India y Arabia del Sur con Egipto, Grecia y Roma. Los primeros monumentos nabateos que se ven en el inicio del recorrido son unos edificios denominados los “Bloques fantasmas”, que se supone son de carácter funerario. A la entrada de es-Siq, el famoso cañon serpenteante que conduce a la zona monumental, se construyó una presa apara evitar los efectos de las riadas. A lo largo del Siq se pueden apreciar dos canalizaciones de agua; una de ellas excavada en la roca y la otra hecha de cerámica. Cuando estamos a punto de llegar al Tesoro, el monumento más famoso de Petra, el Siq se estrecha más y con suerte se puede verlo brillar cuando los rayos de sol se proyectan en su fachada. Portada de Petra

Desde el Tesoro, el Siq exterior nos conduce hacia el centro de la ciudad. En las paredes se advierten los nichos funerarios. Más adelante aparece el Teatro, tallado en la roca, capaz de albergar más de 3000 espectadores. Le sigue el ascenso a las tumbas reales, a través de una reconstruída escalera nabatea. En primer lugar encontramos la Tumba de la Urna; después la Tumba de la Seda; un poco más al norte surge la Tumba corintia y enseguida se encuentra la Tumba de Palacio El ascenso de una media hora de duración merece la pena. Al alcanzar la cima, encontramos dos obeliscos de 7 metros de altura, construídos excavando la roca. Representan a Dushara y Al Uzza. En la otra cima se encuentra el lugar de sacirficio, probablemente nabateo. SE sacrificaban animales para utilizar la sangre como renovación y símbolo de la vida. El Monasterio está excavado en la ladera de la montaña. Se supone que podría albergar una tumba, si bien pudo estar dedicado al rey Obodes. Parte alta de Petra

74

Mamíferos de España y de otras regiones de la Tierra


MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra

75


76

MamĂ­feros de EspaĂąa y de otras regiones de la Tierra


Mamiferos de España y del mundo