Page 1

artearquitecturacomunicacióndiseñofotografíagastronomíajuegomúsica revista trimestral independiente, versión impresa. no. 3, marzo / mayo 2018

Pablo Boullosa

Make America great again Alejandro Ramos Ortíz

Alejandro Hernández, de su serie “Vacío”.

El colmo de la escuela es no aprender

Buen AbadCastroFalhorGómezHuertaLlanosMacíasVelázquezVettorettiYehya


EDITORIAL inguno menos uno es una revista de autor(es), algo más cercano al ocio que al negocio. Es producto de la intención de compartir ideas, de difundir productos culturales, artísticos y de otras especies; de la voluntad, de algunas horas de trabajo y de la colaboración desinteresada de varios compinches (léase camaradas) a quienes agradecemos su empatía. Sin ellos y sin quienes nos favorecen anunciándose solidariamente con nosotros, la empresa sería casi imposible. Por otra parte, esta revista carecería de sentido sin los lectores, cuyos muy buenos comentarios nos reaniman y estimulan a seguir. Sí, en efecto, recibimos constantemente muy buenos comentarios que hacen de motor para seguir dándole.

N

Consejo editorial: Ixtacíhuatl Alpízar, Omar Gasca, Aram Huerta, Roberto Macías, Alejandro Magallanes, Andrés Mario Ramírez Cuevas, Diego Salas, Carlos Salvador Cárdenas, Adalberto Taffoya y Manuel Velázquez.

Ningunomenosuno es una revista de autor. Todos los registros y permisos en trámite. El contenido es responsabilidad de quien lo firma. Impreso en Impresión y Diseño: Suiza 23-Bis, Col. Portales. C.P. 03300, CDMX.

Elizabeth Olmos/Omar Gasca

Ninguno menos uno Revista trimestral de diseño y tutifruti Año 2, No. 3, marzo / mayo 2018 Dirección, diseño y maquetación: Elizabeth Olmos Vargas Edición y diseño: Omar Gasca Cuidado de la impresión: Porfirio Mendoza V. Colaboración y corrección de estilo: José Córdoba M. de P. y María Asa

El anterior:

Hoja de ruta. Un modelo táctico para la política cultural pública Manuel Velázquez

DOS

¿

Qué hace falta para maximizar los esfuerzos y recursos del estado, empresas, organizaciones civiles y otros actores sociales? ¿Qué se necesita para involucrar a la comunidad en la toma de decisiones? ¿Cómo pueden los bienes y servicios culturales llegar a la mayoría de la población? Es importante redefinir las ideas. La creación de alianzas público-privadas o público-social-privadas es una de las estrategias que han generado mejores resultados. La cultura es un sector significativo por muchas razones, pero también por lo económico. La cultura está presente en muchas partes de la cadena productiva y económica de nuestro estado y localidad. Démosle, entonces, un tratamiento especifico, favoreciendo la construcción de una política cultural integral, una política fiscal especial para la cultura, una política que favorezca la capacitación y el crecimiento de los diversos agentes culturales, que incentive las exportaciones, el mecenazgo, la inversión pública y privada, que estimule la participación ciudadana. Un creador o gestor cultural no solamente requiere de becas o subsidios, también necesita seguridad social, guarderías, atención médica, jubilación, fondo para el retiro. Necesita infraestructura, capacitación, canales comerciales y generar sus propios recursos, ser autosuficiente,

El arte está hecho de empatía JUAN VILLORO reconocerse como empresario. El estado debe generar los canales legales e institucionales para que esto suceda. ¿Qué hacer entonces? Es importante revisar las estrategias existentes de los gobiernos estatales y municipales y mejorarlas o crear nuevas para enfrentar el futuro y determinar la relevancia de establecer acuerdos de colaboración que ayuden a mejorar las condiciones de la comunidad y la cultura; crear un marco legal específico para la obtención de recursos económicos, en especie, técnicos y humanos para el desarrollo de proyectos culturales. Se requieren leyes apropiadas que permitan generar las alianzas con el mayor beneficio y certeza jurídica para todos: creadores, gestores, iniciativa privada, organizaciones civiles e instituciones publicas. Por otro lado, es necesario pensar la cultura como una política transversal. Concentrar la política cultural del estado y municipal en una sola institución cultural no basta. La cultura debe estar (como la salud, el cuidado al medio ambiente, el respeto a los derechos humanos, la equidad de género, la inclusión) en toda acción de gobierno. Se requiere por lo menos la actuación de las dependencias competentes en materia ambiental, de educación, salud, fiscal, financiera, económica, de turismo, desarrollo social, seguridad (por mencionar sólo algunas), para que la cultura alcance su pleno desarrollo y llegue a la mayoría de la población. También es necesario concebir la cultura como un entramado de significaciones y en constante cambio. Visto como un río, el cause es el mismo, pero las aguas son distintas. La cultura es una urdimbre que se sigue tejiendo con el paso del tiempo. ¿Cómo sería un modelo táctico para la política ►19


Alejandro Hernández: imagen de su serie “Vacío” Texto: José Córdoba Mayor de Parra

CUATRO

T

arde o temprano, en algún momento, todos pensamos en el vacío, unas veces por asociación con la pérdida, la carencia o la ausencia; otras, porque se trata sin duda de un tema inquietante. Dice Wody Allen que “El sexo sin amor es una experiencia vacía, pero como experiencia vacía es una de las mejores”. Georges Braque, mucho más reflexivo o al menos más solemne, sostiene que “El jarrón da forma al vacío y la música al silencio”. Sentencioso y reiterativo, Krishnamurti afirma que “Somos lo que poseemos. El hombre que posee dinero es el dinero, el hombre que se identifica con la propiedad es la propiedad, o la casa, los muebles. Lo mismo sucede con las ideas o con la gente, y cuando existe ese afán posesivo, no hay relación. Sin embargo, la mayoría poseemos porque, si no, no tenemos nada más; si no poseemos somos cascarones vacíos. Por eso llenamos nuestra vida con muebles, música, conocimientos, con esto o aquello. Este cascarón hace mucho ruido y a ese ruido lo llamamos vivir y, con eso, estamos satisfechos. Pero si surge una contrariedad, una pérdida, entonces sufrimos porque de pronto descubrimos lo que somos, un cascarón vacío sin mucho significado”. Son conocidas las frases medievales o quizá anteriores que referían al miedo al vacío, el horror vacui (horror al vacío, testimonio de lo cual en el presente es prácticamente cualquier tablero de taxi o cualquier mesa de centro de sala de la tía más próxima), o a

esa otra idea a la cual podemos atribuir diversos significados, además del original y obvio: semen retentum venenum est (“la semilla retenida es veneno”). El vacío es ausencia de materia pero también de contenido, de ideas y conceptos. Hay, en efecto, más de una definición científica acerca del vacío, como la de la Sociedad Estadunidense del Vacío o AVS, y otras, aunque sabemos que cada cual tiene su propio entendimiento, una noción individual, de acuerdo con su experiencia, cultura e imaginación. Arriba, una sugestiva imagen de Alejandro Hernández; otras, en portada

a Sobre la bellez Fernando Buen Abad (desde Buenos Aires)

Un asunto tan importante como la Belleza jamás ocupa los “encabezados” a no ser que se trate de exhibir mujeres o hacer publicidad al concepto de “arte”, secuestrado por algunos muesos o galerías mercantilizados. Contra eso, y desde sus entrañas, debe desarrollarse una producción simbólica, una revuelta de los signos, un ascenso semiótico, artístico, comunicacional, revolucionario, definitivo, comprensible y comprensivo


Make America great again o el destino manifiesto remasterizado Alejandro Ramos Ortiz (desde CDMX)

E

n 2015 y 2016 en los Estados Unidos de America (EEUU) hubo sorpresas que muchas y muchos no esperábamos y tampoco supimos ver. No entendíamos qué pasaba, ni en éste ni en el otro lado, pero el 20 de enero de 2017 comenzó allá un periodo presidencial que algunos sí advirtieron como un colapso cultural. Algunas voces, desde hace años, advirtieron lo que podía venir y sabían que era conveniente divulgar el perfil del personaje, y su trayectoria, para entenderlo más y mejor y, así, conocer los valores, actitudes, percepciones, expectativas y declaraciones políticas del septuagenario millonario norteamericano, hijo de inmigrantes alemanes y escoceses, graduado en la Wharton School of Finance, exitoso inversionista inmobiliario, empresario del entretenimiento y político a partir de 2015. Aparecía en primer plano y con toda su crudeza e instantaneidad, desde la Casa Blanca, la civilización del espectáculo, el reality show, las fake news, la lucha por el rating en los medios y la efervescencia en las redes digitales aparentemente al servicio de la política, pero con Trump poniendo la política a su servicio y a su gusto. 2017 mostró que la curva de aprendizaje para administrar ese discurso presidencial no ha sido fácil. Aunque conocido de tiempo atrás, el lenguaje de la propaganda y las riñas (el que pega primero, pega dos veces), sirvió para que Trump anunciara desde el inicio de su campaña en 2015 un no tan nuevo pero sí efectivo paradigma en el manejo de la política y la administración pública de los EEUU, donde la confrontación y lo políticamente incorrecto han prevalecido. Algo de lo que hay atrás de esa manera de actuar lo deja ver con bastante claridad John Wolff en Fire and Fury, el éxito editorial que apareció la víspera del primer aniversario del personaje de marras en la presidencia, que avivó la hoguera en torno al debate cotidiano del presidente Trump y que, como a él le gusta, lo puso en el centro del escenario.

Ese libro da pistas para tratar de atisbar algo de una personalidad que, de acuerdo con Moisés Naím, de El País, la American Psychiatric Associatión ha llamado “Desorden de Personalidad Narcisista” (DPN). Quienes lo padecen “se caracterizan por su persistente megalomanía, sentimientos de superioridad, la excesiva necesidad de ser admirados, gran arrogancia y falta de empatía”. Pero Trump no surgió por generación espontánea, es resultado de un sistema de creencias que en la superficie pregona la democracia liberal, la libre empresa, el individualismo y la maximización de beneficios, pero en algunos sectores tradicionalistas, en lo profundo, reivindica los valores, expectativas, actitudes y estilo de vida White Anglo-Saxon Protestant (WASP), lo que podría sustentar su racismo, violencia verbal y autoritarismo. Respecto a la libre empresa y la maximización de beneficios, Trump ha publicado varios libros sobre el éxito en los negocios. En el primero de ellos, The Art of the Deal, (Donald Trump y Tony Schwartz, Ms., G.K. Hall, 1989, 373 pp.) da consejos para ser un negociador eficiente y da pautas para entender su peculiar estilo:  Las controversias generan noticias gratuitas.  Apuesta por la confrontación, algunas veces la única solución es la confrontación.  Maximiza y optimiza tus opciones.  Comunica lo bueno (cacarea el huevo) Con Donald Trump nuestro globalizado planeta atestigua una guerra mediática en la que todos los medios son campo de batalla de un estilo de hacer política, que teniendo como actor a un empresario del entretenimiento y como herramienta a Twitter, establecen condiciones a los actores políticos y sociales y determinan nuevas reglas en el espacio público de todo el mundo. Su gestión apenas comienza y se hace necesario hacer periódicamente el recuento de los daños ►15


Casa de los 5 patios en Cantalagua / 2017 / 550 M2-Construccion / 800 M2-Terreno. Arquitecto Raúl Ortega Vettoretti / raulo pa los cuates

SEIS

N

ota del autor: “Casa de descanso donde se buscó tener contacto continuo con el exterior a través de una serie de patios hundidos que trajeran al interior un enlace visual, olfativo, sonoro y ambiental-bio-climático, conjugados por plataformas de piedra que, elevando el nivel de planta baja, funcione como una explanada con huecos que proveen de diversas atmósferas, cada una de ellas distinta al encontrarse allí agua, flores aromáticas, fuentes, piedras, hojas y fuego (con quemadores-fogata para exterior) que vinculadas a una alberca que se fusiona al lago; haga que sea una casa en continua mutación según el envolvente senso-espacial que se viva y/o se conviva


Actualizar. Click. ¿Remplazar existente? ¿Conservar el anterior? Sí. Click. Enter.

Ilustración de Falhor


EVITA EL EXCESO

fernando llanos desde Morelia


Entre el humor y el horror: The World of Tim Burton Bibian Gómez (desde CDMX) Eso me temo..., has perdido la cabeza, estás completamente loco. Pero te diré un secreto: las mejores personas lo están. Lewis Carroll

Hasta abril 8 de 2018.

EVITA EL EXCESO

L

a teatralidad romántica, el absurdo, la excentricidad y el arte de lo macabro son temas que en definitiva nadie aborda de una manera tan poco convencional como Timothy Walter Burton, mejor conocido como Tim Burton; director de grandes éxitos del cine de culto como Beetlejuice y The Nightmare Before Christmas. A lo largo de los años, este autor se ha adherido con tenacidad a un estilo para muchos ya emblemático e inconfundible. El mundo de Tim Burton, la más reciente exhibición en el museo Franz Mayer, deja al descubierto un lado más íntimo del proceso creativo y del potencial artístico de este creador. Dotados de sentimentalismo, de trazos apresurados sumamente expresivos y con un singular aire a instinto reflexivo, se funden objetos y recuerdos, creando una red de ideas, procesos, fracasos creativos y bosquejos cuasi-efímeros de la mente del director, que traslada al público a lugares y momentos lejanos que son a la vez las raíces de lo que conocemos hoy como el trabajo más destacado de Burton. Esta muestra logra exhibir, además, sus proyectos más contemporáneos y experimentales en los que hace uso de muñecos títeres, instalaciones excéntricas, lúgubres juegos de luz y ambientación sonora, elementos que nos transportan y nos retan simultáneamente, a creadores y ojos creativos, a cuestionarnos sobre el potencial del arte de transmitir de distintas maneras aquello que consideramos convencional; sobre la espontaneidad en nuestros propios procesos de creación y sobre las posibilidades que yacen en la continuidad de una idea. Al recorrer la exposición, se llena el aire de una peculiar esencia, la de la sensación de haberse sumergido en el bizarro inconsciente de una magnífica y loca mente


¿ DIEZ

El colmo de la escuela es no aprender Pablo Boullosa

Cuál es el colmo de un electricista? Que su mujer se llame Luz y que sus hijos le sigan la corriente. ¿Cuál es el colmo de un astronauta? Enfermar de gravedad. Cuando yo era pequeño existía todo un género de chistes de colmos. Hoy no vamos a contar chistes, pero sí vamos a subrayar lo que podemos llamar el colmo de la escuela: querer que otros aprendan y no aprender ella misma. Si hay instituciones que deberían aprender y erigirse como ejemplos patentes de las ventajas del aprendizaje, esas instituciones son las educativas. Así como los partidos políticos suelen pregonar la democracia sin practicarla, las escuelas y universidades enarbolan la inquieta bandera del aprendizaje pero en realidad aprenden poco, o nada, y por lo tanto mejoran poco, o nada. José Antonio Marina dice que “aprender es el recurso de la inteligencia para sobrevivir y progresar en un entorno cambiante”. Las escuelas sobreviven, por razones no necesariamente cognitivas, pero no progresan mucho. Y ya que nunca ha existido un mundo más cambiante que el presente, hoy el aprendizaje es más importante que nunca. Todos nosotros vamos a morir en un mundo bien distinto al mundo en el que nacimos. Quizá el cambio más obvio sea el de la tecnología, pero también las sociedades, las costumbres, los prejuicios, el mundo laboral, están experimentando transformaciones extraordinarias. La escuela, en cambio, parece impermeable a la agitación que la rodea. Cuando nos llegue la hora de dejar este mundo, o de despertar en otro, es probable que el dinosaurio todavía esté ahí, como en el cuento de Monterroso. No quiero decir que la escuela deba seguir en todo al mundo exterior ni cambiar al mismo ritmo que éste. En cierto sentido más bien pienso lo contrario: que en un mundo de banalidad, la escuela debería ser el refugio para las conversaciones importantes. Que en un mundo de distracción, de violencia gratuita, de estupidez, la escuela debería ser el sitio privilegiado para la concentración, el diálogo constructivo y la inteligencia. Precisamente para convertirse en todo esto es que la escuela tiene que aprender. Permítanme comenzar con un ejemplo sencillo que nos habla de la reticencia de las escuelas a aprender.

Basado en el libreto para el programa del mismo nombre, transmitido por adn40, cedido a este espacio por el autor.

¿Con qué frecuencia entra un maestro a la clase de otro? Si queremos mejorar en un deporte, en una ciencia, en un arte, tenemos que analizar cómo lo hacen los demás, y aprender de sus virtudes y de sus errores. Es algo bastante simple, pero casi nunca ocurre que un maestro observe a otro dando clases, y cuando esto ocurre la situación es tan extraordinaria que suele ser incómoda. Los maestros deberíamos acostumbrarnos a visitarnos los unos a los otros, para aprender los unos de los otros. Tampoco es frecuente que discutamos sobre métodos de enseñanza, sobre cómo despertar la imaginación de los estudiantes o sobre cómo generar una dinámica positiva en los salones de clase, y todas estas conversaciones inexistentes son oportunidades perdidas para aprender. Las instituciones educativas son abrumadoramente conservadoras, no en el sentido político del término, desde luego, sino en el sentido de que se oponen por completo a considerar cualquier iniciativa que ponga en riesgo su estatus o sus privilegios, o que simplemente altere su inercia. Henry James, el autor de novelas y relatos como La copa dorada, Los embajadores y Otra vuelta de tuerca, escribió algo que es pertinente para lo que estamos diciendo, aunque él lo circunscribiera al arte y la literatura: “El arte vive de la discusión, de la experimentación, de la curiosidad, de la variedad de intentos, del intercambio de opiniones y de la comparación de los puntos de vista”. Casi nada de esto ocurre de forma cotidiana en nuestras instituciones educativas, y debería ocurrir, porque son las bases del aprendizaje. Las escuelas suelen erigirse en cotos cerrados que casi nunca reciben visitas del exterior, a pesar de que se supone que preparan a sus alumnos para desarrollarse y tener éxito en ese mundo exterior del que ellas mismas se aíslan. Sólo muy rara vez reciben a profesionales que podrían sacudirlas de su letargo. Pero además, sus bibliotecas, cuando las tienen, o sus instalaciones deportivas, cuando las tienen, al igual que sus salones de clase (cuando los tienen), están cerradas al mundo, y ni siquiera los padres de familia pasan un rato en ellas para sentarse a leer un libro, hacer ejercicio o discutir algún asunto de interés para los vecinos. Casi todas las escuelas están cerradas en las vacaciones, sin que sean relevantes en lo más mínimo para la convivencia demo-


Una de las primeras cosas por las que deberíamos comenzar es rompiendo el monopolio simbólico que la escuela y la universidad ostentan sobre el aprendizaje. Se puede y se debe aprender fuera de los salones de clase. Aprendemos en la calle, en la casa, en los museos, en los teatros, en los gimnasios y, por supuesto, en los libros. La escuela es sólo una opción, una más de las alternativas que existen para aprender. En Japón los niños aprenden a leer y escribir antes de entrar a la escuela, en sus hogares. Hubo sociedades, como la inglesa, que estaban casi plenamente alfabetizadas antes de que el Estado nacionalizara la educación pública. El monopolio simbólico de la educación se ve reforzado por los permisos, las incorporaciones, los programas oficiales, las licencias, los certificados, los diplomas y los títulos que extienden las autoridades educativas. De cualquier manera, estos papeles valdrán cada vez menos en una sociedad en la que el aprendizaje se extenderá de por vida, sin limitarse ni a ciertas edades ni a las instituciones educativas tradicionales. Habría que reconocer las limitaciones de las escuelas y universidades, al mismo tiempo que se les brinde libertad para que ensayen sus propias vías de mejora, sus propias aproximaciones al fenómeno educativo. Entonces podríamos verlas fracasar muchas veces, pero de distintas maneras, y eventualmente también dar en el clavo. Así podrían evolucionar poco a poco, es decir, aprender. Dije que no íbamos a contar chistes pero hay uno que me parece pertinente. Pepito llega al salón de clases y le pregunta a su maestra: “Maestra, ¿usted pensaría mal de mí por algo que yo no hice?” La maestra le responde que claro que no, y Pepito remata: “Menos mal, porque yo no hice mi tarea”. Digo que este chiste viene a cuento porque eso es lo que le ha ocurrido a la escuela: no se piensa mal de ella, aunque no haya hecho su tarea. Y esto ya no es para reírse

pabloboullosa.net EC = Pablo Boullosa @dilemasclasicos Ver 4ª de forros (contraportada)

ONCE

crática o para la educación de quienes viven cerca de ellas. Las escuelas no irradian hacia el exterior ni conocimientos ni aprendizaje; sus altos muros las separan de lo que ocurre en el exterior. Todo esto es parte, insisto, del colmo de las instituciones educativas. ¿Por qué aprenden tan poquito? ¿Por qué no experimentan? ¿Por qué una y otra vez hacen lo mismo, incluso si no ha sido exitoso antes? Según Matt Rydler, ha llegado el momento de reconocer que la escuela funciona como una economía planificada al estilo soviético, y con el mismo nivel de ineficiencia. La escuela está diseñada de manera completamente vertical, de arriba hacia abajo, desde la autoridad máxima educativa a nivel federal, hasta el más inocente párvulo que recibe instrucciones. Esta rígida estructura es la que ha impedido que las escuelas ensayen soluciones propias, diversas y heterogéneas, es decir: que evolucionen. Es decir: que aprendan. Muchas características que pensamos que son intrínsecas a la escuela, como la división en horarios y materias, o como las calificaciones y los grupos por edad y no por destreza, tienen un origen claramente militar, del que ya hemos hablado en otros videoensayos. Apenas y hemos variado el método que Napoleón copió de Prusia, que lo había aplicado primero a sus soldados y después a sus súbditos. Aquel método hacía sentido cuando los Estados necesitaban formar individuos uniformes, preparados para enlistarse en el ejército o, más tarde, en la producción en línea de las grandes industrias. Pero el mundo ha cambiado y las escuelas siguen atadas al mismo modelo diseñado para achatar las diferencias, adoctrinar e inculcar la obediencia, aplicando una única solución para todos y frenando la creatividad. Hasta las mejores conciencias quieren ver en la escuela a un gran igualador, cuando el mundo lo que reclama es personas con habilidades e intereses diferentes, capaces de pensar y de actuar de manera autónoma, y al mismo tiempo capaces de cooperar a escalas local y global, y con más deseos de aprender por cuenta propia que de obedecer instrucciones vertidas desde arriba. La mayoría de los maestros, directivos y funcionarios del sector educativo ni siquiera se percatan de que somos los primeros que deberíamos aprender. Pues no se trata sólo de que los alumnos aprendan muchas cosas, un objetivo tan noble como escurridizo, sino de que todos aprendamos: estudiantes, maestros, directivos, funcionarios; pero también las familias, los barrios, las ciudades, el gobierno. La escuela debería distinguirse no sólo por distribuir conocimientos, sino por ser la institución que más aprende, la que más alto ejemplo brinda sobre las ventajas del aprendizaje, y la que más anima a todos, dentro y fuera de sus muros, a aprender.


Consejos fotográficos para mi hijo (II)

Foto de Fabián Castro

Fernando Castro (desde Houston)

DOCE

L

a foto que comento hoy es ésta que mi hijo tomó de unas personas (probablemente sin hogar) sentadas contra la pared al lado derecho de la imagen. A él le dije: “Fabián, tu composición es perfectamente simétrica. Las verticales están alineadas. La repetición de las columnas de la galería posee un ritmo que nos lleva al punto de fuga. En ese punto hay, por así decirlo, una luz al final del túnel. Ese punto es casi tan interesante como las dos personas indigentes que parecen ser el tema que probablemente te motivó a tomar la foto. Pero la foto tiene un problema técnico: está movida. Por lo tanto no hay nitidez en ninguna parte de ella; menos aún en la mujer que está caminando. ¿Qué pasó? Quizá la tomaste en automático, sin poner el ISO (la sensibilidad a la luz) igualmente en automático. La velocidad recomendable de la toma tendría que ser por lo menos 1/125 de segundo. Así no te saldría movida la foto. Por otro lado, tendrías que tomar en cuenta la profundidad de campo; es decir la distancia delante y detrás del punto donde enfocas el lente en la que quieres que estén en foco las cosas. Yo te recomendaría que cerraras la apertura del lente por lo menos a f8; para lo cual tendrías que aumentar el ISO como a 400. Experimenta y verás. La otra opción es tener muy poca profundidad de campo para que sólo tu punto de interés quede enfocado y el resto de las cosas quede en una especie de sfumato. Para lograr eso, abre la apertura de lente como a f2

CON RAZÓN / LA REDACCIÓN De acuerdo con la empresa Keeper Security las contraseñas más recurrentes en Internet son las que abajo se enlistan. Como puede advertirse, no se requiere mucho esfuerzo, no se necesita ser un genio para piratearlas:  123456789  Qwerty (la primera línea de letras del teclado covencional)  111111  1234567890  1234567  Password

En este número: Alejandro Hernández: fotógrafo y percusionista; Alejandro Ramos Ortiz: doctor en Historiografía, analista de políticas públicas e investigador; Aram Huerta: artista gráfico; Bibian Gómez: estudiante de Artes Visuales; José Córdoba Mayor de Parra es un heterónimo; Falhor: estudiante de Diseño de la Comunicación Visual e ilustrador; Fernando Buen Abad: doctor en Filosofía y especialista en imagen y en política y medios; Fernando Castro: filósofo, crítico de arte, curador, poeta y artista visual; Fernando Llanos: videoartista, director de cine, dibujante y músico; Manuel Velázquez: artista visual, profesor universitario, galerista y gestor cultural; María Asa es un heterónimo; Naief Yehya: ingeniero industrial, novelista, ensayista y periodista; Pablo Boullosa: escritor, conductor de La dichosa palabra y director de la revista Este País; Raúl Ortega Vettoretti: Arquitecto; Roberto Macías: músico y periodista cultural.


D

Sobre el placer, a veces olvidado Aram Huerta: imagen/Omar Gasca: texto

el placer se pueden pensar y decir muchas cosas pero en síntesis la palabra alude al goce físico, intelectual o espiritual producido por algo que se realiza o se percibe. Por supuesto, se asocia con la felicidad, con sentimientos o sensaciones positivas, agradables y hasta eufóricas. Puede haber placer por saciar la sed o el hambre, por hallar diversión en alguna labor, por tener –como suele decirse– sexo, por admirar un cuadro, por dar una caminata, por alcanzar una meta propuesta, por encontrar satisfacción en un determinado hecho. En su libro Filosofía del placer (1952), Ignacio Escobar López hizo una tan exhaustiva clasificación del placer que en ciertos momentos parecería una broma: “el placer literario de la tradición, el placer de las predilecciones, el placer de la elocuencia, el placer de la pobreza…”. Algo más breve incluiría el placer físico, por ejemplo comer, tocar, ser tocado, hacer ejercicio; el placer psíquico, relacionado con la imaginación, la fantasía, el recuerdo, el sentido del humor, la creación artística, entre otros conceptos; el placer intelectual, que proviene de aumentar nuestro capital cultural, de entender, de asombrarnos; el placer lúdico, vinculado al juego, a esa decisión libre que implica jugar; el placer emocional, que resulta de la empatía, de los afectos, de la amistad y de aquello que llamamos amor; el placer de la contemplación, ligado a la admiración, a la mirada estética, a la ob-

servación de lo insólito, al asombro. Es común oponer el placer al dolor, es decir concebirlos antagónicos, si bien hay quien consigue el placer produciendo dolor o sufriéndolo. Y sí, a la búsqueda de la felicidad mediante el placer inmediato se le conoce como hedonismo, término ligado a la sensualidad y a la voluptuosidad. Epicuro propuso un placer equilibrado: físico, intelectual y emocional, y su idea tuvo éxito por largo tiempo hasta que se topó con otras, muchos años después, como la de Tomás de Aquino, para quien el verdadero placer se produce en el más allá, en la vida después de la vida. No hay que olvidar, por supuesto, esa vieja relación entre prohibición, placer, pecado y castigo en el mundo terrenal. Sobre el placer han escrito muchos filósofos, poetas, novelistas, sociólogos, antropólogos y otros, entre ellos: La experiencia del placer, de Alexander Lowen; Elogio del placer, de Marcos Aguinis; La ciencia del orgasmo: la naturaleza humana y los mecanismos del placer, de Barry R. Komisaruk y Beverly Whipple y, entre otros más, El placer del texto, de Roland Barthes, quien allí afirma, con palabras que no son precisamente éstas, que mientras más cultura tenga el sujeto, más grande y diverso será el placer que obtenga. Aquí, una alegoría sobre el placer por Aram Huerta, realizada ex profeso para ésta revista


CATORCE

EVITA EL EXCESO


ÓSCAR, EL FIASCO Naief Yehya (desde Brooklyn)

C

omo era de esperarse, la Academia ignoró a Blade Runner 2049 para la mejor película en los premios Óscar. Lo hicieron en 1982 con Blade Runner (la número uno, digamos) y no aprendieron la lección. Hay que boicotear éste fiasco

Música de Brasil, Colombia, México y Perú, entre otros países, y sus raíces africanas.

¿Los Grammy? ¿Bruno Mars? ¿Justin Timberlake? En todo caso Camila Caballo, pero todavía mejor este extraordinario producto, Les routes de l’esclavage, un libro-disco con 2 Cds de música y un DVD de concierto en vivo. Las rutas de la esclavitud, de Jordi Savall, contiene notables interpretaciones de él mismo y de K. N. Diabaté, B. Sissoko, La Capella Reial de Catalunya, Hespèrion XXl y Tembembe Ensamble Continuo. Una gran memoria escrita y musical de la esclavitud en América (1444-1888), un recuento pero también un ejercicio desde y para la conciencia. Algo más de mil pesos en Amazon.

(Arriba izquierda). Al profesor frustrado, a la falta de método, a la ausencia de empatía en el proceso de enseñanza/aprendizaje o a cualquiera de mil cuestiones más podemos atribuir una generalizada aversión a las matemáticas, a los números, excepto, claro, cuando éstos expresan cantidades relacionadas con la capacidad de pago o con conjuntos de especies de alguna índole: libros, discos, calcetines… Así nos perdemos el misterio, la sorpresa y por último el asombro que significa adentrarse en ellos, en la urdimbre compleja de sus relaciones, asociaciones y resonancias, en el conjunto de grandiosas revelaciones que bien pueden alcanzar el horizonte de la epifanía. Los números notables, editado por National Geographic, es más interesante que La vida secreta de los números de George G. Szpiro, aunque no tiene la profundidad ni la rigurosa belleza que envuelve el texto Gödel , Escher, Bach: un eterno y grácil bucle, de Douglas Hofstadter. Se defiende muy bien, sin embargo, entre neófitos e iniciados aptos para admirar lo extraordinario. “El 0, el 666 y otras bestias numéricas”, dice el subtítulo. Forma parte de una colección de aparición semanal en puestos de periódico y algunos almacenes. National Geographic. (2017). Los números notables. España: EDITEC (Arriba derecha). Wolff, M. (2018). Fire and Fury. EUA: Henry Holt and Company. Ver el artículo Make America great again, de Alejandro Ramos. Por cierto, aquí sus referencias: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150722_eeuu_ donald_trump_frases_polemicas_ng http://www.letraslibres.com/mexico/politica/trump-y-el-colapso-cultural#.WmZVgr5lYWI.email https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/El-efecto-Trump-impulsa-noticieros-en-Mexico-20170213-0085.html https://elpais.com/especiales/2015/donald-trump/ https://elpais.com/internacional/2018/01/20/estados_ unidos/1516406097_741558.html ¿Está loco Trump? https://elpais.com/internacional/2017/02/24/ actualidad/1487964077_926629.html

5◄


Aquí encuentras lo que buscas y lo que no también Aram Huerta, artista gráfico Aram Huerta aramazul@hotmail.com

Mármol Editorial Fanzine publicado en la Unidad de Artes. Una plataforma para escritores e ilustradores emergentes. Con más de quince publicaciones, puedes adquirir tu fanzine de Mármol al ivanrenteral@hotmail.com

Artesanos Gráficos. Estudio Gráfico Profesional, Rafael Ramírez 17B, Xalapa, Ver. celsoarrieta@gmail.com

Messe Merari, cantante Presentaciones y clases personales Messe Merari 22 82 83 12 58

Blanca Estela Hernández Olmos. Licenciada en Artes Visuales realiza diferentes trabajos de dibujo y pintura con variadas técnicas, entre ellas grabados y acuarelas de pequeño y gran formato Kita Olmos 22 81 70 17 00

Ningunomenosuno. El ácido está presente en gran cantidad de alimentos: limones, vinagre, naranjas y, entre otros muchos, el café. Si buscas un buen café de baja acidez: Ninguno menos uno café 22 82 34 09 85

Corrección de estilo, redacción profesional, tesis y otros trabajos de titulación. ningunomenosuno.productos@gmail.com

Samuel Lozada, escultura en piedra, metal, fibra, madera y más. Maquetas profesionales Samuel Lozada 22 81 49 21 93

Falhor, ilustrador free lance. Tú pones la idea y nosotros la ilustramos. Sígueme: Falhor Rodríguez

Formato Libre/Diseñería. Talleres. Serigrafía. Formato Libre 22 88 17 19 12

Gerardo Vargas, ilustrador Venta de obra gráfica y proyectos. Vinagrillo Nigromante 22 82 81 28 98 y 8 17 95 48

Janette Housman, pianista y fotógrafa documental Música e imagen multicultural Janette Housman 22 88 60 97 32 j_rumbamusica@hotmail.com

Luis Gastelum, artista del Mosaico. Murales y muebles decorados 22 87 77 19 64 gastelumcollantes@hotmail.com

Siprof impresión HD artistica siprofxalapa 8 43 41 67

Taller de dibujo y pintura para niños. Espacio Silvina, Sexta de Juárez 206, altos. Martes y miércoles 4:30 a 6:00 pm. Inicio 3 de Abril 2018. Mayores informes: 22 81 49 61 86

Tayabak, artesanías sobre tela: bordados con hilo, listón o chaquira en cojines, blusas, caminos de mesa, juegos de baño y más. Pintura. Elaborados en Coatepec, Ver. Tayabak artesanías Carnicería San Miguel. Ofrecemos carne de res y cerdo de calidad. Sábados y domingos, chicharrón. 8 am a 10 pm. Encuéntranos en Coatepec, en Manuel Altamirano 3, Col. Centro.

Se renta cuarto para estudiante mujer, con todos los servicios. Zona centro. Info: 22 83 04 18 37


Sobre el Amor Romántico Roberto Macías

E

n la cultura occidental nació y pervive, hasta nuestros días, la noción del Amor Romántico, cuyas pautas dictan que la pareja es monógama, que te casas porque estás enamorado, que el matrimonio es para toda la vida, que te obligas a guardar fidelidad a tu pareja, que el objetivo del matrimonio es procrear hijos y que la familia es la célula de la sociedad. El origen de este sistema de creencias está profundamente ligado a la moral religiosa propia del monoteísmo creacionista, en el que, según el relato bíblico, la divinidad crea a la mujer y la entrega al hombre como una compañera sexual, para cumplir el mandato: “creced y multiplicaos”. Sin embargo, el “pecado original” motivó que Adán y Eva fueran expulsados del Paraíso, lo que trajo como consecuencia el sentimiento de culpa por el libre ejercicio de la sexualidad. Con la llegada del cristianismo se reformó la ley judía, para “santificar” las relaciones de pareja mediante el sacramento del matrimonio y, de ahí en adelante, inclusive lo civil siguió a lo religioso. Desde tiempos remotos muchos matrimonios han venido siendo el resultado de alianzas entre familias para hacer crecer capitales y asegurar propiedades y legados a sus descendientes. En la actualidad, es el Mercado Global quien marca las rutas financieras, el estilo de gobernar y las pautas de vida y de consumo y, en este contexto, el Amor Romántico se ha comercializado hasta el exceso: sumas millonarias para el anillo de compromiso, suntuosos banquetes de bodas; carísimos viajes de luna de miel, lujosas ceremonias frente al mar… Pero el panorama actual es el siguiente: aumenta el número de divorcios y la duración de los matrimonios es cada vez menor; existe una gran cantidad de madres solteras; muchos varones han elegido vivir en soltería; algunas personas prefieren vivir en unión libre; las sociedades de convivencia entre parejas del mismo sexo van en aumento. Todo esto, por supuesto, anuncia un futuro incierto para el matrimonio tradicional basado en el Amor Romántico. Quizá no pase mucho tiempo para que sepamos de nuevos conceptos y nuevas leyes que seguramente provocarán algunas discordias


Tequila

El tequila es un tipo específico de mezcal La diferencia consiste en que el primero se produce sólo a partir del agave azul mientras que los mezcales pueden provenir de hasta 14 especies de agave. El buen tequila, por supuesto, es el que está hecho 100% de agave azul; los que tienen menos son mixtos, esto es que han sido mezclados con otras fuentes de azúcar. Aunque el tequila se llama así por el poblado de Jalisco en que se produce, la denominación de origen abarca también los estados de Tamaulipas, Michoacán, Guanajuato y Nayarit. La palabra “Tequila” proviene del náhuatl Tekilan, que significa “Lugar de los trabajadores”. Hay 6 tipos de tequila: blanco (muy joven, no añejado, transparente o casi transparente); joven/oro o gold (una mezcla de blanco y reposado); reposado (añejado en barril, por lo menos un par de meses); añejo (con un año de añejamiento en barril como mínimo, con un color ámbar oscuro); extra añejo (oscuro, con sabores a madera, miel o vainilla gracias a un añejamiento de 3 años o muy próximo a ellos); reserva (añejado más de 8 años, lo que hace que su color y sabor sean más intensos). Al probarlos, advierte su color, de acuerdo a lo dicho atrás. Observa su cuerpo, es decir la viscosidad, la cual se manifiesta en las gotas o en cómo la bebida resbala en el vidrio: a mayor viscosidad, más agave y añejamiento. De preferencia olvida el famoso “caballito” y sirve en vaso, pequeño pero de boca relativamente ancha para apreciar el aroma: más añejamiento equivale a esencias de madera, vainilla o miel. Saborear implica inhalar y, como se dice, “aguantar el aire”, para luego dar un trago dejando la bebida unos 10 segundos en la boca y haciendo que aquélla toque la lengua hasta poco antes de la garganta. Lo que sigue es tragar y soltar el aire. Ah, sí, revisa bien la etiqueta antes de comprar: cuatro o más botellas de cada diez son adulteradas y se encuentran inclusive en tiendas de prestigio.

EVITA EL EXCESO


DIECINUEVE 2◄

cultural pública estatal y municipal si consideramos a la cultura en constante formación y movimiento? Para empezar, se buscaría un concepto amplio de cultura; esto es, considerar una definición móvil, inacabada y variable. Aquélla no constituye sólo un grupo de prácticas culturales, no comprende únicamente el arte o la llamada alta cultura; pertenece a toda la población, pues no es propiedad exclusiva de un grupo élite: objeto de distinción entre unos y otros. La cultura debe ser vista desde las diversas identidades, no en la pretensión de definir una sola identidad, sino en el reconocimiento de la coexistencia de diferentes sentidos de pertenencia. Se plantea así unir las capacidades de las diferentes dependencias gubernamentales, tanto municipales como estatales y federales en el fomento de lo cultural como instrumento detonador del desarrollo social. Esa sería una de las formas de unir esfuerzos también con la iniciativa privada y la sociedad civil organizada para obtener financiamiento, fuentes de empleo, difusión y, desde luego, protección para el patrimonio cultural. En este sentido el fomento al mercado artístico regional se hace indispensable. Un modelo táctico para la política cultural pública estatal y municipal integral permitiría descentralizar la vida cultural y avanzar en el mejoramiento y diversificación de la oferta de cultura. Permitiría, también, establecer las condiciones sociales y culturales que faciliten, estimulen y garanticen la creación artística e intelectual, sin discriminaciones de carácter político, ideológico, económico o social y, además, apoyar el desarrollo y promoción de la educación artística, con programas específicos de creación y difusión cultural, que estimulen la con-

ciencia pública, la importancia social del arte y de la creación intelectual. Se conseguiría así apoyar el establecimiento de industrias culturales, mediante programas de ayuda estatal o municipal, cuidando siempre que la producción y difusión de bienes culturales responda a las necesidades del desarrollo integral de la sociedad. Es necesario diversificar y fomentar la cooperación cultural regional, estatal y municipal en un marco interdisciplinario, sobre la base del intercambio y el encuentro; fortalecer los espacios culturales y reorientar sus perfiles; agilizar la gestión y administración de los espacios culturales bajo una óptica menos vertical y más funcional; fortalecer la creación artística actual, es decir dar cabida a manifestaciones artísticas propias del arte contemporáneo y no sólo a las artes convencionales; propiciar la creación de nuevos públicos, con especial énfasis en la niñez, los adolescentes y adultos mayores (hasta hoy ausentes en los programas culturales), potenciales creadores y públicos consumidores del arte. Es importante también contar con un presupuesto suficiente para dar respuesta adecuada a todas las demandas de la comunidad artística y cultural. Para ello es necesario incentivar la creación de proyectos de intercambio internacional, que en la era de la globalización resulta urgente. En la solución de todo esto debe existir un acto de voluntad, tanto de la sociedad civil y la iniciativa privada como de las instituciones municipales y estatales. Ciertamente el papel de la cultura no se ciñe a una función de carácter instrumental u ornamental: participa en el proceso de crecimiento de la sociedad y así debe ser vista


Revista Ninguno menos uno no. 3  
Revista Ninguno menos uno no. 3  

Ninguno menos uno es una revista trimestral de diseño y tutifruti.

Advertisement