Issuu on Google+

"Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustarĂ­a darte la capacidad de verte a ti mismo a travĂŠs de mis ojos. Solo entonces te darĂĄs cuenta de lo especial que eres para mi."


Cuan profunda llega a ser la herida Cuando atroz, paraliza y retuerce  Como acepto que tal vez la merezco  A ella Cósanme con sisal O mejor, demuestren, que mi sangre Ya no se derrama en vano O que se escurre ente viles colmillos Hambrientos y fríos Convénzanme, que cálida, alimenta Feroz a sus perseverantes labios Mientras audaces se adueñan de mis huesos Déjennos solos y concédannos el intento


A solo un tropiezo estoy de enamorarme No me obligues a suplicar con amoral culpa Por un instante más de egoísta soledad Permitime acabar de escupir las filosas púas  Y endulza los finales a los que me llevaste Insistí con tus cálidas bondades Arrancame la posibilidad de defraudarme quedate sola un rato mas en mi cama  Conocela, entibiala, desarmala, perfumala Mientras construyo un camino hacia vos


Vi a esos tus ojos pintados ese día Mire un Negro fondo esparcido Roce el espesor solido de tu mirada Definí tus parpados tibios al moverse Trague un ritual demoledor de prejuicios Senti la velocidad chocar en mi pecho vacío Escuche lo intenso de tus intenciones Olfatee tus olores rojizos y sabor marfil Recorrí geográficas imperfecciones suaves, Devore en instantes un gourmet menú salvador Sufrí cada segundo por la culpa de sentir fe Ahora lamo lo inevitable… El placer de arder en exquisitos exabruptos Mientras al amanecer tu sombra dibuja finos miedos



Yanina Lescano - Corrección