2 minute read

La Belleza Wixárika

Por Sofía Cortés

Todos hemos visto alguna vez esas bellas pulseras tejidas con cuentas de diversos colores que forman hermosos patrones de flores, animales o grecas, trabajos que por sus perfectos detalles parecen sacados de entre sueños.

Sin duda alguna, la cultura huichol (o wixárika, como se refieren a ellos mismos) es una de las culturas indígenas más importantes e identificadas en México. Son así mismo una de las pocas etnias que han logrado mantenerse “puras” en sus creencias, costumbres y tradiciones.

Tsunarika (Gran Salto)
Menchaca Studios

Las chaquiras y estambres coloridos característicos del arte huichol se trabajan principalmente en los estados de Durango, Jalisco, Nayarit y Zacatecas. Sin embargo, en la actualidad es posible encontrar las piezas terminadas básicamente en todos los rincones del país.

La belleza del arte huichol recae en el cuidado de los detalles con que se realizan las obras. La técnica consiste en fijar las chaquiras y estambres sobre cierta superficie (ya sea plana o cóncava) por medio de cera. Éste proceso, que originalmente se llevaba a cabo en ceremonias religiosas donde se adornaban jícaras, hoy en día sirve para realizar piezas para la venta y consumo turístico.

Iwarika Nautsarika (Triunfo de una carrera)
Menchaca Studios

Por simple que pueda parecer la técnica, tiene que reconocerse que presenta una complejidad increíble. Algunas de las piezas elaboradas por los huicholes requieren de meses, inclusive de años de trabajo y millones de chaquiras para ser concluidas. Ejemplo de esto es el mural Visión de un Mundo Místico, el cual se encuentra en el Museo Zacatecano ubicado en el centro de la ciudad de Zacatecas. El mural fue elaborado en un lapso de siete meses por Santos Mataaopohua de la Torre Santiago y cuenta con un total de dos millones de chaquiras.

No es sorpresa que las imágenes plasmadas en el arte huichol parezcan obtenidas de un sueño surrealista. De hecho, los chamanes huicholes (marakame) eran originalmente las personas encargadas de plasmar dichas representaciones, mismas que llegaban a ellos después del consumo de peyote. También responde al hecho de que muchas de las imágenes que realizan los huicholes hacen alusión a leyendas o mitos propios de su grupo social.

Los huicholes son capaces de contar toda una historia mediante sus artesanías, ya sean pulseras, máscaras, tablones o jícaras. Para ellos el arte es una manera de obtener el don de ver (Nierika) y lo logran plasmando la vida propia en cada obra que realizan. De esta manera es posible conocer los orígenes que se tienen así como saber el lugar que se ocupa en la Tierra.

Actualmente el arte huichol ha caído poco a poco en el olvido de la población mexicana, al igual que muchas otras culturas indígenas de México. Debemos recordar que éstas son parte de nuestra identidad como mexicanos, de nuestra historia y cultura. La preservación de estos grupos, de sus saberes y tradiciones debe convertirse en sinónimo de rescate para nuestro país.

Fotografías Luis Santoyo Exposición de arte huichol en Paseo de la Reforma

Fuentes

Neurath, Johannes. (2003). Huicholes. Pueblos Indígenas del México Contemporáneo. Consejo Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas. Recopílado de http://www.cdi.gob.mx/dmdocuments/huicholes.pdf