Page 1

de su abrigo y salió de la nieve, convirtiéndose así en la hija con la que siempre soñaron. La anciana pareja la llevó a su cabaña y la llamaron Snegurochka, la doncella de Nieve.

Snegurochka (cuento popular ruso)

Snegurochka creció rápidamente, creciendo no cada día, sino cada hora y cada minuto, convirtiéndose rápidamente en una bonita joven. Pasaba mucho tiempo en el exterior de la casa. Le gustaba sentir el frío del invierno en la piel y los copos de nieve cayendo en sus manos. Pero el invierno pasó pronto y los rayos de sol de la primavera comenzaron a calentar la aldea y Snegurochka comenzó a sentirse muy triste.

En una pequeña aldea de una región muy lejana, vivían un viejo hombre y su esposa, felices en su hogar, pero que lamentaban siempre con tristeza no haber tenido hijos. Una mañana de invierno, vieron a unos niños de la aldea en la calle, mientras jugaban en la nieve; y allí sentados, mirándoles jugar, se apenaron más que nunca de no haber tenido una hija a la que ver jugar. El anciano se volvió a su mujer y le dijo: - Vayamos fuera y hagamos una niña de nieve; será como la hija que nunca tuvimos.

-”¿Qué ocurre?”, le preguntaron los ancianos, “¿no te encuentras bien?.” -”No, no os preocupéis, estoy bien”, contestaba ella. Cuando la nieve se derritió, las flores comenzaron a crecer en los prados y los pájaros empezaron a cantar la primavera. La joven se sintió aún más triste y se escondía del sol como si sus rayos dañasen su blanca piel de hielo.

Y así hicieron poco a poco una niña de nieve, formando cuidadosamente con los blancos copos sus manos y sus pies, su pequeña y bonita nariz, su boca, su barbilla, su largo abrigo...

Un día, de repente, cayó una fuerte lluvia de granizo. La joven se alegró y buscaba las piedras de granizo como si fuesen perlas gigantes. Pero pronto la lluvia paró. Lentamente, el granizo desapareció y Snegurochka lloró desconsoladamente.

Segundos después de haber terminado, de repente, los labios de la niña de nieve se volvieron rosados y sus grandes ojos comenzaron a abrirse. La niña sonrió cálidamente, se sacudió los blancos y fríos copos

Era casi verano cuando, un día, un grupo de jóvenes muchachas fueron a llamar a Snegurochka, “¡Ven con nosotros a pasear por el bosque!”


Snegurochka no quería ir, pero los dos ancianos le insistieron: “Ve a jugar con ellas, te divertirás.” Así, se fue con las jóvenes y empezaron a recoger flores, cantando y bailando por el sendero que llevaba hacia el bosque. Snegurochka no se sumó a ellas sin embargo, pues se sentía muy triste aún y se limitó a seguirlas. Cuando comenzó a oscurecer, las chicas recogieron leña para hacer una hoguera. Empezaron a saltar todas, una detrás de otra a través del fuego. Snegurochka se colocó la última de la fila y cuando le llegó su turno, saltó por encima de la hoguera y se convirtió en una nube blanca que subió hasta desaparecer en el cielo... Las amigas sólo oyeron detrás de ellas un lastimero “ay”. Se dieron la vuelta y Snegurochka ya no estaba. Comenzaron a llamarla: “¡Snegurochka!, ¡Snegurochka!”... Pero sólo un débil suspiro pudo oírse antes de que la nube se elevase y desapareciera muy, muy alto en el cielo. Y así es como Snegurochka vuelve cada invierno en forma de nieve a la aldea, y se marcha como una bonita y blanca nube que sube muy alto en el cielo, cuando la toca el sol de primavera. La historia de Snegurochka (Снегурочкаa), la doncella de nieve, está basada en un cuento tradicional ruso. En la era Soviética se la convierte en la nieta de Ded Moroz, acompañando al ‘Abuelo Frío’ en la entrega de regalos y caramelos a los niños en el Año Nuevo.

Fuente: kazajstanblues.blogspot.com http://goo.gl/Y4bVRl

Ilustración: María Albarran

Snegurochka (La doncella de nieve)  

Snegurochka (Снегурочкаa), la doncella de nieve, está basada en un cuento tradicional ruso. Fuente: kazajstanblues.blogspot.com (texto) Ilu...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you