Issuu on Google+

La música y el cerebro

Trabajo de investigación

La música y el cerebro Meritxell Argenté Vinyals Ian Martorell Torres

La música y el cerebro!

i


La música y el cerebro

Índice ii. Introducción !

ii. El cerebro

iii. Hipótesis iv. El sonido !

iv. Intensidad

!

iv. Tono

!

iv. Timbre

v. Percepción !

v. El cerebro capta los sonidos

vi. Usos de la música !

vi. Positivos

!

vi. Negativos

vii. Mara Diersen !

vii. Entrevista

viii. Seguimiento "

viii. Introducción

"

ix. Explicación del desarrollo

!

x. Conclusiones

xi. Conclusiones xiii. Bibliografía "

xii. Webgrafía

La música y el cerebro!

i


La música y el cerebro

Introducción El cerebro El cerebro es un elemento realmente importante para nosotros, los seres humanos. Éste controla todas las funciones de nuestro cuerpo y almacena una enorme cantidad de información necesaria para nuestra supervivencia, ya sea en forma de recuerdos, o de pensamientos. Sin embargo, el cerebro humano es, a su vez, un terreno que todavía resta por explorar, aun siendo tan importante y necesario en nuestro día a día. El 1924, Hans Berger inventó el llamado Electroencefalograma (EEG); un aparato médico que se basa en el registro de la actividad bioeléctrica cerebral durante múltiples acciones y situaciones, permitiendo así analizar las zonas más estimuladas del cerebro durante dichas acciones o situaciones. Ésto supuso una gran revolución a nivel de investigación cerebral, abriendo un gran número de puertas a nuevos descubrimientos. De todas formas, este aparato médico nos aleja mucho de la realidad que queremos alcanzar, que es la respuesta a si realmente la música afecta de forma directa el correcto funcionamiento del cerebro, disminuyendo del mismo modo la capacidad de una persona para desarrollar actividades psicomotrices. Nos adentraremos en los distintos usos que ha tenido la música en este sentido, sea con propósitos positivos o negativos.

La música y el cerebro!

ii


La música y el cerebro

Hipótesis En nuestra opinión, de los efectos que la música puede tener en el cerebro humano, los más destacados son los que lo benefician. Éstos procuran una gama mucho más amplia de posibilidades de las que creemos que podemos remarcar las que se aplican a los niños. En efecto, estamos hablando de la estimulación temprana; creemos que ésta puede ser llevada a cabo de manera realmente efectiva con ayuda de la aplicación de música en grandes cantidades, aunque de forma pautada.

Para demostrar nuestra teoría, vamos a realizar una investigación profunda sobre el tema, teniendo como referencia algunos especialistas conocidos en este campo además de realizando un estudio pautado por nosotros mismos en el cual podamos observar con detalle los resultados de la aplicación de música en edades tempranas del cerebro humano.

Programa de estimulación temprana en un centro de Andares, Alicante

La música y el cerebro!

iii


La música y el cerebro

El sonido Cualquier sonido sencillo, como una nota musical, puede describirse en su totalidad especificando tres características de su percepción: el tono, la intensidad y el timbre. Estas características corresponden exactamente a tres características físicas: la frecuencia, la amplitud y la composición armónica o forma de onda.

Intensidad: (Depende de la amplitud): La distancia a la que se puede oír un sonido depende de su intensidad, cuyo valor es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia a la que nos encontramos del emisor de dicho sonido, suponiendo que no se produzca ninguna pérdida de energía debido a efectos de absorción de la atmósfera. Esta intensidad es la que es aumentada o reducida cuando, por ejemplo, subimos o bajamos el volumen de unos altavoces.

Tono: (Depende de la frecuencia): Cada sonido se caracteriza por su velocidad específica de vibración, que impresiona de manera distinta al sentido auditivo. Esta propiedad recibe el nombre de tono. Los sonidos de mayor o menor frecuencia se denominan respectivamente agudos o graves, valores de tono del sonido.

Timbre: (Depende de la forma de onda): Si se toca el situado sobre el do central en un violín, un piano y un diapasón, con la misma intensidad en los tres casos, los sonidos son idénticos en frecuencia y amplitud, pero muy diferentes en timbre. Esta característica que nos permite diferenciar el sonido proveniente de una u otra fuente se denomina timbre.

La música y el cerebro!

iv


La música y el cerebro

¿Cómo lo percibe nuestro cerebro? La de arriba es, junto con muchas otras, de las primeras preguntas que nos vienen a la mente cuando nos paramos a pensar sobre este tema. ¿Cómo percibe nuestro cerebro todos estos sonidos? ¿Los recibe, procesa y almacena sin más? ¿Está constantemente procesando el sonido que se encuentra a su alrededor? Todas estas preguntas tienen respuesta, claro. Y la mayor parte de las veces es una respuesta simple y lógica, pues encontramos estas respuestas rápidamente si utilizamos el sentido común para analizar nuestras dudas.

El sonido no es un objeto, puesto que no posee ni masa ni volumen. Tampoco flota ni es transportado por el aire, sino que se trata de una sensación creada por el cerebro al percibir ligeras vibraciones en el aire. Éstas vibraciones son producidas por objetos reales, al impactar con otros objetos o producir cualquier otro tipo de rozamiento. De todos modos, sí que es necesario un método de propagación ya que el sonido no puede viajar por el vacío. Normalmente el aire hace esta función de medio transmisor, aunque cualquier otro fluido es también capaz de transmitir sonido. La velocidad a la que éste se propaga es de aproximadamente 343 m/s a una temperatura de 20º C (293º Kelvin).

La música y el cerebro!

v


La música y el cerebro

Usos de la música La música forma parte completamente de nuestra vida. Está a nuestro alrededor en todo momento, ya sea intencionadamente o no; ya sea de una forma elaborada o simplemente como un ruido de fondo. Sea como sea, la música tiene muchos y variados efectos que, a fin de cuentas, pueden clasificarse como positivos o negativos: Los efectos positivos de la música son muchos, y

POSITIVOS

nos los encontramos de forma muy abundante en nuestro día a día. Utilizamos la música como método de relajación, por ejemplo, para quitarnos el estrés de encima; o más bien como una

distracción cuando estamos realmente aburridos de camino a casa o al trabajo. Sin la música nuestras vidas perderían vivacidad y se volverían más simples. Pero... ¿qué sucedería si aplicaramos esta música beneficiosa a edades más tempranas? ¿Resultaría también algo positivo? ¿Conseguiríamos aún más beneficios para el ñiño? En nuestro trabajo pretendemos encontrar respuestas a todo esto, queremos aportar algo más de conocimiento que puede ayudar a muchas otras personas a fomentar a niños mediante estímulos musicales y que tengan mayores oportunidades en el futuro. Todo esto lo veremos más adelante. Aunque la música posea gran cantidad de efectos

Negativos

positivos y beneficiosos, por desgracia, también tiene características perjudiciales; aunque, la

mayoría de éstas se vuelven

reales únicamente mediante un uso excesivo de la

misma. Un ejemplo práctico podrían ser las abundantes torturas que se realizaron en Guántanamo antes de la llegada a la presidencia de Barack Obama. Éstas se basaban en la exposición de los presos a prolongadas sesiones de hasta 1 mes de duración a un volumen excesivamente elevado. Esto producía grandes trastornos psicológicos en estas personas, llevándolos en muchas ocasiones a la locura.

La música y el cerebro!

vi


La música y el cerebro

Mara Dierssen La santanderina Mara Dierssen es una de las neurobiólogas más importantes del mundo. Realizó el doctorado de Medicina y Cirugía en la Universidad de Cantabria y es jefa de grupo del Laboratorio de Análisis Neuroconductual (Programa Genes y Enfermedad) del Centro de Regulación Genómica de Barcelona, donde lidera el grupo de investigación dedicado al síndrome de Down y el cromosoma 21. Precisamente, por los resultados en su área, en la que es una de las científicas más destacadas a escala mundial, recibió el Premio Nacional de Cultura de la Generalitat de Cataluña en la modalidad de Pensamiento y Cultura Científica el año 2008. Docente en las universidades Ramon Llull, Autónoma de Barcelona y Pompeu Fabra, Dierssen ha sido presidenta de la International Behavior and Genetics Society y es miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Neurociencias, así como de otras asociaciones científicas.

Entrevista De modo que pudiéramos aprender más sobre esta área, y viendo que Mara Dierssen es una de las expertas más reconocidas en la misma, decidimos llevar a cabo una entrevista para aclararnos algunas dudas. Efectivamente, nos ayudó mucho y nos sirvió de forma alentadora para sumergirnos en este proyecto, Además, valoró nuestra idea de realizar un seguimiento, la cual le pareció apropiada (Ver anexo 1)

La música y el cerebro!

vii


La música y el cerebro

Seguimiento

Introducción Tras haber hablado con una profesional en el campo de la neurología y haber sido aconsejados por ella, decidimos ir un poco más allá, dar el paso que realmente nos adentraba en toda esta selva de confusión y desconocimiento. Quisimos experimentar por nosotros mismos cuáles eran las diferencias entre la interacción y la no interacción con la música a edades tempranas. De este modo, empezamos a buscar niños de entre 3 y 4 años que estuvieran aprendiendo temas cognitivos básicos como distinguir relaciones de objetos (hay más que, menos qué), interpretar imágenes y su función, comunicación por medios gestuales, gráficos, plásticos...) y demás. Encontramos a dos que, precisamente, sin ser hermanos asistían al mismo colegio y residían en zonas relativamente cercanas entre sí. Tenían un desarrollo similar e iban aprendiendo a un ritmo casi igual. Sólo había una diferencia: los padres de uno de los dos chicos no daban cabida para nada, a un tema musical en la relación de sus hijos; indicaban que era un método de estimulación inútil. Mientras tanto, los padres del otro chico, nos dejaron aplicarle mediante influencia especialista, un “tratamiento” musical para estimular a su hijo. Añadiimos la música a su vida diaria, poniéndosela antes de ir a dormir, por la mañana, durante la comida, etc. Usamos música clásica, en especial de Beethoven, Mozart, Brahms, Vivaldi, Bach y algunos otros; además de algún otro tipo de estilo pausado y suave, como el jazz, por ejemplo. Este seguimiento ha durado desde diciembre de 2009 hasta finales de febrero de 2010, es decir, un total de tres meses. Durante este período de tiempo hemos ido anotando todos los progresos de estos dos niños en cuanto a capacidad corporal, comunicativa, cognitiva y estética.

La música y el cerebro!

viii


La música y el cerebro

Desarrollo Analizando los resultados obtenidos durante el proceso descubrimos ciertas cosas: - El niño que tenía contínuo contacto con la música comenzó a acelerar su aprendizaje, dejando atrás a su compañero. - Las partes cognitivas del aprendizaje (establecer relaciones con el medio ambiente, sentir curiosidad por el mundo físico, poder resolver problemas y situaciones de manera creativa, etc.) fueron las que más se vieron afectadas. Vemos que, realmente, la música le ayudó en su crecimiento interior, mientras el otro niño permaneció a la velocidad original. Fue desarrollándose según lo previsto, al igual que los demás niños del parvulario (nos informaron), pero el niño estimulado llegó hasta a destacar entre sus compañeros.

Conclusiones Tras saber cuáles son los efectos a largo plazo de la implementación de música en un niño de 3 a 4 años, deducimos que ésta puede llegar a ser realmente beneficiosa. Nosotros hemos visto resultados gratificantes a los escasos 2 meses de comenzar nuestro seguimiento, ¿Qué sucedería tras años de conexión directa del niño con la música? Obviamente, tendríamos una mejoría y una aceleración en el aprendizaje del sujeto excepcionales.

La música y el cerebro!

ix


La música y el cerebro

Conclusiones Como hemos visto, nuestra hipótesis era correcta. Los efectos de la música son claramente visibles en un corto período de tiempo y, aunque en nuestro experimento sólo hemos confirmado algunas consecuencias constructivas, también se dan efectos negativos en la sociedad de hoy en día, ya sean intencionados (tortura) o inintencionados (excesiva contaminación acústica). En efecto, se mejora el aprendizaje combinándolo sabiamente con cierta cantidad de música diaria. Esto es un hecho que ya se ha hecho patente y se aplica en metodologías innovadoras y creativas como lo son la

Bibliografía + web - MANUAL DE PRINCIPIOS DE NEUROLOGÍA Victor,Maurice & Ropper, Allan H. - Daniel J. Levitin: El cerebro y la música (RBA Libros, 2008) - http://structio.sourceforge.net/dp/index.php? page=Preescolar - http://www.tmola.com/15.htm - http://www.espaciologopedico.com/noticias/detalle.php?Id=1024 - http://translate.googleusercontent.com/translate_c?hl=es&langpair=en%7Ces&u=http:// www.oup.com/us/catalog/general/subject/Psychology/Cognitive/~~/ dmlldz11c2EmY2k9OTc4MDE5ODUyNTIwMg%3D%3D&prev=/translate_s%3Fhl%3Des %26q%3Dla%2Bneurociencia%2Bcognitiva%2Bde%2Bla%2Bm%25C3%25BAsica %26tq%3Dcognitive%2Bneuroscience%2Bof%2Bmusic%26sl%3Des%26tl %3Den&rurl=translate.google.es&usg=ALkJrhhdF8tGqt__SC2G1QWRqkS2_IJgLg -http://www.paginadigital.com/articulos/2007/2007prim/tecnologia4/regeneracionneuronas-miercoles-210307.asp - http://www.ojosdepapel.com/Index.aspx?article=2958

La música y el cerebro!

x


La música y el cerebro

Anexo 1 Entrevista a Mara Dierssen - ¿Porqué existe la música? Ni Darwin consiguió descifrar porqué los humanos dedicamos tanto esfuerzo a una actividad abstracta, sin ninguna función biológica clara, pero en el cerebro hay un impulso que nos animo a escuchar y producir música. - ¿La perciben de diferente manera? Se podría decir que los músicos tienen un cerebro diferente de los no músicos. También hay diferencias entre quien compone e improvisa ya que depende de la actividad musical que haces desarrollas una zona del cerebro u otra. - ¿Qué les hace diferentes? Muchos directores y compositores tienen imaginería auditiva. Les puede pedir que toquen sin música y ejecutarán todos los movimientos. Es como si sintieran con la mente. También existe la memoria tonal, que permite recordar secuencias de tonos. - ¿La música está en la cabeza? Hay regiones separadas del cerebro especializadas en reconocer un tono o una melodía. Se sabe que un don es un don gracias al oído absoluto. Quien la posee presenta una asimetría en el "planum temporale", una zona vinculada al lenguaje. - ¿Y las manos virtuosas? La música pone en marcha habilidades diferentes y complejas del cerebro. Los violinistas corrigen la posición en función de lo que sienten. El ajuste audiomotor es más fino.

La música y el cerebro!

i


Treball de Recerca - Ian Martorell