Page 1

Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Guerra en la cocina Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Des-

Nieves González Dossier 2010/2011


Nieves Gonzรกlez


Descripción del Proyecto Los trabajos presentados en este dossier forman parte del trabajo que he realizado durante los dos últimos años último año, el cual gira alrededor de la problemática latente entre mujer, comida y alimentación enfocánda principalmente en torno a dos temas más acotados: la mujer comestible y los conflictos en la cocina. Ya en obras anteriores había trabajado en bastantes ocasiones con la temática alimenticia: comencé, como la mayor parte de los estudiantes de Bellas Artes, pintando bodegones, bodegones cuyos modelos serían después devorados por mí (ya que eran casi todos alimentos de mi despensa). Me pareció curiosa la idea de devorar algo que está a la vez en un lienzo, no lo era pero parecía una manera de ingerir arte. De ahí me surgió otra pregunta ¿puede el arte ser comestible? Comencé a buscar información y llegué a artistas que así lo pensaban como Beuys, Spoerri o Tiravanija, cada uno a su manera pero más o menos todos con esta idea de “nutrición real” en el arte. En esta búsqueda me tope también con artistas como Sarah Lucas, Marta Rosler o Judy Chicago cuyo trabajo no coincidía exactamente con el de los anteriores pero que me llamó curiosamente la atención: todas estas mujeres trataban el tema de la alimentación en su arte pero desde un punto de vista distinto a los anteriores artistas: la comida


para ellas no era placer ni fuente de conocimiento, no la ofrecían al público y, si lo hacían, no era comestible y/o apetitosa y es que, para el sexo femenino, la comida tenía un connotación cruel pues, la mujer es la cocinera oficial de la humanidad, no en el ambiente refinado de la alta cocina si no en el de la vida cotidiana. Además de esto la fémina se ha convertido también en la comida soñada por el hombre: además de cocinar es, en muchos casos comestible, a ojos del sexo opuesto: amamos a las mujeres. A menudo nos hemos torturado con mil besos golosos en el ansia de comernos una. Desnudas nos parecieron siempre trágicamente vestidas. Su corazón, abrazado por el supremo gozo del amor, nos pareció el ideal fruto para morder, masticar sorber... ( MARINETTI Y FILLIÀ, La Cocina futurista. Una comida que evitó un suicidio). Este nuevo enfoque del tema me pareció muy interesante y decidí comenzar a trabajar con él. Surgió así la primera parte de mi proyecto: “Desvaríos en la mesa” en el cual a través de imágenes apropiadas de cuerpos femeninos y de alimentos describe la objetivización que la mujer ha sufrido y sigue sufriendo, fomentada por la pornografía, por la publicidad y también por las propias féminas que a pesar de aparentemente reivindicar sus derechos de igualdad siguen ofreciéndose como una suculenta tentación a los ojos del paladar masculino.La segunda parte del proyecto, a la cual he titulado “Guerra en la Cocina”, parte de la anterior aunque englobando quizás más aspectos. Esta parte nos habla de la “dulce” batalla por la independencia que lleva años produciéndose entre mujer y comida y cuyo fin aún no se ve claro.


Desvaríos en la mesa Amamos a las mujeres. A menudo nos hemos torturado con mil besos golosos en el ansia de comernos una. Desnudas nos parecieron siempre trágicamente vestidas. Su corazón, abrazado por el supremo gozo del amor, nos pareció el ideal fruto para morder, masticar, sorber... MARINETTI Y FILLIÀ, . La Cocina futurista. Una comida que evito un suicidio.


“Desvaríos en la mesa” Las piezas que conforman esta composición son collages sobre papel, realizados en formato A3 (29,7 x 42 cm) 2010. Están pensadas para ser expuestas en serie.


Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desva-


Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desva-


Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desva-


Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desvaríos en la mesa Desva-


“Escultura nº 1” (Desvaríos en la mesa) Porex recubierto con Resina epoxi y piernas de plástico y policromado con pintura acrílica y spray. Esta obra tiene una estructura metálica que le permite corgarse en la pared,140 x 80 x 70 cm, 23 kg, 2010.


“Escultura nº 2” (Desvaríos en la mesa)

Gomaespuma endurecida con PVA y Resina epoxi, porex y espuma de poliuretano. Policromado con pintura acrílica y spray. 130 x 154 x 143 cm, 32 kg, 2011.


Guerra en la cocina


“Guerra en la cocina” las obras que componen este conjunto son todas collage y dibujo sobre papeles de distintos tamaños, siendo la mayoría A3 agrupados en un conjunto de unas dimensiones aproximadas de 300 x 200cm. 2010


Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra


Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra en la cocina Guerra


“Sin título 27” y “Sin título 28” (Serie Guerra en la Cocina) Impresión digital sobre carton pluma, 43 x 29,7 cm, 2010.


“Sin título 29” y “Sin título 30” (Serie Guerra en la Cocina) Impresión digital sobre carton pluma, 43 x 29,7 cm, 2010.


“Pistola nº 2” (Guerra en la cocina)

“Collage sobre nada” (recortes cosidos) 150 X 113 CM


“Pistola nº 1” (Guerra en la cocina)

“Collage sobre nada” (recortes cosidos) 163 X 150 CM


Currículum Nombre y Apellidos: Nieves González Pérez DNI: 76963315W Teléfono: 646157298 E-mail: nieves_747@msn.com Biografía / CV: 2007: Exposición colectiva: “Ciencia, Arte y Animalística” Zoo Casa de Campo y Sala de Exposiciones de la Facultad de Bellas Artes, Madrid. 2008. Exposición individual en el espacio de exposiciones de “El Esbardu”, Llanes 2008. Tercer premio en el II concurso de Pintura del Museo Etnográfico del Oriente de Asturias. 2009. Exposición individual en la sala de exposiciones de la Asociación Cultural Llacín, Llanes, Asturias. 2010. Planificación, partificacion y diseño gráfico del documental subvencionado por la Unión Europea: “10.000 kilometres of culture”. 2010: Exposición colectiva: “Exprésate”, Casa del Pueblo Madrid. 2011: Exposición colectiva: “Exprésate”, Sala de Exposiciones de la Facultad de Bellas Artes de la UCM, Madrid.


Dossier  

Dossier Nieves González

Advertisement