Issuu on Google+

ROUGE


Estaba en el verano de mi vida, y el hombre que conocí en aquel camino fue mi único invierno. Cada noche dormía teniendo visiones de mí misma bailando, riendo y llorando con él. Recordar cuando nos conocimos era mi único pasatiempo, y mis únicos momentos felices. Una serie de eventos desafortunados hicieron que viera mis sueños destrozados y divididos como un millón de estrellas lejanas en el cielo.


Vivir con miedo era mi rutina, Cuando la gente que conocía supo lo que estaba sucediendo y cómo vivía, me preguntaban por qué no lo dejaba, pero no tiene sentido hablar con gente que tiene un hogar, no tienen idea de lo que es buscar seguridad en otras personas y que tu hogar sea en donde pongás tu cabeza.


Siempre fui una niña inusual Y si dijera que no planeé que esto terminara así, estaría mintiendo, porque nací para ser la otra. Él me ha enseñado que no tengo moral, ni personalidad o integridad, me la ha robado. Escuchar sus pasos y temblar; escuchar su voz gruesa, enojada, y llorar. No soy de nadie, pero le pertenezco a él.


No tengo nada, pero lo quiero todo. ¡Tengo una obsesión por la libertad! Pero estoy aterrada a un punto en donde no puedo ni hablar. Por favor… ya no me derrumbés. Ya no tengo paciencia. Estoy completamente loca… Pero soy libre.


Nidia Alejandra Ă lvarez Flores 2013


ROUGE EDITADO