Issuu on Google+

LA VANGUARDIA 69

ECONOMÍA

LUNES, 24 NOVIEMBRE 2008

ENTREVISTA

“Europa tiene que liderar la tercera revolución industrial” Jeremy Rifkin, economista

MARC ARIAS

Jeremy Rifkin se reunió en Barcelona con el alcalde, Jordi Hereu NICOLÁS TORRENT Barcelona. Servicio especial

El estadounidense Jeremy Rifkin (1943, Denver, Colorado) es un economista polémico pero escuchado. En los años 90, sus teorías sobre la intervención del Estado en la economía y su libro El fin del trabajo encontraron gran resonancia en la clase política europea. Hoy, Angela Merkel, José Luis Rodríguez Zapatero y Nicolas Sarkozy en el marco de la presidencia francesa de la Unión Europea estudian sus aportaciones en política medioambiental. ¿Cuál es su lectura de la crisis actual? Nuestra civilización está totalmente basada en las energías fósiles. No sólo el transporte, sino la agricultura y la industria: plásticos, materiales de construcción, productos farmacéuticos... El crepúsculo de esta energía tiene grandes implicaciones para la economía; la principal, una triple crisis, financiera, energética y medioambiental. ¿No es algo catastrofista? La crisis financiera global está conectada a la crisis energética en la medida en que toda la producción de bienes y servicios necesita el petróleo, y esta necesidad provoca el incremento del precio del crudo, que a su vez

crea inflación. Hasta llegar al pico de globalización. Este pico lo alcanzamos en julio, cuando el crudo llegó a cotizar a más de 146 dólares por barril. A partir de este momento, la economía mundial empezó a retractarse porque la inflación provocó una caída del consumo y esto frena inevitablemente la economía. D E P E N D E N C I A EN ERG ÉT ICA

“La crisis financiera está ligada a la crisis energética porque depende del petróleo” C I E N C I A F IC C IÓ N

“Cada hogar puede generar energía para su consumo y vender el excedente a la red” ¿Hay que echar atrás la globalización? No, hay que reglobalizar. La primera revolución industrial, la del carbón, coincidió con la revolución de la imprenta. La segunda vio coincidir las energías fósiles, el petróleo y el gas, con la electricidad y la aparición del teléfono. La tercera revolución ya está en

marcha en el campo de las telecomunicaciones. Ahora cada uno puede crear información y distribuirla a través de internet, YouTube, Myspace… El régimen energético tiene que funcionar de la misma forma. ¿Y cómo puede uno crear y distribuir energía? El sol brilla cada día en todo el mundo, el viento sopla en todo el mundo, tenemos ríos mares y océanos que producen energía, residuos y biomasas. Empezamos a construir parques centralizados de energía solar y eólica, pero no son suficientes. ¿Hay que construir más? No, el siguiente paso se centra en los edificios. Cada hogar puede generar energía para garantizar su consumo y vender el excedente a la red y ganar dinero. Y además, dinamizando el sector de la construcción, toda la economía entra en un círculo virtuoso. Pero ¿cómo funcionaría la distribución de energía? El tercer pilar de esta revolución es el almacenamiento. Existe un almacenaje universal: el hidrógeno. Para crear hidrógeno hay que electrolizar el agua. Si en tu edificio produces más energía de la que necesitas, puedes usarla para crear hidrógeno. Y cuando lo necesitas, puedes de nuevo transformar el hidrógeno en electricidad. Para la distribución, las ciudades instalarán enchufes para recargar coches eléctricos, que serán minicentrales ambulantes. Suena a ciencia ficción… No, en realidad esto será eficiente dentro de tres o cuatro años. La Unión Europea ha firmado un convenio para dedicar 7.000 millones de euros para empezar a introducir la tecnología de hidrógeno en el mercado. En cuanto a los enchufes para los coches, ya se está haciendo en Alemania, Francia e Israel. Pero el choque con la industria petrolera será duro. Habrá una gran ruptura. Pero las compañías no van a abandonar el petróleo de la noche a la mañana, porque sería caótico. Tienen que conseguir que estas energías fósiles sean más eficientes al mismo tiempo que trabajan agresivamente en el desarrollo de la tercera revolución, porque es donde estarán las grandes oportunidades económicas. ¿Cuál será el papel de Europa en esta tercera revolución? Europa es el continente líder en el mundo: el PIB más grande, el primer exportador, el mercado interno más grande, la divisa más potente. Con los países del Mediterráneo, son casi 1.000 millones de consumidores. En Europa, la economía no se basa sólo en la renta per cápita. La UE cree en la sostenibilidad. Mi opinión es que el líder de esta revolución tiene que ser Europa.c

desde

19

‘28

Nunca antes has comido a este precio en Paradores

¡Y ahora además, te llevas un regalo! En nuestros restaurantes encontrarás el menú conmemorativo del 80 aniversario de Paradores, un menú elaborado con “entretenimientos” típicos de cada Parador que han recuperado de otras épocas platos tradicionales de la cocina española. Mes a mes, historia, gastronomía y una receta emblemática de cada Parador se dan la mano en el libro que te regalaremos con este menú. Consigue los 12 ejemplares y solicita el archivador para conservar esta magnífica colección.

Solicita más información en www.parador.es o en el 902 54 79 79

Barcelona participará activamente en el proceso ]“Barcelona puede ser una

ciudad emblemática de la tercera revolución. Y habrá otras como Nueva York o Londres. Habrá una carrera para la innovación”, afirma Rifkin, que participó en un encuentro con el alcalde, Jordi Hereu, auspiciado por

el arquitecto Enric Ruiz Geli. Geli pertenece a un colectivo de veinte arquitectos que en la última bienal de Venecia presentaron una declaración de intenciones para reconfigurar las construcciones existentes y crear edificios inteligentes. “Necesitamos arqui-

tectos revolucionarios para crear ciudades inteligentes”, argumenta Rifkin, que aporta datos que concluyen que los edificios son responsables del 30% de las emisiones de CO2 y consumen un tercio de la energía disponible en el mundo.

* Bebidas, pan y aceite no incluidos.

LA INICIATIVA


"Europa tiene que liderar la tercera revolución industrial"