Page 1

LA VANGUARDIA

COYUNTURA

DOMINGO, 31 AGOSTO 2008

DINERO 19

Las empresas de trabajo temporal son una buena vía para que los empleados de sectores en crisis como los de la construcción puedan abrir nuevas trayectorias en el mercado laboral. Sin embargo, las ETT a su vez sufren la crisis en primera línea: sus trabajadores son las primeras víctimas de los recortes de plantillas

ETT: un escape a la crisis Nicolás Torrent

E

n un contexto económico estable, perder el empleo es un trance difícil que se olvida en el momento en que se encuentra otro. Pero cuando la coyuntura da signos de debilidad y el paro se convierte en la estrella de todos los telediarios, el desempleo asusta como la peor de las plagas y los medicamentos no tardan en escasear. Las empresas de trabajo temporal (ETT) siempre han representado una oportunidad para adentrarse en el mercado laboral o simplemente para ir tirando después de haber perdido el empleo. Pero actualmente están desarrollando otro papel: ayudar a los trabajadores a cambiar de rama de actividad. La fuerza de las empresas de trabajo temporal es que ayudan a multiplicar las experiencias en diferentes puestos y empresas, con lo que el trabajador puede rápidamente rellenar su currículum y así aumentar su empleabilidad. Begoña Barrón, directora de marketing y comunicación de Alta Gestión, explica que “una empresa de trabajo temporal suele convertirse en un claro puente hacia el empleo”. Y es más, la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett) reivindica que cada año un 30% de las personas que trabajan a través de las ETT acaba firmando un contrato indefinido. Esta ventaja no pasa inadvertida y el número de personas paradas que acuden a las oficinas de trabajo temporal aumenta cada mes. Los profesionales subrayan que los colectivos más afectados por el aumento del paro son los jóvenes y los mayores de

Las ETT representan una oportunidad para los trabajadores que quieren cambiar de actividad profesional 45 años, ambos muy necesitados de formación. Y las ETT invierten fuertemente en formación, lo que puede ayudar a estos colectivos y otros parados a reconvertirse. Según datos de la Agett, sólo sus socios –Adecco, Alta Gestión, Eulen Flexiplan, Laborman, Ranstad y Start People– invirtieron el año pasado 21,6 millones para formar a unos 171.000 trabajadores. Pero la formación no es la panacea para reconvertir una tra-

Azafatas de congreso, un personal que frecuentemente aportan las ETT

EFE / ARCHIVO

yectoria laboral. Las ETT se topan con obstáculos estructurales. Una persona que ha trabajado toda su vida en un sector determinado tiene un perfil complicado de modificar. Los que quieren pasar, por ejemplo, de la construcción al sector de los servicios necesitan mucha formación, y aun así, siempre lo tendrán más difícil que los que ya tienen experiencia en esta rama de actividad. Por otra parte, el mejor cliente de las ETT es la industria, donde se llevan el 77% de todos los contratos temporales. El problema es que muchas empresas, sobre todo las que están vinculadas al sector de la construcción (fábricas de cemento, tejas, etcétera), registran una gran caída de ventas que las obliga a bajar la producción y, en consecuencia, la demanda de trabajadores temporales. Así, según Agett, los contratos firmados a través de las ETT cayeron el 9,8% entre enero y mayo de este año, comparando con el mismo periodo del 2007. En mayo el desplome superó el 20%. Y para el cierre del verano las cifras no serán mejores. Raúl Grijalba, director de operaciones de Manpower, explica que “durante el periodo estival las empresas necesitan cubrir la rotación de empleados que se van de vacaciones, pero este año hay muchas fábricas que han preferido cerrar hasta septiembre”. Recurrir a una ETT no es una decisión fácil. Los trabajadores del ladrillo, por ejemplo, han dis-

frutado varios años de salarios confortables, mucho más elevados que los vigentes para trabajadores poco cualificados de otros sectores, y los que pasarán a otro sector deberán probablemente revisar a la baja sus expectativas salariales y su nivel de vida. La inquietud es palpable. “Mu-

El trabajo temporal permite rellenar rápidamente un currículum y aumenta la empleabilidad Muchos han preferido cobrar el paro, irse de vacaciones y dejar la búsqueda de empleo para septiembre chos trabajadores que han perdido el empleo han preferido cobrar el paro, irse de vacaciones y dejar la búsqueda de trabajo para después del verano –constata Grijalba–, pero muchas empresas nos dicen que su situación no tiene por qué mejorar en septiembre”. Así que las ETT deben encontrar la piedra filosofal para conjugar el aflujo masivo de trabajadores y la escasa demanda de trabajo por parte de las empresas que son sus principales clientes.

“Aquí Treball: ¿quiere ir a Lleida a cosechar fruta?” Colocar parados del sector de la construcción en la cosecha de frutas y hortalizas fue un reto que asumió el Departament de Treball de la Generalitat para reducir el paro provocado por la desaceleración económica. Para la cosecha del 2008, que comenzó el 14 de mayo y terminará el próximo 30 de septiembre, los servicios de la Generalitat contactaron con 1.583 parados del sector de la construcción y consiguieron que 559 personas contestaran positivamente a esta oferta. Un resultado satisfactorio si se considera que estos trabajos se realizan en zonas alejadas de las ciudades –y por tanto lejos del domicilio de la mayoría de los trabajadores–, en condiciones laborales poco cómodas y con salarios modestos. Con todo, Treball siguió necesitando contratar a trabajadores en origen para cubrir la campaña. En total, el año anterior la campaña empleó en Lleida a 12.744 trabajadores temporales.

ETT: un escape a la crisis  

Las empresas de trabajo temporal reciben todos los parados que buscan una solución para salir de la crisis

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you