Page 1

VPH YCACER DE CUELLO UTERINO

Vph y cáncer de cuello uterino Que es 1.

Los virus del papiloma humano, llamados también papilomavirus, son un grupo de más de 150 virus relacionados. Más de

consecuencias


40 de esos virus pueden propagarse por contacto directo de una piel a otra durante el sexo vaginal, anal y oral (1). Las infecciones por VPH son las infecciones más comunes que se transmiten sexualmente en los Estados Unidos. De hecho, más de la mitad de la gente activa sexualmente se infecta por un tipo de VPH o por varios tipos en algún momento de su vida. La investigación reciente indica que, en cualquier momento de su vida, 42,5% de las mujeres tienen infecciones genitales por VPH, mientras que menos de 7% de los adultos tienen infecciones orales por VPH (2, 3). Los VPH transmitidos sexualmente entran en dos categorías: o Los VPH de bajo riesgo, los cuales no causan cáncer pero pueden causar verrugas en la piel en los genitales o en el ano o alderredor de ellos. Por ejemplo, los tipos 6 y 11 de VPH causan 90% de todas las verrugas genitales. Los VPH oncogénicos o de alto riesgo, los cuales pueden causar cáncer. Se han identificado al menos una docena de tipos de VPH de alto riesgo. Dos de esos, los tipos 16 y 18 de los VPH, son responsables de la mayoría de los cánceres causados por VPH. o

Como evitar el virus del papiloma humano


La forma más confiable de prevenir la infección por un virus del papiloma humano ya sea de alto o de bajo riesgo es la de evitar cualquier contacto oral, anal o genital de piel de una persona a otra . Para quienes son activos sexualmente, una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja no infectada es la estrategia con más posibilidades de prevenir la infección por VPH . Sin embargo, debido a la falta de síntomas, es difícil saber si una pareja que ha sido activa sexualmente en el pasado está infectada ahora por VPH.

¿Cómo se detectan las infecciones por VPH? Las infecciones por VPH pueden detectarse mediante el análisis de una muestra de célulaspara ver si contienen el ADN o el ARN del virus. La prueba más común detecta el ADN de varios tipos de VPH de alto riesgo; sin embargo, no puede identificar el tipo o los tipos específicos que están presentes. Otra prueba es específica para detectar el ADN de los tipos 16 y 18 de VPH, los dos tipos que causan la mayoría de los cánceres relacionados con los VPH. Una tercera prueba puede detectar el ADN de varios tipos de VPH de alto riesgo y puede indicar si está presente el tipo 16 o el 18 de los VPH. Una cuarta prueba detecta el ARN de la mayoría de los tipos más comunes de VPH de alto riesgo. Estas pruebas pueden detectar infecciones por VPH antes de que sean evidentes las anomalías celulares. Teóricamente, las pruebas del ADN y del ARN de VPH podrían usarse para identificar las infecciones por VPH en las células que se toman de cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, las pruebas han sido aprobadas por la FDA únicamente para dos indicaciones: como prueba deseguimiento de mujeres que parecen tener resultados anormales de la prueba de Papanicolaouy como exámenes selectivos de detección de cáncer del cuello uterino (cervical) en combinación con una prueba de Papanicolaou en mujeres mayores de 30 años.

Prueba para detectar el cáncer de cuello uterino Prueba de pap


Prueba de Pap: procedimiento para recoger células de la superficie del cuello uterino y la vagina. Se utiliza un trozo de algodón, un cepillo o una paleta de madera para raspar suavemente las células del cuello uterino y la vagina. Las células se examinan bajo un microscopio para determinar si son anormales. Este procedimiento también se llama prueba Pap.

Examen pélvico : examen de la vagina, el cuello uterino, útero, las trompas de Falopio, losovarios y el recto. El médico o el enfermero introducen uno o dos dedos cubiertos con guanteslubricados en la vagina, mientras que con la otra mano ejerce una ligera presión sobre la parte inferior del abdomen para palpar el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios. También se introduce un espéculo en la vagina y el médico o el enfermero observan la vagina y cuello uterino para detectar signos de enfermedad. Habitualmente se lleva a cabo una prueba de Papanicolaou del cuello uterino. El médico o el enfermero también introduce un dedo enguantado y lubricado en el recto para palpar masas o áreas anormales.

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de cuello uterino? Un factor de riesgo es aquel que aumenta sus probabilidades de padecer una enfermedad como el cáncer. Distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo.Por ejemplo, la exposición de la piel a la luz solar intensa es un factor de riesgo para el cáncer de piel. El hábito de fumar es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer. Perotener uno o incluso varios factores de riesgo no significa que usted padecerá la enfermedad. Varios factores de riesgo aumentan su probabilidad de padecer cáncer de cuello uterino. Las mujeres sin estos factores de riesgo raramente padecen dicha enfermedad. Aunque estos factores de riesgo aumentan las probabilidades de padecer cáncer de cuello uterino, muchas mujeres que los tienen, no lo padecen. Cuando una mujer tiene cáncer de cuello uterino o cambios precancerosos, puede que no sea posible decir con seguridad que un factor de riesgo en particular haya sido la causa. Al considerar estos factores de riesgo, es útil enfocarse en los que


se pueden cambiar o evitar (tales como fumar o una infección con el virus del papiloma humano), en vez de enfocarse en los que no se pueden cambiar (tales como su edad y antecedentes familiares

CONSECUENCIAS DEL VPH: La mayor parte de las infecciones con VPH en mujeres jóvenes son temporales, y tienen poca importancia a largo plazo. El 70 % de las infecciones desaparecen en 1 año y el 90 % en 2 años. Sin embargo, cuando la infección persiste ―entre el 5 y el 10 por ciento de las mujeres infectadas― existe el riesgo de desarrollar lesiones precancerosas en el cuello del útero (el cérvix), que puede progresar a cáncer cervical invasivo. Este proceso normalmente lleva entre 15 y 20 años, dando muchas oportunidades a la detección y el tratamiento de las lesiones precancerosas, a menudo con altas tasas de curación. Ahora, este virus tiene predilección por el cuello cervical femenino aunque también puede alojarse en los órganos de la vulva, labios mayores, menores, clitoris, etc. y puede dar muchos problemas en esa zona. Este virus tiene la particular característica de alterar la estructural celular por lo que nuestro sistema inmunológico reconoce este cambio como extraño y nuestro sistema inmunológico es el que interviene transformando el tejido sano en canceroso. Los varones no están libres de peligro, ya que existe el CANCER DE PENE y su causa #1 al igual que la causa e cáncer de cuello uterino es el VIRUS DE PAPILOMA HUMANO. Mediante sus síntomas se puede hallar, como son: erupciones blanquecinas, suele


haber liberación de secreciones mal olientes, como no hay picazón se descartan alergias y hongos, entonces es fácil el diagnóstico. Ahora existe una vacuna contra las cepas que NOSOTROS YA SABEMOS causan cáncer de pene y de cuello uterino. Repito NO EXISTE CURA PARA EL VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO, los tratamientos actuales detienen su diseminación, claro que para tener mayor éxito este debe ser diagnostico en la primera etapa, cosa que rara vez ocurre.

HOMBRES:

MUJERES:

Verrugas cutáneas: Verrugas comunes: algunos tipos «cutáneos» de VPH, como las VPH-1 y VPH-2, causan verrugas comunes; encontradas con frecuencia en manos y pies, pero pueden aparecer en otras áreas, como rodilla y codo. Estas verrugas tienen una superficie característica de coliflor, y típicamente elevada ligeramente por encima de la piel circundante. Los tipos cutáneos de VPH no suele causar usualmente verrugas genitales y no se asocian con el desarrollo de cáncer. • Verrugas plantares: se encuentran en la base del pie; y crecen hacia adentro, generalmente causando dolor al caminar. • Verrugas subungueales o periunguales: se forman debajo de la uña (subungual), alrededor de la uña o en la cutícula (periungual).Pueden ser más difícil de tratar que otras verrugas de diferentes lugares. • Verrugas planas: se ubican comúnmente en los brazos, cara o nuca. Como las verrugas comunes, estas planas se presentan más en niños y adolescentes. En personas con la función inmune normal, estas verrugas planas no se asocian con el desarrollo de cáncer. •


Verrugas genitales: Las verrugas genitales o anales (Condilomata acuminata o verrugas venéreas) son los signos más reconocidos de esta infección del VPH genital. Aunque hay una amplia variedad de tipos de VPH que pueden causar verrugas genitales, los tipos 6 y 11 dan cerca del 90 % de todos los casos. Mucha gente que adquiere tipos de VPH asociados con verrugas genitales, resuelve la infección rápidamente sin siquiera desarrollar verrugas u otros síntomas. Se puede transmitir el virus a otros aún si no se ha desplegado ninguno de los síntomas de infección. Sin embargo, en la vasta mayoría de casos, esta no es causa de no hacerse adecuados tests rutinariamente administrados. Los tipos de VPH que tienden a causar verrugas genitales no son los mismos que causan cáncer cervical. Sin embargo, desde que un individuo puede infectarse con múltiples tipos de VPH, la presencia de verrugas no es regla de que esté ausente la posibilidad de la presencia de tipos de alto riesgo del virus.

Pruebas de VPH: Una prueba de VPH detecta ciertos tipos de papiloma virus humano (VPHs), dependiendo de la prueba. Un método para detectar el ADN de los VPH de alto peligro ha sido agregado recientemente al rango de opciones clínicas para la detección de cáncer cervical. En marzo de 2003, la organización estadounidense FDA (Administración Federal de Medicinas y Alimentos) aprobó una prueba de una captura híbrida, comercializada por Digene, como un utensilio de captura primario para la detección de infecciones por VPH de alto riesgo que pueden llegar al cáncer cérvico. Esta prueba fue aprobada también para usarla en conjunto con la prueba pap y debería ser realizada de manera rutinaria en una revisión ginecológica. Añadir la prueba de VPH a todas las mujeres mayores de 30 años mejora la sensibilidad sobre la citología aislada hasta casi el 100 % y da la opción al facultativo de aumentar el intervalo entre citologías hasta 3 años. El estudio experimental de las distintas vías moleculares implicadas en el desarrollo del cáncer de cérvix ha permitido el desarrollo de nuevos marcadores biológicos que podrían mejorar considerablemente el diagnóstico citológico e histológico de las lesiones cervicales. La detección del ARN mensajero de E6 y E7


(VPH OncoTect®) y el estudio de la proteína del ciclo celular p16 son dos de estos nuevos marcadores. Los primeros resultados publicados indican que estos marcadores son altamente sensibles y específicos, y permiten identificar las células en proceso de transformación cancerosa, lo que significa un gran avance desde el punto de vista clínico.

Vacunas: El 8 de junio de 2006, la FDA aprobó Gardasil, una vacuna profiláctica contra el VPH comercializada por Merck & Co., Inc. Los ensayos clínicos de la vacuna, realizados entre mujeres adultas con una mediana de edad de 23, mostraron protección contra la infección inicial por los serotipos 16 y 18, que en conjunto causan aproximadamente un 70 % de los cánceres de cérvix. Estos serotipos de VPH también causan tumores anorrectales tanto en mujeres como en hombres. El ensayo también mostró una eficacia del 100 % frente a infecciones persistentes, no solo frente a las agudas. La vacuna también protege contra los serotipos 6 y 11, causantes del 90 % de las verrugas genitales. Las mujeres pueden ser vacunadas en un rango de edad de entre 9 y 26 años, aunque mujeres menores no formaron parte del ensayo clínico. En la actualidad, además de Gardasil, GlaxoSmithKline ha comercializado la vacuna Cervarix. Tanto Gardasil como Cervarix protegen contra infecciones iniciales contra los tipos VPH 16 y 18, causantes de la mayor parte de los casos de cáncer cervical. Gardasil además protege contra los tipos VPH 6 y 11: estos cuatro tipos combinados (16, 18, 6, 11) corresponden al 90 % de los casos de cáncer cervical. La vacuna proporciona poco beneficio a las mujeres que ya estén infectadas con los tipos VPH 16 y 18, es decir, a la mayor parte de las mujeres sexualmente activas, ya que las vacunas no tienen ningún efecto terapéutico sobre la infección ya existente ni sobre las lesiones cervicales. Por esta razón, la vacuna se recomienda principalmente a mujeres que aún no hayan iniciado relaciones sexuales. La vacuna (tanto Gardasil como Cervarix) se administra en 3 dosis a lo largo de 6 meses con un coste de unos 300 euros. La CDC recomienda a mujeres entre 11 y 26 años que se vacunen, aunque niñas de incluso 9 años pueden verse beneficiadas. La efectividad real de las vacunas para reducir las tasas de incidencia y mortalidad por cáncer de cuello uterino es aún desconocida.


Puesto que las actuales vacunas no protegen a las mujeres frente a todos los serotipos de VPH que causan cĂĄncer cervical, es importante que las mujeres sigan con las pruebas de citologĂ­a y papanicolau, incluso despuĂŠs de haber recibido la vacuna.


Vph y cáncer de cuello uterino 333333