Issuu on Google+

66 - DEPORTES

Domingo 11 de febrero de 2007 - PERFIL

“Riquelme no sabe jugar sin el balón” LOUIS VAN GAAL

Tres de los cinco entrenadores que dirigieron en Europa al nuevo jugador de Boca le comentaron a PERFIL cómo fueron sus experiencias. El holandés, que lo recibió en el Barcelona, no andu-

vo con vueltas: sostuvo que con la pelota es un crack pero que, cuando no la tiene, “es como si el equipo estuviera con 10 hombres”. Antic, que también lo cruzó en el club catalán, aseguró que

“depende de su estado de ánimo”. Floro, que lo dirigió en el Villarreal, opinó que no podría jugar ni en Inglaterra ni en Italia. Los tres coincidieron: tiene una personalidad muy especial. CEDOC PERFIL

FEDERICO BASSAHUN

—Louis van Gaal. —Buenas noches, lo llamo del diario PERFIL, de Buenos Aires, y quería hacerle unas preguntas sobre Riquelme. —Buena persona... buen jugador. El comentario halagüeño induce al equívoco, si se recuerda que Van Gaal y Riquelme no mantuvieron una buena relación cuando coincidieron, en la temporada 2002/03, en el Barcelona. Pero el primer entrenador con que se encontró la flamante incorporación de Boca cuando llegó a España desbaratará, argumentación táctica mediante, la sospecha: Van Gaal, que hoy entrena al AZ Alkmaar de la Primera División de Holanda, no cambió de parecer. Durante el diálogo telefónico con PERFIL, aunque silabee y por momentos se le dificulte hablar en español, ratifica que nunca le agradó la forma de jugar de

Riquelme. Un Riquelme al que, valga el recordatorio, los dirigentes del Barcelona compraron pese a la oposición del propio entrenador. “No lo quiero”, afirmó Van Gaal cuando, en una conferencia de prensa de junio de 2002, le preguntaron acerca de la posibilidad de que el Bar-

Antes de la llegada de Riquelme, Van Gaal ya había anunciado que no lo quería celona contratara al volante. “No me interesaba –recuerda Van Gaal– porque un jugador como él tiene que ser siempre el protagonista del equipo, y no me gusta que un jugador sea el protagonista.” —¿Por qué no? —Porque lo importante es el

equipo, sólo el equipo, que en todo momento tiene que estar por encima de las individualidades. Y Riquelme siempre tenía que dominar el juego del equipo, y eso no tiene que ser así. —¿No había forma de que él se insertara en su esquema? —No. —¿Por qué? —Porque no podía. No tenía el suficiente rendimiento para hacerlo. Creo que si el equipo es el protagonista, el jugador rinde más. Y con Riquelme no sucedía eso. —¿Usted le explicó que quería que resignara ese protagonismo en beneficio del funcionamiento del equipo? —Sí, se lo expliqué... —¿Y? —Y no lo entendió. El entiende el fútbol de otra forma, tiene otro pensamiento sobre cómo se tiene que jugar. —¿Rescata algo del juego de Riquelme?

BENITO FLORO

“No a sus caprichos” CEDOC PERFIL

Estuvo tres meses con Riquelme. Buenas y malas. ESPAÑOL.

F.B.

Louis van Gaal y Radomir Antic ya no estaban en el Barcelona. Juan Román Riquelme, sí. Pero el nuevo entrenador, Frank Rijkaard, anunció que prescindiría de él. Además, el Barcelona compró a un brasileño que, oh casualidad, jugaba en la misma posición: Ronaldinho. Era el nova-más para un Riquelme que jugó sólo una temporada en el Barcelona. “Los dirigentes me dieron opciones, pero no lo dudé: yo quería a Román”, le narra Benito Floro, el entonces entrenador del Villarreal, a PERFIL. Floro añade: “Hablé con él y le expuse mi forma de trabajar. Le pareció bien”. Tres meses después, en febrero de 2004, Floro dimitió, no sin denunciar que “había jugadores que no estaban comprometidos con el proyecto”.

Entre ellos, se especificó en los medios, estaba Riquelme. —¿Cómo fue su relación con él? —Los primeros tres meses de Riquelme y del equipo en general fueron muy buenos, pero después de Navidad todo cambió. Fue una situación especial. Y ésa no era la forma en que me gustaba trabajar. Pero fue todo el equipo, no sólo Riquelme... —¿Es un jugador que necesita contención? —Bueno, el chico necesita un trato especial, pues todos lo necesitan. Pero pienso que a este tipo de jugador no hay que decirle que sí a sus caprichos. Hay que darle responsabilidad y exigirle que cumpla. —¿El le cumFIL PER OC CED plió? —Como todo el equipo: antes de Navidad, sí. —¿Por qué un jugador como él tiene que regresar a la Argentina y no irse a jugar a, CAMISETA. El por ejemplo, la Liga volante nunca de Italia o la de Inglaterra? volvió a Porque ese tipo de fútbol no jugar como es el idóneo para el estilo de cuando Román. Ahí prima el contra- estuvo en ataque. Y él es un creativo. Un Boca. creativo al que, le repito, siempre hay que exigirle. ■

Se tuvo que ir del Barcelona antes que Riquelme. HOLANDES.

—Sí: que con el balón es uno de los mejores jugadores del mundo. —¿Y que sea uno de los mejores con el balón no alcanza? —¡No, no! No se puede dividir a un jugador, dividir los aspectos... Creo en el jugador... en el jugador total. Como un todo. Y Riquelme juega sólo cuando tiene la posesión del balón. Y eso no me gusta. El no sabía cómo jugar sin el balón. Intenté explicárselo, pero no entendió. —¿A qué se refiere cuando dice “jugar sin el balón”? —En el fútbol, tu equipo no tiene siempre el balón. En el Barcelona, Riquelme tenía la suerte de jugar en un equipo mío, que tiene mucho el balón, aproximadamente el 60 por ciento del partido. Pero en el otro 40 por ciento, el balón lo tiene el otro, y cuando eso pasaba, mi equipo, por culpa de Riquelme, no jugaba con 11 hombres. Jugaba con 10. ■

RADOMIR ANTIC

“Es un chaval muy especial”

CEDOC PERFIL

F.B.

“Soy feliz como soy y no pienso cambiar.” Juan Román Riquelme estaba ofuscado durante esa conferencia de prensa del 18 de abril de 2003, previa al clásico entre el Barcelona y el Real Madrid. La aclaración tenía un destinatario inequívoco: el serbio Radomir Antic, que había reemplazado a Louis van Gaal como entrenador del Barcelona. “Cuando fiché por el Barça pensé que era para jugar en la misma posición que en Boca. Sin embargo, aquí tengo que hacerlo en otro sitio”, se quejaba Riquelme. Antic se fue cuando terminó esa temporada, la 2002/03. Riquelme también. “Es un chaval muy especial. Es, claro, un jugador muy bien dotado técnicamente, pero su estado de ánimo... su estado de ánimo juega un gran papel en su rendimiento”, le comenta Antic a PERFIL. “Hay –complementa– una gran descompensación: son evidentes sus decaimientos anímicos, y eso repercute en su implicación con el juego.” —¿Por qué subraya el aspecto anímico de Riquelme, en detrimento del futbolístico? —Porque cuando Riquelme está a gusto es un crack, un verdadero crack. En el Villarreal hizo una grandísima campaña: ¡llevó a un club chico a la semifinal de la Liga de Campeones de Europa! Pero si no se encuentra

No pudo dar vuelta el trabajo de Van Gaal. Fracasó. SERBIO.

a gusto, su rendimiento baja mucho. El depende más de su talento que del trabajo diario... —¿No trabajaba? —Trabajaba, sí... —¿Entonces? —Es... una persona muy introvertida. Tuvimos conversaciones, pero tampoco me podía detener en él... Un técnico tiene que preocuparse del equipo. —¿Por qué considera que la introversión era perjudicial? —Bueno, por ejemplo, sacarle una sonrisa a Riquelme costaba mucho trabajo. —¿Qué pensaba de las quejas de Riquelme porque usted lo ubicaba sobre la izquierda? —Hombre, Riquelme es un jugador al que le gusta la libertad dentro del campo. Pero a veces hay que tener un poco de rigidez táctica. Y a él no le gustaba nada. ■


Riquelme