Issuu on Google+

La tragedia de Colosio Héctor Aguilar Camín * [Según el testimonio de sus propios actores, tal como puede hallarse en los ordenados infiernos de la fiscalía especial del magnicidio] * Una novela sin ficción


Apéndice 1 [fragmento]

Del mundo de Aburto Mario Aburto Martínez nace el 3 de octubre de 1970 en La Rinconada, Zamora, Michoacán, hijo de Rubén Aburto Cortés y María Luisa Martínez Piñones. Rubén Aburto Cortés, padre de Mario Aburto, es el quinto de diez hermanos. Nace el 5 de febrero de 1947 en Zacapu, Michoacán, hijo de Bulfrano Aburto y María Apolinar Cortés. Su infancia y adolescencia la desarrolla en el medio rural. Ocasionalmente ayuda a su padre en las labores del campo. Bulfrano Aburto había sido guardia rural en Puruándiro, Michoacán. Fue jefe de armas en la época de los Cristeros y conoció al general Lázaro Cárdenas. A través del general Cárdenas se enteró de que se estaban repartiendo tierras en el ejido de Ario de Rayón. El general Cárdenas dotó a Bulfrano de diez hectáreas y le regaló animales para el arado. El 10 de abril de 1966 se inicia contra Rubén Aburto una averiguación por tentativa de homicidio, portación de arma prohibida y amenazas. Es sentenciado a dos años de prisión y a pagar una multa de ochocientos opesos, pero acredita conducta y modo honesto de vivir y se se le da el beneficio de la condena condicional con fianza de mil pesos. Un año después, el 1º de febrero de 1967, su cuñado Juan Cabrera acusa a Rubén Aburto de amenazas. Es sentenciado nuevamente a condena condicional previa fianza de mil pesos. Meses después, el 16 de septiembre de 1967, Rubén Aburto es acusado del homicidio de su hermano , Raúl Aburto Cortés, y de J. Cruz Ventura Ortiz, a quienes mata bajo el efecto del alcohol. No es detenido. Se traslada con su familia al pueblo de La Rinconada, en Zamora, Michoacán, donde conoce a María Luisa Martínez, futura madre de Mario Aburto.


María Luisa Martínez es la tercera de once hermanos. Nace el 24 de diciembre de 1949 en La Rinconada, hija de Rafael Martínez Zapién y María Piñones Díaz. Rafael Martínez se dedica a las labores del campo, cosechando la fresa, siempre como peón, ya que no tiene parcela. Es estricto en la educación de sus hijos: a menudo los reprende físicamente. Una de las situaciones que más le molesta es que sus hijas tuvieran pretendientes. María Luisa Martínez no acude acude a la escuela. La situación precaria de su familia la obliga a laborar desde los doce años de edad en el campo y como empleada doméstica. A los trece años tiene su primer novio. Su madre la describe como “muy noviera”. Le gusta andar bien arreglada y relacionarse con jóvenes, lo cual molesta a su padre, que le pega. Cuando su padre fallece, su madre le permite tener novio e incluso la acompaña a las fiestas. A la edad de dieciocho años ingresa a trabajar de tiempo completo como empleada doméstica en la ciudad de Zamora. Se ocupa más de su arreglo personal que de su casa. Le gusta usar la falda arriba de la rodilla, vestir muy corto y entallada, con blusas escotadas. Se le refiere con el cabello pintado y maquillada. No causa buena impresión. Es buena persona, pero usa un lenguaje soez. La vida en La Rinconada Después de un noviazgo breve, María Luisa Martínez y Rubén Aburto se unen libremente. El 5 de diciembre de 1968, formalizan civilmente su unión. Un año después nace su primer hijo, Rafael Aburto. Al año siguiente, nace Mario. Tienen cuatro hijos más: Rubén, José Luis, Karina y Elizabeth. Según la madre de María Luisa Matínez, la pareja tiene problemas, como todos los matrimonios. En ocasiones, Rubén Aburto golpea a María Luisa Martínez y ella se somete a la voluntad de él. Los problemas se agudizan con la presencia de los suegros de María Luisa, quienes, en temporada de cosecha, se alojan en la vivienda de los Aburto Martínez, pues les


queda más cerca la parcela de su propiedad. La suegra inventa que María Luisa sale o se la pasa parada en la puerta mientras Rubén trabaja. Como éste es celoso, le pega. Por eso, María Luisa sigue odiando a su suegra, aún después de muerta. Cuando Rubén se enoja con su esposa, hace que sus hijos también se molesten con ella. En una ocasión María Luisa abandona ocho días a Rubén y le deja a los niños. Él se los lleva a Zacapu. María Luisa va por ellos y él se los niega. Tarda un mes en volver a verlos. En otra ocasión, tanto Rubén Aburto como sus hijos se molestan con su madre porque ella se ha teñido el pelo. Rubén Aburto Cortés es conflictivo, gritón, violento. Bebe hasta la embriaguez. Habla ásperamente, quiere que la gente le obedezca. Conserva su afición por las armas: porta una pistola de retrocarga. Vecinos de La Rinconada comentan que a Rubén le gustan las armas de fuego. En una ocasión, dice un testigo, “a éste se le voló el sombrero, sacó la pistola, le tiró dos balazos y le pegó donde mismo”. En La Rinconada, Rubén Aburto Cortés amenaza con una pistola a Luis García Medina (de la Defensa Rural), quien con su rifle golpea en el brazo a Rubén para que suelte el arma. Los hermanos Aburto Martínez son buenos tiradores. Rafael y Mario Aburto tienen un rifle de diábolos, calibre .45, que les prestó un compañero de la secundaria. Con esa arma salen al cerro que se encuentra cerca de La Rinconada y matan pájaros. En una ocasión le disparan a una víbora y le atinan a la mitad de la cabeza. Mario Aburto dispara con la mano derecha. Rafael, Mario y Rubén Aburto perforan con un taladro el cilindro y el cañón de un revólver de salva calibre .22. Le meten cartuchos de verdad y lo prueban en la parte trasera de su casa. Funciona. Los padres de los Aburto no se encuentran en casa cuando disparan por vez primera el mencionado revólver. Pero no lo esconden en su presencia.


La fantasía de los hermanos Aburto Martínez es pelear bien. Entrenan tirando golpes y patadas contra los vástagos de los árboles de plátano que hay en el patio trasero de la casa. Su padre les compra guantes de box para que jueguen. En La Rinconada las reuniones son por grupos familiares. A los Aburto, como no son residentes del poblado, los marginan. Cuando andan con una chica de la comunidad pretendida por los integrantes de otro grupo, se pelean con “manos y piedras”. Mario Aburto destaca en la escuela desde el segundo año por su inquietud y agresividad. Constantemente riñe con sus compañeros. Según el profesor Javier Ceja, Mario Aburto se pelea dos o tres veces por semana: Profesor Ceja: Era bueno para pelear y siempre ganaba . Era sádico. No soltaba a los niños hasta que los lastimaba.

El 24 de febrero de 1981 se dicta el auto de sobreseimiento por el delito de doble homicidio imputado a Rubén Aburto Cortés, toda vez que hasta esa fecha se encontró sustraído a la acción de la justicia y ha transcurrido más del término medio aritmético de la pena aplicable al caso. Se decreta prescrita la acción penal por el doble homicidio. Durante su gestión como presidente del Comité del Agua de La Rinconada, en 1983 y 84, Rubén Aburto Cortés tiene problemas con la comunidad debido a su carácter, ya que es autoritario en el desempeño de su cargo. Como ha logrado poner el drenaje en La Rinconada, no le gusta que desperdicien agua en regar los árboles. Si ordena que se arreglen las fugas de agua, quiere que se haga de inmediato o le quita a la gente el paso del agua. Al final de su “Informe de trabajo 1983-1985” como presidente del Comité del Agua Potable y Alcantarillado, Rubén Aburto Cortés escribe: “Y no olviden que es mejor morir haciendo el bien, que vivir haciendo el mal”. El 7 de junio de 1986, Rubén Aburto Cortés renuncia con carácter irrevocable como comisionado de obras públicas en La


Rinconada por no contar con el apoyo de la comunidad para la solución del problema del agua potable. Asienta al final del texto: “Uno solo no es nadie”.

El profesor Javier Ceja recuerda que Rubén Aburto compró unos libros, “que sus muchachos se ponían a leer y a veces él les explicaba”. Los temas que le gustan a Rubén Aburto son las “doctrinas filosóficas, como el comunismo y el marxismo”. El profesor le sugiere que esos temas están “un poco elevados para sus niños”. Rubén Aburto le contesta que es bueno “que vayan teniendo idea, nociones”. De igual forma leen sobre la historia de Alemania y de Hitler. Mario Aburto refiere a sus compañeros que tiene muchos problemas con sus papás, que no quiere a su papá, porque lo hace a un lado. Según los compañeros, el papá de Mario Aburto Martínez es muy regañón. En ocasiones va por Mario a la escuela. Una vez llega y encuentra a Mario peleando con un compañero. Lo “agarra a cinturonazos” frente a todos. Mario Aburto se “muere de la pena”. No dice nada, sólo llora. Durante toda la secundaria es el papá quien firma las solicitudes de inscripción, se presenta a las juntas de la escuela, a los llamados del prefecto. La mamá no aparece. Cuando el padre es llamado a la secundaria por la mala conducta de Mario Aburto, su actitud es justificarlo. Dice que su hijo se “rebela contra los maestros que lo tratan mal”. Mario Aburto presenta problemas de relación con sus maestros y confrontación con las autoridades escolares Según los maestros del plantel, Mario Aburto se les enfrenta cuando le llaman la atención. Es un relajo en la clase, inicia el desorden, sobre todo con los maestros que le caen mal. Les grita cuando imparten su clase, se avienta bolas de papel con otro compañero, interrumpe la clase


haciendo notar alguna cosa diferente a la que se está viendo. Es altivo, toma una posición retadora. Resume un maestro: “Era un muchacho inquieto, guerroso. Muchos profesores no lo querían por su comportamiento en el salón.” Algunos maestros lo sacan del salón de clases. Cuando Mario Aburto es expulsado del aula, da el portazo. En una ocasión, da cinco toques desde afuera dando a entender “una mentada de madre”. Después se va corriendo. También les pone apodos a los maestros y les grita palabras altisonantes. La situación llega al extremo con Gilberto Lázaro Malagón, profesor de ciencias sociales. Malagón reta a golpes a Mario Aburto. Este no responde, lo que le da más coraje al maestro, y entonces le dice: “Ya no asistas al salón, yo te paso de año, te pongo 6 de calificación, pero no te me presentes”. En una ocasión, un profesor choca un automóvil y quiere responsabilizar a un compañero; Mario Aburto interviene defendiéndolo, para lo cual incita al grupo y se suscitan conflictos en la escuela. Mario Aburto comenta que en la escuela secundaria defiende a algunos compañeros de las acusaciones de sus maestros y que “gracias a sus investigaciones, logró aclarar la inocencia de sus amigos”. Desde principios de su adolescencia, Mario Aburto quiere ser mejor, superarse, tener un nivel de vida elevado y trasladarse a Estados Unidos para lograr sus objetivos. Está inconforme con la forma de vivir en México. Marca las diferencias entre éste y la Unión Americana y dice que se vive mejor en el país vecino. Le comenta a un compañero de escuela que tiene un hermano en el “otro lado”, que él nada más que terminara la secundaria se iba para allá, ya que no tenía nada que hacer en Zamora. Lo mismo pensaba su hermano José Luis, el menor, cuando tenía de 11 años. Junio 1986. Mario Aburto tiene 16 años. Cursa el último año de la secundaria. Escribe a su hermano Rafael, que se ha ido a trabajar al norte (texto literal):


Mi muy querido hermano, te escribe tu hermano Mario. Espero te encuentres vien de salud en compañia de los tios y primos. Despues de pedirle a Dios, te ilumine, paso a contestar tu carta disiendote que les des las gracias a todos por ser como son contigo y no te preocupes por el dinero que pidio prestado mi papa ya que ya lo pago con un dinero que le devian de una diferencia. ¡ha! Y también resivimos los dos dolares y tedamos las gracias muy sinceramente. No te preocupes por mi, ya que ya no peleo por que nunca salgo de casa, porque no más me la paso estudiando y ya pase el examen extraordinario de ingles con ocho y no tengo ningun reporte ni mala conducta y resivi un diploma y felicitaciónes por parte de toda la sec. y de mis padres y hermanos y conocidos. del turno de la mañana y de la tarde, por aver concursado en un concurso de escoltas sacando un primer lugar a nivel esc. y próximamente vamos a concursar a nivel secundarias. Yo y 5 más vamos a reprecentar a la sec.1. No pienses que por eso voy a descuidar mis estudios, sigo echandole ganas. Tampoco te preocupes porque traigo novia, que tu ya sabes para que son las novias, nomas para pasar el rato, ya que no puedo salir a ningun lado, pero cualquier rato la dejo y no volvere a tener mas asta que termine mis estudios. ¡ha! Y todos estamos vien de saludo, también Josesillo, Valentín y Pillujo. A los quince años Mario Aburto Martínez inicia un noviazgo con Martha Gallegos Zaragoza, quien considera a Mario Aburto un joven diferente a los demás muchachos de su edad, más maduro y serio. La relación es de aproximadamente un año y se ven cada ocho días. Mario Aburto la invita a tomar un helado y de ahí la lleva a su casa. Nunca salen a pasear juntos. Mario Aburto nunca participa con el grupo de amigos de ella. Le muestra su afecto con poemas, le escribe, le hace dibujos, le llega a regalar flores e intercambian fotografías. En 1986, después de aproximadamente un año de noviazgo, Martha Gallegos deja de ver a Mario Aburto porque éste se va de La Rinconada a Ciudad Lázaro Cárdenas. Mario Aburto no se despide de ella. Sigue la carta de Mario Aburto a su hermano Rafael :


Si en la otra carta te mande desir que me pensaba ir fué solo para estar unidos los dos, pero tu ya sabes que nunca me agustado Estados Unidos porque soy un verdadero Mexicano de corazón y pienso estar en Mexico asta el fin. Te deceo contoda mi alma que pronto consigas tu trabajo y si piensas ayudarme aslo, pero cuando ya estes vastante vien, solo ayuda a mis hermanos y amis padres, ami ya te dije cuando. Yo pienso seguir estudiando en cuerpo y alma asta donde se pueda y ahora soy el hermano mayor en casa en tu casa que te extraña, por eso yo me ago responsable en cuidar a toda la familia y levantarles el animo para que no se aflijan por tu aucencia, porque todos te queremos y te recordamos, también en la sec. Te recuerdan aun y preguntan por ti y de decean lo mejor del mundo y yo les doy saludos de tu parte. Mi mama también te extrana y todos queremos que nos mandes retratos donde esten todos reunidos y tú también. También nosotros sufrimos pero nos aguantamos como Mexicanos que somos, así tu también aguanta. Nos da mucha alegria resivir tus cartas donde nos dijas que todos estan vien por alla. Sobre lo que dises en la carta de que te escriban tus amigos perdona que te contradiga pero es muy riesgoso y solo les dijo que les mandas saludos y que no te olviden y se ponen muy contentos por eso te digo nos mandes retratos para darles unos a ellos, pero pensando lo vien les dare tu dirección para que te escriban solo una vez Talvez resibas muchas carta de todos los que te estiman y de mí, de mis Padres y hermanos. Quiero seguir estudiando para servirle ami patria a la que ya esta desapareciendo y para que tu y todos se sientan orgullosos de mí, algun día te lo agradecere lo que agas por nosotros, ahora te agradesco por la felizidad que nos das al escribirnos, hermano semean salido las lagrimas pero sigamos luchando y viviendo la vida, tal como sea. Hermano lucha por ti que tú felizidad es la nuestra y tu sufrimiento es el nuestro, pide a Dios por nosotros ya que nosotros lo hacemos por ti y por todos. En nombre de toda la familia te digo nos mandes saludar a todos y espero Dios oiga tus suplicas y las nuestras y las de todos, dile a Toño y a Samuel que sus fotografias siempre van conmigo junto con la tuya hermano y que esperamos que algun día vengan de nuevo y nostraigan notisias tuyas personalmente. Hermano se despide de tí, papa, mama, yo, Ruben, Nene,


Liz y Kari. Y recuerda que todos te queremos y extrañamos ati y a los tios y primos que estan contigo. Atentamente: Tu muy querido hermano Mario. Este momento que te escribi llegaron a mí muchos recuerdos. Cuidate hermano, aslo por los que te queremos y esperamos, que despues de algunos años vengas. Te escribimos encuanto llega tu carta. La familia reunída, rogamos y pedimos adios te ilumine a ti y alos tíos y primos. Y no vuelvas a mandar por favor dinero en tus cartas. Porque sacan el dinero. Solamen te en carta registrada o cheque. En algunas ocasiones, cuando Mario Aburto cursa su instrucción secundaria, se queda en el salón de clases a escribir, pero nunca ven lo que hace. Martha Gallegos, quien fuera su novia en la adolescencia, comenta que Mario Aburto le regaló dos dibujos, uno de un Cristo sobre las rocas y otro de una rosa. Mario Aburto dice que desde tenía uso de razón se empezó a preocupar por la situación de México, pero que a la edad de 14 o 15 años comenzó a escribir sus ideales: sacaba mis mejores cosas, las malas las hacia a un lado, trataba de, de no hacerme partidario a partidos de izquierda o a cositas así, por que siempre estuvimos con el PRI mi papá y yo, mi papá siempre votó por el PRI.

Durante la visita de un candidato oficial a la escuela, Aburto pregunta a la subdirectora: “¿Este es el que nos da de comer o es el que nos quita de comer?” Su compañero de la secundaria, Salvador López Paz, recuerda: López Paz: Mi padre, José López del Río, se postuló en ese entonces para presidente municipal de Zamora, por el Partido Demócrata Mexicano. No ganó la presidencia, hecho del cual Mario Aburto Martínez me echó carrilla diciéndome: Mario Aburto:Pinche partido, no lo conocen ni en su casa.


Salvador López Paz: Específicamente me comentó que todo es una corrupción, que los presidentes eran unos rateros, nada más subían al poder y no cumplían lo que prometían. Incluso comentó: Mario Aburto: Si un presidente hace esto y lo otro, lo matan. Es cuestión de arrimarse y ¡pum!, le dan un balazo. Salvador López: ¿Sí, cabrón? ¡No es tan fácil! ¡Si tiene guardaespaldas, cabrón!

De noviembre de 1986 a marzo de 1987, Mario Aburto trabaja en la empresa Chevrolet en Zamora, ganando el salario mínimo de 2, 060 viejos pesos diarios. Es inquieto, bromista y alegre. Un compañero de trabajo, Martín López Jaimes, le escucha decir que quiere ser otra persona: quiere ser más, más importante, aprender más sobre mecánica. Le dice: Mario Aburto: Yo voy a ser grande. La vida en Lázaro Cárdenas En agosto de 1987, dada la precaria situación de la familia, Mario Aburto se traslada, con su hermano Rubén, a la casa de su tío Manuel Aburto Cortés en Ciudad Lázaro Cárdenas, Michoacán. La familia de Manuel Aburto ocupa un departamento en el segundo sector del Fideicomiso Lázaro Cárdenas, calle Tehuantepec 23, letra B. La familia es pobre, el departamento modesto, aunque tiene tres recámaras y es mejor que las viviendas anteriores de Mario Aburto. A la llegada de Mario y Rubén, la familia Aburto Calderilla que tiene cinco hijos, se reorganiza. Deja una habitación para los varones, otra para sus hijas y la última para el matrimonio. Viven en condiciones de hacinamiento, pero no de promiscuidad. . Mario Aburto sale con sus primas Patricia y Paula , hijas de Manuel Aburto. Algunas veces se reúne con su primo Saúl Rangel, con su hermano Rubén, con sus vecinos Óscar Daniel Pérez


Fernández y Juan Jiménez Molar. No se le conoce novia o amiga. Una vecina dice verlo siempre “sentado en las escaleras, como tristón”. Su prima Patricia Aburto refiere que “tenía muchas admiradoras que lo buscaban en su casa, pero que él no les daba mucha importancia”. Óscar Daniel Pérez Fernández refiere: “No se relacionaba con mucha gente. Se creía muy inteligente y era selectivo con sus amigos”. Según Juan Jiménez Molar, es muy callado, correcto, respetuoso y no conflictivo. Tiene una actitud de seriedad, es reservado y cavilante, pensativo, introvertido. Por su forma de comportarse aparenta mayor edad a la que tiene. Según otros testigos, tiene el instinto de saber verdades más profundas. Es soberbio, como si tuviera una mente más lúcida. Es arrogante, no alterna con cualquier persona, selecciona a sus amistades. Oscar Daniel Pérez y Mario Aburto conversan sobre política por las tardes. Óscar Daniel es un joven militante del PRI y propicia el diálogo. Refiere: Oscar Daniel Pérez: Más que una relación de amistad, era una relación de poder a poder. Mario Aburto tenía ideas de izquierda, siempre le tiraba al gobierno. En sus conversaciones con Oscar Daniel Pérez, Mario Aburto sostiene que México está siendo explotado por su ignorancia, que la gente no se ha dado cuenta de que los han estado haciendo menos. Según Oscar Daniel Pérez, Mario Aburto tiene un espíritu combativo, quiere que el pueblo tenga un mejor nivel de vida. Habla insistentemente contra el sistema del PRI y contra el gobierno. El gobierno abusa de la ignorancia de la gente, dice. La gente “chilla”, pero no hace nada. El gobierno promueve esa ignorancia para evitar que el pueblo logre la justicia que merece. Desde 1987, desde que está la campaña política del candidato a la presidencia Carlos Salinas de Gortari, Mario Aburto habla de su inconformidad con el sistema. Pugna por un concepto mejor de sociedad. Dice que ha hecho un libro en el cual asentó sus ideales, pero no lo tiene en Lázaro Cárdenas. Habla en forma metafórica, como anunciando algo que está por llegar. Asume la actitud de un Mesías.. Es obcecado en su


pensamiento, se adjudica la defensa de las personas desprotegidas. Se apasiona al platicar, habla con convicción. Pero nunca externa la idea de eliminar a alguien Sus ideas y su inconformidad encajan, según Oscar Daniel Pérez, con sus vivencias personales y familiares del momento. Oscar Daniel Pérez y Mario Aburto difieren abiertamente en cómo resolver los problemas . La tendencia de Óscar Daniel es colaborar dentro de los grupos establecidos para una solución pacífica de los problemas sociales que se presentan en el estado [de Michoacán]. Invita a Mario a ingresar a un partido y a cambiar sus ideas radicales. Mario Aburto le contesta: Mario Aburto: Yo voy a hacer algo, algún día yo voy a hacer algo

Óscar Daniel no le encuentra a esas palabras otro sentido que no sea el de exponer abiertamente su inconformidad. Mario Aburto nunca comenta que pertenezca a algún grupo político. Según Oscar Daniel Pérez, Aburto tiene la idea de que todos son menos que él , que todos son ignorantes y él tiene que hacer algo por todos, porque el resto no lo puede hacer. Debe hacerlo alguien brillante como él. Mario Aburto es complicado mentalmente,dice Óscar Daniel Pérez. Da la impresión de estar concentrado en lo que dice,en su pensamiento, como si se le acabara el tiempo, como que está masticando algún pensamiento y la solución sólo fuera de él. Camina lento, da la idea de que nunca deja de pensar o de estar metido en su pensamiento.Está tan convencido de su ideología, que justifica cualquier medio para lograr el objetivo. Dice: Mario Aburto: Justicia no es la que tenemos, sino la que el pueblo merece. Las relaciones sociales de Mario Aburto en Lázaro Cárdenas están centradas en Manuel Aburto y su familia. Manuel Aburto tiene problemas derivados del alcohol. En una ocasión se encuentra


bebiendo afuera de su casa y tiene un altercado con otro sujeto. Mientras esto sucede, pasa por el lugar su sobrina Amelia, quien pregunta qué sucede. Amelia sale corriendo del lugar y le dice a su madre, Avelina Aburto, que su tío Manuel intentó agredirla con un arma blanca. Avelina llama a la policía. Mario Aburto está con su tío Manuel y ambos son trasladados a la comandancia. Avelina interviene para que dejen libre a Mario Aburto. Al día siguiente, la misma Avelina saca a Manuel. Mario Aburto es un muchacho sano, no consume drogas, no ingiere bebidas alcohólicas, practica deportes. Forma parte dos meses del equipo de futbol de la empresa Sicartsa, donde trabaja su tío Manuel. El equipo se reúne en la Unidad Deportiva de la empresa todos los sábados, pero durante este tiempo ingresan personas que juegan mejor que Mario Aburto y éste termina siendo espectador. Los fines de semana, al final de los partidos de futbol, el equipo se reúne a comer y tomar cerveza en alguna de las casas de los jugadores. Mario Aburto se aisla del grupo. Según su primo Saúl Rangel a Mario Aburto, le gustan las armas, como a todos los hombres. En la familia de ambos hay rifles y escopetas, sobre todo para cacería. En febrero de 1988, Mario Aburto regresa a La Rinconada. Antes de regresar es detenido en la vía pública con una navaja. Lo acusan de portar arma blanca. A su tío Manuel Aburto le informan hasta el siguiente día. Va por él y lo libera sin pagar multa ni realizar algún trámite. Cuando Mario Aburto sale del lugar, su tío Manuel Aburto observa que le han quitado los tenis, razón por la que llega a su domicilio descalzo. Cuando Aburto regresa a La Rinconada, su padre y su hermano


Rafael Aburto han salido ya del pueblo, rumbo a Tijuana el primero, hacia Estados Unidos el segundo. Poco antes, Rubén Aburto Cortés ha recibido notificación de la SARH de que será traslalado a la región de Aguililla, Michoacán. Rehúsa su traslado porque Aguililla es “un área mala”. No quiere exponer a su familia a un lugar referido como de delincuentes. Solicita una carta de recomendación a Josefina Ayala Vega, comisariada ejidal de La Rinconada, para que no lo cambien de adscripción, toda vez que su cambio, dice él, obedece a que “despotricaba en contra del Partido Revolucionario Institucional”. Su petición no prospera. Rubén Aburto decide emigrar, por segunda vez , a los Estados Unidos. Otra causa de su decisión es que no logra ponerse de acuerdo con su hermano Manuel Aburto sobre la explotación de una parcela de tierra en La Rinconada. Manuel Aburto ha heredado de sus padres los derechos de una parcela ejidal. No trabaja su parcela, la renta. Su hermano Rubén se encarga de cobrar las rentas y asistir a las reuniones de ejidatarios. Rubén Aburto pide a su hermano Manuel que le ceda los derechos de la mitad de la parcela. Manuel no accede. Según Avelina Aburto, esto acaba de decidir a Rubén a emigrar a los Estados Unidos, donde ya ha estado trabajando una vez. Rubén Aburto cobra en la SARH el pago por cambio de menaje y con ese dinero, en lugar de trasladarse a Aguililla, se va se a Estados Unidos. Adalberto Pérez, un conocido de la familia de la época refiere también: Adalberto Pérez: El señor Rubén se fue a Tijuana, porque se peleó con la señora María Luisa Martínez, Sin embargo, nunca se desatendió de ellos, el tiempo que estuvo ausente fue como de tres meses y regresó por la familia para emigrar todos. La vida en Tijuana Marzo, de 1988 . Mario Aburto Martínez tiene 17 años. Llega a la ciudad de Tijuana, Baja California. Su hermano Rafael va a recogerlo a la central camionera para llevarlo a la maderería Las Californias,


donde vive y trabaja. Rafael habla con el señor Esteban Armando Garcés, dueño de Las Californias, para recomendar a su hermano Mario, con el propósito de que trabaje ahí. El señor Garcés no lo acepta, porque tiene a sus empleados completos. Pero aprueba que se quede a dormir con Rafael en el negocio, ubicado en la calle de Xicoténcatl Leyva 1554, colonia Buenos Aires Norte. El espacio que ocupan los hermanos es un cuarto semiconstruido de madera, carente de servicios, con una cama y un buró. En junio de 1988 llega a Tijuana Rubén Aburto, en las mismas condiciones que su hermano Mario. Se instala también en la madedería Las Californias. Un mes después llega la señora María Luisa Martínez, madre de Mario Aburto, con sus hijos José Luis, Elizabeth y Karina. Rafael Aburto platica nuevamente con su patrón , Esteban Armando Garcés, para que dé alojamiento a su familia, ya que no tienen dónde llegar. Esteban Armando Garcés considera arriesgado que la señora y las niñas estén cerca de sus empleados, quienes pueden ser irrespetuosos. Tiene un cuarto sin techo en el terreno contiguo al negocio y le propone a Rafael Aburto que lo arreglen y se cambien a ese lugar las mujeres. En Las Californias Mario Aburto conoce a Héctor Armando Garcés, hijo del dueño, el único amigo de su vida. Desde su llegada a Tijuana conviven en fiestas y conciertos. Intercambian sus experiencias con las mujeres, se cuentan sus aventuras. Mario Aburto le cuenta a Héctor Armando Garcés que en Michoacán él y su hermano Rubén tenían continuas riñas callejeras, que Mario Aburto golpeaba y Rubén remataba. Le refiere que su traslado de La Rinconada a la ciudad de Tijuana se debe a que “se agarró a golpes y casi anda matando a un sujeto”. Durante su paso por la maderería Las Californias Mario Aburto se ve involucrado en dos riñas. La primera por un incidente de Héctor Armando Garcés con unos “cholos” del Ejido Matamoros, conocidos también como banda “Mata 13”. Cuando Mario se entera


de que intentan agredir a Héctor Armando, sale en su defensa. Golpea a “Samy” y a Jorge (a) “El Tornillo”. No conforme, va a la maderería, saca un “barrote” y se dirige a donde está reunido el resto de los “cholos”, diciendo: “Esto no se va a quedar así”. Uno de los cholos se para y Mario Aburto lo golpea, dejándolo inconsciente. Este joven, de 16 o 18 años, es hermano de un empleado de la maderería llamado Mario (a) “El Roquero”. El resto de los “cholos” corre. Los “cholos” amenazan con tomar represalias. Advierten de la situación a Carlos Espinoza, empleado en ese entonces de la maderería. Héctor Armando Garcés, la señora María Luisa Martínez, sus dos niñas, sus hijos José Luis y Rubén Aburto (quienes viven en la maderería) se van a esconder a casa de Lucio García Gómez (vecino). Rafael y Mario se quedan a cuidar la maderería, lugar donde se presentan alrededor de 30 personas a gritar que salieran. Los “cholos” no dañan el local porque en la colonia el dueño de la misma es respetado. El señor Garcés interviene para mediar en el problema. Tiene temor de que los “cholos” incendien su negocio. Manda llamar a los “cholos”, a su hijo Héctor Armando Garcés y a Mario Aburto para que hagan las “paces”. Mario Aburto no acepta pedir disculpas, pregunta por qué tiene que hacerlo. Tres semanas después de la riña, Mario Aburto se encuentra esperando transporte cuando llega Raúl (a) “Ruly”, miembro de la banda “Mata 13”. El “Ruly” agrede a Mario Aburto, éste lo golpea. Agosto, 1988. En una reunión de vecinos de la colonia Buenos Aires, Víctor Burgos Meraz de los colonos pregunta quién quiere fungir como secretario de deportes. Mario Aburto se ofrece públicamente como voluntario para ocupar dicho cargo. Las personas reunidas, unas 130, apoyan su oferta y lo aplauden. Mario Aburto se compromete a apoyar a la niñez para fomentar el deporte en ellos, ya que los ve jugar sin estar incorporados a algún equipo de futbol o beisbol. Mario Aburto no se presenta a otra reunión de trabajo.


Enero, 1989. La familia Aburto da las gracias por su ayuda al señor Garcés, propietario de Las Californias, y se muda al predio adquirido en la calle de Santa Rosalía, en la colonia Buenos Aires Sur de la ciudad de Tijuana. Han construido ahí dos cuartos continuos. Tienen piso de tierra, muros y techo de madera. En uno duermen la madre y sus hijas, en el otro los varones y se usa también como cocina y comedor. Tienen estufa, un comedor y menos camas que el número de ocupantes. Tienen luz eléctrica, pero no drenaje ni agua potable. En la parte posterior del terreno habilitan un retrete. A fines de marzo de 1989, por petición de su padre, Mario Aburto se va a trabajar a Estados Unidos. Con la misma intención se mudan a ese país sus hermanos Rubén y Rafael. María Luisa permanece en la colonia Buenos Aires Sur con sus hijos José Luis, Elizabeth, Karina y con Patricia Ochoa Vega, esposa de Rafael. La señora Patricia Ochoa Vega, esposa de Rafael Aburto, comenta que durante el tiempo que vive con su suegra, la situación familiar es difícil, ya que el trato que le da ésta no es el adecuado, toda vez que la pone a lavar la ropa de todos sus hijos, cocinar, planchar e ir de compras. Carta de Maria Luisa Piñones a su hijo Rafael Aburto Martínez [texto literal]: Contesto tu carta esperoendiosqueestes bien paso a disirte lo sigiente meda mucho gusto que me aigas escrito esta carta y tenía mucho pendiente de ti porque sabía queno ibas aestar bien con tu papa. Tengo mucho pendiente porque llano Es tas Con tupapa por tate bien hijo lla noandestomando por lo que llo tengoTe disgustaste con Mario lla ves como es Mario y Ami medecia muchas Cosas Hera muy mal cria Con migo Me de cia que hora que no queria Saber na de mi ni de Tupapa hora que es taba Aquí le pego en la cara y Me enoje con el llo te tengo mucha Confia nsa Ati por que no eres mal cria Con Migo y Mario nene y Rubencillo Si son mal criaos Con migo de Todos Modos Toda Mi Familia Te quieere por que Tu no eres Malcriao Con Migo


Todos Son mis hijos y llono qui siera que seandubieran peliando Cuando te diga algo tupapa un Consejo ho algo hobedesele hora que Te Cambiaste paralla Me dise Tupapa que el ciente Feo que Estes Aparte y Tupapa cada que se acuerda de ti llora y Todos los Con sejos que tede Tupapa ho bede Se le porque nosotros no que remosun mal parati que si tu papa Cuando Tediga algo no le Contradigas y no tengas pendiente por que Tupapa lla mediolacarte que me mandas te Conel y alli benian los Cua renta dólares queme mandaste y gracias que Te acordaste de mi por que rubencillo no se acuerda quetiene mama ni Se acuersda de Sus Ermanas Medio mucho gusto que Te aigas Acordao demi que hasta me dieron ganas de llorar Todos los dias nos acorda mos deti liz y KaRina y llo y Come hijo porque Estas Muy Flaco por que hora que beniste Medio Mucha Tristesa berte Fklaco y Come por que llo Cada que boy Acomer pienso que niases Caso de Comer meacuerdo Cuando estabas Con tutia Hinmelda no esta bas Asi Estabasgordo Tu no les agas caso A mario Sitedise algo llosiento feo que estes Aparte Tambien Tedigo que la pati Sige aSiendo SuborloTe tenias que saber eso Tuno Te pre ocupes hijos llo Teboy alludar ati lla besque hablo bien Con tigo por Te le fono no mas bino aca asu casa y la boltiaron luego que llego asucasa la acon Sejaron y bino aque le prestara el Telefono para hablarte para que binieeras para que le dieras el diborcio llo Se bien que Tula quieres yellano Teade querer por que secre de su familia por que si te quisiera no sebia de creer de Su Familia y llo y Tupapa y simos mal en Casarte al Cibil porque no que riamos problemasCon Su papa de ella y Tambien Sinotebieramos casao Alsibil biasalido lo Mismo biamos tenido bron ca conel llocreo que ella no Tecombiene porque hella lo que quiere Es handarlibre lla holbidate de ella buscateotraporque hun besino deaqui nos dijo que note con benia por que el labio en el arrollo con un goey tambientedigo que la cati se Fue de la Casadenosotros Que ella no queria nadadeti por que el niño Era Mas deCarlos quetullo que su ma made Carlos le bia mandao una carta que fueran por que que ria Cono Ser asuñeto llo le decia a Cati que no se Salieran peroella medijo que seiba aseguir acarlos que se hiban Abibir Con la ma made Carlos ta mbienlla holbidate de ella dispensame hijo que te aiga mandao decir eso pero tu tenias que saber eso Tuno Te pre ocupes hijos llo Teboy alludar ati hora que meden el dinero de la casa teboy ameter una Cuenta al banco Aquí el que no sea mal cria Con Migo eso Merese llo quisiera estar allacon ustedes por que tue eres el mas hobediente Con migo y Con


tupapa no mas estoy es perando que si tupapa nos arregla para bender aquí y irnos al sur por que llollano quiero problemas con pati me ciento muy desesperada por que llullanoalloque aser porque mario llosientofeo que se aigan peleado Con mario yo no qusiera que entre ermanos Se anduberan peleando lla bes como eS mario mario digo que Si Se iba para oregon no queria saber nada de mi y de tupapa poreso ni le asia caso a beses amario ycurate del pescueso es que tebes muy mal y lla no tomes portate bien Saludos de tu tia y de mascurra y de guicho y de tutio y de laniña Saludos de Liz y de Karina y de Nene y resibe los mas sincesos saludos de tu mama quete quiere mucho y no te olvida. * * [Texto corregido: Contesto tu carta. espero en Dios que estés bien. Paso a decirte lo siguiente: Me da mucho gusto que me hayas escrito esta carta. Tenía mucho pendiente de ti, porque sabía que no ibas a estar bioen con tu papá. Tengo much opendiente porque ya no estás con tu papá. Pórtate bien, hijo. Ya no andes tomando. Por lo que entiendo te disgustaste con Mario. Ya ves cómo es Mario. A mí me decía muchas cosas. Era muy mal cría (malcriado) conmigo. Me decía que no quería saber nada de mí ni de tu papá. Ahora que estaba aquí le pegó en la cara y me enojé con él. Yo te tengo mucha confianza a ti porque no eres mal cría (malcriado) conmigo. Mario Nene y Rubencillo si son mal criados conmigo.De todos modos, toda mi familia te quiere porque tú no eres malcriado conmigo. Todos son mis hijos y yo no quisiera que se anduvieranm peleando. Cuando te diga algo tu papá,, un consejo o algo, obecécele. Ahoa que te cambiaste para allá me dice tu papá que él siente feo que estés aparte. Y tu papá cada que se acuerda de ti, llora. Y todos los consejos que te dé tu papá, obedécele, porque nosotros no queremos un mal para ti. ue si tu papá cuando te diga algo, no le contradigas. Y no tengas pendiente, porque tu papá ya me dio la carta que me mandaste con él y allí venían los cuarenta dólares que me mandaste. Y gracias que te acordaste de mi porque Rubencillo no se acuersda que tiene mamá, ni se acuerda de sus hermanas. Me dio mucho gusto que te hayas acordado de mí, que hasta me dieron ganas de llorar. Todos los días nos acordamos de ti Liz y Karina y yo. Y come, hijo, porque estás muy flaco, porque ahora que veniste me dio mucha tristeza verte flaco. Y come, porque yo, cada que voy a comer, me acuerdo. Cuando estabas con tu tía Imelda no estabas así. Estabas gordo. Tú no le hagas caso a Mario si te dice algo. Yo siento feo


que estés aparte. También te digo que la Pati sigue haciendo su borlote. Tenías que saber eso. Tú no te preocupes, hijo, yo te voy a ayudar. Ya ves que habló bien contigo por teléfono. Nomás vino acá a su casa y la voltearon. Luego que llegó a su casa la acpnsejaron y vino a que le prestara el teléfono para hablarte para que vinieras para que le dieras el divorcio. Yo sé bien que tú la quieres y ella no te ha de querer porque se cree de su familia. Yo tu papá hicimos mal en casarte por lo civil, porque no queríamos problemas con su papá de ella. También si no te huibiéramos casado por lo civil hubiera salido lo mismo, hubiéramos tenido bronca con él. Yo creo que ella no te conviene porque ella lo que quiere es andar libre. Ya olvídate de ella, búscate otra, porque un vecino de aquí nos dijo que no te convenía porque él la vio en el arroyo con un güey. También te digo que la Cati se fue de la casa de nosotrios. Que ella no quiere nada de ti, porque el niño era más de Carlos que tuyo. Que su mamá de Carlos le había mandado una carta que fueran porque queríapia conocer a su nieto. Yo le decía a Cati que no salieran, pero ella me dijo que iba a seguir a Carlos, que se iban a vivir con la mamá de Carlos. También olvídate de ella. Dispénsame hijo que te haya mandado decir esp, pero tú tenpias que saber eso. Tú no te preocupes, hijo. Te voy a ayudar a ti. Ahora que me den el dinero de la casa te voy a meter una cuenta al banco. Aquí el que no sea mala crí conmigo eso merece. Yo quisiera estar allá con ustedes, porque tú eres el más obediente conmigo y con tu papá. Nada más estoy esperando que si tui papá nos arregla para vender aquí e irnos al sur porque yo ya no quiero problemas con Patia. Me siento muy desesperada, porque yo ya no hallo qué hacer, porque yo siento feo que se hayan peleado con Mario, yo no quisiera que entre hermanos se anduvieran peleando. ya ves como es Mario. Mario dijo que si se iba para Oregon no quería saber nada de mí y de tu papá. Por eso ni le hacía caso a veces a Mario. Y cúrate del pescuezo que te ves muy mal. Y ya no tomes, portate bien. Saludos de tu tías y de Mascurra y de Güicho y de tu tío y de la niña. Saludos de Liz y de Karina y de Nene. Y recibe los más sinceros saludos de tu mamá, que te quiere mucho y no te olvida. (3 de septiembre, de 1990. ) 28 de marzo, 1989 Mario Aburto Martínez tiene 19 años. Inicia labores como obrero lijador la misma empresa que su padre, Geron


Forniture, Inc., de en San Pedro, California, con un salario de 4.50 dólares por hora. Mientras radica en Estados Unidos, Mario Aburto visita a su tía Arcelia, hermana de su padre, emigrada desde 1969, a los 19 años, a los Estados Unidos gracias a la invitación de una tía materna y al apoyo económico que le brinda su hermano Ignacio. Arcelia tiene la residencia americana. Es la primera de los hermanos Aburto Cortés que emigra a ese país. En 1970, contrae matrimonio con Antonio Canchola Mejía, ciudadano norteamericano ex combatiente de la guerra de Vietnam, con quien tiene un hijo. Mario Aburto platica con Antonio Canchola sobre los requisitos para ingresar a la Marina de Estados Unidos. Canchola le platica sus experiencias en la guerra de Vietnam. Arcelia profesa la religión de los Testigos de Jehová, doctrina que conoció a través de su medio hermano Alfredo Aburto Zavala y de su padre Bulfrano Aburto. 12 de diciembre, 1990, Mario Aburto recibe en el domicilio 767 W. 4th St. San Pedro, Cal 90731 una carta a su nombre firmada por el coronel John Myers, U.S. Army, Departament of the Army Headquarters . En ella invita a Mario Aburto a participar y alistarse en la Army. Le ofrece percibir 17 mil dólares por dos años de servicio, así como las habilidades que podría adquirir y los beneficios de los que disfrutaría, viajes y vacaciones. Mario Aburto no ingresa a esa institución. Más tarde, sn embargo, cmenta a una de sus amigas que “había hecho su servicio militar en el Army, antes de que ella lo conociera”. Entre las pertenencias de Mario Aburto se encuentra también una carta sin fecha firmada por E. A. Arends, Captain U.S. Marine Corps. HEADQUARTERS, UNITED STATE MARINE CORPS. WASHINGTON, D.C., donde se invita a Mario Aburto a visitar la oficina de reclutamiento y ser sea One of the few, wond of the pround (¿One of the Proud?). Mediante informe del agregado jurídico de la Embajada Americana se afirmó que para ingresar a las fuerzas armadas estadounidenses como el Ejército o Armada, es indispensable, entre otros requisitos, contar con el número de seguro social estadounidense, del cual Mario Aburto carece, situación que lo imposibilita a servir en cualquiera de las ramas de las fuerzas armadas estadounidenses.


Mario Aburto investiga las condiciones de ingreso a un seminario católico en California. Recibe una carta del padre Carlos Gordon a Mario Aburto, fechada el 23 de septiembre en Our Lady Of Victory Church, 500 East Palmer Street en Compton, California. A la letra dice: “Estimado Mario Aburto, me da mucho gusto comunicarte que estamos preparando un nuevo programa vocacional con experiencias misioneras, días de reflexión y muchos más. Ya que me has expresado tus inquietudes de ser un misionero laico o religioso, te invito a llenar la encuesta y a que me la regreses para que te mande información de estas experiencias durante el año. Si no me comunicas dentro de una semana, entiendo que en este momento has cambiado tu parecer”. En el baúl de pertenencias de Mario Aburto donde la fiscalía encuentra esta carta, hay también un formulario donde Mario Aburto asienta que requiere de más información sobre “el hermano misionero, el programa de formación, el día de reflexión y una experiencia misionera”. Dice ahí haber cursado dice años de escuela, trabajar en Geron Forniture, con domicilio en 19808 Normandie BLVD, Torrence, CA. Zona postal 90502 , teléfono 213 770 25 32. El padre Carlos Gordon realiza promoción de tipo religioso para jóvenes de la comunidad, la cual se difunde tanto en diarios como en las iglesias de la localidad para invitarlos a participar como misioneros en Our Lady of Victory Church. Igualmente. En esas fechas aproximadamente 20 jóvenes escriben y llaman por teléfono. Se les envía un formulario y una carta para que llenen sus datos y se les invita a una reunión donde se les platica de las vocaciones para ser seminarista. Mario Aburto no acude en esa ocasión y tampoco envía solicitud para poder acceder a la reunión Mario Aburto declara ministerialmente que “estudió en un seminario porque quería ser sacerdote, renunciando a esto porque sería enviado a Puerto Rico”. Según consta en el estudio clínico criminológico del 29 de marzo de 1994 elaborado por la doctora Angélica Escamilla, Mario Aburto pretendió ingresar al seminario en la ciudad de California, Estados Unidos de América, “ya que quería paz espiritual”.


11 de enero de 1990. Mario Aburto tiene 20 años. María Luisa Martínez adquiere el predio 1596, ubicado en la manzana núm. 9, segunda sección urbana (Mexicali num. 20842), colonia Buenos Aires Norte, ejido Chilpancingo, por la cantidad de cuatro millones quinientos mil pesos viejos. Dicha propiedad es considerada de Mario Aburto, ya que él pone la mayor parte de dinero para adquirirla. Existen referencias de que Mario Aburto Martínez encontrándose en San Pedro, California, envía dinero por conducto de su padre para la construcción de una vivienda, como producto de su trabajo en Geron Forniture, Inc. La construcción de los dos cuartos de ladrillo la llevan a cabo los señores Santos Rodríguez Figueroa “El Greñas” y Dionisio Arellano Cabrera a) “El Lagartijo”, contratados por el padre de Mario Aburto. La obra consiste en la construcción de dos cuartos de ladrillos, con techo de madera y piso de cemento. A la entrada del terreno hay un depósito de agua, al final un cuarto pequeño de cartón y madera con una fosa séptica (letrina).

En diciembre de 1990 Mario Aburto regresa a la ciudad de Tijuana para cuidar a su familia (María Luisa Martínez, José Luis, Elizabeth y Karina). Regresa porque la familia se preocupa de que María Luisa y sus tres hijos menores están desprotegidos. Entre todos deciden que Mario Aburto regrese para cuidarlos porque lo consideran el más responsable. Participa en el sustento del hogar, cuida y regula la conducta de sus hermanos. A Elizabeth la reprende porque se relaciona con jóvenes tipo “cholo”. No le permite salir. Controla su forma de vestir. A la hermana menor la consiente, manifiesta por ella un especial cariño y la llama su “hermanita”.

A lo largo de 23 años de vida, Mario Aburto sólo tiene un amigo:Héctor Armando Garcés Ortiz. . Su relación con Mario


Aburto es tan estrecha que lo llama “primo”. Refiere: Héctor Armando Garcés:Mario Aburto no tenía más amigos. Le gustaba estar solo y no platicaba mucho. Le gustaban mucho las mujeres, incluso llegó a tener tres al mismo tiempo. Tenía mucha labia para conquistar a las mujeres Era una persona muy tranquila, salvo que alguien se metiera con su familia. Se irritaba demasiado cuando alguien se metía con su familia. En mayo de 1991 Mario Aburto entra a trabajar a la empresa Industria Electromecánica de Ensamble, S.A. de C.V. (IEME), ganando 20,000 viejos pesos. Dice a un cmpañero de trabajo: Mario Aburto: Yo voy a hacer algo grande Ese mismo año entra a la empresa ERTL, fábrica de juguetes de metal. Un jefe refiere: Mario Alberto Portillo: Era una persona muy tranquila, no le gustaba el pleito, pero sí era una persona problemática en cuestiones laborales, una persona muy ‘grillera’. Siempre quería ver por los trabajadores. Un día convenció a todos los trabajadores de esa área, para que no entraran a trabajar y de esta manera presionar a la empresa y solicitar más salarios, lo que logró para sus compañeros. Sin embargo, fue despedido. Junio de 1992. Mario Aburto tiene 22 años. Exige exige a su madre que desocupe su casa porque la quiere rentar. No la renta. La presta a Alma Beatriz Acosta Chávez su pareja y compañera de trabajo, cuando ella le comenta que vive lejos de la fábrica y que le cuesta mucho trabajo llegar. Ella acepta porque no tiene dinero para pagar otro lugar. María Luisa comenta a una vecina que su hijio Mario la ha corrido de su casa. Manuel Martínez Piñones [tío de Mario Aburto]: María Luisa se disgustó con Mario Aburto, diciéndole que para eso quería la casa, para meter mujeres.


La familia Zamudio ayuda en su la mudanza a la familia Aburto Martínez, José Luis Aburto le solicitó a su padre que le mostrara los “fierros” que la familia tenía; éste hizo un gesto de enojo, sacando de su cintura una pistola tipo escuadra corriente, “calibre tres ochenta”. Minutos después, le llamó a su esposa para que la guardara. De acuerdo con Héctor Armando Garcés “por comentarios de Rafael y José Luis me enteré que les gustaban y tenían armas de fuego tipo pistola”. Existe un dictamen donde se expone un análisis e interpretación psicológica de las fotografías familiares de Mario Aburto; se concluye que lo importante es la implicación, el mensaje de agresión, violencia y aceptación de las armas como símbolos de destrucción y poder. 31 de diciembre, 1992 . Mario Aburto tiene 22 años. Su padre 45. De acuerdo con la concuña de José Luis Aburto, en el festejo de fin de año que celebraba la familia Aburto Martínezc se suscita un enfrentamiento físico entre Rubén Aburto Cortés y su hijo José Luis. El progenitor trata de golpear a José Luis con un palo que tiene un clavo, gritando que “lo iba a matar”. La señora María Luisa saca una pistola 9 milímetros y dispara al aire, al tiempo que le grita a su esposo: María Luisa [A su marido]:Te voy a matar, desgraciado. Mientras, José Luis le dice a su padre: José Luis Aburto : Máteme, máteme . A las personas que quieren intervenir les dice: José Luis Aburto: Déjenlo que me mate. Uno de los invitados logra separarlos y tranquilizarlos, al tiempo que Mario Aburto reprende a su hermano menor. En su relación de pareja con Alma Beatriz Acosta, Mario Aburto nunca le pide nada. Tampoco aporta dinero. Ella le pide que se casen, pero él no acepta. Sólo pasa unas horas ahí y no tiene objetos personales en esa casa. En noviembre de 1992, Alma Beatriz concursa en el certamen “Señorita Industria Maquiladora de


Tijuana” como representante de ERTL. La empresa le paga un curso de personalidad y le cubre todos los gastos. Obtiene el cuarto lugar. Aun cuando Mario Aburto Martínez ya no labora en la empresa, se presenta a la ceremonia de premiación y está con la hermana de Alma Beatriz. Mario Aburto no promueve a su novia para que participen en concursos de belleza, como dice después. No la entrena, ni la maquilla, ni le da dinero, como él comenta en diversas ocasiones. De su relación con Alma Beatriz, Mario Aburto comenta a sus familiares, que ella es modelo. Alma Beatriz observa que la familia de Mario Aburto es pobre. El lugar donde vive la mamá tiene una casa de lámina y otra que están haciendo de “material”. Aclara que Mario Aburto no proyecta esa imagen, ni la condición económica que en realidad tiene. Según Alma Beatriz, Mario Aburto es “un hombre bueno”, tranquilo, no violento. Nunca tiene problemas con él. El trato que le da es adecuado, con cariño y afecto. Mario Aburto no fuma, ni ingiere bebidas alcohólicas. Nunca llega tomado a la casa. En una ocasión le comenta que ha fumado mariguana, pero que se retiró de eso.. En su vida íntima ella se encuentra satisfecha. Siente que Mario Aburto la quiere, que es sincero en aquel momento. En la relación siempre es correcto y respetuoso, y muy bromista.Alma Beatriz le dice que desea tener un hijo con él , no le interesa mucho si después se separan. Mario Aburto argumenta que no puede tener hijos porque está enfermo de la sangre. De hecho, le insinúa en todo momento que se cuide para no tener familia. Alma Beatriz refiere que él lleva el control natal. Intercambian fotos, que aparecen después del crimen en el baúl con pertenencias de Mario Aburto. Las dedicatorias dicen: De Mario Aburto a Ama Beatriz 14 de febrero de 1992 Todo en la vida es un sueño y nosotros vivimos el nuestro a nuestra manera. Hoy 14 de febrero de 1992 grito al mundo que (...) te quiero y por siempre, siempre estarás en mi mente y en mi corazón por que eres una de las cosas más bonitas que han pasado en mi vida. Con todo cariño y mi amor. Por siempre Bety y Mario Aburto. De Alma beatriz a Mario Aburto, 13 de diciembre de 1992 Dedico esta foto especialmente para el chiquillo de parte de su visquilla consérvala siempre y si algún día llegaremos a separarnos te pediria q’ no la rompieras mejor


regresamela pero no la rompas porq’ sería como romperme a mi o hacerme daño pero no olvides q’ siempre estaras en mi mente y en mi corazón ya q’ tengo tantas cosas q’ agradecerte por todo lo q’ haz hecho por mi por ser tan comprensivo conmigo. Recuerdame siempre por sobre todas las cosas. Te quiere Beatriz. 13dic-92. Al llegar las vacaciones de diciembre de 1992, Alma Beatriz decide irse con su familia a Culiacán, Sinaloa, en virtud de que Mario Aburto se porta en forma indecisa. En enero de 1993, regresa con su hermana Celinda Chávez, quien se va a vivir con ellos. Esta situación le molesta mucho a Mario Aburto, por lo que pone una disyuntiva : Mario Aburto: O se va tu hermana o me voy yo. El 21 de enero de 1993, Alma Beatriz abandona la casa y Mario Aburto se va con su mamá. Alma Beatriz piensa que Mario Aburto no la quiere.. En febrero de 1993, Mario Aburto busca a Alma Beatriz para pedirle que regrese. Ella no aceptó. Comenta: Alma Beatriz: Lo que nos separó es que él dejó de trabajar”. Manuel Martínez Piñones refiere que “sólo en una ocasión vio a Mario Aburto en estado de ebriedad. Tenía, cree que Mario Aburto tenía necesidad de desahogarse, pues había terminado su relación con una novia que era ‘modelo’ (Alma Beatriz) y lloraba” Del 3 de mayo al 2 de agosto de 1993 Mario Aburto obtiene una beca para estudiar en el Centro de Capacitación para el Trabajo Industrial de la ciudad de Tijuana. Regala una biblia a uno de sus compañeros con la suiente dedicatoria: Departe de un compañero de clases que lo estima y le decea hoy y siempre lo mejor para usted y sus ceres queridos. Atte: Mario Aburto M La Vida: Es una verdad es una mentira en la que todo hombre


aspira, realisar un sueño.. Así como todo trae tambien se lleva dejando un recuerdo y una huella. Aseptala como asta ahora que al final de cuentas q sido una vida que hasido aprovechada, y que no cambies Por nada. El 4 de noviembre de 1992 le expiden a Mario Aburto su tarjeta de identidad de los Estados Unidos, número A5248640.1089. El 9 solicita a las autoridades norteamericanas su licencia de manejo no comercial. Da como domicilio el 767 4St. San Pedro, California, código postal 90731. Asienta como referencia su tarjeta de identidad. El 21 de diciembre tramita su pasaporte con vigencia de un año y gestiona la visa para Estados Unidos que le es concedida con vigencia del 29 de diciembre de 1992 al 28 de diciembre del 2002. “El 5 de octubre de 1993, a Mario Aburto Martínez le cancelan la visa norteamericana porque al intentar ingresar al país vecino a las 9:15 horas por el lado de San Isidro, California mostró su tarjeta de identidad y una tarjeta de la empresa ‘Geron Forniture’, Inc., por lo que las autoridades estadounidenses creen que trabaja de manera ilegal. Le gusta “estar bien aliñado y limpio”. Cuando se ensucia la bata en el trabajo, se detiene y se sacude. Nunca se deja el polvo que producen los materiales. Lleva al trabajo un libro de pasta verde, una libreta con triángulos rojos y un libro de etimologías grecolatinas”. Cuenta que ha leido libros relacionados con el socialismo, y que ha escrito dos libros con sus inquietudes personales sobre las desigualdades. En marzo de 1994 un compañero de trabajo lo


encuentra en el Parque de la Amistad leyendo un libro de Carlos Marx. José Juan Quintero Téllez refiere que Mario Aburto le platica que ha leído sobre las condiciones económicas que prevalecen en el país. Alberto Manuel Rojas Oviedo comenta que en una ocasión ve a Mario Aburto con libros de texto de “filosofía marxista y comunismo”. Le dice que se va a volver loco leyendo esos libros,. Mario Aburto responde que a él le gusta ese tipo de lectura. Mario Aburto le obsequia a Javier Juárez Pérez un libro titulado Napoleón, editado en 1948. El 16 de agosto de 1993, Mario Aburto conoce a Sandra Sida Salazar mientras presentan su solicitud de empleo a la empresa Juegos California. Desde el primer día, Mario Aburto la invita a ser su amiga. Ese mismo día salen juntos de la empresa y Mario Aburto la acompaña. Mario Aburto la pretende, la busca, le dice que quiere andar con ella, la invita a salir, a ir al cine, pero ella no acepta porque tiene que estudiar y cuidar a sus hijos. A pesar de ello, su relación es muy estrecha. Mario Aburto le sugiere que hagan dieta, a lo cual ella responde positivamente. Comenta: Sandra Sida: A partir de ese momento nos tiramos a morir de hambre. Loo que me gustaba de Mario Aburto era que siempre me motivaba. Mario Aburto la visita en casa de su madre y con mayor frecuencia en su casa, pues es el único lugar en el que conviven y tenían vida íntima. Sandra percibe a Mario Aburto como egoísta, preocupado sólo por él mismo en todos los sentidos (sexual y afectivo). Llega a pensar que no la quiere y sólo es una relación de amasiato, por lo que ella asume la misma actitud. Lo encuentra poco afectivo, frío, distante. No es cariñoso ni acepta aceptó tener compromisos con ella. Él sabe que ella busca una pareja más estable.En la empresa se sabe que ellos de alguna forma son pareja, lo que crea envidias en otras mujeres, interesadas en Mario Aburto. Lo asediaban, le dicen que ella es una mujer con hijos, cosa que Mario Aburto no sabe. Sandra Sida fue despedida en el mes de octubre de 1993, pero continua la relación con Mario Aburto.


El supervisor de Mario Aburto en Juegos de California, refiere: José Cuevas Pérez: Tenía que estar a la expectativa de las actuaciones de Mario Aburto para que no fuera a formar una grilla, ya que tenía facilidad de palabra y esto no era común entre los trabajadores Siempre andaba muy limpio, presentable, con ropa humilde pero limpia. Adoptaba una postura erecta con la cabeza erguida y el pecho salido. Enero, 1994. Mario Aburto tiene 23 años. Un compañero de trabajo, Martín Véliz Gutiérrez refiere que en una ocasión a raíz de las noticias de Chiapas, Mario Aburto señala que es “un grupo muy pequeño el que formaba la guerrilla y que el Ejército podía controlar la situación de Chiapas, dando a entender que era más fácil desaparecerlos y evitar que esto creciera más”. Martín Véliz pregunta a de los que están reunidos qué harían si en ese momento tuvieran enfrente al presidente de la República, cómo le plantearían una solución respecto al problema de Chiapas Mario Aburto: Si yo tuviera al presidente, yo le diría que es un pendejo, una persona no capacitada para estar al frente de una nación. Según Véliz, para Aburto es ilógico que una pequeña guerrilla, como consideraba al Ejército Zapatista de Liberación Nacional EZLN), no pudiera ser dominada por el Ejército Mexicano. Se veía molesto. En los primeros días de febrero de 1994, Mario Aburto renuncia a su empleo en Juegos California. Le dice a a Sandra que volverá con ella, le promete que la llevará a trabajar con él.. Sandra nunca lo vuelve a ver. Entra a trabajar a la empresa Camero Magnéticos. Ahí muestra permanente inconformidad con su salario. Dice a una compañera de trabajo, Rosa Iene Castro, que él trabaja “sólo por trabajar”. Protesta contra la empresa, dice que es demasdiado trabajo para ganar tan poco. Pregunta continuamente por qué los


trabajadores no se rebelan y protestan contra los patrones. Corre el rumor entre sus compañeros de trabajo que ha escrito un libro de política de México, que ya ha vendido uno y que está escribiendo otro del mismo tema, que va a vender a Estados Unidos. A principios de marzo de 1994 le dice a un compañero de trabajo que tiene ‘un proyecto muy confidencial’ , que no tiene todavía “el ‘libro de actas’, pero que ya mero lo concluía” . Respecto de los tratos de Aburto con la prensa para difundir sus escritos hay las siguientes referencias: Bertha Alicia González, dueña del periódico Ahora Now de San Diego, California, comenta que en el verano de 1993 se presenta en su oficina Mario Aburto, acompañado por un hombre que dice ser su representante. El motivo de su visita es solicitarle sus servicios de editora para publicar un libro cuyo contenido trae en unas hojas sueltas escritas a mano. Después de haberlas hojeado les informa que su empresa no se dedica a la publicación o edición de libros. Se dirige a Mario Aburto felicitándolo y estrechando su mano. Lo llama “colega” , lo alienta en su carrera como escritor. Mario Aburto se muestra muy interesado en la conversación, además de muy correcto, sonriente. Nunca se muestra molesto, se deleita al escuchar sobre el libro. Raúl R. Camacho, director del diario El Popular en Bakersfield, California, recuerda que también en el verano del 93 Mario Aburto le llama por teléfono para decirle que tiene un borrador y que quiere publicarlo. Quien recibe las llamadas es una americana de nombre George Wislow. Le indica a Mario Aburto que busque una opción de publicación de su libro en Tijuana porque es más económico. Mario Aburto responde “que por dinero no había problema”. Finalmente invita a Mario Aburto a ir al periódico, pero nunca se materializa la visita, ni se recibe documento alguno. En septiembre de 1993, Sergio Velázquez, del diario Miniondas de Santa Ana, California, recibe en sus oficinas una carta. Al abrirla,


encuentra dos hojas, una de ellas escrita a mano, con muchas faltas de ortografía, en la que le solicitan un espacio para tratar temas sobre la vida política local en Tijuana, B. C.. En la segunda hoja vienen dos caricaturas a lápiz de muy mala calidad. Sergio Velázquez decide ambas hojas. Recuerda que la persona que firmó la carta era de apellido Aburto. Dos semanas después recibe otra carta. Nunca tiene contacto con Mario Aburto, ni personal ni telefónicamente. En múltiples ocasiones Mario Aburto exterioriza sus deseos de superarse en el sentido de tener mejor nivel de vida, estudiar “economía y llegar a obtener el doctorado para ser el orgullo de su familia, ya que en la misma no había profesionistas con carrera universitaria”. Quiere encontrar un buen trabajo, ganar más dinero. Un vecino mayor, Lucio García, le cuestiona las posibilidades de progresar debido a que Mario Aburto no tiene ningún oficio en particular. Le aconseja “capacitarse en el manejo de máquinas”.Se percata de que Mario Aburto no desea “ser obrero calificado, sino administrador. Aspiraba a ser gerente de una fábrica”.Se ven frustrados sus deseos de superación y las fallas de juicio al aspirar a puestos para los que no está capacitado. Por ejemplo: antes de entrar a Camero Magnéticos, Aburto pide empleo en otra empresa que solicita mecánicos de máquinas de inyección que sean pasantes de ingeniería. Mario Aburro se presenta pero no aprueba el examen. A Camero Magnéticos llega también buscando trabajo como mecánico de maquinaria y herramienta, pero le faltan conocimientos y se la dan de operador de una máquina de cinta magnética.” Sus pretensiones van más allá de sus conocimientos. Ingresa a Camero Magnéticos a principios de febrero de 1994. Conoce ahí a a Alma Rosa Cruz Soto, de quince años de edad. A partir de ese momento Alma Rosa queda indisolublemente ligada a Mario Aburto. Se establece entre ambos una relación muy estrecha. Alma Rosa atraviesa por una situación de soledad, desagrado, abandono afectivo y maltrato de sus familiares. Mario Aburto cubre


sus necesidades sentimentales. Ella juega el papel de niña menor que hay que proteger y cuidar, aceptando sus rabietas, intolerancias y conductas infantiles. Dentro de la empresa, Mario Aburto la visita en su área de trabajo, le silba cuando pasa, la halaga, le dice piropos. Se va con ella en “la calafia”, el transporte de empleados. Alma Rosa percibe a Mario Aburto guapo, inteligente, “grande, muuuy grande”. La trata bien, es serio y aburrido. No le gusta su mirada, porque es muy altivo con los otros. Es seductor, tiene “ suerte con otras chicas” Habla bien, no es vulgar . Lo ve como él le ha dicho: como un político. Mario Aburto intenta pasar de su relación de confidencias a una relación sexual. Pero esto asusta a Alma Rosa y se niega. Alma Rosa Cruz Soto dice haber establecido con Mario Aburto una “relación de complicidad”, más que de noviazgo. Desde el primer día que salen, Mario Aburto le comenta abiertamente “que iba a matar a Colosio”, “que lo iba a hacer solo”, “que ya sabía que Colosio iba a ir a Tijuana”, “que si no lo hacía, a él lo iban a matar”. Le dice: Mario Aburto: Tengo que decirle a alguien que tú ya estás conmigo También le dice que va a escribir un libro y va a ser ser famoso, a lo que ella responde: Alma Rosa Cruz: Si vas a hacer un libro para ser famoso, entonces ¿por qué lo vas a matar?. Él no responde nada. Le dice a Alma Rosa Cruz que va “a ganar más dinero en la política que como trabajador”, que “tendría éxito en sus planes para su partido político”, que “ en el partido político estaban cansados de que ganara siempre el Partido Revolucionario Institucional, pero que en esta ocasión ganaría su partido político”, “que el Partido Cardenista a quien más odiaba era a Colosio, que por ningún motivo debería llegar a ser presidente”, “ en su partido era conocido como ‘El Caballero Águila’, ya que en el mismo se nombraban con nombres de animales”. Cuando acuden al Museo de Cera, a la vista una figura que representa a un guerrero azteca, Mario Aburto le comenta que la figura es El Caballero Águila, y le dice: Mario Aburto: Cuando regreses a Tijuana me vas a ver en una


figura de cera. Alma Rosa Cruz Soto comenta que en una ocasión, estando en el parque con Mario Aburto, éste le pide que le cuide su chamarra. Entonces se percata de que tiene algo raro. Ella le pregunta qué es. El le responde que una bala, misma que le muestra. Mario Aburto [Alegato escrito de su puño y letra el 15 de agosto 1994] : La compra del harma se realiso cuando viajaba abordo de un taxi colectivo, donde le pregunte a un Sr. de edad madura que si conocia a alguien que vendiera una pistola o que quisiera venderme contesto que no, pero que el tenia una que me podia vender. Preguntandome que calibre. le conteste que no conocia de armas. que como fuera por que la queria para protección de la casa, y le comente el problema de los ladrones por mi casa y a la delincuencia ala que me exponía algunas veces que iva a mi trabajo, cuando no alcansaba a abordar el transporte de la empresa. y que posiblemente iva a seguir trabajando en la mañana. dandole a entender que trabajaba de noche, y que, cuando me cambiaran en la mañana dejaria el arma en la casa, y por ir platicando ya no me vaje donde devería vajarme, que es una Madereria y ferreteria que se llama SAMASA. Despues el Sr. me dijo que me bajara en donde estaba una ajencia o deposito de serveza. por ese bulevar del Mariano florido y que bolveria con el arma.Me pregunto que si traia el dinero, y que cuanto era y le conteste. Cuando me vaje del taxi ohi que otra persona que iva en el taxi le habla y despues se va el taxi. Espero al Sr. en el deposito de cerveza y despues, regreso a los 40 min. con el arma y me dijo cuanto era del arma, le di el dinero y casi me lo arrebato de las manos, se despidio y se retiro muy gustoso y de prisa. Despues de averla comprado me arrepentí por que pense que en vez de ser una protección para mi familia podia ser un peligro, por que mi mamá y yo no conociamos y mi hermanita es muy traviesa y se le olvida donde deja sus juguetes y talves en una de sus busquedas podia encontrar el arma. Ademas pense que ellas ya no se quedarian solas de noche por que talves yo seguiría trabajando de día por que se le rompieron las navajas a una maquina donde yo trabajaba. Por lo tanto en las noches yo me quedaria al pendiente de la casa. Al día siguiente de comprar el arma la empece a ofrecer en venta a diferentes personas de ellas a un joven de tes morena clara de nombre enrique y yo creia que su apeido era Elisalde. Enrique habla un poco


gangoso, vive en la col. Buenos Aires Norte aun lado de un Sr. que se llama Manuel y que vendia Lavaderos de material en su casa. Ellos viven tres cuadras para arriba de la Esc. Prim. y una cuadra asia abajo de la carretera o bulevard. Enrique era amigo de mi hermano Jose Luis, pero no quiso por que estaba muy cara y su padrasto ya tenia una igual. Me dijo que fuera a ofrecercela a un compañero de trabajo de el y de mi hermano, que le apodaban el chino y que vivia pegadito al barranco, a dos cuadras mas abajo donde vive el suegro de mi hermano, y tambien me dijo que el hermano del chino, uno que reparte y vende plantas y arbolitos, queria comprar una pistola. fui a la casa del chino pero no estaba el ni su hermano, solo salio su mamá quien me afirmo lo que me dijo Enrique y me dijo que volviera al día siguiente, pero al día siguiente fui despues de salir de mi trabajo. la señora me dijo que se le habia olvidado desirle a sus hijos y le dije que si se interesaban fueran a mi casa. Al día siguiente fui a ofrecerla a un Sr. que vive en la col. pipila, por la calle 9, tiene un hijo que vende agüa a domicilio en una “pipa”. Tambíen hable con la esposa del Sr. que me dijo que volviera al día siguiente y así lo hise pero no se interesaron en el arma. Tambien ya se la había ofrecido a un mecanico que yo creia todavia trabajaba en la empresa. pero no era asi solo hiba de visita y no me di cuenta cuando renuncio. Tambien se la ofresi a un compañero de trabajo de nombre Martín Beliz, pero no quiso agregando que iva acer padrino de una quinseañera. . . Alma Rosa Cruz Soto renuncia al trabajo el 9 de marzo de 1994, porque sus padres se enteran del noviazgo con Mario Aburto y deciden llevársela a Sinaloa. No obstante, acude los días 10 y 11 de marzo a Camero Magnéticos. Se da cuenta de que Mario Aburto comienza a cortejar a María Elena Lugo Valdés y a Graciela González Díaz, recién ingresadas a la empresa. Alma Rosa ve que Mario Aburto le está poniendo su chamarra en los hombros a María Elena Lugo y le dice a Olivia Moreno: Alma Rosa: Mira, ya me cambió por otra. Mario Aburto tiene dos novias en Camero Magnéticos: Alma Rosa Cruz Soto y Graciela González. Mario Aburto comenta que ha tenido éxito con las mujeres. Refiere haber tenido hasta doce


compañeras, casi todas encuentros casuales, aunque dos llegaron a durar hasta año y medio. Afirma que termina las relaciones “porque invitaba a sus parejas a superarse y no aceptaban Graciela González y María Elena Lugo han ingresado a trabajar el 9 de marzo de 1994. Mario Aburto las aborda la hora del descanso y les pregunta si son solteras o casadas. Ese mismo día las acompaña a su casa. El 10 de marzo, insiste en ir con Graciela al Parque de la Amistad y al Museo de Cera. En el Museo de Cera le dice a Graciela que algún día él estará en ese lugar, como “Caballero Águila”. Graciela González le dice que tiene mucha hambre. Mario Aburto responde que es tarde y que deben regresar. Ella señala que trae dinero para comer y él acepta ir a un restaurante de comida china. Al término de la comida Graciela se percata de que Mario Aburto no lleva dinero suficiente, por lo que ella paga. Toda la conversación del día gira en torno a lo que Mario Aburto dice y hace. Dice que es político, que va a reuniones políticas, que tiene amplio conocimiento en el manejo de armas de fuego y que si ella quiere puede enseñarla. Le dice que “desde que era niño le gustaba la política”, “que debido a las actividades del partido político al cual pertenecía necesitaba cambiar de turno al nocturno; que era benéfico para él pertenecer a dicho partido, ya que le pagaban por asistir al mismo”. Durante todo ese día Mario sólo habla de él. Al anochecer, cuando terminan de comer, ella le dice en tono sarcástico , después de escucharlo autoelogiarse durante horas, si no quiere un espejo para arreglarse. Para sorpresa de ella, mario Aburto responde que sí. A María Elena Lugo, Mario Aburto le comenta que se va a ir de la fábrica porque va a ganar más dinero en la política. Le dice que va “a hacer algo muy importante, a arriesgar su vida por todo el país, para cambiarlo”. El 12 de marzo María Elena le pide prestada su chamarra y él, antes de dársela, saca de las bolsas de la misma dos balas grandes. Isaura Heredia Constantino, ex novia del único amigo de Mario Aburto, Héctor Armando Garcés, encuentra a


Mario Aburto en un transporte colectivo y lo invita a su graduación el 18 del mismo mes y año. Mario Aburto no asiste, se disculpa telefónicamente al día siguiente y la invita a salir. Van al cine y después al museo de cera donde Mario le muestra al “Caballero Águila”. Se compromete a pasar por ella a la escuela el día 22 pero no lo hace. Le llama por teléfono al mediodía y le dice Mario Aburto:Si no pasa nada, luego te hablo. A principios de marzo dice a su compañero de trabajo Pedro Silva Solórzano: Mario Aburto:Pedro, ya sólo faltan 20 días para que yo sea famoso. Después, subsecuentemente, le va comentando cuántos días faltan hasta llegar al día específico. 22 de marzo de 1994. Mario Aburto se reincorpora al turno matutino en su trabajo después de haber perdido el nocturno descuidar el funcionamiento de una máquina. Su turno ahora es de las 6 de la mañana a las dos de la tarde. Un compañero de trabaj, Rodolfo Acero, recuerda que ese dia Mario Abrto le pregunta díonde queda Lomas Taurinas. . 23 de marzo de 1994. Mario Aburto Martínez trabaja normalmente. De acuerdo con la tarjeta de asistencia, entra a la empresa a las 5:54 horas y sale a las 13:59 horas José Pedro Silva Solórzano [Compañero de trabajoe Mario Aburto]: Cuando bajamos del comedor, aproximadamente a las 10:30 horas de la mañana, Mario Aburto se dirigió a mí y exclamó: Mario Aburto : ¡Maestro, hoy es el día! A la hora de la salida, Mario Aburto aborda el transporte de empleados. Pregunta al chofer dónde queda Lomas Taurinas. Se baja en el centro de la ciudad de Tijuana, lo que les extraña a sus compañeros porque no es no su bajada usual, ya que siempre se baja en la calle 5 y 10


Mario Aburto : Cuando iva saliendo de la empresa de mi trabajo, ohi al guardia que leía un períodico que iva aver un mitin en la col. Lomas Taurinas con un Sr. Colocio el 23 de marzo avorde el transporte de la empresa sin darle importancia a lo que habia alcansado a escuchar del guardia de seguridad. El transporte llego al centro de la ciudad y ahi me pase para comer en una torteria, ya que casi siempre me gustaba comer fuera de casa, antojitos mexicanos, tacos, tortas y comi una torta, por una calle que creo se llama constitucion. en la esquina de la cuadra hay un establecimiento donde venden aparatos electricos y aun lado de la torteria hay zapaterias. siempre acostumbraba comer fuera de la casa y pasear o ir alguna parte por que salia temprano de trabajar y era temprano para llegar a casa por que me aburria y era el unico hombre de todos los hermanos que vivia en la casa. Despues de averme comido la torta en el establecimiento. Pense ir a otra parte y me acorde de lo que avia leido el guardia. pero no me acordaba del nombre de la colonia, por que pense ir por que no sabia lo que era un mitin. Por que jamas habia estado en uno, vi un camion azul con una franja blanca que desia en el parabrisas. L. Taurinas con pintura blanca, entonces me acorde que esa era la colonia y le ise la parada pero no se detuvo, entonces saque una libretita de direcciones y ahi apunte el nombre para que no se me olvidara, segui caminando buen rato asta que encontre otro camión tambien azul con una franja blanca y que tambien decia en el parabrisas Col. L. Taurinas y le hise la parada, y lo aborde, pense que esa colonia talves estaria por el Toreo de Tijuana, por lo de lomas taurinas, entonces pense que despues me iria caminando un rato por el bulevar y despues a mi casa. se subio al camion una señora y me pregunto si el camion iva a la colonia y le conteste que talvez si, pero no estaba seguro por que era la primera vez que iva yo a esa colonia, y le esplique que solo iva por curiosidad de saver y conocer que era un mitin. el camion autobus se paro en un lugar donde avia muchos carros y ahi nos bajo por que no le permitieron paso. A lo lejos se veia una multitud muy grande de jente reunida, la señora que encontre en el camion me dirijio la palabra para desirme que haviamos llegado tarde. apresuro el paso se me perdio de vista, segui caminando, y por el camino pude ver a barios hombres armados y que tenian a la vista las armas, pero no le tome inportancia por que no me competía y crei que talvez serian de la Policia J.F.


segui caminando asta ponerme frente a una como casa de dos pisos, por el lado donde estaban unos arbolitos y me acerque asta la jente ultima, fue cuando el Lic. Colocio dijo unas cuantas palabras, y se bajo del lugar donde estaba, y empesaron a aplaudir y a caminar la jente, pense quedarme parado en el mismo lugar pero la jente empeso a empujar, entonces medi la buelta para irme por que pense que ya habia terminado el mitin, la jente empeso a empujar, a darse pisotones, manotasos, codasos y tropesones por las condiciones del camino Trate de salirme a mi derecha pero la jente estaba muy concentrada, y me impidio el paso, en eso me empugan de nuevo y me pegan en la pistola, la traia del lado derecho de la sintura y casi me tiran la pistola y esta por caerse, entonces la saco para meterla a la bolsa de mi chamarra derecha, y la saque con la mano derecha, tambien me calaba mucho la bola de la pistola donde van las balas por que el pantalon que traia me quedaba muy apretado de la sintura, y desde que sali de mi trabajo ahi traia el arma por eso, la saque para que no se me callera y no me siguiera calando, en eso se habre un espacio frente a mi y bolteo a mi derecha otra vez para salirme pero no se podĂ­a, entonces trato de taparme con la jente para poder guardarla, volteo a mi isquierda y despues a la derecha para ver si aora si puedo salirme, pero devido al espacio que habia no podia por que se miraria mas la pistola, entonces pienso ponerla en la sintura por enfrente del pantalon, pero no quise por que despues me calaria mas y talvez no me dejaria caminar o no podria caminar, me ago asia mi costado isquierdo tapando la pistola con mi cuerpo a la jente de atras y cuando me tapara con la jente de la isquierda poder meter la pistola a la bolsa derecha de la chamarra, por boltear a mi isquierda y alcansar a mirar que el Lic. Colocio con la mano isquierda desplasa a una seĂąora de lentes en la cabesa y que parecia traia unos papeles en la mano, y despues es desplasada por una persona de lentes oscuros y pelo lacio. Tropieso lebemente logrando mantener el equilibrio, devido a que la jente de adelante para devido a que como se ve en el video una persona cae, que es el que seĂąalan como la del clabado. cuando tropieso levemente logro mantener el equilibrio abriendo un poco mis pies, el derecho adelante y el isquierdo atras y alcanso a jirar asia mi isquierda, en eso siento un golpe o puntapie en mi pantorrilla derecha y se empiesa a doblar y also la mano derecha para apollarme de alguna persona, sin acordarme que traia la pistola en la mano y es cuando se activa el arma devido al golpe o puntapie en la pantorrilla, y , a que se contraen mis musculos y nervios devido al dolor tan fuerte del golpe que resivi de alguien, entonces se olle un disparo tan fuerte que quedo aturdido y siento un mobimiento muy fuerte en mi mano derecha al oirse el


disparo. y no veo nada, no pudiendome dar cuenta asta esos momentos que era lo que avia pasado, yo iva callendo devido a que perdi el equilibrio por el golpe en la pantorrilla, y en eso siento que alguien me arrebata el arma y caigo sentado, y alguien cae sobre mi [Transcripción literal de los Alegatos suscritos por Mario Aburto Martínez de fecha 15 de agosto de 1994, cuyo encabezado dice: ASUNTO: El que se indica. CE.FE.RE.SO. No. 14785 Expediente 41/94 AL: C.H. Juez Primero de Distrito en el Estado de México. 4661 Hoja #1 de 10 Del: Inculpado Mario Aburto Martínez. Por mi propio Derecho atentamente solicito: Se acepte Como Prueva esta declaración escrita con el fin de demostrar, que no puede haber contradicciones cuando se habla con la verdad.]


La tragedia de Colosio