Page 1

| Domingo 18 de Enero de 2009


2

Domingo 18 de Enero de 2009 |


| Domingo 18 de Enero de 2009

3


44

Domingo 18 de Enero de 2009 |


5

| Domingo 18 de Enero de 2009

Recorta este talón y accede al beneficio

Descuento de $4 por persona (Del valor de la entrada general)

Válido para dos personas Días Viernes, Sábado y Domingo. Sujeto a capacidad de sala. No acumulable con otros beneficios. No utilizable en aquellas películas que posean restricciones por parte de las distribuidoras cinematográficas . Este cupón no es acumulable. Solo válido hasta el 24/01/09.


6

Domingo 18 de Enero de 2009 |

La general No es un límite. Si es que vive el Negro Moco a un lado, Potenzoni ya no ofrece su corazón al otro. Para el ojo que hoy sigue la arquitectura pasatista de las gomerías y los tenedores libres junto al Puente Beiró no hay Línea: la ciudad que bajaba de la facundia ilustrada o subía, quién sabe, del plan de cada cual, puesto en acción por sobredosis de opinión ensayada en clubes, cooperadoras, lencerías, recitales y otras salas de interpretación donde las bases maquinaban identidad a pura ilusión de capital – esa ciudad acá ya no empieza. El límite, si había existido para el ojo hundido en la ilusión de un padre o un vecino que al rock le confiaba todo, todas y cada una de sus experiencias de cruce a realidades distantes –Castañeda, Artaud– era eso: por ciencia la Oratoria y recién desde ahí, entonces sí, una pieza entre dos tableros, un metro entre dos cajas de herramientas, una vía láctea que repartía allá la forma sin revoque, acá las casas blancas y serias como tarritos de plástico, un pasillo larga vida entre dos lotes con fecha vencida.

La general / F.A.C. / Lo que se escuchaba Cada calle es parte de algo menos ésta decía el loquito, puesto a cultivar la persistencia no del Negro Moco –en cualquier momento– como de Potenzoni y su reloj con jueguitos. Pero éste del reloj no existe. Y menos existe F.A.C. que vivía, sí, en el puro límite: un loquito a media cuadra. Se escuchaban los autos, decía, chocar con los ombús. Para el ojo hundido en el tarrito de leche en el bolsillo del delantal cada calle una recta menos ésta que era un círculo un cinturón entre dos castas un ecosistema entre dos reservas. Crudísimos peatones que se clavan en el dogma aéreo del piropo cuando están de buen humor, el resto del tiempo se clavan un televisor. Un pico entre dos grietas un general entre dos laberintos un ecosistema entre dos reservas de ulises que aguardan la navidad de los autos – yo vivía en el puro límite: un loquito a media cuadra, escuchaba chocar autos con ombús.


| Domingo 18 de Enero de 2009

No diga que no le avisamos

7


8

Domingo 18 de Enero de 2009 |

Profile for Nicolas Guglielmetti

Nexo Deluxe Edición 18  

NEXO artes & culturas navegó durante 40 ejemplares en el medio de PERIÓDICO ÁTICO, por iniciativa de Emiliano De Leo y Nicolás Guglielmetti,...

Nexo Deluxe Edición 18  

NEXO artes & culturas navegó durante 40 ejemplares en el medio de PERIÓDICO ÁTICO, por iniciativa de Emiliano De Leo y Nicolás Guglielmetti,...

Advertisement