Issuu on Google+

“There he goes” Walking on the moon he goes, touching universes with his sight, living alongside shiny stars. Getting in the endless silver sand, breathing different colours through the airs, haunting shooting-stars from behind. Dreaming in the moon he flies, wondering certain things…, without declares. Sweeping old moon’s dust he sees more, making the good queen, bright the skies. Walking on the whiteness of her kind, touching universes with the sight, living alongside shiny stars… he goes. E. Michelena. Dedicated to the Queen of Night.


Alguna vez Conocí alguna vez algo que me hizo llorar, un temblor bajo las alas de aquellos que el frío tomó. Una lágrima que cayó e hizo al jardín florecer, una estrella que acompañaba al hombre que dormía a sus pies. Conocí alguna vez algo que me hizo morir, una garra en el corazón de la madre que lo juró parir. Un ave desconsolada que no vio por dónde ir; una casa derrumbada que el fuego tuvo que consumir. Pero fue entonces bien lo que vino por fin, una luz en el camino del niño que el ángel vino a asir. Una mano dulce de abuela que alimentó al ave viajera; un hijo que alas de mariposa secó después que la lluvia mojó.


Un arcoiris sobre el pueblo que una día sufrió, un caballero que a la dama amó, por siempre amó… …El nacer de la esperanza, testigo soy de éstas veces, y proclamo verdad: Que por una lágrima que cae una flor florece, y por cada flor que brotó, una lágrima cayó. E.Michelena


A tí, Mujer Hermosa flor de cuerpo delicado, pétalos suaves a besar, aroma ondulante; que pasea en el deseo de mi tocar. Penetrante mirada, ¡qué brillo el que sale de ahí!, de tu adentrada morada; de tu elíxir femenino. A veces aventurera, a veces cristal cegador, a veces niña; otras, hechicera de pasión. Tus manos son bellas, delicadas pero certeras, tus cabellos por excelencia; conjuro del desvelo. Tu voz eco, que cuando se concilia el sueño, pronto es perturbado; por el canto de tus labios. Eres de toda manera bella, en cualquier tono se escuche, eres gracia del viento; melodía del flautín.


Y bueno, por verdad tu milagro existe, para magia al mundo dar, te cantarĂŠ las andanzas, de la montaĂąa y el mar. Bella flor, bella dama, de mi soĂąar. E. Michelena


Queen