Page 1


Sobre el Autor

Sobre el Libro

Miguel Cabezas es profesor universitario. Ingeniero Técnico de Minas, licenciado en Administración de Empresas y post-graduado en Ingeniería de Producción. Nació en Cantabria (España) en 1967 y Actualmente reside en Brasil.

La Farsa Humana quiere provocar en el lector la desconfianza por todo lo que nos enseñaron y aprendimos. No se trata de sembrar rencor por “el sistema”, y si de constatar la necesidad de construir nuevos valores sobre una educación esclarecida sobre la complejidad del mundo.

e-mail para contacto: netmind1@gmail.com


La Farsa Humana. eBook. 1ª Edición Autor: Miguel Cabezas Diseño de Portada realizado por el autor de la obra. La presente obra es gratuita y se publica bajo una licencia Creative Commons v.3.0 Miguel Cabezas, 2010 Reconocimiento - No comercial - Sin obras derivadas


Dedicado a las personas que quieren entender mejor la realidad en que vivimos.


S UMARIO Prefacio................................................................................................................................................ 6 El Pastor y sus Ovejas ..........................................................................................................................7 De Ovejas y Leones ............................................................................................................................ 11 La Raz贸n ............................................................................................................................................. 16 La Emboscada .................................................................................................................................... 21 Los Valores ........................................................................................................................................ 24 El Poder de las Ideas..........................................................................................................................27 Los Motores de Ideas........................................................................................................................ 34 El Despertar del Sue帽o ......................................................................................................................37


PREFACIO Publiqué La Farsa Humana por primera vez en 2005 en forma de serie de posts en uno de mis primeros blogs llamado Netpolis. Algunos fragmentos también fueron publicados y todavía pueden ser encontrados en algunos periódicos de Internet. Netpolis era un blog que agrupaba varios ensayos de contenido más o menos filosófico. Sin embargo, esa primera publicación no fue concluida por falta de tiempo. En una lectura reciente de la obra decidí que valía la pena rescatar aquel material, mejorarlo, y darle un final apropiado, aprovechando así las nuevas posibilidades de publicación electrónica para autores independientes. Surge así esta nueva edición, que espero sea del agrado del lector.


EL PASTOR Y SUS OVEJAS

E

l principio básico de un buen pastor reside en el hecho de que es más fácil mantener las ovejas reunidas en un rebaño que gastar dispendiosas energías en controlar un montón de ovejas dispersas. Además, una oveja suelta por ahí a su libre albedrío y conveniencia podría derivar en el pensamiento peligroso de creerse algo más que una simple oveja y lanzarse a alguna loca aventura. Esto sin contar los peligros de lobos y otras alimañas que pueblan el paisaje de las ovejas al acecho de alguna presa.

On the air - Return to inocence

Para evitar esto, el pastor cuida de las ovejas y las mantiene reunidas a salvo de peligros "externos". En estas sus labores cuenta el pastor con su fiel ayudante, el perro de pastoreo, que permite al pastor un excelente control sobre todos los movimientos del rebaño.

Pastor con sus perros Foto Alfonso Benayas (Licencia CC)

7


La oveja es un ser dependiente que cambio su libertad por una "sensación de seguridad", el perro, por su parte, hizo una especie de contrato social por el cual garantiza su sustento mientras permanezca fiel y obediente al pastor. A su vez, el pastor no es más que un eslabón más de esta cadena, ya que rara vez encontraremos que sea el propietario del rebaño. Siendo así, el pastor también tendrá que prestar cuentas a su patrón, que puede no ser más que un mero administrador. En ese caso el administrador, se reportará a su vez a un grande terrateniente o señor. Se constituye así, una gran cadena de mando que va desde la oveja hasta el gran señor. La oveja, claro está, es ajena a todas estas cosas, ella sólo ve los perros y el pastor, y "piensa" que su suerte y protección depende enteramente de ellos. Claro que en el fondo, la oveja es el material de sustento de todo el resto de la cadena. De su manipulación y su creencia de "estar segura" depende la estabilidad de todo el sistema montado. Pero el pastor sabe que una tras otra, todas las ovejas, sin excepción, serán sacrificadas en un lento goteo. Sólo que este goteo pasa imperceptible al rebaño. Esto porque las ovejas que salen son reemplazadas por otras nuevas que nacen poco a poco, en pequeñas proporciones, y así, la sensación general para las ovejas es de que el rebaño está seguro. Los perros también saben de esto, y de que de alguna forma ellos también tendrán participación -en la forma de restos- del festín de servidores, administradores y señores. Esto también refuerza para el perro el gran poder que los seres humanos detentamos sobre la vida de otros seres, da "argumentos", pues, al perro, para continuar con su contrato social. A estas alturas el lector, quizá ya se haya identificado con alguno de estos actores de la vida. La oveja, el perro, el pastor, el administrador o el gran señor. Mayoritariamente, los seres humanos somos casi todos ovejas, algunos somos perros, unos pocos son pastores, menos todavía administradores y, finalmente, escasos, escasísimos, los grandes señores. Las ovejas han sufrido históricamente un verdadero expolio de sangre. Su confianza en el rebaño las ha convertido en las víctimas principales de la historia. Por otra parte, su flaca naturaleza no las ha permitido resistir mucho cuando se han aventurado fuera del mismo. Generaciones y más generaciones de ovejas han hecho de la oveja un ser indefenso, totalmente desposeído de cuantas armas o defensas podría proveer la naturaleza. Por otra parte, cuando por alguna causa -generalmente tremenda para ser visible a sus ojos- las ovejas han optado por la rebelión contra el pastor y sus perros, el medio para vencer su miedo a la muerte -que es la causa que en el fondo las mantiene a todas unidas- ha sido casi siempre disolverlo en la masa, obedeciendo a catarsis colectivas, catarsis éstas no exentas de grandes dosis de locura.

8


Saturno devorando a sus hijos (Goya) Museo del Prado (Imagen Wikipedia)

El resultado, repetitivo, reiterativo, descubrir que el perro y sus pastores eran sólo el primer eslabón de la cadena; descubrir como el miedo, que permanecía subyacente, termina aflorando volviéndose contra la propia masa en el movimiento final y decisivo. Flaqueza, extenuación final de las ovejas con más coraje, obedeciendo a una ley casi física. Las pocas ovejas restantes no son pareo para el león, para el gran señor. Nos convencieron que la razón pondría orden en este teatro humano. No ha sido así, los avances científicos prolongaron la vida humana corroborando el poder de la ciencia, hoy vivimos casi el doble de tiempo que hace trescientos años, sin embargo ¿Vivimos hoy más intensamente que en aquella época? Cuando éramos reclutados forzosamente para luchar por cosas que no comprendíamos, muriendo bravamente en un campo de batalla de Flandes, o actualmente, formando parte de los ejércitos de desempleados, siendo vaciados hasta la última gota de orgullo y pasión por la vida –probablemente depositada en algún equipo de futbol. 9


La vida no es sólo una cuestión extensiva, de sobrevivencia, también una cuestión intensiva, de misión.

es,

The Causes of The Great Depression FDR Memorial Site. Foto Tony (Licencia CC)

No trato con esto de restar méritos a la ciencia. Lo que quiero es resaltar, delatar, apuntar, descubrir, lo que comúnmente se ha venido en llamar La Farsa Humana. ¿Y qué es la farsa humana? Es la mentira que van introduciendo en los hombres desde que son pequeños para que estos no dejen de ser ovejas y la razón ha sido comúnmente instrumentalizada para este fin.

10


DE OVEJAS Y LEONES

D

On the air - Blow me away

efinía anteriormente al hombre-león como la realidad del espíritu del último eslabón de la cadena social, “los grandes señores”. Extender este estado de espíritu a la totalidad de los seres humanos como estado de plenitud humana es una alternativa inviable, pues para que haya “leones” siempre tendrá que haber “ovejas”, ni que los leones más débiles tengan que asumir el papel de ovejas. El poder –en manos de los leones- es, en última instancia, quién manipula la razón en las sociedades humanas con el único fin de mantenerse y perpetuarse. Eliminado el sustento divino tanto de la razón como del poder con la Revolución Francesa, ambos pasaron a sustentarse exclusivamente en el imperio de la ciencia. Pero la ciencia no se ocupa de la moral, algo sin lo cual el hombre vive desnorteado y puede entrar en una peligrosa senda autodestructiva. Kant, “resolverá” este problema sumergiéndolo en las profundidades del estado como fundamento del contrato social. Pero l’enfant terrible de la filosofía, Nietzsche, colocará la dinamita como él mismo decía-, en el nuevo edificio sin siquiera haber concluido éste su construcción. Nietzsche terminará con cualquier fundamento objetivo da la moral. Cualquier moral descansa en última instancia en el más puro aire. Así las cosas, serán los leones instalados en un nihilismo no reconocido -leones ambiciosos, feroces y no precisamente “buenos cristianos”-, quienes cocinen la moral para las ovejas. El punto es mantener la imposibilidad de matar de las ovejas. “No matarás”, reza el mandamiento cristiano, pero cuantos murieron en nombre de Dios. Consideremos también que las criaturas de Dios no paran de matarse entre sí en la cadena alimentaria. En sociedades que se llaman cristianas se mata legalmente. La violencia es la forma de dominación por antonomasia. En la escuela aprendimos que el estado era el detentor legal para ejercer la violencia, y nos lo calzaron con la cantinela de que el estado representa a los ciudadanos. ¡Cuánta ingenuidad!

11


Friedrich Nietzsche. FotografĂ­a de Gustav Schultze (Wikipedia)

Ejercen la violencia, y llegan a matar tambiĂŠn, aquellos que aunque no dominan el estado, aspiran a dominarlo, los que se rebelan, los que mismo sabiendo de la puniciĂłn se arriesgan por el dulce y amargo a un tiempo fruto del poder, los que quieren enriquecerse, los que transformaron en objetos a los que les rodean (los carniceros), o aquellos que lo hacen simplemente porque saben de su impunidad.

12


Matanza de San Bartolomé Museo Cantonal de Bellas Artes de Lausana (Imagen Wikipedia)

¿Y la ley, y el estado de derecho? La ley es siempre asimétrica, a veces poco, a veces mucho, y, claro está, no es nada bueno para las ovejas cuando esta asimetría se muestra descaradamente. Es cuando decimos que no hay justicia. En todo caso, créanme señores, la ley no es ciega, es tuerta...

Contemplation of Justice. Foto Dbking (Licencia CC)

13


¿Qué queda para las ovejas?, poca cosa. Si los perros reciben migajas, imagínense las ovejas que comen el pasto pensando que todo el mundo las está sirviendo y protegiendo. No hay mejor cárcel que aquella que aparenta no existir. ¡Me transformaré entonces en León!, oigo exclamar ofuscado a alguien. Mala cosa, le digo, naciste en una cuna en que mamaste como ser una oveja. No llegarás muy lejos, aún así algunos lo consiguieron, pero ¡A qué precio! Créame, no vale la pena. Los seres humanos somos manipulados constantemente. Desde antes de nacer, con nuestro particular baúl genético. Cuando comenzamos a hablar, con el propio lenguaje. A medida que vamos creciendo, por nuestros padres –de forma inconsciente, pues ellos sólo prolongan lo que ellos mismos aprendieron, sin mala Fe, lo que no deja de ser una crueldad. En la escuela, por nuestros profesores, y, finalmente, en la sociedad, por los políticos y los dueños del poder. ¿Y las democracias?, arte de prestidigitación, ovejas business class. Y es que como en todo, siempre hay clases, y hay leones y leones, y ovejas y ovejas. Pero vamos a profundizar un poco más en el tema de la violencia. Mire usted que si las ovejas despiertan, que se despiertan de vez en cuando, se va a formar una revolución y me van a acusar de incentivar la violencia. La calidad de las ovejas define la marca del león que las gobierna. Un estado con una justicia poco asimétrica y que mantiene gordas las ovejas, suele corresponderse con un león fuerte que inspira respeto entre el resto de los leones. Las categorías entre los leones, definen el nivel de enfrentamiento entre los mismos y en este sentido, los leones viven en una constante lucha para definir quién es el jefe supremo. Ser león, pues, también no es nada fácil, y el fardo puede ser tremendamente pesado. ¿De qué fardo hablo? Pues del fardo de no ser los mejores, casi nada, pues la vanidad y el ego de los leones son enormes. De esta forma, los leones menos dotados o aquellos excesivamente carniceros tienen que vivir con la presencia constante de su mediocridad, expresada en lo que obtienen de sus ovejas. Algunos de ellos hasta cambiaran su condición de león por la de oveja de alguno de los “grandes” buscando sentir algo de esa grandeza, pero no tardaran mucho en sentir la condición de oveja, entonces querrán volver a su territorio para sentirse otra vez “algo grandes” y ahí ciertamente aparecerá de nuevo el recuerdo de su mediocridad atormentándolos como un fantasma. Hay también los leones travestidos, que no tienen clara su condición de león y se colocan la piel de oveja, pensando que todas las ovejas deberían ser como ellos. Estos leones-ovejas son muy peligrosos y suelen traer funestas consecuencias a las ovejas. Pues coloca a la oveja en una situación de no producir como una oveja ni ser capaz de cazar como un león. La oveja sufre y vive una situación esquizofrénica. 14


Las opciones humanas son todas, pues, más o menos terribles. Desde una variedad de ovejas mejor o peor pastoreadas, pasando por un león más o menos atormentado por sus fantasmas, hasta el propio león jefe que tiene que vivir en una vigilia continúa para no ser derrocado. Este es el teatro de la vida humano. Conviene identificar, pues, a los verdaderos enemigos de este drama humano. ¿A qué temen las ovejas? A la muerte. ¿A qué temen los leones? A una vida sin gloria ni poder, a la mediocridad. El miedo a la muerte mantiene unidas las ovejas, el desafío a la muerte de los leones permite a éstos hacerlas avanzar en alguna dirección. La violencia es la vara del pastor que azuza las ovejas para que avancen en esa tal dirección. Es necesario que muchos teman para poder construir. Es necesario que algunos no teman para poder conducir. Este mecanismo social impiedoso lleva torturando a los hombres desde tiempos inmemoriales. Para cambiar este teatro de la vida, sería necesario encontrar una variante a la violencia y con una fuerza superior, que mantuviese unidas las ovejas. Al mismo tiempo, para que los leones no viviesen atormentados deberían encontrar una fuente de satisfacción que no emanase del control del poder. La razón humana expresada en la nueva sociedad del conocimiento, no parece constituirse plenamente, en principio, como solución al dilema. Sin embargo, la razón es una especie de ser vivo en sí mismo, poco estudiado como tal. Utiliza los seres humanos, y quién sabe si todos los seres vivos, como una red para desarrollarse. Los leones la utilizan para mantener “dormidas” a las ovejas y como factor de ventaja competitiva en la carrera por el poder, sin embargo esta naturaleza de "ser vivo" convierte a la razón en un arma de dos filos.

El cerebro humano. La última frontera (Imagen Wikipedia)

15


LA RAZÓN

D

esde los tiempos de la ilustración, cuando se impuso el pensamiento científico y su vástago, la tecnología, profeta auto-realizador de los nuevos tiempos y la modernidad; la razón fue instrumentalizándose, prostituyéndose, por y para el poder en aras de sus fines de dominación.

On the air - Struggle for Pleasure

Pudiese parecer que la razón es una puta como llegó a decir Lutero – que la calificaba como la más alta ramera del diablo-, sin embargo, que mejor forma de ser aceptada que ofrecerse como una puta. En este punto fundamental –de aceptación-, la razón tuvo tal éxito, que la evolución de las estructuras de poder hasta nuestros días hizo del conocimiento científico el factor de poder determinante.

Martin Luther by Lucas Cranach the Elder (Imagen Wikipedia)

16


Siguiendo con la hipótesis antes mencionada de que la razón, tiene una naturaleza de red que atraviesa y de alguna forma conecta todas las inteligencias, y que ella, en sí misma, puede considerarse un ser vivo con sus propios intereses, observamos que la razón es incontrolable excepto por ella misma y por eso mismo es una arma de dos filos. Por ejemplo, la Iglesia Católica la utilizó en la Edad Media permitiéndola dominar el mundo, sin embargo la misma “arma” cimento la separación entre la Iglesia y el Estado. Así, la razón expresada y sistematizada en la ciencia fue la palanca de Arquímedes con que Occidente domino el mundo. En este sentido, la impresión que se tiene de que el poder económico tiene un collar con el que controla a este “ser vivo” de la ciencia utilizándola para sus fines de dominación es una apariencia bastante alejada de la realidad, por no decir surrealista.

“Dadme un punto de Apoyo y moveré el mundo” (Arquímedes) Ilust. de Mechanics Magazine publicada en Londres (1824). Public Domain

El cuadro metafórico sería algo así como un inmenso bulldog -que representaría a la ciencia- creciendo continuamente de tamaño, con alguien de su lado -el poder económico- sosteniendo una cadena que aprisionaría a este formidable animal por el cuello. Observada con detenimiento, la cadena no es pareo para los músculos del bulldog que podría quebrarla cuando quisiese en cualquier momento, sólo no haciéndolo porque en realidad la persona que se encuentra en el extremo de la cadena es la que realmente está siendo conducida, sin percibirlo –por su sensación de control-, por el bulldog. Así, un título adecuado para este cuadro podría ser “persona que está siendo paseada por la mano por el bulldog con su cuello”. A dónde nos lleva todo esto. A que quizás el ser humano esté siendo instrumentalizado por la ciencia y no al contrario. Todo bajo la apariencia de que la ciencia está sirviendo al poder establecido cuando 17


en la verdad sucede exactamente lo contrario en las mismas barbas de los “leones”. Examinemos por un momento las actuales potencialidades de la ciencia, es posible clonar seres vivos, hay un entendimiento progresivo de nuestra programación genética, la computación se prepara para un salto cuántico. El cerebro es la última frontera, ¿Qué sucederá cuando se desvelen totalmente sus misterios? Alguien piensa realmente que nuestras estructuras sociales se mantendrán de aquí a cincuenta años. Los proyectos de inteligencia artificial asociados a la automatización total de los procesos productivos y la ingeniería genética sólo pueden derivar en una única conclusión. Falta poco para que el ser humano se torne obsoleto.

Cloning Experiments (simulación) Foto Jess Payne (Licencia CC)

Mientras todo esto sucede, la prensa, la televisión, los partidos políticos están totalmente instrumentalizados al servicio del poder que piensa que lo tiene todo controlado. Las técnicas de pastoreo de masas mediante el uso intensivo de técnicas de desinformación y saturación de información, son aplicadas y desarrolladas al máximo. No adelanta saber hechos y ocurrencias si la gran masa de la población no entiende los hilos que se mueven por detrás de los titulares de los mass media, si no hay una visión de conjunto. Las personas piensan que están informadas, cuando lo que están es perfectamente desinformadas. Sólo Internet sobrevive a este férreo control, pero desafortunadamente su capacidad de influencia es todavía limitada Pero el poder está lejos de tener todo controlado, basta una pequeña fisura en el teatro de operaciones humano, para que el tiempo, esa dimensión que el hombre olvida con tanta frecuencia -en el sentido de su mortalidad-, agrande la misma hasta convertirla en una tremenda grieta que termine destruyendo todo lo tan cuidadosamente edificado. Y esa pequeña fisura siempre existe, créanme. La confianza de los leones en su poder y su enorme vanidad les impide ser conscientes de 18


este hecho inevitable. En la antigua tradición romana, era praxis durante el desfile multitudinario del césar en su cuadriga de oro después de alguna campaña triunfante, ir acompañado de un lacayo que sustentaba los laureles encima de su cabeza y no paraba de susurrar al oído del cesar, Memento Mori (Recuerda que eres mortal).

Muerte de Cesar por Jean-Léon Gérôme (Imagen Wikipedia)

La evolución de la ciencia puede llevar a la extinción del ser humano como lo conocemos le dije a mi madre en cierta ocasión. ¡Fantástico!, dijo ella con sus muchos años de experiencia. Este mundo está muy mal hecho, hagamos otro mejor. ¡Ah!, no es tan fácil, respondí. Lo más probable es que hagamos un infierno peor todavía. La razón como ente propio, puede hacer peligrosas elecciones. Esta hipótesis resulta difícil de admitir. A los seres humanos nos gusta pensar que estamos en el control de todo. Sin embargo, la realidad de los hechos apunta a que ningún, absolutamente ningún ser humano, está en el control de absolutamente nada. Todo es mecánico. Y ésta es la clave de bóveda del sufrimiento humano. Significa esto que las sectas religiosas que van contra la ciencia y la tecnología tienen razón. Rotundamente no. No se puede huir de lo que se conoce. La ciencia es un “punto de no retorno” en la historia humana, por razones en las que no vale la pena extenderse aquí. Baste decir que es imposible volver atrás, porque siempre habrá un león dispuesto a utilizar los recursos de la ciencia y la tecnología para obtener “ventaja” en la sempiterna competición de los leones. De lo dicho, las dos lecciones que debería aprender el león son: la primera que el control total es intrínsecamente imposible para el ser humano –esto lo saben los leones más sabios-, siempre existirán fisuras; y la segunda, que su vida podrá estar cargada de honores y privilegios, pero la muerte no dejará de ser inevitable. 19


La resistencia a la modernización de la Producción industrial nunca impidió su avance. Dibujo con dos ludditas destruyendo una máquina (1812). Imagen Wikipedia

En este punto el león querrá siempre morir con dignidad. Los vikingos pensaban que morir con la espada en la mano les traería esta dignidad. No hay dignidad en morir bajo la espada de alguien más fuerte, sólo una demostración de debilidad. La verdad es que morir con dignidad es el problema más difícil que puede enfrentar un ser humano. Y es el problema más difícil porque su solución es una paradoja que pocos consiguieron vislumbrar hasta ahora.

Vanitas de Philippe de Champaigne (1602–1674) (Imagen Wikipedia)

20


LA EMBOSCADA

1

H On the air - Strani Giorni – La Cura

ay un cuadro que representa a la perfección el llamado triunfo de occidente sobre otras culturas. Se trata de La Batalla de las Piramides (21 de julio de 1798) de Antoine Gros (1771-1835), Musée National du Château. Versalles. En él, podemos ver un Napoleón triunfante, imperial –lo cual es casi un sinónimo de él mismo-, sometiendo a los mamelucos que se arrodillan delante suyo suplicando clemencia.

La Batalla de las Piramides. Antoine Gros (1771-1835) Musée National du Château. Versalles.

Antes de comenzar la batalla, Napoleón pronuncia su famosa arenga: “Soldados, exclamó Bonaparte, ustedes van a combatir hoy a los 1

Este capítulo es un homenaje al CD del mismo nombre del cantante italiano Franco Battiato.

21


dominantes de Egipto: piensen que desde lo alto de estas pirámides, cuarenta siglos nos contemplan”. El jefe de los mamelucos, Mourad-Bey, huye de la batalla cuando ve la situación perdida, tres mil hombres de su ejército dejan su vida en el campo de batalla, en contraste las pérdidas francesas se elevan, como mucho, a cuarenta muertos y ciento veinte heridos. Sin querer entrar en el análisis detallado de este magnífico cuadro – sirva esto de homenaje particular al malogrado Antoine, que terminó suicidándose arrojándose al Sena debido al fracaso de público y crítica en sus últimas obras-, lo que más me llama la atención en el mismo son dos aspectos: En primer lugar, el choque que aquí se manifiesta es más que un enfrentamiento armado, es el choque de dos mundos. El fondo de las pirámides como testimonio mudo no puede ser más emblemático en este sentido. El mundo moderno y el mundo antiguo se enfrentan casi que formalmente, pues Napoleón se sabía de antemano ganador. En este sentido, hay una insistencia del autor en mostrar la aplastante victoria de Napoleón, representando a los vencidos totalmente rodeados y en número insignificante. En segundo lugar, la súplica de los vencidos por su vida resulta, en un segundo análisis al recorrer las diversas posiciones de los mismos, en algo más sutil que va desde la muerte física del soldado abatido, hasta la “muerte en vida” de quien se mantiene en pie, desarmado, intentando mantener su honor. La mirada perdida de esta figura que queda en pie, protegiendo una mujer y un joven desnudo –el futuro- dice todo. Aquel hombre siente que el suelo se abre bajo sus pies. Más que a la muerte teme el perderse a sí mismo, el perderse lo que es, el “extraviarse”, que es una muerte en vida. La escena en su conjunto no es sólo el retrato triunfante de una acción bélica, es un drama humano en toda su extensión. El drama en que los leones guardianes de viejos valores, valores éstos difíciles de conciliar con el progreso de la ciencia, hincan la rodilla desesperados delante de los leones de los nuevos valores ilustrados, esto es, de la ciencia, de la política, del derecho. Cienci Caes. Tan sólo es el comienzo, un preludio de lo que estará por venir. Casi un siglo después África entera y gran parte de Asia, serán dominadas por las potencias occidentales y transformadas en colonias. Habrá quien tome buena nota de los nuevos tiempos. No muchas décadas después, Japón iniciará su particular revolución Meijí (1868). Japón entendió que su defensa más importante debía partir de una transformación o adaptación de sus valores tradicionales para poder competir en la nueva arena de los estados modernos. Estudió las costumbres y la cultura occidental –sobre todo la inglesa- y comprendió rápidamente el poder que suponían la ciencia y la técnica, expresados en una tecnología superior –sobre todo militar-. Hubo un esfuerzo 22


genuino por integrar los nuevos valores occidentales a su cultura milenaria, una cultura que valoriza al extremo el detalle y la obsesión por la perfección, cualidades ambas de extrema utilidad en los procesos tecnológicos. El resultado, el Sintoísmo, supuso posicionarse poco tiempo después como una potencia a la altura de las occidentales. El Sintoismo –culto al emperador- permitió la unificación del Japón y su transformación en una potencia militar. Por otro lado, trajo también su propia destrucción al confiar en exceso en sus posibilidades de expansión e intentar medirse con los Estados Unidos. No obstante, muchos de los valores instaurados durante la época del imperio siguieron siendo válidos en la reconstrucción de la posguerra, lo que unido al sentido de unidad de los Japoneses como pueblo, permitió el resurgimiento del Japón como potencia económica.

Emperador Hito (1901-1989) (Imagen Wikipedia)

Sería interesante analizar donde estuvo –y todavía está- el auténtico déficit de Japón en aquella confrontación. Pero lo que más me interesa con este ejemplo es mostrar la importancia de la renovación de los valores en una sociedad. Toda la historia humana puede verse desde la óptica de una constante lucha entre diferentes conjuntos de valores. Tanto en el auge como en la caída del Japón imperial, los valores adoptados tuvieron un papel fundamental.

23


LOS VALORES

On the air - Host of Seraphim - All is Bright

L

os valores pueden tener diversas naturalezas como: religiosos, culturales, éticos, políticos, deportivos, entre otros. Generalmente tienen un fuerte apelo emocional. Como es difícil, prácticamente imposible, discutir racionalmente sobre un valor, los conflictos son continuos. No existen valores objetivos, pero si existen valores que aumentan o disminuyen las posibilidades de sobrevivencia, de adaptación y sobre todo de aprendizaje. Por ejemplo, es evidente que la polución de nuestro planeta nos resta calidad de vida, independientemente de la polémica sobre el calentamiento global. Dar la importancia que se merece a nuestro entorno natural es, pues, un valor positivo para una sociedad.

Playa contaminada. Foto Laboratorio en Movimiento (Licencia CC)

A finales del siglo XVIII, y durante los siglos XIX y XX Occidente estructuró sus valores alrededor de la política y la ciencia, lo que caracteriza la modernidad, separando la religión del estado. A su vez la 24


política se construyó sobre conceptos emergentes como la lucha de clases y la estructura bipolar de izquierda-derecha. Los términos Izquierda, Derecha y Centro surgen de la Asamblea Constituyente durante la Revolución Francesa en que los deputados se encontraban divididos en dos grupos enfrentados: el de la Gironda, que se situó a la derecha del presidente y el de la Montaña, que se situó a la izquierda. En el centro, estaba una masa sin tomar partido a la cual se designó como la Marisma.

Los conceptos de Izquierda y Derecha proceden de la Revolución Francesa. Salle du Manège, lugar donde se reunió la Asamblea Constituyente (Imagen Wikipedia)

Sin embargo, los conceptos de izquierda y derecha son actualmente un cajón de sastre en que cabe todo, por tanto, que no quiere decir nada. Una farsa política. En contraposición, el análisis de una opción política sobre el prisma de los valores marca una dirección inequívoca de acción contra la cual el gobernante será medido y cuestionado. En la democracia, una referencia ética que enfrentará los partidos políticos consigo mismo haciéndolos ver todas las ratas de cloaca dialécticas que habitan sus referentes ideológicos. Por tanto, el análisis de los valores parece más adecuado para ver qué principios nortean una determinada opción política y, por tanto, para observar desde una plataforma privilegiada las contradicciones en que incurren en sus acciones. En este sentido, determinar marcos de referencia para el análisis de los valores es un desafío para 25


historiadores, filósofos, antropólogos, sociólogos, economistas y un largo etc... Por otro lado, las culturas diferentes, o sea, conjuntos de valores diferentes, una vez en contacto, se enfrentan o, en el mejor de los casos, se fagocitan mutuamente en favor de una u otra. La coexistencia pacífica entre culturas diferentes es un estado de equilibrio inestable por su cinismo implícito (Siempre habrá un conflicto latente). La única forma de no haber conflicto es no conocerse o no interferir estableciendo un mutuo aislamiento –y esto último será siempre difícil. En última instancia, los valores siempre establecerán un benchmark entre sí cuando sus intereses u objetivos estén en conflicto. En este sentido, la guerra, como ya dijo cierto general norteamericano no es más que el benchmark definitivo entre culturas diferentes.

Invasión de Irak ¿Imposibilidad de coexistencia pacífica entre el mundo occidental y el mundo árabe? Photo by U.S. Army (Licencia CC)

26


On the air - Amerika - Ich Will Das Dritte Reich

EL PODER DE LAS IDEAS

L

a mayoría de la gente es ajena a la influencia que la religión ejerce en su pensamiento. A pesar de que alguien se declare ateo o agnóstico -que es la moda-, corren en sus valores, en sus formas de pensar y de actuar, multitud de influencias tejidas por la religión aunque sea de forma inconsciente. Estableciendo un paralelo para que se entienda mejor, es algo parecido a una extraña manifestación contra occidente que un día vi en cierto país africano. Aquellas personas se declaraban contra occidente y contra todo lo occidental, no obstante algunos de los manifestantes lucían una camisa de la Coca Cola. Cuestionada una persona sobre tal contradicción, dijo que le gustaba la Coca Cola pero no Occidente. Los manifestantes también querían Democracia y Libertad, pero… “no les gustaba occidente”. Se puede decir que el núcleo moral de las diversas culturas humanas fue lentamente amasado. Primero por creencias, por absurdas que estas pudiesen parecer, jugaban un papel de referencia social crucial; y posteriormente por las diversas religiones. Esto equivale a decir a algo que fue de la intuición a la revelación -que en el fondo quizás sean la misma cosa, diferenciándose sólo en el tono de voz, una bajita, la otra bien fuerte-. Sin embargo, en el caso occidental se dieron unas circunstancias especiales debidas sobre todo a la influencia de la filosofía griega. En la Edad Media, Santo Tomás, “armado” de los redescubiertos Platón y Aristóteles, verdaderos pesos pesados de la filosofía, aplastó el aún débil e incipiente aparato filosófico cristiano de San Agustín todavía en fase de formación, por tanto sin oportunidad frente a la maravilla de la filosofía griega. El aparato de pensamiento griego, convenientemente filtrado y adaptado a las necesidades de la Iglesia Católica se constituyó así en el eje del poder de la misma y en uno de los pilares del triunfo de occidente.

27


Al mismo tiempo, al no ser la filosofía griega un aparato pensado con fines religiosos, ésta pasó su factura regularmente al catolicismo imperante, generando crisis periódicas dentro del mismo como la del luteranismo, al “solidificar” las arbitrariedades católicas de una forma clara, produciendo diversos cismas y separaciones violentas.

El triunfo de Santo Tomás Aquino de Zurbarán (Licencia CC)

En todo caso y a pesar de estos “pequeños inconvenientes” -nada es perfecto y ahí está una buena explicación para el famoso coste de oportunidad-, el matrimonio entre la Iglesia Católica y la filosofía griega se mantuvo por cuestiones de conveniencia. Después de todo y según los propios cánones católicos sobre el matrimonio ¿No debemos permanecer casados hasta que la muerte nos separe? De esta relación con la filosofía griega pronto nacería un hijo prodigio, La Ciencia, que vendría a ser la espina dorsal conductora del triunfo de occidente y del advenimiento de la modernidad. Este hijo pronto comenzaría a dar dolores de cabeza a sus padres con una nueva visión del mundo y terminaría provocando la separación entre el Estado y la Iglesia. Y es que la famosa puta de Lutero era una puta muy lista.

28


Galileo ante el Santo Oficio, por Joseph-Nicolas Robert-Fleury (Licencia CC)

Este inmenso poder de la letra es algo que nunca será evidenciado lo bastante. Parece que las grandes ideas tienen vida propia, una vez divulgadas escapan totalmente del control de sus autores, que son solamente descubridores no propietarios de aquello, y pueden llegar a deflagrar acontecimientos totalmente impredecibles. Santo Tomas aprende a manejar el “arma” de la filosofía griega, da una nueva esperanza al hombre y se crean ni más ni menos que gran parte de las condiciones para el nacimiento da la ciencia. La historia humana habría sido radicalmente diferente con San Agustín. Las quemas de libros considerados herejes por parte de la inquisición y más modernamente con los nazistas “de cualquier cosa que no fuese de ellos”, en una radical tentativa de reescribir la historia, son dos ejemplos significativos de la constatación de ese poder sin límites y del miedo enorme al poder de las ideas y a los procesos totalmente descontrolados que generan. Imagínese, podría formular ahora mismo, aquí, una idea tal, tan atrayente, tan subyugante, que entraría en su mente modificando ciertos parámetros de su comportamiento, manipulándolo, iniciando una reacción en cadena totalmente fuera de mi control –y del suyo-. En principio yo no la proyecté con esa intención pero...

29


Quema de Libros en Berlín por el partido nazista (Foto Wikipedia)

Yendo más lejos, imaginemos que la idea produce una serie de interacciones que envuelven hombres-clave en el poder –o cerca del mismo, o deseando el mismo-, hombres aburridos, deseosos de encontrar un objeto de pensamiento con el que jugar –en realidad ser jugados por él-, que podrían iniciar nuevos desdoblamientos más dramáticos, querer colocar en práctica la tal idea, enfrentar oposiciones, ir a la guerra si es preciso. Si, morir, al final tanta gente no puede estar equivocada. La sola idea atenaza el corazón y sin embargo... ¡Ah! Qué proceso fantástico y tan poco estudiado. Ejemplos de este poder de algunas obras no faltan y no necesitamos recurrir a las religiones para encontrarlos, el más emblemático quizá sea el de Marx con su “El Capital”, pero hay muchos quizá no tan “nucleares” mas de cualquier forma impresionantes en la influencia de la historia del pensamiento, como el Problema de los Universales, que suscitó un gran debate entre las mejores mentes de la Edad Media durante los siglos XII y XIII. El problema fue recogido de un texto de la Isagoge de Porfirio, un texto aparentemente “inocente” pero que debido a las circunstancias del momento se constituyó en el detonante del debate medieval sobre los llamados Universales, y que aún se discute en nuestros días a través de la filosofía moderna y contemporánea.

30


Portada Original de El Capital (Imagen Wikipedia)

Pero quiero centrarme ahora en la cuestión de los valores. A pesar de que no es raro encontrar en los valores llamados religiosos prácticas hipócritas o fundamentos totalmente arbitrarios, no cabe duda que las religiones mantuvieron un cierto equilibrio en el concierto de las emociones humanas. Digo “cierto equilibrio”, porque el precio en vidas humanas podría hacer correr ríos de sangre. Esto da una idea de la importancia que el ser humano otorga a encontrar un sentido para su vida. Por otro lado, dos guerras mundiales, y la caída de la Unión Soviética no invitan a hacer muchas nuevas “revelaciones laicas”, y con esto entro de lleno en el problema que paso a abordar, que es, precisamente, el de las ideas que fundamentan y construyen las sociedades. En el sentido laico y de la misma forma que las “revelaciones” que fundamentaron las religiones, las ideas modernas de carácter políticosocial permitieron la creación de sistemas de pensamiento que, para sus autores, no dejaron de tener también -a veces hasta mencionándolo explícitamente ellos mismos, véase si no el caso de Nietzsche- un carácter de revelación.

31


Caída del Muro del Berlín (Foto Wikipedia)

Estos sistemas de pensamiento originan las ideologías, una especie de motores sociales de ideas con una mecánica tan delicada y compleja que podríamos calificarla como una especie de “mecánica divina”. Es esta mecánica la que ajusta los motores de las ideas haciendo un uso rudimentario y muchas veces inconsciente de los valores, que actúan como una especie de caja de herramientas. Esta falta de dominio intelectual sobre los valores y las transformaciones y posibilidades asociadas a los mismos; sobre la tremenda dificultad de aislarse de las propias coordenadas culturales en el análisis de las ideas; provocó que los mecánicos que adherían a un determinado motor nunca estuviesen suficientemente preparados para ejercer esta función. Quizá dentro del campo científico estos aspectos sean solamente tratados por la ciencia de la administración y del marketing, ambas denodadas por los científicos, pero que de hecho se están constituyendo en el puente entre la ciencia y la sociedad. De hecho analice los contenidos de un curso de administración o de marketing y verá que si usted enseñase los principios de una administración moderna en una universidad de la edad media, habría dos posibilidades, o sería quemado como hereje o bien encuadraría esos principios dentro de un curso de teología. Con esto quiero decir que existen ciertos aspectos, evidentemente que no todos, que permiten establecer algunos paralelismos entre un curso de administración de empresas y una religión. De hecho, todos los gerentes que se dicen agnósticos son fervorosos “practicantes” de alguna escuela de administración.

32


Harvard Business School. Verdadera fábrica de gurús de la administración (Foto Wikimedia)

Por otro lado, todos los motores creados hasta ahora fueron basados en la base de un entendimiento lingüístico complejo, extenso, que requiere muchos años para su comprensión. Son, pues, motores difíciles de ser entendidos y ajustados. Esta limitación cognoscitiva, introduce también el problema de la transparencia del sistema y por tanto, la fragilidad del mismo en relación al riesgo del sistema como un todo estar en las manos de “malos mecánicos”. Este será el siglo en que la razón no necesitará más fingir que es una puta. La ciencia ya tiene suficiente fuerza propia y aunque su estrategia no es la de la confrontación directa, algunas situaciones peculiares como la oposición entre ciertos dogmas religiosos y objetivos de la ciencia llevan a pensar que esta confrontación ya está en marcha. Podemos pensar en una nueva serie de motores, más accesibles, más eficientes de un punto de vista de la superación de las limitaciones humanas como la vejez o las enfermedades, que permitan administrar mejor el conflicto de intereses entre la ciencia y la religión. Para esto presiento que es necesaria la creación de algo más sofisticado que nuestro lenguaje actual, pero sobre todo es necesario un conocimiento y una relación más directa con nuestros valores, lo cual pasa necesariamente por una transformación de la educación.

33


On the air - It's time to see Religion Die – The Mission

LOS MOTORES DE IDEAS

U

n aporte de esta obra, quizá sea el principal, es la propuesta de utilización del término motor de ideas en lugar del de ideología. La palabra “motor” encierra un paradigma utilitario, no dogmático, y con un claro compromiso con su caducidad. Ya el termino ideología tiene ciertas connotaciones dogmaticas, respira aires arbitrarios, aspira a perpetuarse eternamente y es bastante refractario a los análisis de la razón. De la misma forma que un motor siempre tiene un rendimiento más o menos imperfecto –sabemos que es imposible una eficiencia termodinámica del 100%-, la historia nos muestra como los motores de ideas distan bastante de la perfección. Súmense a esto las diferentes soluciones que “los mecánicos” dieron para poder hacer funcionar los motores de ideas a través de la historia y los diversos conflictos y convergencias entre los mismos. Los motores de ideas de tipo religioso son de un tipo que califico de inercial, poseen un cuerpo dogmatico inmutable e incuestionable de “verdades reveladas”, sobre el cual se construye el conjunto de valores de la sociedad. En la medida en que el cuerpo dogmático comienza a ser cuestionado el “recorrido histórico” comenzará a agotarse, necesitando de algún tipo de realimentación o “ajuste” para poder proseguir. Ejemplo de este tipo de motor es la Iglesia Católica que alcanza su zenit de poder en el régimen papal del siglo XIV en Europa. Los motores sociales de tipo no religioso o laico reúnen componentes políticas y filosóficas en el contenido y científicas en la forma de presentación y argumentación. Son de un tipo que califico como de aceleración constante con colapso implícito. En pocas palabras, un motor que goza de una aceleración in crescendo, su hipótesis de partida, hasta llegar a un punto de colapso, el momento en que la hipótesis es refutada o ya no carece más de validez. Si el punto de colapso no es previsto con la suficiente antelación al objeto de revisar sus hipótesis de partida, el sistema corre el risco de desintegrar

34


su unidad. El mejor ejemplo de este tipo de motor fue el Sistema Soviético. El proceso de la Perestrokia y la Glasnost -transparencia- fue insuficiente para sustentar la cohesión social en el proceso de renovación política, resultando en el caos social y la inclusión dramática -hasta hoy- de un nuevo motor de tipo occidental todavía no digerido por la sociedad –y traducido en un sistema de mafias.

Sello soviético relacionando la perestroika con el octubre rojo (Imagen Wikimedia)

El motor puede ser también una combinación de estos dos tipos, en ese caso tendremos un motor de “dos cilindros” más complejo, que es el característico de la revolución industrial y la modernidad americana. En este modelo tanto el componente religioso como el no religioso sacan partido el uno del otro en términos de estabilidad, ya que la composición de los valores en la sociedad resulta de un acuerdo de fuerzas complejo, siendo éste en su conjunto muy difícil de atacar. Sin embargo, con el avance de la ciencia hay una confrontación progresiva en términos de valores con la religión y la respuesta viene en forma de fundamentalismo, precisamente porque es la única forma de mantener la inercia de la fuente de sus valores (el dogma). La crisis actual del capitalismo guarda muchos paralelismos con el final de la Unión Soviética. No es solamente una crisis económica es la crisis de todo un paradigma. Los máximos exponentes de las democracias2 La palabra Democracia es de origen griega (demos, pueblo, kratos, poder). El legislador griego Clístenes instauro institucionalmente la democracia en Atenas hace más de dos mil quinientos años. Los ciudadanos –adultos masculinos nacidos en Atenas– decidían los destinos de la ciudad en una plaza pública. Era la llamada democracia directa. En su famoso discurso fúnebre o Epitafio, Pericles la definió: "El régimen ateniense se llama democracia, pues el gobierno del Estado no está en las manos de pocos, mas de muchos". Hoy, una de las definiciones de democracia más usadas dice que "es la forma de gobierno basada en la soberanía popular y en la distribución equitativa del poder". Así, la democracia ateniense era directa, esto es, las leyes eran elaboradas directamente por los ciudadanos, al contrario de las democracias representativas actuales, en las cuales el 2

35


occidentales están transformándose aceleradamente en cleptocracias. El progresivo desprestigio de los valores religiosos, así como el creciente vacio en su práctica efectiva, son una muestra de la pérdida de las señas de identidad cristianas occidentales. Vistos los fracasos de los experimentos fascistas y soviéticos, cuya duración histórica es irrisoria si comparados con los dos milenios de un Catolicismo, por poner un ejemplo. Queda claro que la cuestión moral contemporánea no gira en torno de la creación de una moral atea como a algunos les parece, y si de los mecanismos de renovación de una moral compuesta de valores de distinta naturaleza: políticos, religiosos, científicos, éticos, culturales, ambientales, etc… que coexisten entre sí, en lo que sería la formación de un renovado conjunto de valores a escala mundial. Un motor de ideas con varios cilindros, complejo de equilibrar, pero mucho más robusto que el actual. Preparado para actuar a escala global.

Andréi Sájarov. Foto Dbking

pueblo escoge sus representantes para elaborarlas. Sin embargo, también debemos recordad que las mujeres, los menores de edad, los extranjeros (metecos) y los esclavos no participaban de ese proceso, ya que no eran considerados ciudadanos.

36


On the air – End of a era – The End - Imagine – Inneres Auge

EL DESPERTAR DEL SUEÑO

A

l final, la gran lección es que dependemos unos de otros. Actuando solos facilitamos el mecanismo de pastoreo de las ovejas, perpetuando la farsa humana (la mentira) y transformándonos en individuos aislados fácilmente alienables, impotentes delante de las transformaciones que están sucediendo.

Sad Icelandic sculpture. Foto WorldIslandInfo (Licencia CC)

37


Ahora bien, el ser humano es víctima porque no tiene consciencia de la real situación en que vive. Ser conscientes de esta situación es el primer paso para superarla. Pero si no es posible el control de nuestro destino, si ser león, en realidad no es más que un mecanismo más sutil para servir a los engranajes del sistema ¿Quiere esto decir que la renuncia del león a su misión y la imposibilidad de las ovejas de auto-gobernarse puede hacer derivar la sociedad humana a una anarquía? La respuesta es que difícilmente eso va a suceder. La mayoría de los leones son obsesionados por la zanahoria del poder y seguirán viviendo en un sueño, al igual que las ovejas.

Reunión de Yalta (1945) con Churchill, Roosevelt y Stalin‎(Imagen Wikimedia)

La única forma de atajar el problema de la farsa humana es trabajar sobre la substancia que forjó las ovejas y los leones. El verdadero enemigo del hombre y la causa final de su sufrimiento. La muerte. Sin muerte, la violencia es inútil, la función del león se hace innecesaria y el miedo de las ovejas desaparece, por tanto el rebaño también desaparece. La muerte, como ya dije, es la moneda de cambio del león para conducir el destino de las ovejas. La existencia de leones y ovejas es intrínseca a nuestra condición mortal. La constatación por parte del león y de las ovejas de ser meros mecanismos, debería empujar a los mismos a la superación de tal dilema y no a su perpetuación.

38


Este insight de “ser mecanismo” ya conocido por bastantes personas debe progresivamente deflagrar una reacción en cadena que termine por alcanzar a todos los hombres, independientemente de su condición.

Tiempos modernos de Charlie Chaplin (Imagen Wikimedia)

Supongamos que los hombres se tornan conscientes de su sueño y por un momento se olvidan de sus disputas para, uniendo esfuerzos, superar el problema de la condición mortal humana. En una primera fase podríamos tener un salto dramático en la extensión de la vida humana por reprogramación de nuestro ADN y el uso de tecnologías con células madre, a digamos 400 o 500 años de edad. Esto de por sí, cambiaría todas las estructuras humanas. En un paso al frente este hombre con una capacidad de conocimiento varias veces superior al actual, podría llegar a desarrollar la tecnología para independizar el cuerpo de nuestra mente que podría vivir, inclusive, en un ciberespacio. Esto no es nada descabellado o ciencia ficción. La evolución de las especies Darwiniana es una competencia de softwares genéticos que se auto-perfeccionan. Esta evolución debe tener sus limitaciones pues ésta depende, principalmente, de las condiciones y modificaciones del entorno. En el caso de los seres humanos, ya hay un cierto grado de autonomía en relación a estas condiciones, lo que quiere decir que nuestro software, nuestro ADN, ya alcanzó, de alguna forma, un cierto límite. Cabe ahora al ser humano realizar su propia transformación.

39


Estudios de Embriones de Leonardo Da Vinci (Imagen Wikimedia)

El problema de este nuevo hombre liberado de la condición mortal será buscar su nueva razón de existir. Ya no luchará por su sobrevivencia y esta situación creará un gran vacío. ¿Qué hacer? ¿Volver atrás? El recuerdo de los sufrimientos pasados no parece nada atractivo. Sería un masoquismo. ¿Qué puede hacer este nuevo hombre? Pues descansar durante un buen tiempo, recrearse en el conocimiento del universo. Quizás durante ese descanso descubra alguna cosa interesante. El león sabio sabe que en realidad no es tal león, llegó a la conclusión de que la única salvación reside en el conocimiento –ya le dio innúmeros triunfos frente a otros leones-, y para eso, depende de las ovejas. Pero como ya dije, la razón en realidad es un animal poco estudiado, pues damos a ella un carácter individual, cuando en realidad ella permea todos los seres vivos.

40


Gracias por tu lectura. Puedes encontrar otros libros del autor en: Blogdonetmind.com Secci贸n de eBooks

41

La Farsa Humana  

La Farsa Humana quiere provocar en el lector la desconfianza por todo lo que nos enseñaron y aprendimos. No se trata de sembrar rencor por “...

Advertisement