Page 1

8 TEMA DE LA SEMANA

S EMANARIO

Domingo 30 de noviembre de 2008

El pulso de la Fe

Dios se hace esperar Ha terminado el Año litúrgico con la festividad de Cristo Rey del Universo. El nuevo año de la liturgia comienza con el primer domingo de Adviento, con el que da inicio este tiempo que se caracteriza por ser un Tiempo de Espera. Roberto O'Farrill Corona

L

a vivencia y celebración del Adviento permite prepararse para el gran acontecimiento de la llegada de Dios al mundo, quien, Niño, muestra a los hombres su humanidad adquirida. En efecto, Dios se hace hombre engendrado en el seno inmaculado y virginal de María, que le da la existencia terrena. Así, “El que es”, se hace existente; “el Eterno”, se hace temporal; “el Inmortal”, se hace mortal por nosotros; el “Innombrable”, se hace llamar Jesús; “el Altísimo”, se hace vecino de Belén; y el “Creador” se pone en manos de la creatura cuando es envuelto en pañales. El pueblo de Israel llevaba siglos en espera del Mesías que habría de liberarle. Como pueblo teo-céntrico, todos sus actos culturales y cultuales giraban alrededor de la llegada del esperado tiempo mesiánico. Los israelitas vivían, así, en una constante espera de la intervención del Altísimo, que se haría presente en su historia en la figura del Redentor, el esperado Salvador que nacería de una Virgen y que sería descendiente de la dinastía del Rey David.

Adviento en tres personas El Adviento nos muestra la espera de Dios en tres personajes: -Juan Bautista, el Bautizador, el Anunciador, el Preparador, el que había aguardado silencioso en casa de su madre Isabel y de su padre Zacarías el momento de iniciar la última gran predicación del último profeta. Bautiza en el nuevo tiempo glorioso que perdona los pecados, luego de la purificación en las aguas del río Jordán; anuncia que ha llegado el tiempo del arrepentimiento y de la conversión; prepara el camino del

Señor, y termina con su espera para lanzarse a la clausura de los tiempos proféticos en los inicios de los tiempos de la plenitud o de la plenitud de los tiempos, el tiempo del Mesías, los tiempos mesiánicos. La Virgen María, quien a lo largo de nueve meses sintió en su ser los latidos de dos corazones, en espera del nacimiento de su hijo, el Hijo de Dios. Ya desde que María había pronunciado su “hágase”, al arcángel Gabriel, en la Anunciación, los nueve meses que siguieron se tradujeron en un continuado tiempo de espera en su maternal Adviento. -San José, quien luego de despertar del sueño en que Dios le dio a conocer que no temiera recibir a María, le abre los brazos, a Ella y a su Hijo, y se suma a ese tiempo de espera en la casa de Nazaret. Luego, emprende el viaje a Belén de Judá; después, encuentra un sitio en una gruta, y allí, entre algunos animales guarecidos del frío de la noche,

espera el momento del alumbramiento. José recibió al niño con sus manos, lo arrulló con sus brazos y lo cubrió con su fuerza, la fuerza del hombre justo, la fuerza del esposo de la Madre de Dios.

Adviento gozoso A dos mil años de aquel advenimiento maravilloso que se concretó en la noche santa de Navidad, en este Adviento de 2008, los que en Cristo creemos y confiamos somos nuevos personajes del Tiempo de la espera. A Israel se suma México, a José los esposos y padres de familia, y a María las mamás que permiten a su hijo nacer aunque todo parezca decirles que no; pero Dios les grita, desde su interior, que sí. Todavía podemos aprovechar este tiempo providencial para poner la mirada en el que vino en Belén y sigue viniendo todos los días a morar en nuestra propia vida,

para que cada hombre y mujer seamos una historia personal del Dios que se hace responsable de nosotros, y que vendrá, como lo prometió, a reinar en este mundo para establecer un Reino de paz. Dios quiso que su pueblo elegido viviera en su espera. El mismo Dios ha querido que su nuevo Pueblo, conformado por todas las naciones, viva en la espera de su inminente regreso en la Parusía, de cuya fecha y hora nadie sabe cuándo será, aunque estamos ciertos de que en algún momento sucederá. El Adviento ofrece, pues, la oportunidad de celebrar la llegada del Señor bajo sus tres diversas formas: su nacimiento en Belén, su presencia en el tiempo litúrgico del Adviento y la Navidad, y su regreso escatológico en la Parusía. Los tres advenimientos del Señor nos llenan de esperanza; por eso Dios siempre se hace esperar.


Domingo 30 de noviembre de 2008

S EMANARIO

ACTUALIDADES 9

Campaña sin tregua

Admirable el esfuerzo por educar a los adultos Concluyo, resaltando en los anteriores ejemplos, las variadas estrategias que utilizan como asesores en la formación de los adultos y su responsable entrega; simplemente, como una muestra de la calidad humana y el compromiso por realizar una labor social en su comunidad. Su tarea, como bien puede apreciarse, es múltiple. Son amigos, guías, consejeros, y ante todo, un ejemplo social y solidario de apoyo al prójimo para abatir el rezago educativo en la sociedad.

Mtro. Martín Ortiz González Asesor, Investigador del CIIE en el Rezago Educativo de Jalisco

U

n gran respeto nos merecen todos los asesores que se desempeñan en la atención de adultos, porque dedican un gran esfuerzo para que la población mayor de 15 años pueda alfabetizarse; terminar su primaria y su secundaria. La tarea de educar a los adultos es difícil porque implica poner todas las energías en ayudar, acompañar, motivar y educar a un grupo de adultos que ha retomado el camino de terminar su educación básica. En un taller de reflexión efectuado el pasado 08 de septiembre en el Municipio de Tonalá, los asesores de adultos compartieron experiencias sobre los éxitos y dificultades que enfrentan con sus educandos. Como investigador, tuve la oportunidad de constatar, mediante varios testimonios, la entrega y la dedicación de estos actores educativos. Estos testimonios son dignos de ser compartidos, ya que reflejan el gran compromiso social que existe por ayudar a una gran cantidad de ciudadanos que no han concluido su educación elemental. TESTIMONIO No. 1.- Yo soy de esas mujeres como hay en el mundo, en Jalisco y aquí en Tonalá, donde la familia no me dejó estudiar. Porque las mujeres no estudiaban, las mujeres con trabajos -como en mi caso- terminamos la primaria, y decían nuestros papás: “Ya para qué quieren estudiar si van a ser amas de casa; y para cuidar niños y hacer de comer, pues no lo necesitan”. No había otra meta, nada más ama de casa; ser casada, esa era tu meta, tal cual. Yo muy chica me casé y tuve a mis hijos, y con el paso del tiempo me encontré con el Instituto (INEA), que me daba facilidad. Me lo encontré en mi misma colonia, donde empezaban a hacer promoción. Entonces yo empecé a estudiar ahí, contra costumbres, contra el marido, contra la sociedad que dice: “ya tienes hijos, ya quédate en tu casa a lavar los trastes”. Entonces, al ver esa oportunidad, hice secundaria ahí.  Pero me gustó la oportunidad que me dieron de salir adelante. Y el técnico hasta me animó a ser asesora. Así me hice asesora en el Instituto.  No es sólo tener la voluntad de querer ayudar a nuestros educandos, sino hay que prepararnos. Ya con ese compromiso a cuestas, sigo con el bachillerato semi-escolarizado para poderles transmitir algo a mis educandos, y me gustó mucho porque cada día que yo aprendía algo con mis maestros yo venía y trataba de transmitir a mis alumnos. El despegue fue el Instituto (INEA); y de ahí, a volar. Yo terminé la prepa con la enseñanza del Instituto. Se puede llegar a ser algo: ahora estoy en tercer semestre en la UdeG en la Facultad de

Derecho. El día que hice el examen para la UdeG, sólo aprobamos 160, de miles de aspirantes. Ese día, mi esposo me dijo, muy asustado: ¿Hasta dónde piensas llegar?. Yo pensé: de aquí nadie me para. Yo quiero felicitar a todas mis compañeras, algunas que apenas entraron, que no saben el paquetón que se aventaron, pero se siente muy bonito. A mí me decían que si era por paga. Por paga no es, pero qué gran gusto es entregarle el certificado a un educando, a una señora, ya con hijos, ya casi abuela. Y que uno sea parte, para lograr ese objetivo. Yo les platico que en mi unidad operativa he tenido algunas señoras que llegan con el ojo morado, porque, volvemos a lo mismo, porque los hombres se sienten agredidos con que la mujer esté estudiando. Llegó con el ojo morado y casi llorando, y me decía “es que me escondió mi módulo”. Y es que si no tienes módulo, pues cómo presentas el examen. A mí me encanta andar haciendo esto porque de alguna manera la mujer se prepara. Y pues tengo que luchar por las mujeres, y decirles que sí se puede. Lo curioso de todo, es que los asesores, aparte de que damos clases, nos volvemos psicólogos, doctores- corazón; de todo nos volvemos. Porque llega el educando, y ya con la confianza, empieza a platicar de su vida, lo cual nos permite valorar qué módulos de estudio le pueden corresponder o que módulos le van a ayudar a la persona. TESTIMONIO NO. 2.- Nosotros, al frente de educar a los adultos, observamos las grandes dificultades que tienen para terminar su educación. Hay un matrimonio joven; los dos trabajan y tienen cinco hijos chiquitos. Ella paga porque le cuiden a sus hijos para irse a trabajar y ambos no tienen oportunidad de estudiar sino hasta la noche. Ya sea el asesor o yo (Técnica del IEEA) nos turnamos para ir a atenderlos en las noches. Así es como le estamos haciendo, y ahorita ya van como cinco o seis materias que tienen aprobadas y con buena calificación ( 9 y 10). Nosotros (Ella, como técnica, y yo asesor) nos pusimos de acuerdo en ese asunto, porque vimos que tenían muchas ganas de estudiar. A mí no me quita nada el visitarlos de nueve a diez de la noche: nos turnamos y les brindamos esa atención. Así es como estamos empezando

a concluir su nivel básico de primaria. Yo pienso que dentro de poco van a terminar, y se les ve con muchos deseos. Por eso vale la pena uno también dedicarse en el momento que tiene para descansar o para unirme a la familia, porque también estoy casada y con hijos. Nos ponemos de acuerdo y le digo a mi familia que tengo un pendiente y me voy a atenderlos un ratito. Así es como uno entrega también tiempo que toma uno de su familia, pero tampoco sin desatenderla. Eso para mí es un orgullo.

Tú puedes participar como asesor: ¡INSCRÍBETE! Para mayor información: http://educacion.jaliscogob.mx http://ieea.jalisco.gob.mx/htm/pri.htm o al 01 800 0874350, (33) 36163245, (33) 38192770 y (33) 38192771.

8 TEMA DE LA SEMANA  

Ha terminado el Año litúrgico con la festividad de Cristo Rey del Universo. El nuevo año de la liturgia comienza con el primer domingo de Ad...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you