Issuu on Google+

TALLER DE CREACIร“N DE CUENTOS ALUMNOS/AS DE 6ยบ.


LA NARIZ DE LA FIESTA Érase un buen herrero que tenía dos narices: una para todos los días y otra para los días de fiesta. La nariz de todos los días estaba llena de verrugas y forunculillos; la de las fiestas, en cambio, era tersa, suave y muy brillante: una preciosidad. Los domingos por la mañana, el herrero llamaba a su mujer y le decía: - Rosa, dame la nariz de los días festivos. Rosa sacaba la nariz de los de una cajita que tenía en la cómoda, el herrero se quitaba la nariz fea, la ponía sobre la mesilla, y por último se ajustaba la nariz guapa en la cara. Pero... sucedía que cada vez que bebía una copita de más intentaba ponerse las dos narices juntas, lo cual era un problema porque entonces no sabía cuál debía sonarse. (Gianni Rodari) Con un poco de fantasía y estas dos palabras: fiesta y nariz se pueden inventar otras muchas historias, inténtalo. La fiesta de la nariz Había una vez un pueblo llamado Narizón que daban unas fiestas todos los días festivos. Un día se hacía un concurso por ejemplo ¿cuál era la nariz más guapa?, cada día era una fiesta nueva, siempre ganaba en todo Don Pepón, hasta que un día vino un tal Don Alvarín y ganó a Don Pepín, pero no ganan nada sino solo la victoria, pero ellos se enfrentaban y se enfrentaban, ya que cada vez era más extraño porque cada día llegaba al pueblo un nuevo Don.


La fiesta de la nariz Un día, en un planeta llamado Narizlandia se celebraba el día de las narices. Juán era un hombre que tenía dos personalidades, es decir, cuando se portaba bien tenía la nariz buena y cuando se portaba mal, una nariz fea y gorda. En Narizlandia, todo el mundo quería que llegase... tras un tiempo, llegó un día y la gente acudía a la plaza. Juán se presentó y ganó el concurso. Al ganador se le daba un trofeo y 10000000 de euros y Juán invitó a toda su familia a cenar.

La nariz se va de fiesta Érase una vez una nariz que se llamaba Pancho. Pancho llevaba esperando una semana a que empezara la fiesta de las narices y por fin llegó, ¡era el día!. Pancho se vistió con un esmoquin, una pajarita y un sombrero todo color negro. Por el camino se encontró con su madre Poncha que le contó que la fiesta se había suspendido. Pancho se volvió a casa. Cuando entró vio dentro a toda su familia. ¡Era su cumpleaños! Se le había olvidado por completo, estaba tan obsesionado con la fiesta que no se acordó. Para que no le volviera a pasar, Pancho prometió a toda su familia que no volvería a obsesionarse nunca más con nada.


Una fiesta de narices Había una vez un hombre que se llamaba Manolito. Un día organizó una fiesta a la que fueron sus amigos. Manolito se quitó la nariz, cuando vieron que no tenía nariz se hicieron una risas y de pronto Juanito Juán habló, cosa que nunca hacía ya que era tartamudo y no quería que la gente lo supiera, Pepa que parecía que era muy guapa dijo que su belleza se debía a una máscara y así se llevaron los invitados toda la noche diciendo cada uno sus defectos y nunca mas volvieron a reirse los unos de los otros.


La fiesta de la nariz En un planeta llamado Nariz, se hacía una fiesta de narices a la que iba gente con nariz grande, con narices feas, con narices largas, con narices cortas, con narices azules, … vamos todo tipo de narices. Las fiestas se cerraban con un concurso de la nariz mas grande, gorda y larga del mundo. El tercer premio era de 15000000 euros, el segundo premio eran 50000000 y el primer premio y más deseado consistía en un gigantesco lote de papel para sonarse los mocos.

ALGUNAS WEBS MUY INTERESANTES. http://www.cuentosalacarta.com/default.aspx http://averroes.ced.junta-andalucia.es/fuentenueva/paginas/wwweduca/wwwlengua.html www.cuentosinteractivos.org/


Taller de creacin de cuentos