Issuu on Google+

A LLEGADO LA HORA DE ASENTAR TU PIES SOBRE LA TIERRA BASTA DE VANA DIVERSION, RESTAURA, TU MENTE, TU CORAZON QUE LA VENIDA DEL SEÑOR SE ACERCA CADA DIA MAS………. PASTOR, MARCOS WITT. PARA: NELLYTA R GUARANGA N. A veces, el diablo manda virus para atacar nuestro disco duro y hacernos daño. El título del correo electrónico decía: "Mi foto de niño", y el remitente era un amigo conocido; así que procedí a abrir la foto que, al parecer, venía adjunta. Después de un minuto, no sucedió nada. Pensé que era una equivocación y simplemente cerré el correo. No había mensaje ni foto. Sin saberlo, había hecho lo que muchos hacemos por desconocimiento: había importado un virus a mi computadora. Me enteré de esto cuando nuestro experto en computadoras me dijo que el disco duro tenía un virus que estaba causando problemas. Me explicó las distintas maneras que un virus puede entrar. Después de escucharlo, recordé el mensaje engañador que había llegado aquella vez cuando un amigo al parecer me había mandado una foto. De la misma manera, el enemigo se dispone a enviarnos "correos" engañadores, para introducir una variedad de virus que nos dañan el corazón, los pensamientos, el ánimo y la vida misma, si se lo permitimos. A veces, el diablo manda virus para atacar nuestro disco duro y hacernos daño. Un virus es un programa que se adhiere a un archivo o aplicación parcial o total, y causa que la computadora haga cosas que uno no desea. Son como el "catarro" o "la gripe" de las computadoras. Un virus tiene la habilidad de duplicarse sólo. El fin de esto es que se duplique, multiplique y cause más daño a más computadoras. Lo interesante de los virus es que la mayoría de ellos requiere de una acción por parte de la persona que lo recibe, a fin de establecerse dentro de la computadora del individuo. Es decir, para que entre en la computadora, uno tiene que abrir un archivo, recibir y abrir un correo electrónico o autorizar la aceptación de un documento infectado. Encontré muy interesante este punto, porque el enemigo diseñó los virus que entran en el corazón de la misma manera, porque entran cuando existe una acción de nuestra parte que les da entrada. Quizá experimentamos un rechazo de parte de alguien que queríamos mucho. Al rechazarnos, el enemigo se encargó de que nos entrara ese virus al corazón y nos infectara la autoestima. Luego de eso, pensamos que somos indignos del amor de las personas y que siempre seremos rechazados. Otros «paquetes» que utiliza el enemigo son los medios que permitimos entrar por nuestros ojos y oídos. Luego de escuchar y ver algo de impacto, el enemigo lo puede usar para cambiar el programa original. Después de un tiempo, sin darnos cuenta, hemos

guaranganelly@yahoo.es


ido cambiando el archivo del programa original. Satanás es muy astuto en cómo introducir los virus en tu vida. No es escandaloso, sino todo lo contrario, lo hace sutilmente para que ni siquiera uno se de cuenta de lo que está sucediendo. Nunca se cansa de buscar nuevas formas de atacarnos y limitar nuestra eficiencia y triunfo. Desde pequeños, el enemigo comenzó a introducirnos una serie de virus en el corazón para cambiar el programa original. No quiso que nos enterásemos que Dios nos había programado para el triunfo. Podríamos hablar de sus virus de mentira, desilusión, traición, engaño, abandono, ofensa, tristeza, soledad, enojo, codicia, enfermedad, calumnia, amargura, duda, lástima propia, odio, preocupación y muchos más. Satanás es el autor de la destrucción. La Biblia dice que el sólo vino a matar, robar y destruir (Juan 10:10). No tiene ninguna otra agenda más que destruir tu disco duro, robarte las bendiciones que Dios preparó para ti antes de la fundación del mundo y matarte. Pero Dios nos dio un sentido de propósito, conquista y triunfo. Él ha escrito el antivirus poderoso que nos mantendrá el programa original. La Palabra de Dios declara: «Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él» (Proverbios 22:6). Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces. Jeremías 33:3 No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10 Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Salmo 23:6 He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jeremías 33:6 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? Salmos 27:1 Jehová es mi pastor; nada me faltará. Salmo 23:1 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Malaquías 3:10 Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Malaquías 3:11 Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación. Salmo 91:14-16

guaranganelly@yahoo.es


Todo lo puedo en Cristo que me fortalece Filipenses 4:13 El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Lucas 6:45 De cierto te bendeciré con abundancia y te multiplicaré grandemente. Hebreos 6:14 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. Marcos 9:23 Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. Lucas 18:27 Ahora pues, ve, y yo estaré con tu boca, y te enseñaré lo que hayas de hablar. Exodo 4:12 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7 Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo. Isaías 41:13 Juan 3:16: Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Jer 29:11: Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza. Rom 8:28: Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Fil 4:13: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Gen 1:1: Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. Prov 3:5: Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Prov 3:6: Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas. Rom 12:2: No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Fil 4:6: No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Mat 28:19: Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

guaranganelly@yahoo.es


Ef 2:8: Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios Gal 5:22: En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, Rom 12:1: Por lo tanto, hermanos, tomando en cuenta la misericordia de Dios, les ruego que cada uno de ustedes, en adoración espiritual, ofrezca su cuerpo como sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. Juan 10:10: El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia. Hech. 18:10: pues estoy contigo. Aunque te ataquen, no voy a dejar que nadie te haga daño, porque tengo mucha gente en esta ciudad. Hech. 18:9: Una noche el Señor le dijo a Pablo en una visión: «No tengas miedo; sigue hablando y no te calles, Hech. 18:11: Así que Pablo se quedó allí un año y medio, enseñando entre el pueblo la palabra de Dios. Gal 2:20: He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí. 1 Juan 1:9: Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad. Rom 3:23: pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios Juan 14:6: —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí. Mat 28:20: enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo. Rom 5:8: Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. Fil 4:8: Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio. Fil 4:7: Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

guaranganelly@yahoo.es


Josué 1:9: Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.» Isa 40:31: pero los que confían en el Señor renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán. Ef 2:9: no por obras, para que nadie se jacte. Rom 6:23: Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor. Gal 5:23: humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas Isa 53:5: Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados. 1 Pedro 3:15: Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. 2 Tim 3:16: Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir y para instruir en la justicia, Mat 6:33: Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas. Heb 12:2: Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. 1 Ped 5:7: Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes. Ef 2:10: Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica. 1 Cor 10:13: Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir. Mat 11:28: Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Heb 11:1: Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve.

guaranganelly@yahoo.es


2 Cor 5:17: Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo! Heb 13:5: Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.» 2 Cor 12:9: pero él me dijo: «Te basta con mi gracia, pues mi poder se perfecciona en la debilidad.» Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. Rom 10:9: que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Isa 41:10: Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. Gen 1:26: y dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» Josué 1:8: Recita siempre el libro de la ley y medita en él de día y de noche; cumple con cuidado todo lo que en él está escrito. Así prosperarás y tendrás éxito. Mat 28:18: Jesús se acercó entonces a ellos y les dijo: —Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Col 3:23: Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo, Mat 22:37:—Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente —le respondió Jesús—. Sal 133:2: Es como el buen aceite que, desde la cabeza, va descendiendo por la barba, por la barba de Aarón, hasta el borde de sus vestiduras. Mat 5:16: Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo. Isa 55:8: «Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos —afirma el Señor—. Heb 4:15: Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Juan 13:35: De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros.

guaranganelly@yahoo.es


Versos biblicos n r g n