Page 62

muy vivo y presente. Un buen debut, pero muy corto.

Juan Angel Martos (7.5)

KVELERTAK (NOR) Nattesferd CD 2016 - Indie Recordings

En activo desde el 2007, KVELERTAK, creó mucho revuelo con su primer disco homónimo, a pesar de estar cantado en noruego, adquirió mucha reputación a nivel internacional y es que ellos profesan un rock and roll potente, donde entremezclan toques del black metal (como buenos noruegos que son) y toques de post/punk/groove. Con su segundo trabajo “Mier”, se afianzaron en este mundo musical y entraron a formar parte de los grandes sellos discográficos Sony o Roadrunners, entre otros y de nuevo Bailey (BARONESS) hizo un estupendo trabajo con la portada, al igual que con el primer disco, se nota su mano en el dibujo. “Nattesferd”, es la tercera entrega de estos noruegos, que llevan a su búho como insignia y que lo forman Erlend Hjelvik (voz), Bjarte Lund Rolland, Maciek Ofstad Vidar Landa (guitarras), Marvin Nygaard (bajo) y Kjetil Gjermundrød (baterías). Y en la que han hecho cambios, el principal en el aspecto visual, en su artwork, prescindiendo del trabajo de Bailey, y dándole paso a Arik Roper. Personalmente me quedo con los trabajos del vocalista de BARONESS, puesto que sus dibujos son una debilidad, esta nueva portada, donde priman los colores fríos y apagados, excepto el mítico búho que centra la composición les aporta otro toque distinto, eso sí acorde con el título del LP que significa “viajero nocturno”. Otro de los cambios ha sido en la producción, corriendo está a cargo de Nick Terry (TURBONEGRO, THE VEILS, THE LIBERTINES…), suavizando su sonido y llevándolos por otros derroteros con una esencia mayor de hard rock, como ya precipitó su primer adelanto “1985”. Pero vayamos por partes y pongamos el disco en nuestro reproductor para ver lo que nos depara estos 9 cortes que conforman “Nattesferd”. “Dendrofil for Yggdrasil”, abre directa, sin concesiones, con unos potentes riffs de black metal y unos blast beats demoledores, un tema que tiene ese halo a los discos antiguos pero enmarcado en un aura post/rock. Un temazo para abrir boca, que se contrapone a “1985”, el primer adelanto que la banda nos dejó en formato video musical, donde no sabes a quien está escuchando y donde se reinventan mostrando su lado más rockero, con guitarras y un sonido que te recordará a los 80, toques MOTLEY CRUE, BEACH BOYS, TURBONEGRO…, con unos riffs pegadizos y playeros, perfecta para conducir por la playa con tus gafas de sol y decir, ¡aquí estamos! “Nattesferd”, tiene ese inicio muy a lo COLOR OCEANS SCENE o FOO FIGHTERS, pop/rock de los 80 o 90, y un riff que te transportará a otra época, acompañado de unas melodías oníricas de guita-

rra, un temazo que no puedo parar de escuchar una y otra vez. “Svartmesse”, sin lugar a dudas el sonido de guitarra inicial me encendió una bombilla en mi mente, SURVIVOR y su “Eye of the Tiger”, pero solo el comienzo, aunque la esencia rockera va in crescendo, aumentando poco a poco el ritmo para cabalgar largo y tendido, con la voz de Earlend que le da ese toque tan distinto, diferenciándolo de los demás. Para acto seguido introducirnos en el tema más corto del álbum, “Bronsegud”, sacando a relucir sus toques punk/ rock para después transportarnos a otro ambiente totalmente distinto con “Ondskapens Galakse”, un tema más pausado, con toques chulescos, y otra de las melodías de guitarras de las que más me gustan, así como el tema es otro de mis preferidos del álbum, con una estructura musical que va ganando enteros mientras discurren los minutos, creciendo a cada paso del metrónomo interior y con un pasaje musical central muy llamativo. Y es que casi todos los temas tienen una introducción y un outro musical instrumental que aportan otro toque especial a KVELERTAK. “Berserkr”, nos transporta de nuevo a sus inicios de toques más black, pero solo al comienzo, porque el rock and roll, se va haciendo con el control del mismo poco a poco, otro tema brutal de black/ roll, el cual da paso a “Heksebrann” convirtiéndose a lo largo de sus 9 minutos en el tema más largo de su disco y de todos los que han grabado. El ritmo galopante de charles va guiando la estructura, mientras se desarrolla a base de melodías y riffs de guitarras su larga intro, un tema que se te pasara sin darte cuenta mientras aprecias las entretejidas melodías de guitarras eléctricas, con toques de acústica, en un desarrollo lento pero continuo, con unos riffs muy conseguidos y un estribillo muy pegadizo, de los mejores del álbum. Una joya kveretakiana. “Nekrodamus”, pone el punto y final, guitarras oscuras a lo BLACK SABBATH, y como referencia Iommi, es el corte más oscuro del álbum, con cierto aire doom/rock y un gran trabajo vocal, donde Erlend Hjelvik, se deja literalmente la voz en la parte álgida del tema, para volver a los 70 y sabbaticos riffs. KVELERTAK, han conseguido dar un paso más con este “Nattesferd”, para mi uno de los discos destacados en lo que va de año y que apunto para mi lista final, aunque a buen seguro tendrá detractores. Una evolución de su sonido brutal y haciendo que pueda escucharse una y otra vez sin aburrirte, eso es mucho hoy en día ante la vorágine musical diaria. Un discazo.

do sus guitarras a sonoridades americanas y a ritmos sincopados propios del nu-metal. Es decir, que dejaron de gustarles PARADISE LOST para flipar con KORN. Comercialmente, la jugada les salió redonda. Desde ese momento el cambio fue gradual, convirtiéndose los italianos en un conjunto de metalpop aficionado a los singles efectivos hasta la náusea; y es que son los milaneses un grupo directo, que ni se complica ni se anda por las ramas y que encuentra en su simplicidad la eficacia. Apoyándose en la dupla de voces de Andrea Ferro y Cristina Scabbia, el grupo siempre dejaba al menos tres temas coreables y revienta directos. En el inferior “Broken Crown Halo”, su penúltima referencia, mostraban un cierto “regreso” a los comienzos del grupo, algo que se ha confirmado en “Delirium” donde siguen manteniendo los riffs entrecortados de trazo grueso, pero añaden melodías que no buscan la radio-fórmula tan descaradamente. Ese retorno a la agresividad, que los italianos han ido proclamando a los cuatro vientos, se traduce en un enfoque más agresivo en la voz de Andrea Ferro y en la inclusión de solos de guitarra, que tratándose de ellos suenan más frescos que la huerta de tu abuela y les dan un agradecido toque heavy al disco. Igualmente, el comienzo de “The house of shame” y el riff inicial de “Take me home” si recuperan esa agresividad metalera que se deja de prefijos nu. Al contrario que en el resto de sus discos, los mejores temas se encuentran al final del álbum: “My Demons” no puede ser más eficaz, “Claustrophobia” es puro LACUNA COIL y “Ghost in the mist” es un acertado single. Resumiendo, el grupo ni ha revolucionado ni reinventado su sonido y siguen a lo suyo: sacar discos correctos, con algunas canciones geniales, que les permitan girar y seguir estando en la pomada, que con esto de las modas nunca se sabe y suficiente mérito tiene estar donde están siendo un grupo europeo.

de un sonido sucio y corrosivo, con partes más lentas mezcladas con vorágines de energía. Comenzamos con “Sulfur”, que desde el primer momento es velocidad pura. La voz está muy saturada y los riffs comienzan a hacerse más lentos y espesos, creando una atmósfera oscura. Sin embargo, estos momentos de tranquilidad se ven arrollados por la batería. Continuamos con “The Witchcult” con la misma tralla, las guitarras oscilan entre ritmos más rápidos y momentos de una fingida calma, preparándonos para lo que viene a continuación. Una pena que los temas se hagan tan cortos. En “Serpents” nos sorprenden con unas voces “más limpias” aunque siempre con ese desgarro sutil, sin duda, un acierto. La atmósfera caótica que nos aporta el conjunto se ve interrumpida por estos cánticos graves en varias ocasiones. “Deliver us from evil” sigue el mismo patrón que nos han ofrecido hasta ahora aunque puede pecar de ser una pieza muy lineal y monótona, siendo un punto de inflexión en el disco. Sin embargo, “Carnage” es un torrente de energía con riffs más clasicones que crean un ambiente muy oldschool. “Honour the calvary” tiene un sonido más mortecino y de ultratumba, con un ambiente mucho más pesado. Podríamos pensar que se trata de una pista totalmente instrumental pero al final de esta escuchamos una voz chirriante que nos araña los tímpanos sin piedad. Muy original esta última parte. En resumen, “Witchcult” es un trabajo muy interesante y oscuro. Desde Necromance lo recomendamos a los amantes e interesados del género y esperamos que LAMASTU sigan creando música.

Maki Pérez Jáuregui (7.5)

Alberto Zamora (7.5)

Juan Angel Martos (9)

LAST FRONTIER (ITA) Theta-Healing CD 2015 - Revalve Records

LAMASTU (ESP) Witchcult CD EP 2015 - Autoeditado

LACUNA COIL (ITA) Delirium CD 2016 - Century Media Records

Tras su (exitosa) participación en el Ozzfest, LACUNA COIL no fueron tontos y mutaron su propuesta, dejando atrás sus aires góticos y acercan-

Desde Madrid, la banda de black metal LAMASTU nos presenta su último trabajo llamado “Witchcult”, publicado en agosto del año pasado. LAMASTU está formado por Jose Zamora, Alberto Zamora y Jose Luis Mosqueda, que ya en 2014 empezaron a componer pero no sería hasta el año siguiente que decidieran empezar a sacar material. Las temáticas que trata esta banda son fundamentalmente existenciales, cultos, satanismo… “Witchcult” es un álbum autoeditado compuesto por seis temas con una duración total de veinticinco minutos. Si tuviéramos que definir este disco con una palabra, sería sin duda “crudeza”. LAMASTU hace gala

Directo de la bella Italia nos llega el segundo álbum de estudio de la formación LAST FRONTIER, cuyo estilo podríamos clasificar fácilmente dentro del registro más atmosférico y progresivo del Heavy Metal europeo. Y es que a pesar de que pueda parecer lo contrario por su escueta carrera discográfica, los italianos llevan más de diez años a sus espaldas, cambio de nombre incluido (anteriormente se hacían llamar TRASCENDENCE), varios promo cds y un debut en formato de larga duración del que ya nos separan seis años, con “Apocalypse Machine”. “Arachnophobia” abre el disco, tras la breve introducción “Principio Morsus”, y deja constancia desde sus primeros compases de su aura misteriosa, y hasta cierto punto mística, en el que los riffs guitarreros de Nitrokill se funden entre los teclados del señor Cyrion Faith, acaparando prácticamente todo el protagonismo instrumental de la pieza, al igual que ocurre en “Dragonfly’s Trail”, con los mismos protagonistas y un tempo algo más pausado. En una línea más netamente Heavy, de

Necromance mayo 2016  

Con: Evil Killer, Blaze Out, Zerobyte, Goddamn, Alene Misantropi, Sönambula, Rebuig, Ripper, Hiranya...

Necromance mayo 2016  

Con: Evil Killer, Blaze Out, Zerobyte, Goddamn, Alene Misantropi, Sönambula, Rebuig, Ripper, Hiranya...