Page 46

NECRODEATH,…) con un magnífico resultado final. Tras la intro anteriormente mencionada, el álbum comienza con “33 Park Street” y lo hacen con uno de los cortes más descartables del disco, donde observamos una mezcla perfecta de partes veloces y pesadas, donde además ya nos muestran desde el principio el salto de calidad con respecto a la elaboración de los riffs. Por los mismos derroteros discurre “Neon Maniacs” aunque a ésta le dan un toque más fresco y divertido con cortas fases cercanas al Rock’n’Roll. “Whith all That is Left” es la siguiente, la cual podríamos catalogar de balada, que va de menos a más en cuanto al tempo, un corte cargado de feeling y calidad partes iguales, en la onda de las baladas de las míticas bandas del Thrash californiano de los ochenta que en su parte final desemboca en un potente medio tiempo. Otro de los temas destacables del disco sin duda. “Astral Matter” es el corte con más influencia progresiva del álbum, a su inicio con el bajo cargado de efectos simulando un viaje espacial le sigue un patrón compositivo al estilo de los primeros discos de DREAM THEATER, que parece indicar que nos encontramos en un tema instrumental pero, con el cambio de ritmo sobre el minuto y medio del tema entra la voz de Renato “Reno” Chiccoli, desembocando en un medio tempo hasta la parte final del mismo donde escuchamos otra fase progresiva para terminar la pista con un arpegio de guitarra limpia. Tras “Fugue in D Minor”, un interludio de cuarenta y cinco segundos con mucha carga Crossover llega “Just a Little Victory” otro corte fresco y divertido en la línea de la tercera pista de este álbum, que recuerda a los canadienses REANIMATOR en las partes en las que se observa la fusión Thrash’n’Roll. Acto seguido suena la pista “Gates of Ishtar”, un corte con aires orientales en su composición, en el que las fases pesadas, progresivas y veloces tienen un denominador común, y no es otro que la gran técnica que posee el cuarteto. Y llegamos a la parte final del disco con los dos últimos cortes, “Crimes Against Reality”, que da título al mismo y en el que en sus casi siete minutos y medio podríamos resumir perfectamente la evolución de la banda, en este tema se hacen grandes y nos muestran de lo que son capaces. Para acabar encontramos “Fix Your Brain” excelente broche final para el trabajo discográfico, un corte de Thrash Metal en estado puro, con aire MEGADETH sobre todo en su parte inicial y en la tonalidad vocal durante el recorrido del mismo.

Carlos Bermejo - 9.10

do, o va a ser súper técnico, y una vez te acostumbras a sus voces, que en el caso del metal es más sencillo, dado que se pasan la mayor parte del tiempo en scream y eso universaliza bastante las voces, todo lo demás acostumbra a ser de una gran calidad. En este caso he tenido la suerte de topar con GEIST OF TRINITY, un grupo con una gran capacidad compositiva y una impresionante destreza técnica en todos los sentidos y en casi todos los campos que les atañen. En este caso encontramos algo a lo que estamos más acostumbrados, un lenguaje musical bastante occidental, muy metalcore, que nos deja entrever la universalización de la música hasta en los ambientes más restrictivos, pero ejecutado de una manera técnica impecable, digna de Adam Dutkiewicz de KILLSWITCH ENGAGE, pero con mejores solos, como nos demuestra la canción que abre el disco: “Violent Demise”, que en el 0:21 ya nos está rompiendo la cabeza con un solazo de guitarra, para seguir con un un riff de guitarra soberanamente original. En el estribillo podemos encontrar también cierta reminiscencia a KILLSWITCH ENGAGE, esta vez en la época de Howard Jones, tanto en la voz como en el momento de ascender el tempo para generar cierta inestabilidad. “Liquid Soul” también nos demuestra que la destreza y la originalidad de los guitarristas de GEIST OF TRINITY es destacable en todos los sentidos, como a partir del 2:50 de “New Days”, que nos deja un solo de guitarra menos técnico pero con una capacidad expresiva que es capaz de erizarte los pelos en los brazos. Pasando a una sección más agresiva y dura, encontramos el single del disco, el cual posee un videoclip en su página oficial en Facebook: “Call To Judgement”, cuyo estribillo me desagrada en muchos sentidos, pero que queda más o menos tapado por el resto de la canción y sobre todo por los dos solos de las guitarras que duran más de 1 minuto. “Salvation” se mueve más o menos en la misma línea del resto de canciones, destacando siempre las guitarras solistas. En “Demons” encontramos el gran momento del desbordamiento técnico tanto de guitarras como de batería, con un solo que me ha dejado con la boca abierta y un doble pedal frenético. “Eternity” y “Darkness Calls Down to Me” siguen el relevo comenzando con un blast beat devastador abriendo la canción en ambas, manteniendo la velocidad frenética en la primera y pasando a los breakdowns en la segundo, pero no unos normales, no, unos breakdowns a tiempo compuesto y que se desplazan de las maneras más raras. “Endless Agony” es otra de las tantas demostraciones de lo que pueden hacer las guitarras en este disco, en el que no se cortan con los solos. En “Chains” añaden el uso de un sintetizador al comienzo y, aunque más o menos se mueven en la línea de las anteriores, tiene algo especial, sobre todo en el verso, que desplaza los tiempos fuertes de manera muy extraña. También se debe destacar el solo en limpio acompañado por una acústica y que va ascendiendo poco a poco hasta desembocar de nuevo en el estribillo. Como bien he dicho antes, en la mayoría de los casos los japoneses sorprenden por el nivel técnico de las canciones y por la originalidad que les da proceder de una cultura absolutamente distinta a la que nos pertenece a nosotros, es por eso que este disco se pueden destacar, entre otras cosas, la perfección técnica y la originalidad y destreza de los solos en el caso de las guitarras.

Álvaro García Benito - 8.00

GEIST OF TRINITY (JPN) Chains CD 2016 - Autoeditado

Como siempre que puedo, en cuanto sale algo de música japonesa que pueda reseñar, lo cojo sin dudar, ya que tiene ese je ne sais quoi que me dice que va a ser muy raro, o va a estar muy bien toca-

GLADIATORS (USA) Plexus CD 2016 - CI Records

El metalcore progresivo está de moda. Y si está envuelto en un halo de futurismo brillante mejor que mejor. De un tiempo acá vengo diciendo que, por desgracia, el metalcore es un género que se está consumiendo. No veo nunca evolución, y casi todo grupo emergente me suena a un intento de lanzar más una imagen en fotografías de contraste bajo y geometrías lineales. Con esto no quiero decir que los grupos no crean en sus proyectos más allá de su merchandishing. Ni mucho menos. Pero la saturación hace que desde el exterior, esa espontaneidad de la que en principio debería estar formado el género, se diluya tras la sensación de que todo está demasiado prefabricado. En el caso de este “Plexus”, segundo álbum de los Pensilvanos GLADIATORS, el caso es parecido. Lo cual no nos impide disfrutar de un álbum mínimamente variado, y con una propuesta que, guste más o menos, es desde luego propia. Más allá de lo progresivo de la propuesta, GLADIATORS parecen rehuir dicho efecto clon a partir de la inserción de efectos sonoros externos que consiguen crear, al final, una personalidad propia para cada tema. Y si bien es cierto que esto no deja de ser un mero efectismo utilizado bajo la misma fórmula que explosiones y balazos son usados en el cine de acción, también participan de un desenfado generalizado que impregna la totalidad del contenido del disco. Al fin y al cabo este es un ejercicio muy actual. Y lo que GLADIATORS hacen en este caso, no es más que una acentuación del mismo. Así pues, los oyentes podrán disfrutar sin problemas de temas como “Friction” una vez sobrepasado el choque inicial que provoca ese silbido tan extraño que redunda a lo largo de la canción. Y aprovecho para comentar ya que, por una cosa u otra, al final del disco ese va a ser uno de los temas que más recordaremos. Intenso, veloz y eléctrico. Previo a este, y abriendo el disco se encuentra el corte que el grupo ha elegido como Titulo y single de presentación del disco. Tema que para un servidor no está entre los más destacables del álbum, pero que sí que resume bastante bien la propuesta del mismo. Guitarra endiabladamente rápida, guiando a una voz y batería machaconas y redundantes. Pese a lo lineal del disco, podríamos dividir el mismo en dos mitades que pese a no sonar especialmente distintas sí que marcarían un crescendo importante. “Plexus” termina más arriba de lo que empieza. Sin embargo de esta primera mitad sí que es imperativo destacar el ¿Medio tempo? De “Fool’s gold”, tema que empieza sencillo y aparentemente llano, pero que evoluciona en una épica disonante que crece y crece a medida que avanza. Además de ser el único tema que contiene un ma-

yor porcentaje de voz clara que gutural. Muy inteligente apostar por soltar esta bomba al cuarto tema. Suena más fresca y poderosa de lo que hubiese sonado de ser, por ejemplo, el octavo o noveno tema. Cruzado el ecuador, y entrados ya en el séptimo tema, nos encontramos con “Helix”, tema en el que el grupo explota el total de su rabia y en el que hacen entrar en juego un Un-metal de brocha gorda, tanto en la instrumentación (Sobretodo en la batería) previa a los estribillos como en el uso de una voz más versada y fraccionada a momentos. Uno de mis favoritos sin duda. Encarando ya el que será el fin, entra la frenética batería que abre “Punching bag”, posiblemente el tema más seco y directo del álbum. Con unos tramos gritados ausentes de melodía y floritura. Bajo mi punto de vista el tema hubiese ganado si en los estribillos esto no se hubiese perdido, ya que el tema hubiese tenido un carácter más diferenciado para con el resto del disco. Sin embargo este es otro de los momentos fuertes del álbum. Los cortes y cambios de ritmo hacen de este tema uno de los más potentes. Terminamos el disco con “Heartburn”, un tema en el que de buen principio se deja claro que terminaremos en el máximo exponente de la norma en la que hemos basado el álbum. Guitarra enmarañada y efectismo futurista solo iniciar el tema. Sin embargo en este caso los estribillos juegan a una épica menos revertida de lo que hemos estado escuchando previamente. Tonos altos y melodía que, pese a la maraña, transmite directamente poder. Sin duda un tema perfecto para culminar un disco. Un disco que posiblemente haga las delicias de los amantes de grupos como PERIPHERY, BORN OF OSIRIS o VEIL OF MAYA. Djent procesado, enmarañado y complejo. Un disco que mira directo a un futuro preconcebido que hemos idealizado tanto que posiblemente no tardemos en aburrirlo. Y es que al igual que la ciencia ficción pide actualizarse a medida que avanza el tiempo, la música que se encara a ella debe hacerlo de la misma forma. Y se agradece el empeño que GLADIATORS ponen en intentarlo.

Titus Ferrer Bellés - 6.50

GRAVEWURM (USA) Doomed to eternity CD 2016 - Hell’s Headbangers Records

Desde Ohio, Estados Unidos, llega esta veterana banda que aquí nos presenta su nuevo trabajo, titulado “Doomed to Eternity” que ha editado Hells Headbangers Records (INQUISITION, NUNSLAUGHTER, PROFANATICA…), sello al que regresan después de haber editado en 2010 su álbum “Blood of the Pentagram” y posteriormente en 2013 “Infernal Minions”. A algunos, puede que este trío les suene debido a que grabaron hará unos años ya, concretamente en 2007, un split junto a los guipuzcoanos DAEMONLORD. Pues bien, tanto si la respuesta es afirmativa como negativa, decir que GRAVEWURM es un grupo de auténtico Black/Death Metal, sin

Necromance marzo 2016  

Nuevo número de la revista digital de Necromance con Killus en portada.

Necromance marzo 2016  

Nuevo número de la revista digital de Necromance con Killus en portada.