Issuu on Google+

LAS PLANTAS MEDICINALES

1. RESUMEN El trabajo está enfocado a diferentes especies de plantas medicinales y el uso que tienen cada una de ellas en función de los principios activos que éstas posean. En concreto me he centrado más en aquellas plantas medicinales que son bastante conocidas como la menta poleo, manzanilla, etc., las cuales están muy de moda actualmente en los herbolarios por el tema de la medicina tradicional. 2. INTRODUCCIÓN El término planta medicinal adquiere distintos significados según el contexto en el que se emplea. El saber popular considera como planta medicinal a toda aquella que se utiliza por sus propiedades curativas. Sin embargo, el sanitario entiende por planta medicinal a aquella que contiene principios activos dotados de actividad farmacológica aprovechable en terapéutica. En unos casos, la planta servirá para la extracción de principios activos, en otros será usada directamente. Sólo se utilizan aquellas partes de la planta (órganos) que contienen los principios activos y la proporción deseada de éstos, recibiendo la parte o partes empleadas la denominación de droga. La Península Ibérica e Islas Baleares son territorios poseedores de una importante biodiversidad, con más de 7500 especies vegetales vasculares, entre las que una gran proporción son endemismos o plantas propias de estos territorios (especialmente en su vertiente mediterránea). Cerca del millar de estas especies tienen interés medicinal. Hay que señalar que conforme avanzan los estudios científicos y se recopilan datos etnobotánicos, este número va aumentando, ya que son muchas las especies todavía mal conocidas desde un punto de vista terapéutico. Las plantas medicinales deben su acción a ciertos componentes denominados principios activos. Curiosamente, en muchos casos estos principios activos son metabolitos secundarios de las plantas, es decir, sustancias aparentemente poco importantes para la planta y que en muchos casos se consideran como desechos metabólicos. Actualmente, se habla de fitocomplejo, entendiendo por tal a todo el conjunto de principios activos que contiene una planta. La acción farmacológica de los principios activos por separado no es la misma que la que se obtiene empleando el fitocomplejo. Ello se debe a que se produce un sinergismo y una modulación de la acción al interferir entre sí los distintos principios activos. Por lo general en una planta hay unos principios activos que podríamos denominar “principales”, que son los responsables de la acción más importante, y otros principios activos que se pueden considerar como “secundarios”, que actúan como coadyuvantes en unos casos o como moduladores de la acción en otros. Ello hace que la actividad terapéutica que se obtiene empleando el fitocomplejo, sea en la mayor parte de los casos, muy distinta de la que se obtiene empleando el principio activo aisladamente.

3. DESARROLLO DEL TEMA A continuación se tratan algunas especies de plantas medicinales agrupadas por familias.


Familia Asteraceae •

Manzanilla común, manzanilla de Aragón, camomilla. Su nombre científico es Chamomilla recutita. Es una planta herbácea, anual. Se extiende por todo el Continente Europeo, la Península Ibérica e Islas Baleares. Se encuentra en bordes de caminos, campos de cultivo, siempre en lugares que acusan la presencia del hombre. Tiene un olor característico a manzanilla, aromático y agradable. Sabor amargo. Usos: El uso tradicional de la manzanilla se ha mantenido hasta nuestros días, principalmente por sus propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas. Presenta también propiedades antisépticas. En uso interno, en infusión oral, se utiliza como digestivo. En uso externo, se emplea como antiinflamatorio y como cicatrizante de piel y mucosas. Asimismo, como antiséptico en lavados oculares.

Equinácea. Su nombre científico es Echinacea angustifolia. Es una planta herbácea. En la actualidad se cultiva en la Europa Mediterránea, durante el verano. La raíz tiene un olor débil y característico, ligeramente aromático. El sabor al principio es dulce y aromático, después picante, amargo y astringente. Se le atribuyen las siguientes acciones: inmunoestimulante, antiinfecciosa, bacteriostática, antifúngica, antiviral, antiinflamatoria, analgésica y antitérmica. La acción inmunoestimulante se supone debida al incremento de las defensas del organismo mediante una estimulación no específica del sistema inmune, especialmente por la activación de la fagocitosis y la estimulación de los fibroblastos. En un principio, se atribuyó la actividad inmunoestimulante, tanto in vitro como in vivo, a la fracción polisacarídica del extracto acuoso de la equinácea, pero más tarde se observó que las alquilamidas desempeñaban un papel importante en este sentido. Curioso: un estudio con placebo y simple ciego, encaminado a evaluar la posible eficacia del extracto de echinacea en el tratamiento del resfriado común demostró en pacientes tratados con dicho extracto, una diminución de la rinorrea y una reducción en la duración del resfriado. Usos: La echinacea se emplea como terapia de soporte en infecciones de las vías respiratorias. Se utiliza además con muchos otros fines, pero la mayoría de ellos no están justificados.


Chamomilla recutita.

Echinacea angustifolia

Familia Lamiaceae •

Menta-poleo. Su nombre científico es Mentha pulegium. Es una planta perenne. Es muy abundante en la Península Ibérica e Islas Baleares. Se emplea la planta entera a punto de florecer, fresca o seca. Tiene un olor muy fuerte y aromático. Sabor agradable. Tradicionalmente se le ha atribuido una acción antiespasmódica, estimulante de la digestión, antiséptica; sin embargo, no existen datos de investigación farmacológica referentes a estas propiedades. Se ha demostrado la actividad antimicrobiana del aceite esencial frente a distintas cepas de bacterias Gram positivas y Gram negativas, así como una actividad antifúngica y propiedades insecticidas, probablemente atribuidas a su componente mayoritario, la pulegona. Usos: Se han empleado infusiones orales como estimulante digestivo y antiespasmódico gastrointestinal y de las vías biliares. Por vía tópica, el aceite esencial se emplea en alteraciones de la piel, como antiséptico.

Melisa. Su nombre científico es Melissa officinalis. Es una planta perenne. Cultivada especialmente en España. Tiene un olor agradable a limón, más perceptible cuando se frota. Sabor amargo, aromático y algo acre. Se le atribuyen propiedades antiespasmódicas, digestivas, carminativas (favorece la expulsión de gases), cicatrizantes, antisépticas, antivíricas y ligeramente sedantes. Se han llevado a cabo ensayos sobre la posible actividad antiviral de los extractos de Melissa officinalis. En un principio, se atribuyó este efecto a la presencia de compuestos fenólicos en el extracto acuoso. Más recientemente, se ha estudiado el efecto antiviral de los extractos de melisa, frente al virus herpes simple tipo 1; los


resultados, en este caso, no establecen conclusiones definitivas sobre la implicación de ciertos ácidos presentes en los extractos. El ácido cafeico, aislado a partir de las hojas, parece inhibir la biosíntesis de proteínas, in vitro, por influencia directa sobre un factor de elongación peptídica, aislado a partir de células tumorales. Usos: Se emplea por vía oral en casos de inapetencia, espasmos gastrointestinales, ansiedad, insomnio y contra el herpes simple.

Mentha pulegium

Melissa officinalis

Familia Rosaceae

Espino blanco, majuelo. Su nombre científico es Crataegus monogyna. Es un arbusto o árbol pequeño. Se extiende por toda la Península Ibérica. Tiene un olor agradable, aromático. Sabor azucarado, ligeramente amargo y astringente. Es espino blanco, al contrario que muchas otras plantas medicinales, no fue introducido en la terapéutica hasta principios de este siglo. Se le ha llamado “valeriana del corazón”; es sedante del SNC, además de antiespasmódica. Se le atribuye también acción diurética y vasodilatadora de las coronarias. Posee efectos antioxidantes, debidos principalmente al contenido en compuestos polifenólicos. Existen referencias sobre su posible efecto antiaterogénico (que disminuye o suprime el riesgo de contraer ateroesclerosis), que podría estar relacionado con las propiedades antioxidantes descritas. En este sentido, se piensa en la posibilidad de que sus constituyentes actúen de manera sinérgica para combatir el estrés oxidativo, durante la aterogénesis. En lo que se refiere a su acción sobre el corazón, se ha demostrado que el espino blanco reduce la liberación de lactato deshidrogenasa durante la isquemia, preservando


de este modo la membrana celular y ejerciendo, por tanto, un efecto protector sobre el miocardio. Se trata de una planta poco tóxica que no se acumula en el organismo; sin embargo, a dosis extraterapeúticas, puede producir depresión respiratoria y cardíaca. Usos: Se emplea en alteraciones eventuales del ritmo cardíaco, que no requieran el uso de digitálicos: extrasístoles, palpitaciones, hipertensión arterial y en la prevención de angina de pecho.

Ulmaria, reina de los prados, altarreina. Su nombre científico es Filipendula ulmaria. Es una planta herbácea, rizomatosa, perenne. En este caso, es originaria de Europa (excepto del litoral mediterráneo), entre otros. Tiene un olor aromático que recuerda al del salicilato de metilo. Sabor astringente y amargo. Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antipiréticas que parecen ser debidas al monotropitósido que es hidrolizado por la flora bacteriana dando lugar al salicilato de metilo que es el responsable de la acción. Otras investigaciones demuestran la capacidad de un extracto de acetato de etilo de inhibir el complemento, lo que podría explicar su posible mecanismo de acción como antiinflamatorio. Diferentes ensayos realizados con extractos de flores y de semillas han puesto de manifiesto propiedades anticoagulantes tanto “in vivo” como “in vitro”; además poseen actividad fibrinolítica. Usos: en diversas formas farmacéuticas de uso tanto interno como externo, para el tratamiento de reumatismos, fiebre, afecciones gripales, además, etc.

Crataegus monogyna

Filipendula ulmaria.

Familia Tiliaceae •

Tila. Su nombre científico es Tilia platyphyllos.


Se encuentra en el centro y sur de Europa; en España y Pirineos, siendo su límite septentrional la Serranía de Cuenca. Tiene un olor agradable y suave. Sabor dulce y mucilaginoso. La albura tiene sabor mucilaginoso y amargo. La tila se ha utilizado tradicionalmente por las propiedades antitusivas y sedantes de sus inflorescencias y las propiedades antiespasmódicas y coleréticas de sus cortezas. Recientes estudios han puesto de manifiesto la actividad antibacteriana de un extracto etanólico de las inflorescencias de tila. Usos: Se utiliza por sus propiedades sedantes del SNC como ansiolítico en infusiones orales. Forma parte del Agua del Carmen utilizada en casos de excitación nerviosa, cinetosis y dolores espasmódicos. Familia Apiaceae •

Anís, anís verde, su nombre científico es Pimpinella anisum. Es una planta herbácea. Se cultiva en regiones de clima cálido, principalmente en España, Italia, Bulgaria. Tiene un olor agradable y aromático que recuerda al anetol. Sabor cálido y dulce. Se utilizan los frutos. El anís verde tiene propiedades digestivas, carminativas y antiespasmódicas. Se le han atribuido además, otras acciones, como hematoprotectora, mucolítica, fungicida y vermífuga (que tiene la propiedad de matar o expulsar las lombrices intestinales), si bien no existen referencias que justifiquen estas acciones. El anetol, a altas dosis, ejerce efectos tóxicos sobre el SNC, pudiendo actuar como convulsivante y producir paresias (parálisis leves) musculares y otros disturbios orgánicos. Usos: El anís verde se utiliza en infusión, en casos de inapetencia, flatulencia, y espasmos gastrointestinales. En uso tópico, se emplea en candidiasis y pediculosis, con dudoso éxito.

Pimpinella anisum

Tilia platyphyllos

Familia Theaceae •

Té, té negro, té verde y según su origen, té de China, té de Ceylan. Su nombre científico es Camellia sinensis.


Planta originaria del norte de la India y sur de China. Requiere un clima cálido y húmedo de suelo ácido. El té negro tiene un olor aromático y sabor astringente. El té verde es ligeramente aromático, y el sabor ligeramente astringente y algo amargo. La teofilina, y en menor grado, la cafeína, ejercen un efecto inotrópico + (efecto que producen las sustancias que, son producidas de forma natural por el cuerpo o administradas como medicamentos y que dan lugar a un bloqueo de los canales que expulsan el calcio fuera de las células. Esto provoca que el calcio se almacene en el retículo sarcoplásmico del músculo y hace que la próxima contracción del corazón sea más vigorosa), aumentando la frecuencia y el gasto cardíaco por bloquear la fosfodiesterasa. La teofilina y teobromina inducen relajación de la musculatura lisa, especialmente a nivel bronquial, en uréteres y en vías biliares. También tienen acción diurética. Los flavonoides y los catecoles son responsables de su acción vitamínica P. Los taninos son astringentes. Además, los polifenoles extraídos a partir del té verde, parecen mostrar efectos antimutagénicos y anticarcinogénicos, ejerciendo un efecto protector frente al riesgo de cáncer por agentes ambientales. Los mecanismos de acción, en este caso, no están todavía determinados. Además, los polifenoles le confieren propiedades antioxidantes, reduciendo el estrés oxidativo. Los saponósidos de la hoja de té inhiben el edema inducido por carragenina en ratas, de manera dosis-dependiente. A dosis elevadas, y, debido al contenido en taninos, puede provocar molestias gástricas. También es conocida la variedad de té negro que consiste en el grado de fermentación máxima del té verde anteriormente descrito. La presencia de teaflavina y sus galatos, confieren al té negro, una actividad antibacteriana adicional, respecto al té verde, sobre todo frente a determinadas bacterias intestinales. Se ha descrito un efecto antiulceroso del extracto acuoso del té negro, probablemente mediado por prostaglandinas. Se ha comprobado, además, que dicho extracto reduce de manera significativa los niveles de glucosa en sangre. Usos: en uso interno, en infusión, se emplea en casos de astenia, diarrea, bronquitis, asma. En uso externo, en cremas y geles, se utiliza para reducir adiposidades locales, con escaso fundamento.

Camellia sinensis


Familia Myrtaceae •

Eucalipto. Su nombre científico es Eucalyptus globulus. Se trata de un árbol de hoja perenne. Nativo de Australia y Tasmania. En España se cultiva en el sur y en terrenos costeros, y altitudes medias de toda la Cornisa Cantábrica. Tiene un olor fuerte y balsámico, más acusado al frotar la hoja. Sabor aromático, resinoso, caliente, algo amargo, seguido de una sensación de frescor. Las hojas de eucalipto tienen propiedades balsámicas y antisépticas, debidas al aceite esencial, y particularmente, al eucaliptol; ambos han demostrado ser activos frente a bacterias Gram + y Gram -. El extracto metanólico de las hojas de eucalipto posee una fuerte actividad antimicrobiana in vitro frente a los siguientes microorganismos: Staphylococcus aureus, Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa y Candida albicans. La esencia se absorbe a través de la piel y se elimina por las vías respiratoria y urinaria. A dosis altas, puede provocar gastroenteritis, hematuria, taquicardia, cefaleas, etc. En tratamientos prolongados, puede inhibir la movilidad ciliar. En aplicación trópica, el aceite esencial puede producir dermatitis de contacto... Usos: el eucaliptol se emplea en afecciones del aparato respiratorio, como antiséptico pulmonar, broncodilatador, descongestionante nasofaríngeo. Tanto el eucaliptol como la esencia se utilizan como excipientes en la elaboración de medicamentos.

Familia Leguminosae •

Sen. Su nombre científico es Cassia angustifolia. Se trata de subarbustos. Son especies de regiones predesérticas de África y de Asia. Tiene un olor débil característico. Sabor mucilaginoso, después amargo y un poco acre. Esta planta se ha utilizado desde antiguamente por sus propiedades laxantes y purgantes; aunque su mecanismo de acción no está dilucidado por completo. Por vía oral, los heterósidos del sen, prácticamente no se absorben a nivel del intestino delgado. El lugar de acción es el colon, donde los enzimas de la flora bacteriana hidrolizan los O-heterósidos liberando las geninas, que producen una irritación en las terminaciones nerviosas de la pared intestinal, disminuyen la reabsorción de agua y electrolitos, aumentando el peristaltismo y, por consiguiente, el tránsito intestinal. Su acción laxante o purgante dependerá de la dosis utilizada en cada caso. Dosis excesivas pueden ocasionar cólicos intestinales y vómitos. Usos: se utiliza en infusión, en estreñimiento y también en situaciones en las que se requiera un vaciado intestinal (estudios radiográficos, operaciones quirúrgicas…). Está contraindicado su uso en embarazadas.


Cassia angustifolia

Eucalyptus globulus

Familia Valerianaceae •

Valeriana, hierba de los gatos. Su nombre científico es Valeriana officinalis. Se trata de una planta perenne. Se encuentra generalmente en lugares húmedos y umbrosos. En España crece en prados, en bosques y umbrías frescas, principalmente en el norte y nordeste de la Península. La droga fresca no tiene olor, por desecación aparece un olor característico y penetrante, que recuerda a los del ácido valeriánico y al alcanfor. El sabor es al principio algo dulce, después picante y ligeramente amargo, desagradable. Los médicos griegos y romanos prescribían la valeriana como diurético, analgésico y para combatir la tos y el asma, pero hasta mediados del siglo XVIII no se le atribuyeron efectos sedantes sobre el sistema nervioso central. La experimentación animal ha demostrado el efecto espasmolítico de la valeriana (en intestino aislado de conejo) y la disminución de la excitabilidad refleja de la rana y los peces. En mamíferos, como la rata, la valeriana disminuye notablemente la actividad espontánea del animal, refuerza la acción de los hipnóticos y antagoniza los efectos de la cafeína y de la anfetamina. Estudios clínicos a largo plazo y doble ciego, han demostrado en el hombre, actividad ansiolítica débil, ligeramente hipnótica, débilmente hipotensora y fuertemente antiespasmódica. A pesar de los numerosos estudios clínicos sobre la acción sedante de la raíz de valeriana, todavía no se conocen bien cuáles son los principios responsables de su actividad, ni de su mecanismo de acción. Usos: la valeriana se utiliza como sedante en trastornos nerviosos, histeria moderada, ansiedad, trastornos de la menopausia y anorexia infantil.


Valeriana officinalis 4. CONCLUSIONES El conocimiento de las plantas medicinales se extiende a cualquier parte del mundo donde el hombre tradicionalmente ha necesitado de estos seres para curar sus enfermedades. Así, mezcla de magia y religión, mezcla de necesidad y casualidad, de ensayo y error, el paso de las diferentes culturas ha creado todo un conocimiento de remedios vegetales que ha constituido la base de la medicina moderna. Un patrimonio que no puede atribuirse a ninguna cultura en particular sino al hombre en su globalidad y que nos corresponde a todos guardar y preservar. La importancia de las plantas medicinales se hace más patente en la actualidad en los países en vías de desarrollo por varias razones: -

-

-

Son un banco de futuras medicinas por descubrir. Existen aproximadamente medio millón de plantas con flores, la mayoría de las cuales no han sido investigadas y cuyos principios activos podrán ser decisivos en la curación de enfermedades actuales o venideras. Medicina sinergética. Se ha comprobado como en muchos casos la aplicación de un componente aislado no ha tenido el efecto deseado, bien porque no tiene el mismo poder curativo que cuando se toma en su conjunto con el resto de componentes, bien porque ha resultado ser tóxico. Los componentes de las plantas tienen un efecto sinergístico, es decir, interactúan todos a la vez, de manera que pueden complementar o potenciar a otros o neutralizar sus posibles efectos negativos. Se ha comprobado como el licopeno, un flavonoide, presente en los tomates tiene una gran capacidad para prevenir o detener el avance del cáncer. Estudios realizados en ratones han demostrado como la ingestión de polvo de tomate reducía los niveles de cáncer en una proporción mayor que la administración de licopeno puro. Apoyo de la medicina oficial. El tratamiento de enfermedades muy complejas puede requerir en algunos casos el apoyo de las propiedades medicinales de las plantas o de los derivados que ellas nos proporcionan.


-

Medicina preventiva. No hay que olvidar el carácter preventivo que las plantas tienen con respecto a la aparición de enfermedades. En este sentido, las plantas pueden superar a los remedios químicos que se aplican cuando ya ha aparecido la enfermedad. Se ha comprobado como la ingestión de alimentos naturales puede prevenir muchas patologías. Se admite que la ingestión de vegetales con propiedades antioxidantes, especialmente aquéllos que pertenecen al grupo de las Brasicáceas, o ciertas Liliáceas, tienen la capacidad de contrarrestar la aparición de ciertas enfermedades degenerativas como el cáncer u otras enfermedades del aparato respiratorio.

5. BIBLIOGRAFÍA •

Bautista Peris. J, Stübing. G, Romo.A.2001. Plantas medicinales de la Península Ibérica e Islas Baleares. Ediciones Jaguar.

Guerra Gil. A, Ladero Álvarez. M y col. 2001. Plantas medicinales (Fitoterapia práctica). Infusiones La Leonesa/Manasul Internacional.

http://www.botanical-online.com/medicinalesprincipioshistoria.htm

Nazaret Romero Muñoz


Plantas medicinales