Issuu on Google+

“Ni idea, cada día me atrevo menos a decir qué es Arte.”

P

ier Stockholm (1977) es, sin duda, el nuevo gran exponente del arte en este siglo. Luego de graduarse en Arquitectura en la Universidad Ricardo Palma (Lima, Perú), realizó estudios y residencias en Argentina, Brasil, Francia, India y República Checa.

Pier tiene gustos únicos y diferentes, y su característica más notoria es, con certeza, la originalidad. Él refleja sus años de pubertad dentro de sus obras, y sus influencias son, más que todo, cosas simples de la vida que pudieron marcar a un chico y lograron transformarlo, tiempo después, en un gran artista. Hoy, reside en París; y a pesar que es una persona muy ocupada –regresa de viaje y tiene bastante trabajo acumulado- se ha dado un tiempo para responder a mis preguntas.

Cuéntame de tu vida, tu infancia. ¿Cómo fue y qué tanto te marcó? Mi infancia está presente siempre en mi trabajo, fue bastante fértil a nivel creativo y tumultuosa a nivel sentimental. Me tocó vivir mi pubertad en la Lima de los apagones, de los coche-bomba, de los comienzos de Nube Luz. Vivía en una casa grande antigua, llena de plantas con mis hermanos. Mi hermano tocaba música y mi hermana es actriz, y yo siendo el menor, absorbía lo que veía en mi entorno. En una época dónde no había Internet ni celulares, el ambiente era propicio para una “creatividad orgánica”.


¿Cuáles han sido tus influencias, en qué te has basado para crear tus obras? Siempre de alguna manera recurro a mi pubertad como fuente creativa. Creo que es una etapa muy extraña, donde tu cuerpo está desproporcionado, donde la realidad se mezcla con la fantasía, donde las reglas no se entienden bien y la culpa se fusiona con la libertad.

He notado el constante uso de cruces, guillotinas y calaveras. ¿A qué se debe? En principio, esos íconos siempre ejercieron fuerte influencia en mí a nivel de imagen. Pero siempre me interesaron los pasajes bíblicos ilustrados, los vitrales de la iglesia que

originalmente servían para enseñar la Biblia a los que no sabían leer. Creo que el divorcio de mis padres siempre me hizo sentir culpado, como si sintiera que la separación era culpa mía, y me sentía identificado con esas imágenes. Mi interés por la guillotina vino después, leí un libro sobre la historia de los verdugos en Francia durante la época de la Revolución. En principio la guillotina fue pensada para dar muerte igual, sin dolor a todos, porque antes de la guillotina solamente la aristocracia tenía derecho a la espada con filo, y la plebe pasaba por un procedimiento de torturas en dónde el verdugo con un mazo rompía todas las articulaciones del condenado. El verdugo tenía amplios conocimientos de anatomía para no tocar órganos vitales y dejar con vida al condenado hasta el último momento. Es increíble pensar que todo esto pasaba hace menos de 200 años en una de las capitales más visitadas del mundo, como lo es París.


También pude ver el video “I love USA and USA loves me”. ¿Tiene, acaso, alguna relación con alguna experiencia que hayas vivido dentro o fuera del país? El video parte como parodia de una obra de Joseph Beuys, artista alemán que en los años 70 hizo una performance llamada “I love America and America Loves me” en donde el artista pasaba un fin de semana encerrado en una galería de arte con un coyote. Mi video en una versión “low tech”, muestra a Barney el dinosaurio, que era el nuevo ícono americano en ese momento con un personaje en terno en un ambiente aséptico, neutro como podría cualquier lugar burocrático. Barney juega con el personaje hasta que se le cae el pasaporte al piso, en ese momento se da cuenta que es peruano y lo tira al suelo y lo patea. Finalmente el personaje vomita sangre en un ambiente doméstico. Mi versión tiene que ver con las problemáticas para sacar visas; aquí, en Europa, mucha gente no entiende que nosotros los peruanos necesitamos visas aunque sea para visitar un país de turista o estar de tránsito en un aeropuerto.

¿Qué es arte? Ni idea, cada día que pasa me atrevo menos a decir qué es Arte.

¿Cuáles son las expectativas que tienes de tu trabajo? Seguir, esa es mi expectativa por el momento. Poder seguir conociendo lugares y vivir de lo que me gusta hacer me parece un retorno maravilloso. Estoy con proyectos para llevar artistas internacionales a hacer residencias artísticas en Lima, me gusta la idea de generar movimiento, creo que es una manera de redistribuir.

Creo que con estas palabras, Pier nos enseña cómo ciertas circunstancias que se viven pueden plasmarse en una obra de arte, cómo algo tan simple para algunos puede generar los sentimientos más profundos en otros. Sin embargo, nos deja una pregunta sin contestar y espero algún día encontrar respuesta: ¿Qué es arte? Junio 2009 Por Natalia Ulloa


Un Artista Contemporáneo