Page 1

Tecnología para vestir es el futuro

La historia de Shine y Pebble es igual de apasionante en un mundo que hasta ahora se construye: el de los dispositivos portables que se convierten en una segunda piel. Shine, que bien parece un prendedor, no tiene pantalla ni botones para funcionar y jamás se recarga. Es simple y futurista. Pebble es un smartwatch o reloj inteligente, que permite en un vistazo recibir notificaciones del celular y, a través de apps, medir los movimientos. Ambos permiten saber si está saludable en términos de cuántos pasos ha dado en el día y si logró las horas necesarias para un buen descanso. Hacen parte de esa tendencia de la tecnología para vestir (o wearable computing, como se llama en inglés), que ayuda a acortar distancias entre sus dispositivos sin ser invasivo. Sonny Vu, fundador de Misfit Wearables, creador de Shine, y Francois Baldassari, Ingeniero de Desarrollode Pebble, contaron su historia en el primer día de Emtech Colombia y hablaron con El Colombiano. Coinciden en que muchas cosas han sucedido para que este mercado, el de las cosas conectadas y los dispositivos portables, comenzará a ser tenido en cuenta aunque se pronostica desde hace más de 20 años. En el caso de Pebble, su historia comenzó en 2008 y se tardaron en refinar la idea.


Pocos recuerdan, pero antes de Pebble, la compañía lanzó un producto para Blackberry que no fue exitoso, pero les ayudó a entender en lo que se estaban metiendo. La clave, dice Francois, fue crear una comunidad fuerte. "Tenemos miles de personas dispuestas a darnos retroalimentación. Ellos fueron los primeros en tener tienda de apps aún sin nosotros lanzarla". Estos adoptadores y desarrolladores evangelizaron a una comunidad deseosa de probar algo nuevo, y lo que comenzó en las muñecas de pocos, se fue expandiendo. Hoy cuenta con una tienda con 1.000 apps y dos versiones del reloj, uno de ellos metalizado, que se venden a través del sitio web y de Amazon. Algo más sucedió. La facilidad para conseguir componentes de forma más económica como las pantallas lectoras, al estilo del Kindle. Pero este mundo de servicios miniaturizado cobrará sentido en la medida en que muchos dispositivos -la mayor cantidad posible- "hablen unos con otros". Por ahora no es posible, dice Francois, pero muy pronto su Pebble hablará con el monitor de azúcar en la sangre. Sonny Vu, fundador de Misfit Wearables y creador de Shine, indica que el internet móvil "hizo posible que todos estos datos cobrarán sentido y no fueran solo para mí sino que se pudieran compartir con amigos". Mientras tanto, ¿qué hacer con toda esta información recolectada? "Estos datos nos van a enseñar cosas sobre nosotros mismos, que serán útiles en contextos específicos". En su concepto, además, dará "superpoderes". Lo que se podrá hacer realidad cuando uno se coloque unas gafas de realidad aumentada -estilo Google Glass- y al mirar un aviso se pueda tener la traducción instantánea en otra lengua. Sonny dice que se enfocó en crear algo hermoso, que no pareciera diseñado por "ingenieros hombres" para ellos mismos. Y simple, que hasta su mamá, sin saber que es bluetooth supiera cómo usarlo. Por eso demuestra, en dos segundos, que el shine se coloca sobre la pantalla de su iPhone y se empareja por bluetooth, sin necesidad de poner claves complejas. Por ahora se vende en 32 países, excepto en Colombia (aún no tienen distribuidor para Suramérica). Para este matemático, de origen vietnamita, aunque los "wearables" están en la infancia, quizás se conviertan en la gran tendencia del futuro.

Tecnología para vestir es el futuro  
Tecnología para vestir es el futuro  

noticia de tecnologia para vestir

Advertisement