Page 1

ANAQUEL Publicación bimensual · año 1 · número 1 · mayo 2011

para leer y ser leído

TEMARIO

El Placer del suspenso

ENTRE (PARÉNTESIS)

El violín

del diablo

Los seres humanos somos capaces de sentir emociones positivas y negativas en el mismo instante, y bajo el mismo estímulo, pues las endorfinas liberadas tras un suceso que causa miedo o alegría son exactamente las mismas.

4

TEMARIO

La novela policial

Y la Leyenda de Paganini

Una trama policíaca repleta de tensión y mucha información interesante sobre Paganini, Stradivarius, los Luthiers y el Diablo.

El relato policial es aquel que, por medio de la deducción lógica, identifica al autor de un delito y revela sus móviles.

6

ENTRE (PARÉNTESIS)

John Katzenbach

“Creo que para poder darle un sentido a este mundo en el que vivimos hay que tener un cierto grado de locura”

10

LA VITRINA

¿Y ahora qué leo? Conoce los nuevos títulos de libros en el mercado, listos para ser comprados en las librerias.

COLOFÓN

José Saramago

Encuentra un pequeño adelanto de nuestra próxima edición.

17

12


ANAQUEL

3

NÚMERO 1 · MAYO 2011

4

TEMARIO El Placer del Suspenso La sensación de miedo es tan antigua como la humanidad misma, es algo que llevamos siempre con nosotros, una reacción tan humana como la alegría.

6

La novela policial

7

Edgar Alan Poe

El relato policial es aquel que, por medio de la deducción lógica, identifica al autor de un delito y revela sus móviles.

Fue el primer escritor estadounidense de renombre que intentó hacer de laescritura su Modus vivendi, lo que tuvo para él lamentables consecuencias.

ENTRE (PARÉNTESIS)

8

10

12 14

16 17

UN POCO DE TODO

El Violín del Diablo

Una trama policíaca repleta de tensión y mucha información sobre Paganini, Stradivarius, los Luthiers y el Diablo.

El Profesor

la novela más fascinante que he escrito, es por la mezcla entre la enfermedad, la memoria, el internet y la tensión psicológica creada alrededor del secuestro.

LA VITRINA ¿y ahora qué leo?

Un “catálogo” de libros de suspenso, terror y policíacos.

APUNTES 10 cuentos de 100 palabras

Mucho que contar, poco espacio para escribir, solo 100 palabras para expresar lo que a tu mente viene a parar. Una recopilación de 10 cuentos para disfrutar.

Editando

Anaquel E

n anaquel estamos convencidos que no existen armas más poderosas que una pluma con tinta y una hoja en blanco, es por ello que nuestra razón de ser son los libros, bancos de palabras inmortales que deberían conocerse por todos los mortales, y nosotros nos damos a la tarea de hacer esto posible, nos tomamos 2 meses para producir cada nueva edición, escudriñando y seleccionando las mejores producciones en tu idioma de un tema diferente en cada edición, y finalmente hacerte una atractiva presentación de estas maravillosas obras al mejor estilo de Anaquel. En nuestra primera edición decidimos empezar con lo desconocido y lo intrigante, un género eterno y poderoso, que da vida a los personajes y hechos ficticios y a los reales los hace parecer mentira. El género de la novela de suspenso, es tan cautivador que cuando comienzas un buen libro lo puedes terminar en un par de días, y si es lo suficientemente bueno, te deja con una sensación de vacío y con ganas de leer la siguiente parte o uno nuevo. Son entonces 2 meses de nuestra mas juiciosa dedicación con el fin de hacer llegar a tu poder lo que nosotros consideramos como tesoros invaluables, libros que con seguridad pasaran a ser parte importante de tu más preciada colección.

Rutina

Un poema de Héctor Abad Faciolince.

COLOFÓN En la próxima edición...

Vida y obra del ganador del Nobel José Saramago.

Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca. Jorge Luis Borges


4

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

TEMARIO

Por: Nicolás Saldarriaga M

Los seres humanos somos capaces de sentir emociones positivas y negativas en el mismo instante, y bajo el mismo estímulo, pues las endorfinas liberadas tras un suceso que causa miedo o alegría son exactamente las mismas.

S

on dos palabras que no suelen acompañarse una de la otra en una conversación cotidiana, pues cuando ambas componen una misma oración, el tema suena un tanto masoquista y tabú, pero al hacer una investigación sencilla, es fácil encontrar que estas dos palabras pueden estar más relacionadas de lo imaginable. La sensación de miedo es tan antigua como la humanidad misma, es algo que llevamos siempre con nosotros, una reacción tan humana como la alegría, y que la mayoría de las personas lo expresan de maneras muy similares, el shock, la “histeria”, los gritos, el estremecimiento, y los movimientos involuntarios son algunas formas de evidenciarlo, se trata de reacciones ante lo desconocido, lo incierto, lo que nos supera en capacidades y lo que puede hacernos daño, y son estas reacciones lo que trazan una delgada línea entre el desagrado y el agrado, entre el placer y el mal estar.

“La sensación de miedo es tan antigua como la humanidad misma”

Eduard Andrade y Johel B. Cohen estudiosos de la universidad de California, concluyeron que los seres humanos somos capaces de sentir emociones positivas y negativas en el mismo instante, y bajo el mismo estimulo, pues las endorfinas liberadas tras un suceso que causa miedo o alegría son exactamente las mismas, endorfinas que al final se traducen en una sola sensación fisiológica un cosquilleo que recorre todo el cuerpo al final del evento, también conocido como placer.

Tiene sentido entonces que al leer una buena novela de suspenso resulte complejo dejarla de leer cuando estamos en una escena crítica y desesperante, pues la promesa de sentir placer al final del capítulo es más grande que el deseo de cerrar el libro para apartar la sensación de incertidumbre, ante esta reacción algunos afirman que se trata del más puro e incontrolable morbo y amarillismo, la ansiedad primitiva que nos motiva a conocer lo que sigue, lo que está oculto, lo que aun no leemos y que nadie nos ha contado, de conocer de primera mano el suceso inconcluso, afirmación que difiere un poco de la teoría del placer, pero con resultados más o menos similares en la mente humana, que pueden incluso conducir a un comportamiento adictivo. Soportados en esta elemental teoría de endorfinas y suspenso, Autores de todos los tiempos han dado paso a la creatividad y el reportaje de historias reales, para edificar magnificas obras de suspenso que tienen el poder suficiente para inmortalizar un personaje como Serlock Holmes, creado en 1887 por Sir Arthur Conan Doyle y hoy 124 años después aun es vigente en el imaginario colectivo, o de alcanzar el codiciado lugar de los más vendidos del mundo como sucedió con el Psicoanalista de John Katzenbach, obras que muchos coleccionan y atesoran como parte de su identidad personal. Sea entonces por la promesa de sentir placer, curiosidad amarillista, por adicción o por construcción de la identidad, leer una buena novela de suspenso es algo que debemos hacer antes de morir.

Sir Arthur Conan Doyle ~ 22 mayo 1859 - 7 julio 1930 ~ De 1882 a 1890 ejerció la medicina en Southsea (Inglaterra). El primero de los 68 relatos en los que aparece Sherlock Holmes, “Estudio en Escarlata” se publicó en 1887. Se convirtió en el inmortal de la novela policíaca, le fue tan bien económicamente que en cinco años dejó la profesión de medicina para dedicarse a escribir.

Todos sus personajes fueron brillantes, desde la creación de su Sherlock Holmes, hasta los personajes que le acompañan: su amigo bondadoso y torpe, el doctor Watson, que es el narrador de los cuentos, y el archicriminal profesor Moriarty. El autor basó sus creaciones en un profesor que conoció en la universidad con ingeniosa habilidad para el razonamiento deductivo.

“No existe una combinación de sucesos que la inteligencia de un hombre no sea capaz de explicar” Sherlock Holmes Personaje principal de las obras de Conan Doyle


ANAQUEL

6

NÚMERO 1 · MAYO 2011

TEMARIO

La novela

policial Introducción literaria III - Editorial Estrada

El relato policial es aquel que, por medio de la deducción lógica, identifica al autor de un delito y revela sus móviles.

ORIGEN

D

esde fines del siglo XVIII se observan dos actitudes opuestas para resolver las situaciones de la vida humana. En una de ellas, la racionalista, predomina la razón que explica, mediante la lógica, los hechos. En la otra, la irracionalista, los sentimientos, la intuición y las emociones prevalecen sobre cualquier otra interpretación.

El relato policial, cuento y novela, nace como una expresión de este enfrentamiento y, al mismo tiempo, como consecuencia de una realidad histórica: la formación de las grandes ciudades y el deseo y búsqueda de justicia. Ingresan así, en la literatura, nuevos personajes y ambientes que son netamente urbanos, entre ellos la policía y los cuerpos de seguridad, que se organizaron sistemáticamente a principios del siglo XIX favorecidos por la investigación científica.Lo policial, una especie muy heterogénea, se alimenta de fantasía, crímenes, fugas, búsquedas y persecuciones y, sobre todo, plantea un enigma que debe ser resuelto por la lógica. Edgar Allan Poe, con “los crímenes de la calle Morgue”, es el creador de esta forma narrativa que desde sus comienzos se difunde con rapidez por su eficacia comunicativa. Resulta ser, así, un relato muy popular como la novela de folletín. Esta circunstancia hace que como forma literaria no fuera tan respetada frente a otras consideradas más valiosas. Sin embargo, el relato policial exige del escritor, ademñas del dominio técnico, un ordenamiento riguroso de la trama: debe crear hechos y vincularlos con lógica interior. El detective Sherlock Holmes, el inspector Watson, de Arthur Conan Doyle, y el padre Brown, de Chesterton, figuran entre los personajes más conocidos de la narrativa policial. Otros autores difundidos son: Agatha Christie y Graham Greene. Algunes autores latinoaméricanos que se destacan son Jorge L. Borges, Adolfo Bioy Casares.

EVOLUCIÓN

ELEMENTOS CARÁCTERISTICOS

En la evolcuión de la narrativa policial distinguimos tres momentos:

Personajes Se presentan en una perspectiva antitética: el policía, el detective, el inspector; el asesino y el espía, o sea los buenos y los malos. Por lo general son hombres, tienen caracteres bien definidos y no evolucionan a lo largo del relato.

1 2 3

El interés se centra en el argumento: la trama es rigurosa y los misterios o enigmas deben ser aclarados en forma deductiva. Esta modalidad se cultivó hasta 1930. El centro de interés se desplazó hacia la explicación psicológica de los hechos y del comportamiento de los personajes. En las últimas décadas, el relato policial es más realista y violento: los delitos tienen razones concretas, los personajes son tan actuales que nos sorprenden, al igual que las armas científicamente fabricadas; la trama entremezcla intriga.

Estructura Habitualmente es un relato que se hace al revés de la narrativa tradicional. Al comienzo se presenta el enigma que debe ser resuelto al final. El tiempo para aclarar el misterio procede en dos sentidos: mientras avanza la investigación, futuro, se revela el enigma, pasado. Ambiente Por lo general es urbano. En los primeros relatos el crimen ocurría en espacios interiores, en cuartos cerrados. En la actualidad, la violencia se desata en las calles, ante la sorpresa o indiferencia de los posibles testigos. Trama La acción brinda el mayor suspenso. Deja siempre un hilo o eslabón por resolver. Con rigor deductivo, el investigador y el lector desentrañan el enigma al reunir esos hilos en el desenlace. Es un relato hecho para que el lector participe en desentrañar el misterio; ingresa en el mismo como un investigador más.

Agatha Christie ~ 15 septiembre 1890 - 12 enero 1976 ~ Escritora inglesa, Agatha Christie es considerada como una de las más grandes autoras de crimen y misterio de la literatura universal. Su prolífica obra todavía arrastra a una legión de seguidores, siendo una de las autoras más traducidas del mundo y cuyas novelas y relatos todavía son objeto de reediciones, representaciones y adaptaciones al cine. Christie fue la creadora de grandes personajes dedicados al mundo del misterio, como la entrañable Señorita Marple o el detective francés Hércules Poirot. Hasta hoy, se calcula que se han vendido más de cuatro mil millones de copias de sus libros traducidos a más de 100 idiomas en todo el mundo. Además, su obra de teatro La ratonera permaneció en cartel durante 23 000 representaciones.

“La mejor receta para la novela policiaca: el detective no debe saber nunca más que el lector.” Agatha Christie


7

TEMARIO

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

SOMBRA

V

Sí, aunque marcho por el valle de la Sombra. (Salmo de David, XXIII)

osotros los que leéis aún estáis entre los vivos; pero yo, el que escribe, habré entrado hace mucho en la región de las sombras. Pues en verdad ocurrirán muchas cosas, y se sabrán cosas secretas, y pasarán muchos siglos antes de que los hombres vean este escrito. Y, cuando lo hayan visto, habrá quienes no crean en él, y otros dudarán, mas unos pocos habrá que encuentren razones para meditar frente a los caracteres aquí grabados con un estilo de hierro. El año había sido un año de terror y de sentimientos más intensos que el terror, para los cuales no hay nombre sobre la tierra. Pues habían ocurrido muchos prodigios y señales, y a lo lejos y en todas partes, sobre el mar y la tierra, se cernían las negras alas de la peste. Para aquellos versados en la ciencia de las estrellas, los cielos revelaban una faz siniestra; y para mí, el griego Oinos, entre otros, era evidente que ya había llegado la alternación de aquel año 794, en el cual, a la entrada de Aries, el planeta Júpiter queda en conjunción con el anillo rojo del terrible Saturno. Si mucho no me equivoco, el especial espíritu del cielo no sólo se manifestaba en el globo físico de la tierra, sino en las almas, en la imaginación y en las meditaciones de la humanidad. En una sombría ciudad llamada Ptolemáis, en un noble palacio, nos hallábamos una noche siete de nosotros frente a los frascos del rojo vino de Chíos. Y no había otra entrada a nuestra cámara que una alta puerta de bronce; y aquella puerta había sido fundida por el artesano Corinnos, y, por ser de raro mérito, se la aseguraba desde dentro. En el sombrío aposento, negras colgaduras alejaban de nuestra vista la luna, las cárdenas estrellas y las desiertas calles; pero el presagio y el recuerdo del Mal no podían ser excluidos. Estábamos rodeados por cosas que no logro explicar distintamente; cosas materiales y espirituales, la pesadez de la atmósfera, un sentimiento de sofocación, de ansiedad; y por, sobre todo, ese terrible estado de la existencia que alcanzan los seres nerviosos cuando los sentidos están agudamente vivos y despiertos, mientras las facultades yacen amodorradas. Un peso muerto nos agobiaba. Caía sobre los cuerpos, los muebles, los vasos en que bebíamos; todo lo que nos rodeaba cedía a la depresión y se hundía; todo menos las llamas de las siete lámparas de hierro que iluminaban nuestra orgía. Alzándose en altas y esbeltas líneas de luz, continuaban ardiendo, pálidas e inmóviles; y en el espejo que su brillo engendraba en la redonda mesa de ébano a la cual nos sentábamos, cada uno veía la palidez de su propio rostro y el inquieto resplandor en las abatidas miradas de sus compañeros. Y, sin embargo, reíamos y nos alegrábamos a nuestro modo -lleno de histeria-, y cantábamos las canciones de Anacreonte -llenas de locura-, y bebíamos copiosamente, aunque el purpúreo vino nos recordaba la sangre. Porque en aquella cámara había otro de nosotros en la persona del joven Zoilo. Muerto y amortajado yacía tendido cuan largo era, genio y demonio de la escena. ¡Ay, no participaba de nuestro regocijo! Pero su rostro, convulsionado por la plaga, y sus ojos, donde la muerte sólo había apagado a medias el fuego de la pestilencia, parecían interesarse en nuestra

alegría, como quizá los muertos se interesan en la alegría de los que van a morir. Mas aunque yo, Oinos, sentía que los ojos del muerto estaban fijos en mí, me obligaba a no percibir la amargura de su expresión, y mientras contemplaba fijamente las profundidades del espejo de ébano, cantaba en voz alta y sonora las canciones del hijo de Teos. Poco a poco, sin embargo, mis canciones fueron callando y sus ecos, perdiéndose entre las tenebrosas colgaduras de la cámara, se debilitaron hasta volverse inaudibles y se apagaron del todo. Y he aquí que de aquellas tenebrosas colgaduras, donde se perdían los sonidos de la canción, se desprendió una profunda e indefinida sombra, una sombra como la que la luna, cuando está baja, podría extraer del cuerpo de un hombre; pero ésta no era la sombra de un hombre o de un dios, ni de ninguna cosa familiar. Y, después de temblar un instante, entre las colgaduras del aposento, quedó, por fin, a plena vista sobre la superficie de la puerta de bronce. Mas la sombra era vaga e informe, indefinida, y no era la sombra de un hombre o de un dios, ni un dios de Grecia, ni un dios de Caldea, ni un dios egipcio. Y la sombra se detuvo en la entrada de bronce, bajo el arco del entablamento de la puerta, y sin moverse, sin decir una palabra, permaneció inmóvil. Y la puerta donde estaba la sombra, si recuerdo bien, se alzaba frente a los pies del joven Zoilo amortajado. Mas nosotros, los siete allí congregados, al ver cómo la sombra avanzaba desde las colgaduras, no nos atrevimos a contemplarla de lleno, sino que bajamos los ojos y miramos fijamente las profundidades del espejo de ébano. Y al final yo, Oinos, hablando en voz muy baja, pregunté a la sombra cuál era su morada y su nombre. Y la sombra contestó: «Yo soy SOMBRA, y mi morada está al lado de las catacumbas de Ptolemáis, y cerca de las oscuras planicies de Clíseo, que bordean el impuro canal de Caronte.»

“Yo soy SOMBRA, y mi morada está al lado de las catacumbas de Ptolemáis, y cerca de las oscuras planicies de Clíseo, que bordean el impuro canal de Caronte.”

Y entonces los siete nos levantamos llenos de horror y permanecimos de pie temblando, estremecidos, pálidos; porque el tono de la voz de la sombra no era el tono de un solo ser, sino el de una multitud de seres, y, variando en sus cadencias de una sílaba a otra, penetraba oscuramente en nuestros oídos con los acentos familiares y harto recordados de mil y mil amigos muertos.

Traducción de Julio Cortázar

Edgar Allan Poe ~ 19 enero 1809 - 7 octubre 1849 ~

Escritor, poeta, crítico y periodista romántico estadounidense.

Fue renovador de la novela gótica, recordado especialmente por sus cuentos de terror. Considerado el inventor del relato detectivesco, contribuyó asimismo con varias obras al género emergente de la ciencia-ficción.

Fue el primer escritor estadounidense de renombre que intentó hacer de laescritura su Modus vivendi, lo que tuvo para él lamentables consecuencias. En 1832, y después de la publicación de su tercer libro, Poemas (Poems by Edgar Allan Poe, 1831), se desplazó a Baltimore, donde contrajo matrimonio con su jovencísima prima Virginia Clem, que contaba sólo 13 años de edad. Por esta época entró como redactor en el periódico Southern Baltimore Messenger, y más tarde en varias revistas en Filadelfia y Nueva York, ciudad en la que se había instalado con su esposa en 1837. Según Poe, la máxima expresión literaria era la poesía, y a ella dedicó sus mayores esfuerzos. Es justamente célebre su extenso poema El cuervo (The Raven, 1845), donde su dominio del ritmo y la sonoridad del verso llegan a su máxima expresión.Las campanas (The Bells, 1849), que evoca constantemente sonidos metálicos, Ulalume (1831) yAnnabel Lee (1849) manifiestan idéntico virtuosismo. Pero la genialidad y la originalidad de Edgar Allan Poe encuentran quizás su mejor expresión en los cuentos, que, según sus propias apreciaciones críticas, son la segunda forma literaria, pues permiten una lectura sin interrupciones, y por tanto la unidad de efecto que resulta imposible en la novela.


8

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

ENTRE (PARÉNTESIS)

El violín del diablo JOSEHP GELINEK

Detrás del pseudónimo Joseph Gelinek se esconde un escritor, pianista y musicólogo español que ha decidido permanecer en el anonimato.

L

a concertista española de violín Ane Larrazábal aparece estrangulada en el Auditorio Nacional de Madrid después de haber interpretado el Capriccio nº 24 de Paganini, la que se dice es la obra más difícil jamás compuesta para violín.

El asesino ha dejado escrita en su pecho, con sangre de la propia víctima, la palabra iblis, que significa diablo en árabe. Su valioso instrumento, un Stradivarius que tiene tallada en la voluta la cabeza de un demonio, ha desaparecido. El jefe superior de Policía asigna el caso a Raúl Perdomo, uno de los investigadores más hábiles del cuerpo. Perdomo es muy crítico con los fenómenos paranormales, pero cuando empieza a sufrir extrañas y estremecedoras visiones que no logra explicarse, decide recurrir a los servicios de una parasicóloga. Su intervención será clave para descubrir la identidad del asesino.

“Un thriller policíaco que plantea la existencia de los objetos malditos, capaces de atraer las desgracias más funestas hacia sus propietarios.”

Una trama policíaca repleta de tensión y mucha información interesante sobre Paganini, Stradivarius, los Luthiers y el Diablo. Una reflexión acerca de la figura del demonio y del pacto satánico, que ha inspirado obras literarias de la talla del Fausto de Goethe o del Dr. Faustus de Thomas Mann. Un thriller policíaco que plantea la existencia de los objetos malditos, capaces de atraer las desgracias más funestas hacia sus propietarios. Tomado de: http://www.lecturalia.com/libro/30331/el-violin-del-diablo

El Autor Joseph Gelinek Josehp Gelinek es el seudónimo de un musicólogo español que toma su nombre del virtuoso pianista que fue humillado por Beethiven en un famoso duelo musical en Viena a finales del siglo XIX. Como su álter ego, Gelinek también toca el piano; además, es compositor y experto en la vida y obra de Ludwig van Beethiven. Colaborador habitual en diferentes medios de comunicaciónn, sus principales esfuerzos se centran, por el momento, en la reconstrucción y divulgación del repertorio menos conocido del compositor.

La Décima Sinfonía

Autor: Joseph Gelinek Editorial: DE BOLSILLO Páginas: 426 Año publicación: 2009

Primer obra del autor publicada en el 2008 Una novela que pone al descubierto la leyenda sobre la creación de una sinfonía que nadie ha conocido jamás. La aparición de la cabeza de un compositor, encargado de la interpretación de unos esbozos perdidos de La Décima Sinfonía, reaviva los eternos enigmas sobre la obra póstuma de Beethoven. Autor: Joseph Gelinek Editorial: PLAZA & JANÉS Páginas: 409

Morir a los 27

Tercera obra del autor publicada en el 201O. John Winston, cantante y líder de The Walrus, aparece muerto con cuatro disparos en la suite de su hotel después de un concierto. La policía pronto descubre que Winston ha fallecido a una edad considerada maldita en el mundo de la música pop. Jimi Hendrix, Janis Joplin y Jim Morrison son algunos de los ilustres miembros del macabro club de los 27. Autor: Joseph Gelinek Editorial: PLAZA & JANÉS Páginas: 426


ENTRE (PARÉNTESIS)

ANAQUEL

9

NÚMERO 1 · MAYO 2011

F

ue un violinista, violista, guitarrista y compositor italiano, considerado entre los más famosos virtuosos de su tiempo, reconocido como uno de los mejores violinistas que hayan existido, con oído absoluto y entonación perfecta.

Georg Friedrich Kersting ~ The violinist Nicolo Paganini ~ 1830 ~ óleo sobre madera

Paganini es considerado el violinista más extraordinario de todas las épocas. Compuso 24 caprichos y 12 sonatas para violín, tres cuartetos para dos violines, viola y guitarra, conciertos para violín y orquesta, entre los que se destaca el No. 1 en re mayor y el No. 2 en si menor, La campanella y 60 variaciones con acompañamiento de piano y guitarra. Sus obras son brillantes y tienen buena técnica. Luego de su éxito en Viena en 1828 es admirado en Alemania por Goethe, Heine y Schumann. Su técnica no tenía paralelo y pese a su personalidad tímida, Paganini ejecutaba el violín de una manera extraordinaria. Su estilo interpretativo particular causó sensación. Podía interpretar obras de gran dificultad únicamente con una de las cuatro cuerdas de violín (retirando primero las otras tres, de manera que éstas no se rompieran durante su actuación), y continuar tocando a dos o tres voces, de forma que parecían varios los violines que sonaban.

Niccolò Paganini ~ 27 de octubre 1782 – 27 de mayo 1840 ~

“No soy bien parecido, pero cuando las mujeres me escuchan tocar, se arrastran a mis pies”

A los 165 años de su muerte, Paganini sigue siendo considerado el más grande intérprete del violín.

Los músicos se impresionaban y se tejieron leyendas alrededor de él. Se decía que Paganini era hijo de una bruja y del diablo, incluso que él mismo era el diablo. Paganini, molesto por tantas calumnias, en 1831 publicó una carta en la revista parisina Gaceta Musical. Uno de los párrafos decía: «No he asesinado a nadie ni he pasado ocho años en la cárcel, ni el demonio impulsa mi brazo cuando ejecuto. ¡Callad ya, por Dios, lenguas viperinas!». Adicionalmente, en los conciertos, se presentaba de manera extravagante. También se dijo que en su violín encerraba el alma de mujeres de hermosa voz. Esta fama “demoníaca” llegó hasta el lecho de muerte, cuando se negó a ser asistido por un sacerdote. Su ejecución acrobática del violín influenció a sucesivos violinistas como Ernst, Berrito y Vieuxtemps. Pero su mayor impacto fue sobre Liszt, Chopin, Schumann y Berlioz, aquienes buscaron con el piano la mayor expresividad artística. Paganini tenía al morir siete violines Stradivarius; su favorito, sin embargo, era un violín Guarneri del Gesù de 1742 y que hoy está expuesto en el Palacio Cívico de Génova.

Dicen por ahí que... • La fama de poseso le llegó cuando alguien, no se sabe quién, aseguró haber escuchado y visto a Paganini invocar al diablo. En una habitación en penumbras, Niccolò se postró de rodillas ante una figura difusa que se erguía en un rincón. Con la mirada puesta en el sitio de donde emanaba un vaho sulfuroso, el violinista confirmó su juramento:

“Mi alma es tuya, príncipe del mal, amo de las tinieblas, si me permites tocar como un ángel”

• De acuerdo a Paul Adam, uno de los biógrafos de Paganini, es cierto que Paganini tenía la capacidad de continuar tocando, lo que lo diferenciaba de otros violinistas de la época. Además, el practicaba especialmente la habilidad de tocar con tan sólo una cuerda. Sin embargo, en aquella época las cuerdas de violines eran hechas de tripas de animal, por lo que era relativamente frecuente que se rompieran, y no hay manera de saber si Paganini lo hacía a propósito.Incluso existe el rumor de que utilizaba pequeños cuchillos para romper las cuerdas en mitad de la función.

“Para triunfar en cualquiera de las artes hay que estar poseído por el diablo” Voltaire


10

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

ENTRE (PARÉNTESIS)

El

Profesor JOHN KATZENBACH

“Nunca hay que anticiparse al resultado, por que entonces no verán el verdadero significado de lo que ocurre y no podrán recibir la emoción de lo inesperado” De su novela El profesor (What comes next 2010).

A

drián Thomas es un profesor universitario retirado, al que acaban de diagnosticarle una demencia degenerativa que lo llevará pronto a la muerte. Ha dedicado toda su vida a estudiar los procesos de la mente y a transmitir a sus alumnos todo su conocimiento. Ahora, jubilado, viudo y enfermo cree que lo mejor que puede hacer es quitarse la vida. Pero al salir del consultorio de su médico es testigo involuntario del secuestro de Jennifer Riggins, una conflictiva adolescente de dieciséis años con un largo historial de huidas, que desaparece sin dejar rastro dentro de una camioneta conducida por una mujer rubia, a la que acompaña un hombre joven. El profesor Thomas se debate entre poner fin a su vida y ser útil una última vez antes de morir. Decide ayudar a encontrar a Jennifer, intentar darle la oportunidad de vivir su joven vida. Pero para eso debe sumergirse en el oscuro mundo de la pornografía en Internet, un mundo perverso y criminal donde todo su saber académico se pone en juego, y debe utilizar los pocos momentos de lucidez para avanzar en una investigación para la que hay muy poco tiempo…

"Para mí lo que la hizo maravillosa de escribir es la incertidumbre que corre en cada página."

“La razón por la que el profesor es la novela más fascinante que he escrito, es por la mezcla entre la enfermedad, la memoria, el internet y la tensión psicológica creada alrededor del secuestro. Para mí lo que la hizo maravillosa de escribir es por la incertidumbre que corre en cada página.” Presentación del libro “El Profesor” en España. Autor: John Katzenback Editorial: SUMA DE LETRAS Páginas: 400 Año publicación: 2010

El Autor Jhon Katzenbach John Katzenbach es un periodista y escritor estadounidense que también ha trabajado como guionista en películas basadas en obras propias. Nació en 1950 y es hijo del conocido político Nicholas Katzenbach. Ha sido reportero de la corte criminal para The Miami Herald y el Miami News y destacan sus trabajos en la revista Herald Tropic. Su trabajo ha aparecido en muchos otros periódicos, incluyendo el New York Times, el Washington Post y The Philadelphia Inquirer.

El Psicoanalista

Feliz 53 cumpleaños, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte. Usted arruinó mi vida. Quizá no sepa cómo por qué o cuándo, pero lo hizo. Llenó todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruinó mi vida. Y ahora estoy decidido a arruinar la suya. Así comienza el anónimo que recibe Fredrerick Starks, psicoanalista con una larga experiencia y una tranquila vida cotidiana. Autor: John Katzenback Editorial: SUMA DE LETRAS Páginas: 400 Año publicación: 2005

La Historia del loco

Han pasado veinte años desde que el Western State Hospital cerró sus puertas. Francis Petrel tenía poco más de veinte años cuando su familia lo recluyó en el psiquiátrico tras una conducta imprevisible y la crisis posterior. Ahora, lleva una vida sin rumbo y solitaria, alejado en un piso barato y permanentemente medicado para acallar el coro de voces en su cabeza. Autor: John Katzenback Editorial: SUMA DE LETRAS Páginas: 400 Año publicación: 2004


11

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

ENTRE (PARÉNTESIS)

Entrevista sobre

El Profesor

Feria del Libro en Argentina

Al ir escribiendo este psicothriller, ¿has tenido pesadillas por las noches?

“Creo que para poder darle un sentido a este mundo en el que vivimos hay que tener un cierto grado de locura” El libro hace hincapié en algo que podríamos definir como “la ciencia del miedo”. ¿Cómo te documentaste para escribir sobre el miedo que sienten cada uno de los personajes? Esta es una pregunta complicada. Cuando escribía esta novela me convertía en cada uno de los personajes y hacía que cada uno de ellos se convirtiesen en mí, con lo cual, había días en los que era una niña adolescente, una persona mayor con demencia, un delincuente, un psicópata… Para mí es la única manera que tengo para explorar la “ciencia del miedo” de la que hablas. Ten en cuenta que el miedo no es simplemente una ciencia, sino que es una parte de nosotros mismos. Lo que he hecho es trabajar en esos rincones oscuros donde guardamos nuestros miedos.

La novela ofrece imágenes tan claras, descripciones tan reales, que transmite un sentimiento completamente real al lector. Ese es el éxito de la novela, ¿no crees? La clave es llegar a la psicología del lector y, al mismo tiempo, explorar la psicología de los personajes. Estas dos cosas se tienen que dar al mismo tiempo. De esta manera, los lectores pueden llegar a decir que reconocen a cualquiera de los personajes que sobre los que están leyendo, y no sólo los reconoce, sino que se sienten como ellos, ya sea una chica joven o una persona mayor.

La demencia del propio Adrian parece ser la salvación de Jennifer. ¿En la vida, un grado de locura es importante para ver la realidad? Es una buena pregunta. Creo que para poder darle un sentido a este mundo en el que vivimos hay que tener un cierto grado de locura. Lo que hago en todas mis novelas es crear personajes que pueden ver dónde está la verdad, incluso desde la cárcel que puede ser una enfermedad, el dolor o las emociones. Es algo que tenemos que tener si queremos comprender este mundo.

La muerte está presente en el libro desde muchos puntos de vista. ¿Es importante a la hora de crear una tensión entre los personajes en la historia? Sí. Algo muy importante en una novela, y sobre todo en ‘El Profesor’, es que el listón se ponga muy alto y se suba lo máximo posible, no sólo por la trama de la novela, sino para que la vara de medir de las emociones esté muy alta para los personajes que vamos a crear. Ésta tiene que ser la base. Una novela es como una sinfonía, todo el mundo se acuerda de los acordes principales de la sinfonía, y eso es lo que he intentado traer a esta novela.

John Katzenback ~ Feria del Libro Argentina 2010

Es interesante lo que apuntas. Sí, la verdad es que cuando estaba escribiendo alguno de los pasajes del libro, los sueños que tenía por las noches eran muy vivos, con colores muy fuertes, con mucho peligro, y muchas veces me despertaba sobresaltado y sudando. En estos sueños no es que estuviesen los personajes del libro, sino que eran sueños muy fuertes pero con personas de mi vida. Esto es algo desestabilizador muchas veces. Pero el hecho de tener estos sueños me decía que estaba en el buen camino escribiendo el libro.

La dualidad de odiar y querer a un personaje tan malo y oscuro como Michael o Linda, ¿es el mejor ejemplo de que es un buen personaje? Lo que es muy importante es que los malos tienen que ser personajes que te fascinen, sino acaban siendo una viñeta, no lo que son, sino algo con mucho menos peso. El Jocker en ‘Batman’, lo que hace no es interesante, es inteligente. Lo que es interesante es cómo se convierte en el Jocker.

El libro también trata el tema de las redes sociales y los nuevos medios de comunicación social. ¿Cómo ves todo este mundo? Lo que he intentado hacer al escribir ‘El profesor’ es contar una historia antigua, pero de una manera más moderna. Tuve que dedicar tiempo a informarme y a ver el mundo a través de internet y las redes sociales, y a veces da un poco de miedo (risas). Lo que hice, y esto es una anécdota graciosa, fue llamar a un amigo mío que es un antiguo agente del FBI experto en informática y le pregunté cómo se utiliza internet para cometer delitos y para el crimen. Estuvimos hablando, me contó todas las cosas que se ven reflejadas en el libro, y al final me dice: “sabes lo que pasa, que todo lo que te he contado, la semana que viene será distinto”. Esto nos explica cómo cambia el mundo en la actualidad.

...el miedo no es simplemente una ciencia, sino que es una parte de nosotros mismos... Muchas de sus películas han sido llevadas a la gran pantalla. ¿Es duro ese proceso de adaptación del guión? Escribir guiones es una tarea durísima. Cuando trabajas como novelista controlas todos los elementos de la novela que estás creando, pero cuando lo haces como guionista, lo que tienes que hacer es intentar crear unas imágenes para que actores, directores y todos los involucrados en esa película, replanteen esas imágenes para plasmarlas en una pantalla. He escrito el guión para una de mis novelas, que es ‘La historia del loco’. Normalmente necesito un año para escribir una novela y ya llevo cinco años para conseguir el guión y que éste se plasme en la pantalla. Tomado de: http://www.elreferente.es/actualidad/entrevista-a-john-katzenbach-por-su-libro-el-profesor-10661


12

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

LA VITRINA

a r o h a Y ¿

? o e l é qu

EDICIONES B

Invierno en Madrid C.J. Sansom

ALFAGUARA

El último Dickens Mathew Pearl

Año 1940. Europa está en manos de los nazis. En plena posguerra, Madrid pasa hambre y se ha convertido en un hervidero de espías de todas las potencias mundiales. Harry Brett, un antiguo soldado inglés que conoció la Guerra Civil y trabaja para el servicio secreto británico, debe ganarse la confianza de un antiguo condiscípulo. Inolvidable, irresistible e imprescindible esta es una novela de amor y espionaje que trata sobre la dificultad de elegir bien en un mundo marcado por la guerra.

¿Qué ocurrió con la novela inconclusa de Charles Dickens? ¿Hubo alguna relación entre la repentina muerte del escritor más admirado en vida y esta misteriosa obra cuya sola mención deja un rastro de cadáveres en tres continentes? Un apasionante y vertiginoso thriller que reabre uno de los más grandes enigmas literarios de la historia. Una brillante y adictiva trama que mezcla el tráfico de opio y la literatura, el efervescente Boston de finales del XIX, el Londres victoriano y la India colonial.

LA FACTORIA

ZETA

Asesinato en Belleville Black Cara

La tensión crece en el barrio obrero de Belleville cuando se intensifica una huelga de hambre en protesta contra las estrictas leyes de inmigración. Aimée Leduc se salva por los pelos de morir en un atentado con coche bomba mientras persigue a terroristas entre nacionalistas argelinos y fundamentalistas islámicos que conforman una red clandestina norteafricana en París.

ZETA

Jucio Final

Violín Anne Rice

Con la misma maestría que exhibió en “Entrevista con el vampiro”, Anne Rice nos transporta en esta nueva novela a través del tiempo, desde la Viena del siglo XIX hasta las deslumbrantes capitales modernas, relatándonos la historia de dos figuras carismáticas unidas por una apasionada entrega a la música como modo de seducción y liberación.

EDICIONES B

Jhon Katzenbach

Crescendo

Matthew Cowart, un famoso y ya establecido periodista de Miami, recibe la carta de un hombre condenado a muerte que asegura ser inocente. Gracias a sus pesquisas pone al descubierto una información que permite al convicto Robert Earl Fergurson salir en libertad. Sin embargo, y para su horror, el escritor se percata de que ha puesto en marcha una tremenda máquina de matar.

A pesar de su fascinante relación con Patch y de haber sobrevivido a un intento de asesinato, la vida de Nora dista mucho de ser perfecta. Patch está empezando a alejarse y Nora no sabe si es por su bien o porque cada vez está más interesado en su archienemiga Marcie Millar.

Becca Fitzpatrick


13

LA VITRINA

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

DE BOLSILLO

BOOKS4POCKET

Stephen King

Gianrico Carofiglio

Apocalipsis

Testigo Involuntario

Esta narración cuenta cómo un virus gripal, creado artíficíalmente como posible arma bacteriológica, se extiende por Estados Unidos y provoca la muerte de millones de personas. Los supervivientes tienen sueños comunes, en los que aparece una anciana y un hombre joven. La mujer anciana los incita a viajar a Nebraska para combatir a Randall Flagg, un abominable personaje que encarna las fuerzas del mal y posee un arsenal nuclear.

Un salvaje asesinato sacude el habitual sosiego de la ciudad de Bari. Francesco, de nueve años, es hallado muerto en el fondo de un pozo. Las investigaciones culpan de inmediato a Abdou Thiam, un senegalés indocumentado que vende baratijas en la playa. Todas las pruebas lo señalan como el autor del crimen. Evidentemente será un juicio corto, de oficio. El acusado será condenado a cadena perpetua.

ROCA EDITORIAL

PLANETA

Se lo que estas pensando

La clave de Einstein

Jhon Vernon

Mark Alpert

Un hombre recibe una carta que lo insta a pensar en un número, cualquiera. Cuando abre el pequeño sobre que acompaña al texto, siguiendo las instrucciones que figuran en el documento, se da cuenta de que el número allí escrito es exactamente en el que había pensado. David Gurney, un policía que después de 25 años de servicio se ha retirado al norte del estado de Nueva York con su esposa, se verá involucrado en el caso.

Nueva York. David Swift, profesor de la Universidad de Columbia, acude al hospital para visitar a Hans Kleinman. físico retirado compañero de Einstein y antiguo mentor suyo, que ha sido torturado brutalmente en su domicilio. Antes de morir, Kleinman le revela una serie numérica, en apariencia aleatoria, y dos palabras en alemán: Einheitliche Feldtheorie, la teoría del campo unificado.

PLAZA & JANES

GRIJALBO

Siete vidas Jhon Grishan

La biblioteca de los muertos Glenn Cooper

Sietes vidas es la primera colección de relatos de John Grisham. En ella, el autor nos transporta de nuevo a Ford County, Mississippi, donde está ambientada su primera novela, Tiempo de matar. Un libro de relatos que nunca olvidarás. Conmovedores, originales, entretenidos y con un afinado sentido del humor. Una antología de narraciones que demuestran el gran talento de John Grisham, uno de los novelistas de más éxito internacional.

Bretaña, siglo VIII. En la abadía de la Vectis crece Octavus, un niño sobre el que pesa una terrible maldición: es el séptimo hijo engendrado por un séptimo hijo y la leyenda le augura poderes diabólicos. Octavus no tarde en empezar a escribir una lista de nombres y fechas sin ningún sentido aparente. Pero poco después, cuando una muerte en la abadía coincide con un nombre y una fecha de la lista, el miedo se apodera de los monjes.

EDICIONES B

SUMA

Yo Soy Dios Giorgio Faletti

Un asesino en serie tiene en vilo a la ciudad de Nueva York. Sus acciones no entran en los esquemas conocidos por los criminalistas. No elige a sus víctimas. No las mira a los ojos mientras mueren... No elimina a una persona en cada asesinato. Golpea masivamente. La explosión de un edificio de veinte plantas, seguida del descubrimiento casual de una vieja carta, conduce a la policía a enfrentar una realidad espantosa...

Cuernos Joe Hill

La vida de Ig Perrish es un verdadero infierno desde que su novia Merrin fuera asesinada un año atrás, en un episodio que si bien le fue ajeno tendió sobre él un manto de sospechas que nunca pudo sacudirse. Una mañana, después de una fuerte borrachera, se encuentra con unos cuernos creciendo en su frente. Con el pasar de las horas descubrirá que tienen un extraño efecto en la gente: les hace contarle sus más oscuros deseos y secretos.


14

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

APUNTES

10Cuentos de

100 palabras NI UNA MÁS, NI UNA MENOS

Jordi Cebrián / Periodísta y escritor catalán / Tomado de: www.cienpalabras.blogspot.com

Mucho que contar, poco espacio para escribir, solo 100 palabras para expresar lo que a tu mente viene a parar. Una recopilación de 10 cuentos para disfrutar.

Tras el silencio, las palabras

Muñecas suicidas

Instrucciones para mi entierro

Leer a media tarde

El anciano llevaba tiempo sin contar cuentos. No por falta de ideas, que llenaban como siempre su cabeza de un caos ingobernable. No era falta de tiempo, pues los días seguían repletos de los mismos minutos. Era miedo a que las palabras no acudieran a la llamada, temerosas de quedar expuestas en toda su desnudez para ser observadas y juzgadas. Miedo a repetirse, o a contar el cuento último, el que hará innecesarios todos los demás. Y miedo a que cien palabras no encontraran su historia, aunque fuera el relato tantas veces contado de un anciano escritor que teme escribir

No habrá oraciones en mi entierro, sólo los salmos antiguos que adjunto a esta carta. No habrá plegarias, pero podrán venir los reyes y los sacerdotes a llorar por mi. Quiero un panteón de mármol, sin imágenes ni inscripciones, con mi tumba en el centro. Quiero canciones cuando llegue el invierno. Quiero olor de incienso, con aroma de almizcle. Quiero 13 velas a mi alrededor, siempre ardiendo. Quiero las más hermosas doncellas del templo velando mi féretro, que se turnen para que en mi panteón siempre haya alguna virgen. Y la tapa debe abrirse desde dentro, para cuando tenga hambre.

Compré una preciosa colección de muñecas de porcelana, con sus vestidos exquisitos, sus originales sombreros, sus rostros únicos. Las puse en fila sobre sus soportes en lo alto de una estantería, y al día siguiente vi que una de ellas había caido, destrozándose. Comprobé que las demás permanecieran estables, pero por la mañana otras dos se habían suicidado. Intenté afianzarlas con alambres, pero fue inútil. Ya sólo me quedan dos. Esta tarde, mientras las aseguraba a sus soportes, capté por un instante la mirada fugaz de una de ellas, y supe, con certeza indemostrable, que no se trataba de suicidios

Estás sentado, leyendo esto, pero el sueño te vence, y al despertar levantas la cabeza y te golpeas contra la tapa del ataúd, todo está oscuro, apenas sitio para doblar un poco las rodillas, descubres que es real y el miedo te golpea el pecho y cuando puedes volver a respirar gritas y nadie responde, y temes quedarte allí hasta morir de sed, de asfixia, de dolor, de horror, pero entonces despiertas, te recuperas, dejas atrás la pesadilla, ya sin sueño prosigues la lectura, no miras a tu espalda, no ves la mano con el pañuelo, el cloroformo, el sueño.


15

APUNTES

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

Prohibido tener leones

Se convocó una reunión de vecinos para prohibir tener leones en las casas. Algunos replicaron que nadie tenía leones ni pensaban tenerlos, pero el presidente argumentó que en estos casos es mejor prevenir que curar, y que nunca se sabe. Aprobada la moción, se pidió luego una inspección casa por casa para verificar que, en efecto, no hubiera leones. Muchos alegaron su derecho a la intimidad, pero, por prudencia, se autorizaron las inspecciones. Esta tarde el presidente ha de venir a mi casa, y he de mostrarle todas las habitaciones, incluso la del fondo, justo hoy que no ha comido.

Gas en el avión

Generador de cuentos

Un escritor muy gandul programó su ordenador para que escribiera cuentos de cien palabras al azar, sin tener que pensar por si mismo los argumentos. Éste fue el primer cuento que produjo automáticamente, y él se quedó estupefacto, pues relataba justamente su situación. Pensando que su generador de cuentos predecía el futuro, fue haciéndole crear historias y más historias, pero el resto fueron estúpidos relatos: amores y desamores de gente inventada, que ni siquiera tenían calidad para ser publicados. Y eso que aquí ya se le advertía de que no serviría, y de que debería volver a imaginar. ¡Qué tonto!

“Dentro de unos minutos iniciaremos el aterrizaje. Las autoridades locales nos obligan a llenar la cabina de un gas totalmente inocuo, a través de los conductos de ventilación. Procederemos en breve.” Nadie pareció inmutarse, ni cuando empezó a salir un vapor verde de las rejillas del suelo. Viéndome inquieto, el pasajero sentado junto a mi me tranqulizó: “Ellos saben por qué lo hacen, no se preocupe. No lo harían sin t ener un buen motivo”. Al poco rato, las azafatas salieron de la cabina de los pilotos, y todas llevaban mascaras antigás, pero entonces a mi ya no me importaba nada.

Productos de limpieza

Dos veces por semana una señora viene a hacer limpieza. Al principio, al volver del trabajo, me encontraba los dos o tres productos de limpieza que usaba. Pero veo que cada vez utiliza más líquidos y potingues: amoniaco, lejía, jabones de todo tipo, ceras, salfumanes, antipolvos, desengrasantes, antioxidos y cien botellas más con siglas extrañas que desconozco. Temo que tanta química suelta no debe ser buena, y que algo debe quedar en el ambiente, y en lo que comemos. Pero me dicen que no, y que el hecho de que ahora mis hijos brillen en la oscuridad no está relacionado

Descubrir el engaño

Descubrí que todo era un engaño cuando a mi jefe se le acabaron las pilas. Al principio creí que había muerto, pero justo entonces entraba el de mantenimiento con cuatro pilas nuevas y se las cambió en un momento. Abroncó a aquel chico por haber tardado tanto y le hizo salir. Luego me miró inquieto, en lo que entendí que era miedo a verse descubierto. - ¿No lo sabías? - me preguntó. ¿Nunca lo sospechaste? - No, claro que no. ¿Quién más sabe que eres un robot? Me miró sonriendo, como si mi ignorancia le divirtiera. Se acercó hasta mí, y me apagó

Miedo

Desde la noche que la atacaron, tenía miedo. Hoy en el metro vio a un hombre, y algo en su mirada la atemorizó. Luego, camino de casa, volvió a verle. Aceleró el paso hasta escapar, pero después, en su escalera, allí estaba, esperándola, con aquella mirada. Ella gritó, salió corriendo, pero en la puerta él la agarró, estate quieta, estate tranquila. Ella le golpeó, siguió corriendo, gritando, y allí estaba él, en el paso de peatones; y dentro del coche; y sentado en aquel banco; y vestido de policía, corriendo hacia ella, pidiendo ayuda por radio, si, rápido, está loca.


ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

APUNTES

Rutina

UN POEMA DE HÉCTOR ABAD FACIOLINCE Publicado en la revista El Malpensante edición 114

E

sa felicidad, esa seguridad de repetir los mismos gestos cada día. Exprimir las naranjas, preparar el café, tostar las rebanadas de pan, untar la mermelada. Darle a la vida el ciclo regular de los planetas, acostarse a las once, levantarse a las seis, sentir que cae el agua tibia, plácida, encima de tus hombros, usar siempre el mismo jabón, el mismo champú, la misma loción —la que usaba tu padre—. Protestar por lo malo que se ha vuelto el periódico, el de toda la vida, el pan de cada día, y volver a comprarlo con ese mismo asco resignado de tener que cagar una mañana sí y otra también. Usar siempre los mismos viejos zapatos que se parecen más a ti que tus pies. Vestirte con el eterno azul que te vuelve invisible, felizmente invisible. Sentir que tú eres tú, que yo soy yo. Ir a los mismos sitios, comer las mismas cosas, jueves frisoles, lunes pescado, sábados arroz... Visitar a tu hermana todos los veranos y pensar que envejece, pero decirle siempre que no cambia, que no cambie. Recordar a los muertos en cada aniversario; enviar tarjetas cursis

en cada cumpleaños. Planear de nuevo el viaje que nunca emprenderemos. No poder soportar que ya no haya tranvía, que hayan movido la parada del bus a la otra manzana, que hayan quebrado los ferrocarriles, que nadie escriba cartas y haya que adaptarse al correo electrónico, tan vulgar, tan urgente, la vida un permanente telegrama. Resistirse a llevar en el bolsillo un teléfono, detestar que el dinero sea de plástico y no de plata, de oro o tan siquiera de papel. Que el mismo corte de pelo te lo haga siempre el mismo peluquero, que tengas siempre gripa por enero, que el primero y el quince llegue la quincena. Desayunar trancado, almorzar abundante, cenar poco, quejarse de la gota, de la bilis, de la memoria y de la digestión. Creer que nunca sueñas. Recordar ese chiste de tu única esposa: “Aquí se picha los viernes estés vos o no estés vos”, y hacer hasta lo imposible cada viernes por encaramarte en ella con ganas o sin ganas porque l’appetito vien mangiando como dicen en Turín. Negar que eres un soso, un rutinario con el verso aprendido de un amigo:

“La vida se soporta tan doliente y tan corta solamente por eso”. Caminar por la calle ensimismado, ausente de este mundo, rumiando en tu cabeza historias, frases, viajes, desventuras, crímenes, adulterios, melodramas, incestos, abortos, heroínas, traiciones, sacrificios, saber que todo drama está en tu calavera, que la gran aventura ocurre en las paredes de tu cráneo, que nunca habrá más grande sensación (orgías, drogas, sueños) que aquello que imaginas. Que la vida consiste en perdonarnos las ofensas que hacemos, los gestos que no hicimos, los silencios cobardes, los fingidos afectos, las mentiras. Y escribir cada día, ganar la lotería, de al menos una frase que nadie ha dicho nunca, tener un pensamiento que todos han tenido, pero decirlo bien con todas las vocales, con todos los sonidos, con todos los sentidos. Lograr que la aventura de tu vida esté en las páginas que escribes, en los ojos que ahora pulen un heptasílabo, quitan o ponen una coma, una tilde, un acento, en los ojos que ahora se detienen complacidos tal vez o entretenidos en un punto, este punto: .

Hector Abad Faciolince http://www.elespectador.com/imagen-hector-abad-faciolince

11

16

Es un escritor y periodista colombiano. Nació en Medellín en 1958. Inició estudios de medicina, filosofía y periodismo en su ciudad natal, ninguno concluido. Finalmente estudió lenguas y literaturas modernas en la Universidad de Turín. Se desempeñó como columnista de la revista Semana, hasta abril de 2008 y a partir de mayo de ese mismo año se reintegró al ahora diario El Espectador como columnista y asesor editorial.

“La memoria es un espejo opaco y vuelto añicos, o, mejor dicho, está hecha de intemporales conchas de recuerdos desperdigadas sobre una playa de olvidos.” Del libro “El olvido que seremos” pág. 137


19

COLOFÓN

ANAQUEL NÚMERO 1 · MAYO 2011

En la próxima

publicación ... Mañana es la única utopía

Foto tomada de: http://www.vidasdefamosos.com/ha-muerto-saramago/

F

José Saramago ~ 16 noviembre 1922 - 18 junio 2010 ~

Fue un escritor,novelista, poeta, periodista y dramaturgo portugués. En 1998 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. La Academia Sueca destacó su capacidad para "volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía".

recuentemente me preguntan que cuántos años tengo... ¡Qué importa eso! Tengo la edad que quiero y siento. La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso. Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso, o lo desconocido. Tengo la experiencia de los años vividos y la fuerza de la convicción de mis deseos. ¡Qué importa cuántos años tengo! No quiero pensar en ello. Unos dicen que ya soy viejo y otros que estoy en el apogeo. Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice, sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte. Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso, para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos. Ahora no tienen por qué decir: Eres muy joven, no lo lograrás. Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo. Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos, y las ilusiones se convierten en esperanza. Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras en un remanso de paz, como el atardecer en la playa. ¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, mis triunfos obtenidos, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas... valen mucho más que eso. ¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta! Lo que importa es la edad que siento. Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos. Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos. ¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa! Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.


ANAQUEL  

Trabajo academico. Periodico Literario

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you