Issuu on Google+

La empresa de Cristina En un pequeño pueblo de Madrid vivía Cristina una mujer trabajadora y amable. Trabaja en una empresa de negocios en la que ella es una secretaria. En esa empresa todos son hombres excepto Cristina, la única mujer. Cobra menos que los demás por el hecho de ser mujer, los hombres la tratan con desprecio. La empujan, la insultan, le desordenan sus papeles. Estar en esa empresa es una pesadilla. Lleva 7 años en esa empresa sufriendo ese mal trato. A la mañana siguiente Cristina fue al trabajo y fue recibida con el mayor de los desprecios. Ella no podía más, pero necesitaba el empleo para pagar sus gastos. Cristina un viernes decidió presentar su renuncia, el jefe no se paraba de reír de ella. Le decía que era una cobarde que no sabía imponer autoridad y por eso cobraba menos y la trataban con desprecio. Entonces decidió poner una denuncia, pero el gobierno no le hizo mucho caso. Cristina llamó a todas las mujeres que habían trabajado en esa empresa y todas estaban de acuerdo en montar una huelga. Cada vez se unía mas gente, y a esa empresa no le llegaban llamadas de ningún cliente . La empresa respondió a esa huelga y dijo: -Todas estas mujeres podrán volver a trabajar aquí. No serán tratadas con desprecio, ni cobraran menos que los demás. Y nadie de los trabajadores de está empresa no las insultará, ni las empujarán ni harán nada que las pueda molestar. En está empresa será bienvenida cualquier mujer. Pero sus palabras no son ciertas, todas esas mujeres volvieron, pero fueron tratadas de la misma manera. No podían volver quejarse porque las amenazaba con decir que si se volvían a quejarse las denunciaban por chantaje. Entonces decidieron montar otra empresa, donde solo trabajaran mujeres. Pasados 2 años la empresa de negocios quebró, y los trabajadores buscaron trabajo en la empresa donde solo trabajaban mujeres. Los contrataron, pero las mujeres les dieron el mismo trato que les daban a ellas. Y en ese momento aquellos hombres comprendieron la igualdad entre el hombre y la mujer


Cuento igualdad