Page 1

"Los Ojos de la Gata�

Homenaje a Juan Pablo de Avila


E T E I S I C E DI uentes. F n rá e T a n li e Por Evang

uidecen. g n Amado mío, la s o r t n e d si mis e corroe. m cómo escribir n ió c a t s a v e si la d Cómo escribir estra casa u Amado mío, n e d o r g e n l rón. E todo es nubar . do ha sido enluta icorde, se agrandó. er La cama, inmis rba, me excita, me enoja. rtu lo cabrón. Tu foto me pe a s a d a m a r r e as d Cuántas lágrim s desvanecidas en tus a Cuántas lágrim bretas, en nuestras fotos; s li poemas, en tu diluidas en este teclado. as mado mío, cuántas lágrim a e t is ic h e m que No se vale lo ias me no se vale. lg a t s o n is m y oco Le muevo un p cúmulo de recuerel invaden ante dos. na intenle p e d s o ñ a 17 años. 17 en coa h c lu e d s o ñ sidad. 17 a movil e d , Z F l e d , mún, de AD nk. 17 años u p o k r a n a o t mien a para la m lu p la r a iz il t de u


contraa s o n r a ñ a p m ños de aco roneras, s e n io s expresión.17 a u c is d aguerridas as cavilad a m corriente, de is im s n e oesía, de de pasional p ú y yo. t , n o t p la C ic r e en diag u E y ciones, de E n a u J n mpartir co imón, de S e d , 17 años de co la E e d . 17 años léctico cariño de Rosita… , io ic r t a P e d , e noches a d , s o Perlit d s lo a r rnes pa 17 años de vie lujurias alucinantes, de em de e de garm fu r e vehementes, p e d , s manecere nura acur e t e d briagadores a , a d a d r ión desbo denias, de pas s de tano ñ a 7 1 mulada. , ía ñ a p orosa com 17 años de am r… s to y tanto amo r a los 17” para revivir esto lve o Y quisiera “vo iera que fueran 17 más, com uis últimos 17. Y q Y quisiera… pero ante lo im n. l era nuestro pla e voy a la terraza, miro a E m caudalosa, , ia c posible mejor n e s e u t nto que Muerto, y sie is venas; y me nutro de tus m deambula por nfunden con tu huizache, co mío, o d a cenizas que se m a í, u q a s que está y me imagino ás. m en mí, 17 años


El ojo izquierdo | Rubén Chávez Ruiz Esparza “No te preocupes mientras no destapes tu ojo izquierdo que te une a la eternidad” Juan Pablo de Ávila No te preocupes, Juan Pablo, somos tu ojo izquierdo, tu ojo insomne, tu ojo lloroso, tu ojo roto, tu ojo mil veces repetido y nunca así gastado, tu ojo repartido a miradas llenas, tu ojo, hermano que has visto, de ser vista a visitado, tu ojo de izquierda abismada, somos tu ojo. Somos tu ojo izquierdo y su derecho a reclamarlo. Somos tu chispazo de garra y de caricia, el ojo lleno de dolor y cera caliente de velado, ojo de abolida cal, sin prisa para esconderse al tiempo incensario, al tiempo andén de otros ojos, encendidos a tu cama que nos despierta: todos párpados, todas pupilas, todo enojos y en ojos. Somos tu ojo izquierdo y su derecho a reclamarlo.


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


S E N LU

es de v a l l s a bren l o lejos. El s Terán í a l o e S s , a r i en aal tado r r e e t p e s f atos Por Eug e a p c d a l z a l e s e o a l ., suen a el sonido d ria, se calza cluso, ya m . a 0 da 5:3 ch , in Lunes, era y se escu a ir a la secun r cambiados . Y de sus r s d se la rega se levanta pa años de no llos y juanete un enorn ve is ca Juamp an como nue cto para sus comodados e e va. 7:00 e a s v que lle l espacio perf mpre rotos y .m., Juampis San Luis a e ie n tienen s, ni hablar, S de la sala. 6:30 á Eva está e primae m la calcetin en la esquina ertamos. Ma uniforme de sa que, l e sp ro me cer n y yo nos de os ponemos e papel en la m dice: a o n a.m. Ju apacitación, r, entonces un ecie de marc OMAN c p T o en una os al comed iendo una es ECHE, SE LA L m ac ria y va jos de ojos h SERVIDA SU A UNO. D AS” u JÉ con dib UGE, LES DE SOS PARA CA : JUAMPISTOL E E O “JUAN, HÍ ESTAN 10 P CON CARIÑ A TODA,


n las a lo lejos. En e r b a . or, se la cafetera cundaria, a d i r a t a r e m i p a la pr ena el des el sonido de ara ir a la se o para s o m a turn os p r Nos v :30 a.m., su se escucha a m a m t o n 5 va et , como e , u a l s r q o s e e t s o n n d o u a e N L e la reg fé para tres. tos!” y, tenem el departam mino a la d s e v lla ión ca ¡Al agua pa . Salimos d n silencio ca s a c o esta dice: “ tras del otro , siempre e s i p m n Pao a i c u J n , e el Jua s, uno de l o i aestr s en s o m o n r es sio a m n a ñ m o i v a o c í b c c h , u es, y a lón 1A a y las instr a s , a i r zombi ria. hoj isto h a l a e a d d IENg n n e U r e t G I n m secu S e a x es, e r, nos TE LAS N E M Ese lun vila Amado NCISA Á O C e d Y o studié l A e b Z I o S n A ,M es: como ontal me y s guient STA PRECISA a r t oriz e le h d E T a a r N p e ” O o “C UNTAS ción de la s a, en la prim G E R P sec TES a l da líne , a a c d i e u c i g gar AD o En se en lo que d ase: D e F d R as G r me fijo tro con esta f O U E V A D trando “form nstrucción, n i Y encuen H T I L O V E e letras enco o”, la última men, una a d rn Q D F G paso la sopa o sin gobie rminar el ex o te , Por fin con gobiern alista. Para el maestro: n re d nizació n dibujo sur con la pinta ras”. r a g s u e e pinch lvación, hacer traña, acord ” s u s “ r a G x o frase e JUGOS BOIN el “Tigre” p Juampis la s amá-. , n m “TOMA nos le decía mo siempre e digas a tu ay más l m h co Sus alu del receso, eno, pero no pertador, no peinas a u La hor s dinero?”- B suena el de ta, no más su o esta o r n a “¿Me d : 30 a.m., ya n ya no se leva pis se va, pe da el e 5 m s Lunes, café, Juampi o habla. Jua o aquí se qu volun s e olor de iño dios”, ya A pesar de e anarquista, r , . “n do de o regresará , guía, amiga n o revan“ a l vez ya igo, maestr ro… ó j e ue de m a q m r , o o á p p H , , a s P , poeta donos sola o i r a n cio deján a v e s Y no aula. P … ” a ch


Carolina Mora


DÉCIMAS

PARA EL

HERMANO

Para mi carnal Juan Pablo

1

2

Una décima se entona para decir la verdad y al cantar a la amistad el corazón se apersona. Con la letra que razona va la víscera que siente y mi garganta doliente trae en décimas el verso para Juan Pablo, inconverso, brujo, alzado, irreverente Amigo de mano franca, camarada de trinchera esta décima sincera emula tu rosa blanca. En mi mente se atrabanca la memoria que no sacia. Hoy evoco, verbigracia, deProletra a la izquierda, “¿quén lo quere?”, y se recuerda a Acción pa’ la Democracia. Reburre en el pensamiento de mi escuálida memoria el común de nuestra historia

de Allende el departamento. Las ideas, el alimento y todo lo compartido. La fiesta como un sentido sanguíneo, real, de vivencia que te intima y te aquerencia y te hace inmune al olvido

4

San Pablo, caxcán, tlacuache pluma zurda y libertaria que ha sabido, solidaria, en el yermo ser huizache. Anarquista y contlapache de todo lo subversivo, ¿con qué palabras describo lo amoroso de tu manto? para este modesto canto ése es todo su motivo.

Guillermo Cebreros


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


a í n a t Le En ésta tu capilla me arrodillo ante tu imagen tatuada ha quedado: tus pasos pasmosos y pesados te traen de la secundaria tu portafolio al hombro rebozo rojo cruzado camisa y zapatos negros Gran Revolucionario. Ay Ojo Anarco que desamparados nos has dejado sin tus cejas sentenciosas sin tus trazos o tus letras. A nadie ya entibian la cerveza ¿a quién leer ahora éstas letras cacofónicas y huecas? He venido a buscarte para pedirte consejo o al menos a contarte uno que otro chismejo: las patadas de Paula la madurez del Beto Pachita y sus hazañas Eva es pura fortaleza. Pero no le arranco ni a éste papel la sonrisa sólo me conformo con el silente recuerdo de tus manos suaves dibujando sobre la biblia o algún salmo. Y entonces el nudo emerge al coraje de ya no verte no poder escucharte


sólo la esperanza de encontrar tu mirada… en tu nieta. Ojo Feminista Ruega por nosotros Ojo Lesbiano Ruega por nosotros Ojo Rojinegro Ruega por nosotros Ojo Zapatista Ruega por nosotros Ojo Poeta Ruega por nosotros Ojo Maestro Ruega por nosotros Ojo Dibujante Ruega por nosotros Ojo Insurrecto Ruega por nosotros Ojo Luchador Ruega por nosotros Ojo Historiador Ruega por nosotros Ojo Animalista Ruega por nosotros Ojo Raíz Ruega por nosotros Ojo Masturbación Ruega por nosotros Ojo Cantante Ruega por nosotros Ojo Punk Ruega por nosotros Ojo Sexo Ruega por nosotros Ojo Gata Ruega por nosotros Ojo Negra Ruega por nosotros Ojo Amor Ruega por nosotros Ojo Único Ruega por nosotros Líbranos de nuestras faltas de congruencia así como nosotros perdonamos tu ortografía y ampáranos de éste mundo para pronto encontrarnos contigo Amén. Carolina Barrera


“Sin título” Flor sol para el gato negro que camina mirándose eternamente en évicos atardeceres.

Jaime Lara Arzate

Hasta Pronto, Poeta A Juan Pablo de Ávila Ésta no es una canción pagana, tampoco un réquiem en medio del silencio. Ésta no es una oración o un salmo. No es una liturgia ni un sortilegio. Ésta, es solamente mi mano escribiendo tu nombre. Juan Carlos Quiroz


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


Allende lo Querida y estimada Hélène: Como te habrás enterado –¿por la Chuy?– hace unos días, quizás un mes, que velamos las cenizas de Juan Pablo, mismas que esparcimos en las faldas del Cerro del Muerto, en un terreno de don Pedro, aquel exguerrillero de la Liga 23 de Septiembre. ¿Lo conociste? Llevaba puesto frecuentemente una boina en la cabeza, o un sombrero y vivía en Venadero. Casi no habla, como los personajes de Rulfo; como los campesinos del altiplano mexicano. Cuando vengas, si es que te decides algún día a traer a tu hija a su lugar donde nació, encontrarás a este Atotonilco –Aguascalientes en náhuatl– sin un buen sostén; sin quien te acompañe a lavar ropa; sin a quién llamarle cuando te lleven a los separos, al anexo para mujeres, por quemarle las patitas a judas. Encontrarás este lugar quizás un poco

más solo. Seguramente podrás tener otros amigos con quién conversar, intercambiar ideas, proyectos. Pero pensarán distinto; actuarán distinto. Los luchadores sociales, aquellos para quienes ‘todo lo humano no me es ajeno’ van en extinción, como las águilas reales; como algunas lenguas indígenas. A Juan Pablo lo velamos como a caxcán, tecuexe o guachichil: cantando y bebiendo. También leímos algunos de sus poemas, durante dos días. Murió como chichimeca. En su casa, frente a un enorme ojo que él dibujara en la pared, estuvimos recordándolo, acompañándolo en su trayecto. Quizás hubiera dicho Juan Pablo que todos esos viajes después de muerto son puras patrañas. Pero en el fondo era chichimeca, de ‘lina-


os sueños je de perros’. Todas las culturas indígenas creen que después de muerto hay un viaje. ¿Por qué no creerles? Me pesó su muerte, su desaparición de Aguascalientes. La ciudad se volvió distinta sin él, justo en abril, que ‘es el mes más cruel’ decía Elliot en su Tierra Baldía. Me disgusta no encontrármelo en La Mandrágora, ni caminar de pronto a su lado por las angostas banquetas del centro para sumirnos en alguna cantina. Así es Hélène, no me gusta. También tú lo resentirás cuando deambules por aquí, en el centro de la provincia mexicana. ¿Recuerdas cuando me platicabas que en Chihuahua vivías en la calle de Allende los sueños? ¿Que así le decían porque ahí vivían muchos ‘soñadores’: pintores, luchadores sociales, poetas, teatristas, músicos? Encontraremos nuevos sueños Hélène, allende de los nuestros, allende de aquellos con los que creíste

y creciste. Juan Pablo se encuentra ya allende la ciudad y nuestras vidas. Tú te encuentras allende el océano. Yo me encuentro allende a mí mismo; de lo que pensé que sería, pero sin un gramo de insatisfacción y frustración. Hice las paces conmigo mismo y con ‘todo lo humano, que no me es ajeno’. Con la gente. Hasta con la política y el arte. Allende los días quizás te vuelva a ver. Recibe un muy fuerte abrazo, muy fraternal y sincero: Rafael Félix


Adiós sin fin Esto no es más que un atraco a la memoria. Quisiera que fuera un retorno. Pero ya el tiempo nos ha impuesto sus rollos maromeros sobre cómo debemos masticar el olvido: con dolor y alegría como dos elementos que se complementan para neutralizarse en una caja de recuerdo. Juan Pablo, tu conocías las rutas y los atajos del tiempo, aquellos que posan y pesan sobre la carne de la humanidad; porque tu vocación era la del “curador del tiempo” (como quisiera llamarle al historiador que vive según el pulso de la historia que emana del presente y de los libros). No ig noro que ya no hablarás, que has callado para siempre. Y ahora escribo como quien se detiene en el camino para


Adrián Gerardo Rodríguez Sánchez

la indifirencia

voltear a ver a un amigo que se ha quedado atrás. ¿Y por qué no he decir que me invade una efervescencia gutural y un ligero vértigo en los ojos cuando viro para buscarte? ¿Por qué no decir, también, que prefiero pensar que no te has quedado atrás, sino que simplemente te has adelantado en el camino? Pero hablaba de tu vocación por rescatar ese tiempo amasado por mujeres y hombres dispuestos a cambiar los rumbos de su vida y de la historia. Historiador radical. El tiempo te imbuía y los trabajos y los días pasados circulaban en tu voz con una resonancia horizontal, de tú a tú, pero sin tutear. Por eso te buscaba, para continuar cultivando el anhelo de escribir aquella historia revolucionaria que hace falta en Aguascalientes. Poeta de los que nunca olvidan el compromiso. En la conversación nos encontramos para llamar a la toma de la conciencia histórica y, también, simplemente para mantener una comunión que gozábamos. La amistad era una escritura que nos religaba y que se mantendrá viva. Este olvido que hora se cierne sobre nosotros Juan Pablo es el semblante de tu presencia. La ausencia es apenas el nacimiento de un fructuoso rememorar. Para mí, Juan Pablo, tus lentes, consignas y preocupaciones abarrotan la memoria. Para mi, como cierto escritor francés dijo, jamás morirás.


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


Alberto García Guzmán.

No hay clemencia para los que huyen, tú que en el silencio mutuo acariciabas con recelo la duda. No hay piedad para los que se rebelan en el limitado espacio de un humano. Y lo sabes.

por el que cruzaban las ámpulas de lo que aún hoy arde. Y la voz consecuente en pose de combate.

Y no estás tranquilo dentro de la materia intangible de la memoria.

Me temo que ahora sólo eres la distancia entre tu y yo, lo lejano, escuchar y no ser capaz de entender aunque se aguce el oído.

Hemos escuchado nombrarte y a quienes te adjudican las tentaciones sagradas de los santos.

Una mirada enrojecida por la desventura de saberse pregunta y muy poca respuesta.

Tú, que fuiste una opacada lente de aumento

Un ojo que no se puede ver a sí mismo.


Ojo mordido por la palabra,

tu palabra mordiendo ojo

ojo caníbal, ojo desnudo, deshuesado, rojo,

estéril de ese discurso político vacio que no se cumplirá,

ojo astillado-fragmentado en cada partícula del cuerpo dolido de injusticia y negras canciones,

ojo certero en los desiertos luminosos

ojo que ha visto a dios para asegurarse que no existe ojo burlón, adivino y astrólogo

ojo poeta y despierto que nutre y florece en otros ojos, ojo que no muere…

ojo que palpita contagioso de ese sueño llamado libertad.

Palabra en catarsis,

no hay nada que decir cuando se mira

ojo de conjuros

madeja del relámpago grana rajando la testa

tus visiones raudas en cada lucero ciego

ojo corazón de centauro

aquí estamos en tus miradas, envueltos en ecos de rebeldía

aquí estamos

no hay nada que decir cuando se mira… Manuel Coronado.


Pablo, me han pedido que escriba un texto dedicado a tu memoria… Cómo hacerlo cuando lo único viene a mi mente es esa pinche frase que reza así: “Victimas colaterales”. La abuela solía decir que “la vida se extiende más allá de la muerte”. Consiente estoy de que me lo decía porque ni ella misma sabia descifrar el misterio de la vida, como tampoco yo lo sé. Así como tampoco comulgo con el concepto de la vida que hasta hoy me han querido imponer, porque de aceptarlo me estaría negando a mí mismo. Para mí, querido Pablo, la vida es simple energía sensible que crece o disminuye en la medida de los afectos, sin importar nuestro aspecto, condición intelectual, ideológica o social. Bajo este principio, puedo asegurar que tu existencia se acrecentó a tal grado que no supiste soportar la dimensión de tus afectos, no pusiste límites y por ello pasaste a formar parte de las estadísticas clasificadas como victimas colaterales. Sí, de ello estoy convencido. Te entregaste a tu país a tal grado, que te olvidaste de ti y no te diste cuenta del momento en que el pinche remolino de inequidad, injusticia y mezquindad también te dañó a ti, como lo ha venido haciendo durante décadas con nuestro querido México; y digo nuestro porque en alguna medida de ti aprendí a ver a nuestra tierra sin telarañas, sin velos, sin escrúpulos,


sin hipocresía para hacerla y sentirla propia. Querido Juan Pablo, has dejado un vacio difícil de llenar. Difícil será restaurar a un país con más de cuarenta millones de personas en pobreza extrema, un país sembrado por cuerpos mutilados y no por maíz, un país donde el poder y el dinero está por encima de los derechos fundamentales… Un país al que, entre pizarrones, pupitres y escritorios, le entregaste la mitad de tu vida… Un país al que reivindicaste por más de 18 mil días con tu presencia y tus mayores pasiones, la poesía y la historia. Por lo anterior (… Que es tan poco) y siendo coherente con los cánones que mantuvieron nuestra amistad por más de treinta años, me siento con el derecho de reclamarte sólo cuatro cosas. Uno: ¿En qué momento decidiste deponer las armas sin consultarme cabrón? Dos: ¿En qué momento decidiste dejar este mundo sin anticiparlo en El Invitado Incomodo, La Gata Negra o, por lo menos, en la La me - Jornada? Tres: ¿En qué momento se averió tu cuerpo y no me pediste que te llevara a que te repararán la máquina? Y por último: ¿donde chingaos dejaste el diseño del pinche gato que te encargué para mi muro chillón? Hasta muy pronto carnal y te cae si descansas en paz. Guillermo Saucedo


Juan Pablo de テ」ila gustaba de coleccionar libritos de oraciones para despuテゥs dibujar sobre ellos y expresar de manera grテ。fica sus ideas anti religiosas y anti clericales, estas son algunas de sus ilustraciones.


a r a p s o Oj s a d a H s la

Por: Chuy Tinoco relatosdelaluna@ hotmail.com

“Declaramos nuestro odio a todos los que no quieren escuchar, A la indiferencia de los apáticos televisores, ególatras intelectuales, gobiernos corruptos, y clases privilegiadas policías ministeriales, forenses, burgueses de Juárez. Inmensa la mañana….”1 Ojos par las hadas-Juan Pablo de Ávila

Hablar del pensamiento político de Juan Pablo de Ávila resulta poco más que un ilusorio viaje, además supondría el rescate de sus acciones y discursos, implicaría no haberle perdido el paso por varios años y no creo que haya alguien que pudiera hacerlo, principalmente porque Juan Pablo tenía sus propios secretos, sus propias guaridas y sólo en algunas nos 1  Canción “Ojos para las Hadas” Juan Pablo de Ávila y Amador.


dejaba entrar, otras eran sólo para él, pertenecían únicamente a su pensamiento y a esta reflexión consigo mismo que cotidianamente hacía. Por eso es que sólo hablare de una parte de la actuancia política de Juan Pablo en torno a nuestras constantes reflexiones, debates, consensos y disensos, desde luego situándonos en el feminismo que es lo que nos unió, no se podría hablar de Juan Pablo sin mencionar esta postura política, quien hable de Juan Pablo sin nombrar al feminista, poco o nada conoció de él. “Veinticinco a treinta mil años, Antes de Cristo, comenzó el esclavismo tributario y, según Engels, la primera forma de sometimiento humano fue la esclavitud de las mujeres. En ese periodo el machismo patriarcal se instauraba en prácticamente todo el mundo… El patriarcado ma-

chista hizo de la mujer un botín de guerra y conquista. La mujer fue y es un producto de satisfacción masculina, un objeto comerciable o conquistable, en ese sentido, se le considera inferior intelectual y socialmente, la feminidad o es ridiculizada o demonizada”. 2 Para nuestro querido amigo, la izquierda estaba renga. Transitaba por una crisis que hace años habían escuchado venir, la izquierda no sabe, no entiende y no puede mirar al feminismo, principalmente porque esto implica aceptar y después deshacerse del machismo patriarcal que envuelve a la izquierda, a hombres y mujeres que bajo ese paraguas resisten al sistema capitalista, lo malo es que la ceguera de la izquierda no sólo en Aguascalientes o en México, sino la izquierda internacionalista, no quiere mirar que el 2  ¿Por qué odiamos a las feministas? Juan Pablo de Ávila y Amador.


sistema además de capitalista es patriarcal, racista, sexista, heteronormativo y carnívoro. “Lo que llamamos “cultura” tiene como basamento la violencia de género, una misoginia preclara y en muchos casos sutil, barniza todos nuestros actos y lenguaje. El repudio a lo femenino lo llevamos marcado en nuestro “gen” civilizatorio. Nuestra “Historia” desde su nacimiento está violentada; marcada por el odio, la competencia y la muerte, a treinta mil años de su nacimiento, y aunque las mujeres han conseguido algunos derechos, ésta historia sigue navegando en un mar de desprecio. La violencia machista, generadora de este “sistema civilizatorio” está permeada en lo más profundo de nuestro ser y no solamente en el de los hombres, a los que nos beneficia por naturaleza –el nacer con pene da un plus natural en nuestra sociedad-, sino también en las mujeres”.3 3  ¿Por qué odiamos a las feministas? Juan Pablo de Ávila y Amador.

Nada de lo que pongo en este texto podría ser desdeñado por Juan Pablo, porque lo escribo rescatando nuestros correos, nuestras pláticas monotemáticas e inagotables en el café La Mandrágora, bosquejos de proyectos y publicaciones alternativas político- feministas y algunos textos que él mismo me entregara. La chueka, la gata puerca, las brujas, por mencionar solo algunas de las propuestas que ahora son borradores atascados en las fotocopiadoras, poemas sin revisar, anticomerciales inacabados, y muchas pero muchas provocaciones para acicalar a la derecha, al centro y a la izquierda se quedaron en el desparpajo de Juan Pablo. La desesperación del poeta arreciaba ante la indiferencia de la gente, de la sociedad organizada, de los movimientos alternativos y de las personas radicales, para él era muy evidente que el capitalismo al igual que el patriarcado se habían transformado, lo veía


Su postura anarco-comunista le hacía admirar y reconocer a Marx pero cuestionaba el grave error al no haber explicado la opresión de la clase sexual hombre-mujer y de ahí esta historia malavenida entre el feminismo y el marxismo, el matrimonio fallido, ¡carajo!, como nos reíamos. Para hablar de revolución era intrínsecamente necesario hablar de sexualidad, pero no de heterosexualidad compulsiva, sino de la propuesta libertaria de la disidencia sexual, de ahí su afán y mencionada tristeza de no haber sido lesbiana feminista radical, y decía, ¿por qué no me gustaron los hombres? En seguida encontraba mil respuestas a ese por qué no le gustaban los hombres machines, es decir la inmensa mayoría. Incluso constantemente señala-

Ojos par a l a s H ada s

claramente, para Juan el feminicidio no era solo una forma de mencionar a las mujeres asesinadas, entendía este acto como el culmen del sistema capitalista, el punto más alto de la era neoliberal, colonizadora, armamentística y depredadora que se ha destapado en la organización mundial impuesta por los países del norte. Protestaba por los feminicidios, no únicamente por solidaridad con las víctimas, o por corrección política, sino porque su ideología le permitía entender que la lucha contra este sistema salvaje, capitalista es también la lucha contra el sexismo, la misoginia, la lesbofobia y el feminicidio.


ba y cuestionaba la misoginia no solo hetero además la gay en sus roles ensalzados de pasivos y activos y criticaba férreo y profundo a algunos iconos de la cultura gay comentando que a pesar de vivir el machismo muchos de ellos lo replicaban se preguntaba ¿por qué los hombres sin importar orientación sexual odian a las feministas? : “el propio machín de Luis González de Alba, como hombres podemos perder muchos privilegios: no es lo mismo ser gay pasivo y jugar el juego de la esposa en una relación de machos, que ser equitativo y justo con tu propio compañero gay. Por eso, y como pudiera decir la Tigresa, a calzón quitado, intrínsecamente odiamos a las feministas”.4 Irónico, alertaba la calca que se hacía del patriarcado incluso por el movimiento gay que resiste abandonar sus privilegios masculinos. Quizá de ahí su empatía y añoranza por las lesbianas de Toronto, Canadá, ciudad donde conoció a un colectivo de lesbianas, un grupo en el que enseguida se enrolo, la comuna más radical eran esas mujeres, negras, lesbianas, feministas, ateas y vegetarianas. Desde entonces Juan Pablo incansablemente cuestionaba, la familia, la monogamia, la pareja, la hete4  ¿Por qué odiamos a las feministas? Juan Pablo de Ávila y Amador.


rosexualidad como sistema, el especismo, y todo aquello que fuera envuelto por la lógica patriarcal machista conservadora, tenía muy claro que la dominación comenzaba por la conciencia representada en la dicotomía judíocristiana impuesta a punta de cuchillo en América. Jamás cedió a argumentaciones y simulaciones de “hombres sensibilizados” siempre los llevaba a confrontarse consigo mismos, algunos fueron retirándose poco a poco por la radicalidad de Juan Pablo que no daba tregua ni así mismo:

“Creo, sería una hipocresía, que algún hombre se declarara 100 por ciento feminista, cuando menos creo que, en una sinceridad, reconocer que en nuestras contradicciones, queremos y perseguimos ser otro hombre, otro ser masculino alejado del que se nos ha querido imponer por una inercia estúpida. ¿Cuáles son aquellos privilegios que perderíamos los machines si apoyáramos a las feministas?”5

5  ¿Por qué odiamos a las feministas? Juan Pablo de Ávila y Amador.


Sin lugar a duda fue un analista político que desentrañaba muy bien el tema de la violencia, sobretodo la forma en que los hombres generan esa violencia, por ejemplo el simbolismo de los actos descarnados del crimen organizado, la forma en que un grupo supera al otro se muestra a través de la violencia ejercida en sus ejecuciones. Pero también minuciosamente desentrañaba la cultura de violencia naturalizada en los hombres, incluso en los espacios organizados de la misma izquierda, el sentido de competencia y las ansias de poder que los han marcado: “La inmensa mayoría de los hombres quiere y persigue el juego de la violencia y la competitividad, para perseguir las altas esferas de la jerarquía social, desde las direcciones empresariales, los representantes de los movimientos sociales, los liderazgos partidistas, hasta las jefaturas del crimen organizado”.6 Por eso es que esta radicalidad en el pensamiento de Juan Pablo de un modo fue dejándolo solitario, si bien era cierto que siempre estaba rodeado de amigos y amigas y mucha gente se conformaba con sentarse y escuchar6  ¿Por qué odiamos a las feministas? Juan Pablo de Ávila y Amador.


lo, también es cierto que políticamente con muy pocas personas tejía su actuancia política, aunque siempre se adhería a demandas de varios movimientos, no perdía la guía de ser crítico. En los últimos tiempos su activismo lo planteaba desde el colectivo Gata Negra, al fin Juanpis había construido una guarida lugar desde donde la poesía era una herramienta más para desarticular este sistema mundo jodidamente machista. La Gata Negra, un sueño que nació desde el curso de poesía rebelde en el 2007 cuando era tallerista del CIELA, desde entonces esta colectividad fue en la que puso todo su pensamiento, creo su mayor producción literaria, al menos esa en la que más se sintió completo. De este mismo colectivo surge el invtad@ incomod@, que da muestra del ejercicio cotidiano de hacer análisis político y de una visión feminista. Muy enserio tomo la causa contra el feminicidio a muchos les tiraba a la cara su falta de compromiso, al menos su solidaridad con las mujeres asesinadas, Juan fue una voz en alto que denunciaba en todos lados los efectos de un mundo que odia a las mujeres: “El feminicidio, desde Juárez y el Estado de México, se ha extendido a todo nuestro país, y las escenas ya son comu-


nes, las notas periodísticas de mujeres asesinadas se han vuelto cotidianas. Ya pocos recaen y exigen para que no aparezca otra muerta más. Muchos duermen el sueño de lo injusto, otros más no quieren ver y se tapan el ojo izquierdo”.7

Preclaro tu análisis. Gracias Juan por haber incendiado las cabezas de tantos y tantas. A nuestro gato negro le gustaba la historia, no sólo porque la manejara plenamente sino que, desde ahí, se planteaba todas sus acciones para desequilibrar este sistema patriarcal opresor, desde ahí escribía sus columnas periodísticas, sus ensayos y pronunciamientos, también así elaboraba su poesía insolente, estridente: En mí, Dios es un añorozo huizache. Dios y yo somos el fermento agudo de la evolución. 7  Carne quemada: Juan Pablo de Ávila y Amador.

Todo está en movimiento en mí, en él. Estallo y un sol renace, incrustado en mi  ácido nucleico. Mi primo cercano, el pajarillo, aturde el silencio. El cactus y los nopales presienten mis dedos y mis brazos. Dios es la reacción química que genera las palabras. DIOS es ATEO: Dios no cree en Dios. Dios enciende la mecha de la palabra Hereje. Dios lee la revista Selecciones cuando defeca. Abrazados, San Juan de la Cruz y dios deambulan por las calles en busca del Bar Gay más cercano… Dios: M-16 apuntándote a los ojos, sotana volando papalote. Montaña el mármol de tu lengua. Dios: Propiedad Privada. DIOS S.A. DE C.V. Usufructo exclusivo del Vaticano. Supremo Sacerdote. Dios: punto variable en la Bolsa de Valores.


Mausoleo de pregones. Millones de estampitas vendidas….

(Dios, Juan Pablo de Ávila)

Imagino su risa y puedo sentir su placer porque lo comparto, ¿provocador? Y qué es la poesía sino una provocación lanzada por una mano encabronada que revienta y estalla en los cristales del orden. A Juan Pablo no le interesaba ser poeta, por ser intelectual, por pertenecer al círculo de machos ilustrados al que afortunadamente nunca perteneció, la poesía para él era una acción directa, la poesía marchaba en el black bloc de la resistencia, sus versos eran la autodefensa a las agresiones burguesas, la poesía no existía sin conciencia política, una vez me dijo: la poesía sin conciencia política es pura caca. 8  Dios-¿Por qué odiamos a las feministas? Juan Pablo de Ávila y Amador.

Ojos par a l a s H ada s

Dios: neurona embriagada. DIOS: Concepto hecho a imagen y semejanza de las clases injustas aristócratas conquistadoras patriarcales burguesas. DIOS: Concepto hecho a imagen y semejanza de los hombres -Ya hablaremos cuando DIOS sea una india lesbiana…8


La partida de Juan Pablo de Ávila nos ha dejando sin la posibilidad de la poesía contestataria, la esquirla de su ensayo político, el más afinado analista se ha quedado callado, ya quisieran Lorenzo Meyer, Villamil o el mejor analista de la revista Proceso haber tenido sus visiones políticas. El movimiento social radical de Aguascalientes ha sufrido una gran pérdida, ahora sí, la izquierda esta renga. “No queremos a las feministas porque: Harían ver a nuestros grandes imperios (Roma, Grecia) como ridículos. Pierdes la mucama, la cocinera, la sirvienta, la mesera, la lavandera y la prostituta gratuita. Lavarse los calzones cuesta tiempo, dinero y esfuerzo. Las mujeres quieren dominar el mundo, no lo podemos permitir: mejor que lleguen los marcianos. *Pierdes la niñera y la psiquiatra escuchadora de traumas. Ponen en entredicho nuestra superioridad intelectual y física también. Nos hacen ver bárbaros y tontos. ¿Y luego, quién se va a ponerse los tacones y las medias? Ahora resulta, que el puto soy yo…”9

9  ¿Por qué odiamos a las feministas? Juan Pablo de Ávila y Amador.


Azucenas rampantes

enlinea horizontal. Es la ausencia Quijote desvelado un pedazo de tiempo en tu mirada un claro borbotĂłn de tu sonrisa. Una mueca cansada, sosegada, un murmullo al oĂ­do. Es la ausencia, Quijote inapetente, dos roces de palabras, dos voces disonantes, dos pieles erizadas pieles entrecruzadas dos pieles enlutadas. Hoy los pasos son ecos de noticias pasadas andanadas lodosas, vueltas piedra retazos doloridos de tiempo y de distancia. Es tu ausencia, Quijote alternativo, ejercer la honradez hasta la disidencia, hasta

que arda y despuĂŠs es igual. Es luchar con tus ojos hundidos, con tu voz entibiada por el clonazepam, mas no por duda alguna. Lucha Quijote embravecido y cuerdo, por todos los que siempre nos callamos. Por todos los que a fuerza de LA FUERZA, han sido silenciados. Lucha entonces Juan Pablo, con tus ojos de gato que miran para dentro que miran a otro lado que mueven la piedra del molino que hacen falta Juanpablos de verdad.

Por Gustavo Velasco. 2/mayo/2012


"Los Ojos de la Gata�

Gata Negra - "Los ojos de la Gata"  

Tercera Publicación de la revista Gata Negra, proyecto cultural realizado por escritores e investigadores de la Ciudad de Aguascalientes don...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you