Page 89

Continuando con el recorrido se toma la ruta hacia Marrakech, la perla roja del Sur de Marruecos. Allí el recorrido inicia con el exterior de la Kutubía, la torre gemela hermana de la Giralda sevillana y los jardines de Menara. Posteriormente, hacia el Palacio de la Bahía y las Tumbas Saadíes, los exteriores de la Mezquita de la kasbah. Un paso rápido que permite conocer un poco de la vida tradicional de este país, especialmente la producción de especias, bebidas aromáticas y un sin fin de productos con base natural. Al caer la tarde se puede hacer un recorrido en la Plaza de Jemaa el-Fna donde se puede disfrutar de alimentos propios de la región, espectáculos con serpientes y demás formas de vida típicas de este país. Después, una opción si se tiene dinero es tomar el espectáculo de la Fantasía Che Ali, en este se observan las distintas tribus de Marruecos y sus tradiciones mientras se come. Este espectáculo que tiene un costo de 45 euros se realiza en un castillo a las afueras de Marrakech. Al día siguiente, se emprende la salida hacia el sur de Marruecos, para ello se deben cruzar las montañas del Alto Atlas y el puerto de Tzi n Tichka. Estos son geográficamente la puerta de entrada al desierto. La panorámica del lugar permite observar la diversidad de pisos térmicos de Marruecos y su diversidad paisajstica. A continuación, viajé con dirección hacia Ouarzazate, antigua guarnición de tropas francesas, rica por su agricultura y famosa por los dátiles de sus palmerales, las rosas que crecen en sus riberas y la henna. Está situada en la zona

meridional del país y es también lugar predilecto de grandes directores de cine. Esto ha impulsado económicamente a la zona dando lugar a la creación de numerosas empresas relacionadas con el mundo audiovisual y fuente de empleo para muchos de sus habitantes. De paso se encuentra Boulmane de Dades donde está el Valle de las Rosas, se continua hacia Tinerghir y se toma una desviación hacia las Gargantas del Todra. Lugar para admirar las palmerales que ayudan a soportar el calor de estos lugares bajo su sombra. Continuando la ruta se llega a Erfoud donde se deja el autobús y se toman Jeeps y Land Rovers para ir al campamento en Merzouga. Ahí se pasa la noche en Jaimas, junto a las dunas de Erg Chebbi en la puerta del desierto del Sahara. Sus dunas se extienden hasta el horizonte, algunas se elevan más de 150 mts. En la madrugada la experiencia de ver salir los primeros rayos del sol permite admirar las diferentes tonalidades que va adquiriendo la arena con el paso de las horas. De regreso al campamento, tomé un buen desayuno bereber y un paseo a camello por las dunas para posteriormente tomar camionetas 4 x 4 a Rissani, donde se encuentran decenas de ksur y kasbas perdidas entre los palmerales y las dunas. Además de morabitos y mausoleos salpicados entre los campos de cultivo rodeados de muros de adobe.

Noviembre • Diciembre | NAO • 89

Profile for NAO Revista & Agencia de Viajes

NAO #6  

Revista Digital de Viajes para Instagramers en México y todo el Mundo | Viaje + Fotografía + Instagram + Facebook

NAO #6  

Revista Digital de Viajes para Instagramers en México y todo el Mundo | Viaje + Fotografía + Instagram + Facebook

Profile for naotravel
Advertisement