Page 1

MITOS DE UN PUEBLO MAGICO

1


Editorial

Escritores: Valeria Naomi Pacheco Lagunas Josmar Reyes Téllez Johan Ramsés Enríquez Hernández

Edición: Valeria Naomi Pacheco Lagunas

Patrocinio:

Bonebreakers Filial Taxco Mixed Martial Arts

2


Índice  Leyenda “El puente del Diablo”……………………..…..4  Leyenda “Santa Prisca”…………………………….…....8  Leyenda “La Calle de la Muerte”………………………12  Leyenda “La Mulata”………………………………….…14  Leyenda “La casa de las Lágrimas”…………………………..…17

3


El puente del Diablo (Elaborado por: Josmar Reyes Téllez)

Amor: palabra mágica que desquicia al pensamiento humano haciendo que el hombre tímido y cobarde, se vuelva valiente, al valiente arrojado y al arrojado, audaz en el amor.

La leyenda nos narra que hace cientos de años existía en los vericuetos de una de las barrancas de Taxco, un matrimonio indígena que, no obstante su ignorancia, creía en la existencia de un ser superior a sus dioses. Ese matrimonio se componía de cinco hijos, siendo el primogénito: Juan, quien a sus diecisiete primaveras sentía latir su corazón y hervir su sangre por el amor de una doncella bronceada por el sol y templada en los quehaceres domésticos. Ambos se conocían a pesar de que uno vivía a un lado de la barranca y la otra al lado opuesto.

El amor no se hizo esperar y vino el idilio en medio del más riguroso sigilo por temor a los padres. El indígena enamorado tenía que atravesar la barranca a cada cita de amor, pisando con mucho cuidado sobre las piedras que formaban el tepanole para no resbalar, ya que la oscuridad de la noche hacía más difícil la travesía para llegar hasta la amada.

4


Los intervalos del tiempo que sucedían eran aprovechados para decirse cosas bonitas. Cosas de amor, cada vez que el amado tenía la dicha de atravesar el barranco, en medio de la densa oscuridad de la noche.

En una de tantas travesías. Y al borde del barranco por donde pasaba. Estaba sentado sobre una piedra, un apuesto mancebo vestido a la usanza de la época, quien al ver venir a Juan, se levantó saludándolo por su nombre. Asombrado Juan, le preguntó: ¿quién eres tú y cómo te llamas?

Contestando con mucha cortesía, el desconocido dijo: soy tu amigo, quiero ayudarte a pasar esta barranca tan oscura. Juan le dijo: ¿en qué más me puedes ayudar? Y el amigo contestó: soy poderoso y colgaré un puente para que pasemos los dos. Inmediatamente apareció un puente colgante.

Vente, te acompaño a pasar, le dijo y ambos se dirigieron al lugar. Juan llegó hasta donde lo esperaba la enamorada novia. Él, nervioso e inquieto más de lo acostumbrado, sentía que su corazón daba vuelcos por una incertidumbre interior, y pronto se despidió de ella encaminando sus pasos hacia el puente.

Ahí sentado lo esperaba su amigo. Siempre afectuoso y atento, quien aprovechando cualquier movimiento de Juan. Ya que no 5


podía penetrar su pensamiento. Pero si sus acciones, volvió a interrogarle: ¿quieres que te siga ayudando, ya que te he escogido para mi amigo?

Lo haré, pero eso sí, necesito de ti una recompensa, y será que el primer hijo de tu matrimonio me lo des en cuerpo y alma. Ante tal petición, Juan se estremeció. No te extrañes, dijo el mancebo, dame un abrazo en señal de compromiso, y quedaré estampado en tu propio cuerpo, ya que no sabes escribir para que lo hicieras con tu propia sangre. Retrocedió el indígena quien en ese instante se acordó e hizo lo que el fraile-misionero le había enseñado: temeroso y agitado hizo la señal de la cruz. Instantáneamente el diablo, que era el mancebo qué le acompañaba, se hundió en el abismo de la oscuridad, crujió él puente y todo quedó en la nada, solo permaneció, un olor pestilente a pólvora y azufre quemado. Solo Juan y el barranco fueron testigos de esta leyenda. Hoy, el puente de Navarro, en aquel entonces, anonimato del lugar.

6


“Taller Hermanos Reyes” Edith Pineda Gómez Jorge Reyes 

Extenso surtido en:  Cadena  Rosarios  Pulseras  Cena Perdida  Juegos de Collar y Pulsera

Tianguis Sabatino de Mora y Milagros

Teléfonos:

Dom. Part. Calle del Panteón (762) 622 6888 – (762) 100 1313

Contamos con gran variedad de Marquesita

Taxco de Alarcón, Gro, Mex.

7


Santa Prisca (Elaborado por: Valeria Naomi Pacheco Lagunas)

En los venturosos años de mediados del siglo XVIII, cuando se empezó la construcción de la parroquia de Santa Prisca en 1751, muchos obreros y artesanos estaban dedicados a esculpir trivialidades finas para adornar corolas y erigir dos bellas torres gemelas. La parroquia enorme, alta, con el color natural de la cantera, envuelta en andamios de postes delgados atados con ixtle, parecía un tejido que desafiaba al cielo que comenzaba a oscurecer. El excelentísimo señor Borda había ido a México a tramitar la compra de unas minas en Guanajuato. Los únicos que habían quedado a cargo de la parroquia, eran el viejo maestro de obras, el jefe de albañiles y los escultores que tallaban la piedra.

De pronto las nubes llenas de malos augurios, parecían lanzarse hacia la tierra, amenazando ruina y destrucción. Un viento empezó a soplar por las calles de Taxco, y silbaba sobre las torres de la parroquia. Todo quedó en tinieblas, todos los maestros y obreros aterrorizados bajaron precipitadamente de los andamios se veían relámpagos furiosos que parecían azotar al Huixteco. Bramaban las nubes, los truenos se sucedían unos a otros: se acercaba una terrible tormenta con intenciones de arrasar a la ciudad y a la parroquia. Todo era terror y suspenso en aquel instante tenebroso y fatídico. De repente, un estruendoso relámpago hizo una silueta negra que se abalanzó sobre

8


la parroquia e hizo brillar la cúpula. Toda la talavera se iluminó con luces desconocidas, dejándose ver la leyenda que figura en la cúpula: "Gloria a Dios en las Alturas y Paz en la Tierra a los Hombres de buena voluntad".

Tantos maestros, obreros como nativos de la población que: presenciaron tal acontecimiento, se pusieron a rezar con los brazos en cruz, llenos de terror de que los demonios furiosos destruyeran su hermoso santuario. De súbito y flotante entre hermosísimos celajes apareció sobre la parroquia una bellísima dama. Llevaba elegante y brillante ropaje de los mártires romanos, sonriente, tranquila y con mirada serena, sujetaba entre sus suaves manos a los relámpagos destructores. Con una los estrujaba más fuertemente y con la otra sostenía la palma de los mártires, con ella, tendió al espacio su bendición. Su templo y los taxqueños se salvaron de la muerte. Luego desapareció tenuemente en medio del crepúsculo nocturnal de aquel oscurecer. Es un pasaje que conocen todos los taxqueños, el hecho es tradicional, ya que los más ancianos lo relatan con serenidad y certeza. Existe una pintura que muestra el hecho relatado de santa Prisca y su parroquia. Por este milagroso motivo, Santa Prisca es la patrona de Taxco y de la parroquia que lleva su nombre. ¿Quién fue la Virgen Mártir Santa Prisca? Ha nacido en Roma y tiene 13 años. Aún no ha dejado de ser una niña. Es de una familia ilustre. El juez la ha recibido como cristiana descubierta y al verla tan niña piensa que es fácil convencerla para que se convierta y apostate. Ante el templo de Apolo le hace la sugerencia

9


de ofrecer el sacrificio poniendo unos granos de incienso en el fuego y todo el proceso habrá concluido. "Yo sólo soy de Jesucristo" sale de sus labios con el suave timbre de voz de doncella y con la firmeza de un curtido soldado. En la cárcel la ponen para que medite y haga el cambio. Corren los tiempos de Claudio. El juez está ahora en un apuro; es tan impopular ejecutar a una joven y tan difícil asimilar perder la partida con quien tiene tan pocos años... Siempre habrá intercesores, mediadores ante el juez y Prisca que está anclada en su decisión y va in crescendo su voluntad de ser fiel. Vienen conocidos llenos de misericordia, prudentes llenos de compasión, amigos de la paz que rechazan la violencia; todos ellos intentan bajarla de su propósito; le hablan de la felicidad que le espera en la vida que sólo está empezando, le proponen una existencia plagada de deleites, afirman sin rubor su belleza, restan importancia al asunto del incienso e intentan suavizar la situación. Son los mediocres de turno, los que se muestran como son por carencia de ideales; todo es falso en su vida menos lo práctico que les reporta utilidad. Pero todo es inútil. "Prisca termina su corta vida con la cabeza cortada fuera de la ciudad." "Fue enterrada en Vía Ostia el 18 de Enero." "Sus reliquias se conservan en Roma en la iglesia a la que da nombre." "La menciona en su lista el martirologio de San Gregorio y el martirologio romano."

10


¡Qué más dan los adornos posibles que la leyenda acumula en los siglos sobre los detalles de su proceso y muerte! Que importa si hubo o no morbo en el forzado proceso de reducción; si fue una o tres veces la que estuvo en la cárcel; si su carne fue quemada con grasa derretida; si su cuerpo fue o no rasgado con uñas de acero, ni si los azotes fueron emplomados o no; si el fuego llegó a quemarla o se libró de modo milagroso. Ni siquiera interesa el león que se volvió manso en el anfiteatro y le lamió las manos y los pies. No importa el tormento del hambre, ni tampoco los huesos descoyuntados. Sólo resalta en la historia la actitud altamente llamativa, decidida, de enamorada que mantiene hasta la muerte una muchacha tan madura que pospone el triunfo de su vida a la fidelidad a su Cristo, a su Dios.

11


La calle de la Muerte (Elaborado por: Johan Ramsés Enríquez Hernández)

En el lado norte de la Parroquia de Santa Prisca nos muestra una interesante portada de Jambas y Dintel almohadillado, capto ornamentado, frontón cortado en volutas, y como remate de todo, el símbolo de la muerte, a quien el la leyenda de esta calle, que en tiempos de la Colonia, un hombre que vivía por esta calle, temeroso de que la muerte lo molestara optó por destruirle los brazos. La portada de ese lado de la parroquia es una fantasía en ebullición, nos produce a la vez dos impresiones distintas: la de las cosas burlescas y la de las cosas trágicas. La composición del lugar resultó completa. Pues el nicho que está en el ángulo saliente del rincón y el ojo de buey que en el mismo saliente luce estupendo trabajo de hierro. Estilización la Cruz de Calatrava. Viene a completar el ambiente de angustia de ahí reina. Una especie de eco, un Soliloquis Shakespeariano. El lugar en que se encuentra, que es seguramente el punto en que el artífice refugió toda su fantasía. Es un rincón doliente, vago y delicado a la vez, en donde el sol, por la orientación del muro, jamás baja sus rayos a dar vida y color, por lo que en manchas negruzcas y en húmedos jarrados, se mira la huella de las lágrimas de las lluvias que ahí han azotado largos años.

12


Hace muchos años, a fines del siglo XVIII, cuando la Iglesia estaba flamante, por esa puerta salían con pasos sigilosos y rostros recatados, los viernes de cada mes los hermanos de la "Cofradía de la buena Muerte". Entonando cánticos penitenciarios que en el silencio de la noche se oían como rumor de apagado llegado de otro mundo y en cuyas estrofas se pedía paz y gloria para el alma de los deudos muertos en pecado. Poco tiempo después de la Independencia Mexicana, esta hermandad desapareció y con ella la piadosa costumbre de llevar esperanza hasta más allá de la vida. Ahora abre de cuando en cuando para que pase algún restaurador de edificios o algún curioso de las alturas que muestran las torres; pero como ya no pasan bajo del Dintel los hermanos de la Cofradía de la Buena Muerte, llevando sus haces de Flores, de esperanzas nunca marchitas, la puerta perdió su carácter, pues ya no es como antes la salida de un cementerio de almas. En el año de 1914, en la tenebrosa "Calle de la Muerte", ocurrió un voraz incendió, se vio en llamas la tienda de abarrotes del rico taxqueño: Don Mateo Flores, que era en ese tiempo, la mayor y mejor tienda surtida de Taxco. La incendiaron los revolucionarios y el individuo que inició el fuego murió al salir, cuando accidentalmente cayó y su arma se disparó contra su pecho. La Calle de la Muerte franquea la parroquia del lado norte, se llamaba así por el esqueleto que existe esculpido sobre la puerta que da acceso a la escalera que sube a las bóvedas y torres de la Iglesia, esta calle tuerce a la derecha para reunirse con la Calle del Arco.

13


La Mulata (Elaborado por: Johan Hernández & Josmar Reyes)

Nos cuenta esta leyenda que hace mucho tiempo, hubo en el bello pueblo de Taxco. Una familia muy rica, orgullosa, de religión muy severa y costumbres puritanas de aquel entonces, por lo cual, para ellos este pueblo, era un lugar que no estaba de acuerdo con sus necesidades, principalmente por la servidumbre que existía. Y bien, un buen día se presentó una muchacha la cual era mulata muy bella, de ojos lánguidos y sus cabellos de bello color negro azabache llamada Felisa, la cual no era más que una simple y humilde sirvienta que debería prestar sus servicios a esta Noble familia. Felisa, hacía sus quehaceres muy contenta y llena de ánimos, alegraba la casa con sus dulces cantos, en unión de sus únicos amigos que eran unos canarios a quienes ella daba de comer con mucho afán y un día que ella cumplía con su deber, el hijo bueno de aquella familia, al oír cantar a Felisa y conversar con los canarios, por una fuerza sobrenatural sintió que su corazón debía unirse al de ella. Poco tiempo después le confesó su amor y le pidió que accediera a ser su esposa. Pero Felisa bien sabía que era una muchacha humilde y no podía aceptar la proposición de aquel muchacho noble y bueno, porque entendía que los padres de Álvaro, que así se llamaban, se opondrían.

14


A pesar de aquello, Álvaro les dijo a sus padres, les contó del amor que sentía hacia la hermosa mujer, al oír su madre quien era la joven en quien su hijo había puesto sus ojos, y que no era Dama de acuerdo a su rango. Se opuso este matrimonio. Pero el amor de Álvaro por Felisa era más grande que el respeto a sus padres y pensó que sin el amor de su vida no podría vivir. La hermana de Álvaro, que era muy orgullosa al igual que la madre, irritada por lo que su hermano pretendía, fue en busca de Felisa. A la cual golpeó y corrió de la casa. La mulata partió rumbo a las montañas y en medio del cauce del río donde se forma una poza blanca y cristalina, se fue hundiendo poco a poco, porque ella sabía que jamás tendría el amor de Álvaro. El pobre Álvaro, esa noche, aún sin saber nada de la infortunada mulata, tuvo un sueño en el que su amada lo llamaba desde la poza aquella. Al otro día se levantó muy temprano y sin saber cómo y por qué, se dirigió al lugar que había soñado aquella noche, y entonces vio que aquel sueño era una triste realidad, porque en la orilla lo estaba esperando Felisa. La cual le explicó lo ocurrido y Álvaro al saberlo todo, siguió el mismo camino, de su amada.

15


De aquĂ­ el nombre de la mulata, cuenta esta leyenda que en las noches de luna bella y hermosa, se ven dos sombras que vagan a la orilla de la poza, y que no es mĂĄs que el amor inmenso de Felisa y Ă lvaro, que han quedado unidos para siempre en prueba de ese inmenso amor.

16


La Casa de las Lágrimas (Elaborado por: Valeria Naomi Pacheco Lagunas)

Ubicada justo en el centro del bello Taxco de Alarcón en el Estado de Guerrero se encuentra la "Casa de las Lágrimas", también conocida como "La Casa Figueroa".

La Casa Figueroa fue construida en el año de 1767 para el Conde de la Cadena, un Magistrado que fue Prefecto Político por el Distrito de Alarcón, perteneciente a este Municipio y que además era una de las personas más cercanas a Don José de la Borda, uno de los principales benefactores de Taxco, la Casa fue hecha por la tribu tlahuica, quienes con su trabajo pagaban su tributo, y eran tratados cruelmente, de ahí se origina el nombre de la “Casa de las lágrimas”; con grandes muros los cuáles fueron testigos de mucha injusticia, castigos y como su nombre lo dice, de muchas lágrimas.

Al fallecer el Conde de la Cadena, la Casa pasa a manos de sus descendientes, uno de ellos con gran renombre en la aristocracia y el cuál llegó acompañado de su hija, y la leyenda nos cuenta que el aristócrata no le permitía unir su vida al hombre que ella amaba ya que no pertenecía al mismo círculo social y al ver que su pretendiente insistía decidió quitarle la vida para evitar que fuera desposada con alguien inferior, ésta tragedia de igual manera sucedió en la “Casa de

17


las Lágrimas”. Tiempo después la casa fue abandonada por largo tiempo.

La Casa Figueroa ha tenido a lo largo de los años diferentes funciones ya que además fungió como cuartel general de José María Morelos y Pavón durante la Guerra de Independencia, en la cual sus muros nuevamente fueron testigos de los castigos impuestos hacia los prisioneros; al terminar la Guerra la casa se convirtió en reformatorio para posteriormente ser casa de moneda en donde se acuño moneda de oro y plata, años más tarde fue hogar para sacerdotes, que no tenían dónde vivir, y por último funcionó como Prefectura y Juzgado de Primera Instancia.

A finales del Siglo XIX la Casa Figueroa pasa a manos de una familia española, que al igual eran descendientes, y con el tiempo la única que quedó de esa familia fue una anciana llamada Bacilisa, que escondía su inmensa fortuna y joyas en huecos que hacía en los muros, y que actualmente se pueden observar en la alcoba principal, y es entonces cuándo de nueva cuenta la tragedia vuelve a la casa, ya que al saber que la anciana vivía sola, sin familiares ni servidumbre entraron a robar todo su tesoro, asesinándola.

Este hecho conmocionó al pueblo ya que fue un hecho muy lamentado y nadie quería acercarse a la casa por respeto y por miedo, y por el aspecto tétrico, escalofriante y lúgubre, resultado de todas las tragedias que ocurrieron ahí, la leyenda nos dice que se veían fantasmas, y que incluso se podían escuchar

18


gemidos, llantos y otros ruidos que provenían de diferentes lugares de la casa.

Uno de los lugares que más miedo infundía era el llamado Cuarto Secreto, el cuál tenía acceso por una pequeña escotilla en el techo, y en la cual se dice era usada por las jovencitas que trataban de escapar de los soldados durante las guerras. Esta habitación fue acondicionada y reservada al recogimiento y a la oración a Dios.

Al ser adquirida por el Señor Figueroa, la casa fue transformada conservando el estilo español y con finos detalles de Talavera de la reina, producto de Puebla así como de la laca mexicana hecha en Uruapan, cabe mencionar que la recamara principal, el baño, la cocina y la fuente con la réplica del calendario azteca, están elaborados con productos nacionales.

El Señor Figueroa no habitó la casa, y era tal la demanda del turismo por visitarla, que decidió abrir sus puertas al público como Museo y Galería de la obra pictórica, en dónde puso su estudio, y así tomar como fuente de inspiración la belleza del paisaje y así dar mayor colorido y gusto artístico a sus óleos que eran exhibidos y vendidos en la propia casa. El Museo cerró sus puertas con el fallecimiento del Señor Figueroa.

En la actualidad después de más 30 años, éste misterioso lugar ha sido considerado como monumento histórico y de nueva cuenta abre sus puertas para que todo el que lo desee pueda conocerla.

19


Academia Filial Taxco Avenida de los Plateros #174 Planta Baja (762) 116 8486 HORARIOS: (LUNES a VIERNES) 5:50 PM – 6:50 PM 7:00 PM – 8:00 PM

Avenida de los Plateros #174 –En la planta baja-

20


21

Revista Bachilleres Taxco MDUPM  

Revista elaborada por alumnos del Colegio de Bachilleres Plantel 4 Taxco <Mitos de un Pueblo Mágico>

Advertisement