Page 1

En un país muy, muy lejano llamado Niños de

papel, no todo era felicidad, los niños jugaban, los adultos no se comunicaban y el rey chisme gobernaba.

Silvana, que había viajado desde las tierras de la felicidad y la cordialidad, cerca del valle de la tolerancia y la comunicación, quiso ir a visitar aquellas tierras para entender por qué en aquel lugar la comunicación no fluía.


Al llegar a Niños de papel, la gente quería su trabajo, conocía qué

hacer, cómo ejecutar cada cosa, estaban muy contentos con las personas y sus gobernantes, sin embargo, villa administración y villa derecho no se hablaban, Martica, creía que Luisa, de villa derecho no la quería, a su vez, Natalia, de villa administración sentía que Elena tampoco la quería y al final, ninguna de estas dos villas se llevaban bien. Silvana, quería entender por qué si había tanta alegría y si trabajaban juntos todos los días no se entendían, por qué no trabajaban en equipo y por qué el rey chisme podía controlarlos.


Silvana, pensó, pensó y pensó, cómo unir a todos y

recordó que alguna vez Mariana, su madre, le había regalado unos papelitos para contar diariamente lo que le pasaba, y llegó a ella una gran idea, le regaló a cada habitante de Niños de papel un pequeño papelito, tomó tabla y cartón y construyó un enorme tablero en el que invitó a cada habitante a escribir recomendaciones y sugerencias sobre cómo mejorar su comunicación.


Reunió a todos los niños y adultos de villa Niños de

Papel para que los niños contaran sus necesidades, inquietudes e ideas y recuperar la confianza de todos los habitantes. Al escuchar esto, cada villa comenzó a darse cuenta de las cosas en la que estaban fallando y decidieron trabajar en equipo para mejorar su comunicación, y entender que todos son de papel. Silvana estaba tan feliz de ver que todos se comunicaban, contaban sus necesidades y que el rey chisme fue desterrado y regresó a su casa concluyendo que la comunicación ya gobernaba este reino.


villa papel  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you