Page 1

Una visiรณn particular: Granada


Descubrir por ti mismo el sabor del barrio del Albaicín. Una ciudad en otra. Sus calles, pequeñas y tortuosas, llenas de magia, sabor de otro tiempo. Acompañarse del silencio del tiempo. Descubrir que persiste lo que fue, lo que conocemos es un reflejo de todo lo que ha sido y todavía está ahí. Albaicín, lleno de matices de lo que hemos vivido y seguramente, nunca queremos ni deberíamos perder.


Impresiona la cúspide que domina toda la provincia. Si te aproximas en un avión, el macizo sobresale majestuoso. Sierra Nevada, es el gran referente para todos. Nos proporciona el agua con sabor peculiar, un clima único y la belleza de la alta montaña a muy pocos kilómetros de la ciudad. Es una seña de identidad para todos lo que amamos el aire libre. El Genil baja de Sierra Nevada, a través de bosques de laureles de una belleza incomparable. El vidrio y el cristal son objetos demasiado opacos para establecer con ellos una comparación y materia muy densa para dar idea de la pureza de este agua, que poco antes se extendía en sábanas de plata sobre los picachos de Sierra Nevada. Parece un torrente de diamantes en fusión.

Teófilo Gautier.


Los charcos nos muestran la ciudad confusa, sumida en su propia voluntad acuática. En los lugares más insospechados, aparecen atrapando el cielo. Son un éxtasis cromático, lleno de sensaciones. En su interior la ciudad se confunde con los recuerdos de lo que ha sido y nunca ha dejado de poseer. Los charcos recuerdan la infancia, lo que admiraba del paseo preescolar, cuando el tiempo parecía transcurrir con velocidad diferente, lo que nos mostraba la percepción de la Naturaleza.


La Acequia del Rey, bordea El Llano de la Perdiz, a muy pocos minutos del centro de la ciudad. Me gusta el sabor del bosque mediterrรกneo intacto y el sonido de los pรกjaros que se refugian en su interior.


Desde uno de los numerosos miradores que circundan Granada. Al fondo, parte de la Vega y la muralla natural formada por todas las montaĂąas que rodean la ciudad.


La Abadía del Sacromonte, lugar con un impresionante legado histórico. En realidad está por descubrir, eclipsado por otros monumentos, creo que es ​La gran desconocida de Granada. Creo que en el futuro todo va a cambiar y será un lugar que recupere su vardadero valor. Desde las montañas de alrededor su visión me parece relajante y de una gran belleza.


Desde siempre me han atraído los tejados. La ciudad muestra su grandeza y, cada vez más, su indecencia. Los horribles aparatos y antenas por cualquier lugar. Hemos olvidado, subir a un túmulo y contemplar lo espectacular que son las cúpulas, las estatuas y los tejados. Son claros exponentes del pasado, de la ciudad amable que fue, de la ciudad amiga. El ser de ahora, con su obsesión por la tecnología, va perdiendo el gusto por la belleza que se esconde en la sencillez de la piedra y de la teja que cubre la ciudad.


Dentro del mismo recinto de la Alhambra, hay un sinfín de lugares que tienen un sabor muy especial. Uno de ellos es este pequeño hotel. Desconozco si estará en es guías de ​Hoteles con encanto, pero creedme el lugar es auténtico. Lo que más me gusta de Granada es que es una ciudad que se presta a descubrir siempre lugares nuevos. Se debe conocerla ​a pie con el propósito y si miedo por encontrar lo que te puede sorprender. La ciudad está llena de matices que se escapan a la guías al uso.


Adiós, Flor del desierto trasplantada a este valle feraz de Andalucía, do en alfombra de grata lozanía, muelle Beldad, te encuentras reclinada.

Al aspirar tu brisa embalsamada, que encantó en otro tiempo el alma mía, recuerdo los ensueños de poesía que gocé en tu mansión, bella Granada.

Hoy, que cruzo ante ti, la sombra errante siguiendo de mi lóbrego destino, me arrebata un suspiro tu belleza;

que si tu cielo azul, puro y brillante, a mi alma dio ayer fulgor divino, hoy mi alma le inunda de tristeza

Pedro Antonio de Alarcón


Por la Cuesta de los Chinos: ese lugar que siempre puedes soĂąar que se encuentra dentro de un entorno urbano. Es como una especie de puerta de escape entre la Alhambra y el Generalife, lugar que atesora un especial encanto entre lo natural y la mano del hombre.


Cada una de las artes ma he enriquecido con su especial belleza y dotado de su esplendor y perfecciones. Aquel que me ve juzgue por mi hermosura de la esposa que se dirige a este vaso y le pide sus favores. Cuando el que me mira contempla atentamente mi hermosura se engaña la mirada de sus ojos con una apariencia. Pues al mirar a mi espléndido fondo cree que la luna llena tiene aquí fija su morada habiendo abandonado sus mansiones por las mías. No estoy sola, pues desde aquí contemplo un jardín admirable. No vieron los ojos cosa semejante a él. Este es el palacio de cristal; sin embargo, ha habido quien al verlo le ha juzgado un océano proceloso y conmovido. Todo esto lo construyó el Imán Ibn Nasr*; sea Dios guardián para los demás reyes de su grandeza. Sus ascendientes en la antigüedad alcanzaron mayor elevación pues ellos hospedaron al Profeta y sus deudos.

Poema del arco de entrada al mirador de Daraxa


El campo de olivos se abre y se cierra como un abanico. Sobre el olivar hay un cielo hundido y una lluvia oscura de luceros fríos. Tiembla junco y penumbra a la orilla del río. Se riza el aire gris. Los olivos, están cargados de gritos. Una bandada de pájaros cautivos, que mueven sus larguísimas colas en lo sombrío. Federico García lorca


La luz. La ciudad hay que conocerla en sus contrastes. Saborear los atardeceres. Descubrir la luz que se derrama por los edificios, las arboledas, los paseos. Granada invita a ser paseada.

Mi corazón oprimido siente junto a la alborada el dolor de sus amores y el sueño de las distancias. La luz de la aurora lleva semillero de nostalgias y la tristeza sin ojos de la médula del alma. La gran tumba de la noche su negro velo levanta para ocultar con el día la inmensa cumbre estrellada.


¡Qué haré yo sobre estos campos cogiendo nidos y ramas, rodeado de la aurora y llena de noche el alma! ¡Qué haré si tienes tus ojos muertos a las luces claras y no ha de sentir mi carne el calor de tus miradas!

¿Por qué te perdí por siempre en aquella tarde clara? Hoy mi pecho está reseco como una estrella apagada. Federico García Lorca


Escalera al cielo. Si hay algo de lo que no te puedes cansar nunca en Granada es emprender las cuestas que desembocan en el recinto de la Alhambra. Cuestas rodeadas de un corredor verde. Sensación máxima de frescor en los días más cálidos del verano. Son lugares amables y recomendados por los que puedes discurrir sin el infernal ruido del tráfico: Granada una ciudad que vivir​.


Una visión particular granada  

Trabajo personal con fotografía y texto sobre Granada.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you