Issuu on Google+


Había una vez una niña llamada Valeria, ella le tenía un amor muy grande a los animales por eso su sueño era ser veterinaria para poder ayudar a los animales que lo necesitaran. Un di ella le dijo a su madre que quería ser veterinaria para ayudar al os animales, y que quería crear una fundación para ayudar a todos los animales maltratados y de la calle, la mama la miro y se rio y le dijo que esa carrera valía mucho pero pagaba muy poco. Ella muy desilusionada se puso a pensar si de verdad quería estudiar eso o si prefería elegir otra carrera que ganara mucho dinero para poder crear la fundación que tanto anhelaba. Lo pensó mucho y lo consulto con sus amigas y familia para ver en qué carrera se ganaba mucho dinero, todos acertaron en que la quemas se ganaba era contaduría.


A ella no le gusto mucha la idea porque no le gustaba la matemática. Después de varios días conoció a una señora que estuvo en su misma situación cuando tenía su edad, Valeria le pidió un consejo y ella le dijo que siguiera su sueño de ser veterinaria sin importar lo mucho que le costara, por qué no hay mejor trabajo el que a uno le gusta. Ella siguió su consejo, creció y ahora es una de las veterinarias más reconocidas de todo el mundo por su excelente labor.



mi futuro