Issuu on Google+

1

LA ERA DEL CONOCIMIENTO Y LAS CONSECUENTES RESPONSABILIDADES DEL DOCENTE Adriana Isabel Álvarez G.

Si bien, hoy por hoy, existe una generación hambrienta de conocimiento y de permanente búsqueda de éste; gracias a las fuentes y formas de comunicación que nos brindan las redes inteligentes sociales y la Internet, y a las demandas que exigen la sociedad; es aún preocupante el conocimiento que se genera en el ámbito educativo, en tanto, se siguen diseñando modelos encajados en un solo modelo pedagógico, en donde el libre pensamiento o mejor, la capacidad de análisis, de aplicabilidad al conocimiento, el fomento por la creatividad y de un espíritu emprendedor, propositivo y el desarrollo por una personalidad integral, se opacan en la medida que éstos quedan relegados en la educación actual. Basta hacer una lectura detallada de nuestra educación, el grado de deserción de los estudiantes en las escuelas públicas, la pasividad y conformismo por cumplir unos contenidos o simplemente de una aceptación de aprobación a como dé lugar al finalizar el curso; por mencionar, algunos factores y a esto se le puede sumar, las problemáticas sociales, económicas y de salud física y mental con que vienen muchos de los estudiantes, quienes ven la escuela como un escape temporal, mas no, como un proyecto de vida y de preparación para enfrentarse a las demandas de la globalización; factores que de cierto modo, están haciendo un llamado de atención a las escuelas, y desde luego, a los docentes, educadores, maestros, tutores o instructores; como lo queramos denominar, a la larga, es menester de todos cumplir el mismo rol de educar, guiar, orientar, instruir, ilustrar, aleccionar o adiestrar entre otros. Como bien lo explicita, Inés Aguerrondo (Aguerrondo, 1999): “una sociedad del conocimiento, se perfila, entonces, como una forma social superadora de las actuales, a condición de que el conocimiento - que es la base - sea un bien que está disponible para todos. Esta es la nueva sociedad. Mucho conocimiento al alcance de todos, distribuido de tal manera que garantice igualdad de oportunidades”.


2

Por consiguiente, la escuela y los educadores en primera instancia somos los llamados a reflexionar y actuar coherentemente en nuestras prácticas docentes porque es en nosotros quienes recae la responsabilidad de formar a las nuevas generaciones bajo unos legados éticos, sociales, culturales y con valores que reincidan en la sociedad que queremos ver, con mayores oportunidades de participación y por ende, de una sociedad competitiva, en suma, de una integralidad social. Dada esta caracterización, cualquier propuesta de cambio en educación en palabras de Zubiría (J): debería “abordar las tres dimensiones humanas. De lo contrario sería una propuesta “coja”, incompleta o sesgada excesivamente hacia uno de los componentes de las dimensiones humanas. Más que el conocimiento, se torna como prioritaria la capacidad para comprenderlo, para interpretarlo y para procesarlo. Frente a una escuela concentrada en el aprendizaje de informaciones particulares, el mundo contemporáneo exige la formación de individuos con mayor capacidad para el análisis, la interpretación y la síntesis”. Como sostiene Carretero para el área de las ciencias sociales, pero que evidentemente podría ser transferido a cualquier ciencia: “En definitiva, si queremos que los alumnos comprendan la estructura y la dinámica de los fenómenos sociales es preciso que les proporcionemos ambos aspectos, habilidades inferenciales y marcos o redes conceptuales. O dicho en un lenguaje más coloquial, no basta con enseñar a pensar a los alumnos, también es necesario proporcionarles contenidos específicos sobre los que ejercitar esa capacidad inferencial” (Carretero, 1989). Una muestra muy representativa de lo que se ha venido planteando la podemos escuchar en el discurso celebrado por Steve Jobs en la universidad de Stanford, durante la apertura del curso de 2005, en donde les deja este legado de enseñanza para la vida: "Vuestro tiempo es limitado así que no lo gastéis viviendo la vida de otro. No os dejéis atrapar por el dogma, que es vivir según los resultados de los pensamientos de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahoguen vuestro propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición. De algún modo, ellos ya saben lo que tú quieres ser" http://www.youtube.com/watch?v=6zlHAiddNUY&feature=related


3

Por consiguiente, uno de los temas a tratar que se pone en tela de juicio a nivel mundial es aquél que tiene que ver con el marco coyuntural entre el ámbito social y educativo que exige de un proceso de cambio y adaptación constante y que desafortunadamente, estos cambios someramente se ven reglamentados en las nuevas leyes educativas, producto en muchos casos, de intereses políticos, gubernamentales y socioeconómicos; mas no en la praxis. Esta sociedad del conocimiento, requiere tener una mirada más holística, con sentido solidario y de convivencia y de convergencia en el saber, en el saber hacer y en el ser. Una sociedad del conocimiento sustentable como lo muestra la figura:

http://geografiamungia.wordpress.com/category/la-ciudad/

Ahora bien, la educación es sin duda el pilar de una sociedad sustentable en la medida que el individuo se apropie de sí mismo e interactúe en armonía con la naturaleza, con su ser y esté en capacidad de satisfacer sus prioridades en el orden de un margen proactivo y benéfico para la sociedad. Desde el enfoque pedagógico heurístico, el aprendizaje se efectúa por medio de la indagación, la experimentación y el trabajo colaborativo; permitiendo explorar por sí mismo y por medio de otros, para llegar al conocimiento, a través de la experiencia y la reflexión, el análisis; que le permitan generar nuevos modelos de pensamiento. Y uno de estos retos que demanda la sociedad, por sus condiciones de vida y por las exigencias de la misma sociedad, es la educación virtual, que día a día está


4

posesionándose en el mercado educativo, gracias a las nuevas formas de comunicación mediadas por las Tic. Es indudable que la cobertura de educación virtual se está ampliando; sin embargo, la pregunta que tenemos que hacernos es ¿bajo qué calidad? Como bien lo plantea Albert Sangrà, de la Universitat Oberta de Catalunya en su artículo sobre enseñar y aprender en la virtualidad: “ La diferencia más importante entre la educación en la presencialidad y en la virtualidad reside en el cambio de medio y en el potencial educativo que se deriva de la optimización del uso de cada medio. No podemos hacer lo mismo en medios distintos, aunque nuestras finalidades educativas y, por tanto, los resultados que perseguimos sean los mismos, pero debemos saber de antemano que el camino que debemos recorrer es distinto. En la aceptación de esta diferencia de medio de comunicación reside el éxito o el fracaso de la actividad educativa. En este sentido cabe la reflexión sobre el hecho que los modelos virtuales no tendrán éxito si se basan en intentar replicar los modelos presenciales. La clase magistral es una clase presencial, y suponiendo que sea un buen recurso, que a veces lo será, no puede «copiarse» en otro medio. Será necesaria una adaptación, que aproveche lo mejor que ese medio ofrece y que, de esta forma, alcance los mismos objetivos formativos que se plantearía una acción presencial” (Sangrá, 2001) O sino, que lo diga este video sobre ¿Metodología o tecnología? Editado por la universidad de Presidente António Carlos (UNIPAC)

http://www.youtube.com/watch?feature=endscreen&v=hnrYDObIiAE&NR=1 Aquí, nos surgen varios interrogantes sobre este modelo de la virtualidad:


5

¿Cómo educar en la virtualidad? ¿La docencia virtual es el resultado del desarrollo de una sociedad o es un nuevo paradigma a seguir como respuesta al reto que demanda la globalización? ¿Qué elementos y estrategias de enseñanza y aprendizaje convergen en esta educación virtual? ¿Es suficiente el uso de los materiales multimediales? ¿Qué papel juega la Pedagogía y la didáctica en esta modalidad de aprendizaje virtual? Como un abrebocas a estos interrogantes, los invito a leer el artículo editado en la revista Iberoamericana de Educación (10-03-04) sobre modelo de aprendizaje para entornos virtuales. http://www.rieoei.org/experiencias74.htm A su vez, en cuanto al uso de los materiales multimediales, Guardia, L, 2000, apunta lo siguiente: (Guardia, 2012) “las instituciones educativas que incorporan las TIC como recurso educativo deben dirigir sus esfuerzos a la creación de material didáctico y entornos educativos significativos que faciliten la consecución de un tipo de aprendizaje comprensivo; también, a fomentar la interactividad y la interconexión, donde el acceso no lineal del alumno a la información y la bidireccionalidad en la comunicación sean los ejes que promueven y motivan el aprendizaje” Y como cierre de reflexión, los dejo con este video sobre Ken Robinson filmado en Febrero de 2006 y publicado en Junio de 2006, quién alude que las escuelas matan la creatividad. “If you’re not prepared to be wrong, you’ll never come up with anything original.” (Ken Robinson) (“Si no estás abierto a equivocarte, nunca se te va a ocurrir algo original”) ¿Y usted,qué piensa? http://www.ted.com/talks/lang/es/ken_robinson_says_schools_kill_creativity.html


6

Bibliografía y Cibergrafía. De Zubiría, J (S.F) Los Retos a la Edución en el Siglo XXI.Bogotá: Instituto Merani consultado en :http://www.institutomerani.edu.co/publicaciones/articulos/2009/ Retos%20a%20la%20educacion%20del%20Siglo%20XXI%20De%20Zubiria.pdf Galvis (2008) La Piola. Bogotá: MInisterio de Educación Nacional - Red Virtual de Tutores UNAD (2008) Reto de la educación virtual. Programa 2 parte 1. Bogotá: UNAD. Video que presenta al viceministro de educación colombiano que presenta la concepción ministerial de la educación a virtual. Duración 10’08’’ Disponible en: http://www.youtube.com/watch?v=Wg014jHoH1I&feature=related Unigarro, M (2007) Las acciones del docente en la educación en línea. Pereira: UTP- El desconectado. Consultado el 6 de agosto en http://univirtual.utp.edu.co/desconectado/index.php?cat=Memorias2007&page=2 SANGRÀ, A.; DUART, J.M. (2000). «Formación universitaria por medio de la web: un modelo integrador para el aprendizaje superior». En DUART, J.M.; SANGRÀ, A. (comp.). Aprender en la virtualidad. Barcelona: Gedisa. Valencia, T (2008) ¿Cómo se elabora un Objeto de Aprendizaje? Colombia: Ministerio de Educación Nacional - Universidad de Antioquia. Consultado el 6 de Agosto en http://aprendeenlinea.udea.edu.co/lms/men/oac2.html http://www.oei.es/administracion/aguerrondo.htm El nuevo paradigma de la educación para el siglo. Inés Aguerrondo http://www.ub.edu/obipd/PDF%20docs/Aspectes%20laborals/Documents/La%20profesion% 20docente%20en%20la%20globalizacion%20y%20la%20sociedad%20del%20conocimiento .pdf http://revistas.um.es/redu/article/view/20051/19411 http://www.razonypalabra.org.mx/anteriores/n57/scorrales.html


La era del conocimiento y las consecuentes responsabilidades del docente