Page 1

1

Emitido en: Barquisimeto

Fecha:

Marzo de 2013

Periodicidad:

Única

REVISTA ESPECIALIZADA

CAMBIO El papel del Gerente como líder del proceso de cambio organizacional

El gerente y la comunicación en el proceso de cambio organizacional

ORGANIZACIONAL


Editorial

La gerencia del cambio constituye uno de los aspectos más relevantes de la gestión de cualquier organización, toda vez que tanto el gerente como la propia organización afrontan complejas situaciones de cambio en el entorno las cuales deben ser atendidas directamente, para asegurar con éxito el cambio en lo interno de la organización. Iniciar un proceso de gerencia del cambio requiere considerar una gran cantidad de elementos que éste involucra, además de tener la seguridad de que la organización puede absorber los cambios, en particular que el talento humano lo comprenda y se comprometa en su desempeño, así como lo considere un proceso continuo y no transitorio.
Las organizaciones actualmente promueven nuevos enfoques en su dirección y organización, a causa de la compleja globalización y entorno competitivo en el que se desenvuelven. La nueva estrategia organizacional exige que los gerentes cambien su visión del mundo y se replanteen nuevos esquemas en la toma de decisiones. La gerencia del Cambio es una estrategia organizada y planificada que sigue los procesos de cambio organizacional para facilitar y asegurar que se logren las metas organizacionales a través de las personas. Las organizaciones enfrentan transformaciones de distintos tipos en respuesta a un entorno y clientes que también cambian en la estrategia, la estructura, los procesos, la cultura, las competencias, los productos, etc. Es preciso inicialmente realizar un diagnóstico de la organización que permita estimar su situación y especificar tanto su misión real como los lineamientos estratégicos que deben orientarla, a la vez que facilite la identificación de aquellas variables del entorno que inciden en las diferentes áreas de gestión, para prever obstáculos, debilidades y amenazas e identificar potencialidades. Existen preguntas claves sobre la gestión de la organización, que orientan al respecto: ¿Estamos haciendo las cosas bien o lo podemos hacer mejor? ¿Nuestra capacidad de respuesta es mejor que la de la competencia? ¿Estamos preparados para enfrentar y asumir los cambios del entorno? ¿En qué consiste la gestión del cambio que nos proponemos? Los cambios necesitan ser implementados, considerando las diferentes dimensiones en las que incide; pero sobretodo y especialmente teniendo en consideración la dimensión humana que la transforme en una ventaja competitiva para lograr los objetivos organizacionales, así es de singular importancia el papel del gerente como líder del cambio y como este maneje el proceso comunicacional.

Pág. 2 de 15


Integrantes del Grupo

Nalve Mireya Zambrano Navas

Pรกg. 3 de 15


Índice Editorial Integrantes del Grupo Índice El papel del Gerente como líder del proceso de cambio organizacional El gerente y la comunicación en el proceso de cambio organizacional

2 3 4 5 10

Pág. 4 de 15


El papel del Gerente como líder del proceso de cambio organizacional Autor: Nalve Mireya Zambrano

La época actual se caracteriza por rápidos y profundos cambios con alto grado de incertidumbre, que en ocasiones son producto de la utilización de concepciones gerenciales, sin comprender su real significado. Entre tales concepciones se tienen las definiciones de gerencia y liderazgo que parecieran no adaptarse a las nuevas situaciones de las organizaciones. Existen opiniones divergentes acerca del papel que deben asumir el gerente y el líder o el desafío del gerente-líder en la era de la gestión del conocimiento, frente a los exigentes cambios que impone el entorno en la vida de la organización, para lograr los objetivos planteados. Las organizaciones exitosas se caracterizan por apoyarse en el talento humano a todo nivel, el gerente tradicional situado en una cúpula inalcanzable de la organización, se ha transformado por un equipo de colaboradores que realiza un trabajo inteligente, orientando hacia la productividad. Esto es el gerente comparte su poder y distribuye su liderazgo a toda la organización. Ante un proceso de cambio organizacional el papel del gerente debe ser el de liderar el cambio, convirtiéndose en un visionario, un estratega, un comunicador e inspirador de compromiso del equipo gerencial y de toda la organización en su conjunto. Actualmente la gerencia de las organizaciones tradicionales, rígidas, se ha transformado en una gerencia, participativa, con menos niveles jerárquicos, con acercamiento de todos los que la integran, con una participación mucho más activa de todo el equipo gerencial en la toma de decisiones y con un énfasis en equipos decisorios basados en estructuras funcionales por áreas. Las tecnologías de la información y comunicación, han propiciado cambios acelerados en las estructuras organizacionales, generando un nuevo perfil para el gerente caracterizado por incluir mayor capacidad de adaptación al cambio y condiciones de aprendizaje y comunicación, además de ética, honestidad, justicia y responsabilidad social. El impacto de los cambios abarca la cultura de la organización, esto implica modificaciones en el papel de la gerencia, del liderazgo y de las relaciones entre áreas y entre gerentes y colaboradores. El proceso de cambio, sólo se logra con el compromiso del equipo gerencial y de toda la organización en su conjunto, es necesario identificar factores de éxito y evitar fracasos, lograr una efectiva comunicación en todos los sentidos, logrando de esta manera mejorar sustancialmente el diseño Pág. 5 de 15


e implementación de las iniciativas para la innovación, la productividad y la reducción del tiempo de ciclo en todas las actividades esenciales. Los gerentes deben convertirse en agentes de cambio para manejar estos procesos, generar compromiso con ellos y garantizar que se produzca el cambio deseado. La gerencia del cambio involucra múltiples elementos, particularmente la necesidad de que el recurso humano comprenda su importancia y se comprometa con su desempeño, de forma continua. En este contexto el líder ha de convencer, ser capaz de actuar, tener la visión y capacidad de conseguir lo adecuado. Este Líder, se requiere para superar momentos claves para la subsistencia de la organización; para abordar y facilitar los nuevos desafíos a los que se ve enfrentada la Organización. El líder debe basarse en el respeto y consideración de las personas a quienes llega y lo rodean; fundamentarse en la sinceridad en la comunicación es fundamental; aprender a escuchar y entender a quien se escucha genera un compromiso. Este líder, como gerente debe tener varios atributos: 

Conocer los valores de la organización, su misión y valor; velar por expectativas y metas de desempeño, ser un foco de creación de valor.

Carácter de un miembro; es quien dirige, pero también es uno más.

Organizar, vigilar, dirigir y motivar al grupo a determinadas acciones.

Ser integro, creativo, auténtico (sincero), inspirador, organizador.

Buscador del bien común y trabajo en equipo.

Ser honesto y comprometerse con la causa.

Ser responsable, ejemplar, carismático, emprendedor.

Ser capaz de crear aspiraciones y convertirlas en hechos, con credibilidad y aptitud.

Estar inmerso en el mundo de hoy, en sus cambios y nuevos paradigmas. Este líder gerente debe participar en el rediseño de los procesos de la organización, en conjunto

con su equipo de trabajo. Entender el porqué de los cambios, resolver dudas al respecto, aportar con soluciones y sentirse parte de la búsqueda y resolución de problemas, integrarse en los planes estratégicos. Así transmitirá mayor entusiasmo en los proyectos de la Dirección o Administración a la plana operativa, en la mejor gestión y calidad de los procesos productivos. Al mismo tiempo, el líder creará equipos de trabajo y delegará parte de sus funciones para poder ver todo en forma eficiente. El líder debe tener bien claro que la implementación de los cambios es un proceso es gradual; no exento de obstáculos, que después de su implementación del cambio, debe convertirse en prácticas de uso continuo. Pág. 6 de 15


El liderazgo se presenta en organizaciones con procesos continuos de producción de bienes y servicios, tanto hacia el interior como hacia el exterior de la empresa. Por tanto, el líder en su condición de visionario debe estar preparado o prepararse para el futuro. Las condiciones de un mundo globalizado son dinámicas, las tecnologías de proceso van mejorando día a día. Las modificaciones, optimizaciones y automatizaciones realizadas hoy día no son para toda la vida; van cambiando con el tiempo. Gracias a que el líder, en cuestión, fue capaz de entender el porque de los cambios, ha colaborado y se espera que continúe colaborando, es posible visualizar que esté consciente que los cambios del tipo tecnológico son extremadamente dinámicos y por tanto requieren de una revisión permanente. La habilidad de líder para adaptarse a los nuevos tiempos lo ayudará a mantenerse vigente en este mundo dinámico en el que se desenvuelve. . El gerente como líder del cambio debe entender que: 

El líder es importante para asegurar que haya futuro para las personas a quienes lidera y a su vez los trabajadores deben estar convencidos que en la compañía hay un futuro, un lugar, para ellos.

El líder trabaja sobre el sistema y es responsable del sistema como un todo, desarrolla una visión compartida que integra con sus seguidores respecto a visión, misión, objetivos y valores.

El líder define tareas, funciones y procesos en conjunto con su equipo, comparte expectativas sobre el desempeño, minimiza las evaluaciones ajenas, actúa como facilitador. Por otro lado, se tiene que la comunicación es una herramienta fundamental para superar obs-

táculos de personal o jefatura contraria a procesos de cambio organizacional, cuando un supervisor o jefe entiende lo qué hay detrás de un proceso de cambio y el por qué, entonces su participación pasa de ser pasiva a activa, por lo tanto se debe evitar caer en errores típicos o comunes que pueden desmotivar a las personas involucradas en un proceso de cambio. 

 En tal sentido, es importante destacar que las organizaciones para enfrentar los altos niveles de incertidumbre y cambios acelerados no pueden seguir funcionando desde la perspectiva de la individualización de sus integrantes, sino agrupados en equipos, capaces de abordar con creatividad e innovación las soluciones a los problemas que estas enfrentan y enfrentarán. Ello hace necesario con toda la justificación que amerita el caso; recurrir e incorporar en este proceso de manejo del cambio, la figura de los líderes. Hoy día está surgiendo una nueva concepción de la manera cómo actúan los líderes en las organizaciones. En el marco de la realidad actual, las organizaciones están operando en ambientes extremadamente volátiles, inseguros, llenos de incertidumbre. Las organizaciones, algunas con más

Pág. 7 de 15


éxito que otras, están descubriendo la importancia y la necesidad de contar con líderes que sean capaces de que las personas acepten los retos que generan estos cambios. Los líderes son mediadores entre las estructuras mentales de los gerentes y la concepción estructural de las disciplinas que tratan de explicar y atender el cambio, así como también de las estructuras cognoscitivas de sus integrantes; tarea nada sencilla, por lo complejo que resulta establecer un nivel de comprensión y aceptación que satisfaga a estas propuestas, muchas, la mayoría de las veces, encontradas. La función de los líderes que requiere este nuevo entorno de las organizaciones, tiene que ser visto como un servidor de sus seguidores; los verdaderos protagonistas dentro de los procesos de adaptación a los cambios. El modelo del liderazgo y de los líderes es ante todo el de un gestor, facilitador de procesos adaptativos, cuya función entre otras, es la de potenciar interrelaciones y generación de expectativas que surjan entre todos sus constituyentes; propiciar un clima de confianza, que haga posible la movilización de sí mismos, hacia la aceptación y manejo de los problemas que deben enfrentar; teniendo cuidado y haciendo énfasis en evitar el riesgo que representa el stress causado por los cambios. Por ello, los líderes a través de procesos de enseñanza-aprendizaje, utilizando diversas modalidades, orientan a asumir con claridad y al mismo tiempo con mucha seguridad, la necesidad que tienen los seguidores de trabajar en sus problemas. De este modo se observa que hay un cambio radical en el liderazgo de este momento, y el que se ha venido utilizando para dar respuestas a los problemas y sus soluciones de épocas precedentes. Romper estos paradigmas de la forma de trabajar en las organizaciones en este mundo híper competitivo y cambiante de inicios del siglo XXI y años subsiguientes, permitirá repotenciar a las organizaciones para que generen nuevas formas de trabajar y generación de nuevas riquezas. Estos momentos de mayor incertidumbre, de rápido crecimiento y de cambios a todo nivel: políticos, sociales, económicos, tecnológicos y de orden legal, en que actúan las organizaciones, conllevan a que las mismas puedan aprovechar estas situaciones para seguir aprendiendo y transformando en oportunidades los problemas que enfrentan. Los líderes actuales deben fomentar estas iniciativas en el contexto de sus organizaciones; en una perspectiva diferente, real e integral, descubriendo todas las variables que hagan posible el éxito y el de sus asociados, mediante estrategias de aprendizaje que promuevan el diálogo, ejercicios de discusión y de interpretación de sus realidades. Entre las funciones del liderazgo se encuentra, guiar a las organizaciones a desarrollar cambios profundos, los cuales no siempre representan para sus miembros eventos emocionalmente felices, pero sí necesarios para transformarlas en organizaciones globales de clase mundial. El nuevo modelo económico y su marcada tendencia hacia lo global, hace pensar, sentir y actuar a los líderes, en escenarios donde los problemas locales son reemplazados por una atención más foPág. 8 de 15


calizada en lo internacional. Ello sugiere que los líderes en este nuevo milenio, tienen que concentrar sus esfuerzos para atender con éxito estos desplazamientos, a gestionar el cambio y su adaptación, conjuntamente con sus asociados. Contribuyendo a movilizar su atención, en asumir la plena responsabilidad por la solución de sus problemas. Para ello, se hace necesario contar con recursos humanos que acepten vivir en ambientes de incertidumbre o prepararlos para ello, ayudándoles con su ejemplo, a manejar con éxito las paradojas de este mundo en constante proceso de cambio. Ello implica que los líderes del siglo XXI, buscando aprovechar las oportunidades que se presentan en toda crisis, medien con sus asociados, en la conformación de equipos de trabajo, lo que conlleve a cambiar los modelos tradicionales de estructuras verticales de organización. La tendencia en las arquitecturas de las organizaciones, se centrará en estructuras más planas, con orientación al trabajo en redes, en virtud de los avances tecnológicos. La consecuencia que acompaña esta nueva forma de trabajar, necesariamente requiere de una mejor preparación de los recursos humanos de las organizaciones. Estos deben mantenerse constantemente actualizados y deben orientarse a un modelo integrador de pensamiento analítico y manejo adecuado de las emociones. En síntesis, el liderazgo será una “actividad”, que no sólo atañe a quienes ocupan cargos de gerencia, sino que estará repartido entre todos los miembros de una organización. En el fondo, toda persona que se incorpore en una organización, deberá tener siempre la disposición de tener más preguntas que respuestas y de aceptar el reto que esto supone ___________________ Referencias Zamora, Angel y Poriet, Yenitza (2006). Papel de los líderes y nuevas tendencias del liderazgo en el siglo XXI. [Documento en línea]. Disponible: http://www.apuntesinternacionales.cl/wpcontent/uploads/2012/12/papel-lider-siglo-XXI.pdf [Consulta: 2013, Marzo 25]

Pág. 9 de 15


El gerente y la comunicación en el proceso de cambio organizacional Autor: Nalve Mireya Zambrano

Temas como la comunicación humana y organizacional, el rol del gerente comunicador y sus actitudes ante el cambio, están incididos por diversos factores o tendencias que intervienen en cada uno de ellos y sus constantes transformaciones. Lo primero que es posible afirmar sobre la comunicación es que es un proceso que va más allá de la condición humana y que se transfiere a todas las organizaciones creadas por el hombre. Las condiciones que lo determinan, lo conservan a la expectativa y decidida disputa por permanecer, como el camino para dirigir el futuro del cual los gerentes y todos quienes componen la organización deben ser promotores. En cualquier caso se requiere de la existencia de un Gerente Comunicador. Todo gerente de una organización que lleve adelante procesos de gerencia del cambio, debe considerar que la comunicación de abajo hacia arriba es mucho más difícil y menos eficiente para el logro de los objetivos que la comunicación de arriba hacia abajo, por ello es necesario mejorar los canales de comunicación internos de la organización en ambos sentidos. El gerente debe dominar aparte del aspecto técnico, logístico, estratégico y financiero en su conjunto, otro elemento de singular importancia, el talento humano de la organización. El gerente líder tiene que comunicarse de manera efectiva con su personal, al mismo tiempo que debe proyectar la imagen de la organización y valorar objetivamente los requerimientos para hacer facilitar la asimilación de una identidad organizacional propia. El gerente debe estar consciente de que su actuación como líder es observada con detalle por todos, dentro y fuera de la organización, por esto a través de su conducta, actitudes y personalidad se permea la imagen de la organización. 
El gerente debe conocer a la organización a través de la información previamente filtrada por su equipo de gerentes medios, y a la vez involucrarse e interesarse en todos los aspectos, comportamientos y niveles internos de la organización, sin necesariamente delegar responsabilidades para analizar problemas y situaciones, gestionar recursos y apuntalar las necesidades del personal a su cargo. Las organizaciones hoy día son más complejas y el entorno que las rodea las hace más comPág. 10 de 15


plejas aún, sobrevivir a las variadas presiones internas y externas, es un reto inexcusable para quienes asumen un cargo gerencial dentro de una organización. Poseen múltiples funciones, características y roles de papel, sin embargo, existen muchas otras funciones implícitas o sobre entendidas. La responsabilidad parece ser ilimitada siempre buscando que se administre con eficacia y eficiencia, en forma simultánea y armónica. El nivel de complejidad del entorno genera dificultades de gobernabilidad para el manejo exitoso de las organizaciones, que desafían la sabiduría convencional y promueven un cambio de mentalidad y de acción, en el comando de la dirección, no sólo para comprender las nuevas situaciones sino para anticiparse al cambio, y verlo como una oportunidad, sino ser capaces de comunicarlo. El gerente de hoy en la era de la información debe poseer suficiente experiencia tecnológica para comprender los procesos comunicacionales modernos. Así mismo delegar responsabilidades comunicacionales, tratando de no perder el control del mando y como consecuencia la credibilidad se inclina hacia los expertos en comunicación. Otro desafío que enfrenta el gerente es el manejo del conflicto como fuente de aprendizaje, a través del dialogo en el que prevalezca el respeto por la diversidad y las diferencias individuales, como fuente de ventajas competitivas, ser capaz de comunicar a toda la organización con claridad es un reto aún mayor. Valorar la comunicación como el proceso movilizador de las organizaciones, las cuales logran su supervivencia y éxito a través de ella es imprescindible dentro de los retos gerenciales. Generalmente, la gerencia de las organizaciones maneja la comunicación en sus dimensiones interpersonales, grupales, corporativas y sociales, dejando de lado el hecho de que la comunicación ejerce una función transformadora sobre la gerencia y sobre todos los integrantes de la organización. Una organización podría tener su propia visión, misión, objetivos, estrategias y cultura definidas pero si no son debidamente comunicadas y difundidas, la mayoría de sus miembros permanecerá trabajando en forma aislada, sin establecer una identificación consciente con el presente y el futuro de la misma. El gerente debe insistir en establecer procesos de comunicación efectivos que den la vinculación de las partes, la organicidad que evite que se paralice el sistema, y que por el contrario logres su desarrollo armónico. La gerencia efectiva de la comunicación genera un adecuado clima organizacional. La gerencia que decide no compartir información para demostrar superioridad y no interviene en aspectos importantes de las relaciones interpersonales genera un desequilibrio en la gerencia de los procesos comunicativos, que origina a su vez la culpa, la descalificación, el resentimiento, Pág. 11 de 15


la violencia, el chisme, el rumor, la desmotivación y todo ello deviene en resultados poco efectivos. El equilibrio parte de intercambiar información constantemente y compartir la visión de las cosas. El gerente, como responsable de la planificación, organización, dirección y control del desempeño, debe poseer y poner en práctica su capacidad creativa para lograr que la organización funcione con todos sus elementos vinculados y en permanente interacción. Cuando se gerencia el cambio dentro de la organización, la única forma de no crear una crisis interna, producto de éste, es disponiendo de mecanismos comunicacionales y de motivación que le permitan al gerente lograr la identificación de los empleados con dichos cambios, esto significa que la comunicación se convertiría en herramienta estratégica para el cambio. La gerencia de los procesos comunicacionales estriba en la capacidad que se tenga en esta área o de las destrezas para tomar decisiones en la búsqueda de auxilio externo, de técnicos en comunicación, que realicen un diagnóstico y implanten los enfoques y procedimientos necesarios y efectivos en relación a problemas comunicacionales que surjan. La era de las comunicaciones es una designación que brota de las grandes transformaciones y magnitud de alcance de la comunicación. No es posible imaginar una acción directiva sin dirección o una comunicación sin dirección. La práctica de la comunicación organizacional es altamente compleja y abarca factores individuales, grupales, sociales, físicos, virtuales. Los problemas de la comunicación efectiva dentro de las organizaciones aumentan de forma directamente proporcional al tamaño de la organización. Hoy día el capital y el factor humano son considerados el más importante recurso de la organización, a pesar de ello existen dudas en relación a los procesos comunicacionales y a su importancia dentro de las organizaciones. Lograr un modelo perfecto de comunicación parece una labor imposible a pesar de los grandes avances comunicacionales, y del hecho indiscutible de que el hombre siempre tendrá la necesidad y la obligación de comunicarse. En las organizaciones es de gran importancia crear estructuras de desarrollo organizacional que faciliten la coordinación de las actividades y el control de las acciones de todos sus integrantes, pero también los procesos comunicacionales a lo interno y con el entorno. Cambio, según indica el diccionario es " acción o efecto de cambiar ", que a su vez es dar, tomarlo poner una cosa en otra, variar, transformar, alterar. La palabra cambio se ha hecho familiar en las más diversas organizaciones y se ha convertido en un protagonista del quehacer organizacional. Existe la aceptación de que el cambio es una realidad, que afecta fuertemente, de hecho lo único sólido a lo cual es posible asirse, es a la seguridad de que cualquier cosa que pasa hoy, ya habrá cambiado al día siguiente. El papel del gerente del cambio como comunicados es Pág. 12 de 15


vital para que sea capaz de hacer llegar a todos los niveles esta percepción. El cambio que se realice, perturbará en algún grado las relaciones de poder, estabilidad de roles y satisfacción individual al interior de la organización. La gente solo busca el cambio cuando experimenta una fractura en el proceso estándar es allí donde la comunicación debe facilitar que se comprenda suficientemente bien el cambio para identificar y prever nuevas fracturas, nuevos cambios. El cambio es más eficaz llevarlo a cabo en colaboración con los involucrados, sin embargo es necesario que exista una compresión compartida, dentro de la organización, de que él quiebre que se puede originar en el ámbito de la comunicación y comprensión sin afectación de la productividad y calidad. Este proceso puede desarrollarse conscientemente, es posible elegir con claridad la dirección que lo facilite. Un proceso bien llevado de cambio envuelve lograr una transformación personal, que hace que el hombre inicie un análisis de revisión interior y de autoconocimiento. En este cambio, como proceso de aprendizaje permanente, deben involucrarse la alta gerencia de la organización y también todos sus trabajadores, para ello es indispensable el gerente comunicador que sea capaz de luchar con la tendencia natural de las personas de resistirse al cambio. Es preciso desarrollar una actitud y mentalidad abierta a los cambios, una cultura del cambio es por ello que los cambios organizacionales no deben dejarse al casualidad, ni a la indiferencia de la costumbre, menos a la espontaneidad, deben planificarse adecuadamente e ir acompañados de procesos comunicacionales desde la alta gerencia que transmitan a toda la organización el hecho de que estos se dan bajo el control y seguimiento indispensables. Para concluir, es posible afirmar que el proceso de cambio juega un papel importante en las organizaciones, la estrategia de avance consiste en practicar un dominio sobre el cambio. Aparece el concepto de la comunicación Organizacional, que se ocupa de difundir entre las personas las ideas necesarias para afrontar y dirigir en mejor forma los cambios y vencer la resistencia que provoca en ellas y en los grupos de la organización. Con el aporte mutuo empleados y organización, con la responsabilidad y compromiso todos pueden ser agentes de cambio que permitirá una efectiva y renovada gestión en la organización. ___________________________________ Referencias Salazar, Wettel (2000). El rol del Gerente Comunicador como elemento incidente en el proceso de Cambio Organizacional. [Documento en línea]. Disponible: www.publicaciones.urbe.edu/index.php/cicag/article/viewArticle/297/557 [Consulta: 2013, Marzo 25] Pág. 13 de 15


.

UNIVERSIDAD DE YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO DOCTORADO EN GERENCIA SEMINARIO AVANZADO LA GERENCIA Y EL APRENDIZAJE ORGANIZACIONAL

GERENCIA DEL CAMBIO

NALVE MIREYA ZAMBRANO

Año 1 – Nº 1 – marzo de 2013

Pág. 14 de 15


Pรกg. 15 de 15


Gerencia del Cambio Organizacional  

Papel del Gerente en el proceso de liderazgo y comunicacional de la Gerencia del Cambio Organizacional

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you