Issuu on Google+

El primer ejemplar de “Egin” vio la luz el 29 de septiembre de 1977. Es fruto de una iniciativa popular sin precedentes, mediante la aportación de pequeñas participaciones (de 2.000 y de 5.000 pesetas) por parte de casi cuarenta mil personas. Se reunieron casi 100 millones de pesetas. El proyecto se estructuró inicialmente en torno a dos empresas: Orain S.A., editora de “Egin”, y Ardatza S.A., gestora de los talleres de producción e impresión.

En 1985 comenzó un proceso de modernización y renovación del proyecto empresarial y periodístico. En la segunda mitad de la década de los ochenta se incorporaron los ordenadores a la redacción, se interconectaron las delegaciones y se pusieron en marcha ediciones locales, que supusieron un importante relanzamiento de la difusión.

En 1992 culminó el profundo proceso de renovación tecnológica (nueva rotativa y sistemas

«La voz de los sin voz» Breve historia de “Egin”

En sus principios fundacionales “Egin” apuesta por una óptica nacional de Euskal Herria, su reconocimiento como nación, la defensa del euskara y la convergencia de fuerzas vascas en ese ámbito, reafirma su independencia de grupos de poder y expresa su rechazo a toda forma de opresión y explotación. El diario nació con la pretensión de «dar voz a los sin voz, haciéndose eco de los movimientos y aspiraciones populares». Pronto se hizo un hueco y consiguió prestigio en la prensa vasca al ofrecer contenidos e informaciones que otras cabeceras y medios no atendían.

informáticos y de procesamiento), de formato (cambia el diseño e incorpora el color) y de reorganización redaccional, con una notable ampliación de contenidos. El 8 de noviembre de 1992 salió el primer número del renovado “Egin”, con Jabier Salutregi como director y Teresa Toda como subdirectora. La finalidad del proceso era, según sus promotores, alcanzar un «producto periodístico de alto diseño profesional y técnico». La inversión global se elevó a 1.000 millones de pesetas. El periódico experimentó un importante incremento de las ventas. “Egin” tenía su redacción central en

Hernani, delegaciones en Bilbo, Iruñea y Gasteiz y corresponsalía en Baiona.

Durante todos sus años de existencia, “Egin” estuvo en el punto de mira de fuerzas de seguridad, grupos parapoliciales, tribunales españoles y determinada clase política. Además de sufrir algunos atentados en sus instalaciones y tres secuestros judiciales, recibía continuas amenazas, persecución y campañas de incriminación. Egin Irratia fue también víctima de diversos sabotajes durante su singladura. Directores y responsables del diario, además de algunos periodistas, fueron citados ante los tribunales bajo diversas acusaciones relacionadas con informaciones difundidas y, en algunos casos, condenados. El caso más grave fue el del periodista Pepe Rei, jefe del equipo de investigación, que llegó a ser encarcelado bajo la acusación de colaborar con ETA y posteriormente absuelto.

En diciembre de 1993, efectivos de la Ertzaintza entraron en la sede central de Hernani con mandato judicial y requisaron abundante información del equipo de investigación, incluidos datos referidos a sus fuentes de información, un aspecto protegido incluso legalmente en la actividad periodística. Este acoso dio pie a una enorme corriente de solidaridad popular con el medio, bajo el lema «Seguimos, seguiremos», que culminó con una multitudinaria manifestación de apoyo en Bilbo.


Otro de los métodos de desgaste del periódico fue el estrangulamiento económico mediante la supresión de la publicidad institucional. Poderes provinciales, autonómicos y estatales aplicaron un activo boicot en este terreno mientras premiaban a otros medios. Llegaron incluso a presionar gravemente a anunciantes particulares para que no realizaran inserciones publicitarias en “Egin”. Asimismo, desde el Gobierno de Madrid se denegaron las “ayudas al papel” (desde 1977 hasta su supresión en 1986) que por ley correspondían a este medio, a pesar de las sentencias judiciales favorables.

En 1987 se puso en marcha la emisora radiofónica Egin Irratia mediante una licencia provisional de emisión. A diferencia del resto de emisoras aspirantes, a las que se concedió autorización para todo el territorio de la CAV, a Egin Irratia solo se le permitió una reducida cobertura territorial y una frecuencia que contravenía las normativas internacionales sobre radiodifusión. A finales de 1992, con el pretexto de que incumplía los «parámetros técnicos asignados», el Gobierno de la CAV suspendió la licencia de emisión, pese a demostrarse documentalmente que se cumplían escrupulosamente los requisitos.

La madrugada del 15 de julio de 1998 tuvo lugar la “Operación Persiana” ordenada por el juez Baltasar Garzón, titular

Documento original en el que se recogen las líneas maestras de la política informativa, los objetivos y el sistema organizativo para la fundación de “Egin”, redactado en febredo de 1977.

PRINCIPIOS FUNDACIONALES DE “EGIN” (1977) 1.

4.

El periódico es de Euskadi y tendrá como óptica una visión nacional y unitaria de ella.

El periódico se opondrá a toda forma de opresión y explotación.

2.

El periódico será independiente, tanto de las fuerzas e instituciones económico-financieras como de las políticas.

El periódico defenderá y promocionará todo lo que favorezca la realidad nacional de Euskadi y su reconocimiento.

3.

El euskera, lengua nacional, será difundida y promocionada por los servicios informativos y técnicos del periódico, que será bilingüe.

5.

6.

El periódico apoyará la convergencia de las fuerzas vascas y propiciará la expresión de todas aquellas que defiendan los principios enunciados.


Comida popular en un “Egin Eguna” celebrado en las campas de Urdiain.

Egin

Imagen de la redacción central de “Egin” en Hernani.

Egin

del Juzgado de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional española. 200 policías uniformados y armados, dirigidos por el magistrado, tomaron las instalaciones del periódico y la radio en Hernani, mientras se desarrollaban intervenciones simila res en Bilbo, Iruñea y Donostia. Once personas relacionadas en diferentes etapas con los órganos directivos y empresariales del periódico fueron detenidas esa noche. A las 11 de la mañana, Garzón ordenó precintar las instalaciones en lo que representaría a la postre el cierre definitiv o del medio de comunicación. 250 trabajadores del grupo de empresas Orain S.A. (edición), Ardatza S.A. (producción) Hernani Inprimategia S.L. (impresión), Erigane S.L, (patrimonio inmobiliario) y Lema 2000 S.L. (publicidad) quedaron sin empleo.

Redacción de los suplementos semanales.

Egin

Días más tarde fueron detenidas más personas, entre ellas la que fuera subdirectora del medio, Teresa Toda, y el entonces director, Jabier Salutregi, que pasaron posteriormente a formar parte de los 18 imputados en el proceso judicial, entre los que se incluyó en marzo de 1999 al periodista Pepe Rei. Las acusaciones contra los procesados eran subordinación a ETA mediante integración o colaboración con banda armada, alzamiento de bienes y fraude a la Seguridad Social. El caso fue incorporado al macrosumario conocido poste-

riormente como 18/98, en el que se encontraban otras personas vinculadas a movimientos políticos y sociales de la izquierda abertzale.

El 21 de noviembre de 2005 comenzó en Madrid el juicio del macrosumario 18/98 con 47 procesados, para los que se pedían 525 años de cárcel. Se prolongó durante 16 meses. El 30 de noviembre de 2007 se produjo una vasta operación policial para la detención y encarcelamiento de la gran mayoría de procesados, aun sin haberse hecho pública la sentencia del sumario 18/98, que llegó el 19 de diciembre. El fallo de la Audiencia Nacional impuso a los procesados por el caso “Egin” condenas que iban de los 4 a los 24 años de prisión y que sumaban un total de 150 años.

El 22 de mayo de 2009, el Tribunal Supremo, tras admitir los recursos de casación presentados por la defensa de los condenados, emitió sentencia y dejó sin efecto la declaración de ilicitud de actividades y la disolución de Orain S.A. y del resto de empresas dedicadas a la edición de “Egin” y de Egin Irratia, e invalidó «el comiso y liquidación de su patrimonio». Sin embargo, el patrimonio no fue devuelto a sus propietarios legales y las instalaciones y maquinaria del periódico y la radio en Hernani se encuentran en estado de práctica ruina. El Supremo redujo las condenas a casi la mitad.


CONDENADOS POR EL CASO “EGIN” ACTUALMENTE EN PRISIÓN (JULIO DE 2013)

Jabier SALUTREGI (7 años y 6 meses)

Teresa TODA (6 años)

Xabier ALEGRIA (12 años y 9 meses)

Joxean ETXEBERRIA (12 años)

Carlos TRENOR (10 años y 6 meses)

Isidro MURGA (8 años)

Patxo MURGA (8 años)

Jexus Mari ZALAKAIN (8 años)

Pablo GOROSTIAGA (7 años y 8 meses)

Manu INTXAUSPE (7 años y 8 meses)

Xabier OTERO (1 año y 10 meses)

Maite MENDIBURU (absuelta)

EN PRISIÓN ATENUADA

José Luis ELKORO (8 años)

EN LIBERTAD

Iñaki ZAPIAIN (1 año y 10 meses)

(*) A José Luis PERSONAS EXCLUIDAS DEL CASO POR RAZONES DE SALUD O FALLECIMIENTO Elkoro, Jexus Mari Zalakain y los hermanos Isidro y Patxo Murga la condena impone, además, el pago conjunto de una Ramón URANGA Pepe REI J. RAMÓN ARANGUREN Manu ARANBURU (apartado de la deuda de 1,7 mll (archivo provisional (archivo provisional (apartado de la causa por de euros en de la causa por de la causa por causa por salud y concepto de motivos de salud) motivos de salud) posteriormente fallecido) fallecimiento) «responsabilidad civil».


Letras para la libertad - historia