Page 1

1

La escuela en un escenario cambiante

Cuando se comienza a hablar de la inserción de la tecnología en la escuela la temática remite inevitablemente a contextualizar la cuestión en torno a las sociedades del conocimiento o sociedades de la información. En muchos casos, ambas expresiones se emplean de manera indistinta para referir al mismo fenómeno social. Si bien su uso está muy extendido en la actualidad, cuando de formular políticas públicas sobre Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) se trata, su génesis se remonta a varios años atrás cuando algunos especialistas percibieron los primeros indicios de que la Sociedad Industrial comenzaba a transformarse en un tipo de sociedad distinta, en la que el control y optimización de los procesos industriales empezaba a ser sustituido, en cuanto a clave económica, por el control y manejo de la información. Lo presentado anteriormente, implica que se da un fuerte impacto en las sociedades del conocimiento sobre los sistemas e instituciones educativas. En el siguiente vídeo, el pedagogo español Manuel Area Moreira reflexiona sobre estas sociedades y sus implicancias sociales y educativas. https://youtu.be/BLCZtpFaCbA Algunos de las cuestiones que surgen ahora son:

Naiara Belén Parra Kaisserián. Material extraído de la cátedra de la prof. Larango – ENS4.


• • •

La cantidad y diversidad de conocimientos, textos y productos que circulan aumentan en forma exponencial y permanente. Se modifica la percepción del espacio y del tiempo: nada es lejano, hay tiempos diferentes. La alfabetización no se restringe al acceso a la lectura y escritura, surgen nuevas alfabetizaciones relacionadas con nuevos modos de producir a través de lenguajes audiovisuales. El acceso a nuevos medios como internet y recursos multimediales que genera nuevas demandas en términos de competencias. La escuela es desplazada como el canal privilegiado en el cual los estudiantes entran en contacto con la información sobre el mundo. La tarea docente es atravesada por ejes de cambio: nuevos métodos de enseñanza, nuevas identidades e interacciones sociales.

Frente a estos nuevos escenarios, no cabe duda que el rol y el desempeño docente se ha diversificado y complejizado y ante estos nuevos retos y desafíos nos posicionaremos ante la tecnología desde diversas miradas: con interés, con temor y recelo, con deslumbramiento (Trech, 2006) Esta situación nos debe llevar a reflexionar sobre el concepto de brecha digital: La brecha digital se define como la separación que existe entre las personas, comunidades, estados, países, etc. que utilizan las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) como una parte rutinaria de su vida diaria y aquellas que no tienen acceso a las mismas y que, aunque las tengan no saben cómo utilizarlas. Para reducir la brecha digital es necesario superar: • •

Divisoria tecnológica: disponibilidad de computadoras y acceso a la Red. Divisoria de aprendizaje: aquellos que poseen los saberes necesarios para un uso efectivo de las TIC y los que no ( desarrollo de habilidades de orden superior)

En un artículo que dio la vuelta al mundo en 2001, Marc Prensky presentaba la “brecha digital” como el enfrentamiento en las aulas de dos generaciones: aquella que ha crecido con la omnipresencia de los dispositivos digitales, y que ya no puede entender el mundo sin ellos, y aquella que se crió con los libros y los profesores tradicionales, a la que le resulta cada vez más difícil llegar a su público más joven. Los primeros son los Nativos Digitales, que hablan el idioma del nuevo mundo de manera natural, y no entienden los métodos de sus profesores tradicionales. Todo va demasiado lento para ellos, no conciben que el papel no les “responda” como lo hace la pantalla de sus dispositivos digitales y su atención cambia continuamente de foco. Naiara Belén Parra Kaisserián. Material extraído de la cátedra de la prof. Larango – ENS4.

2


Los segundos, los Inmigrantes Digitales, imprimen sus correos y llaman por teléfono para asegurarse de que han sido recibidos. Se desesperan por la “falta de seriedad” de sus alumnos, y asisten atónitos a la creciente ineficiencia de sus antiguos métodos de enseñanza. Disponemos del siguiente video que explica este concepto. Estos conceptos ya no son actuales, ya que las diferencias de acceso no están marcadas por la edad, sino que otros factores. Entonces, para lograr una eficaz alfabetización digital, no alcanza con introducir las TIC en las escuelas enfocándose solamente en los equipos y sus programas. Alfabetización digital implica tener competencias en los: • • • •

nuevos nuevos nuevos nuevos

modos modos modos modos

de de de de

hacer y producir pensar sobre la información y el conocimiento: entender el mundo relacionarse

En esta escuela inserta en un escenario cambiante y llena de tecnología, el aprendizaje se da en tiempos y espacios diferentes, aparece aquí el concepto de aprendizaje ubicuo. Este concepto nos lleva a preguntamos: •

• •

¿Cómo se modifican los espacios de aprendizaje y se flexibilizan los tiempos de aprendizaje cuándo las posibilidades tecnológicas permiten traspasar las paredes del aula? ¿Cómo impacta en la escuela la posibilidad que el aprendizaje se de en cualquier momento y en cualquier lugar? ¿Cómo las tecnologías aumentan la posibilidad del trabajo colaborativo y en red?

Veamos qué nos dice Nicholas Burbules: https://youtu.be/GbWdQCMS4VM La formación ubicua integra el aprendizaje y la tecnología ubicua dentro de una estrategia formativa y uno de sus frutos más conocidos es el m-learning (utilización de dispositivos móviles para el aprendizaje). Actualmente, las tecnologías ubicuas permiten el acceso a los recursos formativos; por ende, se puede acceder a ellos desde cualquier lugar y en cualquier momento. Una de las ideas que propone Burbules, es la de repensar las actividades de la escuela en relación a lo que sucede en otros contextos. El aprendizaje se puede dar en cualquier momento, en cualquier lugar.

Naiara Belén Parra Kaisserián. Material extraído de la cátedra de la prof. Larango – ENS4.

3

La escuela: un escenario cambiante.  
La escuela: un escenario cambiante.  
Advertisement