Issuu on Google+

Trabajo en biblioteca en informática 5ª grado a turno mañana integrante del grupo: Erika Celeste y Gaston Agustín


EL MONO GRAMATICO

Tarzan agradece a los monos que estar en el lugares que estar Tarzan

Yo les agradezco que estén aquí

El día en que tarzan estar hablando tarzan Hoy quiero conmemorar con ustedes el día del querer conmemorar con los que escuchar el árbol día del El árbol ser el mejor amigo de los monos y monas y a tarzan

El árbol es nuestro mejor amigo

El árbol dar sombra casa y comida a los monos y a tarzan

Los arboles nos da vida y hogar

El árbol permitir desplazarse por las ramas del árbol a los monos y a tazan

Los arboles es nuestro medio de trasporte

Hermanos y hermanas no dañar los arboles

Nosotros no debemos dañar los arboles

Los arboles ser la fuente de vida y esperanzas de Los arboles son nuestra fuente de vida y tarzan y los monos esperanza


El hombre con un sueño Vivía en la ciudad de El Cairo un hombre que trabajaba mucho para ganase el pan. Trabajo tanto que, se durmió debajo de una higuera que había en su jardín. En sueños, vio a un hombre que decía: _Tu fortuna esta en Isfajan. Ve a buscarla. El hombre despertó y emprendió el largo viaje. Corrió peligros en el desierto y los ríos, con los bandidos y las fieras, y al fin llego a Isfajan. Como era de noche se durmió en un patio, pero ante de amanecer unos ladrones intentaron robar la casa de al lado. Los vecinos se despertaron y gritaron. Aunque los ladrones escaparon por la azotea, cuando la policía llego, busco por todas partes y encontró al hombre que dormía. Creyendo que era un ladrón le dieron unos palos y lo llevaron a la cárcel. El juez lo llamo y le pregunto: _ ¿De dónde vienes? ¿Qué haces aquí? El hombre contó la verdad y dijo: _Vengo de El Cairo y estoy en esta ciudad, porque un hombre me ordeno en un sueño que buscara aquí mi fortuna. Pero ya veo que mi fortuna deben ser los palos que me dieron. El juez se rió: _ ¡Hombre loco! Yo soñé tres veces con una casa en El Cairo, en cuyo fondo hay un jardín. En el jardín hay una higuera y bajo la higuera hay enterrado un tesoro. No le hice ningún caso a esa mentira, y tú has viajado en medio de grandes peligros solamente por un sueño. No quiero verte más por aquí. El hombre volvió a su ciudad. Cavo bajo la higuera de su casa y hallo el tesoro que había soñado el juez. Así encontró su tesoro.


erika y gaston