Issuu on Google+

REFLEXIÓN DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE DE LAS ARTES VISUALES Y PRÁCTICAS

Ignacio Sánchez León Primaria D


REFLEXIÓN

Cuando llegué a la facultad en Septiembre, no sabía lo que me encontraría. Hasta entonces era el "mayor" en el instituto y, entonces, era un novato de primer año en la universidad. Al ver las asignaturas que me tocaban en el primer cuatrimestre estaba encantado, ¡eran sólo cuatro! pero qué cuatro... Me alegré de ver que entre ellas estaba Arte o plástica (o como sea, el nombre de la asignatura es demasiado largo y aún no me lo sé), como primer pensamiento tuve el que iba a ser la asignatura fácil, un poco peñazo y con la que conseguiría el aprobado sin esfuerzo, pero a lo largo de estos meses ese pensamiento se ha visto modificado por el de que espero que tenga esta asignatura el año que viene. También ha sido diferente en el aspecto de que ha sido más complicado de lo que todos creíamos, aunque llevándolo todo al día es cómoda. Esta asignatura (aunque creo que el profesor ha tenido mucho que ver) nos ha hecho ponernos las lentillas adecuadas para ver que la asignatura de plástica no es ni mucho menos la menos importante, ni una "hora libre"... Es una nueva manera, probablemente más interactiva de enseñar a los niños, de hacer que se planteen como resolver un problema, de hacer funcionar sus mentes y desarrollar su creatividad e inteligencia desde pequeños, de no desperdiciar una hora, una hora en la que el niño puede ser sacado de su rutina y convertirse de repente en el “mejor escultor de aluminio” de la clase, de recrear una obra con papel celofán de un cuadro que le guste, de imitar una imagen con los recursos que tenga a mano, de trabajar con la arcilla y hacer pequeñas esculturas, de idear, desarrollarse y crecer... pero sobre todo de expresarse, de expresar su sentimiento enfocado a cada actividad que se haga. Esta asignatura enseña como ser un buen profesor de plástica.



Reflexión de un curso