Page 1

Málaga

12

LUNES 20-8-2007 Málaga hoy

E S C A R A BA J O S

Plaga. En lo que va de año, más de 2.500 palmeras se han visto afectadas por este pequeño insecto en la provincia y otras mil esperan a ser tratadas o cortadas. Dos años de cuarentena y nuevas técnicas de detección parecen ser la única solución

EL REPORTAJE

Nacho Sánchez ■ MÁLAGA. Por pequeño que parezca, es uno de los animales más peligrosos que hay en la provincia. Es un escarabajo. Es torpe y muy lento. Toma su nombre popular de su forma y color. Es el picudo rojo. Y él sólo ha matado a más de 2.500 palmeras en Málaga en lo que va de año. Y otro millar de ejemplares está en lista de espera para ser arrancadas, porque la Junta de Andalucía ya les ha detectado la enfermedad, pero no da abasto para erradicar a este pequeño incordio. El picudo rojo, que ha llegado en forma de plaga desde el sudeste asiático y Egipto, afecta a las palmeras dactilíferas y canadienses, que representan el 90 por ciento de las 150.000 existentes en toda la provincia de Málaga. Hasta ahora, los municipios más castigados han sido Marbella, Estepona, Benalmádena y Mijas, aunque también se han dado numerosos casos en Torremolinos, Vélez-Málaga, Nerja y Rincón de la Victoria. En la capital sólo ha habido algún ejemplar aislado en la zona del Limonar, pero se teme que el minúsculo

La amenaza del picudo rojo depredador dé el salto a Málaga en cualquier momento. En todos los municipios se está librando una gran batalla y la mayor parte de concejalías de Parques y Jardines no paran de buscar soluciones para acabar con los picudos rojos, que incluso han obligado a cambiar las especies que se plantarán en el Palmeral de las Sorpresas que se ubicará en el muelle 2 del Puerto de Málaga. Los estudios demuestran que su proliferación es proporcional al desarrollo urbanístico. La plantación de ejemplares en paseos marítimos y nuevas avenidas, así como en residenciales, urbanizaciones privadas y casas particulares ha hecho que su número aumente de una manera espectacular, y por ello Málaga es la provincia más dañada de toda Andalucía. Pero no sólo le ha afectado a ella, sino también a todas las provincias mediterráneas andaluzas, a las del resto del territorio español y las del sur

de Europa. Así, la Unión Europea –tras las reiteradas peticiones, entre otros, del Ministerio de Agricultura– ha tomado medidas drásticas para luchar contra esta plaga y que significan mayores trabas legales para su exportación. La principal, los dos años de cuarentena

Los estudios demuestran que la proliferación del insecto es proporcional al desarrollo urbanístico de cada zona que debe pasar cada ejemplar antes de ser plantado en su nuevo emplazamiento. El primero de ellos en el país de origen y el segundo en el de destino. La nueva norma plantea varios problemas, independientemente

PLAGA SIN CONTROLAR. Las larvas se multiplican con rapidez y el picudo rojo acaba de igual manera con los ejemplares a los que alcanza, como el de la imagen de la derecha.

del nivel de seguridad que puedan tener las regiones de donde procedan las palmeras. El mayor inconveniente es encontrar zonas disponibles para almacenar y mantener vivos los ejemplares en el país de destino durante 12 meses. “Las palmeras son muy grandes y plantean problemas en puertos y aduanas, porque hay que buscar técnicas de almacenamiento disponibles”, explica José Manuel López, experto que organizó unas jornadas sobre el picudo rojo en el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) de Campanillas bajo la tutela de la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía. Allí se discutieron temas relativos a este pequeño insecto, entre otros la forma de almacenaje de las palmeras aletargadas para poder luego ser plantadas. Pero también las formas de actuar ante el escarabajo, ya que las medidas llevadas a cabo hasta ahora no han

conseguido acabar con la plaga. Además, existe el inconveniente de que es muy difícil de detectar y, cuando se visualiza el problema –es decir, cuando se puede ver la enfermedad a simple vista porque las ramas se achatan– la palmera ya no tiene cura. El tratamiento con insecticidas es posible, pero también conlleva una serie de efectos que pueden ser nocivos para el entorno. Y también se han utilizado técnicas de trampeo para cazar a los insectos una vez se ha detectado la plaga. Pero lo mejor, según los expertos, es el control fitosanitario de las unidades, en línea a la nueva normativa de la UE. Aún así, se están empezando a desarrollar nuevas técnicas de detección. Las más destacadas son la detección mediante los sonidos y los olores. La primera, a través de la detección acústica de los escarabajos en el interior de los troncos y la segunda mediante perros que son capaces de olfatear a los insectos, igual que pueden hacerlo con la droga en las aduanas. El instinto animal puede ser el salvador de los vegetales. Nuevas soluciones para nuevos problemas.

La amenaza del picudo rojo  

Reportaje sobre el daño que ha hecho este pequeño insecto en las palmeras de Málaga.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you