Issuu on Google+

Gran Málaga

14

MARTES 17-1-2006 Málaga hoy

E N T R E V I S TA

Gonzalo Fuentes. Secretario provincial de la Federación de Turismo de Comisiones Obreras En plena negociación del nuevo convenio de la hostelería, el res- rismo es el motor de la economía de Málaga, sus trabajadores viponsable sindical cree que el sector pasa un buen momento, aun- ven en la precariedad y que ello debe cambiar con el nuevo docuque con crecimiento moderado. Afirma que a pesar de que el tu- mento, que espera tener listo antes de Semana Santa

“No queremos tener que convocar una huelga” PERFIL

Treinta años en la hostelería

DECLARACIONES. El responsable de Turismo, Hostelería y Comercio de CCOO posa antes de la entrevista.

NACHO SÁNCHEZ ■ El sector de la hostelería inició la

semana pasada la negociación de su convenio con optimismo entre los sindicatos y pesimismo entra la patronal. Gonzalo Fuentes es el máximo responsable de Comisiones Obreras que participa en ellas. –¿Cuál es el estado de salud del sector turístico actualmente? –Creemos que el sector de la hostelería y el turismo de Málaga ha tenido el ciclo más bueno de los más de 60 años que llevamos de desarrollo turístico. La última década ha sido de oro: se ha duplicado el número de turistas y de ingresos y ha habido cinco millones más de pernoctaciones en hoteles. Ahora entra en un momento más tranquilo, pero en algún momento tenía que dejar de crecer a ritmos

tan grandes como hasta ahora. Ello no significa que no haya crecimiento, sino que será moderado. –Pero los empresarios dicen que el sector no va muy bien. –Los datos están ahí. Además, si alguien se ha beneficiado de la entrada del euro ha sido la restauración y los empresarios deberían ver que si ahora no ganan tanto dinero como antes y reducen algo sus ingresos, eso no son pérdidas, sino crecimiento moderado. –Aunque sí que existen diversos problemas estructurales. –Las falta de infraestructuras, la escasez de servicios o el mal saneamiento integral del agua son algunos de ellos. La inversión pública no ha apoyado el ritmo de crecimiento turístico en la Costa, ya que la población crece más rápidamente de lo que prevén.

GARCÍA VIVAS

–¿Y la estacionalidad? –Es un gran problema que además está creciendo últimamente, ya que afecta al 20 por ciento del sector. El caso es que si un empresario abre seis meses, tiene dinero para todo el año, pero los trabajadores no y eso hay que arreglarlo. Hacen falta más acciones de promoción, porque los turistas en verano vienen solos pero en hay que ir a buscarlos y aprovechar las ventajas que tenemos con la amplia oferta de turismo de sol y playa, cultural, golf, congresos o salud. –Pero Málaga no debe centrarse sólo en el turismo. –Queramos o no, es el papel que se le ha dado a la Costa desde hace mucho tiempo. Y ya que lo tenemos, hay que cuidarlo. Hay que potenciar el turismo y hacerlo bien para no acabar con él y que sepa-

Gonzalo Fuentes llegó a finales de los 70 a trabajar a Málaga en el hotel Málaga Palacio desde su localidad natal, Teba. Fue la época de la transición en la que España vivió la huelga más larga del sector turístico (casi 19 días) sólo por conseguir un sueldo base y no tener sólo que vivir de las propinas. Desde entonces, ha luchado por mejorar las condiciones laborales de los trabajadores. En estos años se ha conseguido el segundo día de descanso gracias a otra huelga durante el mundial de fútbol de España en 1982 o media hora para comer. Lleva muchos años como máximo responsable de la Federación de Hostelería, Comercio y Turismo de Comisiones Obreras. mos responder a cualquier crisis. –Es decir, que es una de las bases de la economía malagueña, pero, ¿por qué tiene entonces tan malas condiciones laborales? –La hostelería, por ejemplo, nunca ha tenido un gran reconocimiento social. Aunque es verdad que en los últimos años ha mejorado, las subcontratas, las ETT, la precariedad o la inestabilidad la han dañado. Nosotros lo que queremos es calidad en el trabajo con estabilidad y mayor formación. –Pero los empresarios dicen que les falta personal cualificado. –Históricamente nunca ha habido escuelas y los trabajadores han tenido que aprender el oficio de una manera autodidacta y poniendo mucho coraje. Hacen falta años de práctica, pero la precariedad que hay en el sector hace que los traba-

jadores se tengan que ir a buscar otros empleos porque no tienen estabilidad. Además, los empresarios se quejan sólo en verano, ¿pero el resto del año? ¿Qué hacen esos trabajadores? ¿No comen? –¿Intentarán mejorar eso con el nuevo convenio? –Queremos adecuar el convenio al siglo XXI y eso se consigue con la conciliación de la vida laboral y la familiar y mejorando las condiciones laborales: que los salarios crezcan dos puntos por encima del IPC, mayor estabilidad de las plantillas pasando del 77 por ciento al 80 por ciento de fijos (entre tiempo total y discontinuos), regular más los descansos y que el trabajo en festivo se pague bien. –Son muchas peticiones. Al convenio le preceden duras negociaciones, ¿cree que lo podrán conseguir todo? –Pedimos cosas muy razonables y no queremos utilizar ninguna me-

CONVENIO

“No hay profesionales cualificados porque los trabajadores no tienen estabilidad en el sector. Hay que mejorar sus condiciones” dida presión para conseguirlo, porque otros años hasta que no hemos convocado la huelga no nos han hecho caso. El objetivo es tenerlo todo listo antes de Semana Santa, sería muy positivo para el sector y le daríamos tranquilidad. –¿El convenio recogerá de alguna manera la ley antitabaco? –Nos ha pillado un poco a contrapié porque la propuesta ya estaba hecha hace tiempo, pero pensamos que se podría incluir algo. –¿Qué le parece la ley? –Seguro que traerá problemas porque no es normal tener que ver a un trabajador con su uniforme en la puerta de un hotel o un restaurante fumando y UGT y CCOO siempre hemos defendido que haya lugares para fumadores en cada empresa. Eso sí, muchos empleados siguen viéndose afectados porque trabajan en lugares en los que se puede fumar y su salud se ve dañada y no pueden elegir trabajar en sitios donde no se fume.

EL HUELGUISTA ES UN EX TRABAJADOR DE LA EMPRESA DE TRANSPORTES CRIMOBUS

Un parado cumple ocho días sin comer en protesta por el impago de sus salarios REDACCIÓN ■ MÁLAGA. Un ex trabajador de la em-

presa de transportes Crimobus cumplió ayer su octavo día de huelga de hambre en protesta por el impago de sus salarios, según informó el sindicato CGT en un co-

municado. Francisco Gutiérrez, que así se llama el parado, espera que el Juzgado de lo Social número 10 de Málaga se pronuncie sobre quien debe hacerse cargo de sus prestaciones por Incapacidad Temporal. Según explica CGT, se da la circunstancia de que el afec-

tado estaba de baja por lesiones derivadas de una agresión cuando fue despedido por Crimobus, “que no lo había dado de alta en la Seguridad Social”. El Partido Popular también anunció ayer en un comunicado que escribirá al Defensor del Pue-

blo Andaluz, José Chamizo, sobre este caso. La nota del PP detalló que este parado no recibe remuneración alguna desde hace 16 meses y achaca el retraso a la saturación de la Justicia en Málaga. El ex empleado en huelga de hambre realiza su protesta frente a

la puerta del Sagrario de la Catedral de Málaga. CGT subrayó que su inanición ha repercutido ya en su estado de salud, con “altibajos de tensión arterial, mareos e hipoglucemia” y que este trabajador “se obstina en prolongar la huelga de hambre hasta sus últimas consecuencias. Para colmo, el sindicato relata en su nota de prensa que “una pareja de desalmados” destrozaron el pasado domingo una de las pancartas que porta Gutiérrez en la Catedral entre insultos y amenazas, tras lo que se dieron a la fuga.


"No queremos tener que convocar una huelga"