Page 1

Artista Invitado del Mes

Daniel Mendoza


Artista Nabuart del Mes

DANIEL MENDOZA www.familiarvoicesmovie.com www.nigerianproject.com

Fotografías: Fotogramas pertenecientes al documental “Familiar Voice” Texto: Rosa Lina Diego Güemes


EN EL ESPEJO: DANIEL MENDOZA

D

ESDE

LA

ANTIGÜEDAD,

LOS

ARTISTAS HAN UTILIZADO SU TALENTO PARA MOSTRAR SUS SUEÑOS E INQUIETUDES Y CRITICAR EL MUNDO EN EL QUE LOS TOCÓ VIVIR. Bajo estos preceptos, Daniel Mendoza desarrolla su actividad artística como actor, profesor de artes escénicas, productor, escritor y director. Tomó varios cursos de dramaturgia y estudió producción de cine y televisión en la New York University’s Tisch School of the Arts. Es en su época de estudiante, y debido a su preocupación por las cuestiones sociales, cuando dedica sus esfuerzos artísticos a señalar los grandes problemas de nuestro mundo para concienciar al público y motivar su participación. A este objetivo responden dos de sus primeros proyectos: la organización sin ánimo de lucro Child’s Play, dedicada a enseñar artes escénicas a los niños de las clases más desfavorecidas y “Familiar Voice”, el documental que dirige en su segundo año como universitario y que da voz y denuncia el terrible genocidio en Dafur. “Familiar Voices”, que cuenta con la participación de la Embajadora de UNICEF y actriz Mia Farrow, ha sido exhibido en 33 festivales de cine, nominado a varios premios y galardonado en el 2008 como mejor documental en el Boston International Film Festival y en el Sacramento Film & Music Festival. Desde hace unos meses se puede ver en Hulu y forma parte de la colección permanente de la Biblioteca del Congreso de EE.UU. En el teatro también ha desempeñado puestos como ayudante de dirección en ciclos teatrales como “24 Hour Off Broadway Plays”.

También es miembro de Old Vic New Voices, una organización del teatro Old Vic en Londres, que apoya el desarrollo de artistas jóvenes de menos de 30 años. En el marco de esta organización fue seleccionado para formar parte del primer intercambio de actores entre el Old Vic de Londres y el Public Theatre de Nueva York. Ahora, conjuga su participación en diversos proyectos con su trabajo como productor en “1st Generation Nigerian Proyect”, una novedosa pieza que recoge las vivencias de un grupo de mujeres de ascendencia nigerio-americana y en la que se combinan escenas, monólogos, elementos multimedia, danza, canciones y poesía. Y todo ello, mientras prepara la producción y post-producción de “Nuestras Voces”, un largometraje, compuesto por varios cortometrajes, que muestra las experiencias de los hispanos en EE.UU. El guión fue galardonado con la beca otorgada por la Hispanic Scholarship Fund y en su creación, Daniel Mendoza ha colaborado con otros guionistas de origen iberoamericano, algunos de ellos miembros del equipo de escritores de Nabuart. Os invitamos a conocer a Daniel Mendoza y su comprometida obra artística.


Daniel Mendoza tiene 24 años, talento a raudales, una energía desbordante y un fuerte compromiso con el mundo en el que le ha tocado vivir. Charlamos con él y nos contagió su entusiasmo y vitalidad. Averigua por qué. N. Daniel, hasta ahora todos tus trabajos se centran en temas de problemática social, ¿por qué te decantas por ese tipo de temática? D.M. Siempre he tenido dos grandes pasiones: contar historias y ayudar a los demás a que ellos mismos se superen. Siempre busco oportunidades para incorporar esas dos pasiones en lo que hago. Gran parte de mi trabajo existe en el punto en que las historias y la justicia social se cruzan. Es ese punto de intersección que me parece fascinante. N. Esas temáticas son complejas y exigen una ardua labor de documentación. ¿Cómo preparas para estos proyectos? D.M. Cada proyecto requiere una preparación única y diferente. Yo generalmente comienzo por identificar un tema que me interesa explorar; luego, me involucro en la investigación a fondo, y uso el resultado de esa investigación como la base para el desarrollo de cada proyecto.

«El tema del genocidio me llama la atención porque creo que tenemos la oportunidad, ahora, en esta comunidad global y en este siglo, de terminar con él de una vez por todas».

N. “Familiar Voices” trata el tema del genocidio en Darfur. ¿Por qué? ¿Qué tenía el tema para llamarte tanto la atención e interesarte? D.M. Cuando estaba cursando mi segundo año en la universidad, trabajaba como voluntario realizando labores en contra del genocidio. Sentí que podía servir mejor a esta causa creando un documento cinematográfico que incluyera información básica sobre la crisis, las personas involucradas a nivel internacional, y proveer algunas vías de ayuda específicas para ayudar a las personas afectadas por esta crisis. Quería llevar al público de la mano desde la A hasta la Z y crear oportunidades para que el público se involucrara y actuase. En parte, el tema del genocidio me llama la atención porque creo que tenemos la oportunidad, ahora, en esta comunidad global y en este siglo, de terminar con él de una vez por todas. Tenemos vías de comunicación sin precedentes e intercambios intelectuales y culturales. Si se desarrollara la voluntad política alrededor de esta problemática, la comunidad internacional haría que se cumpliesen los mandatos de la Genocide Convention (Convención contra el Genocidio), R2P o Right to Protect (el derecho de proteger), y las órdenes de arresto generadas por el ICC/Internacional Criminal Court (la Corte Criminal Internacional), de una manera más eficaz.


N. “Familiar Voices” arranca su andadura en el 2006 y desde entonces, no ha parado. Ha sido seleccionado y premiado en diversos festivales y recientemente, incluido en la programación de Hulu. ¿El documental está cumpliendo los objetivos que te marcaste? D.M. Junto a mi equipo, decidimos que cuantas más personas lo vieran, mejor cumpliría su propósito. Por eso, decidimos someterlo a muchos festivales. Tuvimos la dicha de verlo exhibido en 33 festivales de cine en siete países. Por esa misma razón, lo presentamos también en muchas escuelas, universidades y centros comunitarios en los Estados Unidos. Luego, entramos en negociaciones con Gravitas Ventures para distribuirla por Internet y VOD. Los esfuerzos de nuestro distribuidor resultaron en el acuerdo que actualmente tenemos para transmitirlo por Hulu. Afortunadamente, hemos logrado alcanzar un gran público. A raíz de su exhibición en festivales y por Internet, nos notificaron que el documental ha sido seleccionado para formar parte de la colección permanente de la Biblioteca del Congreso de los EE.UU. Ahora estoy pensando en lo que sería el mejor uso de la película, pues han pasado más de 3 años desde que concluimos la producción (en diciembre 2007) y creo que podemos llegar a nuevas audiencias por vías que antes no habíamos intentado. A pesar de que no logramos realizar todas las ideas que teníamos para distribuir este documental, estamos contentos con sus resultados y espero que esta siga siendo una valiosa herramienta para combatir los terribles efectos de esta crisis y prevenga otros actos de genocidio.

N. Entonces, ¿estás satisfecho del enfoque y el modo de tratar el tema? D.M. Estoy satisfecho con la manera en que esta historia se contó, aunque admito que le encuentro detalles que puedo mejorar. N. Formas parte de otro proyecto llamado “1st Generation Nigerian Project,” háblanos de él. ¿Qué es “1st Generation Nigerian Project“? ¿De qué trata? D.M. “1stGeneration Nigerian Project” es una pieza teatral que trata de las experiencias de un grupo de mujeres artistas de ascendencia NigeriaAmericana. La pieza teatral incorpora escenas, monólogos, canciones, danza, poesía, y elementos multimedia. Su primer taller y presentación escénica fue en septiembre del 2010, en el estudio del LAByrinth Theatre Company en Nueva York. Ahora, estamos en el proceso de recaudación fondos a través de una campaña, «Kickstarter». Nuestro propósito es crear, durante el verano, un programa residencial de desarrollo que permita a nuestro equipo creativo preparar esta pieza para un segundo taller y presentación escénica, seguidos por una producción completa en la ciudad de Nueva York.


N. ¿Cómo entraste a formar parte de él? D.M. Me involucré en el 1stGeneration Nigerian Project por dos vías: Soy miembro de la organización Old Vic New Voices (organización artística del teatro Old Vic en Londres, para apoyar el desarrollo de artistas de 30 años de edad o menos). A través de esta organización, fui seleccionado para participar como actor en el primer intercambio artístico entre el teatro Old Vic en Londres y The Public Theatre en Nueva York, por medio del programa T.S. Eliot U.S./U.K. Exchange. Entre los muchos colegas que conocí y las amistades que entablé a través de esa experiencia, estaba Ngozi Anyanwu, una actriz, escritora, y directora nigero-americana que es la fundadora del 1st Generation Nigerian Project.

Al poco tiempo, trabajé como asistente de dirección para el director John Gould Rubin para el ciclo teatral conocido como 24 Hour Off Broadway Plays, producido por At Play. Da la casualidad que John es también el director del 1st Generation Nigerian Project. Estaban buscando productores para trabajar en el desarrollo y la producción del proyecto; me contaron algo sobre el proyecto y me invitaron a unirme al equipo de producción. Acepté, y he estado involucrado en su desarrollo desde entonces.

N. ¿Cuáles son sus objetivos? D.M. Nuestro principal objetivo es desarrollar una pieza teatral honesta y cautivante, que explore las experiencias de estas mujeres nigero-americanas de una manera relevante para un público diverso y masivo. Nuestro segundo paso es recaudar los fondos necesarios para cubrir los gastos de las dos semanas del programa residencial este verano, a través de nuestra campaña Kickstarter. Con ello, podremos preparar la pieza para un segundo taller y presentación escénica. Y luego, llevarla a las tablas del teatro neoyorquino, con una producción completa.

«El documental ha sido seleccionado para formar parte de la colección permanente de la Biblioteca del Congreso de los EE.UU.» N. Tu próximo trabajo se centra en la vida de los hispanos en Estados Unidos, una temática más próxima a tu entorno cultural. ¿Es “Nuestras Voces” una vuelta a tus raíces? D.M. Tengo mucho interés en explorar las experiencias de los hispanos en EE.UU. porque pertenezco a este grupo. Soy cubano-americano de primera generación; nací y me crié en Miami y asistí a una escuela que se estableció en Cuba y que también “migró” a los Estados Unidos. Como muchos hispanosamericanos, he sostenido cientos de conversaciones sobre lo que significa ser parte de dos culturas, y sobre la manera en que hispanos son presentados en los medios de comunicación en este país.


Pienso que esta película es la oportunidad que tenemos para hablar por nosotros mismos; para compartir nuestras propias historias, en nuestra propia voz – con la esperanza que el público dentro de nuestras comunidades se conecte con nuestras historias, y que el público no hispano se conecte con nuestras experiencias. Sin duda, estas historias tratan de las experiencias de los hispanos en EE.UU. – inmigrantes que llegan a este país, han llegado hace poco tiempo o llevan muchos años en esta sociedad – pero esencialmente, estas son historias sobre las relaciones; historias muy humanas, llenas de emoción, expectativas, desilusiones, esperanza, y perseverancia.

«Quería crear una oportunidad para que varios escritores hispanos usaran sus propias palabras, y juntos crear este mosaico».

N. ¿Por qué optaste por un largometraje compuesto por varios cortometrajes? D.M. Me fascina el formato de la “antología cinematográfica,” o la colección de cortometrajes dentro del formato de un largometraje. Disfruto mucho las diversas perspectivas que se logran destacar a través de este formato y me entusiasma el reto de estructurar doce historias, independientes, dentro del marco de una sola obra que cautive a la audiencia de una manera efectiva y coherente.

N. En la redacción del guión has colaborado con otros escritores hispanoamericanos. ¿Por qué elegiste esta opción? ¿Cómo valoras la experiencia? D.M. Estoy muy emocionado con este proyecto y espero que conecte con el público. Está muy bien escrito. Y precisamente porque está contado por diversos escritores, contiene una gran gama de perspectivas. Al desarrollarlo, nunca quise que esta historia se limitase a mi propia experiencia; quería crear una oportunidad para que varios escritores hispanos usaran sus propias palabras, y juntos crear este mosaico. En este momento, me parece como si fuera un álbum, pero las historias están organizadas de una manera muy deliberada para crear ciertas relaciones entre ellas y lograr que fluyan en el marco general. Sin embargo, cada historia tiene su propio mérito; y espero que eventualmente, la audiencia pueda elegir ver la película de punta a cabo, o disfrutar de una o más historias de la colección. Los fondos para realizar el guión de Nuestras Voces fueron otorgados por el Hispanic Scholarship Fund. Aún estamos recaudando fondos para la producción y post-producción, así que no hemos llegado al punto de poder presentar una o más historias de la colección. Pero la posibilidad de que el público pueda conectarse con una, varias o todas es una idea que me emociona mucho. N. Eres un apasionado del mundo de las artes escénicas. Produces, diriges, escribes, impartes talleres de teatro y también actúas. ¿Cómo surge esa vocación? D.M. Me gusta mucho la palabra “vocación” y me parece muy apropiada en este caso. Yo decidí dedicar mi vida a contar historias y a ayudar a los demás.


Amo lo que hago. Me encanta producir, dirigir, escribir, actuar y hasta filmar y editar cada proyecto para el que me contratan. Disfruto el trabajo de cine, televisión, teatro, y nuevos medios. Me encanta crear comunidades y juntarlas. Me emociona formar parte de nuevos proyectos, trabajar con nuevos colaboradores, crear relaciones a largo plazo y explorar una gran variedad de medios y disciplinas. He descubierto que la labor que desempeño en un área alimenta el trabajo que desarrollo en las otras; de manera que, aunque hago muchas cosas diferentes, en el fondo realizo una labor integrada. Sé que, si no tengo cuidado, puede volverse en un gran reto. Sin embargo, tengo la bendición de saber lo que quiero hacer, lo que quiero de mi vida y vivir de acuerdo a esas metas. Mi deseo es seguir por esta línea. Admito que no todos mis momentos son perfectos ni felices, ni mucho menos, pero mi trabajo me hace mucho bien, y espero le haga un bien a los demás. Además, me permite trabajar con personas que admiro y quiero. Y eso es un gran regalo.

N. Y por último, haznos una confidencia y cuéntanos un sueño profesional que quieras cumplir este año. D.M. ¡Hay tantas cosas que quisiera lograr este año! Soy asistente del director de una proyecto titulado “Diez años Después: Voces de la generación pos-11 de septiembre” (“Ten Years Later: Voices of the Post-9/11 Generation Speak“). Es otra pieza teatral original en conmemoración del décimo aniversario del ataque de las torres gemelas el 11 de septiembre. Ya la hemos pasado por un taller y la estamos preparando para una producción completa. Mi deseo es que este proyecto siga desarrollándose y se realice bien. Pronto, estaré filmando un documental sobre Parkinson’s Disease para un colega y amigo productor. Además, sigo filmando proyectos especiales para el Ballet Hispánico aquí en Nueva York, y doy clases de cine para niños de segundo

grado, en la Escuela Take Two Film Academy. En cuanto a mis sueños personales, también son muchas las cosas que quiero lograr. Quisiera comenzar la producción de “Nuestras Voces” este año, y también quisiera terminar la producción, postproducción y distribución de la primera temporada de una serie Web (titulada Mitch and Rudy), que estoy ayudando a producir. Además, quiero sentar la base de un centro de escritura en Miami, y también prepararme para el relanzamiento de mi organización sin ánimo de lucro en el 2012. Esta organización, llamada Child’s Play, establece programas de educación en las artes para niños con bajos recursos. Y también, buscar más oportunidades para distribuir “Familiar Voices” a más comunidades; preparar el “1stGeneration Nigerian Project” para su producción teatral; seguir dando clases (de cine y artes teatrales principalmente); filmar un par de cortometrajes (ficción y temas reales); y desarrollar una pieza teatral investigativa (titulada Buskers), que ya tuvo su lectura en el programa Fact-toFiction de Old Vic New Voices. Y también quiero seguir desarrollándome como actor. Con todo y eso, más allá de todas las metas profesionales que me he trazado, y a pesar de que estoy muy comprometido con ellas, lo que más quiero este año es estar con las personas que quiero.


www.nabuart.com

Artista Daniel Mendoza  

Artista invitado del Mes

Advertisement