Page 1

Crecimiento de las deudas publicas Más recientemente se ha sostenido que el crecimiento de las deudas públicas puede,a la hora de como ganar dinero , si los mercados son incomplacables, contribuir a crear capital y crecimiento económico al alimentai el desarrollo de las instituciones financieras (para ser preciso, "introduciendo nuevos valores que expandan las oportunidades de riesgo compartido") . Los historiadores han sugerido que este contribuye a explicar el éxito económico británico del siglo XVIII s pesar de la gran carga por endeudamiento es-facil prestamospersonales.blogcindario.com. La relación positiva entre deuda y creación de capital fue especialmente fuerte, se sostiene, durante la última fase de las Guerras Napoleónicas, cuando se utilizaban los préstamos para pagar las naves de guerra británicas y los armamentos. Indudablemente, el empréstito gubernamental creó de manera efectiva el mercado para los bonos y valores del sector privado. En 1853, los bonos del gobierno británico representaban un 70 por ciento de los valores cotizados en la Bolsa de Londres. En 1913, la cifra descendió a menos del 10 por ciento, pero el efecto de las guerras mundiales en el incremento de la deuda pública y en la supresión de la emisión por parte del sector privado hicieron que la cifra subiera a un 55 por ciento en 1950. Incluso en 1980, los valores del Estado representaron más de la quinta parte del valor del mercado de todas las acciones de la Bolsa de Londres y un 60 por ciento de su valor nominal.

Otra de las justificaciones de las deudas públicas http://dineroonline.blogs.sapo.pt consiste en sostener que las transferencias que resultan de ellas no son muy importantes. En su Essai politique sur le commerce en su estilo de como ganar dinero ( 1736), el teórico francés Jean-François Melon sostenía que la deuda nacional se componía de "deudas que pasan de una mano a otra, por lo que el cuerpo no se debilita si cuenta con el alimento adecuado y sabe cómo distribuirlo". Esto anticipó la idea de que la deuda no es necesariamente peor en términos macroeconómicos que la tributación porque (en palabras del economista Robert Barro) "para las economías domésticas un impuesto agregado corriente de un dólar es igual a un déficit presupuestario corriente de un dólar" al estilo bonusralia

http://dineronegocios.weebly.com/como-ganar-

dinero-con-bonusralia.html. Aquí, el supuesto clave es que para cualquier familia con un sentido del deber hacia la generación siguiente, un impuesto para mañana (que tenga que pagarse debido al empréstito actual) es lo mismo que un impuesto presente . Según esta visión, los déficit del gobierno simplemente influyen "el ritmo de la actividad económica real" por el hecho de que afectan al ritmo de la tributación. En efecto, cuando los impuestos distorsionan —en otras palabras, cuando le imponen distorsiones a la economía que tienden a reducir el crecimiento y a llevarlo por debajo de su nivel óptimo— los déficit pueden cumplir la función beneficiosa de suavizarlos permitiendo que se aplacen los pagos por acontecimientos excepcionales — guerras o recesiones, por ejemplo—hasta un periodo de mayor prosperidad . Dado que los impuestos introducen, por lo general, distorsiones, éste es un argumento importante a favor del empréstito público en momentos de crisis. Esta posición ya la había explicitado hacía ciento cincuenta años el ministro de Hacienda británico sir George Cornewall Lewis, que había reemplazado a Gladstone durante la Guerra de Crimea. "Los impuestos que mutilan a las empresas y que descomponen las industrias o que interfieren con la distribución regular del capital, en sus esfuerzos de como ganar dinero ", decía en abril de 1855, "son más dañinos para la comunidad que los préstamos solicitados por el gobierno". O, como decía en una conferencia durante ese mismo año el economista de Oxford G. K. Richards: "Es preferible heredar un patrimonio hipotecado que un estado exhausto" .

Crecimiento deuda publica  

Como ha cecido la deuda nacional a lo largo de los años

Crecimiento deuda publica  

Como ha cecido la deuda nacional a lo largo de los años