Issuu on Google+

Las horas habían pasado plácidamente pero hacía ya un par de semanas  que habían entrado en el otoño y la tarde se había acortado notablemente  de modo que pensó que era ya momento de volver. El objetivo estaba  cumplido. Había recogido unas cuantas setas y, lo más importante, había  comprobado que había botada a la vista. Inició el camino de vuelta pero no tardó en darse cuenta de que algo no  iba bien. Miraba a su alrededor y no veía nada que le resultase conocido.  Con lo que llevaba andado, hacía rato ya que tenía que haber llegado al  camino que le conduciría hasta donde había dejado aparcado el coche. Desconcertado y absolutamente desorientado empezó a tomar conciencia  de   que   estaba   perdido   en   aquel   bosque.   Bosque   que   había   pateado  innumerables veces durante, por lo menos, los últimos treinta años. ­ ¡qué cojones pasa aquí! – exclamó en voz alta. había   andado   en   las   cuatro   direcciones,   o   eso   creía   él   y   no   había  encontrado ningún camino ­  aquí,   tires   para   donde   tires,   en   menos   de   media   hora   tienes   que   encontrar un camino. Sin embargo, tenía la sensación de que había estado dando vueltas por el  bosque. Empezaba a oscurecer y, consciente de que estaba totalmente perdido y ,  convencido de que no le quedaba más remedio que pasar la noche en el  bosque,   pensó   que   no   estaría   mal   buscar   la   forma   de   refugiarse   para  pasarla de la forma más confortable posible. Afortunadamente no hacía  frío y tampoco parecía que hubiese riesgo de lluvia. Llevaba algo de ropa  de abrigo pero, lamentablemente, no le quedaba nada para comer. Bueno,  la verdad es que tenía el recurso de las setas, pero la situación, en cuanto  a   hambre,   no   era   aún   tan   desesperada   como   para   comérselas   crudas.  Respecto del agua, pensó que lo mejor sería racionar la que le quedaba. Continuó la marcha, sin prisas. Su objetivo ya no era el salir del bosque  sino buscar dónde cobijarse para pasar la noche. Al fin encontró algo que pensó le podía servir de cobijo. Frente a él había  una gran roca con un entrante en su parte inferior que hacía un efecto  parecido al de una cueva. ­ bueno, creo que este  puede ser un buen sitio. El otoño ya se estaba haciendo notar y el  suelo estaba lleno de hojarasca.  Poco a poco y con los pies, fue amontonándola en el suelo, debajo de la  roca. Con aquello y unos cuantos helechos preparó lo que iba a ser su  cama por una noche. Ya había prácticamente oscurecido para cuando terminó de acondicionar  su refugio. Una gran rama y unos cuantos helechos más le sirvieron para 


hacer algo parecido a un cierre. Pensaba que era una tontería pero aquella  pared vegetal le proporcionaba una cierta sensación de seguridad. Se echó en el suelo y se dispuso a pasar la noche. Lo de dormir, pensó,  ya sería otra cosa .Unos cuantos helechos secos echados por encima le  ayudarían a mantener el calor. La   quietud   en   el   bosque   era   total.   Ni   aves   nocturnas   ni   viento   que  moviese las ramas de los árboles rompían aquel extraño silencio.  Las horas fueron pasando lentamente. Casi sin darse cuenta el bosque se  había   ido   iluminando.   Las   nubes   que   cubrían   el   cielo   habían   ido  desapareciendo   poco   a   poco   y,   ahora,   brillaba   la   luna   en   todo   su  esplendor.   Su   luz,   tamizada   por   las   hojas   de   los   árboles,   confería   al  escenario   del   bosque   un   aspecto   fantasmagórico,   de   sombras   en   la  sombra. Cerraba   los   ojos   y   lo   intentaba   pero   no   había   forma   de   dormir.   Su  pensamiento, recurrentemente volvía unas horas atrás. Por mucho que le  daba   vueltas   no   entendía   qué   era   lo   que   había   pasado.   Cómo   había  llegado a perderse en aquel bosque que le era tan familiar. En esas estaba cuando, al abrir los ojos, entre el hueco del enramado le  pareció ver, a lo lejos,  una luz. ­¡qué es eso!­ pensó ­ ¡parece una luz¡ Se incorporó y salió fuera del refugio ­ pues sí que es una luz Desconcertado, no acababa de reaccionar ­¡qué será! ­ se dijo a sí mismo al tiempo que, lentamente,  encaminó sus  pasos hacia  aquella  luz  que no parecía estar  muy lejos. Fuera lo que  fuera, aquello significaba que no estaba solo. Iluminado el bosque por una gran  luna, no necesitó acercarse demasiado  para darse cuenta de cuál era el origen de aquella enigmática y solitaria  luz. ­ ¡una cabaña!­ exclamó asombrado Había recorrido aquel bosque en infinidad de ocasiones  pero jamás había  visto aquella cabaña ni tenía referencias de su existencia.  Permaneció   estático   durante   unos   minutos.   Había   algo   que   no   le  inspiraba confianza. ¿Sería aquel silencio?. Quieto tras un enorme tronco  de haya, no apartaba su mirada de la ventana a través de la que salía una  luz tan tenue que apenas sí alcanzaba a iluminar un par de metros a su  pie. Esperaba, en vano,  ver algún movimiento que delatase la presencia  de alguien en su interior. Tal vez su o sus ocupantes se hubiesen ya dormido, pero ... ¿con la luz  encendida?. Dudaba. 


­ ¿qué hago? Llegó a pensar en volver sobre sus pasos y retornar a su refugio pero,  ¿sería capaz de encontrarlo?. Finalmente se decidió y avanzó lentamente  hacia la cabaña.  Sus pisadas revolviendo la hojarasca rompían el silencio de la noche. .  Con mucho cuidado, tratando de hacer el menor ruido posible, se acercó  a la ventana y dirigió su mirada hacia el interior. Nada. No pudo ver nada. El cristal estaba tan sucio que no permitía ver el  interior Decidido, se plantó delante de la puerta. ­ ¿hay alguien? ­exclamó desde el exterior no hubo respuesta. Esperó un instante y ... ­ ¿hay alguien ahí? ­ volvió a preguntar   Silencio nuevamente. Una   vez   llegado   hasta   allí   tampoco   era   cuestión   de   quedarse   fuera.  Tanteó la puerta y vio que cedía sin esfuerzo.  La abrió lentamente. ÑAAAAAAAAAAAAAK! Sintió que se le erizaba el vello. El chirrido de la puerta rompiendo el  silencio de la noche y la lúgubre luz de una bombilla colgada del techo  eran la perfecta ambientación para la escena que se presentaba ante sus  ojos. Un   escalofrío   recorrió   todo   su   cuerpo.   Sobrecogido   del   espanto   y  paralizado por el terror no fue capaz de articular palabra. (Aquí es cuando se suele poner ...) CONTINUARA      Qué pasa, que queréis saber cómo termina?. Pues lo siento mucho pero  no os cuento el final. Ya he dicho que era un cuento de intriga y, si  escribiese el final  ¡qué carajo de intriga sería esa! O sea, que le ponéis cada uno el final que queráis y, así ya tenéis un poco  de   entretenimiento,   para   que   no   os   aburráis   (he   dicho   aburráis,   no  aburréis). Yo os podría sugerir algunas ideas. Por ejemplo, abre la puerta y, lo que  se encuentra es: 


al Jezulín, la Esteban y la Maricampa en un  menás a truá, o sea, lo  que viene siendo, mayormente,un trío a tres (gracias FITI). • Alternativamente, a López, Basagoiti y Urkullu • O a la Espe, Gallardón y Rajoy •

En fin, a vuestro gusto.


Intriga