Page 10

REPORTAJE

Este octubre aterriza en la parrilla de La2 de TVE un programa musical que responde bajo el nombre de La Hora Musa y que ocupará una franja horaria en pleno prime time. Es algo que en el momento presente resulta sorprendente –tristemente es así- y como no había ningún formato parecido, ni de lejos, tenemos que recibirlo esperanzados a la par que ilusionados. Independientemente de que el contenido del programa esté o no a la altura y de las polémicas que puedan surgir por los géneros seleccionados y por los artistas –ya sean solitas o bandas- escogidos para pisar las tablas de su escenario.Y me hago eco de esto porque es cuestión de dejar andar un poco el tiempo para que aparezca alguna que otra voz disonante, no sería nada nuevo. Esto es algo que ya ocurrió con el lejano Séptimo de Caballería, conducido por Miguel Bosé, donde tanto un sector del público como algunas primeras espadas del elenco patrio alzaron sus voces denunciando favoritismos, ninguneos, menosprecios y demás.Visiten la hemeroteca y refrescarán algunas de las más sonadas. Nadie de los partícipes quedó exento de crítica pero eso es algo que va aparejado a la exposición pública. Pero obviando las aristas que puedan surgir durante la andadura del programa hay que regodearse en este momento presente, disfrutarlo, y hay que celebrar su llegada con muchas ganas porque la música, a día de hoy, tiene una presencia testimonial –por no decir casi inexistente- en el prado catódico de nuestro país. La gran olvidada de los últimos lustros tiene la oportunidad de reivindicarse

La Hora Musa Texto: DAVID DUEÑAS 17 MUSICAZUL

OCT2018

OCT2018

a través de este nuevo espacio, en el que, a vista de los adelantos ofrecidos, pretenden tratarla cómo se merece. No es que las artes en general sean omnipresentes en televisión, afirmar lo contrario sería engañarnos, pero quizás en el caso de la música la situación ha sido flagrante. Obedeciendo a no sé qué oscuros motivos se ha visto condenada a horas intempestivas, arrinconada. Tomando cuerpo y forma en programas llenos de refritos plagados de actuaciones de archivos y a espacios empeñados en crear intimidades más propias del papel couché. Formatos que funcionan como líneas de producción de una factoría cualquiera dando como resultado cantantes sin alma, sin esencia, sin sello de identidad. En definitiva, entregando artistas muy similares unos a otros de los que la gran mayoría se pierden por el camino, aquejados de falta de singularidad y carentes de propuesta propia y original alguna que defender.Y de paso nos dejan por el camino algún que otro producto, hábilmente fabricado acorde a unos encorsetados patrones y sustentado por unos seguidores entre los que priman más cuestiones que van mucho más allá de lo meramente musical y que se asientan con mayor peso específico en un terreno abonado para ello. En medio de este maremágnum La Hora Musa aparece, a todas luces, como un oasis, como una fuente de la que muchos están –estamos- deseando beber. Presentado por la cantante Maika Makovski y dirigido por Jero Rodríguez, que hasta hace nada ostentaba el mismo cargo en Cachitos, llega con la impronta, la urgencia y la necesidad de colocar a la MUSICAZUL 18

Profile for musicazul

Revista musicazul - octubre 2018  

Revista musicazul - octubre 2018

Revista musicazul - octubre 2018  

Revista musicazul - octubre 2018

Profile for musicazul
Advertisement