Page 11

La mar estava calma i callada però tensa com un compàs d’espera. De sobte, una remor va envair el silenci. S’atansava a poc a poc i creixia. Seria un creuer de setze ponts i noranta mil tones, va calcular al poc. Va córrer cap a la patronera i va fer sonar la sirena. El que fos ja era molt a prop, no es veia però se’n sentia la presència... Va saber que havia passat de llarg quan el iot va ser sacsejat per les onades que produïa la traça del monstre d’acer. Després, el brogit es va anar apagant com una tempesta que s’allunya. Pseudònim: SenyorTu Nom: Josep Casals i Arbós

CACHORRO EN CUBIERTA Todo marchaba bien. Hacía un día espléndido, los problemas se habían acabado, por fin llegaron las vacaciones. Pero todo se torció cuando, acababa de pisar la cubierta, y oí un extraño ruido viniendo de abajo. ¿Quién se atrevía a arruinarme mi viajecito por el Mediterráneo? Bajé sin pensármelo dos veces, y lo que me encontré fue un cachorrillo que parecía haber sido abandonado. Supongo que esto también forma parte del siglo veintiuno, lo de abandonar perros en los barcos, esperando ser recogidos, en vez de hacerlo en la puerta de un hogar familiar. Pseudònim: Japo LFG Nom: Inmaculada Gallego Aragón

CANTOS DE SIRENA Era la primera vez que se atrevía a llegar tan alto, un impulso más y su mano sentiría aquello que tanta curiosidad le había provocado toda su vida, rozó con sus dedos la panza enorme que se mecía lentamente acogida por el agua, abrió sus brazos y se sujetó como si fuera una ballena, apoyó el oído a esa piel dura esperando oír el rumor de los estómagos, pero sorprendida percibió un gemido que atravesó todo su cuerpo, paralizada se soltó dejándose llevar por una corriente invisible subiendo a la superficie sin darse cuenta, y allí contra el sol le vio, acababa de subir a la cubierta tan sorprendido como ella de lo que el sonar había captado justo debajo del barco, él tendió la mano y la sirena arrastrada por su propio canto le alargó el brazo... Pseudònim: EBM Nom: Eva Bonet Morillo

CIELO ADENTRO Acababa de pisar la cubierta. Hacía más de una semana que las calmas nos habían echado encima sus pesados brazos de mujer muerta. Era la estocada final. Sólo quedábamos trece hombres de los ochenta y seis que habíamos salido. El agua de los barriles estaba putrefacta. La galleta que quedaba era una especie de polvo gris que mezclábamos con serrín para poder llevárnoslo a la boca. Aunque hubiéramos podido pescar, la mayoría no habría podido comer a causa del escorbuto que había reventado sus encías. Apoyé la espalda sobre los tablones resecos. Fijé la vista en una estrella pensando en que probablemente fuera lo último que vería en mi vida. Lejana y titilante, sola en la bóveda infinita. Empezamos a navegar. Pseudònim: J.J. Zeezir Nom: Javier Argüello

COMIAT La salabror de l’ambient envoltava els seus sentits, mentre la fermesa del terra es convertia en un va i ve, inestable i harmoniós. Acabava de trepitjar la coberta del petit vaixell. Un somriure llarg li tensà els llavis, alhora que deixava anar les amarres. Cada sospir l’apropava una mica més al seu objectiu, i en arribar a lloc, l’agafà, suaument, amb els seus braços ferms i molsuts, i la retornà a l’aigua. Ella s’allunyà de l’embarcació amb els ulls plens de llàgrimes. I amb tendresa, es capbussà fins

arribar a l’horitzó. I traient, per darrer cop fora de l’aigua, la seva aleta, s’acomiadà d’ell, trista, elegant... Pseudònim: Jordi Nom: Jordina Farré Balasch

CONFUSIÓ Acabava de trepitjar la coberta del vaixell quan la vaig veure, tenia el mateix somriure de sempre i els seus ulls, encara que més vells, mantenien el seu brillantor inigualable. Jo no sabia què fer i no sabia a qui explicar-li que havia vist a la meva àvia després de 15 anys pensant que hi era morta. Pseudònim: Buddy LFG Nom: Anna Garcia Serra

CONQUERIDORS Acabava de trepitjar la coberta d’aquella nau portuguesa lligat de mans. El primer que li va cridar l’atenció va ser la disposició dels canons. Deu a cada flanc. Com havien pogut construir un vaixell com aquell? Si pensaven atacar, no els podrien aturar. El seu poble no tindria res a fer. Els vaixells de guerra musulmans es caracteritzaven per tenir canons només a popa i proa, amb la debilitat que això implicava. Ara ho veia clar. Frustrat, es desempallegà dels seus raptors amb un cop de colze, i saltà a la desesperada per la borda. L’aigua estava gelada. Intentà nedar com pogué, però les forces li fallaren. Necessitava avisar com fos, donar l’alarma del que havia vist... Però fou massa tard. Una última sensació de terror li recorregué el cos. El món seria repartit i colpejat com mai abans ho havia estat. Pseudònim: Uixer Nom: Jofre Milà i Sampera

CORATGE Acabava de trepitjar la coberta, quan em vaig adonar que el tauró encara ens vigilava. Pseudònim: Jordi Nom: Jordina Farré Balasch

CUÉNTAME UN CUENTO «Tengo un azul». «¡Yo tengo un rojo!» Agarramos con fuerza los colores y no los soltamos. «El azul se me escapa...» «¡El rojo me quema la piel!» «¡Ven, huyamos hacia allí!» Atravesamos la selva y llegamos a una orilla, la orilla de un río, del mar... Caminamos con los pies descalzos sobre la arena, hundiendo nuestras palabras hasta mojarlas... No hablamos. Silencio. Noche oscura y un par de estrellas. Dormimos bajo un árbol y seguimos caminando. No sabemos dónde estamos. Alguien nos abre una puerta. Entramos y saludamos a una anciana. Salimos con los estómagos llenos. «¡Allí!» Al fin reconocemos los perfiles de nuestra ciudad. Una ciudad costera. Y lo primero que hacemos es subirnos a un barco. El barco de nuestros sueños no se hace esperar y zarpa hacia alta mar. «Acababa de pisar la cubierta», me dice, cogiéndome la mano. Y ya no sigue. Duerme. Pseudònim: Carly Nom: Saskia Geest

DE AQUÍ NO SE VA NADIE... El remolino los atraía con fuerza hacia el fondo del mar. La tormenta bajo la que se encontraban tampoco ayudaba. Muchos tripulantes ya estaban en compañía de los tiburones que asomaban sus aletas por la superficie de las agitadas aguas. De repente se oye: «¡Parad! ¡Resignaos a la muerte! ¡No hay salida!» El capitán acababa de pisar la cubierta. De pronto se oye un disparo y el capitán cae al suelo muerto. De lo alto del mástil se distingue entre la niebla al primero de a bordo con el arma en la mano.

-¡No! ¡De aquí no se mueve nadie! ¡Todos a sus puestos! ¡O morimos todos o no muere nadie! ¡No estoy dispuesto a rendirme sin haber luchado hasta el final!» Nadie le hizo caso, dieron todo por perdido y murieron todos. Pseudònim: Speed LFG Nom: Pau Rivera Marchan

DE CÓMO NACIERON EL MAR Y LOS BARCOS Ella acababa de pisar la cubierta. Él le dijo entonces: «No iré». Partió el barco y él se hizo pequeño en el muelle. Hasta que desapareció. Solo fue un: «No iré». Cinco letras, dos palabras, un acento. Apenas nada. ¿Nada? Todo. Una lágrima resbaló por su mejilla; luego seis; en nada fueron tres mil. Entonces una voz amiga le susurró... Así nació el mar; así nacieron los barcos. Muchos años antes, muchos siglos hace. De las lágrimas de otra mujer. Por eso es salado. Porque hay sal en las lágrimas. La misma que fue a parar al mar. Aquí su secreto. Pero los científicos no lo saben y andan haciendo experimentos. No saben que el mar y con él los barcos como sobre el que hoy viajas tú nacieron de las lágrimas de otra mujer que lloró y lloró hasta ver brotar de su desdicha la dicha. Pseudònim: Las Martínez Nom: Inés Martínez Ribas

DE LEÓN A BARCELONA Lo sabía, no debía de estar aquí. Acababa de pisar la cubierta, después de dejar las cosas en el camarote, y ya estaba como siempre, pensando en mi abulia para tomar decisiones. Mi psicóloga siempre lo decía, tienes que enfrentarte a tus miedos, superarlos. (Ella no sabe cuánto dolor hay en mi corazón, lo difícil que es olvidar lo que pasó...). En cuanto he subido con Cristóbal al barco me he dado cuenta del error. No voy a poder superarlo, y unas náuseas tremendas me hacen estremecerme y pensar en vomitar. He probado las técnicas aprendidas de autocontrol y respiración, pensamientos positivos... milagrosamente he podido con ello. Me siento bien, fuerte, indestructible, hoy va a ser el primer día del resto de mi vida, la mar me espera, los peces me sonríen, ¡por fin soy feliz! Pseudònim: Leona Nom: Rosa Perez González

DESAPARECER Su vida transcurría en un jetlag continuo. En la misma semana podía estar en una sesión en Tokio, un desfile en Londres y un spot en Estambul. Su trabajo le gustaba, se sentía orgullosa y bien remunerada pero desde hacía un par de meses lo llevaba peor. Iba sumida en sus pensamientos cuando su chófer la devolvió a la realidad. Habían llegado. Bajó del coche y se aproximó caminando hacia su yate. Últimamente lo disfrutaba poco. Él la estaba esperando, al verlo su corazón dio un brinco y se alegró al pensar que durante unos días desaparecería del mundo a solas con él. Nada más pisar la cubierta él la estrechó entre sus brazos. De repente notó un destello que la hizo parpadear. ¡Oh no! los paparazzi la habían descubierto. Pseudònim: Wind Nom:

11

I Concurs Microrelats Museu Marítim Barcelona  

Recull de tots els microrelats participants al I Concurs de Microrelats del Museu Marítim de Barcelona 2013

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you