__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

1


2


3


4


5


6


1. Propuesta curatorial

TransInDisciplinar

¿Pensar la universidad Como un lugar sin límites? En la emblemática Plaza de Indoamérica se exhiben varios bustos que representan a héroes de la resistencia indígena de distintos lugares del continente. Estas esculturas simbolizan la potencialidad que tiene América Latina, una región periférica de la cultura Occidental, para deconstruir y reescribir una historia que ha sido narrada desde una visión privilegiada y excluyente. A principios de los años sesenta, cuando se comenzó a construir la plaza, la simbología de los bustos se remitía evidentemente a un imaginario ligado a la Izquierda, ideología de la época que, desde la categoría de clase social, planteaba la resistencia

a modelos políticos, económicos y culturales que consideraba injustos e imperialistas. No obstante, puesto que el significado del símbolo no es fijo, sino que está sujeto a una fluctuación constante, las figuras de los guerreros indígenas pueden adquirir otros sentidos a partir de las nuevas luchas de la sociedad civil y del estudiantado. Así, por ejemplo, en la actualidad es fácil asociar estos bustos con las demandas por un reconocimiento de la diversidad étnica y de los saberes culturales ancestrales. Mucho más difícil y forzado resultaría, en cambio, que la simbología de la plaza logre dar cabida a demandas hechas a partir de la categoría de género, no solo porque la única representación femenina es la 7


deAna Caona, sino también porque la capacidad de resistir, en este caso, está asociada a guerreros que encarnan un ideal heteronormativo de masculinidad. El antropólogo Hugo Benavides ha analizado cómo ciertos pueblos indígenas prehispánicos, como los Huancavilcas, se han incorporado al relato nacional en su calidad de “feroces guerreros que resistieron y rechazaron la inicial conquista Inca luchando hasta el amargo fin contra los conquistadores españoles” (147) , mientras que aquellos vestigios que dan fe de un pasado homosexual prehispánico –estatuillas homoeróticas y crónicas de viajeros– han sido completamente ignoradas por quienes han escrito la historia. Así, no solamente se puede hablar de una concepción que se niega a poner en cuestionamiento representaciones históricas heteronormativas, sino de la utilización del pasado prehispánico para activamente alentar y sostener una ideología patriarcal y colonialista con respecto a la identidad de género. Si queremos una universidad capaz de expandir horizontes en lugar de imponer límites, es hora de que los cuestionamientos y las reivindicaciones LGBTI enriquezcan a la UCE y nos permitan soñar con una comunidad universitaria verdaderamente inclusiva, diversa, crítica y comprometida con un cambio social emancipador. 8

A lo largo de la historia, la UCE se ha


9


10


asumido como productora de un pensamiento crítico comprometido con el cambio social, ha defendido su autonomía de poderes económicos y políticos coyunturales, y se ha alineado con un pensamiento latinoamericano de Izquierda que ha sabido aprovechar su condición marginal para producir conocimientos capaces de cuestionar intereses de ciertos centros de poder. No obstante, en materia de reivindicaciones de género, su nombre no ha sonado todavía en el tiempo y en el espacio. Nuestro Museo Universitario MUCE celebra un año desde que abrió sus puertas y se concibió como zona de contacto entre distintas disciplinas, prácticas, artes y saberes, y como forjador de una memoria universitaria inclusiva y emancipadora. Queremos celebrar nuestro aniversario reafirmando el lugar desde el cual nos enunciamos, y pensar a la UCE a la luz de las críticas, demandas y propuestas del universo LGBTI. Es así que, en conmemoración de los veinte años de la despenalización de la homosexualidad y de los quince años del festival de cine LGBTI “El lugar sin límites”, el MUCE ha sumado esfuerzos con distintos colectivos y activismos para presentar la curaduría “TransInDisciplinar: pensar la universidad como el lugar sin límites”. La muestra pone en diálogo producciones de arte contemporáneo que han sido parte de “En Carne Viva” –la exposición anual ligada al festival de cine–, propuestas artísticas actuales, prácticas de colectivos que jugaron un papel fundamental en la lucha contra la despenalización y las acciones de grupos activistas donde militan profesores y estudiantes de la UCE en contra de la heteronormatividad, del machismo y de la violencia de género dentro y fuera de las aulas universitarias. Consideramos que es fundamental reconocer y reflexionar acerca del papel que ha jugado la academia a nivel mundial y local a la hora de legitimar discursos excluyentes y normalizadores. Las epistemes avaladas por las ciencias de la salud y la psicología instituyeron un orden positivista y esencialista de las identidades sexogenéricas, discursos que no han sido totalmente deconstruidos. De hecho, en la misma resolución constitucional mediante la cual el Tribunal Constitucional del Ecuador argumentó la despenalización de la homosexualidad en 1997, se utilizan términos como desviación, disfunción, conducta anormal y desadaptación. Si bien las y los activistas GLBT ganaron un importante combate en 1997, otras batallas se continúan librando en los campos del saber y de la cultura –ámbitos sobre los cuales la universidad tiene responsabilidad 11


directa–. No queremos pensar, habitar, ni ser parte de una institución que le siga el juego a discursos limitantes y excluyentes, por lo que abogamos por una universidad capaz de reconocerse como “el lugar sin límites”, es decir, como aquel sino en el que todo discurso puede ser enunciado y también cuestionado. Para el filósofo francés Jaques Derrida, la universidad es idealmente un lugar sin condición: “se le debería reconocer en principio, además de lo que se denomina la libertad académica, una libertad de cuestionamiento y de proposición, e incluso, más aún si cabe, el derecho de decir públicamente

En nuestra sociedad, no solo se continúan reproduciendo prejuicios homofóbicos y se sigue estigmatizando a quienes no encajan dentro de las normas hetero normativas, sino que el acoso, la discriminación y la violencia de género en espacios públicos y privados están normalizados como pan de cada día. Parece que solo eventos extremos como el asesinato de Samuel Chambers y las multitudinarias marchas de “Con mis hijos no te metas” logran advertirnos sobre cuán prejuicioso, limitante y violento es nuestro medio. Las identidades LGBTI siguen siendo identidades “problematizadas” que requieren constante explicación (Benavides 146). No obstante, es precisamente su problematización, su descentramiento, su marginalidad, la que les da la facultad y la oportunidad de cuestionar las prácticas de instituciones como la familia, el Estado, la Iglesia, la escuela, la universidad, etc., que han naturalizado sus parámetros heteronormativos y excluyentes hasta el punto de aceptarlos como objetivos y 12

todo lo que exigen una investigación, un saber y un pensamiento de la verdad” (60). Este horizonte de la verdad no es un límite fijo, sino un terreno en el que la imaginación, la creatividad, la experimentación, la investigación y las demandas sociales luchan por conquistar espacios, reescribir historias y producir alternativas a la normatividad. Solo si la universidad se atreve a cuestionar su propio lugar de enunciación y a abrir sus puertas a las historias disidentes, a las expresiones artísticas contemporáneas y a las subjetividades subalternas puede convertirse verdaderamente en este “lugar sin límites”.

neutrales. “La gente que imagina que la historia los favorece (y lo hace, desde luego, porque ellos la escribieron) está pegada a su historia como una mariposa al alfiler y se han vuelto incapaces de verse o de cambiarse a sí mismos o al mundo” (Baldwin en Benavides 158). La negociación de una identidad verdaderamente incluyente y emancipadora implica deconstruir estereotipos hegemónicos que limitan nuestra capacidad de comprender y aprender del otro. Para ello, es imprescindible que escuchemos los cuestionamientos de los sujetos tradicionalmente silenciados por la historia oficial, pues, como reconoció el célebre activista norteamericano James Baldwin, “es probable que solo una criatura despreciada por la historia encuentre a la historia como un asunto cuestionable” (Ìdem). No podemos olvidar que “escuchar significa estar abierto a algo y existencialmente predispuesto” y que “uno se inclina ligeramente a un lado para escuchar” (Guha 27).


Tal como se ha mencionado ya, estas ideas no son ajenas al lugar desde el cual se ha enunciado históricamente la UCE. De hecho, en su estatuto actual, la Universidad Central se considera heredera de la Reforma Universitaria de Córdoba de 1918, y de las luchas sociales contra toda forma de dominación y colonialismo. Bien dijo en su tiempo Alfredo Pérez Guerrero que “el pensamiento libre es un peligro (…) para quienes pretenden un mundo inmóvil”. Este célebre rector de la UCE, en los años cincuenta, concibió a la universidad como el lugar de la libertad de pensamiento y de la multiplicidad de voces, y aseguró que nada podría cambiar sus pilares fundamentales: “el principio de autonomía, el principio de la libertad, el principio de la solidaridad con el pueblo ecuatoriano, el principio de la fe en la juventud” (58). Es poco probable que este académico

socialista haya podido imaginar siquiera un proceso emancipador de temática LGBTI en el campus universitario. No obstante, el compromiso con los principios mencionados implica no solo aceptar, sino profesar que las reivindicaciones contenidas en estos principios están sujetas al cambio. Tener fe en la juventud es tener esperanza en un cambio positivo capaz de trascender nuestra propia concepción de lo que significa tal cambio. Comprometernos con una posición crítica abierta al cambio implica entender que nuestras propias nociones de autonomía, solidaridad, libertad, e incluso los símbolos a partir de los cuales enunciamos nuestras emancipaciones, serán cuestionados y transformados en el futuro. Esto está relacionado con lo que los teóricos de la educación Fernando Bárcena y Joan-Calres Mèlich llaman pedagogía de la radical novedad.

13


Si la educación es acción, y la vida humana es sobre todo praxis, decir que el hombre es capaz de acción no significa otra cosa sino recordarnos que cabe esperar de él lo infinitamente improbable e imprevisible, es decir, la radical novedad y la sorpresa. Una pedagogía de la radical novedad es, una pedagogía que no puede eludir pensar lo que pretende la educación –sino como una acción narrada y capaz de seguir narrándose, atenta pues a lo ya “dicho, pero sobre todo responsable de lo que aún queda por “decir”: el radical comienzo del que cada sujeto, como nacido, puede ser protagonista (93, 94). Una educación crítica “se vuelve hacia el pasado para alterar el presente en función de él, o altera el sentido que se tenía del pasado en función del presente. Una educación atenta a lo que queda por decir imagina alternativas, idea otras formas de ser, de actuar, de movernos en el mundo” (99), plantea no solo una resistencia a todo lo establecido, sino también maneras de “reexistencia” (PachaQueer) de quienes han quedado fuera de las narrativas oficiales. Para Derrida, “el acto de profesar” aquella práctica que tienen los profesores comprometidos “es un acto de habla y como el acontecimiento que es o produce no depende sino de esa promesa de la lengua”, tiene una inquietante proximidad con la fábula, la fabulación y la ficción. Al igual que el cine y el arte contemporáneo, la universidad se adscribe el derecho a derribar fronteras, a la experimentación y a la ficción, a decirlo todo, y a hacerlo públicamente. TransInDisciplinar nos covoca a imaginar la universidad como un lugar sin límites.

Bibliografía

Bárcena, Fernando y Joan Charles Mèlich. La educación como acontecimiento ético. Barcelona: Paidós, 2000. Benavides, Hugo. “La representación del pasado sexual de Guayaquil: historizando los enchaquirados”. Íconos. Revista de Ciencias Sociales, no. 24. Quito: Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), 2006. Derrida, Jaques. La Universidad sin condición. Madrid: Editorial Trotta, 2002. Guha, Ranahit. “Las voces de la historia”. Las voces de la historia y otros estudios subalternos. Barcelona: Crítica, 2002. Pérez Guerrero, Alfredo. La universidad ultrajada. Quito: Publitécnica, 1964. 14


15


2. Cédula introductoria

Pensar a la Universidad como un lugar sin límites 16

Las personas privilegiadas dentro de un sistema son, muchas veces, incapaces de reconocer las falencias y limitaciones de este. Generalmente, los cuestionamientos provienen de los márgenes. Solo si nos atrevemos a escucharnos mutuamente, podremos generar cambios positivos. Es precisamente el lugar marginal de las comunidades LGBTI, el que les da la facultad de cuestionar las prácticas de instituciones como la familia, el Estado, la Iglesia, la escuela,


la universidad, etc., que han naturalizado sus parámetros heteronormativos y excluyentes al punto de considerarlos objetivos y neutrales. Abogamos por una universidad capaz de reconocerse como un lugar en el que todo discurso puede ser enunciado y puesto en duda. Es hora de que las demandas LGBTI expandan los horizontes de la UCE y nos permitan soñar con una comunidad universitaria verdaderamente inclusiva, diversa, crítica y comprometida con un cambio social emancipador.

Si bien, hace veinte años, las y los activistas GLBT ganaron un combate cuando se despenalizó la homosexualidad, otras batallas se continúan librando en los campos del saber y de la cultura, ámbitos sobre los cuales la universidad tiene responsabilidad directa. A partir del diálogo entre distintas creaciones artísticas y activismos producidos dentro y fuera de la UCE, “Trans In Disciplinar” nos invita a reflexionar sobre el camino que hemos recorrido y el que nos falta por recorrer, a imaginar nuevas formas de movernos en el mundo, a decirlo todo, y a hacerlo públicamente. 17


3.

20 años de la despenalización de la homosexualidad

Hasta finales de los años noventa, la homosexualidad era sancionada por el Código Penal, con reclusión mayor de cuatro a ocho años. La ley legitimaba los abusos cometidos por los cuerpos de seguridad y reafirmaba las posiciones de un sector ultraconservador que justificaba las agresiones 18

e incluso la muerte de quienes consideraba pervertidos/as, responsables del VIH, y una amenaza para la familia. En este contexto, activistas y organizaciones salieron a la calle, organizaron plantones y distribuyeron material informativo para terminar con la criminalización de quienes


amaban diferente. Finalmente, el 25 de noviembre se logró el objetivo de la campaña: el Tribunal de Garantías Constitucionales declaró inconstitucional el inciso primero del artículo 516 del Código Penal. No obstante, a pesar de significar un enorme logro en materia de derechos humanos, la resolución

constitucional -que en algunos párrafos califica a la homosexualidad como desviación, disfunción, conducta anormal y desadaptación- pone en evidencia los prejuicios y el repudio a las identidades LGBTI.

19


Coccinelle

20


Coccinelle, una organización integrada por personas trans, asumió un gran liderazgo en la campaña a favor de la despenalización de la homosexualidad. Sus miembros se enfrentaron a una sociedad conservadora que se escudaba tras la represión policial y se ensañaba especialmente con travestis y transexuales. La libertad de los jóvenes GLBTI de hoy es el producto de la lucha de viejos líderes y lideresas que bordean los sesenta años de edad y que ahora viven al filo del olvido. Tres travestis que formaron parte de estos movimientos han muerto ya. Las imágenes presentes forman parte de una colección de cuarenta fotografías ligadas a la obra de Alberto Cabral y Cabrera, Los fantasmas se cabrearon, publicado por la Fundación INREDH, que da cuenta de la lucha, del dolor y de la rabia de las Coccinelle.

21


4. Antes y después de la despenalización

La Periódica La Periódica es un colectivo de comunicadoras, activistas, fotógrafas y académicas que juntaron esfuerzos para crear la primera revista digital feminista del país. Le apuestan a la comunicación crítica, autónoma y antipatriarcal para transformar los discursos dominantes, tradicionales y convencionales sobre el género, y promocionar la equidad, el acceso a la justicia y una cultura de denuncia. “Creemos que solo la palabra consciente podrá crear y recrear nuevos paradigmas sociales”. www.laperiodica.net

Relatos de clósets 22

Relatos de clósets parte del deseo por transgredir los silencios que mantienen cerrados los “closets” personales y sistémicos, donde el miedo es el principal dispositivo de opresión. La discriminación ha tomado nuevas formas y el “clóset” tiene más de una un cajón. Con el propósito de abrir puertas por medio de la palabra, La Periódica entrevistó a veinte personas que aman desde la disidencia. Se solicitó a lxs participantxs que escribieran una carta acerca de lo que ha significado para cada unx de ellxs “salir del clóset”. Algunxs dieron este paso cuando la homosexualidad todavía era penalizada, otrxs en épocas más recientes. En el video cada participante lee un fragmento de la carta escrita por otro.


23


24


25


5. 15 años del festival de cine LGBTI, El lugar sin límites

A finales de noviembre del año 2002, los directores de la asociación Quitogay y del cine Ochoymedio soñaban con un espacio cultural capaz de brindar alternativas de información y entretenimiento, para celebrar la diversidad y promover la reflexión en torno a la imagen distorsionada que la sociedad tiene de las personas de la comunidad LGBTI. Lo que entonces comenzó con la proyección de apenas seis largometrajes en Quito, se ha convertido, con el paso de los años, en un gran festival internacional que ha tenido presencia en Guayaquil, Quito, 26

Ambato, Tena, Ibarra, Cuenca, Manta, Riobamba, Machala y Portoviejo. Incluye la proyección de decenas de películas –entre largometrajes y cortometrajes documentales y de ficción–; así como la organización de cine foros, conversatorios con cineastas, actores, activistas de derechos humanos y exposiciones artísticas. “Trans In Disciplinar” celebra los quince años de El lugar sin límites como un sitio de encuentro, diálogo y apertura a la construcción de una sociedad más igualitaria.


Línea del tiempo: El lugar sin límites 2005: El lugar sin límites se amplía a Guayaquil y posteriormente, de manera itinerante, a Cuenca, Manta, Riobamba, Portoviejo, Ambato y Tena. 2007: El lugar sin límites pasa a formar parte de la Red Iberoamericana de Cine LGBT. 2009: El lugar sin Límites presenta por primera vez un trabajo ecuatoriano –el film A imagen y semejanza de la guayaquileña Diana Vara– y abre las puertas a la producción nacional. 2010: El lugar sin límites inaugura la entrega de los Premios Max, que reconocen al mejor trabajo de cada categoría. 2011: EL Lugar sin Límites y la plataforma cultural La Naranjilla Mecánica (2002-2012) inauguran el proyecto expositivo de arte contemporáneo “En carne viva”. Desde entonces, la muestra se ha celebrado anualmente en distintos lugares (La Naranjilla Mecánica, Centro de Arte Contemporáneo, y Museo Camilo Egas). Ha incluido la obra de artistas nacionales e internacionales como Gledys Macías (Ecuador), Christian Proaño (Ecuador), María Rosa Vargas (Ecuador), Santiago Palate (Ecuador), Colectivo PachaQueer (Ecuador), Boris Torres (Ecuador), Alex Francés (España), Risk Hazekamp (Holanda), Andrés Senra (Brasil/España), Eduardo Sourrouille (España), y Raúl Chacón (España). Algunas de las obras aquí expuestas han sido parte de distintas ediciones de “En carne viva”.

de la exposición de arte contemporáneo “En carne viva”. Esta vez se exponen obras de Gledys Macías (Ecuador), Christian Proaño (Ecuador), María Rosa Vargas (Ecuador), Alex Francés (España), Risk Hazekamp (Holanda), Andrés Senra (Brasil/España) y Eduardo Sourrouille (España). 2014: El productor de El Lugar sin Límites, Fredy Alfaro, asiste, en calidad de jurado, a la edición 38 del festival de cine Frameline, realizado en San Francisco. La quinta edición de “En carne viva” fue curada por el crítico de arte, curador y editor cubano Andrés Álvarez Álvarez, bajo el título “En la mira”. Contuvo una selección de videos de varios realizadores extranjeros y la serie Reinas de Quito, del fotógrafo español Raúl Chacón, de la cual, Trans In Disciplinar, incluye algunas obras. 2015: El Lugar Sin Límites inicia su participación en el encuentro de festivales LGBTI organizado por el Premio Sebastine, en San Sebastián, España. 2016: El Lugar Sin Límites se enlista en la base de Festivales Emblemáticos del Ministerio de Cultura y Patrimonio. El 16 de junio de 2016, la Asamblea Nacional declara al 27 de noviembre como Día Nacional de la Diversidad Sexo- Genérica en homenaje a quienes fueron injustamente encarcelados, maltratados y detenidos en el país, antes de la despenalización.

Como parte del festival El lugar sin límites, Quitogay lanzó una revista de temática LGBTI, independiente y de distribución gratuita. La Revista Max, actualmente en su séptima edición, aborda temas sobre arte, cine, cultura, diversidad sexual, actualidad, gente y derechos humanos. 2012: En conmemoración a los diez años de El Lugar sin Límites, se inaugura, en la plataforma cultural La Naranjilla Mecánica, la exposición de arte contemporáneo “Entre Diálogos”, con obras de Christian Proaño, Eduardo Fajardo y Santiago Palate. La obra La lección, de Christian Proaño, se expone en esta curaduría. 2013: El lugar sin límites presenta la cuarta edición 27


28


29


6. Biografías y enunciados de artistas participantes

Boris Torres Boris Torres nació en Piñas, Ecuador, pero reside desde hace varios años en Nueva York, donde realizó su Maestría en Arte en Brooklin College, y donde trabaja como profesor de arte. Su obra ha sido expuesta a nivel internacional en lugares como The Veneklasen y Werner Galleria en Berlín, La Petit Mort Gallery en Ottawa, El Museo Leslie Lohamn y el Museo de Arte del Bronx en Nueva York. Fue el primer artista que expuso en la muestra En carne viva que, en su primera edición 2011, tuvo lugar en la plataforma artística La Naranjilla Mecánica. En el año 2013, su trabajo fue publicado en Encuesta histórica - Arte y cultura queer (Catherine Lord y Richard Meyer, edits.) “Me encanta crear colores, formas, líneas, diseños y figuras. Dejo que mi intuición me guíe. Valoro la libertad de usar diferentes estilos y materiales para crear mis obras. Trabajo a partir de la naturaleza, de modelos, de mi imaginación y de imágenes encontradas” (Boris Torres).

30


31


32


33


34


Raúl Chacón El fotógrafo español Raúl Chacón Carrasco es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, España. Ha trabajado como fotógrafo, diseñador e ilustrador para varias publicaciones de su ciudad. En el año 2013, colaboró como fotógrafo en un proyecto de investigación sobre el patrimonio cultural de la ciudad de Riobamba. Cabe destacar sus dos participaciones en el Salón Nacional de Fotografía Ciudad de Calatayud y su primera exposición fotográfica individual, Cementeras, en la galería No Lugar en Quito, y en la galería A Pie de Calle en Sevilla.

“El proyecto fotográfico Reinas de Quito hace un recorrido por el pujante movimiento de drags queen de la ciudad, a través de sus diferentes protagonistas retratadas en todo su esplendor y peculiaridad por el objetivo de Raúl Chacón. Ser drag, trabajar de drag, va mucho más allá de vestirse de mujer, entre otras cosas porque no se visten de mujer, se visten de drag. Ser drag representa una forma de vivir y de sentir” (Juan Ramón Barbancho).

35


36


37


Christian Proaño Christian Proaño es un artista quiteño con formación académica en artes plásticas y sonoras. También cuenta con una Maestría en Antropología Visual. Se ha desempeñado como docente de arte y música en el Conservatorio Nacional, en diversas universidades y en proyectos comunitarios. Dibuja, recicla, destruye, diseña, registra y amplifica utilizando distintos materiales, además realiza producciones de sonido para radio y cine. Ha presentado varias exposiciones individuales en Quito y ha participado en numerosas muestras colectivas, residencias y festivales de arte contemporáneo y música experimental a nivel local, regional e internacional. Es cofundador de la Red Ruidistas, una plataforma de improvisación sonora e intervención en el paisaje, y es coeditor del fanzine de crítica de arte Wiriwiri. “Este trabajo explora las relaciones entre el dibujo y la transmisión oral de información. Indaga cómo el dibujo puede incentivar a contar o a comentar historias personales y universales, y cómo se convierte en una plataforma de expresión más allá de su visualidad, pues puede hacer sonar objetos con la voz y el relato. El dibujo siempre ha hecho vibrar espacios incitando murmullos en la multitud. Me pareció que la mejor historia que podía contar visualmente, para incentivar el murmullo, era la historia sobre un sexo oral, una historia universal: la boca la usamos para más que hablar. Se trata de una historia privada llevada al espacio público en clave de cómic, con una narrativa visual pero silente, para que el observador, el tercer participante en esta historia, sea el que se la cuente a los ciegos” (Christian Proaño).

38


39


40


41


42


Gledys Macías Gledys Macías estudió artes plásticas en la Universidad Central del Ecuador. Desde hace once años, trabaja como activista LGBTI, historietista y transformista. Es fundador de ALTERNA - Galería Virtual y de TRANSFORMA - Escuela de transformismo. “Desde el reconocimiento de mi orientación sexual, me he sentido motivado por la revalorización de lo que considero nuestro imaginario simbólico como LGBTIs. La memoria, el derecho al autoreconocimiento de la identidad y del erotismo se han convertido en la parte más representativa de mi trabajo” (Gledys Macías).

43


44


45


Martina Valarezo 46

Martina Valarezo, artista visual de Quito, ha realizado estudios en música, literatura, fotografía, diseño y danza. Ha participado en exposiciones colectivas como artista, asistente de curaduría y productora. Su trabajo explora la escritura, la fotografía, el dibujo, el vídeo


experimental y la pintura. Sus intereses artísticos se vinculan a debates sobre las interrelaciones entre género, sexo, lenguaje y violencia. Actualmente, es docente de Arte en un colegio de Quito. “Uno mismo decimos para hablar de nosotras. Nosotras, ¿quiénes? Nosotras, las personas. Uno que

anda indispuesta con la regla. Uno que teme por otras. Uno que, a pesar del peligro, vive intensamente. Uno, que herida, sigue, camina, corre y baila. Uno que usa falda porque puede” (Martina Valarezo).

47


48


49


PachaQueer La PachaQueer es unx espacix mutante y colectiva donde nosotrxs, La MoTa & La CoCa (Eduardo Fajardo & Fernando Rodriguez) junto a otrxs hermanxs de diversas latitudes, conspiramos contra las violencias del sistema binario, capitalista y patriarcal; abrimos otrxs posibilidades de vivir en zorroridad y autonomía, y reivindicamos dinámicas ancestrales de intercambio y celebración. Somos una colectiva transdisciplinaria que, desde la transformación artística, la contracultura y la educación no formal promueve la emancipación de las cuerpas y la liberación de lxs pensamientos. Devenimos en un proyectx transfeminista, disidente, cuyera, rebelde, itinerante, autogestivx y autofestivx de performance y política, abortada en mayo de 2013 en la conservadora ciudad de Quito, Ecuador (PachaQueer).

50


51


52


53


Felipe H. Racines Felipe Hinojosa Racines llegó a la Comunicación y al Arte, después de haber pasado por la Química, la milicia y la docencia. Es apasionado por la fotografía desde niño, tiene estudios en fotoperiodismo y composición y ha trabajado informalmente en diversos trabajos artísticos propios. Actualmente cursa su noveno semestre en la FACSO y se dedica profesionalmente a la fotografía. Ésta es su primera exposición. “Orgullo: la pasión del caos” nace de la curiosidad por el eterno conflicto entre la naturaleza humana y las normas que procuran dominarla. Busca caminar junto a la comunidad LGBTI y entender sus múltiples expresiones. Quiero entenderme a mí mismo dentro de ese conglomerado caótico del que todos formamos parte” (Felipe H. Racines). 54


55


56


57


7. Activismos universitarios y sus obras dentro de TransInDi

Colectivo feminista de la Carrera de Trabajo Social 58


isciplinar

El colectivo feminista de la carrera de Trabajo Social de la UCE nació en 2016, a raíz de la indignación que suscitó un caso de acoso sexual por parte de un docente hacia una estudiante. Las protestas organizadas lograron que el profesor fuera apartado de las aulas, un antecedente que motivó la decisión de continuar con la lucha por denunciar

el acoso y la violencia al interior de la Facultad. Actualmente, el colectivo busca promover la equidad y la igualdad en temas de género tanto desde la investigación como desde la práctica de distintas manifestaciones artísticas y activistas, tales como lecturas teatralizadas, marchas y cuñas radiales. 59


60


61


Luna Roja Luna Roja es una organización independiente y de autogestión que realiza un trabajo de base en barrios, en el campo y en universidades para confrontar la estructura del sistema capitalista y patriarcal. Sus integrantes, hombres y mujeres,

consideran que la organización y la concientización de las mujeres del pueblo representan el verdadero camino hacia la emancipación. Asumen que desde ellas es posible ligar a todos los sectores oprimidos que día a día sufren las consecuencias del sistema actual.

Violencia Oculta

La mujer incómoda

El estudio de casos de violencia, acoso y discriminación en las Instituciones de Educación Superior (IES), realizado por la organización feminista Luna Roja, muestra la problemática realidad que viven las mujeres y los miembros de la comunidad LGBTI dentro de la UCE. Con el objetivo de desnaturalizar conductas discriminatorias y generar una cultura de denuncia y visibilización del acoso, la campaña Violencia Oculta publica alarmantes cifras estadísticas y testimonios que visibilizan el machismo cotidiano al interior de la comunidad universitaria.

Los colectivos Luna Roja, Contrapique y Mamá Universitaria unieron esfuerzos para construir esta instalación sobre matriactivismos. Se trata de iniciativas llevadas a cabo por madres con distintas agendas y demandas sociales. Mientras unas protestan por la desaparición de sus seres queridos, otras luchan en contra de la violencia de género y el feminicidio, y reivindican los derechos de las mujeres en distintos espacios. La imagen de la madre como un sujeto que opera únicamente en los espacios privados queda completamente desmontada.

62


63


64


65


El Punto El colectivo El Punto fue fundado en 2016 por estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad Central del Ecuador. Con el paso del tiempo, se han unido activistas de otras procedencias interesados también en difundir debates de género a nivel local y nacional. A partir del uso de medios de comunicación comunitarios y alternativos, difunden una agenda social con enfoque de género y critican cualquier acción estatal que vulnere los derechos de las minorías sexuales. Han creado los programas de radio Las Pornógrafas, transmitido por wambraradio. com, y Pélame la naranja, transmitido por Radio Casa de la Cultura Ecuatoriana. También han realizado un sinnúmero de performances y obras fotográficas. Pélame la Naranja El Punto ha creado la revista radial “Pélame la Naranja” que pretende generar perspectivas críticas y debates constructivos sobre eventos coyunturales que abarcan temas relacionados con cultura, arte, política, ecología, arte, economía, entre otros. Tiene también un segmento dedicado a difundir temas de tesis de los estudiantes universitarios relacionados con los enfoques mencionados. Desde el mes de abril de 2016, “Pélame la Naranja” se transmite todos los viernes de 19:00 a 20:00 pm por la Radio Casa de la Cultura Ecuatoriana. Las pornógrafas “Las Pornógrafas” es un programa radial dedicado al debate alrededor de cuestiones coyunturales con un enfoque de género y derechos humanos. Sus productorxs pretenden visibilizar la diversidad sexogenérica y hacer frente a los discursos que regulan los cuerpos y las mentes. Se transmite por la radio comunitaria Wambra Radio de El Churo todos los lunes de 17h30 a 19h00 pm desde noviembre de 2016. Marchistxs perdixs Marchistxs perdidxs es un performance realizado por Kevin, Xavier y Julio Sanabria del Colectivo El Punto. Los hermanxs se convierten en estatuas vivas que, por medio de su rompedora presencia, perifoneo y repartición de fancines, desafían la normatividad sexogenérica en las plazas y calles de distintas ciudades y pueblos del país. 66


67


68


69


Universidad Púrpura El colectivo Universidad Púrpura está conformado por un grupo académico de la Facultad de Comunicación Social de la UCE. Busca generar espacios de diálogo, con un enfoque de género, y crear conciencia sobre los derechos de las personas de diversa condición sexo-genérica; lo hace a través de la investigación, de la radiodifusión y de distintos productos comunicacionales. En la FACSO se dice En la FACSO se dice es una campaña educomunicacional realizada por Universidad Púrpura, en 2016. Reúne fragmentos de conversaciones que se escuchan en los corredores de la Facultad de Comunicación Social. A través de frases cotidianas, cargadas de machismo, se pretende visibilizar discursos misóginos y patriarcales normalizados en las interacciones cotidianas. Identidades de Género en la FACSO En 2015, Pavlova Carrera, Ivonne Flores y Ángel Burbano realizaron, bajo la tutoría de la docente Mariana Alvear, una investigación titulada “Identidades LGBTI en la FACSO”, que identifica la problemáticas de género en los espacios universitarios. Trans In Disciplinar expone testimonios, que recopila este estudio, a partir de entrevistas a cinco estudiantes de la comunidad LGBTI, así como citas teóricas y preguntas. Radio Púrpura Uno de los principales proyectos comunicacionales de Universidad Púrpura es Radio Púrpura, un programa, creado en 2015, con el objetivo de ampliar el conocimiento y el debate sobre orientación sexual e igualdad de género. Cuenta con distintos segmentos dedicados a impulsar la participación activa de estudiantes y colectivos sociales a través de entrevistas y foros.

70


71


72


73


74


75


76

Profile for Museo Universitario

Investigación TransInDisciplinar  

Tercera exposición del MUCE

Investigación TransInDisciplinar  

Tercera exposición del MUCE

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded