Page 88

El presente trabajo se centró en la definición de una estrategia de intervención de conservación y restauración del estudio de caso Viúva Negra, de 1981 [F. 01], obra perteneciente a la colección Ernesto de Sousa. En su mayor parte compuesta por poliuretano flexible, material muy efímero[1] y considerado uno de los polímeros más difíciles de preservar[2], la obra presenta una elevada inestabilidad material, lo que torna urgente su intervención. Por otra parte, João Vieira ofreció la escultura sin ninguna información adicional, lo que significa que esta investigación partió de un escenario prácticamente vacío. João Vieira fue considerado uno de los artistas más innovadores de los años 60 en Portugal en el contexto nacional e internacional[3]. Al entrar en el curso de pintura en la Escuela de Bellas Artes de Lisboa en los años 50, Vieira debutó en el mundo del arte en esta misma área, la pintura. Después de dos años, se unió al Grupo do Gelo (un grupo de poetas y pintores que buscaban un espíritu de vanguardia), y en 1957, ya en París, formó parte del Grupo KWY, junto a artistas como Lourdes Castro, René Bertholo, Christo, Jan Voss, entre otros. João Vieira estuvo siempre vinculado a poetas y escritores portugueses, y durante varios años se mantuvo interesado por la forma de las letras y la gestualidad de la escritura, expresada y trabajada mediante la pintura. A partir de 1970, aprovechó su trabajo como diseñador para la televisión portuguesa y diseñador industrial (fábrica Flexipol) para conectar con nuevos materiales, creando en este año su primera performance, Espírito da Letra[4]. Inmediatamente después creó las performances Expansões (1971) e Incorpóreo (1972), en las que dio a conocer un nuevo material: el poliuretano. En los últimos treinta años mantuvo un espíritu contestatario e innovador y se dividió entre la pintura, la performance y la instalación, trayectoria desarrollada desde el comienzo de su trabajo [F. 02]. Durante este periodo continuó con una conexión muy fuerte a los temas de la escritura y las letras, creó un espectáculo sobre el carnaval y el ritual religioso de su tierra natal y recreó algunas de las composiciones más destacadas de la pintura portuguesa antigua. Las principales características en el modo de trabajar de João Vieira son: la constante investigación de nuevos materiales, el placer por el descubrimiento y la experimentación[5]. La obra Viúva Negra, de 1981, resultó de este periodo de curiosidad material que tempranamente despertó en Vieira, en el que el poliuretano asumió una gran importancia. La obra está constituida mayoritariamente a base de bloques de senos producidos en poliuretano flexible y presenta como principal causa de inestabilidad material su propia composición, lanzando un gran desafío en el área de la conservación y restauración, que sólo encontrará respuestas produciendo una extensa documentación relativa al proceso creativo del artista.

89

[F. 02] Obras de João Vieira: Poema para Bailar, de 1961 (izquierda), Espírito da Letra, de 1970 (centro) y Silêncio Chinês, de 1993 (derecha). Fotografías: Jorge et al., 2001.

[1] Van Oosten, 2011. [2] P. Garside y D. Lovett, 2006. [3] J. Fernandes, 2002. [4] R. Macedo, 2008. [5] J. Moreira, 2009.

Profile for Museo Reina Sofía

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada