Page 54

[Gráfico 01] Organigrama de gestión de la información en el proyecto.

Después de ajustar las medidas de la plancha de plomo a los elementos de la obra original, se cortaron las planchas con sierra radial y las rebabas producidas por el corte fueron eliminadas con espátula. Todos los tratamientos de superficie se aplicaron tanto en el anverso como en el reverso de las láminas. Dado que es prácticamente imposible manipular unas láminas de plomo de 10 kg de peso sin deformarlas, fue necesario preparar unas planchas de melamina suplementarias para poder girarlas. Con el fin de eliminar las marcas procedentes de la bobina, se procedió a un aplanado con un rodillo hueco de acero cromado, sin ninguna textura ni marca, alternado con un martillo de nailon para abolladuras puntuales. Fue un trabajo delicado y laborioso, ya que se trataba de eliminar los pliegues sin ejercer una gran presión ni reducir el espesor de la plancha. El proceso anterior fue seguido de la eliminación de oxidaciones residuales y pequeños defectos de superficie por lijado y pulido, manual y mecánico, con papeles abrasivos de carburo de silicio de diferentes granulometrías, de más grueso a más fino. Dada la toxicidad del plomo, fue indispensable la protección de la piel y de las vías respiratorias. Una vez conseguida la textura uniforme y mate deseada, era preciso conseguir un color simular al del original, el color gris mate propio del óxido de plomo. Para ello fue necesario un tratamiento químico controlado de la superficie, ya que no había ninguna garantía de que la capa de productos de alteración que se formaría naturalmente con el tiempo fuera igual a la original, al depender ésta no sólo de la composición del material, sino también de los factores ambientales. Dado que se trataba de elementos nuevos, se consideró ético en este caso la aplicación de un producto comercial, una pátina preparada. Tras probar varias marcas, fue el activador de óxido Metal Effects® el que dio los resultados de color y textura más cercanos al original. Se trata de una solución ácida, acompañada de una imprimación alcalina que se aplica posteriormente al aclarado para neutralizar el reactivo. En el proceso de patinado de toda escultura, esta última operación de “sellado” es imprescindible, de cara a minimizar posibles reacciones futuras con el oxígeno, humedad o contaminantes presentes en la atmósfera, impidiendo así la evolución no controlada de la “pátina”. El plegado de los elementos de plomo fue realizado con ayuda de moldes de melamina y madera creados especialmente para poder proceder al plegado de la “toalla” sobre ella misma, sin deformarla [F. 08].

55

Profile for Museo Reina Sofía

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada