Page 320

[F. 01] Imágenes tomadas con microscopio confocal de una probeta de pintura al óleo antes (izquierda) y después (derecha) de aplicar un tratamiento acuoso con jabones comerciales. Se puede apreciar la remoción de las capas de pintura

productos de limpieza, y es precisamente medirlo, en cada obra, en cada sistema que pueda ser utilizado con un fundamento teórico razonado, y en cada área de la pintura que tenga una composición diferente. Si esta posibilidad se logra, aproximándonos a la realidad de cada pintura, seguramente entraremos en una etapa de vanguardia en la que se minimice el conflicto actual que aún persiste entre la variedad de sistemas de limpieza, los intentos de protocolizar estos procedimientos y los daños que se pueden producir en la superficie de las pinturas de acuerdo con su particular realidad material y estado de conservación. Algunos métodos se han propuesto con este objetivo, especialmente las investigaciones de Shuterlan y Fhenix han marcado un importante punto de partida en esta dirección[24-26]. La determinación cuantitativa de los ácidos grasos que de forma selectiva se solubilizan en los sistemas de disolventes propuestos para la limpieza de una pintura, después de realizar una inmersión controlada de micromuestras en estos disolventes durante un período de tiempo específico, puede ser un indicador cuantitativo del riesgo que el uso de dichos disolventes podría representar para la estabilidad de esa pintura. La limitante a tan novedoso planteamiento, se establece, a nuestro juico, en el número de micromuestras que sería necesario disponer de una pintura para obtener la información en diferentes zonas con cada sistema de limpieza que se desee probar. A partir de toda la información precedente nos planteamos diseñar un protocolo de trabajo con el que se pudiera realizar una evaluación del riesgo de los sistemas de disolventes recomendados para la eliminación de cualquier barniz aplicado sobre una superficie pintada, minimizando el número de muestras de pintura, a la vez que permitiera realizar todas las pruebas necesarias en diferentes zonas de la obra.

[24] Sutherland, K. y Shibayama, N. “The components of oil paint films extracted by organic solvents”, en ICOM Committee for Conservation 12th Triennial Meeting. Lyon, 1999, pp. 341-346. [25] Sutherland, K. “The extraction of soluble components from an oil paint film by a varnish solutions”, Studies in Conservation, 45, 2000, pp. 54-62. [26] Phenix, A. y Sutherland, K. “The cleaning of paintings: effects of organic solvent on oil paint films”, Reviews in

PLANTEAMIENTO GENERAL DEL METODO DE ESTUDIO

Conservation, nº 2, 2001, pp. 47-60.

La propuesta parte de la elaboración de pequeños discos de diámetro fijo, realizados con un material puro, inerte y absorbente, que fuera capaz de poner en contacto el disolvente que se quiere probar con la superficie de la pintura al óleo, durante un tiempo determinado. Transcurrido este tiempo, el disco se retira y se procede a la determinación cuantitativa de los ácidos grasos que se han podido solubilizar y que han sido absorbidos en el disco. La presencia y proporción de estos ácidos grasos, procedentes del óleo debilitado por el disolvente, podría ser un indicador del riesgo ocasionado por el uso de éste en esa zona específica de la pintura. Es un requisito indispensable que el material empleado en los discos no contenga los compuestos que aparecen en la pintura al óleo o, al menos, aquéllos que se seleccionen como marcadores de la posible solubilización de la pintura.

321

Profile for Museo Reina Sofía

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada

Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada  

Publicación de Conservación de Arte Contemporáneo. 13ª Jornada